28 junio 2006

Copla, españolismo y enemigo interno

x Alizia Stürtze

Hoy que la extrema derecha se está fortaleciendo en numerosos países europeos, en el Estado español también se van endureciendo y «naturalizando» el discurso y las prácticas fascistas.
La tregua de ETA y el inicio de una apertura de vías hacia la consecución de una paz justa y duradera para Euskal Herria han encendido aparentemente todas las alarmas en ciertos sectores del Estado, que están sacando a relucir absolutamente todos los elementos que conforman su españolismo fascista (y golpista) y con los que supuestamente se sigue identificando una porción de la población española, dado que es al parecer a través de la manipulación de esos «sentimientos» como pretende un importante sector del PP (y cierta porción del PSOE) cortar la vía a una solución dialogada y obtener al tiempo un buen puñado de votos que les permita recuperar el sillón perdido.

Aunque lo parezca, no es insignificante que los telediarios de máxima audiencia dedicaran atención preferente a la agonía y muerte de una «reina de la copla». Y es que el show mediático y los discursos que acompañaron a la muerte y entierro de Rocío Jurado, banderas española y andaluza sobre el féretro incluidas, no fueron sólo cotilleos baratos para el «mundo rosa», sino que se utilizaron para vehiculizar nuevamente la exaltación del españolismo más rancio, ése que durante el franquismo se identificaba con los valores de la copla y el toreo de tronío, y que reflejaba a través de la «canción nacional» la propuesta franquista del «ser español». No hay más que ver los personajes políticos que acudieron a los diferentes actos para comprender que el frágil edificio español sólo fragua argamasa con ese pseudo-populismo de vírgenes, tonadilleras y toreros.

A otro nivel más preocupante y evidente, el estilo y la violencia verbal de las soflamas que diariamente lanza Jiménez Losantos a través de las ondas de la Iglesia española recuerdan curiosamente bastante a los de las famosas charlas radiofónicas del sublevado Queipo de Llano que, en plan «guerra psicológica» y con el fin de amedrentar al enemigo, se burlaba en un lenguaje soez de los republicanos aludiendo, ­con el mismo elevado estilo periodístico que utiliza Jiménez para descalificar­, a la virilidad de legionarios y regulares que iban a enseñar a las mujeres «rojas» lo que son los hombres de verdad.

En ciertos medios, por tanto, y a pesar de la supuesta modernidad de este Estado español de la «democracia», no parece que hayan cambiado mucho ni la forma ni el fondo de los mensajes. La respuesta a las preguntas de con qué finalidad toleran esos obispos tan refinados y pacifistas una demagogia informativa tan cuartelera y por qué sigue habiendo tanto comentarista incendiario y agitador, parece obvia: españolismo y fascismo son dos caras de la misma moneda y el «sentimiento nacional» sólo se agita desde unas consignas de extrema derecha que explotan el miedo al «caos» y la irracionalidad.

Dentro de esa misma estrategia, han vuelto a poner a disposición de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, o sea de la extrema derecha del PP y acólitos, un enorme aparato propagandístico para convocar una concentración contra «la negociación con ETA y por el esclarecimiento del 11-M» en la que, en un lenguaje golpista y salvapatrias, se ha llamado a la «rebelión cívica» y se ha buscado subir la temperatura de la crispación y la amenaza, imprescindibles, al parecer, para legitimar una práctica política manifiestamente fascista que, en base a la necesidad de «poner orden» y de seguir haciendo la guerra sin cuartel al «enemigo interno» (a ETA y a quien de uno u otro modo apoye «sus intenciones»), busca imponer antidemocrática y fraudulentamente su idea de lo que es el Estado español y de lo que el Gobierno de Madrid puede o no puede hacer.

En este caso, la pregunta sería por qué es vital para esas fuerzas retrógradas (preconstitucionales les llaman finamente algunos) seguir insuflando vida judicial y mediática a ese «enemigo interno» en torno al que, no lo olvidemos, el franquismo vertebró y justificó su larga y cruel dictadura. Como con Franco, hoy también ciertos sectores necesitan poner énfasis en el enemigo interno y en su bestialización para impedir un desarrollo real de la democracia y mantener en pie su idea autoritaria del Estado basada en la criminalización de cualquier oposición real social y política y en la llamada «teoría de la seguridad» que en la práctica supone la imposición de un estado de excepción.

Parece como si ese nacionalcatolicismo fascista actualmente mayoritario en el PP, ciertos sectores del PSOE y la burguesía a la que representan consideraran que el único modo de mantener en pie su control sobre el poder del Estado ­para el que una cierta forma de «nacionalismo español» es imprescindible­ fuera atizar en el pueblo las llamas del resentimiento y el odio, glorificar la necesidad de la venganza, seguir persiguiendo al Enemigo, supuesto responsable de todos los males y todas las desgracias. Hoy que la extrema derecha se está fortaleciendo en numerosos países europeos, en el Estado español también se van endureciendo y «naturalizando» el discurso y las prácticas fascistas. Y para justificar ese fraude necesitan seguir manipulando a la gente en base al «peligro terrorista».

Hablan de democracia, pero es claro que entre la democracia a la que adhieren ellos y la que quiere alcanzar Euskal Herria no hay parentesco alguno. Precisamente por eso están tan agitados y rabiosos. Precisamente por eso son tan peligrosos. Precisamente por eso tenemos desde Euskal Herria que demostrarles nuestra determinación de conquistar algo tan democrático como es el derecho a decidir.

27 junio 2006

Los sueños que no nos podrán robar

por Eva Forest - Escritora

Nos hemos reunido para recordar a Kepa, ausente desde hace 25 años. No es la primera vez que nos juntamos para conmemorar su muerte y la muerte de otros luchadores que lo dieron todo en pro de una causa justa. Son muchos los que como él, en Euskal Herria, a lo largo de estos años de «democracia», han muerto defendiendo derechos y libertades fundamentales: unos acribillados por las balas, otros hechos mil pedazos por una explosión, otros en las modernas cárceles de alta seguridad o torturados en el fondo de mazmorras de la Policía y cuarteles de la Guardia Civil. Todos están presentes cada vez que recordamos a uno, porque todos confluyeron en un mismo y grandioso proyecto de liberar a sus pueblos.

Pero no hemos venido a llorar su ausencia, sino para agradecerles el legado que nos dejaron al irse y la fuerza en forma de conciencia que nos transmitieron; para mostrar que esta lucha que viene de tan lejos y apunta a horizontes imprevisibles, continua y avanza. Estamos en una llamada democracia, en la que cada vez es más peligroso homenajear a los muertos e incluso mentar sus nombres. Hace pocos días han procesado a Arnaldo Otegi por homenajear a Argala. No les gustan los actos reivindicativos y populares como éste, les dan miedo. Y vaticinar por ello que encuentros populares como éste los habrá cada vez más porque en esta sociedad asfixiante y opresiva necesitamos espacios públicos en los que debatir nuestros problemas y tomar decisiones propias. Convertir las plazas en foros que hagan posible la asamblea, dejar oír en la calle el grito que reclama, o la propuesta que construye, o la ironía que critica y pone en evidencia lo grotesco del sistema, es una manera de caminar pacíficamente hacia la deseada democracia de la que tanto hablan los gobiernos y a la que tanto temen cuando se vuelve participativa.

Me decía en Bagdad una amiga iraquí pocas semanas antes de la criminal agresión: «Ellos ­se refería al imperialismo de los EEUU y británico­ no sólo quieren el petróleo, quieren también robarnos los sueños, pero esto no lo conseguirán nunca». Y tenía razón, porque así ha sido. Les han destruido las ciudades, masacrado los pueblos, derruido las casas, torturado a sus gentes, asesinado a los niños; familias enteras han sido dispersadas y han tenido que huir abandonando sus tierras; les han saqueado los museos, robado sus tesoros, quemado las bibliotecas. Pero los sueños de independencia y libertad siguen intactos, volando por encima de tanto genocidio y ellos son los que en parte nutren la heroica resistencia de este pueblo indomable.

Robar los sueños que alimentan la riqueza imaginaria de los pueblos que desean ser libres es uno de los objetivos del gran enemigo de la humanidad: el imperialismo en sus múltiples y siempre feroces formas. Y preservar estos valiosísimos y bellos sueños para que nadie los robe y los destruya es tarea de los que quedan y siguen en el empeño de cambiar el mundo y hacerlo más habitable. Soñar es imprescindible para un revolucionario: convertir la poderosa fuerza de los sueños en instrumento liberador es, en cierto modo, adaptar a este momento histórico el ejemplo del Che, cuando escribió que no le importaba su muerte siempre que alguien recogiera su arma para proseguir el combate. Recoger los sueños de nuestros muertos y convertirlos en arma creadora que perfora imposibles y horada utopías en busca de nuevos caminos que aceleren el proceso de humanización, ¿no es ya el mejor homenaje?

Todos los revolucionarios que murieron en el camino llevaban consigo un cargamento de sueños que no les pudieron robar nunca. Esos sueños perviven en nosotros, son como la energía que nunca se pierde y continuamente se transforma, ellos se multiplican en las mentes y dan moral para seguir. Sueños que nos ayudan y son parte de nuestra pequeña resistencia cotidiana, o de la grande y muy heroica de cientos de presos que en las cárceles de la dispersión sostienen con firmeza su dignidad frente al enemigo que trata de aniquilarlos. De la resistencia de tantos y tantos presos que se consumen en espantosas mazmorras del mundo capitalista: en los EEUU, en Guantánamo, en Afganistán; en jaulas clandestinas y agujeros ocultos en los más insólitos rincones de países que se dicen democráticos.

También Kepa nos legó parte de sus sueños que ya hoy son historia. Y sobre esta historia me gustaría reflexionar un poco.

Han pasado 25 años de aquella muerte y uno contempla el tiempo transcurrido con extrañeza. Se diría ayer, pero también se diría que hace un siglo. Qué raro es reconstruir el pasado y cuántas trampas nos tiende la memoria. ¿Qué estaba ocurriendo entonces? ¿Qué estaba yo haciendo en aquellos momentos? ¿O qué no hacía pudiéndolo hacer? Algunos no estabais tan siquiera en el mundo, no habíais nacido aún. Otros sí y fuimos testigos.

Quienes tienen menos de 35 años, ¿qué saben de aquella huelga de hambre? ¿Qué saben de Kepa y su resistencia? Saben lo que les han contado. ¿Y qué les habrán contado? ¿La verdad? La verdad tiene múltiples facetas que dependen del ángulo desde el que se mira. Y luego está la manipulación, la mentira, los intereses de los que dominan; el Poder escribe siempre la historia que le conviene y esa historia es la que se propaga y circula, la que se hace visible y por lo general permanece. De ahí la importancia de manteneros alerta y vigilantes, para no dejar que datos fundamentales caigan en el olvido. Vosotros sois una fuente de información para los investigadores del futuro: estáis todavía en los aledaños del acontecimiento. Habéis conocido a los testigos, oído su relato y conocéis la verdad. Y ello os responsabiliza a no guardar silencio. A dejar constancia de alguna manera.

Los que tenemos más de 35 años ­algunos bastantes más­ de cierta manera fuimos testigos y podemos dar fe de lo que vimos, de lo que oímos, de lo que ocurrió en el momento. A nosotros no nos pueden engañar. Tenemos la vivencia, conservamos el impacto, la consternación de la noticia, las múltiples emociones: la rabia de tanta impotencia, la cólera de tanta injusticia. Todo esto repercute en la sensibilidad del pueblo y es muy importante narrarlo y transmitirlo: dejar constancia del hecho, dar fe de cómo ocurrió, dejar testimonio del impacto social. Que no se pierda. Es una forma un tanto subjetiva pero vital para la reconstrucción de la historia. El relato del que ha sido testigo está cargado de emoción reveladora de la cotidiana realidad. Las vivencias forman parte importante de nuestra vida y son un estímulo para la imaginación del que recoge el relato, que puede reconstruirlos a su manera.

Pero los testigos van desapareciendo y hay que darse prisa. Recoger sus relatos es urgente.

El haber sido testigo comporta mayor responsabilidad aún. No es justo que se lleve a la tumba algo que pertenece a la colectividad. Y yo he venido aquí esta tarde para aportar mi pequeña pero intensísima vivencia de aquellos días de hace 25 años. Para contaros lo que escribí en mi diario y lo que significó aquella muerte.

Yo no conocía a Kepa. Me enteré mucho después de que era comunista. Conservo la foto en algún archivo, pero no necesito recurrir a ella. La tengo clavada en la memoria, en blanco y negro, tal y como la sacaron los periódicos. Un hombre con el cuerpo consumido. Lleva más de noventa días en huelga de hambre y su agonía lenta le mantiene aún con vida. Está postrado en la cama, parece febril, y desde sus enormes ojos muy abiertos mira.

No se sabe muy bien a dónde mira. Desde luego lejos; aunque se diría que tiene un cierto pudor de ser visto así y provocar vergüenza en quienes a su vez lo miran. No recrimina nada: mira sólo. Pero es una mirada potente, insostenible. De ella dijo Alfonso Sastre: «¿Quién podrá resistir esa mirada?», y el diario “Egin” puso la frase al pie de esta foto que daría la vuelta al mundo. Y viéndola yo, desde mi espanto biológico, recuerdo que sentí una gran turbación y un cierto temor ancestral de estar perdiendo cualidades de la especie humana. Algo muy profundo. «¿Cómo es posible que permitamos esto?».

Era la imagen de la dignidad. De alguien que ha llegado al colmo de resistir vejaciones y atropellos y, de pronto, se serena y muy tranquilo, a sabiendas del valor de su gesto, dice no. Un no rotundo, que va más allá de la tortura inmediata del entorno, que abarca todas las injusticias del mundo y protesta por ellas con tal firmeza que paraliza al agresor. Uno se imagina el momento en el que el preso inerme, maniatado en su cama, reducido a la inmovilidad absoluta, mira con sencilla dignidad al poderoso opresor y le reduce. El poder y la impotencia frente a frente revelando que, aún así, es posible vencer, anunciando que un día será posible el triunfo de la razón, que la fuerza de un ser humano cuando toma conciencia es muy grande y que la fuerza de muchos seres humanos tomando conciencia juntos es mucho más que una suma arrolladora. No olvidaré nunca la gran fuerza que me transmitió.

Kepa diciendo no de aquella manera se ha convertido en barricada; ha hecho saltar moldes y eliminado fronteras y nos conecta con grandes momentos de la historia. Ya no es Kepa, es el Che en Bolivia, es un ejército de guerrilleros esparcidos por el mundo, es un miliciano en el frente de Teruel. Es el grito de ¡no pasarán! del pueblo republicano de Madrid, cercado y resistiendo al fascismo. Y es, sobre todo, un grito de esperanza, de que es posible mantener la dignidad y cambiar con ella el mundo, cuando un día miles y miles de seres humanos despierten de tanta anestesia en la que están sumidos y tengan necesidad de decir no a tanta degradación y oprobio.

Esto ocurría en junio de 1981, veinticinco años atrás.

La Historia va lenta pese a que no paran de ocurrir cosas. Parece que nada avanza para quienes la vivimos día a día y con impaciencia. Pero está en marcha y nada indica que se vaya a detener. Para verlo es imprescindible mirar amplio y lejos: abarcar el panorama global que nos permita observar la interacción de los pueblos y de sus luchas. No estamos tan solos como parece; tratan, eso sí, de incomunicarnos, pero nosotros tenemos la solidaridad que nos une: otra de las grandes armas con las que debemos pertrecharnos. Están ocurriendo cosas muy importantes en el mundo aunque la gran información trate de silenciarlo, de tergiversarlo y de confundir. Ahí está Irak con su resistencia defendiendo la dignidad de todos nosotros. Ahí está Venezuela y su gran movimiento popular, cada vez más rico en experiencia, en investigación social, buscando nuevas formas de organizarse. Ahí está Bolivia, con la incorporación a la historia de millones de indios que nunca contaron y que ahora empiezan a ser respetados como personas. Ahí están otros pueblos renaciendo y por el extenso mapa se ven distintos focos de vida, pequeños aún, pero que anuncian esperanzadores acontecimientos. Y ahí está Cuba, como un faro luminoso que indica caminos y señala peligros, orientando a los pueblos de América. Cuba lanzando destellos de luz desde su cerco, bloqueada hace casi cincuenta años, resistiendo firme y construyendo a la vez un mundo mejor, demostrando que es posible resistir. También por aquí están ocurriendo cosas que presagian cambios y situaciones nuevas y esperanzadoras. No sabemos cuándo pero estamos seguros de que Euskal Herria será un día independiente y libre y que su pueblo, solidario y culto ­quiero poner énfasis en lo de la cultura, porque es una de las grandes armas contra la ignorancia a la que nos relega el enemigo­ alcanzará también el nivel humano que le corresponde.

Kepa y tantos y tantos compañeros que ya no están se han convertido sin tal vez saberlo en un legado fabuloso de energías, de conciencia crítica y de sueños. Y esta es una herencia que no podemos desperdiciar.-


(*) Intervención de Eva Forest en Las Carreras, Bizkaia, en el homenaje a Juanjo Crespo en el 25 aniversario de su muerte tras noventa y siete días de huelga de hambre.

26 junio 2006

FARC: Trascendental la votación obtenida por Carlos Gaviria

Carlos Gaviria en la Plaza de Bolívar de Bogotá, al final de la campaña pasada.
Que convirtió al Polo Democrático Alternativo en una fuerza política de importancia para el futuro de Colombia. “El gobierno deberá definir entre las afirmaciones de algunos de sus ministros sobre la necesidad de buscar caminos de acercamiento y las peroratas de altos mandos sobre mayor accionar militar y más guerra como forma de presionar una rendición, vieja, desgastada y fracasada estrategia gringa que solo ha generado incremento y extensión de la confrontación armada”, afirman en comunicado fechado el pasado 20 de junio.

Presidente de minorías, gobierno ilegítimo

La reelección de Álvaro Uribe lograda bajo la presión del terror, la violencia generalizada en campos y ciudades, el chantaje, la corrupción, el soborno, el asesinato de dirigentes populares, el encarcelamiento masivo de ciudadanos, el fraude, la falta de garantías para votar como en Caquetá y Meta donde se impidió la instalación de mesas que anteriormente se habían permitido, con todo el aparato del Estado y los medios de comunicación postrados ante la campaña reeleccionista y que al final triunfo tan solo con el respaldo viciado del 27 por ciento.

El pasado 28 de mayo el señor Uribe, posiblemente, haya cumplido con los requisitos legales exigidos por todos los teodolindos y la Corte Constitucional para su reelección, pero estuvo muy distante de la legitimidad que reclama. El 73% de los colombianos en capacidad de votar nada quiso saber de sus estrategias mesiánicas, elitistas, paramilitarizadas y anti patrióticas que han acrecentado la polarización nacional, atizando odios y alejado la solución política del conflicto social y armado.

En estas votaciones fue significativo también que el Partido Liberal haya salido golpeado como nunca antes porque una parte importante de sus jefes fue a parar al uribismo en busca de prebendas. Trascendente la votación obtenida por Carlos Gaviria que convirtió al Polo Democrático Alternativo en una fuerza política de importancia para el futuro de Colombia.

Conocidos los resultados electorales, ante el clamor nacional las FARC ratifican sus propuestas de canje de prisioneros y de salidas políticas al conflicto social y armado.

El gobierno deberá definir entre las afirmaciones de algunos de sus ministros sobre la necesidad de buscar caminos de acercamiento y las peroratas de altos mandos sobre mayor accionar militar y más guerra como forma de presionar una rendición, vieja, desgastada y fracasada estrategia gringa que solo ha generado incremento y extensión de la confrontación armada.

Hacemos un vehemente llamado patriótico a la oposición electoral, a quienes se abstuvieron, a los trabajadores sindicalizados, a los independientes, desempleados, desplazados, indígenas, negritudes, maestros, estudiantes, a todo el pueblo amante de la paz con justicia social y el canje de prisioneros, a impulsar y participar de la lucha organizada de las masas en campos, poblados y ciudades, las carreteras, barrios, fábricas, universidades y colegios en una gran cruzada para cerrarle el camino al Terrorismo de Estado del gobierno fascista, a las extradiciones, la violación de nuestra soberanía, al neoliberalismo, a la vulgar intromisión de Estados Unidos en nuestro conflicto, y por la conformación de un Nuevo Gobierno de Reconciliación Nacional, pluralista, patriótico y democrático, garante de los intereses mayoritarios de nuestro pueblo.

Secretariado del Estado Mayor Central de las FARC-EP
Montañas de Colombia, Junio 20 de 2006

Tres meses de alto el fuego permanente de ETA

La represión se ha disparado en 90 días de alto el fuego de ETA
·GARA recopila los ataques de los estados en la antesala del anuncio de Zapatero


Un detenido cada tres días, un acto político prohibido cada cinco y un accidente de tráfico por la dispersión cada nueve. Estos son algunos de los datos del balance represivo de los tres meses transcurridos desde el inicio del alto el fuego permanente de ETA. En este tiempo se han producido 35 detenidos, de ellos 21 en régimen de incomunicación, y trece han acabado en prisión. Otras 23 han sido citadas en la Audiencia Nacional, una de ellas, Arnaldo Otegi, dos veces, y se han vetado 20 actos políticos. Y, en cuanto a la política carcelaria, se ha ampliado la condena a cinco presos vascos.

El 24 de marzo, día en que se puso en marcha el alto el fuego de ETA, portavoces de diversos partidos incidieron en la necesidad de que el Gobierno español desactivara mecanismos como la política carcelaria o la ilegalización. Pasados ya tres meses desde entonces ­el mismo plazo que se concedió a sí mismo públicamente el Ejecutivo de Zapatero para «verificar» el alto el fuego­, un mero cálculo numérico muestra que las prácticas represivas no sólo se mantienen intactas, sino que crecen en algunos ámbitos. Esta realidad ha quedado más patente todavía en las últimas dos semanas, donde se ha producido la mayor oleada de detenciones de los últimos tiempos, ha vuelto a cerrarse la frontera para obstaculizar la manifestación en Baiona, y se han prohibido otra marcha en Iruñea, una charla de Arnaldo Otegi e incluso una rueda de prensa.
Este es un somero balance de lo ocurrido estos tres meses, basado exclusivamente en los datos aparecidos en prensa:

Detenciones y carcel

Apenas habían pasado tres días del alto el fuego de ETA cuando la Ertzaintza detuvo e incomunicó a Dani Yaniz (luego libre) y Koldo Danborenea (en prisión), por unos hechos del año 2004. Le han seguido otras cuatro redadas:la que conllevó el arresto de Ibon Meñika y luego de Sandra Barrenetxea por la Guardia Civil en mayo; la realizada por la Policía francesa con la captura de Jon Oihenart, Ainara Goñi y Beñat Trounday el mismo mes;la que llevó a prisión a Zigor Merodio y Kizkitza Gil de San Vicente el primer día de junio;y la de la pasada semana que derivó en la incomunicación de catorce vascos.
En total, 21 personas han pasado por este régimen, y en la mayor parte de los casos el plazo se ha agotado hasta el tope legal de cinco días en el Estado español;en el francés, además, la pasada semana se ha «estrenado» la reforma que permite extender la incomunicación más allá de los cuatro días infranqueables hasta ahora.

Tras salir de esta situación, Meñika detalló haber sufrido golpes, presión en los genitales o tirones de pelo;Barrenetxea denunció que se le aplicó «la bolsa», fue desnudada y golpeada, y le amenazaron con aplicarle electrodos;y Gil de San Vicente refirió también presiones policiales en las primeras horas de arresto. Queda por conocer cómo ha sido el paso por comisaría de algunos detenidos la pasada semana que siguen incomunicados, aunque ya estén en prisión.

A estas detenciones incomunicadas hay que sumarles las de doce jóvenes detenidos en diferentes herrialdes en las concentraciones de Segi del mes de mayo, que quedaron libres más tarde.

De los 35 detenidos, han ingresado en prisión trece (a los que se suma Arnaldo Otegi tras ser citado en Madrid). Otro, Julen Madariaga, está confinado. Y sólo Otegi y Sandra Barrenetxea recobraron la libertad tras pasar por las rejas.


Política penitenciaria

La reforma legal emprendida para mantener a los presos políticos vascos en prisión tras cumplir íntegramente sus condenas tuvo como primeras víctimas a Unai Parot e Iñaki de Juana. Pero ha sido después del 24-M cuando se ha aplicado con mayor profusión. Joxe Inazio Gaztañaga, Txomin Troitinño, Joseba Artola, Jesús Bollada y Patxi Gómez han padecido la aplicación de estas fórmulas de dobles condenas que les acercan a la reclusión de por vida.

Además, en estos tres meses no ha habido traslados de presos a Euskal Herria, y los dirigentes del PSOE (como esta misma semana José Antonio Pastor) siguen condicionando cualquier acercamiento a los «avances en el proceso».

La dispersión sigue deparando un dramático goteo de accidentes de carretera. Se contabilizan diez; el más grave obligó a hospitalizar a tres vecinos de Soraluze que volvían de Alcalá (uno en la UCI);el último ocurrió anteayer.

Tampoco hay novedades respecto a otras vulneraciones de derechos. El caso más llamativo de las últimas semanas puede ser el de Ion Agirre, al que se ha vuelto a negar la libertad condicional mediante el artículo 92 pese a estar enfermo y llevar ya 25 años preso.


Extradiciones y entregas

La nueva situación tampoco ha modificado la colaboración re- presiva entre estados. Tras un larguísimo litigio, los tribunales mexicanos dieron el visto bueno a la extradición de los seis vascos presos el pasado 7 de abril, apenas dos semanas después del alto el fuego. Madrid tenía opción de no ejecutar la medida, pero lo hizo. El 18 de mayo llegaban a Barajas en un avión militar, y de ahí, a prisión.

Continúan también las extradiciones y entregas temporales. Han sido llevados al Estado español, por ejemplo, Julen Atxurra, Gregorio Vicario y Xangarin Rekondo, que quedó libre. Y los tribunales franceses han dado luz verde también a la extradición de Xabier Lareki.


Citaciones judiciales

Sin llegar a ser detenidos, al menos otros 23 ciudadanos vascos han tenido que pasar por la Audiencia Nacional. Uno muy conocido, el portavoz de Batasuna, Arnaldo Otegi, lo ha hecho dos veces: la primera, apenas una semana después del anuncio del alto el fuego, fue enviado a Soto del Real hasta que abonara una fianza de 250.000 euros;la segunda, recorrió el camino con otros siete mahaikides a los que se acusaba de participar en una rueda de prensa. Esta vez sólo hubo medidas cautelares contra Joseba Permach.

Tras las detenciones de Meñika y Barrenetxea, se ha producido un lento goteo de comparecencias (trece) ante el tribunal especial en relación a ese sumario, casi desapercibidas. Todos ellos están libres.

Ahora se ha llamado además a declarar a los jelkides Gorka Agirre y Xabier Arzalluz, por el «impuesto revolucionario».


Veto a actos políticos

Pocos han sido los actos de la izquierda abertzale que se han librado del hostigamiento. En esto han competido jueces y res- ponsables policiales. Grande-Marlaska vetó el 5 de abril un acto convocado por Batasuna en el Kursaal, mandó a la Policía a impedir una rueda de prensa de Batasuna en Iruñea, prohibió una manifestación de firmantes del Acuerdo Democrático de Base en la capital navarra, y proscribe también la charla de Arnaldo Otegi prevista hoy en Barcelona;Javier Balza, consejero de Interior de Lakua, prohibió varias concen- traciones de Segi e hizo que la Ertzaintza irrumpiera en asambleas de la izquierda abertzale en Ordizia, Villabona o Getaria; y Vicente Ripa, delegado del Gobierno español en Nafarroa, vetó tres actos de Aberri Eguna (Iruñea, Irurtzun y Lizarra) y otro de Udalbiltza en esta última ciudad. Policías locales también se han lanzado a esta carrera;en Gasteiz, por ejemplo, expulsaron de un pleno a simpatizantes de Gasteiz Izan, y trataron de impedir una rueda de prensa de Segi. Y se ha cerrado una herriko taberna: la de Zamudio.


Cargas policiales

El alto el fuego de ETA tampoco ha servido para retirar de las calles vascas las imágenes de porras y pelotazos. La Ertzaintza disolvió así una manifestación de Segi en Gasteiz el 19 de marzo, y otra en el campus de Ibaeta el 2 de junio. Además, dos jóvenes de Irun denunciaron que fueron encañonados en la cabeza por tratar de colocar una pancarta de esta organización juvenil. Y en Iruñea, la Policía española tomó el centro de la ciudad para impedir la concentración de jóvenes abertzales el 26 de mayo.


El 18/98 sigue

Los macroprocesos políticos siguen su curso también sin novedades. En el caso del 18/98 son ya siete meses de sangría económica y humana. Ante ello, los procesados han decidido alzar la voz con dos «plantes» ante la Audiencia Nacional.


Controles policiales

Su número ha crecido sustancialmente desde el 24-M. Askatasuna indicó dos meses después que había detectado ya más de 200. Esta práctica se cebó especialmente en la manifestación del 1 de abril en Bilbo y la del sábado en Baiona. Y alcanzó incluso, de forma claramente ilegal, a parlamentarios electos como Ane Auzmendi, de Ezker Abertzalea, que ha presentado una denuncia por ello.

22 junio 2006

Abu Musab al-Zarkaui, el superhéroe del Mal

Cómo la propaganda estadounidense fabrica un mito
Abu Musab al-Zarkaui, el superhéroe del Mal

por Vladimir Alexe

Para realzar al superhéroe del Bien -George W. Bush-, la propaganda estadounidense ha creado superhéroes del Mal: primero Bin Laden, luego Zarkaui. En ambos casos, hace notar el periodista rumano Vladimir Alexe, el demonio es un ángel caído: un agente de la CIA que se habría vuelto contra su creador. Una vez creado el mito, se le hace asumir la responsabilidad de los hechos más diversos para exorcizar la barbarie de la Coalición.

Durante los últimos cuatro años, el terrorismo ha conocido un crecimiento exponencial a nivel planetario. De fenómeno periférico, ha pasado rápidamente a ser un riesgo para la seguridad colectiva, la pesadilla de todas las sociedades, democráticas o no.

En este contexto, han aparecido igualmente las superestrellas del terrorismo. El «primer genio malo» del fundamentalismo islámico fue Osama bin Laden. Ahora bien, en la actualidad, éste corre el riesgo de ser destronado por un nuevo personaje, considerado tan maléfico como aquel, pero mucho más misterioso: Abu Musab al-Zarkaui (o Abu Mussab Al-Zaqawi, según la transcripción ortográfica inglesa). Se trata de un personaje cuyo nombre era totalmente desconocido hasta hace tres años, pero al que desde entonces se le atribuye el papel de líder de la insurrección iraquí, de cerebro de las operaciones terroristas contra Estados Unidos y Europa.

Se habla tanto sobre hechos tan complejos que al final parece más bien el héroe de cuentos populares en vez de un hombre de carne y hueso. Hay analistas que sostienen que se trata de un misterioso jordano de origen palestino, una leyenda que ya veremos parece creada con fines propagandísticos.

La «guerra contra el terrorismo», caracterizada por el presidente Bush Jr. como la «guerra del derecho», define el «Bien» y el «Mal» sobre la Tierra, lo que hace de los jefes mundiales del terrorismo las encarnaciones inmediatas del «Mal». Las campañas de propaganda tienen por lo tanto la función de mantener viva la «amenaza terrorista» en la mente de los ciudadanos norteamericanos. La creación de ciertos personajes, de ciertos mitos del terrorismo universal como Osama bin Laden (ex agente de la CIA) o, en la actualidad, Abu Musab al-Zarkaui, todo el tiempo perseguidos, pero jamás apresados por el Pentágono, tiene la función de autentificar, «personalizar» una guerra que ha permitido, a fin de cuentas, ampliar considerablemente la esfera de influencia directa de los Estados Unidos.

Afganistán: los inicios

Michel Chossudovsky escribe en un artículo intitulado «The Pentagon’s New Terrorist Mastermind» que las agencias de inteligencia y contraespionaje norteamericanas han constituido desde hace mucho sus propias organizaciones terroristas. Una serie de organizaciones «islamistas» han actuado y actúan aún de conformidad con un plan secreto para crear las ocasiones y justificar en el mejor momento la intervención del ejército de los Estados Unidos. Siempre según Chossudovsky, esta organización funcionaría exactamente como los dos brazos de un cuerpo humano, en el que el izquierdo crea las condiciones para la intervención del derecho. Por lo tanto existe un «cerebro» que lo coordina todo, y el autor recuerda que el movimiento «islámico-terrorista» perseguido por Washington en la actualidad fue en sus inicios pura creación estadounidense.

¿Cómo inventaron los Estados Unidos el movimiento islámico-terrorista? Es precisamente Zbigniew Brzezinski quien nos lo dice en una entrevista aparecida en el número del 15-21 de enero de 1998 del Nouvel Observateur. El ex consejero para los asuntos de defensa nacional del presidente Jimmy Carter devela en la misma -en exclusiva- que la intervención de la CIA en Afganistán precedió a la invasión soviética de 1979. Dice Brzezinski: «Según la versión oficial de la historia, la CIA habría apoyado al movimiento de los muyaidines a partir de 1980, es decir, después de la intervención armada soviética que invadió Afganistán el 24 de diciembre de 1979. En realidad las cosas sucedieron de forma diferente, pero se trataba de un secreto guardado hasta ahora. El 3 de julio de 1979, el presidente Carter firmó la primera directiva secreta para ayudar a los opositores al régimen pro soviético de Kabul». El objetivo era crear un «Vietnam» par el ejército y la economía soviética. En el marco de este plan secreto, los Estados Unidos financiaron, entrenaron y armaron sustancialmente a millares de islamistas traídos de diversos países y continentes al vecino Pakistán.

La prestigiosa revista Covert Action Quaterly, que en sus últimas entregas publicó el sumario de los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001 y la evolución del fenómeno del terrorismo, hace un balance inquietante: la administración Carter creó a los «islamistas» de Sudán; la administración Bush padre intensificó la colaboración con los «islamistas» de Afganistán y Sudán, mientras que la administración Clinton apoyó a los «islamistas» de Albania, Argelia, Bosnia, Chechenia, Irak y Libia.

Desde un punto de vista geoestratégico, Osama bin Laden es el mejor «amigo» del presidente Bush. ¿Qué habría hecho Bush sin Bin Laden?, se pregunta Michael C. Ruppert, con treinta años de experiencia en misiones «secretas» a sus espaldas, en su obra Crossing the Rubicon [1]. Las conclusiones del autor van muy lejos: «Creo que Bin Laden fue y sigue siendo un agente de la CIA, del gobierno de los Estados Unidos y de Wall Street.» Ello explicaría por qué el terrorista más buscado del planeta no ha sido nunca capturado. Sin embargo, desde enero de 2003 otro mito del terrorismo internacional aparece en la arena internacional: el del pretendido Abu Musab al-Zarkaui, a quien nadie conocía hasta esa fecha. ¿Quién es entonces este Zarkaui?

Biografía confusa para un oscuro terrorista

Hasta enero de 2003 se oía hablar muy poco de Abu Musab al-Zarkaui. Ilustre desconocido, en un breve lapso de tiempo se convirtió en el terrorista más célebre del planeta. Sin embargo, su biografía está rodeada de un velo de misterio, de ahí que sea muy difícil separar el aspecto legendario de la realidad. La leyenda podría ser atribuida al imaginario popular, pero, también, a la propaganda gubernamental. Con las reservas de rigor, he aquí más o menos los principales hechos que, según se dice, habrían marcado hasta hoy la existencia de Abu Musab al-Zarkaui.

Nació hace 38 años en la localidad de Zarka, en Jordania, de una familia pobre de nueve hijos. Su familia pertenece a la tribu beduina Bam Hassan, la mayor y más religiosa de las tribus hachemitas del reino de Jordania. Su nombre al nacer fue Ahmed Fadil Hamdan Khalaila, que más tarde cambió por el de Abu Musab al-Zarkaui, según el nombre del poblado natal de su padre.

A los doce años, Abu Musab fue echado de la escuela y encontró refugio en los campos palestinos de la periferia de Ammán. Tenía alrededor de 20 años cuando partió a luchar a Afganistán contra el ocupante soviético. Allí inventó la forma de hacer bombas artesanales y luego fue a entrenarse a un campo de muyaidines procedentes de diversos países musulmanes. En 1990 volvió a Jordania. En el mes de diciembre de 1999, el nombre de Zarkaui es pronunciado durante el ataque al hotel «Padisson Sas», en Ammán. Descubierto el complot por la policía, Zarkaui es hecho prisionero y luego indultado. Al salir de prisión huye a Pakistán para luego regresar a Afganistán. En 2002, Zarkaui lucha con los talibanes contra las fuerzas norteamericanas. Se dice que fue gravemente herido en un pie durante una emboscada, lo que no le impidió huir a Irak, donde, en un hospital de Bagdad, le amputaron el pie herido. Posteriormente, y según todas las probabilidades, la invasión anglo-estadounidense encuentra a Abu Musab al-Zarkaui en el Norte de Irak, en la zona kurda, lugar ideal para continuar la «guerra santa» al frente de su grupo de combatientes «Ansar al-Islam», compuesto por cerca de 400 fundamentalistas. Finalmente, en abril de 2003, tras la caída de Bagdad ante la ofensiva de las fuerzas de los Estados Unidos, Zarkaui y su grupo son ubicados en el centro de Irak en la zona nombrada «el triángulo sunita».

Nacimiento de una leyenda

Zarkaui fue por lo tanto catapultado a la arena internacional en febrero de 2003, apenas seis semanas antes de la invasión norteamericana a Irak so pretexto de la presencia de armas de «destrucción masiva» fabricadas por el régimen de Sadan Husein, según el discurso del secretario de Estado Colin Powel ante el Consejo de Seguridad de la ONU donde éste declaraba: «Lo que quiero señalarles hoy es la conexión, posiblemente mucho más siniestra, existente entre Irak y la red terrorista Al Qaeda, conexión que vincula a las organizaciones terroristas clásicas con los métodos modernos de asesinato. Irak alberga hoy una mortífera red terrorista dirigida por Abu Musab al-Zarkaui, aliado y colaborador de Osama bin Laden y sus lugartenientes de Al Qaeda.» En su alocución, Powell emplea en nombre de Zarkaui para establecer el vínculo entre Sadam Husein, el partido Baas (socialista-nacional) y lo que Washington denominará la «red del terror islámico». En otras palabras, desconocido hasta entonces, el terrorista de origen jordano era presentado como la verdadera prueba de que el Irak de Sadam Husein (totalitario y laico), mantenía relaciones con Al Qaeda. Una vez establecida esta relación, la administración Bush Jr. podría pretender que el régimen de Bagdad constituía una amenaza para los Estados Unidos. En el centro de esta argumentación, un hombre, el misterioso Abu Musab al-Zarkaui, es bruscamente propulsado al estatus de superterrorista.

Dado que en ese momento su nombre era totalmente desconocido, el secretario de Estado se vio obligado a hacer una corta presentación: «palestino nativo de Jordania, Abu Zarkaui había combatido durante la guerra de Afganistán hacía más de diez años. A su regreso a Afganistán, en 2000, dirigió un campo de entrenamiento de terroristas. Una de sus especialidades y una de las especialidades del campo: el veneno. Cuando nuestra coalición hizo huir a los talibanes, la red de Abu Zarkaui ayudó a establecer otro campo de adiestramiento de los especialistas del veneno y los explosivos, y este campo está situado en el nordeste de Irak. Esta red enseña a sus miembros a producir ricina y otros venenos (...). Desde su red terrorista en Irak, Abu Zarkaui puede dirigir las actividades de esta red en el Medio Oriente y más allá (...). Abu Zarkaui y su red prepararon actos de terrorismo contra países como Francia, Gran Bretaña, España, Italia, Alemania y Rusia».

De un pequeño muyaidín anónimo, Al-Zarkaoui pasó a ser en un día una estrella del terrorismo internacional y su consagración llegó algunas semanas más tarde, cuando el propio presidente Bush Jr. mencionó a Al-Zarkaoui, calificándolo directamente como el «hombre más peligroso del planeta, después de Osama bin Laden».

Terror en los Estados Unidos

Después del discurso de Colin Powell ante el Consejo de Seguridad, tampoco la opinión pública olvidó el nombre de Al-Zarkaui. El terrorista de quien nunca se había oído hablar se hacía bruscamente omnipresente en todos los frentes. El 8 de febrero de 2003 se produce una «alerta antirricina» en Estados Unidos. En una carta enviada a la dirección de Bill Frist, líder de la mayoría republicana en el Senado, se descubrió un «polvo blanco sospechoso». Inmediatamente las autoridades mencionan el nombre de Zarkaui, identificándolo como el «posible cerebro» de la operación. La National Rewiew del 18 de febrero de 2003 brinda los siguientes argumentos: «Es bien conocido que Zarkaui, ingeniero bioquímico y jefe de la organización Al Qaeda, se ocultaba en Afganistán donde se encontraron trazas de ricina así como otros venenos».

La histeria de la ricina de Zarkaui fue sustituida seguidamente por otra cosa. El 13 de febrero de 2003, la cadena de televisión ABC difundía la noticia de que el terrorista-fantasma refugiado en Irak preparaba allí un ataque con bomba radioactiva a Estados Unidos. Esto tenía lugar justamente una semana después del discurso de Colin Powell ante el Consejo de Seguridad.

¡En los Estados Unidos las autoridades desencadenan la «alerta naranja»! Powell declaraba entonces a la cadena ABC: «Es fácil para un terrorista hacernos arder con una bomba radioactiva fabricada en los Estados Unidos. El pueblo norteamericano debe saber que esta posibilidad existe.» Durante este tiempo la cadena de televisión estadounidense alertaba a los hoteles, boutiques, inundaba los buzones electrónicos, etc. Después de este anuncio, decenas de miles de estadounidenses se precipitaban a comprar máscaras de gas, coberturas de plástico, cintas adhesivas, etc. a fin de prepararse para un eventual ataque.

Es inútil decir que después de la ocupación de Irak, las tropas de la Coalición no han encontrado una sola bomba radioactiva, ni ricina ni arma química cualquiera que esta sea.

La filial española

El «mito Al-Zarkaui» fue fortalecido por el presidente español José María Aznar. Mientras Colin Powell presentaba el «expediente Zarkaui» en la ONU, Aznar declaraba el 5 de febrero de 2003 en el parlamento español que existían informaciones según las cuales España podría ser blanco de ataques químicos.

Según Aznar y reportado por El País el 6 de febrero de 2003, Al-Zarkaui habría tenido vínculos con Merouane Ben-Ahmed, un «experto en armas químicas y explosivos a quien visitó poco tiempo antes en Barcelona». Más aún: Aznar sostuvo ante la Cámara de Deputados que 16 sospechosos de Al Qaeda en posesión de armas químicas y explosivos tenían relaciones con el terrorista-fantasma Al-Zarkaui.

La información en su totalidad era falsa. El ministro español de Defensa Nacional reconoció más tarde que las «armas químicas» sólo eran simples detergentes» (cf. Irish News, 27 de febrero de 2003).

Posteriormente, se producen los atentados de Madrid el 11 de marzo de 2004. Aunque las investigaciones de la prensa española hayan excluido la implicación de Al-Zarkaui, la CIA lo designaba como el principal sospechoso. La hipótesis fue presentada nuevamente en la CNN el 13 de marzo de 2004. Es decir, dos días después del atentado, cuando la investigación de la policía española apenas había comenzado. Un invitado de la CNN explicaba en qué se basaba para acusar a Al-Zarkaui: «Intercepté su último memorando, el mes pasado, que indicaba la continuación de las acciones contra Estados Unidos».

Más tarde, el argumento fue retomado, pero de forma más matizada. Según la CIA, un «grupo de marroquíes» habría estado implicado en los atentados de Madrid. Éstos habrían debido estar en contacto con Al-Zarkaui según el descubrimiento del diario The Australian del 24 de mayo de 2004.

El misterioso Al-Zarkaui parece por lo tanto ser alguien muy ocupado. Miremos más de cerca lo que hizo en la primavera de 2003. Desde su escondite iraquí -protegido de la mirada de los inspectores de la ONU que registran el país en todas direcciones-, nuestro superterrorista preparaba ricina para enviar por carta a Estados Unidos, enterraba algunas bombas radioactivas, organizaba y coordinaba su red criminal recientemente extendida a cuatro países europeos y, para terminar, hacía de intermediario entre Al Qaeda y el régimen de Sadam Husein. Ni siquiera la invasión estadounidense a Irak logró frenar esta actividad frenética. Muy por el contrario. Desde entonces los hechos atribuidos a Al-Zarkaui son, en primer lugar, numerosos. Su nombre es relacionado con más o menos todas las acciones terroristas.

The Weekly Standard, revista próxima a los círculos neoconservadores del grupo PNAC, escribía el 24 de mayo de 2004: Al-Zarkaui dirigió no sólo el asesinato de Nick Berg, sino también la carnicería de Madrid el 11 de marzo, el bombardeo de los chiítas en Irak durante el mismo mes y el atentado kamikaze del puerto de Basora el 24 de abril. Antes del 1º de septiembre de 2001, conspiraba para matar turistas israelíes y norteamericanos en Jordania.»

Abu Musab al-Zarkaui se convirtió en el nuevo «genio del mal» del islamismo, mientras que poco a poco se iba olvidando a Osama bin Laden. La CIA aumentó la recompensa por la captura de Zarkaui de dos millones de dólares a 30 millones, una suma en consonancia con su rango de superterrorista.

De forma extraña y a pesar de su implicación en tan numerosas actividades criminales dadas por verdaderas, Zarkaui permanece siendo un personaje fantomático. Las informaciones sobre su persona continúan siendo sumarias. Los responsables de la CIA reconocieron en la misma entrega del Weekly Standard que la Agencia no dispone de una sola fotografía que suponga sea de Zarkaui y no conoce ni su talla ni su peso.

El videocasete de la ejecución de Nicolas Berg

En mayo de 2004, Al-Zarkaui era responsabilizado por la decapitación de Nicolas Berg [2] tras haberlo tomado como rehén. Algunos comentaristas no pudieron abstenerse de señalar que esta ejecución -supermediatizada- cayó en el momento oportuno para Donald Rumsfeld. En medio del escándalo de la prisión de Abu Ghraib, numerosos senadores norteamericanos habían solicitado la renuncia del secretario de Defensa a quien consideraban responsable, al menos moralmente, de los horrores que se practicaban en esta prisión.

La cinta grabada con la ejecución de Nick Berg creó en la opinión pública una corriente de indignación antiiraquí que podía distraer la atención de dos cuestiones importantes. El 11 de mayo de 2004, la CNN presentaba un misterioso informe, descubierto en un sitio islámico, en el que se acusaba a Zarkaui de haber decapitado a Berg. Dos días después, la CNN anunciaba: «La CIA confirma que el asesino de Nicholas Berg fue Abu al-Zarkaui».

La prueba: un videocasete intitulado: «Abu Musab al-Zarkaui presente en la ejecución de un norteamericano.» En la grabación se veía a un individuo enmascarado que hablaba inglés y del que los expertos de la CIA decían al unísono: «¡Es Zarkaui!»

Sirajin Sattayev en «Was Nick Berg killed by US intelligence?» señalaba una serie de faltas de concordancia en el videocasete. Así, Sattayev señalaba: Zarkaui es jordano, pero el hombre del videocasete no habla con acento jordano. A Zarkaui le amputaron un pie, sin embargo ninguno de los pies del hombre que aparece en la cinta presenta esta anomalía. Además, el hombre que se pretende ser Zarkaui tiene puesta una alianza amarilla, probablemente de oro; eso es algo que ningún islamista fundamentalista haría porque su fe no se lo permite.

Inmediatamente después de la mediatización de esta verdadera bomba -un Zarkaui con sus dos pies, un anillo de oro en el dedo anular y que habla inglés-, la revista News and World Report del 24 de mayo afirmaba: «Las personalidades oficiales y autorizadas de la inteligencia norteamericana, que creían que Zarkaui había perdido un pie en Afganistán, modificaron recientemente su opinión y ahora afirman que Zarkaui tiene sus dos pies». La situación cambia.

El misterio de los rehenes en Irak

A diferencia de Bin Laden, Zarkaui no ha llamado nunca a la «guerra santa» contra los judíos o los cristianos (los «cruzados»). Durante su declaración ante el Consejo de Seguridad de la ONU, Colin Powell «olvidó» mencionar dos hechos importantes: por una parte que Zarkaui y su organización «Ansar al-Islam» eran opuestos a Sadam Husein, y, por otra, que los Estados Unidos no manifestaron ningún interés (lo que hubieran podido hacer) para destruir su base en el Norte de Irak en una zona mayoritariamente habitada por los kurdos. ¿Por qué?

¿Desde cuándo en Irak las tomas de rehenes son medios estratégicos? Cerca de seis meses después de que la Coalición dirigida por Estados Unidos hubiera ocupado el país. En mayo de 2004 (después de cerca de un año de ocupación) Nick Berg es decapitado. Le siguen Eugène Armstrong y Jack Hensley en el mes de septiembre de 2004, luego el británico Ken Bigley en octubre de 2004.

Lo impresionante es que entre los rehenes de Zarkaui hay personajes especialmente desagradables para la Coalición. Se trata de hombres de negocios sospechosos de espionaje, de periodistas de «izquierda» o independientes que reportaban hechos contra los intereses de las fuerzas de ocupación y a quienes les era indiferente la censura, o activistas de organizaciones humanitarias independientes.

Por ejemplo, Nick Berg fue secuestrado en el momento en que la Coalición sospechaba de él por desplazarse clandestinamente de Irak a Irán. Según su padre, el FBI investigaba a toda la familia de Berg en los Estados Unidos en busca de informaciones sobre los viajes de éste a Irán. Los reportajes de Giuliana Segrena, la periodista del Manifesto (diario comunista italiano) no eran del todo favorables a las tropas de ocupación y recordaban constantemente el «genocidio de Faluya».

Estados Unidos sólo estimula a venir a Irak a los periodistas llamados «corresponsales de guerra», acreditados ante las fuerzas de la Coalición. Reciben un uniforme del ejército de los Estados Unidos así como protección militar. En el hotel reciben notas y videocasetes controlados por la censura militar. Como durante la guerra con la ex Yugoslavia, estos muy numerosos «corresponsales de guerra» apenas abandonan sus hoteles y envían a sus diarios las informaciones que les brinda ya hechas el ejército de los Estados Unidos. Los demás periodistas, los que hacen su trabajo sin pasar por la censura militar, corren el riesgo de caer en manos de «Zarkaui» y ser decapitados u objeto de un pedido de rescate. ¿La idea no es atemorizar a los periodistas y a los trabajadores de las ONG independientes (ver el programa del Pentágono «P2OG») a fin de incitarlos a permanecer alejados de las zonas «sensibles»?

Cualquiera que sea el grado de imprevisibilidad de la situación en Irak, no podemos menos que asombrarnos por la forma más que rara empleada por Al-Zarkaui para alcanzar sus objetivos. Numerosas víctimas de las acciones de su organización no tenían que cuidarse, a priori ni de forma explícita, de ser un objetivo de los terroristas islámicos.

Diez mil dólares por creer en la ficción «Zarkaui»

El nombre de Al-Zarkaui fue invocado en 2003 para justificar la guerra en Irak. Hoy, es presentado como la punta de lanza de la insurrección, motivo esgrimido para afirmar que la paz no es aún posible, por lo que las tropas de la Coalición deben posponer su retirada. Se atribuye a la organización de Zarkaui todo tipo de acciones terroristas: coches-bombas, secuestros, toma de rehenes y ejecuciones. Tantas acciones y tan complejas que parece difícil sean dirigidas por un solo hombre. El diario australiano The Age plantea una hipótesis interesante: «Al-Zarkaui no existe». O, por o menos, el personaje brioso e hiperactivo descrito por los servicios secretos norteamericanos no existe. Es un personaje de ficción. The Age reporta, manteniendo el anonimato, el testimonio de un oficial de operaciones psicológicas del ejército norteamericano. Éste habría declarado al diario australiano: «Pagué hasta 10,000 dólares a oportunistas y a delincuentes comunes para que afirmaran un poco por todas partes, al ser interrogados por los periodistas, que Zarkaui existe, haciéndolo así el héroe de cada acción terrorista en Irak».

¿Dónde está entonces la verdad o la mentira tras la leyenda de los nuevos personajes del terrorismo? ¿Ha sido este personaje en su totalidad fabricado en un laboratorio de la desinformación o, a partir de una base real se le han reforzado un poco los «rasgos»? Como quiera que sea, y en lo que respecta a sus inicios en la lucha islámica, la CIA debería saber bastante. Los medios de comunicación evitan recordar un hecho extremadamente importante: «Al Qaeda» nació en 1987, en los campos islamistas de Pakistán, apoyada por la CIA y el ISI (servicio de contraespionaje del ejército paquistaní) que luchaba en Afgfanistán contra el ocupante soviético. Es en esta época que la CIA recluta a Bin Laden. Tanto él como el joven Zarkaui servían a los intereses de los Estados Unidos contra el enemigo de la época: la Unión Soviética. Este hecho fue incluso reconocido por el ex secretario de Estado, Colin Powell, el 5 de febrero de 2003 en su presentación de los hechos ante el Consejo de Seguridad.

Existe una vasta documentación, sistemáticamente ignorada por los grandes diarios y cadenas de televisión, en cuanto a la ayuda y apoyo concedidos por la CIA durante estos años a «Al Qaeda». Personajes políticos de primera magnitud como Colin Powell y Richard Armitage se han implicado directamente a fin de canalizar los esfuerzos de los insurgentes islamistas en Afganistán. Así, puede concluirse que tanto Osama bin Laden como Abu Musab al-Zarkaui han sido puras «creaciones» de la CIA.

Hoy un nuevo argumento se abre paso entre los neoconservadores, a saber que Al-Zarkaui estaría financiado por Irán. De ahí que a este país Washington lo haya situado en la lista de países del «Eje del Mal». De modo que la «época de Al-Zarkaui» no parece acabarse y el terrorista-fantasma podría ser utilizado contra Irán.


Vladimir Alexe
Periodista del diario Ziua (El día) en Bucarest, autor de obras de historia contemporánea, en especial de una biografía muy crítica del ex presidente Ion Iliescu.

“¡A por ellos!”

por Antonio Torres, “Antón”

Pronto entraremos en los octavos de final del mundial de Alemania 2006, estamos pues en el ecuador del campeonato, o mejor dicho, de ese gran mercado internacional donde exponer, comprar y vender productos a gran escala: desde ropa y elementos deportivos, muchos de ellos, como los propios balones de fútbol, fabricados por niños en cualquier país empobrecido de Asia (Pakistán o la India son buenas ejemplos), hasta empresas patrocinadoras, cadenas de televisión, aseguradoras, turismo y hostelería, y por supuesto sexo, mucho sexo, o por lo menos así lo indica el alto número de desplazamientos de mujeres de la Europa del Este hacia Alemania en fechas próximas al mundial para trabajar como prostitutas.

El fútbol es lo de menos, lo importante es vender, y cualquier espectáculo global de masas es el lugar y el momento adecuado. Millones de espectadores en todo el mundo son bombardeados continuamente con mensajes publicitarios. Hace ya mucho que los mundiales de fútbol dejaron de ser un espectáculo deportivo y mediático limitado a los países europeos y latinoamericanos.

La FIFA calcula que ingresará en este mundial unos 1850 millones de euros (2200 millones de dólares USA), éste puede llegar a ser, según diversas estimaciones, el Mundial más rentable de la historia. Unos 1400 millones de dólares USA provendrán de la cesión de derechos de televisión y de retransmisión del torneo, los 800 restantes vendrán de los 15 patrocinadores oficiales del evento que pagan esa suma para la utilización exclusiva del nombre y del símbolo de la Copa del Mundo 2006, y de los seis proveedores oficiales. Se ha calculado que los precios de las pautas de las trasmisiones de los primeros partidos rondarán los 3.600 dólares USA por segundo, y en los partidos finales los 480.000 dólares USA por anuncios de 30 segundos: es decir, 16.000 dólares USA por segundo, lo que representa 142% más de lo que costaba un spot de 30 segundos en la final del mundial Corea y Japón de 2002.

También a estas alturas, este mundial ya nos ha dejado momentos lamentables, como las agresiones de sectores nazis de la hinchada alemana hacia los seguidores polacos, mientras gritaban consignas fascistas y xenófobas de apoyo al III Reich y alzaban el abrazo. Como si los polacos no hubieran tenido bastante durante la II Guerra Mundial.

Mientras, en el Estado español, los medios de comunicación, en una campaña sin precedentes de apoyo a la selección española, han contribuido a toda la locura colectiva, alentada por los éxitos deportivos de la selección española, frente a Ucrania primero y Túnez después, cuyo grito de guerra no para de sonar por todas partes: “¡A por ellos!”.

Ese violento “¡A por ellos!” parece que se refiere más a un enemigo interno que a un rival deportivo extranjero. Da la sensación de que a por quién se quiere ir es contra aquel que no se siente identificado con la selección española, por los motivos que sean, dándole la sensación de que se siente solo y aislado.

En el Estado español no solamente está en juego un partido, una selección, o un gran negocio, ya que de nuevo tenemos que hablar de patrocinadores, a los que esta vez, y por ahora, el negocio les está resultando más rentable que en ocasiones pasadas, debido a los éxitos deportivos; o de cadenas de televisión, sin lugar a dudas La Sexta ha metido un golazo por la escuadra, y nunca mejor dicho. En estos momentos, después del referéndum del Estatut catalán, de proceso de paz en Euskal Herria, y de reforma del Estatuto andaluz, la gran oligarquía española no solo aprovecha las circunstancias para aumentar ventas, sino para afianzar ideológicamente su proyecto histórico de España. En estos días, ha sido fácil encontrar en la prensa artículos en los que se asociaban éxitos deportivos de la selección española de fútbol con afianzamiento de la identidad nacional española, frente a otras pertenencias identitarias peninsulares, pretendiendo así cerrar a fuerza de goles, de una vez, esa constante discusión entorno a qué es España, o cómo se tiene que articular.

Se han cuidado en esta ocasión mucho dos elementos: el primero, el fomentar el “¡A por ellos!” entre la juventud, la de los botellones masivos, esa a la que tanto se criticaba en los medios de comunicación, esa juventud parece que ahora sí tiene algo en lo que creer y por lo que participar socialmente: la selección española de fútbol, y nada más, ni luchar contra la contratación basura, ni por una educación pública de calidad, ni la especulación del suelo, nada de eso, solo fútbol. El segundo está siendo la manipulación constante de lo andaluz, o de parte de las señas identitarias andaluzas, como forma ridícula y estúpida de identificar lo español. Aunque esto último no es nuevo en absoluto, si está siendo novedosa su utilización continua, sin complejos ni ridículos.

Pero aún queda mucho mundial, a pesar de ese otro grito de “¡Sí, sí, sí, nos vamos a Berlín!” y de la falsa euforia desatada, porque parece, según los mismos medios de comunicación en su delirio españolista, que potentes selecciones como Brasil, Alemania, Argentina, Italia o Inglaterra no son obstáculos para la “furia española”. Todo pueda ser que esa locura que han desatado y la manipulación que se esconde tras ella termine derrumbándose ante un nuevo fracaso deportivo, y con él, una ocasión desaprovechada para el afianzamiento del proyecto de España propio de la oligarquía imperialista española.

De momento: ¡qué siga el negocio y la manipulación! Perdón, quise decir el fútbol.

21 junio 2006

¿Es ésta la aportación de Madrid y París?

x Editorial Gara

Las policías española y francesa detuvieron ayer a doce ciudadanos vascos, nueve de ellos con edades superiores a los 50 años, a los que relaciona presuntamente con el denominado «aparato financiero de ETA».
La operación tendría su origen en una investigación que data de 1998, en el caso de la Audiencia Nacional española, y de 2005, en el de la XIV Sección Antiterrorista de París. La redada, que se desarrolló en varias localidades de Lapurdi y Gipuzkoa, y que se extendió a la población de Santa Pola (Alicante), dio lugar al embargo de diversos bienes y cuentas corrientes.

La práctica totalidad de los agentes políticos vascos remarcaron la gravedad de esta nueva incursión policial, que interpretaron en clave de obstáculo cuando no de abierto sabotaje al proceso político abierto en Euskal Herria. Esa valoración generalizada contrastaba con la afirmación del Gobierno español de que la operación ordenada por los jueces Le Vert y Grande-Marlaska no afectaría de modo alguno al plan de diálogo con ETA.

La lógica y la experiencia de otros países, como hicieron patente recientemente en sendos comunicados el ANC sudafricano y el Sinn Féin irlandés, indican, sin embargo, que la detención de personas vinculadas a una de las partes implicadas en cualquier proceso de negociación supone lanzar un torpedo contra la línea de flotación del mismo.

En la entrevista con ETA publicada por GARA el pasado 14 de mayo, interpelados sus interlocutores sobre las detenciones, controles policiales o el mantenimiento de la ilegalización de organismos abertzales, la organización armada afirmaba tajantemente que «si los ataques de los aparatos de los estados prosiguen será imposible seguir adelante con el proceso». En otro momento de la primera entrevista concedida por ETA desde que anunciara el pasado 22 de marzo su alto el fuego permanente, estos portavoces respondían que «España y Francia deben tomar y cumplir sus compromisos de ‘tregua’ para que el proceso pueda desarrollarse». Conocida esa posición, y a la luz de la vasta operación policial desarrollada ayer, cabe plantear algunos interrogantes: ¿qué buscan Madrid y París? ¿es ésta su aportación al proceso? ¿a qué objetivo sirve y a qué responde esta actuación?

Ayer, el Ejecutivo español ni tan siquiera se escudó en el manido y falaz argumento de la actuación independiente de los jueces, sino que asumió con claridad la paternidad de la actuación policial y, sin ningún rubor, agregó a renglón seguido que «esto no altera en lo más mínimo el curso de ruta del que es responsable el Gobierno para el aprovechamiento de una oportunidad histórica».

Pese a tal afirmación, nadie puede abstraerse del hecho de que el proceso político abierto atravesará por gravísimas dificultades si alguien, en este caso los estados español y francés, pretende continuar por la senda represiva, a sabiendas de que esa dinámica no se corresponde en absoluto con los parámetros de un proceso de paz y resolución del conflicto. (Ante cualquier acción atribuida a ETA, gobiernos y medios hablarían sin duda de sabotaje al proceso. Por tanto, ¿qué consideración habría que dar a las detenciones llevadas a cabo ayer?).

Cuando están a punto de cumplirse tres meses de la declaración de alto el fuego permanente de ETA, Madrid y París continúan sin dar los pasos ni adoptar los compromisos acordes al momento. Hechos como los de ayer, unidos a precedentes operativos, o al mantenimiento del juicio por el macrosumario 18/98, entre otros ataques, deben ser valorados como lo que son, un obstáculo para el diálogo y una amenaza en toda regla para el logro de la paz. Por ello, se hace más imperiosa cada día la necesidad de que los agentes y ciudadanos de este país trabajen para evitar que los estados puedan condicionar el proceso democrático, fijando definitivamente en Euskal Herria su centro de gravedad.

19 junio 2006

«La retórica occidental sobre la democratización es un resurgimiento del pensamiento trotskista»

La retórica estadounidense sobre la democratización global esconde antiguas ambiciones estratégicas. Washington persigue los objetivos del Imperio británico con su manera de controlar a Europa, de perjudicar a Rusia y de dominar al mundo, asegura Natalia Narochnitskaya, vicepresidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Duma, en entrevista concedida a la Red Voltaire.
--------------------------------------------------------------------------------

Natalia Narochnitskaya es historiadora, miembro de la Academia de Ciencias de la Federación Rusa, diputada del partido Rodina y ocupa en la Duma el puesto de vicepresidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores. También es miembro de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa y editora de la revista Russian Analytica.


Red Voltaire: La administración Bush reorientó lo fundamental de los recursos presupuestarios federales hacia el desarrollo de sus fuerzas armadas en detrimento de los gastos sociales. La Estrategia de Seguridad que publicó la Casa Blanca hace del terrorismo internacional el enemigo primordial. Sin embargo, al mismo tiempo, en un artículo publicado en Foreign Affairs, el Council of Foreign Relations menciona la posibilidad de un primer golpe nuclear contra Rusia. Según usted, ¿a qué enemigo debe enfrentarse Estados Unidos?

Natalia Narochnitskaya: El mayor enemigo de Estados Unidos es su seudo universalismo político. Retomando una larga tradición, ese país se presenta como «la Nación Redentora» (Redeemer Nation). Ya al término de la Primera Guerra Mundial, el presidente Woodrow Wilson causó mala impresión al presidente de la Conferencia de Versalles, el francés George Clemenceau, cuando afirmó que Estados Unidos había tenido el honor de salvar al mundo.

Al igual que en la época de la III Internacional Comunista, Estados Unidos sueña con imponerle al mundo un modelo sin la menor consideración hacia las demás formas de civilización. Lejos de buscar la armonía dentro de la diversidad, EE.UU. reflexiona sobre la Humanidad en términos simplistas, ignora la duda cartesiana y las angustias de Hamlet para contentarse con Mickey Mouse.

Condoleezza Rice se expresa con la misma seguridad que Nikita Krutchov en la tribuna del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética. Ignora los fracasos económicos y militares de su país para prometer un futuro que ella cree radiante. Sin embargo, su sistema está en bancarrota. Imprimen montañas de papel moneda para rellenar un déficit abismal. Valiéndose del dólar hacen recaer en sus aliados el pago de los gastos estadounidenses, de la misma manera en que el Imperio Romano imponía tributos a sus provincias. Sus ejércitos sufren cada día derrotas en Afganistán y en Irak, mientras que Cuba, Venezuela y Bolivia se levantan victoriosamente contra el imperialismo en América Latina. El imperialismo estadounidense es demasiado pesado, le falta el aliento pero Estados Unidos es el último en notarlo.

Red Voltaire: Aunque ese comportamiento de Estados Unidos está enraizado en la doctrina del Destino manifiesto, ¿no resulta nuevo en muchos sentidos? ¿Debemos ver en él la influencia de políticos y periodistas provenientes de la extrema izquierda, como Paul Wolfowitz o Richard Perle?

Natalia Narochnitskaya: Tiene usted razón. No se trata solamente de una infiltración de los trotskistas en el Partido Republicano sino de una continuación del marxismo científico por los neoconservadores. Es incluso por eso que nuestros aparatchiks se adaptaron tan fácilmente a sus nuevos padrinos estadounidenses, porque se sienten cómodos con esa retórica.

Durante la guerra ideológica [la guerra fría], teníamos que aprendernos un catecismo. Cuando se nos preguntaba «¿En qué época vivimos?», teníamos que contestar: «En un período de transición del capitalismo hacia el comunismo». Hoy los dirigentes y periodistas occidentales hablan con el mismo simplismo. No hicieron más que cambiar de lemas. Si usted les pregunta «¿En qué época vivimos?», le contestarán de manera igualmente automática: «En un período de transición del totalitarismo a la democracia».

Ese universalismo de pacotilla, expresado lo mismo en términos marxistas científicos o en términos neoconservadores, va acompañado de un superglobalismo. Todas las diferencias tienen que desaparecer y el mundo debe ser gobernado por un órgano único.

Red Voltaire: Usted es miembro de Rodina, partido político que la prensa occidental se place en denigrar calificándolo de «nacionalista», y su país es presentado actualmente como un obstáculo para la democratización de los nuevos Estados de Europa Oriental y del Asia Central. ¿Cuál es su concepción del universalismo?
Natalia Narochnitskaya: Reconocer las aspiraciones comunes del género humano no es negar las culturas. La Federación Rusa tiene que oponerse a esa filosofía política y estamos en nuestro derecho de proponer una cohabitación de identidades.

Nuestra Federación tiene un carácter euroasiático. Nuestro emblema es el águila de dos cabezas. Desde hace dos siglos, somos a la vez europeos y asiáticos, rusos y tártaros, cristianos y musulmanes. Hoy somos mayoritariamente rusos ortodoxos. Pero en la época medieval éramos asiáticos convertidos. Esto no es una respuesta dilatoria sino una realidad indiscutible que forjó nuestra identidad.

En la época en que Rusia era un Estado religioso, movimos nuestra capital desde la europea San Petersburgo hacia Moscú, la euroasiática, en homenaje a los tártaros y a los caucasianos que nos defendieron. Sus jefes pasaron a formar parte de la nobleza. No eran tratados como colonizados sino que eran iguales a los aristócratas rusos. Hasta tenían siervos rusos. Los anglosajones jamás fueron capaces de concebir algo así. ¿Se imagina usted la existencia de un lord indio con sirvientes ingleses?

Red Voltaire: ¿Si el proyecto anglosajón de democratización global no es para usted más que un gran engaño, cómo analiza usted la política exterior de Estados Unidos?

Benjamin Disraeli, referencia ideológica de los neoconservadores. Benjamin Disraeli fue primer ministro de la reina Victoria de Inglaterra. Benjamin Disraeli fue primer ministro de la reina Victoria de Inglaterra. Se definía como «un anglicano de raza judía». Sentó las bases ideológicas del Imperio británico y de su alianza con el pueblo judío. Hoy es la figura tutelar de los neoconservadores estadounidenses (aquí aparece en la portada del Weekly Standard del 7 de febrero de 2005.Natalia Narochnitskaya: La política exterior de Estados Unidos es anglosajona. Persigue, bajo una forma modernizada, la política del Imperio británico. Es un expansionismo obsesionado por la cuestión de los estrechos. Una primera línea de penetración parte de los Balcanes hacia Ucrania por el control del Mar Egeo y del Mar Negro. Una segunda línea parte de Egipto hacia Afganistán por el control del Mar Rojo, del Golfo Pérsico y del Mar Caspio. Esa estrategia no tiene nada nuevo, a no ser el objetivo petrolero debido al cual fue retomada.

Red Voltaire: ¿Cómo explica usted el hecho de que la Unión Europea se uniera a esa estrategia que conviene únicamente a los intereses anglosajones?
Natalia Narochnitskaya: Es una ceguera colectiva, una especie de revancha de los Habsburgo y de Napoleón. Los europeos no tienen nada que ganar y sí mucho que perder con ese esquema. La única manera que tiene Europa Occidental de seguir desempeñando un papel político de primer plano en la arena mundial es aliarse a Rusia, lo cual se hace más fácil aún en la medida en que –culturalmente hablando– hay más cercanía entre ustedes y nosotros que entre ustedes y los anglosajones.

Red Voltaire: Es cierto. Sin embargo, los europeos tampoco ganan nada con deshacerse del predominio de un imperialismo para caer bajo otro.

Natalia Narochnitskaya: Ustedes están confundidos. Nosotros no somos otra potencia beligerante. No buscamos una confrontación con nadie, y menos aún con Estados Unidos. Al igual que ustedes queremos ser libres de tomar nuestras decisiones y tener buenas relaciones con los estadounidenses.

En este caso, es interés nuestro ser pacíficos. Nuestra economía no nos obliga a hacer la guerra. Y, en la situación actual, una potencia fuerte y apacible será siempre más atractiva que una belicosa. El mundo es interdependiente y ha llegado el momento de encontrar de nuevo un equilibrio entre las potencias.

Red Voltaire: Permítame volver a la cuestión de la adopción de la política exterior anglosajona por parte de los europeos. ¿Cómo analiza usted la intervención de la OTAN en Yugoslavia?
Natalia Narochnitskaya: La política anglosajona en el continente europeo es un eterno vaivén entre Francia y Alemania. Siempre se apoyó en uno de esos países para combatir a Rusia y los empujó a la guerra entre ellos mismos para debilitarlos. La política de la OTAN se basa en la alianza de los anglosajones con Alemania. Las incorporaciones a la OTAN responden al mapa de las ambiciones del emperador Guillermo II [Natalia Narotchnitskaya saca un mapa alemán de 1911 que desgraciadamente no pudimos fotografiar]. Es la continuación de la política de Benjamín Disraeli durante el Congreso de Berlín de 1878. En aquella época, los ingleses nos habían obligado a revisar el tratado de San Stefano. Habían creado artificialmente Estados balcánicos para satisfacer a Alemania. Habían separado pueblos mezclados para crear Estados étnicos y habían decidido, por otro lado, crear una colonia judía en Palestina. De la misma manera, la OTAN pulverizó a Yugoslavia para acabar con los vestigios del bloque soviético. Creó artificialmente Estados étnicos. Ahora acaba de crear de nuevo el Montenegro de 1878 y pronto sucederá lo mismo con Kosovo.

Dentro de esa estrategia, Alemania no es más que un juguete, un Estado con soberanía limitada. Existe, en efecto, un tratado germano-estadounidense impuesto a Alemania Occidental durante el período de ocupación y que no fue abrogado después de la reunificación. Ese tratado incluye cláusulas secretas que someten la política exterior y de defensa de Alemania a los deseos de Washington. Esas cláusulas sólo se aplicaron públicamente durante la guerra del Yom Kipur. Estados Unidos había establecido un puente aéreo para apoyar a Israel contra los árabes. Para hacerlo utilizaron sus bases aéreas en Alemania. Cuando Walter Scheel se opuso invocando la neutralidad alemana en ese conflicto, Henry Kissinger lo puso en su lugar. Y Alemania cedió.

Red Voltaire: ¿Piensa usted que la Federación Rusa puede sacudir el dominio anglosajón sobre el mundo?

Natalia Narochnitskaya: Para retomar la célebre frase del príncipe Alexander Gortchakov: «Rusia se concentra». Estamos modernizando nuestra sociedad. Estamos mejorando nuestra economía. Nos estamos preparando.

13 junio 2006

Stop Juanes

(Documento de pedagogía histórica)

Campaña Mundial de repudio contra el cantante Juanes por apoyar la guerra del presidente Álvaro Uribe Vélez contra toda la población Colombiana.

Colombia es un país que durante toda su historia y desde antes del supuesto grito de “independencia” en 1810, pues al día de hoy mantiene del pasado los valores patronales característicos de una neocolonia, ha estado en Guerra Permanente, producto de las diferencias de clases ocasionadas por la elite aristocrática que ha gobernado solo para su beneficio y contra el pueblo, aunque paralelo a ello siempre han existido movimientos sociales de resistencia a esta ignominia que han luchado por el fin de la desigualdad, pero el Estado siempre a reaccionado con mayor violencia, brutalidad e impunidad acudiendo a la represión militar en combinación con fuertes medidas sociales y económicas todas ellas lesivas para la población como forma de castigo a tal importunio.

Hoy en día todo ha empeorado, el actual presidente de Colombia quien fue elegido en el 2002 tan solo por el 25 % del censo electoral[1] (siendo su elección poco representativa) ha profundizado las diferencias sociales al continuar con el neoliberalismo y la guerra contra la población en general[2] apoyado por grupos económicos monopolistas nacionales, los hacendados latifundistas con vínculos con los paramilitares de derecha, el gobierno de los Estados Unidos y los organismos financieros internacionales[3], pues las leyes económicas y sociales que han dictado, según los académicos y lo que nos demuestra efectivamente con crueldad la realidad, se consideran como Armas de Destrucción Masiva[4], diseñadas por las elites en conjunto con los mandatarios de turno para ocasionar Guerra y Hambre[5] a toda la población en aras de debilitar su capacidad de acción y respuesta organizada, las cuales se materializan: en el TLC, el ALCA, el Plan Colombia, el Plan Patriota, los Planes Borrasca 1 y Bolívar, las reformas tributarias que perjudican la canasta familiar y que no afectan la ganancia del capital financiero[6] y el falso proceso de paz con sus amigos, familiares[7] y aliados los paramilitares; mientras Colombia sufre tales calamidades recordemos que el 65% de los habitantes vive en la miseria absoluta, trece millones no tienen agua en un territorio en donde este preciado liquido abunda y es considerado el cuarto país a nivel mundial en cuanto a mayor concentración de la riqueza y mala distribución de ella, pues el 1% de la clase rica posee el 58% de las tierra productivas. Entonces este país es Democrático…?, claro que No, la democracia aquí no existe, es un invento de los medios de información.

Como se anuncia anteriormente la nación lleva toda su historia en guerra, pero hace 42 años se inicio la mas reciente etapa, producto de la permanente falta de condiciones para la vida digna, la cual podría ser detenida si el presidente y las elites hicieran la paz con la insurgencia armada (ELN, FARC, EPL, entre otras) al recurrir al clamor popular por una Solución Política al Conflicto, para lo cual tendría que realizar los correspondientes cambios estructurales que son los que la ocasionan, pero este cínico representante de la elite hacendataria que posee el 58% de la tierras productivas[8] la continua con mayor barbarie asesina al negarse ha realizar los cambios respectivos ya que él es su representante y defensor a ultranza.

Si fuera un presidente comprensivo y bondadoso con corazón grande se daría cuenta que así lograra acabar con la actual insurgencia, situación imposible por ser un sujeto histórico, pronto se crearía otra, y otra, y así sucesivamente, pues no terminaría con las razones estructurales que la originan.

A este modelo de gobierno y actual proceder que enarbola, enaltece y le apuesta a la Guerra contra la población como única carta y solución, que tiene como consecuencia la profundización de la crisis económica en detrimento de la paz con justicia social, se ha sumado el cantante Juanes, pues Juanes le ha dado todo el apoyo al presidente y a su reelección[9]. La reelección era un mecanismo prohibido por la Constitución de 1991 por hacer peligrar, como hemos visto, la débil democracia nacional, pero durante sus últimos cuatro años de mandato el presidente en conjunto con un congreso conformado el 35% por paramilitares, como lo han asegurados sus lideres, unas instituciones corruptas[10] y suculentos beneficios económicos y burocráticos a jueces, diplomáticos, familias con prestigiosos apellidos y nuevos aliados[11], logro comprar sus conciencias para su fin personal y clasista, aprobándole la posibilidad de acudir a las elecciones mientras es presidente y poderse reelegir por cuatro años más de mandato e ignominia utilizando a su servicio toda la capacidad económica, mediática y política del Estado, lo que de por sí lo pone en ventaja comparativa frente a los demás candidatos a la presidencia cuyas elecciones son el 28 de mayo del 2006, para así continuar con su escalada de corte militarista y neoliberal, llevando a feliz termino su sueño de exterminar por medio del terrorismo de Estado y paramilitar a la oposición sin importar cual sea su procedencia, quedándose con los dividendos económicos y nobiliarios que su elite exige.

Cada vez que este cantante de música para adolescentes viene a Colombia al dejar su casa de descanso en los Estados Unidos, realiza una extensa gira o Tour por todas las emisoras de radio y estaciones de televisión de las Fuerzas Militares, cuyas varias se encuentran dentro de los batallones (pues las otras emisoras fueron robadas a las comunidades y copadas por ellos[12], siendo ello una grave violación a los derechos civiles y comunicacionales de la población) con el fin de cantarles y darles el respaldo a su maligno proceder. Lo que hace a Juanes cómplice de genocidio, por un lado, a sabiendas de que todos los días por los periódicos de la elite[13], alternativos y en gran cantidad de paginas Web se encuentran los pronunciamientos de los organismos de Defensa de los Derechos Humanos nacionales e internacionales denunciando con pruebas la constante violación de las Fuerzas Militares contra la población civil y su histórico vinculo con las bandas paramilitares que aterrorizan al país apunta de desapariciones, masacres y desplazamiento forzoso; y por el otro, al apoyar al presidente en sus nefastas políticas anti-sociales generadoras de hambre, ya que proliferan el sin numero de estudios e investigaciones sobre el incremento de la pobreza producto del fracaso de la “política social” que se entiende como el aumento de la mísera caridad característica del neoliberalismo que como ideología de derecha no cambia en nada la situación de los más desfavorecidos, muchos de estos estudios son realizados por el mismo Estado colombiano: Dane (Departamento Nacional de Estadística), Personería y Procuraduría; esta verdad es imposible esconder, es como intentar ocultar el sol con un dedo.

Lo mas siniestro de este cantante Juanes es la similitud a la que busca llegar con su slogan publicitario: “tengo la camisa negra”, con las “Camisas Negras” de corte fascista que creó el dictador italiano Benito Mussolini, amigo intimo de Hitler, como Uribe de Bush, en la segunda guerra mundial[14], las cuales eran su milicia privada que defendían un nacionalismo de extrema derecha, encargados de realizar acciones violentas y macabras contra todo aquel o aquella que no profesara respeto, admiración y sumisión por la ideología del dictador Fascista. Es evidente como Juanes busca acercar ese horrible episodio histórico al nuestro: de Mussolini a Álvaro Uribe, de las Camisas Negras fascistas de derecha, a los paramilitares colombianos de derecha y a los ESMAD[15]; del Partido Nacional Fascista que busca el orden institucional desde una mirada conservadora, al partido de la “U” de Uribe en busca del orden con visión conservadora; de una propuesta de sociedad basada explícitamente en la guerra fascista, a la Seguridad Democrática de Uribe que se basa en la confrontación armada como única salida; del grupo fundado por el dictador llamado “fascios italianos de combate”, a la “red de sapos y cooperantes” de Uribe; del apoyo del capital industrial y agrario a sus Camisas Negras, al apoyo de los empresarios y hacendados a los paramilitares; del Bloque Nacionalista de 1921 apoyado por el gran capital, a la coalición Uribista en el congreso; de los plenos poderes que el parlamento le otorgo a Mussolini para efectuar reformas a su favor que posteriormente le darán el triunfo electoral por mayoría, a las últimas elecciones para senado y cámara en Colombia; de la denuncia y posterior asesinato del diputado Matteoti sobre fraude electoral y extrema violencia del régimen fascista, a Eduardo Díaz[16] alcalde de El Roble en el departamento de Sucre asesinado por denunciar la corrupción del régimen después de un consejo comunitario uribista; y de la utilización de las “Camisas Negras” como rompehuelgas que por medio del asesinato e intimidación buscaban mermarle fuerza al movimiento obrero italiano, a los ESMAD con sus asesinatos e intimidación en concordancia con el Genocidio de Estado de miles de trabajadores y luchadores sociales colombianos como es el caso de uno de ellos Isidro Gil[17] del Sindicato de Sintrainal por denunciar la complicidad entre Coca-Cola y los paramilitares colombianos, como también los abusos de la embotelladora contra los trabajadores. Nuestro aliciente histórico nos dice, que tarde que temprano el autoritarismo cae.

Respaldar a los militares y al gobierno es ponerle la Camisa Negra a toda la población

En varias oportunidades Juanes se ha tomado fotos con el presidente Uribe y siempre ha exaltado públicamente su gestión como forma de brindarle apoyo a su gobierno, cuyo fin es elevar la popularidad entre los jóvenes y en general del publico mediatizado el cual no tiene claro que esta pasando en el país, pues gran parte de la supuesta popularidad del presidente recae en la favorable imagen política y cultural impartida por: Caracol, RCN, El Tiempo, City TV, El Espectador, las revistas teleynovelas, Cambio, Semana, Caras, Soho, la emisora la W, la FM, el programa de televisión del seudo adolescente del deporte extremo Pirry, el espacio radial “la hora de la verdad”[18] en radio Super dirigida por el corrupto fascista y líder ideológico de la ultraderecha el ex ministro Fernando Londoño y demás medios y espacios de propiedad de las elites; caracterizados por elaborar unilateralmente una información superficial, sesgada y manipulada, ya que para ellos solo se entiende como verdad la pobre visión gubernamental que busca preservar el Statu Quo. Popularidad que se eleva al provocar y gestar en la población la Ignorancia Estructural[19], que como opción para mantenerse en el poder, se nutre, también, del tipo de educación que se imparte a los estudiantes en los colegios y universidades en las cuales el debate y la critica fue rotundamente expulsada por cuanto la educación (o manipulación) debe estar al servicio del mercado y enfocada a la oferta de las empresas trasnacionales, siendo lo importante graduar y reproducir estudiantes como mano de obra barata e ignorante que trabaje a su servicio, carentes y cercenados de su capacidad de exigir sus derechos laborales y sociales, de generar un proyecto de vida autoderminado por si mismo y de distinguir entre un artista vulgarmente vendido al capital trasnacional y otro que compone en beneficio de su pueblo y realidad al hacer de sus canciones historia emancipadora.

Lo que significa que la música y el arte los utiliza el actual presidente Uribe, de la mano de Juanes, como un arma de guerra ideológica a su favor, instancia que reprochamos por apostarle a un modelo social: egoísta, explotador del desfavorecido, empobrecedor de la población, sin consciencia social que ve en la propiedad privada la esencia de la vida, que se encuentra al servicio de los planes de expansión de los Estados Unidos y de una cultura musical banalizada y mercantilizada la cual se presenta en todas las emisoras juveniles (Radioactiva, La Mega, La X y todas las demás) como altamente positiva; siendo esta realmente reproductora y alienante de lo mas bajo de la cultura adolescente norteamericana en donde las letras, la composición y la producción son de carácter superficial e insulso. Mientras más efecto embrutecedor genere, mayor ganancia para el presidente.

Tiene razón buena parte del saber popular en la calle, cuando el transeúnte define el estilo musical de Juanes como: pornobaladajuvenilpop-o: basura comercial[20].

A partir de este panorama encontramos mentiroso, dual, incoherente y sinuoso que el cantante Juanes, quien explícitamente apoya la guerra contra el pueblo en Colombia, que esta aliado con las Fuerzas Militares los cuales han sido denunciados por violación a los Derechos Humanos y conformación de bandas paramilitares, que realiza conciertos en respaldo a su accionar en defensa de la política de Seguridad Democrática del presidente Uribe, ampliamente reconocida como beneficiosa únicamente a la oligarquía colombiana como lo afirma uno de sus mismos representantes acérrimos el expresidente Alfonso López Michelsen (1974-1978), hubiese participado cantando en la entrega del Nobel de Paz el día 11 de diciembre en Oslo otorgado al egipcio Elbaradei y a la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), lo ocurrido es un engaño, una bofetada y una gran vergüenza para el mundo y para la paz en Colombia…….

A esta entrega solo pueden asistir y participar personas que verdaderamente estén comprometidas con la paz mundial, no podemos aceptar que se le de al mundo un mensaje errado del significado de la paz y de cuales son sus representantes. Juanes no es paz, tampoco la representa y mucho menos nos representa.

La paz no es más guerra para aniquilar al otro colombiano, como lo desean y hacen el dúo dinámico Juanes-Uribe, tampoco el silencio de los fusiles; es para todos y todas: reforma agraria en donde la tierra sea para quien la trabaja, alimentación nutritiva en abundancia, vivienda amplia, educación para ilustrarnos holisticamente, salud a la vuelta de la esquina sin costo, agua para beber libremente y para revolcarse de la dicha, y el derecho a cumplir nuestras pasiones como en una isla del caribe si es posible. La paz es sinónima de felicidad, pero hoy en Colombia hay quienes cantan para que la guerra no avizore su próximo fin.

Le exigimos a los directores del premio de paz ser más responsables al momento de escoger las personas y músicos que van a animar este evento, lo contrario despierta en la comunidad internacional preguntas y sospechas como: qué se esta fraguando y negociando de fondo en términos económicos y políticos entre el premio Nobel de paz y la disquera trasnacional que firmo a Juanes….?

De igual forma alertamos, pues también apoya al presidente Uribe con su guerra fraticida la cantante Shakira, quien es hija de la elite colombiana, la cual dirige una ONG que se encarga de entregar miseria a modo de caridad a los niños pobres y descalzos llamada: Pies Descalzos. Recordemos que la caridad no afecta lo estructural, su lógica es entregar miseria para conseguir más Fans, esta obra se hace para que sus seguidores, al recibir una sonrisa hipócrita y un rayón por autógrafo, posteriormente se sientan conquistados y comprometidos a llenar las arcas de esta “artista” (y de Juanes) al comprar sus discos, acudir a sus conciertos y ha reproducir los valores mercantiles que proyecta con las empresas que la patrocinan[21]; no cambiando su situación de desprotección social, irónicamente estos niños siempre serán descalzos e infelizmente agradecidos.

Queremos afirmar por medio de este documento que no todos y todas los y las artistas y músicos somos ignorantes estructurales, pues hemos recurrido al estudio de varias artes populares y áreas académicas, ya que vemos al hombre y a la mujer en términos holisticos y no fragmentados como el capitalismo nos lo quiere hacer ver y creer. De igual forma hemos caminado al pie de la gente de este país, lo que nos lleva a comprender lo que esta pasando en realidad, por ello rotundamente NO compramos música y NO asistimos a los conciertos de: Juanes, Shakira, Carlos Vives, Jorge Barón y Maia, quienes están ligados en todo sentido a este gobierno y a otros anteriores, ya que han traído mayor tristeza, por consiguiente mas engaño, mayor pobreza, e incremento de la guerra.

No escuche ni adquiera música de disqueras trasnacionales, mejor coleccione música de bandas subterráneas y populares de los barrios en los que vive, pues ellos si son su sangre.

Por ser Juanes: Uribista, imperialista, guerrerista y precario artista: Stop Juanes.
1) Si usted recibe este documento y como persona conciente esta deacuerdo, le pedimos que por favor lo firme y reenvié a todos sus contactos sumándose a la noble campaña global por la paz en Colombia: Paren a Juanes, Stop Juanes, Boicot a Juanes.

2) Necesitamos recoger mas de 500.000 mil firmas antes del 1 de enero del 2007 para que el genocida Juanes deje de cantar, así que le pedimos que constantemente envié las firmas adheridas a esta noble campaña por la paz en Colombia al correo: abajolainfamiamusical@yahoo.com para su recolección y muestra de rechazo a este cantante guerrerista.

3) No compre música de este cantante

4) No asista a sus conciertos, por el contrario si Juanes llega a su ciudad conforme con sus amigos y movimientos sociales una manifestación o varias acciones en rechazo a su presencia.

Notas:

[1] Para el 2002 el potencial total de votación era de: 24´208.321 personas. Acudieron a las urnas a votar por cualquier presidente: 11´249.734. Por Uribe lo hicieron: 5´867.655. Lo que significa que tan solo lo eligió la mísera cuarta parte del censo electoral.
[2] Se entiende que los bombardeos, las fumigaciones a los cultivos de coca y los desplazamientos forzosos, son realmente parte de la estrategia del gobierno para debilitar y destruir la organización social. Para ello se utilizan el Plan Patriota en el sur del país, el Plan Bolívar en los Montes de Maria y el operativo Borrasca 1 en Arauca. Entre otros muchos.
[3] El objetivo de los organismos financieros internacionales como lo son: la Organización Mundial del Comercio (OMC), Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional (FMI), es quebrar las naciones como fue caso de la Republica Argentina.
[4] Concepto tomado del profesor e historiador Renan Vega Cantor en su libro: Economía neoliberal como arma de destrucción Masiva, 2005.
[5] Como lo demuestra el académico Libardo Sarmiento en el documento llamado “Todos a Marchar”. Este documento muestra la estrategia de las elites, la cual es la búsqueda e implantación de un gobierno autoritario para imponer su orden: caso Álvaro Uribe Vélez, por medio de medidas fiscales, militares y políticas.
[6] Los banco en Colombia se quedaron el pasado año con 3 billones de pesos libres de impuestos, mientras es el transeúnte el que lleva el peso tributario, el gran capital vive tranquilo y feliz.
[7] Como lo afirma el periódico norteamericano Nuevo Herald, en la década de los noventa el HERMANO del presidente Uribe, Santiago Uribe Vélez, comanda la banda paramilitar denominada “Los doce Apóstoles”, que operaba en los predios de la hacienda la Carolina, la cual es propiedad del presidente y su familia; mientras sus primos: Juan Diego Vélez Ochoa y Mario Vélez Ochoa comandaban la banda paramilitar denominada: Los “Erre”.
[8] Recordemos que Uribe tiene sus inmensas haciendas en los sitios donde el paramilitarismo es más fuerte como es el caso del departamento de Córdova.
[9] Juanes lo aseguro y respaldo lea: periódico El Tiempo, suplemento cultural Skape, miércoles 8 de 2006 marzo, pagina 10.
[10] Como se destapó el escándalo del manejo paramilitar en el DAS: Departamento Administrativo de Seguridad, en la Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada y en Incoder. En el caso del DAS allí se tramitaban por sus funcionarios la desaparición de sindicalistas y estudiantes
[11] Como lo confeso la Representante Yidis Medina quien votó inicialmente en contra de la reelección y luego, después de una conversación con el presidente Uribe a la salida de la votación, lo hizo a favor ante los auxilios económicos para su región ubicada en el Magdalena Medio que cínicamente le ofreció. La misma propuesta hizo el Ministro de Protección Social Diego Palacios Betancourt al Representante Teodolindo Avendaño quien también acepto y se volteo (por la plata baila el mono). Caso similar aconteció con el Senador José Renan Trujillo, un ex ferviente opositor a esta medida, el cual voto si a la reelección cuando su hermano Carlos Holmes Trujillo fue nombrado embajador en Suecia.
[12] Ponemos como ejemplo la emisora en Cartagena del Chaira, departamento del Caquetá, la cual fue creada por la misma comunidad, pero a partir del 2003 y bajo los auspicios del Plan Patriota este esfuerzo de la población fue robado por las Fuerza Militares a la comunidad, ahora transmiten por esta emisora intentando confundir a la población haciéndola creer que ellos son una fuerza con sentido y visión comunitaria, para ello controlan la programación y los mensajes. Otro tipo de violación al derecho de expresión se presenta en el departamento de Arauca, en el cual varias emisoras comunitarias están hoy en día bajo el asecho y amenaza de las Fuerzas Militares, tocándoles variar su discurso para no ser cerradas, al no situarse en los cánones ideológicos que el gobierno desea y con los cuales las comunidades difieren totalmente.
[13] Son tantas las evidencia y escándalos diarios de personal militar, de policía y empleados del gobierno involucrados en corrupción, extorsión y asesinato, que a estos periódicos no les queda mas remedio que publicarlas.
[14] Termino que le da la historia oficial eurocentrista a la guerra de expansión imperialista.
[15] ESMAD: Escuadrón antidisturbios. A los cuales se les ha atribuido la muerte de varios líderes sociales entre muchos mencionamos los casos de dos: Oscar Salas y Nicolás Neira.
[16] Entre mucho cientos más asesinados por denunciar lo corrupto del régimen y ante los cuales brindamos honores como los verdaderos héroes.
[17] Entre mucho cientos más de trabajadores, sindicalistas y activistas sociales asesinados por denunciar la gravedad de las condiciones de trabajo a los que son sometidos por sus patrones por ganarse un miserable sueldo y llevarlo a su casa para el sostenimiento familiar. Ante ellos brindamos honores como nuestros verdaderos héroes.
[18] Cuyo verdadero nombre debería ser: “ La hora de la mentira y la barbarie”
[19] La Ignorancia Estructural es un término que se refiere a los pobres y enfermizos pilares en los que se cimienta y sustenta el tipo de sociedad colombiana: capitalista-hacendataria. Se refiere al Todo que la compone: lo económico, lo político, lo educacional, lo cultural y lo psicológico (entre otros), que en su versión fragmentada de la comprensión, no le permite al ser humano construir un mapa coherente, autónomo y holistico de la vida y de sus posibilidades en ella en búsqueda del bienestar y de la dignidad.
[20] Definición recogida por nosotros en la calle repetidamente exclamada por la gente.
[21] Recordemos que Shakira firma un contrato de exclusividad con Pepsi, lo que ella tiene como misión es promocionar esta marca en todos los eventos.