Buscar este blog

24 junio 2007

Desenlace de las negociaciones

El PSOE dijo no al acuerdo político tras comprometerse ETA a desmantelar sus estructuras militares como consecuencia del proceso

El pasado 21 de mayo se celebró la reunión definitiva de este intento de proceso de resolución. Ese día sólo se reunieron las delegaciones de PSOE y Batasuna. La primera rechazó el acuerdo político que se le proponía. Días antes, ETA se había comprometido, ante los mediadores y cualificados observadores internacionales, a «desactivar la lucha armada y desmantelar sus estructuras militares» si se lograba un compromiso global y el proceso se llevaba hasta el final. El Gobierno se negó incluso a recoger ese texto. Tras el no al acuerdo político, la negociación se dio por finiquitada.

Casi dos años después de que Gobierno y ETA suscribieran el compromiso de aceptar el acuerdo político que alcanzaran los partidos vascos, el pasado 21 de mayo el PSOE rechazó en una ciudad europea la última propuesta presentada por Batasuna. Tomó esta decisión después de que ETA notificara en dos ocasiones al Ejecutivo su compromiso de «desactivar la lucha armada y desmantelar sus estructuras militares» en el marco del desarrollo del proceso de resolución del conflicto que pondría en marcha este acuerdo político, según ha podido saber GARA de fuentes absolutamente ciertas y documentadas.

Antes, en una ronda previa -realizada en los primeros días del mes de mayo- al intento final en plena campaña, ETA puso sobre la mesa una propuesta global, en un momento en que en Euskal Herria todas las miradas estaban fijadas en la impugnación de las listas electorales de la izquierda abertzale. En este primer contacto directo realizado por ambas delegaciones desde las celebradas en marzo, de los que este diario dio cuenta ayer, ETA hizo entrega a la otra parte de una propuesta de acuerdo con varios puntos, entre los que se incluían los compromisos citados anteriormente -propuesta que incluimos en la página 5-.

Según ha sabido GARA, el representante del Ejecutivo -a esa cita sólo acudió uno- se negó a recoger el documento, y lo dejó en manos de los mediadores, argumentando que desde el punto de vista del Gobierno el proceso estaba roto y que recibirlo podía evidenciar lo contrario.

Sin embargo, la relación exacta de los compromisos a adoptar por parte de ETA volvió a ser sacada a la mesa por la organización armada en las reuniones celebradas entre el 14 y el 21 de mayo, ya en presencia de cinco observadores internacionales muy relevantes. Los representantes del Gobierno respondieron entonces, sólo de modo verbal y a través de los mediadores, que consideraban el planteamiento positivo y que ofrecía posibilidades reales de avanzar en la mesa técnica sobre esa base. Sin embargo, el PSOE rechazaba finalmente el acuerdo político, y este último intento -al que se intentó dar más efectividad combinando las dos mesas (Gobierno-ETA y PSOE-Batasuna)- se venía abajo.

2012 como fin de camino

El Ejecutivo español no sólo se negó a recoger la propuesta y la valoró únicamente de modo verbal, sino que también rechazó de modo expreso la posibilidad de hacer una contrapropuesta o una aportación por escrito. La oferta de acuerdo definida por ETA, por su parte, tenía nueve puntos y una dimensión «diplomática» que fue aplaudida expresamente por la organización internacional experta en mediaciones para resolución de conflictos que colaboró en todo el proceso de nego- ciación y ejerció también el arbitraje en esta ronda final de reuniones.

Estos nueve puntos fueron presentados por ETA como un desarrollo y concreción de la propuesta formulada en diciembre de 2006 y que fijaba la clave para avanzar en la consecución del acuerdo político entre los partidos vascos, cuestión asumida ya por ambas partes en las negociaciones de 2005. Esto llevaría al diseño inédito utilizado a mediados de mayo, con reuniones intercaladas entre las dos mesas, que se llevaron a cabo en un mismo lugar como ya informó GARA.

El texto presentado por ETA incidía en que el acuerdo político haría que el conflicto fuera superado. Apuntaba que en él se deberían incluir los principios acordados en el año 2005, con el preámbulo y las aclaraciones correspondientes (fijadas también por escrito entonces). Como bases para el consenso, ETA cita dos: la unidad territorial de Araba, Bizkaia, Gipuzkoa y Nafarroa con un único marco jurídico-político que debe ser refrendado por el pueblo, y el derecho de la ciudadanía vasca a decidir su futuro. Ambas cuestiones se hallan recogidas en la llamada Propuesta de Marco Democrático presentada por la izquierda abertzale en el Pabellón Anaitasuna de Iruñea.

La organización armada plantea incluso un calendario definido para desarrollar los cambios necesarios: la legislatura estatal que debe arrancar en 2008 y concluir en 2012. Propone que todo se haga partiendo de la legalidad vigente, pero que ésta sea modificada en lo que sea preciso, de modo que no siga suponiendo un límite para la voluntad de la ciudadanía vasca, sino la garantía de su ejercicio.

Todo esto conforma el punto clave de la propuesta de ETA que los enviados de Zapatero se niegan a recibir pero que sí es incluida en las actas y recibida por la mediación y por los observadores internacionales. El resto de los artículos recogen compromisos que complementan y desarrollan este proceso, en algunos casos con plazos cerrados. Así, se plantea que el Gobierno español tendrá que legalizar ASB y las listas antes de las elecciones del 27 de mayo, aunque dispondrá de seis meses más de tope después para derogar la Ley de Partidos, como ha solicitado en las negociaciones previas. En esta fase, le corresponderá desactivar leyes de excepción y humanizar la situación carcelaria con la liberación de los presos enfermos, la derogación de la nueva doctrina para imponer cadenas perpetuas y la repatriación y el reagrupamiento de los presos. Tendrá que poner en práctica también las garantías acordadas ya en 2005 pero incumplidas sistemáticamente con detenciones, controles o veto a la actividad política. Y todo ello dará paso a la llamada «tercera fase» de la negociación, en la que Gobierno y ETA abordarán las cuestiones pendientes (presos, exiliados, víctimas, desmilitarización, Comisión de Verificación...).

¿Cuáles son los compromisos que se impone la organización armada? Primero, mantener el alto el fuego sin realizar acciones de abastecimiento. Además, expresarlo públicamente añadiendo la anulación de la posibilidad de «respuesta armada», materializada con el atentado de Barajas. Y, junto a todo ello, en el marco del desarrollo de este proceso de resolución, desactivar la lucha armada y desmantelar estructura militares.

Las reuniones de mayo

Esta propuesta, presentada por primera vez como queda dicho en los primeros días de mayo, viene a poner un nuevo marco y a abrir otro horizonte a los encuentros a cuatro bandas realizados a mediados de mayo. De hecho, la aportación cambia visiblemente el rumbo de la reunión en la que el texto se pone sobre la mesa, que había arrancado marcada por el escepticismo tras los contactos infructuosos de marzo.

De ello da muestra la evolución de la posición del único interlocutor del Gobierno en esas reuniones previas al intento final de mediados de mayo (aunque remarca que es el máximo representante del equipo negociador). Pide al inicio, como en marzo, un comunicado de ETA que amplíe el carácter del alto el fuego como condición para avanzar (argumenta que tras Barajas el Gobierno no tiene siquera aval del Congreso para sentarse a hablar); sin embargo, y pese a negarse a recogerla, al final de la cita admite que la propuesta de ETA abre opciones de reactivar un proceso, «esperemos que con más solidez que en la etapa anterior».

Sobre esa nueva base cuaja por tanto la doble reunión entre el 14 y el 21 de mayo, sin precedente conocido ni por su esquema (doble mesa), ni por la presencia de observadores interna- cionales (tres delegaciones procedentes de diferentes naciones europeas) ni por la duración (cuatro reuniones a lo largo de una semana, hasta concluir el día 21, todo ello en plena campaña electoral en Euskal Herria y en el Estado español).

De algunos pormenores de este intento ya dio cuenta GARA de modo resumido el día 15; por ejemplo, de la participación de Arnaldo Otegi en la mesa política, días antes de su fulminante encarcelamiento. Diferentes medios vascos y españoles han especulado en los últimos días sobre la participación también de Sinn Féin o sobre la opción de que uno de los representantes españoles en la mesa «técnica» fuera el número 2 de Exteriores, León. Lo sustancial, en cualquier caso, son las coordenadas de la discusión y el motivo final de la ruptura.

Las reuniones entre Gobierno y ETA se inician con las consideraciones generales de las partes. Constituyen una especie de resumen del proceso para los observadores internacionales presentes en la sala. Los enviados del PSOE aseguran que llegan dispuestos a desbloquear la búsqueda del acuerdo político, aunque insisten en culpar a ETA de tratar de «tutelarlo», en la línea del mensaje patentado por el PNV, que no ha sido invitado a esta ronda por entenderse que supone un obstáculo. Resulta significativo que los representantes de La Moncloa revoquen algunos compromisos adoptados por su parte en 2005 en el marco del acuerdo que llevaría al alto el fuego. Por primera vez alegan que no es posible «detener el Estado de Derecho» y que tampoco cabe lograr el pacto de Estado al que se comprometieron y que situaron como tarea pendiente.

En el otro lado de la mesa, la delegación de ETA detalla una vez más los incumplimientos de compromisos y garantías desde el inicio, y reitera que el atentado de la T-4 respondió a eso. Ante la atenta mirada de los representantes internacionales, des- taca la opción de solucionar un conflicto cuya duración cifra en 200 años, y cita como factor alentador que en Europa son abundantes los ejemplos de resolución de conflictos a partir del reconocimiento del derecho a decidir de los pueblos.

Las reuniones se intercalan. Gobierno y ETA dan paso a la mesa formada por PSOE y Batasuna de modo intermitente. En las intervenciones del Ejecutivo español y la organización armada se observa una diferencia sustancial, pero quizás no insalvable: para ETA, lo importante es el acuerdo político, cuyo desarrollo está dispuesto a acompañar con sus compromisos de desarme; para el Gobierno, por contra, la clave es la ausencia de lucha armada y el acuerdo se puede ir trabajando.

Esta divergencia de fondo aflora en algunos intensos rifirrafes: según dice uno de los enviados de Zapatero en un momento concreto, ETA está planteando que «o acuerdo ahora o se pone una bomba»; la organización replica acusándole de frivolizar y recuerda que siempre ha aceptado que la búsqueda de consenso se desarrolle en ausencia de violencias.

Tras la tercera reunión, se palpa con claridad que en esta mesa no hay mucho más de qué hablar. La clave está en la otra, donde la izquierda abertzale insiste en el planteamiento de autonomía a cuatro con derecho a decidir y trata de mover el no del PSOE. ETA, en consecuencia, anuncia que no se reunirá de nuevo con el Ejecutivo por dos razones: la clave del desbloqueo es lograr el acuerdo político, y no existen condiciones mínimas para seguir hablando con un gobierno que no ha dejado de vulnerar su palabra.

El 21, por tanto, sólo se sientan PSOE y Batasuna. Dos personas a cada lado. A la salida se confirma que no hay acuerdo político. La negociación entre ETA y el Gobierno queda en situación de ruptura. Y la organización armada comunica a los presentes que queda libre de los compromisos adquiridos en 2005. El 5 de junio anuncia el final del alto el fuego. El Gobierno español ya lo ha avanzado a través de filtraciones a medios cercanos.

9 puntos

fueron los presentados por ETA como un desarrollo y concreción de la propuesta formulada en diciembre de 2006. En ellos se fijaba la clave para avanzar en la consecución del acuerdo político entre los partidos vascos, cuestión asumida ya por ambas partes en 2005.

El Gobierno intentó negociar las listas para el 27-M y ofreció legalidad en futuros comicios

La primera de las reuniones entre Gobierno español y ETA en esta fase final se produce en los días en que la Fiscalía y la Abogacía del Estado trabajan intensamente para vetar listas electorales de la izquierda abertzale. La tanda posterior se lleva a cabo ya iniciada la campaña. La cuestión, por tanto, tiene una notable repercusión en el diálogo en ambos momentos, y sirve para probar la diferencia de percepción de las partes por lo que respecta a la caracterización general del proceso.

Así, mientras ETA denuncia que con la ilegalización tanto de ASB como de las candidaturas el Gobierno hace imposible un proceso, el portavoz del Ejecutivo argumenta que hay listas de ANV que han pasado el filtro legal y se sorprende, o lo aparenta, de que «eso no le sea suficiente a ETA».

A la reunión culminada a inicios de mayo, el Ejecutivo llega intentando incluso en su primera intervención negociar con ETA «qué candidaturas se pueden salvar», según muestra la documentación a la que GARA ha tenido acceso. Y lo hacen avanzando de entrada, además, que ya tienen claro que «la mayoría no pasarán».

ETA ni siquiera contesta a este planteamiento concreto. Su reflexión general, ante el mensaje del interlocutor de Zapatero, es que de nuevo se refleja que el Gobierno ha querido utilizar este proceso para intentar «llevar a ETA a la rendición y debilitar-asimilar a la izquierda abertzale».

Frente al intento de usar a ANV en la mesa de negociación, la delegación de la organización armada responde que esta formación histórica tiene la misma legitimidad que cualquier otra para acudir a los comicios, pero que no es la apuesta de la izquierda abertzale. Trae a colación que ésta ya ha acudido al Ministerio del Interior español para inscribir un nuevo partido, Abertzale Sozialisten Batasuna, que sería atacado por el PSOE pocas horas después de su presentación. Desde el Ejecutivo, por contra, se tilda la presentación de ASB como «una iniciativa que parece destinada a confrontarse con la Ley de Partidos». En una reunión posterior, el enviado gubernamental se referiría al nuevo partido incluso como una «provocación».

El debate no va a parar a ningún sitio. El Gobierno no logra que ETA entre a negociar el número de listas que pueden pasar el filtro. Pero en un momento dado su representante hace aún una última pirueta: plantea que, dado que no hay tiempo para cambiar las cosas antes del 27-M, sí cabe garantizar la presencia de la izquierda abertzale en las estatales de 2008 y las autonómicas de la CAV de 2009.

marcha atrás

Resulta significativo que en su intervención el representante de La Moncloa revoque algunos compromisos adoptados por su parte en 2005 en el marco del acuerdo que llevaría posteriormente al alto el fuego de ETA.

Observadores internacionales presenciaron las últimas reuniones y hablaron con Madrid

En las reuniones finales de mediados de mayo, junto a la presencia habitual del representante del Gobierno español, de los delegados de ETA y de los miembros del organismo encargado del arbitraje, había cinco caras nuevas. El intento de dotar a este encuentro de una mayor efectividad sentó en la mesa a cualificados políticos internacionales en calidad de «observadores»; uno de ellos procedía del país que había sido anfitrión de los contactos iniciales y los otros cuatro componían dos delegaciones distintas con valiosa experiencia en resolución de conflictos políticos.

Los observadores no intervinieron en las reuniones, pero tampoco se limitaron únicamente a escuchar, sino que se reunieron por separado con las dos partes y emprendieron algunas iniciativas destinadas a tratar de facilitar el éxito de las negociaciones. Por ejemplo, contactar con el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero.

Aunque las reuniones entre Gobierno y ETA finalizaron antes, estos observadores o testigos internacionales continuaron llevando a cabo una participación activa en la mesa de Batasuna y del PSOE.

Después de comprobar que no se alcanzaba el esperado acuerdo político que hubiera desbloqueado todo el proceso, consta que ETA les agradeció el interés mostrado y que lamentó que no hubiera servido su ayuda. Los observadores, en cualquier caso, regresaban a casa con un muy detallado conocimiento de la posición de las dos partes en la mesa de negociación y también sobre sus intenciones futuras.

La organización armada vasca, en concreto, se despidió con el mensaje de que la solución al conflicto vendrá del acuerdo político que no fue posible cerrar el 21 de mayo.

En las conversaciones previas a la ruptura de la negociación, pudieron escuchar asimismo que ninguna de las dos partes cerraba la opción del mantenimiento de los contactos, aunque se admitiera que su continuidad resulta lógicamente más peliaguda en un contexto de enfrentamiento reabierto.

Estos observadores internacionales no fueron los únicos que trataron de contribuir en la recta final de este proceso. La documentación a que ha tenido acceso GARA muestra que, a través del centro que ejerció la mediación en el proceso, partidos vascos también se dirigieron a La Moncloa para pedirle que tomara iniciativas favorecedoras, como la de no actuar contra listas de la izquierda abertzale. A lo que se ve, ninguna de estas iniciativas tuvo éxito.


Propuesta de ETA al Gobierno español en mayo de 2007

«Ante la situación actual de bloqueo en el proceso de negociación y con el objetivo de establecer los pasos que permitan abrir nuevas etapas en el proceso de resolución del conflicto, ETA realiza la siguiente propuesta de

Acuerdo al Gobierno español.

ETA entiende los siguientes puntos como un desarrollo y concreción de la propuesta presentada al Gobierno español en diciembre del 2006, respondiendo a la necesidad de elaborar una estrategia global y común para el desarrollo del proceso y la consecución de los objetivos políticos que garanticen la superación del conflicto.

Acordamos:

ETA y el Gobierno español renuevan su compromiso hacia los acuerdos alcanzados en la mesa de negociación y establecerán los mecanismos necesarios para su puesta en práctica.

Acordamos:

El Gobierno español se compromete a legalizar el partido político Abertzale Sozialisten Batasuna (ASB) así como las listas populares presentadas para las elecciones municipales y forales.

Tras la legalización de dicha formación política el Gobierno español garantizará que ningún miembro, estructura ni actividad política de dicha organización será objeto de persecución por parte de los poderes del Estado español en el desarrollo de su actividad política.

Se establece mayo del 2007 como la fecha límite para permitir la legalización de la actividad de Abertzale Sozialisten Batasuna.

Acordamos:

El Gobierno español adquiere el compromiso de derogar la Ley de Partidos.

La derogación de la Ley de Partidos se producirá tras la celebración de las elecciones forales y municipales de mayo del 2007, en el plazo máximo de seis meses tras la fecha indicada.

Acordamos:

Los principios establecidos en los apartados correspondientes a la Declaración del Presidente del Gobierno, el Preámbulo y las aclaraciones, serán recogidos en un acuerdo político entre los partidos políticos vascos que garantice la superación del conflicto, en el marco de las conversaciones políticas iniciadas y en los foros constituidos a tal efecto.

El acuerdo político entre los partidos políticos vascos se firmará tras la celebración de las elecciones municipales y forales de mayo del 2007.

Dicho acuerdo político deberá recoger las bases políticas que resuelvan el conflicto:

- La unidad territorial de Araba, Gipuzkoa, Bizkaia y Nafarroa, estableciendo un único marco jurídico-político para los cuatro territorios, que deberá ser refrendado por los ciudadanos vascos.

- El derecho de los ciudadanos vascos a decidir libremente su futuro.

El acuerdo político firmado entre las fuerzas políticas vascas y los cambios de marco jurídico-político consiguientes se implementarán y desarrollarán durante la legislatura del Gobierno español que finaliza en 2012, siendo consecuencia de todo ello la resolución definitiva del conflicto político y armado.

Los cambios políticos se realizarán partiendo de la legalidad vigente, que será modificable en el futuro y en ningún caso será un límite para la voluntad del Pueblo Vasco sino garantía de su ejercicio.

Acordamos:

El Gobierno español se compromete a dar los siguientes pasos en la humanización del conflicto y en la desactivación de la legislación de excepción vigente en la actualidad:

- Liberación de los presos políticos vascos que padecen enfermedades graves.

- Derogación de la Doctrina Parot y sus efectos.

- Repatriación y reagrupamiento de los presos políticos vascos en Euskal Herria.

Acordamos:

ETA y el Gobierno español se comprometen a iniciar las negociaciones de la tercera fase.

Dichas negociaciones incluirán los temas concernientes a:

- Presos, exiliados e huidos

- Víctimas

- Desmilitarización

- Comisión de Verificación

- Accidentes

- Decisión sobre la introducción de otros temas sugeridos.

El desarrollo de los acuerdos concernientes a los temas de la tercera fase será acordado entre ETA y el Gobierno español en paralelo a los avances del proceso político, elaborando estrategias de común acuerdo que posibiliten la resolución del conflicto y sus consecuencias.

Acordamos:

ETA y el Gobierno español se comprometen a mantener una situación de distensión bilateral durante todo el desarrollo del proceso de negociación y de implementación de los acuerdos.

ETA se compromete a mantener el alto el fuego permanente y a no realizar acciones de abastecimiento de armas y explosivos.

ETA se compromete a expresar de manera pública el mantenimiento del alto el fuego permanente y la anulación de la posibilidad de respuesta armada durante el proceso.

El Gobierno español se compromete a cumplir las garantías establecidas en los acuerdos:

- La disminución palpable de la presencia policial, así como la desaparición de presiones policiales relacionadas con las actividades políticas de la izquierda abertzale.

- Garantizar la actividad política de las organizaciones de la izquierda abertzale, en igualdad de condiciones al resto de fuerzas políticas y sociales y sin limitaciones de derechos civiles y políticos.

- No realizar detenciones por parte de la Guardia Civil, la Policía Nacional, así como la Ertzaintza y las fuerzas de seguridad francesas.

Acordamos:

En el marco de la consecución definitiva de los objetivos políticos y técnicos del proceso de resolución establecidos en este acuerdo, Euskadi Ta Askatasuna (ETA) muestra su compromiso de desactivar la lucha armada y de desmantelar sus estructuras militares».

Euskadi Ta Askatasuna

E.T.A.

22 junio 2007

Libro: "La experiencia de la Internacional"

Unos camaradas han publicado este libro y nosotros desde nuestro blog os lo hacemos saber. Si estaís interesados poneros en contacto con nosotros a través de nuestro email.


(nota de los compañeros-as)

Salud camaradas:

Ya esta disponible el libro "la experiencia de la internacional comunista"
del autor anglo-indio Harpal brar conocido marxista leninista de reconocido
prestigio entre los comunistas de habla ingles e hindu.
Ha sido editor del periodico LARKAR de la organizacion de trabajadores
indios y actualmente es secretario general del partido comunista de gran
bretaña (ml),ha publicado varios libros sobre aspectos de la lucha
antiimperialista en palestina,zimbabwe y otros ensayos teoricos combatiendo
ideologicamente contra la socialdemocracia, el troskismo o el revisionismo.

la experiencia de la internacional comunista
harpal brar
65 paginas.

PVP 3 euros
PVP de distribucion(minimo 10 ejemplares) 1 euro

difundamos el ml!!!

Manifiesto Comunista

Negociación Gobierno - ETA

El incumplimiento de garantías fue denunciado por ETA desde junio, y reiterado en diciembre

Gobierno español y ETA se habían reunido por primera vez tras el alto el fuego a finales de junio, antes de que Zapatero realizara su declaración. Con ello, el Gobierno daba públicamente por terminado el llamado «proceso de verificación» y se disponía a plasmar el llamado «punto cero». Aparentemente el calendario se mantenía, pero los contenidos pactados habían saltado ya por los aires. Las cosas habían empezado a torcerse debido al incumplimiento por la parte estatal de las garantías establecidas en el acuerdo para dar viabilidad al proceso.

22/06/2007 9:22:00

Esta cita -en realidad fueron varias reuniones en días consecutivos- fue entablada a petición de ETA, ante la «gravedad de la situación». La organización armada tenía ya en esos tres meses una amplia lista de incumplimientos, que iban desde la persistencia de las detenciones al mantenimiento de la ilegalización, cuya superación de facto se había acordado antes del alto el fuego. ETA también albergaba dudas de que el Gobierno estuviera labrando el «pacto de Estado» al que se había comprometido para blindar a futuro un proceso de resolución. Y también llamó la atención sobre una entrevista de Zapatero a Catalunya Radio en la que había anticipando que con ETA «hablaré de su disolución y del futuro de sus integrantes», cuando el compromiso mutuo era que la definición de los siguientes pasos y el modo en que se iban a anunciar a la opinión pública debía ser también pactado. Los interlocutores de ETA concluyeron en la mesa que «para cualquier observador, hay una actitud saboteadora». Como únicos aspectos positivos de estos tres meses observaron la disposición del PSE a reunirse con Batasuna -expresada por Patxi López y de cuyos antecedentes dio cuenta GARA- y unas declaraciones aludiendo al derecho a decidir de la ciudadanía vasca hechas por Zapatero en un mitin en el BEC de Barakaldo.

Advertencia

La representación del Gobierno, que incluía ya en esta fase a tres importantes dirigentes del PSOE, no negó que se hubieran producido incumplimientos, pero trató de culpar a factores externos y asegurar que su voluntad de avanzar era firme. A modo de ejemplo, tildaron las detenciones producidas en esos meses de «accidente importante» que intentó justificar por la dificultad para cerrar sumarios judiciales en marcha o por la existencia de jueces que «son instrumentos del PP». Como prueba de ello, los interlocutores estatales citarían el «disparate» del proceso contra Juan José Ibarretxe por reunirse con Batasuna para concluir de todo ello que «hemos sido ingenuos al pensar que a raíz del 22-M las cosas iban a pasar del negro a blanco». De cualquier modo, afirmarían tajantemente que «trabajamos para que Batasuna sea legal en setiembre-octubre». Y asegurarían que tomaban como tarea pendiente el pacto de Estado con el PP.

La representación de ETA advierte ya entonces de que si se siguen incumpliendo las garan-tías «el proceso se para» (en julio de 2005 previno textualmente, como se publicó ayer, que en ese supuesto «el alto el fuego se rompe». Y preguntan a la parte estatal cuánto tiempo necesitaría para fijar las garantías («¿dos meses?»), sin recibir respuesta. Así que cuando a la semana siguiente Zapatero va al Congreso a anunciar el inicio del diálogo con ETA y promete informar a los grupos sobre sus resultados en setiembre, en realidad el inquilino de La Moncloa sabía que no habría reuniones con la organización hasta que se cumplieran las garantías.

De hecho, en estas reuniones de finales de junio ETA entregó a sus representantes una escueta carta personal dirigida a Zapatero en la que le indicaba que «la vulneración de las garantías establecidas en los acuerdos es motivo y puede suponer la ruptura del proceso de negociación y por lo tanto la suspensión del proceso abierto. ETA le hace un llamamiento directo para que actúe con responsabilidad y adopte las medidas pertinentes para cumplir las garantías y acuerdos alcanzados en la Mesa de Negociación».

Polémica sobre la declaración

Llegó el nuevo curso político y, efectivamente, Rubalcaba no tenía nada que contar a los grupos del Congreso. Algunos medios y portavoces políticos imputaron el parón a un intento de ETA de posponer la puesta en marcha de la negociación técnica hasta que se creara la mesa de partidos, achacándole un afán de «tutelaje», pero la información a que ha tenido acceso GARA evidencia que el bloqueo estuvo más relacionado con el incumplimiento de los compromisos ETA-Gobierno. No habría reuniones hasta finales de este mes de setiembre, y de nuevo por iniciativa de ETA. Para entonces, las vulneraciones de los acuerdos de 2005 no habían decrecido, sino al contrario.

Una de ellas afectaba a la cuestión clave del acuerdo. La esperada declaración de Zapatero en el Congreso, tres meses antes, no se había atenido, en opinión de ETA, a lo pactado, y así lo mostró en un análisis detallado del contenido. Faltaban algunas cuestiones y, en cambio, el presidente español había incluido elementos ajenos que la organización armada leyó como «puyas»; entre ellas, el establecimiento de la Constitución como tope o la ratificación de la Ley de Partidos Políticos. Por lo que respecta al resto de garantías, ETA subraya en esta reunión que siguen sin cumplirse.

La representación del Gobierno del PSOE, por su parte, ensalza el contenido del mensaje de Zapatero, tratando de presentarlo como un Downing Street, en alusión al acuerdo Londres-Dublin sobre el proceso irlandés. Sobre esta cuestión se establece otra intensa disputa. Cuando ETA recuerda que se emplearon «muchas horas» en definir cada término de la declaración y que Zapatero no lo ha cumplido, por lo que incurre en «una total falta de credibilidad», los enviados del presidente alegan que «a Batasuna le gustó mucho» la comparecencia del 29 de junio. La alusión encrespa a los delegados de la organización: «¿Qué pensáis, que somos tontos?», se llega a escuchar de boca de uno de sus representantes, que apunta que el único motivo de esa valoración positiva habría sido seguir dando impulso al proceso. El Gobierno modula entonces su discurso; reconoce que en la alocución del líder del PSOE hubo «algún lapsus», entre los que cita haber circunscrito su discurso a «Euskadi», y lo atribuye a que «lo hizo de memoria».

«ETA no dará cheque en blanco»

Pero esta vez la parte estatal trae además su propia lista de reproches. Critica los comunicados de ETA, «muy negativos», y argumenta que con ellos «la judicatura no se puede mover». Y pone sobre la mesa otros dos elementos que dan pie a intensas discusiones: por un lado, la kale borroka, de la que ETA recuerda que nunca ha formado parte de su ámbito de competencias y que en consecuencia no entra en los acuerdos según se aclaró en su momento; por otro, las cartas a empresarios, sobre las que la organización matiza que no conllevan amenazas y son simples peticiones de dinero (el Gobierno replica que la aparición del sello de ETA es ya sinónimo de amenaza). Se habla también de la presencia de miembros de ETA en el acto por los gudaris en Aritxulegi, de las maniobras del Ejército, y sobre todo de los presos enfermos, cuya excarcelación se pide como un mínimo al margen de que la cuestión global deba ser abordada en la mesa «técnica».

Reclamaciones y respuestas

El diálogo se tensa. El Ejecutivo reclama un comunicado que suponga un salto decisivo. ETA da una respuesta tajante: «Tras seis meses de incumplimientos, no vamos a dar ningún cheque en blanco». Para entonces, el desarrollo de los hechos en este espacio y en el del diálogo político alimenta la impresión de que el Gobierno intenta despolitizar el proceso y bloquearlo en cuestiones como la situación de los presos o la legalización de Batasuna. ETA advierte de que «si vuestra intención es llevar a cabo una negociación técnica nos váis a tener enfrente otros 40 años». Y el Gobierno asegura que «no hemos pensado nunca en `paz por presos'».

Precisamente esta cuestión se pondrá sobre la mesa de forma concreta en esta cita. Son meses en los que el Gobierno paraliza su pretendida intención de iniciar un acercamiento de presos, para lo que se filtró que tenía ya un plan detallado. ETA reclama la excarcelación de los presos enfermos, con nombres y apellidos, entre ellos Iñaki de Juana; la eliminación de la llamada «doctrina Parot» utilizada para imponer cadenas perpetuas a los presos vascos; y su acercamiento a Euskal Herria. La otra parte indica que no acepta que éstas sean exigencias para avanzar, pero afirma que lo estudiará y responderá. En la conversación introduce elementos con los que trata de mostrar buena voluntad, como la alusión a la dudosa constitucionalidad de la «doctrina Parot».

La cuestión, en general, se perfila como un termómetro para medir su voluntad.

El Gobierno jugó con distintas variantes en las negociaciones de setiembre y octubre. En un momento dado afirmó que la petición fiscal ante el juicio bajaría a dos años, pero finalmente se quedó entre cuatro y trece.
ETA al Gobierno en octubre de 2006: «¿Habéis tomado la decisión de romper el proceso?»

Si en las reuniones de junio se ponen sobre la mesa los incumplimientos de las garantías y en las de setiembre se incrementan tanto el número como el volumen de los reproches, un mes después, cuando ETA y Gobierno vuelven a reunirse, los interlocutores de la organización armada tienen una pregunta para la otra parte que resume la gravedad de la situación: «¿Habéis tomado la decisión de romper el proceso?».

El interrogante se corresponde con el agravamiento paulatino de situaciones que debían estar en cauces de solución a tenor del diálogo en la mesa de negociación, como la legalización de Batasuna (se acaba de producir la irrupción en un centenar de «herriko tabernas») o la situación de los presos, especialmente urgente en el caso de Iñaki de Juana. ETA quiere saber si «no tenéis voluntad o no tenéis capacidad», y en este último caso pide que se le diga «con quién tenemos que negociar. ¿Con Gómez Bermúdez? ¿Con la Audiencia Nacional?». Sin embargo, al mismo tiempo la organización armada insiste en que ratifica su voluntad de avanzar, y marca dos requisitos para ello: el cumplimiento de las garantías y el acuerdo político (en esos momento se están intensificando las negociaciones entre PSOE, PNV y Batasuna en Loiola, que no llegarían a acuerdo).

El Ejecutivo español también eleva el tono sustancialmente, a partir de un elemento único: el robo de cerca de 350 pistolas en una armería de Nimes. Sus representantes llegan a indicar que eso no constituye un «accidente» -según la terminología establecida en el acuerdo de 2005-, sino «la ruptura del proceso de paz», aunque no «la ruptura del proceso». Espetan a los interlocutores de la organización armada vasca que «vuestra estrategia es la de que sólo nos movemos si nos presionáis y que de lo contrario estamos parados. Estáis equivocados». Desde el otro lado de la mesa, llueven en cascada los ejemplos de vulneraciones, y se expone como conclusión que «el noventa y pico por ciento de vuestros incumplimientos fue antes del robo».

Los mediadores tratan de reconducir la reunión reclamando que no se utilice el término «ruptura», y exponen que la situación es difícil y ambas partes tienen derecho a sentirse heridas. El Gobierno redefine su mensaje y establece que «el robo ha provocado un bloqueo objetivo y no permite avanzar en el proceso». Se acuerda realizar nuevas reuniones en diciembre; por lo demás, en esta cita el Ejecutivo tam

Entrevista a Michel Collon


ETROGUERRAS, VENEZUELA, CHAVEZ, EUROPA, MEDIOS DE COMMUNICACION...
Entrevista de Michel Collon:
"Las guerras no se inician
con las bombas, sino con mentiras"


El Instituto Bolívar-Marx, nos invitó (Tribuna Popular <http://www.tribuna-popular.org/> ) a una enriquecedora charla con uno de sus invitado internacionales, el periodista-investigador belga, Michel Collón, autor de libros y películas, quién realizó un reportaje en Irak después de la primera guerra del golfo donde describía las condiciones de vida del pueblo iraquí, también desarrollo un trabajo de investigación sobre la guerra en Yugoslavia.

Es el primer periodista de hablar sobre el concepto de la petroguerra, ya que en los años 90 no se hablaban de las implicaciones petroleras en las guerras que lanzaba el imperialismo.

Ha hecho un estudio muy detallado de denuncia y descripción de los métodos que emplea los medios de comunicación para manipular las conciencias, para destruir la verdad informativa, para provocar un gran consenso en torno al imperialismo, Collón forma parte del grupo asesor de Telesur y participó en el reciente encuentro realizado por la estación de televisión internacional sobre las comunicaciones.

Tribuna Popular (TP) Usted ha sido uno de los primeros en denunciar las petroguerras del Imperialismo: Bosnia, Serbia, Irak, Afganistán, y otras ¿Están los imperialistas dispuestos a librar una petroguerra contra Venezuela?

Michel Collón (MC) Sí, en realidad el mundo ahora vive una guerra no declarada, que es una guerra internacional, una guerra global, los conflictos contra Irak, Yugoslavia y Afganistán son capítulos de esa guerra global. El que controla el petróleo puede dominar al mundo, porque hay una guerra por las materias primas y la energía, no únicamente porque se trata de un sector donde los beneficios son increíbles, porque es una fuente de energía imprescindible para las multinacionales y a cada país. Esto es una forma de chantaje de la potencia numero uno y contra sus rivales: Europa, Japón y mucho más China, es decir que si Washington puede controlar el grifo del petróleo puede decirle a Europa, Japón y China, si ustedes llevan una política en una dirección demasiado independiente y si no nos obedecen, entonces le vamos a cerrar grifo petrolero.

Para ese chantaje se necesita controlar todo el petróleo, no solamente el necesario. Es claro que los Estados Unidos necesita mucho petróleo, una parte porque lo despilfarra, pero eso no explica porque los Estados Unidos tienden hasta este punto a controlar el petróleo del Medio Oriente, el total de petróleo utilizado por los EE.UU. no viene del Medio Oriente, entonces se necesita controlar el crudo utilizado por Europa, China, Japón y por el sur de Asia que es la región del mundo que ha venido creciendo económicamente. La guerra global no es solamente petrolífera pero donde el petróleo es el instrumento para el control del mundo.

(TP) ¿Cuál, piensa usted, que será la táctica del gobierno Norteamericano para aislar y derrotar a Venezuela?

(MC) Yo no estoy en sus oficinas para saber cómo van a decidir. Es claro que lo han intentado por muchas formas: el golpe de Estado, golpe petrolero, la manipulación y chantaje sobre el tema del referéndum que fue financiado por la CIA, una puede ser una guerra provocada contra Colombia, que es una formula muy utilizada en otros lugares del mundo, provocar una guerra entre dos países para así poder presentarse como el árbitro. Hay posibilidades de provocaciones, yo estudio mucho los medios de comunicación y la estrategia de propaganda de guerra, de desinformación de los medios, de diabolización del enemigo, y ahora están intentando mostrar a Chávez como un antisemita, como un aliado de los narcotraficantes y todo eso, son las pruebas de una guerra ya iniciada, una guerra mediática. Debemos tener en cuenta que las guerras no se inician con las bombas, se inician con medias-mentira -mentiras de los medios de comunicación- buscando una u otra manera. Pero no es fácil, porque ahora el imperialismo norteamericano está siendo despreciado por lo que ocurre en Irak y en otros lugares.

Yo se que Donald Rumfield, ha preguntado en diversos países de América latina que si se van a unificarse para ayudar a los Estados Unidos a atacar militarmente a Venezuela, y no fue aceptado. Eso demuestra que hay posibilidad de fortalecer la unidad de América Latina, va hacer muy difícil para Washington atacar en estas condiciones. Nosotros no podemos decidir lo que va hacer el enemigo, pero nuestra tarea es organizar una campaña internacional para defender a Venezuela, es decir para que la gente en el mundo sepa lo que está ocurriendo en el país con las Misiones, con la revolución Bolivariana, para decirle a Bush o al próximo presidente ¡No!, a una guerra contra Venezuela.

(TP) La resistencia de los pueblos iraquíes y palestinos, el liderazgo internacional de Chávez, el reforzamiento de China y Rusia, la firmeza de Corea ¿Usted cree que son factores que están cambiando la situación internacional?

(MC) Claro que si, en los años 90 con la caída de la Unión Soviética y la guerra contra Irak, pareció que los Estados Unidos pudieran permitirse todo, porque se mostraban tan fuertes que la resistencia parecía imposible, además la década de los 90 fue dura para la izquierda y los pueblos. Siendo de esa manera la sociedad capitalista internacional ha demostrado que cuando triunfa realizan un saqueo a los pueblos del tercer mundo, la vida se hace imposible.

Hoy vemos la resistencia crecer con Chávez, Evo y con otros en América latina, junto a la resistencia de los pueblos de Irak y Palestina que también es muy importante. Yo creo que si no fuera por la resistencia en Irak, Venezuela hubiese sido atacada por los Estados Unidos. El factor más importante en la modificación de las relaciones de fuerza en el mundo de hoy es el crecimiento de la China, crecimiento económico, político y también en las relaciones internacional que permite ofrecer una alternativa de contrapeso frente a los Estados Unidos. También existen divisiones entre los EE.UU. y Europa, yo no tengo ninguna ilusión sobre Europa, pero eso es un factor que nosotros debemos utilizar, creo que en el 90 un ideólogo del imperio Fukuyama expreso "es el fin de la Historia" y ahora vemos que es el fin del fin de la Historia y que el pueblo es el dueño y no es posible tenerlo sometido para siempre.

(TP) En Venezuela hay un gran interés popular por el estudio del marxismo ¿Piensa que el estudio de la teoría Marxista contribuye a fortalecer de la revolución, la defensa de la patria y la construcción de una nueva Venezuela?

(MC) Me parece importante estudiar, y estudiar en diversas direcciones, como las ciencias modernas y creo que el marxismo no es un dogma pero es una ciencia muy concreta y muy útil, de aplicación práctica. Es muy importante porque el mundo está cambiando siempre, nunca el mundo fue estable y ahora con la globalización menos, vemos fenómenos nuevos. Naturalmente la burguesía va a pretender que el mundo está completamente cambiado que no hay más clase obrera, que no existe posibilidad de oponerse al capitalismo y muchas teorías modernas que tienen influencia en la pequeña burguesía, es normal que una sociedad que necesita mantener una situación de injusticia, opresión y dominación va a producir o a favorecer muchas teorías diversas y con confusión. Nosotros tenemos una ciencia de la política, una ciencia que permita analizar los cambios y la situación actual y también lo que no ha cambiado.

Desde el inicio del capitalismo sus ideólogos nos dicen que la situación ha cambiado y que no es como antes, pero en realidad vemos que lo fundamental no cambia, existe explotación, la dominación de los ricos sobre el poder político que no permite que los pobres tengan el derecho de controlar el poder político siendo los pobres la mayoría, y se necesita una revolución para cambiar el poder y para qué el poder este en las manos de los pobres. El marxismo personalmente me fue muy útil para analizar fenómenos tan complejos como la guerra contra Yugoslavia o como otros cambios en el mundo, también es muy útil para analizar a los medios de comunicación y creo que si el marxismo va hacer muy útil para analizar la revolución en Venezuela y en América latina, a condición que el marxismo esté utilizado de manera no dogmatica y con dos aspectos necesario: a) No despreciar a los marxistas del pasado, porque son el producto de luchas en el pasado, de llevar una vida de sacrificios, de generaciones de trabajadores y luchadores, no se debe despreciar esta herencia y b) se necesita analizar los fenómenos nuevos para corregir los errores, para establecer científicamente lo que pasa actualmente.

(TP) ¿Cómo ha percibido en Europa la posición del presidente Chávez de retirar a Venezuela del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial, de nacionalizar los recursos naturales y de marchar hacía el socialismo?

(MC) Existen dos tipos de reacciones, por un lado, la burguesía ve eso como una amenaza porque el Banco Mundial y el FMI son dos instrumentos muy esenciales para la dominación y el control del tercer mundo. Estos organismos no son para combatir la pobreza, al contrario son medidas para mantener la pobreza y para mantener el chantaje a los países del tercer mundo, para continuar con el saqueo de los recursos. Entonces es un gran peligro porque se pudiera convertir en ejemplo para África y otros países del tercer mundo.
Mientras que para los trabajadores y los progresistas de Europa el Banco Mundial y el FMI son impopulares y la decisión de Chávez fue aceptada con alegría porque es una señal positiva para las luchas futuras.

(TP) ¿Qué le puede decir al pueblo Venezolano que está en lucha por la soberanía nacional y la construcción del socialismo?

(MC) Venezuela, para nosotros en Bélgica y en Europa es una gran esperanza. Mi compañera Vanesa Stojilkovic, ha realizó una película que se llama "Bruselas-Caracas" sobre la revolución bolivariana. Son entrevistas con la gente en las calles y la hemos presentado en más de 80 proyecciones-debates en Europa, y vamos a continuar con la versión en español y en inglés.
En todos los lugares las reacciones por la película son emocionantes, porque la gente ve que sí se puede cambiar, que sí el pueblo tiene fuerza y la situación puede cambiar en América Latina y entonces porque no aquí (Europa), es una vacuna excelente contra el pesimismo y el fatalismo que ahora dominan a Europa. Ahora hay un movimiento de resistencia creciendo en Europa y Venezuela es un ejemplo realmente muy importante.

La experiencia del pueblo venezolano es muy importante, no únicamente para ustedes y para nosotros (europeos), sino para África, ya que tiene una situación muy similar. Allá la lucha es muy difícil porque no hay un Chávez y no hay un programa radical de lucha por la liberación y, naturalmente, es víctima del saqueó de los recursos. Congo por ejemplo es el país más rico del mundo y, a la vez, el más pobre. Nosotros intentamos difundir la película de Vanesa en África de manera gratuita, porque creemos que el ejemplo de Venezuela es muy importante en África y el Medio Oriente, mi mensaje es continuar y continuar para ustedes y para todo el mundo.

19 junio 2007

Falleció Vilma Espín Guillois


Falleció la heroína de la clandestinidad y combatiente destacada del Ejército Rebelde Vilma Espín Guillois

Con profundo dolor, la Dirección de nuestro Partido y Estado comunica al pueblo que la compañera Vilma Espín Guillois, heroína de la clandestinidad y combatiente destacada del Ejército Rebelde e incansable luchadora por la emancipación de la mujer y la defensa de los derechos de la niñez, falleció en esta capital en el día de ayer, a las 4:14 p.m., luego del agravamiento, en las últimas semanas, de la larga enfermedad que le aquejaba.

Nacida en Santiago de Cuba el 7 de abril de 1930 en el seno de una familia que cultivó tempranamente en ella los valores éticos que le distinguirían e inculcó los hábitos del saber, desde joven Vilma asumió posiciones políticas revolucionarias, participando activamente en manifestaciones estudiantiles luego del golpe de estado batistiano de 1952.

Fue desde entonces inseparable colaboradora del inolvidable Frank País, militando en las organizaciones fundadas por él en la lucha contra la tiranía, hasta que formando parte de la entonces Acción Nacional Revolucionaria, sus integrantes se sumaron a las filas del Movimiento 26 de julio.

Su casa abrió las puertas para proteger a los compañeros asaltantes del cuartel Moncada, perseguidos por las tropas del régimen opresor sedientas de sangre; ya en los preparativos de la nueva etapa de lucha y luego de concluir un curso de postgrado en Estados Unidos, por orientaciones de la Dirección del Movimiento, hizo escala en México para entrevistarse con Fidel, recibir sus instrucciones y mensajes; bajo las órdenes directas de Frank participó en el alzamiento armado de Santiago de Cuba el 30 de noviembre de 1956, en apoyo a los expedicionarios del Granma, convirtiéndose su vivienda, después de esta acción relevante, en cuartel general del movimiento revolucionario en Santiago de Cuba.

Integrante de la Dirección Nacional del Movimiento 26 de julio, poco antes de ser asesinado Frank País fue nombrada por él Coordinadora Provincial de la organización clandestina en Oriente, labor que de-sempeñó con particular capacidad y valentía hasta que, ante el acecho y la persecución constantes, se incorporó al Ejército Rebelde, en junio de 1958, convirtiéndose en la legendaria guerrillera del II Frente Oriental Frank País y eficaz coordinadora del movimiento clandestino de Oriente con el territorio del Frente.

Al triunfo de la Revolución en 1959, inmersa en distintas tareas, por encargo de Fidel encabezó la unificación de las organizaciones femeninas y la constitución de la Federación de Mujeres Cubanas, a cuya organización, desde su máxima dirección, se consagró con singular desvelo hasta el último minuto de su fecunda vida.

Integró el Comité Central del Partido desde su fundación en 1965, condición en que fue ratificada en todos sus Congresos. En 1980, en ocasión del Segundo Congreso del Partido, resultó elegida miembro suplente del Buró Político, y en el Tercero fue promovida a miembro efectivo de esa instancia de dirección, responsabilidad que desempeñó hasta 1991. Fue Diputada a la Asamblea Nacional desde su primera legislatura y miembro del Consejo de Estado desde su constitución.

Vilma presidió desde su creación la Comisión Nacional de Prevención y Atención Social, y la Comisión de la Niñez, la Juventud y la igualdad de derechos de la Mujer, de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Su nombre estará vinculado eternamente a las más significativas conquistas de la mujer cubana en la Revolución y a las más relevantes luchadoras por la emancipación de la mujer en nuestro país y en el mundo.

Por sus relevantes méritos recibió múltiples condecoraciones, títulos y órdenes nacionales e internacionales, entre las que se destaca el título honorífico de Heroína de la República de Cuba.

Atendiendo a su voluntad, la compañera Vilma Espín ha sido cremada. Sus cenizas serán depositadas, en ceremonia estrictamente familiar y con honores militares de inhumación en fecha que será precisada, en el Mausoleo del II Frente Frank País, donde reposan los restos de los heroicos combatientes de ese aguerrido Frente, que tuvo en ella a uno de sus más sobresalientes integrantes.

En su memoria, nuestro pueblo, con profundo sentimiento de dolor, le podrá rendir homenaje de reconocimiento y cariño en el Memorial José Martí de esta capital, y en el Salón de los Vitrales, en la base del monumento a Antonio Maceo de su ciudad natal y heroica, Santiago de Cuba, hoy de 9:00 a.m. a 5:00 p.m., y, en ese mismo horario, también se le tributará homenaje de recordación en el resto de las provincias.

En su honor, la Dirección del Partido y el Estado cubano han decidido efectuar una velada solemne en el teatro Karl Marx, hoy a las 6:00 p.m., encabezada por dirigentes, la Dirección Nacional de la FMC y del Secretariado de las provincias de esa organización femenina, así como mujeres de la capital y representantes de los diversos sectores de la sociedad cubana.


Fidel Castro: No tendrán jamás a Cuba










Espero que nadie diga que arremeto gratuitamente contra Bush. Comprenderán sin dudas mis razones para criticar duramente su política.

Robert Woodward es un periodista y escritor norteamericano que se hizo famoso por la serie de artículos publicados en el Washington Post suscritos por él y Carl Bernstein, y que finalmente condujeron a la investigación y renuncia de Nixon. Es autor y coautor de diez best-sellers. Con su temible pluma se las arregla para arrancar confesiones del entrevistado. En su libro Estado de Negación, afirma que el 18 de junio del 2003, a tres meses de iniciada la guerra de Iraq, saliendo de su despacho en la Casa Blanca después de una importante reunión, Bush da unas palmaditas en el hombro de Jay Garner, y le dice:
—"Oye, Jay, ¿quieres hacer lo de Irán?

—"Señor, ya los chicos y yo hablamos sobre el tema y queremos esperar por Cuba. Pensamos que el ron y los tabacos son mejores. Las mujeres son más bellas."

Bush respondió: "Lo tendrás. Tendrás a Cuba."

A Bush lo traicionó el subconsciente. Era lo que pensaba desde que declaró lo que debían esperar decenas de oscuros rincones donde Cuba ocupa un lugar especial.

Garner, un general de tres estrellas recién retirado al que había nombrado Jefe de la Oficina de Planificación para la Posguerra en Iraq, creada por una Directiva Presidencial de Seguridad Nacional secreta, era considerado por Bush un hombre excepcional para llevar a cabo su estrategia bélica. Designado para el cargo el 20 de enero del 2003, fue sustituido el 11 de mayo de ese mismo año a instancias de Rumsfeld. No tuvo el valor de explicarle a Bush sus fuertes discrepancias sobre la estrategia seguida en Iraq. Pensaba en otra con idéntico propósito. En las últimas semanas miles de infantes de marina y un grupo de portaaviones norteamericanos, con sus fuerzas navales de apoyo, han estado maniobrando en el Golfo Pérsico a pocas millas del territorio iraní, en espera de órdenes.

Nuestro pueblo está a punto de cumplir 50 años de cruel bloqueo; miles de sus hijos han muerto o han sido mutilados como consecuencia de la guerra sucia contra Cuba, único país del mundo al que se aplica una Ley de Ajuste que premia la emigración ilegal, otra causa de muerte de ciudadanos cubanos, incluidos mujeres y niños; perdió hace más de 15 años sus principales mercados y fuentes de suministro de alimentos, energía, maquinarias, materias primas, financiamientos a largo plazo y bajo interés.

Primero cayó el campo socialista y casi de inmediato la URSS, desgajada pedazo a pedazo. El imperio arreció e internacionalizó el bloqueo; las proteínas y calorías, bastante bien distribuidas a pesar de nuestras deficiencias, se redujeron aproximadamente un 40 por ciento; vinieron enfermedades como la neuritis óptica y otras; la escasez de medicamentos, igualmente bloqueados, se generalizó: solo como obra caritativa podían entrar, para desmoralizarnos; estos, a su vez, se convertían en fuente de compraventa y negocios ilícitos.

Sobrevino inevitablemente el período especial, que fue la suma de todas las consecuencias de la agresión y las medidas desesperadas que nos obligó a tomar, potenciado el conjunto de acciones nocivas por el colosal aparato publicitario del imperio. Todos esperaban, unos con tristeza, otros con júbilo oligárquico, el derrumbe de la Revolución cubana.

Mucho daño hizo a la conciencia social el acceso a las divisas convertibles, en mayor o menor volumen, por las desigualdades y debilidades ideológicas que creó.

A lo largo de toda su vida la Revolución instruyó al pueblo, formó cientos de miles de maestros, médicos, científicos, intelectuales, artistas, informáticos y otros profesionales universitarios y posgraduados en decenas de carreras. Esa riqueza atesorada permitió reducir la mortalidad infantil a mínimos no imaginables en un país del Tercer Mundo y elevar las perspectivas de vida y el promedio de conocimiento de la población a niveles de noveno grado.

La Revolución Bolivariana de Venezuela, al ofrecer a Cuba petróleo con facilidades de pago cuando el precio de este subía vertiginosamente, significó un alivio importante y abrió nuevas posibilidades, ya que nuestro país comenzaba a producir su propia energía en cifras crecientes.

Desde años antes, el imperio, preocupado por sus intereses en ese país, ya tenía planeado liquidar aquella revolución, lo que intentó en abril del 2002 e intentará de nuevo cuantas veces pueda, para lo cual preparan su resistencia los revolucionarios bolivarianos.

Mientras tanto, Bush arreció sus planes de ocupar Cuba, al extremo de proclamar leyes y un gobierno interventor para instalar una administración imperial directa.

A partir de los privilegios concedidos a Estados Unidos en Bretton Woods y la estafa de Nixon al eliminar el patrón oro que ponía límite a la emisión de billetes, el imperio ha comprado y pagado con papeles decenas de millones de millones de dólares, cifras de más de doce guarismos. Con ello ha mantenido su insostenible economía. Gran parte de las reservas mundiales en divisas están constituidas por bonos de la Tesorería y billetes norteamericanos. Por ello, muchos no desean una crisis del dólar como la de 1929, que convertiría en agua esos papeles. El valor en oro de un dólar es hoy, por lo menos, dieciocho veces menor que el que tenía en los años de Nixon. Lo mismo ocurre con el valor de las reservas en esa moneda.

Esos papeles han sostenido su escaso valor actual sobre la base de que con ellos se pueden adquirir fabulosas cantidades de armas modernas, cada vez más caras, que nada producen. Estados Unidos exporta más armas que el resto del mundo. Con esos mismos papeles el imperio desarrolló los más sofisticados y mortíferos sistemas de armas de destrucción masiva, con las que sostiene su tiranía mundial.

Tal poder le permite imponer la idea de convertir los alimentos en combustibles y hacer trizas cualquier iniciativa y compromiso para evitar el calentamiento global, que se acelera visiblemente.

Hambre y sed, ciclones más violentos e invasiones del mar es lo que sufrirán tirios y troyanos, como frutos de la política imperial. El respiro para la humanidad, que ofreciera una esperanza a la supervivencia de la especie, está en un drástico ahorro de energía, de lo cual no se preocupa en absoluto la sociedad consumista de los países ricos.

Cuba continuará desarrollando y perfeccionando la capacidad combativa de su pueblo, incluida nuestra modesta pero activa y eficiente industria de armas defensivas, que multiplica la capacidad de enfrentar al invasor dondequiera que se encuentre, posea las armas que posea. Continuaremos adquiriendo el material necesario y las bocas de fuego pertinentes, aunque no creciera el famoso Producto Interno Bruto del capitalismo, que tantas cosas incluye, como el valor de las privatizaciones, las drogas, los servicios sexuales, la publicidad, y tantas excluye, como los servicios de educación y salud gratuitos para todos los ciudadanos.

De un año para otro el nivel de vida puede elevarse si se incrementan los conocimientos, la autoestima y la dignidad de un pueblo. Basta con que el despilfarro se reduzca y la economía crece. A pesar de todo, iremos creciendo lo necesario y lo posible.

"La libertad cuesta muy cara, y es necesario, o resignarse a vivir sin ella, o decidirse a comprarla por su precio", dijo Martí.

"Quien intente apropiarse de Cuba recogerá el polvo de su suelo anegado en sangre, si no perece en la lucha", proclamó Maceo.

¡No somos los primeros revolucionarios en pensar así! ¡Y no seremos los últimos!

Un hombre puede ser comprado, nunca un pueblo.

Durante muchos años pude sobrevivir, por azar, a la máquina de matar del imperio. Pronto se cumplirá un año desde que me enfermé y, cuando estaba entre la vida y la muerte, expresé en la Proclama del 31 de julio del 2006: "No albergo la menor duda de que nuestro pueblo y nuestra Revolución lucharán hasta la última gota de sangre."

¡No lo dude usted tampoco, señor Bush!

¡Le aseguro que no tendrán jamás a Cuba!

Fidel Castro Ruz

17 de junio del 2007
2:03 p.m.




17 junio 2007

Corrupción, Navarra o el porqué del pucherazo

por Alizia Stürtze (Historiadora)

Aparentemente no tiene lógica que esos políticos «demócratas» que supuestamente están para representar y salvaguardar los intereses de la población pongan todos los medios coercitivos a su alcance, mediáticos, institucionales, clientelistas, legales, judiciales, policiales e incluso mafiosos, para anular y/o amenazar los derechos civiles de 187.000 ciudadanos «contaminados» y, además, para aplastar el deseo mostrado por el 90% de la ciudadanía vasca, tras la ruptura del alto el fuego por parte de ETA, de buscar un final dialogado del conflicto que padece Euskal Herria y de poner en marcha una nueva fase de negociación que también incluya la reanudación de contactos con la organización armada.

Pero en «política» todo tiene explicación que, en un sistema capitalista y, por tanto, estructuralmente corrupto, nada tiene que ver con el discurso que se maneja de cara a la mayoría, ni con lo que esa mayoría necesita. Y la explicación a la situación de pucherazo electoral, éxito de ANV y fracaso del PNV, de vergonzosos trapicheos para lograr mayorías que desvirtúan los resultados del 27 de mayo, de compra de voluntades a cambio de pequeñas cotas de poder, de coacción explícita e implícita a las listas legalizadas de ANV y a todo lo que suene a lucha popular, y, desde luego, de empeño de PSOE-PP-PNV en torpedear cualquier posibilidad de acercamiento REAL entre Nafarroa y vascongadas y en apoyar las directrices de Madrid... poco o nada tiene que ver con que ETA haya roto la tregua o con que haya quien no condene la violencia de una de las partes en conflicto y no «quiera hacer política».

Simplificando, las razones pivotan sobre dos ejes complementarios, que se retroalimentan y que tienen que ver con los intereses de clase y, por tanto, de liberación nacional. El primer eje sería el económico; el segundo tendría que ver con la estrategia de un Estado español históricamente mal cohesionado y que no puede permitir que Euskal Herria (o Nafarroa, si se prefiere) pueda irse conformando como una realidad nacional de cuatro territorios.

Con respecto al primer eje, según recogía «El País» del 15 de abril, en el primero de los tres encuentros mantenidos entre enero y marzo entre Otegi y Josu Jon Imaz, éste rechazó la propuesta de realizar en 2011 una consulta conjunta en Nafarroa y Vascongadas. Hace dos días, GARA nos desvelaba el motivo de tan extravagante comportamiento del presidente de un partido que se autoproclama nacionalista vasco: el temor a perder poder económico. Y es que, si hay algo que obsesione a un partido burgués como el PNV que lleva ya 30 años manejando desde la oscuridad recursos públicos de diputaciones y ayuntamientos, poniéndolos al servicio de ciertos intereses privados, es perder el control de la suculenta parte del pastel que considera ya de propiedad exclusiva y cuyo reparto tiene ya «comprometido». Lo que, ante resultados electorales adversos como los del 27 de mayo, le fragiliza (y nos fragiliza a todos) en sus negociaciones con Madrid.

En esa visión interesada y corrupta de la política, no se diferencia ni del PSOE ni de PP/UPN ni de CIU, como demuestra que el Consejo de Europa no distinga a la CAV del Estado español donde, al parecer, la corrupción es de las más elevadas de la Unión. Y es que, si por corrupción entendemos el sometimiento de los poderes y recursos públicos al clientelismo y a la avidez del capital privado, tendremos que convenir que el funcionamiento institucional del PNV no ha sido sólo coyunturalmente corrupto, sino estructuralmente corrupto. A la vista está a qué modelo económico y a quién beneficia el reparto que, desde su control de ciertas instituciones, han potenciado los jeltzales, y la nula diferencia que a ese nivel les separa del PSE de Elorza, del PP de Alonso o de la UPN de Barcina: especulación inmobiliaria salvaje; cemento y más cemento; destrucción (y reconstrucción) de calles, casas y barrios; desaparición de la vida social; privatización de lo público; lucha a muerte contra lo popular y potenciación de espacios y valores insolidarios y culturalmente alienantes; desvalorización de lo «euskaldun»; gigantescas infraestructuras que imponen un modelo social aberrante, y que para la «izquierda» deberían ser innegociables, aunque haya coaliciones minoritarias como EB-Aralar que prefieren aparcar temas como el de la incineradora «para más tarde»...

Como no podría ser de otra manera, este primer eje económico va ligado al hecho de que Nafarroa, como cuestión del Estado capitalista español y de su pervivencia como tal que es (que no cuestión exclusiva de los navarros), ha sido históricamente territorio de compraventa de intereses entre fracciones burguesas. Igual suena anticuado (marxista que dirán algunos), pero es así, y los pactos entre PSOE-PP-PNV y sus sucursales o acólitos así lo demuestran. Al final, los jeltzales pactan una vez más con Madrid y, como los coyotes, se vuelven a repartir el territorio con PP y PSOE, despistando el fraude con alguna pequeña concesión a ciertos monaguillos, y que, a la postre, sirven para justificar la pecaminización y represión del deseo profundo de la parte más combativa, digna y auténtica de la sociedad navarra y vascongada (NaBai ha pactado las alcaldías de seis ayuntamientos con la prohibición expresa de incluir a ANV en los equipos de gobierno).

El porqué del pucherazo y demás artimañas represivas se explicaría, por tanto, desde esa necesidad que los resortes del poder autonómico/foral y estatal tienen de mantener el statu quo, frente a un proyecto ilusionante y real de construcción nacional y social como es el de la izquierda abertzale, que, pretenden hacernos creer, es totalmente inviable.

El camino recorrido hasta ahora no ha sido en vano... las decenas de miles de votos combativos ahí están y piden cambio y proceso de resolución. La gran mayoría de vascos, según las encuestas, exige cambio y proceso de resolución. Un cambio que, por supuesto, va mucho más allá del que Patxi Zabaleta dice «deben reflejar las instituciones». Un proceso de resolución dialogado que permita una salida real.

Euskal Herria no es coto de nadie. Tendremos que impedir que, una vez más, ciertos partidos secuestren la voluntad popular en defensa de intereses propios y privados.

14 junio 2007

El único camino es el diálogo político

Los agentes Sudafricanos insisten en que "el único camino es el diálogo político"

x Askapena

La izquierda independentista vasca esta está semana en Sudafrica. Pretoria. Jose ba ALvarez ha mantenido reuniones con distintos agentes entre ellos el secretario del Congreso Nacional Africano Kgalema Motlant.

Joseba Alvarez y Kgalema Motlante secretario general del CNA

El instituto IDASA, conocido organismo en la resolución de conflictos invitó a Pernando Barrena y Arnaldo Otegi a Sudáfrica. Al no poder acudir ellos, la izquierda independentista vasca a respondido a la invitación y Joseba Alvarez es el que ha acudido.

Tres han sido estos últimos dos días las reuniones más importantes que ha mantenido Joseba Alvarez. La primera ha sido con Brian Currin experto en resolución de conflictos, y muy buen conocedor de los procesos Irlandés y sudafricano. Conoce bien la situación vasca y lleva siguiendo el proceso vasco de muy cerca estos últimos años. Brian Currin ha afirmado que tanto en Irlanda como en Sudáfrica "los procesos tuvieron altibajos pero que si finalmente llegaron a buen puerto fue porque en dialogo no cesó" considera fundamental que en el País vasco también se retome el dialogo"

El director de IDASA en la segunda cita, Ivor Jenkins explicó que "además del diálogo es importante reforzar las condiciones democráticas". El instituto IDAS hizo un trabajo importante "hasta durante los momentos más difíciles nuestro trabajo consistió en hacer siempre de puente entre las dos partes y del mismo modo reforzar las condiciones democráticas. La participación ciudadana, las instituciones democráticas y la justicia social deben de ser la base y el objetivo de un proceso de soluciones". Es la primera vez que el instituto IDASA recibía una delegación vasca y Jenkins mostró su disposición en ayudar en lo que pudiera.

La tercera reunión ha sido con el secretario general de ANC Kgalema Motlante. Es sabido que la izquierda abertzale tiene relaciones de años con esta fuerza política mayoritaria en Sudáfrica. Joseba Alvarez le ha transmitido la lectura de la situación actual. El líder de la ANC ha explicado que ellos también vivieron momentos parecidos pero que "fuera del dialogo no hay otra posibilidad de llegar a una solución". "El proceso sudafricano a mostrado una cosa: que ha resultado ser beneficioso para todas las partes" ha añadido. Y a finalizado diciendo que en Irlanda también ha resultado ser así.

Los tres interlocutores Sudafricanos han mostrado su preocupación ante la detención de Arnaldo Otegi y la prohibición dictada a Pernando Barrena. "Encarcelar la interlocución o prohibir viajar a nivel internacional no hace más que complicar las cosas" han coincidido los tres.

Finalmente añadir que la delegación vasca tiene intención de reunirse con el PC sudafricano así como con Parlamentarios en Cape Town para analizar las iniciativas ha emprender en el futuro.

Declaraciones de Alvarez
Alvarez "La izquierda independentista vasca quiere responder a esta grave situación con iniciativa política"

"Las voces que se han levantado en favor del proceso han sido numerosas durante los últimos meses. Viendo la difícil situación que vivimos hoy en el País Vasco y ateniéndonos a nuestro compromiso de cara a un proceso de soluciones democráticas, la izquierda independentista vasca quiere trasladar desde Sudáfrica la necesidad de seguir con el dialogo político ya que ese es el único para la solución democrática del conflicto".

Alvarez a señalado que "frente a esta grave situación queremos responder con iniciativa política y por ello hemos venido a Sudáfrica para reunirnos con todos aquello expertos y conocedores de resoluciones de conflictos

Según Alvarez "el PSOE está tratando por el mundo de esconder la responsabilidad que tiene en el colapso creado en el proceso y trata de culpar de todo a la izquierda abertzale. Pero la actitud de la izquierda abertzale de cara el proceso es bien conocida por el mundo. Por ello, estamos efectuando este viaje en calidad de invitados a Sudáfrica, con el fin de recoger experiencias y consejos. Queremos subrayar el apoyo recibido para que sigamos tomando iniciativa politica a favor de un proceso de soluciones democráticas".

Por un marco democrático, no a la represión, si al proceso

LAB convoca movilizaciones para este viernes.


LAB realizará el próximo viernes, 15 de junio, una jornada de propaganda y movilización para denunciar las actuaciones propiciadas por el Gobierno español en los casos de Iñaki de Juana y Arnaldo Otegi y en demanda de un acuerdo que ponga bases sólidas para un auténtico proceso de diálogo y negociación política.

En el trascurso de la jornada LAB repartirá en las empresas y en la calle un comunicado-reflexión y a las 12 h. realizará concentración y manifestación de sus delegados y delegadas de empresa en Bilbo, Donostia y Gasteiz. Por cuestión de permisos administrativos, en el caso de Iruñea la movilización no se podrá realizar el viernes.

Convocatorias:
·Donostia: Manifestación desde la plaza Easo a las 12:30.
·Gasteiz: Concentración en la plaza Arka a las 12:00 y manifestación desde la Virgen Blanca a las 20:30.
·Bilbo: Concentración en la plaza Elíptica a las 12:00.

11 junio 2007

La nueva estrategia de EEUU en Líbano


La guerra secreta contra Hizbulá
Un viejo aserto periodístico dice que la redundancia ayuda a comprender mejor el lenguaje, así que vamos una vez más con ello: el árbol de Irak no nos deja ver el bosque de Oriente Medio.

Absortos en nuestro propio ombligo, nos comportamos como los niños que se tapan los ojos para alejar de sí una realidad que no les gusta. Eso pasa con Irak cuando nos negamos a reconocer que hay más variantes de las que parecen a la hora de definir lo que está sucediendo en ese país, y pasa también en Líbano cuando la realidad nos vuelve a golpear en el rostro. Llega la realidad y no es que nos encuentre dormidos, sino alienados.

En poco menos de un año hemos asistido a dos acontecimientos predecibles pero que, al producirse, pillaron a mucha gente por sorpresa. El primero fue la guerra del pasado verano y vuelve a suceder ahora con los enfrentamientos entre una organización aparentemente palestina vinculada al islamismo más ortodoxo y el Ejército libanés. En un artículo publicado el 13 de julio de 2006, nada más iniciarse la guerra, este autor decía lo siguiente: "En Líbano no hay un enfrentamiento sectario al estilo iraquí, pero el radicalismo suní está en auge en zonas como Trípoli y Akkar, donde parece que Al Qaeda se está haciendo fuerte" (1).

Guste o no, el avance de Al Qaeda en Oriente Medio es muy rápido y el terreno está abonado con la guerra de Irak. De hecho, Al Qaeda es como el alien de la película de Ridley Scott: un bicho que crece dentro del cuerpo, se va alimentando de él y cuando es lo suficientemente fuerte ataca a su, digamos, progenitor. Scott podría haber colocado un letrero en su película que dijese "basada en hechos reales". Unos hechos que tuvieron lugar en Afganistán durante la ocupación soviética. El alien de entonces eran los islamistas de todo el mundo que se dieron cita en esa tierra, que crecieron gracias a la generosa ayuda de los EEUU y Arabia Saudí y, tras la salida soviética del país, evolucionaron hacia el fenómeno de Al Qaeda.

El alien Al Qaeda es hoy independiente en Irak y mantiene varios frentes abiertos (contra los ocupantes, los suníes y los shíies, a quienes combate por considerarles apóstatas), pero aún no puede vivir por sí sólo en Líbano y necesita de un cuerpo para alimentarse. Ese cuerpo pudiera ser Fatah al Islam, una organización que no se identifica abiertamente como integrada en Al Qaeda pero sí dice ser "comprensiva con los hermanos" [en referencia a Al Qaeda] y compartir con ellos su prédica política y religiosa. Fatah al Islam se identifica a sí misma como "seguidores de la tradición salafista de la nación islámica", dice tener presencia "en la tierra de Al Sham" (2) y en uno de los pocos documentos que se conocen de este grupo, fechado en febrero, llama a los musulmanes de todo el mundo a luchar contra "los enemigos de Alá", critica a "los líderes apóstatas" y, especialmente, a Hamás por haber firmado el acuerdo con Fatah para lograr un gobierno de unidad nacional y acusaba a Hamás de haber hecho "cesiones en los derechos de los palestinos".

¿Cuáles son las razones por las que se produce este enfrentamiento entre un grupo insertado en un campo de refugiados palestinos, pero no compuesto únicamente por árabes de esta nacionalidad sino que serían minoría, y un ejército que se mantuvo al margen durante el mes largo que duró la guerra contra Israel? Estas son algunas de ellas.

El segundo informe de Ban Ki–moon

El pasado 7 de mayo, el secretario general de la ONU, Ban Ki–moon, hizo público su segundo informe (el quinto en total desde el fin de las hostilidades del verano pasado) sobre Líbano. En él sigue el camino trazado con anterioridad y se separa aún más de la pretendida equidistancia mostrada por su antecesor, Kofi Annan, en el informe publicado antes de retirarse del cargo en diciembre de 2006, el tercero por orden cronológico. Nada de lo que Ban Ki–moon recoge en ese informe tiene desperdicio (3) y las acusaciones a Hizbulá por no desarmarse y a Siria e Irán son constantes a lo largo de las 14 páginas y 66 puntos del documento.

Ki–moon repite hasta la extenuación que el gobierno libanés es "legítimo" (olvidando que la dimisión de los ministros shiíes y un cristiano le deja sin legitimidad constitucional), por lo que no ha lugar a las protestas que se vienen produciendo desde el mes de noviembre del año pasado en pro de un gobierno más representativo y de unidad nacional; insiste en que continúa el tráfico de armas desde Siria hacia Hizbulá (dando por buenas las tesis israelíes en ese sentido y avalando, así, la constante violación de la Resolución 1701 por parte de Israel puesto que continúan con los vuelos de sus aviones de guerra y de espionaje), y a pesar de haber dicho en su anterior informe del 14 de marzo pasado que antes de junio iba a estar lista la cartografía que sanciona si las granjas de la Shebaa son libanesas o sirias dice ahora que el cartógrafo "continúa con su trabajo" y pide a ambos países que se pongan de acuerdo en los límites territoriales y fronterizos. Esta petición no es una simple fórmula para trazar una nueva raya en un mapa, es vital para lograr que el Consejo de Seguridad de la ONU apruebe la extensión de la misión de la FINUL a la frontera con Siria para controlar el tráfico de armas que, asumiendo las tesis israelíes, se produciría a lo largo de la frontera.

El informe de Ban Ki–moon se dio a conocer tras el fracaso de la pretensión de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña de que el Consejo de Seguridad aprobase una nueva resolución sobre Líbano reforzando al gobierno de Siniora y acusando a Siria e Irán de continuar apoyando con armas y dinero a Hizbulá. El intento de aprobar dicha resolución fue parado por Rusia y China, así como por otros países miembros del CS de la ONU como Ghana y Sudáfrica. En el borrador que fue parado se pedía que el CS de la ONU formase una "misión independiente" formada por "un comité de expertos de la ONU" para controlar la frontera (4). Una misión que iba a estar compuesta por países europeos y a la que se invitaba a egipcios y jordanos, los dos únicos países árabes de la zona que mantienen relaciones diplomáticas con Israel.

Fracasado el intento, había que mostrar a los países reticentes, y al mundo en general, que los objetivos que se prentendían eran loables. Nada más iniciarse los combates en Nahr al Bared las acusaciones a Siria se han reproducido en la práctica totalidad de los medios. De Fatah al Islam se sabe poco más que es una organización escindida de Fatah Intifada y de ahí deducen que cuenta con el patrocinio sirio. El gobierno libanés y sus mentores occidentales se han apresurado a acusar a Siria de estar detrás de este grupo con el objetivo, según ellos, de dificultar la puesta en marcha del tribunal internacional que investiga la muerte del primer ministro Rafiq Hariri. Desde hace casi dos años el tema Hariri (un multimillonario sunita estrechamente vinculado al régimen saudí y, en concreto, al principe Bandar bin Sultan, hoy Consejero de Seguridad de Arabia Saudí) es la única explicación que tiene un gobierno corrupto y neoliberal para explicar lo que pasa en Líbano y que no es más que una muestra de su seguidismo hacia las políticas neoliberales diseñadas por el FMI y el BM y su propia corrupción e incompetencia.

Puede que haya implicación siria, pero también puede que no. Lo que sí es evidente es que Fatah al Islam se dio a conocer en otoño del año 2006, coincidiendo con la proclamación del Estado Islámico en Irak por parte de Al Qaeda. Y para quienes conocemos la situación en los campos de refugiados palestinos es evidente que no tiene nada que ver con Siria.

Durante una visita a algunos de los campos de refugiados palestinos ubicados en Líbano (Nahr Al Bared, Ein el Helwe, Chatila y Burj el Barajne) en diciembre de 2006, inmerso Líbano en una impresionante movilización popular por un gobierno nacional representativo (5), destacados representantes del Consejo Popular que gobierna Nahr el Bared hablaron directamente a este autor sobre la existencia entre ellos de Fatah al Islam, a quien no otorgaban el calificativo organización palestina por estar compuesta mayoritariamente, según decían, por saudíes, marroquíes, argelinos, jordanos, yemeníes y egipcios "muchos de ellos jihadistas en Irak". Otros representantes de Ein el Helwe mencionarion que tras los enfrentamientos entre milicianos de otra organización islamista, Jund al Sham, y otras organizaciones palestinas como Asbat al Ansar, también islamista radical, y que causó dos muertos, parte de los integrantes de Jund al Sham se habían trasladado "al norte" y habrían ingresado en Fatah al Islam. Para abundar aún más en la sospechosa aparición de este grupo en Líbano ya entonces se comentaba que la financiación para su crecimiento ha provenido de los saudíes y del propio hijo de Hariri, Saad, con una doble finalidad: limitar el prestigio de Hamás entre los palestinos y, sobre todo, de Hizbulá.

La guerra secreta de EEUU contra Hizbulá

El tiempo, implacable juez, acaba dando la razón a quien la tiene a pesar de las campañas que difunden los medios de comunicación de masas en occidente. Ya nadie puede discutir que la victoria de Hizbulá sobre Israel es tal vez el hecho más notorio de la historia en lo que va de siglo XXI, puesto que termina con uno de los mitos del siglo XX: la invencibilidad de Israel. Es lo que los expertos en Oriente Medio comienzan a identificar como "el efecto Hizbulá" y que ha puesto patas arriba el diseño neocolonial en esa zona del mundo. De ahí que desde casi el mismo momento de constatar la derrota de Israel, los EEUU hayan puesto en marcha una guerra secreta contra el movimiento político–militar libanés.

Varios diarios (el británico The Guardian, el libanés The Daily Star y el estadounidense New Yorker, por ejemplo), han venido publicando desde el mes de enero noticias o informes en ese sentido. En marzo, el periodista Seymour Hersh decía que el vicepresidente estadounidense Dick Cheney, el consejero de Seguridad Nacional Eliot Abrams y el príncipe saudí Bandar bin Sultan –a su vez consejero de Seguridad Nacional en su país– habían acordado financiar a Fatah al Islam "como contrapeso de Hizbulá". El 12 de abril el Daily Star mencionaba que los EEUU habrían destinado 60 millones de dólares para reforzar a las fuerzas del Ministerio del Interior (policía) y a organizaciones suníes identificadas por el diario como "jihadistas" aunque no mencionaba en concreto a ninguna de ellas. Unos días más tarde, The Asia Times ofrecía un amplio reportaje en esta misma línea: "Irak ha llegado a Líbano. Los centenares de jihadistas que están desparramados entre los más de 400.000 palestinos que viven en los campos [de refugiados] se integran en las filas de Ansar al Islam o Fatah al Islam, siguen claramente los designios de Al Qaeda y tienen experiencia de combate adquirida en el campo de batalla iraquí luchando contra la ocupación de los EEUU" (6). Y el propio Hizbulá, a través de su canal de televisión Al Manar, reforzaba la tesis afirmando que la presencia de jihadistas en Líbano es parte de una estrategia de EEUU, Israel y Arabia Saudí que busca una guerra regional entre suníes y shíies que daría pie a la partición de Irak y a la que segurían la partición de Siria y Líbano (7).

El plan estadounidense está siendo puesto en marcha por el gobierno de Fouad Siniora, que no ha dudado ni un momento en acusar a Siria de amparar y armar a Fatah al Islam. Con este episodio, por una parte, se crean fuertes tensiones con el fin de provocar un ablandamiento de la postura de los países críticos con el intento de EEUU, Francia y Gran Bretaña de aprobar una nueva resolución en el Consejo de Seguridad para extender la misión de la FINUL y controlar la frontera con Siria con la excusa del contrabando de armas y justificar una suerte de tutela internacional sobre Líbano. Aquí va a tener el nuevo presidente francés, Nicolás Sarkozy, su prueba del nueve para saber si mantiene la política de su predecesor Jacques Chirac (que ha recibido favores y dinero de Saad Hariri y que, en contraprestación, le apoyó incondicionalmente tras la muerte de su padre en atentado).

Por otra, se prueba al Ejército libanés en un papel en el que nunca hasta ahora se había visto envuelto desde los acuerdos de paz de Taif: la represión interna. Lo que se está viendo es la posibilidad de un enfrentamiento en el futuro entre Hizbulá y el Ejército libanés, de ahí que el movimiento político–militar desde el primer momento haya mostrado su apoyo al Ejército. En una declaración algo compleja Hizbulá ha denunciado los ataques de Fatah al Islam contra el Ejército libanés al tiempo que critica al actual gobierno ("sentimos que hay alguien que desea arrastrar al Ejército a esta confrontación y lucha sangrienta para servir a proyectos y objetivos bien conocidos") y pide una solución política a la crisis para evitar mayores castigos a la ya castigada población palestina de los campos (8). Más explícito ha sido el secretario general de Hizbulá, Hassan Nasrala, al decir que "el problema en el norte puede ser solucionado políticamente y a través de la judicatura de una manera que proteja al ejército libanés, nuestros hermanos palestinos, el estado y la paz y estabilidad sin transformar Líbano en un campo de batalla en el cual luchemos con Al Qaeda a nombre de los americanos". Nasrala fue mucho más allá y dijo, con cuntundencia, que lo que pretende el imperialismo es una confrontación de Al Qaeda y Hizbulá y que por ello "trae a tantos combatientes de Al Qaeda de todo el mundo a Líbano" (9).

Nasrala dijo también, en un aviso al gobierno Siniora y las fuerzas que lo apoyan, que "el Ejército [libanés] es el guardián de la seguridad, estabilidad y unidad nacional", por lo que le respetan como "la única institución" capaz de preservar esos aspectos y que un ataque contra el Ejército es "la línea roja" que Hizbulá no tolerará que sea traspasada por nadie. Además, pone el dedo en la llaga afirmando que la ayuda militar que está siendo entregada por EEUU es peligrosa y pregunta al gobierno Siniora "¿dónde estaban esas armas cuando Israel bombardeaba sus posiciones y vehículos?, es algo que hay que preguntar a los libaneses, a los palestinos y a los árabes". Nasrala ha acusado en reiteradas ocasiones a la Administración Bush en desencadenar la "fitna", es decir, "la fragmentación dentro del Islam" en referencia a las tensiones y enfrentamientos sectarios entre suníes y shiíes.

Pero hay más. La OTAN tiene previsto construir una base militar en Qleiat, muy cerca de Trípoli –donde se asienta el campo de Nahr el Bared– y de la frontera norte con Siria. Acogería un escuadrón de helicópteros, unidades de fuerzas especiales y formaría al Ejército libanés y a la policía (10) y la zona ya habría sido visitada a mediados de abril por una delegación de militares estadounidenses, alemanes y turcos de la OTAN para buscar el emplazamiento ideal.

EEUU y sus aliados europeos y árabes están haciendo todo lo posible por evitar la caída del gobierno de Siniora porque eso sería percibido por el pueblo árabe como una señal inequívoca de la decadencia de los EEUU en Oriente Medio. Por eso, todo cambio en la actual correlación de fuerzas en Líbano (donde la población de religión shíi está infrarepresentada en el gobierno pese a ser el 40% de la población total de Líbano) debe ser bloqueado, de ahí la resistencia de Siniora a aceptar la democrática petición de las fuerzas opositoras: gobierno de unidad nacional o adelanto de las elecciones.

El fiasco de las promesas de ayuda de París III

A este escenario hay que añadir que la ayuda prometida por las potencias occidentales y gran parte de los países árabes al gobierno de Siniora en la cumbre de París del mes de enero (casi 8.000 millones de dólares) no sólo no llega, sino que está generando deuda. El ministro de Hacienda, Jihad Azour, ha tenido que reconocer que la situación de empantanamiento político le va a suponer a Líbano mil millones de dólares puesto que no se pueden poner en marcha las medidas económicas neoliberales prometidas para conseguir esa ayuda. Para ello se necesita la aprobación del parlamento y la oposición lo tiene claro, no habrá quorum mientras no se convoquen elecciones o se instaure un gobierno de unidad nacional. No hay que olvidar que Arabia Saudí tiene grandes intereses financieros en Líbano que no se podrán poner en marcha mientras persista la situación de bloqueo actual.

El día 10 de mayo el gobierno de Siniora firmó un acuerdo con el FMI para supervisar el gasto del Estado libanés, lo que fue duramente criticado por Hizbulá, Amal y el Movimiento Patriótico Libre (la organización mayoritaria dentro de los cristianos y compuesta en su mayor parte por la clase media y media–baja de esta religión). La inestabilidad refuerza a Siniora, da argumentos a quienes mueven los hilos desde fuera y atenaza en cierta forma a la oposición puesto que se ve obligada a posicionarse con el gobierno, aunque sea indirectamente al apoyar al Ejército libanés. Eso es algo que buscaba el gobierno prooccidental y neoliberal de Siniora, puesto que en su interior ha habido más de una crítica hacia lo que consideran "complicidad con la oposición" de un sector del Ejército que, en su mayoría, está compuesto por shíies.

Y con todo este panorama una pregunta: si tanto interés tiene la ONU en aplicar las resoluciones sobre Líbano ¿para cuándo la 194, el derecho al retorno de los refugiados palestinos? El plan que la Liga Árabe desempolvó tras la victoria de Hizbulá incluye este derecho, pero en las negociaciones que saudíes, egipcios y jordanos están manteniendo con emisarios estadounidenses e israelíes se habla ya de aceptar un retorno simbólico. Los palestinos, de nuevo, como los grandes parias de la hsitoria, se convierten en moneda de cambio y en carne de cañón.
* Alberto Cruz es periodista, politólogo y escritor. Especializado en Relaciones Internacionales.