27 julio 2007

documento año 82,Entrevista a Miguel Amilibia







Miguel amilibia fue un diputado socialista elegido en las elecciones del 36 por guipuzkoa por el antiguo PSOE, exiliado en argentina mas de 40 años y autor de varios libros el servicio a la causa socialista le hizo ser participe de la Unidad popular-Herri batasuna en sus ultimos años de vida.



16 julio 2007

Izquierda y musulmanes

Camaradas y hermanos en Egipto: la alianza entre la izquierda y los islamistas

Hossam El-Hamalawy Traducción de Manuel Gancedo

Emad Mubarak es un hombre ocupado. Director de la Asociación por la Libertad de Pensamiento y de Expresión, y abogado del Centro de Leyes Hisham Mubarak, al izquierdista Mubarak no se le pasa un mitin sin que le interrumpa su teléfono móvil. En estos días las llamadas son de miembros de la Hermandad Musulmana, el grupo islamista oficialmente fuera de la ley que constituye el principal movimiento político de Egipto. Los estudiantes llaman para informar de abusos de los servicios de seguridad contra ellos en los campus, o para solicitar asesoría legal cuando son sometidos a interrogatorios por los administradores de la universidad.

“Cada vez que recibo una llamada, no puedo evitar pensar en los viejos tiempos y en cómo era el campus con los Hermanos”, ríe Mubarak. En Marzo de 1999, pasó 22 días en la prisión de Tura, al sur de El Cairo, después de que los estudiantes de la Hermandad Musulmana le apresaran junto a ocho compañeros socialistas en el campus y les entregaran a la policía. “Hoy día las cosas son diferentes. Izquierdistas e Islamistas pueden sentarse a hablar. La mayoría de mis clientes son Hermanos Musulmanes”, dijo Mubarak. “Yo les digo que soy comunista, y a ellos les parece muy bien”.

Desde las peleas a puñetazos en la década de 1990 hasta las manifestaciones de 2005-2006, las relaciones entre los Hermanos Musulmanes y la izquierda radical en Egipto han recorrido un largo camino. En las situaciones en que ambas formaciones han trabajado codo con codo, como las asociaciones de estudiantes y los sindicatos de trabajadores, la hostilidad abierta se ha desvanecido, e incluso hay una pequeña proporción de coordinación acerca de las tácticas. Aún así la cooperación es simbólica, e izquierdistas e islamistas tienen aún que unir sus fuerzas para llevar a cabo acciones masivas y sostenidas contra su enemigo común, el régimen del presidente Hosni Mubarak.

Una nueva clase de izquierdista

El progreso de las relaciones izquierdistas-islamistas puede a gran escala definirse en base a dos factores. Primero está la evolución de una nueva izquierda en Egipto cuyos dos pilares principales son la Organización Revolucionaria Socialista y una creciente comunidad pro-derechos humanos afín a la izquierda. Esta nueva izquierda tiene una actitud hacia el islamismo diferente de la sostenida por las previas “olas comunistas”[1] Además está el cambio generacional entre la izquierda y los seguidores de la Hermandad espoleados por el resurgir de las políticas egipcias de calle, gracias a la segunda intifada palestina.

Hay una larga historia de sangre entre la izquierda egipcia y los Hermanos, desde la alianza de los islamistas con el Rey Farouq durante las huelgas de 1940 hasta el aliento del presidente Anwar al-Sadat a los asaltos islamistas a los estudiantes universitarios izquierdistas en los 70. La mayoría de la organizaciones izquierdistas de los 80 y los 90 adoptaron una actitud hacia el Islam político similar a la del Partido Comunista Egipcio – la facción dominante dentro del Partido Tagammu de la “izquierda legal”-equiparando las organizaciones islamistas, reformistas o radicales, al fascismo. La única y modesta excepción fue el Partido Socialista Popular de Ahmad Nabil al-Hilali que en los últimos 80 flirteó con la idea de que el islamismo militante era un “movimiento de los pobres” ganándose su apoyo. La actitud mayoritaria en la tradicional izquierda estalinista se convirtió en una alianza, a veces abierta y a veces tácita con la intelectualidad laica egipcia y con el régimen de Mubarak. Huelga decir que la acción conjunta con los Hermanos nunca estuvo sobre la mesa. Unos pocos abogados de izquierdas como al-Hilali y Hisham Mubarak se involucraron en la defensa de detenidos islamistas, pero esas fueron iniciativas individuales. Como era de esperar, los Hermanos Musulmanes no apreciaron la etiqueta de “fascistas”, y recordaron a la izquierda con gran desconfianza.

Comenzando a finales de los años 80 pequeños círculos de estudiantes egipcios, influidos por el trotskismo se congregaron para estudiar, llegando a desarrollar en abril de 1995 una organización llamada Tendencia Revolucionaria Socialista. Al contrario que la izquierda estalinista, estos activistas usaron el eslogan “Con los islamistas a veces, con el Estado nunca” en los escritos que distribuían en los campus universitarios y demás lugares.[2] En la práctica, este eslogan suponía llevar la causa de los estudiantes de la Hermandad Musulmana a los campus en lo que atañe a cuestiones “democráticas”, como cuando la seguridad del estado excluyó a los candidatos islamistas de presentarse a las elecciones para las uniones estudiantiles o expulsaron a estudiantes islamistas de las escuelas. Las “galerías” (ma‘arid) - periódicos improvisados escritos en telas o en cartones y lanzadas por las plazas de los campus- de los estudiantes Socialistas Revolucionarios en las universidades de El Cairo y ‘Ayn Shams denunciaban a menudo las sentencias que los tribunales militares aplicaban a los Hermanos Musulmanes. Al mismo tiempo, los estudiantes trotskistas se enfrentaban a los Hermanos Musulmanes en asuntos como la libertad de expresión y los derechos de las mujeres y de los cristianos coptos. Cada vez que sentían que los Hermanos querían imponer la segregación de sexos en las aulas, o poner frenos al teatro o al arte en los campus, o cuando quiera que el Guía Supremo de la Hermandad hiciera comentarios sectarios sobre los coptos, las “galerías” de los socialistas mostraban vehementes denuncias.

Como evoca un miembro Socialista Revolucionario que estaba en activo en los años 90: “Éramos un tipo de izquierdistas que los Hermanos Musulmanes nunca antes se habían encontrado. Al principio no lograban entendernos. De todas formas, aún éramos demasiado marginales como para que se preocuparan por nosotros. Solo éramos unos pocos individuos”. Esto empezó a cambiar en 1999. En algunas ocasiones durante aquel año, como recuerda un socialista, los estudiantes de la Hermandad Musulmana en la Universidad de El Cairo permitieron a los estudiantes Socialistas Universitarios hablar en los actos que tuvieron lugar en los campus contra los ataques aéreos de EE.UU. en Irak. Los estudiantes socialistas tomaron esta oportunidad sin precedentes como una señal del reconocimiento por parte de los Hermanos Musulmanes de que eran una fuerza a la que había que dar un lugar en la escena política. Fue un paso más en el largo y lento camino para asentar la confianza.

Desde un puñado de miembros en 1995, los Socialistas Revolucionarios crecieron hasta unos cientos de activistas en vísperas de la segunda intifada palestina, cuyos mandos agradecieron entonces su papel en el movimiento egipcio de solidaridad con los palestinos, en una época en que los Hermanos Musulmanes se abstuvieron claramente en las acciones de calle. La influencia radicalizadota de la intifada entre la juventud ayudó a reavivar la tradición egipcia de la política de calle, que había sido virtualmente sofocada por los temibles servicios de seguridad del régimen de Mubarak. El Cairo y otras varias provincias fueron testigo de las mayores y más tumultuosas manifestaciones desde los levantamientos que sucedieron al intento del presidente Anwar al-Sadat de retirar los subsidios estatales para el pan y otros productos de primera necesidad. A pesar de las oportunidades que se presentaban con el bullir de la calle, La Hermandad Musulmana siguió una política de no-confrontación con el régimen que había soportado desde la campaña de 1995 contra sus mandos y sus bases, y que culminó en una serie de infames tribunales militares. Los estudiantes de la Hermandad no solo rehusaron movilizarse en la calle, sino que además buscaron en varias ocasiones alejar a la militancia de las manifestaciones. [3] En octubre del 2000, por ejemplo, tras los choques de los socialistas con la seguridad del estado en los que se incendiaron furgones policiales en manifestaciones a favor de los palestinos, los Hermanos salieron denunciando el “sabotaje socialista”. Otras veces, los estudiantes islamistas trataron de impedir físicamente a otros estudiantes el salir fuera de las puertas de los campus.

La cada vez más radicalizada escena política creó el escenario para que interviniera la izquierda, pero además generó presión sobre los líderes de la Hermandad Musulmana por parte de las bases de la organización. Los activistas de izquierda entonces en las universidades reclaman que se “nombre y avergüence” a los activistas de la Hermandad en los campus por su falta de participación en las masivas protestas. A principios de abril de 2002, justo a continuación de la campaña contra los alzamientos en favor de Palestina liderados por la izquierda, miembros de los Hermanos Musulmanes comenzaron a participar en eventos organizados por el Comité Popular Egipcio para la Solidaridad con la intifada Palestina. “Representantes sindicales de la Hermandad Musulmana empezaron a aparecer en nuestros mítines”, dice Ahmad Sayf, director del Centro de Leyes Hisham Mubarak, que había estado albergando las reuniones del comité. “No tenían otra elección, ya que hubieran podido perder credibilidad entre su electorado si no hubieran dado este giro”. Aún así solo enviaron a sus representantes [normalmente ‘Isam al-‘Iryan o ‘Abd al-Mun‘im Abu al-Futouh, los dirigentes mayores más populares entre la juventud islamista] evitando la movilización masiva. Lo más importante, continúa Sayf, era que “la Hermandad se doblegaba ante la presión de sus juventudes, descontentas con la complacencia hacia las autoridades”. El 5 de abril de 2002 un grupo de jóvenes Hermanos Musulmanes publicaron una carta abierta al Guía Supremo Mustafa Mashhour en el periódico Londinense al-Hayat en la que se cuestionaba la aquiescencia del grupo en la anticampaña de los servicios de seguridad y en la que se exigía una mayor implicación en el movimiento de solidaridad con Palestina. Sayf concluye: “La alternativa era aproximarse a los radicales de la oposición, dado que la oposición legal, representada por Tagammu‘, Wafd y los Nasseristas era demasiado hostil. Por otra parte, los radicales en la oposición, estaban felices de conseguir cualquier ayuda con que los Hermanos desearan contribuir”.

Al principio los Hermanos Musulmanes se aproximaron a los miembros Socialistas Revolucionarios, reconociéndolos como la “menos hostil” entre las facciones izquierdistas, para dar a entender que los islamistas colaboraban con la izquierda en los movimientos pro-intifada y anti-guerra. La jugada disparó un debate entre los círculos izquierdistas. Simpatizantes del Partido Comunista Egipcio, el Partido Socialista Popular, miembros de la burocracia del Tagammu‘ y una parte de las organizaciones de derechos humanos rechazaron cualquier forma de coordinación con los islamistas, aunque hicieron una excepción con el Partido Laborista de Magdi Hussein, cuya forma de islamismo se reconoce de algún modo como “de línea izquierdista”. La escena habitual en semejantes manifestaciones era que la multitud se dividiera en dos círculos, uno dirigido por izquierdistas y Nasseristas coreando eslóganes de izquierdas, y otro dirigido por los simpatizantes del Partido Laborista coreando eslóganes islámicos. Por otra parte, los Socialistas Revolucionarios, presionaban por una colaboración más estrecha, apoyados por los activistas pro-derechos humanos del ala izquierda como los miembros del Centro de Leyes Hisham Mubarak y el Centro Nadeem por la Rehabilitación de las Víctimas de Violencia.

“Espíritu de Hermandad"

En 2003 y 2004, La Hermandad Musulmana se adhirió a su política de no-confrontación. Mientras los Hermanos seguían enviando representantes a las manifestaciones pro-Palestina y anti-guerra, la actividad principal de la organización eran las obras de caridad, y mostrarse dentro de los límites impuestos por el régimen, en completa coordinación con los servicios de seguridad. El régimen usaba al grupo como válvula de seguridad para la disidencia durante las primeras fases de la guerra en curso en Irak, permitiendo a los Hermanos tomar parte en las concentraciones patrocinadas por el gobierno en el Estadio de El Cairo, así como en las provincias. Mientras tanto, el izquierdista comité de solidaridad con Palestina se convirtió en un movimiento anti-guerra, convocando pequeñas acciones callejeras, que desembocaron en cargas policiales en el centro de El Cairo los días 19 y 20 de marzo de 2003. El verano siguiente un activista de los hermanos musulmanes de grado medio se refirió a la creciente frustración entre las bases y sus líderes “dejándole la calle vacía a los izquierdistas". Cuando entró Kifaya en escena parte de la juventud de la Hermandad quiso seguir el ejemplo.

El movimiento anti-guerra, sucesor del movimiento pro-intifada, evolucionó nuevamente a finales de 2004 en un movimiento anti-Mubarak, compuesto por dos organizaciones. Una era Kifaya (el Movimiento Egipcio por el Cambio), una coalición hecha principalmente de miembros de la escindida facción nasserista, Karama, indivíduos del liberal Partido al-Ghad, figuras del Partido Comunista Egipcio y veteranos del movimiento estudiantil de los 70. El otro ala era la Campaña Popular por el Cambio, que era más marxista en su composición, e incluía a los Socialistas Revolucionarios, activistas pro-derechos humanos del ala izquierda e izquierdistas independientes. Ambas organizaciones se unieron más o menos en los meses que siguieron. Las acciones de calle de Kifaya, en ocasiones teatrales y quijotescas, atrajeron la atención pública y ayudaron a romper tabús en la vida de Egipto desafiando directamente y sin eufemismos al presidente y su familia.

Poco después de una serie de manifestaciones de Kifaya, un grupo de activistas de la Hermandad Musulmana, en especial ‘Ali ‘Abd al-Fattah de Alejandría, mantuvo conversaciones con los Socialistas Revolucionarios e izquierdistas independientes, lo que resultó en el lanzamiento de la Alianza Nacional por el Cambio en junio de 2005. La alianza era táctica y se centró en una plataforma anti-Mubarak, haciendo énfasis en la vigilancia contra las intenciones del aparato electoral en el año de las elecciones parlamentarias y presidenciales. Los frutos de esta alianza no alteraron radicalmente la escena política sobre el terreno. Tras anunciar su intención de llevar a cabo una manifestación conjunta con la izquierda en ‘Abdin Square en julio de 2005, los Hermanos Musulmanes decidieron mostrarse, citando presiones de la seguridad. Se organizaron dos manifestaciones conjuntas más frente al Sindicato de Abogados. La primera fue caótica, y la segunda estuvo mejor organizada, con un consenso en cuanto a eslóganes y pancartas. Desde las elecciones parlamentarias en el invierno de 2005, la alianza se mantuvo al margen de las calles, pero se mantuvo en su sitio en cuanto a coordinación y a los mecanismos de resolución de problemas donde quiera que surgiera fricción en los puestos de trabajo.

El acercamiento entre los islamistas y la izquierda continuó cuando los estudiantes de la Tendencia Revolucionaria Socialista, los Hermanos Musulmanes y algunos independientes formaron la Unión Libre de Estudiantes (F.S.U.) en noviembre de 2005 con la intención de actuar como una organización paralela con las uniones de estudiantes dominadas por el gobierno. El FSU se centró en las Universidades de Helwan y de El Cairo con una minúscula presencia de otras pocas universidades, incluyendo ‘Ayn Shams. Siguiendo el aparato de las elecciones de la unión de estudiantes, la Hermandad usó su peso en la FSU, autorizando nuevas ramas en universidades como las de al-Azhar, Mansoura y Alejandria. Pese a que el FSU está lejos aún de llevar a cabo las ambiciones de sus organizadores –nada menos que una unión de estudiantes con raíces a nivel nacional- los lugares en los que opera el FSU han sido testigo de otro gran avance en las relaciones entre los Hermanos y la izquierda radical. Mustafa Muhi al-Din, un activista socialista de la Universidad de Helwan, describe las relaciones con los Hermanos en los campus como amistosas. “Nos invitan a sus eventos y muestran interés por nuestras actividades. Tal vez esta unión no sea sólida aún, pero hay un lugar para las actividades. Podemos ser activos y extender nuestro mensaje, ocupándonos de la seguridad del estado pero no así del acoso de la Hermandad y en ocasiones nos tienden una mano. Igual que hacemos nosotros. Esto facilita las cosas”. ‘Abd al-‘Aziz Mugahid, activista de la Hermandad y presidente del FSU en la Universidad de Helwan, habla con entusiasmo del “espíritu de hermandad” en el campus. “Los socialistas intervinieron para ayudarnos en las manifestaciones de solidaridad con nuestras hermanas que habían sido expulsadas de las residencias por usar el niqab, y se alzaron en nuestro favor cuando la administración expulsó a más de 400 estudiantes por razones de seguridad. Estas actividades conjuntas no eran antes frecuentes”.

Cambio generacional

La espina dorsal de las acciones de solidaridad con la intifada palestina han sido estudiantes de alrededor de la veintena. Como vírgenes políticamente hablando, no arrastraban el lastre de las históricas luchas entre izquierdistas e islamistas, y entre facciones de la izquierda. [4]
Mientras tanto, el perfil de la media de los jóvenes activistas de la Hermandad Musulmana había sufrido su propia transformación, dando lugar a que un considerable número de jóvenes de la Hermandad se abriese a la coordinación con grupos laicos. “El talante de la Hermandad ha cambiado”, dice Husam Tammam, autor de un libro reciente sobre la organización. [5] “Han sido asimilados socialmente. Hoy en día no son necesariamente hijos de los cinturones de pobreza y de la marginalidad”. La entrada decisiva de la Hermandad en la política electoral “llegó a expensas de su identidad, forzándoles a ser más pragmáticos”, añade Tammam. “Así que olvidémonos del estado islámico, del califato y todo eso. Cuanto más iban los Hermanos entrando a la arena política, más se han integrado, y más han tratado de operar de acuerdo con las reglas del escenario”. Tammam continúa: “Los hermanos han cambiado en su relación con el arte, la sociedad y su visión. Esto puede verse bien entre la juventud [de los Hermanos]. La juventud votó por [el candidato del Ghad] Ayman Tour. Esto no fue una orden central de los líderes del grupo. Cuando se dejó a la juventud sin órdenes, no siguieron necesariamente la línea principal del grupo. Bajo mi punto de vista, el último evento reseñable sostenido por los Hermanos, antes de que tomaran la calle, fue un acto organizado por los estudiantes de la Hermandad llamado el día de Mahoma que tuvo lugar en el día de San Valentín. La juventud islamista pensó, ¿Cómo podemos amar pero de un modo correcto? Si comparamos esto con el comportamiento de la juventud islamista en 1985, es completamente diferente. En aquel entonces todos ellos pensaban en como establecer el estado islámico y resucitar el califato. Habrían visto el día de San Valentín como una pérdida de tiempo. La juventud de hoy, sin embargo no adopta una consideración tan agresiva”.

De las observaciones de Tammam se han hecho eco los izquierdistas que compartieron celdas de prisión con los jóvenes Hermanos durante la anticampaña de la primavera de 2006 sobre el movimiento de solidaridad con los jueces egipcios que sacaron a la luz el fraude y la intimidación de los votantes en las elecciones de 2005. En la crónica de su encuentro con los detenidos de la Hermandad Musulmana, el izquierdista laico independiente ‘Ala’ Sayf escribió: “Eran de esa raza de islamistas que leen los blogs, ven al-Jazeera, cantan canciones sha‘bi (populares), hablan de intensa historias de amor y corean ‘abajo Mubarak’. Y al ser jóvenes, la mayoría de ellos no habían tenido anteriores experiencias en la prisión. Esperando saber si les darían una pena de 15 ó 45 días por principiantes, esperando a saber si serían enviados a una carcel sencillamente horrible o bien demasiado horrible, y en mitad de todo esto nos llegó la noticia de que me podrían liberar al día siguiente”. Y con la noticia de su liberación, ¡De repente, pasaron de ser solo Hermanos a ser camaradas! Me abrazaron, me aplaudieron, estrecharon mi mano, rieron y estaban verdaderamente felices por mi liberación… Cuando estamos hablando de los 22 a los que se liberó aquella semana, y no digo 22 liberados de entre 30, eran 22 de 600… afrontando los mismos cargos y combatiendo a los mismos tiranos”. La web oficial de los Hermanos Musulmanes invitó a ‘Ala’ Sayf a escribir un mensaje a los jóvenes de la Hermandad. El 24 de julio les escribió, haciéndoles un llamamiento a ser “más emprendedores”, y abogando por una mayor acción militante de calle.

Hoy día, la mayoría de las facciones de la izquierda siguen siendo contrarias (o expresan recelo a este respecto) a acciones conjuntas con los islamistas, sobre todo la recientemente desarrollada Izquierda Democrática (una tendencia reformista centrada en torno a la revista al-Busla), el Partido Comunista Egipcio, el Partido Socialista Popular y una parte de la comunidad por los derechos humanos. Pero los Hermanos y los camaradas que trabajarán con ellos siguen comprometidos en la construcción de una mutua confianza. El liderazgo de los Hermanos Musulmanes es firmemente gradualista y sigue mirando siempre por los compromisos con el régimen. Esta actitud podría impedir un mayor acercamiento con la izquierda radical, a menos que la base de jóvenes de la Hermandad alcance una mayor voz acerca de cuándo, y cómo, su poderosa organización se conduzca a sí misma.

Notas finales

[1] Los historiadores de izquierdas dividen la historia del comunismo egipcio en “oleadas”. La primera empezó en 1919 con la fundación del Partido Socialista Egipcio, que se transformó más adelante en el Partido Comunista Egipcio, solo para ser destruido por las anticampañas del gobierno de Wafd en 1924. La segunda ola empezó a finales de los años 30 con la formación de círculos de estudio comunista que evolucionaron en varias organizaciones y facciones, con breves periodos de unidad; terminó con la disolución del Partido Comunista en 1965. La tercera ola comenzó en 1968 con el resurgir de los movimientos de trabajadores y estudiantes, sufrió una derrota que acabó con ella en 1977 y muriço oficialmente econ el colapso de la Unión Soviética en1991. La (actual) cuarta ola comenzó en 1995, con el lanzamiento de la Tendencia Socialista Revolucionaria.
[2] El eslogan fue acuñado por Chris Harman, un teorista de la Tendencia Socialista Revolucionaria con base en Gran Bretaña, en su libro, El profeta y el proletariado, accesible en Internet a través de la dirección http://www.marxists.de/religion/harman/index.htm. El libro fue traducido al árabe, y ampliamente difundido por los Socialistas Revolucionarios en 1997.
[3] Ver “Políticas de calle” de Hossam el-Hamalawy, Cairo Times, 26 de septiembre de 2002; y “La Posguerra en Oriente Medio”, de Hossam el-Hamalawy, Islam Online, 30 de abril de 2003.
[4] El-Hamalawy, “Políticas de calle”.
[5] Husam Tammam, Tahawwulat al-Ikhwan al-Muslimin (El Cairo: Madbouli, 2005).Hossam El-Hamalawy es periodista en El Cairo y blogger.

12 julio 2007

Leer hoy "El Capital" de Marx


x Michel Husson


No se puede ignorar una objeción, a fin de cuentas legitima: ¿reclamándonos de una obra fechada en el siglo XIX para analizar la realidad actual, no nos arriesgamos a caer en un arcaísmo dogmático? Esta alusión al arcaísmo debe tomarse en consideración


Una introducción a El Capital no puede tener actualmente otro sentido que justificar el interés de su lectura para comprender el capitalismo contemporáneo. Francamente, no es tan difícil. En efecto, la gran prensa económica suele hacer periódicamente referencia explícita a la crítica marxista del capitalismo.


Así, en su edición del 19 de diciembre de 2002, The Economist escribía que “el comunismo como sistema de gobierno está muerto o agonizante” pero, no obstante “su porvenir parece asegurado en tanto que sistema de ideas”. Business Week del 20 enero de 2003 evocaba el retorno de la lucha de clases. Más recientemente, en el Financial Times del 28 de diciembre de 2006, John Thornhill señalaba que “el reciente desarrollo de la mundialización que, desde muchos puntos de vista, recuerda a la época de Marx, ha conducido sin ninguna duda a un interés renovado por su critica del capitalismo (…) ¿Cómo puede ser que el dos por ciento más rico de la población adulta posea más del 50% de la riqueza mundial mientras que la mitad más pobre no posea más que el 1 %? ¿Cómo se puede comprender el capital sin leer Das Kapital?”. En Francia, Jacques Attali, acaba de publicar une biografía de Marx en la que sostiene que sólo hoy podemos plantearnos las cuestiones a las que respondía Marx.


Sin embargo, estas referencias no son suficientes para ignorar una objeción, a fin de cuentas legitima: ¿reclamándonos de una obra fechada en el siglo XIX para analizar la realidad actual, no nos arriesgamos a caer en un arcaísmo dogmático? Esta alusión al arcaísmo debe tomarse en consideración, y puede justificarse a partir de dos postulados, de los cuales uno solo sería suficiente para convertir en caduca la referencia marxista. Para justificar el recurso al aparato conceptual marxista, tendremos que poner en cuestión uno y otro de esos postulados.




* Prólogo a la edición resumida del Capital de Gabriel Deville, Los libros de la frontera, Barcelona, 2007.
** Economista marxista, miembro del Consejo Científico de ATTAC-Francia. Autor de numerosas obras, entre ellas: Les destines du tiers monde (Los destinos del tercer mundo), Nathan, Francia, 1993; Misère du capital. Une critique du neoliberalisme (Miseria del Capital. Una crítica del neoliberalismo), Siros, Francia, 1996; Les ajustements de l´emploi (Los ajustes del empleo), Cahiers libres, Edtions Page deux, Suiza, 1999; Le grand bluff capitaliste (El gran bluff capitalista), La Dispute, Francia, 2001. Su sitio web: http://hussonet.free.fr/

05 julio 2007

JOSE MARI SAGARDUI, 27 AÑOS privado de libertad


Jose Mari Sagardui cumple veintisiete años en prisión, diez de ellos en aislamiento

El movimiento pro amnistia volvió a exigir ayer la liberación de Jose Mari Sagardui «Gatza» ante el inminente cumplimiento del vigesimosétimo aniversario de su ingreso en prisión. Con este motivo, las calles de Zornotza acogerán dos movilizaciones durante el próximo fin de semana. Para Xabin Juaristi, la situación de Sagardui responde a que «tras el fracaso de la dispersión, los estados sólo buscan la venganza».

El próximo lunes, 8 de julio, se cumplirán 27 años de la detención y posterior encarcelamiento de Jose Mari Sagardui Gatza, torturado durante aquellos días, tal como él mismo relató. Es el preso político que más tiempo lleva encarcelado en el continente europeo. En todo su periplo carcelario, el vecino de Zornotza ha conocido una quincena de prisiones en las que permanentemente ha sufrido unas durísimas condiciones de vida.

Ante la inminencia de este aniversario represivo, el movimiento pro amnistia ofreció ayer una conferencia de prensa en Bilbo para volver a denunciar la situación de Gatza, exigir el fin de la política carcelaria y hacer un repaso de las diferentes etapas por las que ha tenido que pasar el zornotzarra en prisión. Acompañando al padre de Gatza, Santos Sagardui, comparecieron la representante de Etxerat Agurtzane Alcalde y los de Askatasuna Xabin Juaristi y Estitxu Velasco.

La primera en intervenir fue Alcalde, quien relató que Sagardui «a día de hoy, y tras 27 años encarcelado, se encuentra recluido en una celda de Jaén en la que durante 20 horas no entra el sol». Es por ello por lo que le calificó de «superviviente de una política penitenciaria que genera problemas físicos y síquicos que llevan a los presos a la muerte, y que provoca accidentes que conducen a la muerte de familiares y amigos».

La representante de Etxerat denunció también la actitud que mantienen al respecto «instituciones y departamentos de derechos humanos» que, según resaltó, «no hacen nada para acabar con esta situación». Ante una coyuntura que definió como «gravísima», invitó a empresas de Zornotza a que «bajen sus persianas» y secunden el paro de media hora, de 19.30 a 20.00, convocado para mañana en la localidad vizcaina.

«Referencialidad en la lucha»

Por su parte, Xabin Juaristi subrayó que Gatza lleva «toda una vida luchando de manera ferviente». Un camino que no ha recorrido solo ya que, como constató el portavoz de Askatasuna, «le ha acompañado un colectivo de máxima referencialidad en la lucha como es el Colectivo de Presos Políticos Vascos».

Asimismo, recordó las diferentes fases que ha vivido la política penitenciaria impulsada por el Estado español y el francés durante los últimos 30 años y que busca «doblegar a Euskal Herria destruyendo a los presos políticos vascos». De este modo, rememoró cómo en 1977 «se procedió a un indulto y a una pseudoamnistía, para meses después volver a llenar las cárceles de vascos». En el marco de ese «duro camino» que han sufrido los presos políticos vascos colocó «las medidas represivas importadas desde Alemania, la implantación del modelo de cárcel de máxima seguridad como en Herrera de la Mancha, a lo que había que sumar la presencia de policías españoles y guardias civiles ejerciendo de carceleros».

Otra etapa significativa fue la comprendida entre los años 1986 y 1996, durante la cual se desarrolló «un plan elaborado por los expertos del PNV en el que se abogaba por profundizar en el aislamiento y la dispersión, con palabras bonitas y humanistas pero que ocultaba unas macabras intenciones». No obstante, Juaristi indicó que en los últimos años «la situación ha ido a peor». Como ejemplo de ello, enumeró las trabas impuestas a los prisioneros en cuanto a las visitas o para poder estudiar, más aún si lo quieren hacer en euskara. Y a ello se debe sumar la «profundización en el aislamiento y el aumento de la pena máxima hasta los 40 años». Dentro de este contexto situó también la denominada «doctrina Parot», una cadena perpetua encubierta que por el momento afecta ya a 20 presos vascos pero que puede ampliarse a un centenar más o el caso de De Juana.

«Un gran Guantánamo»

El portavoz de Askatasuna denunció que los estados español y francés, «una vez fracasada la política penitenciaria, sólo buscan la venganza». Manifestó también que «utilizan el secuestro como medida de chantaje ininterrumpido para usar a los presos como si de prisioneros de guerra se tratasen». Un hecho con el que se explica que «Gatza sea el preso político más antiguo de toda Europa».

Como consecuencia de estas medidas represivas, Juaristi indicó que «para los vascos, la democracia española se ha convertido en un gran gran Guantánamo». Remarcó que la única manera de revertir esta situación es «que se respeten los derechos del Colectivo de Presos Políticos Vascos reconociendo su estatus político, reagrupándolos en Euskal Herria y situando la política penitenciaria en clave de solución».

El movimiento pro amnistia llamó a participar en el acto político previsto para el sábado, a las 18.00, en la plaza del Ayuntamiento de Zornotza.

MOVILIZACIONES

Las calles de Zornotza serán testigo de movilizaciones en favor de «Gatza» este fin de semana. Para mañana se ha convocado un paro de media hora en bares y comercios, mientras que el sábado habrá un acto político en la plaza del Ayuntamiento.

Un castigo que puede prolongarse hasta los 30 años en la cárcel

A pesar de que José Mari Sagardui cumplirá 27 años en prisión el próximo lunes, tantos como los que estuvo Nelson Mandela encarcelado en Sudáfrica, su situación parece no tener visos de mejorar a corto plazo. Así, según señaló Xabin Juaristi ayer, su pena puede llegar a extenderse «hasta los 30 años, condena máxima establecida por la legislación bajo la que Gatza fue condenado».

Una situación que el portavoz del organismo antirepresivo enmarcó dentro de la política penitenciaria, la cual posibilita que se den casos como el del vecino de Zornotza. Asimismo, para Juaristi, «Gatza» podría llegar a cumplir la escalofriante cifra de tres décadas en prisión que podrían llegar a culminarse en caso de que «no hagamos la presión suficiente» para impedirlo.

En la rueda de prensa ofrecida ayer en la capital vizcaina, una figura destacaba sobremanera junto a los representantes del movimiento pro amnistia, se trataba de Santos Sagardui, el padre de «Gatza». Quien acompañado de una foto de su hijo donde se pedía su libertad, permaneció en silencio hasta el final de la comparecencia, cuando se le preguntó por el momento por el que atraviesa su descendiente en estos momentos.

Santos Sagardui fue conciso y destacó que «Gatza» se encuentra «animado» ya que cuenta con los apoyos de «su compañera, su pequeña que le reporta una gran alegría, sus padres y de toda otra mucha gente del pueblo». Por lo tanto, aseguró de manera clara y contundente que su hijo «no está solo».

04 julio 2007

Filibusteros y farsantes

Pasado un mes de las elecciones, es bueno repasar la postura de cada partido político ante el pucherazo electoral en Euskal Herria. La primera victoria: además de subir votos, se han 'recuperado' muchos concejales que por votos corresponden a ANV.

Dice un viejo refrán que "antes se coge al mentiroso que al cojo" y eso es lo que ha sucedido en Euskal Herria. El doloroso proceso de ilegalizaciones que ha sufrido la izquierda vasca ha tenido dos partes. El la fase previa a las elecciones, eran muchos paisanos nuestros los que justifican la trampa que se estaba preparando; repetían sin descanso mensajes que exculpaban a los fascistas: se trata de un juego acordado entre el Gobierno y Batasuna... al final, podrán presentarse sin ningún problema... están haciendo victimismo porque esto les da réditos electorales;... en el caso de que no pudieran presentarse a las elecciones, los únicos responsables sería ellos... no han cumplido la tarea que tienen pendiente (condenar la violencia) si quieren ingresar al selecto club de los demócratas...

Aquellas frases justificatorias del atropello resultaban demasiado escandalosas y dejaban muy en evidencia a quienes las repetían. Por eso, varios partidos vascos, mezclaban las anteriores frases con otras que pretendía demostrar una cierta sensibilidad ética: debe derogarse la Ley de Partidos... ninguna fuerza política tendría que quedar al margen de la contienda electoral... todos debemos de competir en igualdad de condiciones... Se trataba de una retórica hueca, destinada a cuidar la imagen y a fingir una pretendida conciencia ética de la que tanto alardean y de la que, a todas luces, carecen. El tono en que lo decían y su empeño por dar a la campaña electoral una apariencia de normalidad, dejaban al descubierto sus verdaderas intenciones: esperaban que la ilegalización se materializase para poder beneficiarse de los cargos que correspondían a la izquierda ilegalizada.

Durante la jornada electoral, los principales líderes de estas formaciones responsables o cómplices de ilegalización hubieron de soportar las protestas populares; personas de la izquierda les esperaban a pie de urna para reprocharles sus actitud. Su enfado ante las protestas demostraban que no tenían la menor conciencia de culpa por el atropello fascista que estaban cometiendo.

Confrontación post electoral
El PNV, buque insignia del vasquismo claudicante, es el primero que se posiciona al respecto. El día 5 de junio anuncia con mucha solemnidad y poca vergüenza que tomará posesión de los cargos que, por decisión popular, corresponden a la izquierda vasca. Su decisión no sorprende a nadie: es persecutor implacable de la izquierda, ha sido cómplice del PSOE en el proceso de ilegalizaciones y, además, es quien se va a beneficiar de más escaños ¿Cuando se ha visto que el PNV anteponga la ética a sus intereses partidistas?

Dos días más tarde, es Eusko Alkartasuna ("Solidaridad Vasca", aunque en este caso no hace honor a su nombre) la que se posiciona. Responde al requerimiento que le han hecho los ilegalizados con parecidas palabras a las que había usado ya el PNV. Los ladrones se consideran gente muy respetable "no toleraremos amenaza alguna a nuestro cargos ni aceptaremos lecciones de democracia". Celebradas las elecciones emprenden un trabajo ideológico intenso para convencer a la ciudadanía de que su piratería se ajusta a la democracia. También están presionando dentro de las respectivas formaciones ya que algunos de los que van a tomar posesión sin el refrendo popular se resisten a ejercer de ladrones, tal y como se lo exigen las direcciones de los partidos que decían estar en contra de la ley.

La contestación popular
Conscientes de que la razón está de su lado y que se está cometiendo con ellos una gran injusticia, la militancia de la izquierda expoliada reclama sus derechos. Después de las elecciones, ANV ha remitido cartas a las diferentes fuerzas políticas solicitando una reunión conjunta; hasta el momento, los resultados han sido poco satisfactorios. A partir del día 6 de junio, la izquierda emprende una dinámica de movilizaciones populares para sacar el tema a la calle y denunciar públicamente a los piratas. El día 7, miembros de la izquierda se concentran delante de las oficinas centrales del PNV y denuncian su actitud usurpadora. El día 8, en el pleno del Parlamento Vasco, las parlamentarias de la izquierda exhiben carteles denunciando el latrocinio. El día 9, miembros de la izquierda se concentran en Gasteiz delante de la sede del PP. El día 10, la concentración de denuncia se traslada al Ayuntamiento de Bilbao; en dicha concentración anuncian que ANV concurriría el día 16, en el acto de constitución de las instituciones, para tomar posesión de los puestos que el pueblo les ha concedido.El anuncio de ANV crea una gran preocupación en los usurpadores; están cometiendo el robo sin el menor reparo pero les indigna que los ilegalizados acudan a reclamar sus derechos. Los responsables de interior de Madrid y de Vitoria preparan un operativo especial para reprimir la protesta de la izquierda. Una vez más, la policía se prepara para proteger a los ladrones de la reclamación de los expoliados.

La constitución de unos ayuntamientos antidemocráticos
Lo que está contemplado como un mero formalismo administrativo se convirtió en Euskal Herria en la expresión de una situación convulsa y anormal. Algunos municipios se constituyen a horas tempranas y con prisas propias de tareas clandestinas. Muchos de ellos cuentan con presencia policial que tiene orden de actuar contra los expoliados (atropello sobre atropello); en algunos casos, la barreras y medidas policiales convierte los edificios municipales en búnkeres contra el clamor popular. Todos los actos de constitución cuentan también con la presencia de gentes de izquierda que, cartel en ristre, denuncian lo que está ocurriendo. Algunos de los cargos electos ilegalizados ocupan los sillones que les corresponden, comparecen con las bocas amordazadas, intervienen reclamando sus derechos... Sobra decir que sus protestas pacíficas son respondidas con la represión policial que deja un cupo de personas detenidas o contusionadas.

En este crispado ambiente hay personas que, demostrando más sensibilidad que la mayoría de los dirigentes, se niegan a colaborar en el fraude. La formación Aralar advierte que no ocupará más cargos que los que en justicia le corresponden. Otros candidatos deciden no comparecer a la toma de posesión expresando su desacuerdo con el atropello que se está cometiendo.

Esta actitud ejemplar y honesta por parte de algunas personas se contrapone al comportamiento miserable de las direcciones de los partidos. Quienes decían estar en contra de la Ley de exclusión, presionan a quienes no quieren ser ladrones para que roben sin escrúpulos los cargos que corresponden a la izquierda. Un contexto de violencia y represión promovido desde el poder y las direcciones de los partidos sólo puede dar lugar a la crispación.

Euskal Herria, 2 de Julio de 2007.

*En www.askapena.org podéis ver la toma de posesión de los ayuntamientos de Iruñea (Navarra) donde la mayoría quería echar al fascismo del PP y el Partido Socialista lo impidió, Elorrio donde la izquierda vasca ganó las elecciones, Lizartza dónde el PP con tan sólo 27 votos ha ido a robar la alcaldía del pueblo y Sestao donde la policía vasco-española llevo detenidas a personas que protestaban pacíficamente contra el pucherazo electoral.

01 julio 2007

Venezuela y Cuba presentes en el festival de la prensa comunista en Dortmund


Venezuela Bolivariana en el festival del DKPCon mucho interés recibieron los visitantes del tradicional Festival del semanario alemán “Unsere Zeit” (Nuestro Tiempo), que se realizó el fin de semana pasado en el parque Revierpark Wischlingen de la ciudad industrial Dortmund (oeste de Alemania), el amplio aporte de la Venezuela Bolivariana para el programa de este evento que convoca cada dos años el vocero del Partido Comunista Alemán (DKP, por sus siglas en alemán). Fue la primera vez que Venezuela no sólo estuvo presente con ponentes y puestos informativos, sino con una propia carpa de 100 metros cuadrados y un amplio programa cultural e informativo que fue muy bien aceptado por los 50.000 asistentes del festival.
La mayor asistencia en la carpa “Venezuela Bolivariana” logró la conferencia de la Embajadora venezolana en Alemania, Blancanieve Portocarrero, que contestó a las preguntas del conocido periodista Ekkehard Sieker y de los asistentes. La diplomática se mostró satisfecha con el festival que valoró como un “renacer de la esperanza”. La Embajadora explicó su propia biografía como luchadora social y militante del movimiento de mujeres, profesora universitaria, miembro de la Asamblea Nacional Constituyente, ministra y, finalmente, Embajadora de la Venezuela Bolivariana, “que es algo muy diferente que representar sólo a Venezuela”, como afirmó el periodista Sieker.

La carpa de Venezuela Bolivariana
La carpa de Venezuela Bolivariana
La Embajadora destacó como momento histórico la victoria popular del pueblo venezolano contra los golpistas en abril de 2002: “Este momento ningún venezolano jamás olvidará, tampoco los de la oligarquía”, aseguró la diplomática. Pidió “unir todas nuestras voces en todo el mundo” para lograr un mundo de paz y justicia para todos los pueblos de este planeta.

Enérgicamente y aplaudida por los asistentes, la Embajadora defendió la política de democratización comunicacional que realiza el Gobierno venezolano y destacó la construcción de la tercera eje comunicacional en Venezuela: “Hay que dar al pueblo sus propios medios de comunicación para que puede expresarse”, insistió Portocarrero.

Antes de su conferencia, la Embajadora Portocarrero se reunió breve con el Presidente del Partido Comunista Alemán, Heinz Stehr.

En varias conferencias también intervino el Secretario Internacional del Partido Comunista de Venezuela (PCV), Carolus Wimmer, que destacó el apoyo de su partido para el proceso revolucionario, liderado por el Presidente Hugo Chávez. Explicó la decisión de su partido de no disolverse por ahora, pero destacó el apoyo de la tolda del gallo rojo para la unidad de las fuerzas revolucionarias venezolanas. Todo dependerá, afirmó Wimmer, del carácter del futuro Partido Socialista Unido: “Si es un partido verdaderamente revolucionario, no tendremos ningún problema para adherirnos. Desaparecerán el nombre y los símbolos, pero no los contenidos del Partido Comunista. Pero si eso será un partido socialdemócrata, no podremos adherirnos a este partido.”

En la Casa Cuba
En la Casa Cuba
La carpa de Venezuela Bolivariana se destacó también por un amplio programa cultural con las actuaciones del grupo musical latinoamericano Sub Terra y del cantante Daniel Osorio. Especial atención logró una “Fiesta Bolivariana” en la noche del sábado durante la cuál se unieron varios grupos musicales a una sesión espontánea que se extendió hasta la madrugada.

A pesar de lluvias y vientos, otra vez contaron a 50.000 visitantes en esta “Fiesta de la Solidaridad” – así la lema central – que disfrutaron un gigante programa cultural y político con una destacada presencia internacional – a parte de Venezuela estuvieron presentes con propias carpas o aportes más sencillos Cuba y muchos países latinoamericanos más, Vietnam, Italia, Grecia, España, Portugal, Palestina, Irak, Irán y de muchos países más. También asistieron varios diputados del partido “Die Linke” (La Izquierda), funcionarios sindicalistas, representantes de organizaciones y movimientos sociales.

CARTEL VENEZOLANO


gringos y aguilas negras atacaron campamento de las farc ep

Así operan 7 comandos para rescate a sangre y fuegoComando de gringos y Águilas Negras pudo atacar el campamento

Juan Ramón Ríos - TP – VISUR

Un comando conjunto del Gaula y paramilitares asesorado por mandos norteamericanos, pudo atacar el campamento de una guerrilla de las FARC, originando un combate en límites de Valle y Nariño, en el que murieron los 11 diputados del Valle. Era una de las operaciones encubiertas que grupos contraguerrillas orientados por gringos adelantan en 7 regiones del país y fue infiltrado hace 3 meses en la zona.

La fuerza especial del Ejército y la Armada con helicópteros despertó a los guerrilleros.En el segundo mandato de Uribe Vélez se incrementó la estrategia de operaciones encubiertas dentro del Plan Patriota, sin poder infiltrar comandos pero recibiendo una paliza de los bloques con muchas bajas del ejército y paramilitares. La táctica empleada en Asia, Medio Oriente, países árabes y centroamericanos, les reportó exitosos ataques desde adentro, organizando “quintas columnas” con informantes y desertados. Lograron el rescate de comandantes y potentados del primer mundo, dejando muchos civiles muertos, incapacitados y ruinas a su paso, porque su misión “es matar al enemigo y a todo lo que estorbe su misión de muerte”, Afirma Peter Nixon*, desclasificador de archivos de la CIA, caído en desgracia en Oriente Medio y ahora contratista de operaciones del también mercenario Negroponte.

Por ello el trabajo en Colombia y Venezuela lo dirigen expertos de Israel y Estados Unidos. Así los primeros grupos paramilitares con los Castaño al frente eran entrenados por equipos de mercenarios como Yair Klein del Mosaad y otros de la CIA.Los mandos son adiestrados afuera, pero según P. Wall Richarson*, ex agente de la centralilla, los comandos se entrenan en las bases gringas de Manta y Aruba y en las de Tres esquinas y Larandia en Caquetá, Tolemaida en Tolima y las especializadas en fronteras en Puerto Carreño, Vichada, Fortul, Arauca, y la nueva en Castilletes, Guajira.

Con la misión de infiltrar comandos para rescate de “prisioneros” en regiones limítrofes, pero mas allá para preparar la guerra contra Venezuela, para lo cual grupos de las Águilas negras, agentes del DAS y la Sijin están ya en el vecino país para atacar desde adentro propiciando la “guerra civil degenerada” en los dos países, que justifique la intervención extranjera.En la base de Castilletes, punto álgido del diferendo limítrofe, que se extiende al norte hasta Punta espada y al sur hasta Bahía Cocinetas, sobre el Golfo de Venezuela, los gringos construyen la más moderna base aérea y naval para operaciones en los dos países, que les permita una peligrosa cabeza de playa en el caribe.

En las maniobras costeras asistidas por un barco madre portaaviones, se desplazan cinco corbetas artilladas, 9 naves pirañas, iguales a las 12 del Orinoco, junto a una flotilla de 12 bombarderos y tres aviones fantasma.Los comandos de infiltración rápida en operaciones encubiertas, según el Manual de Guerra contraguerrillas, son dirigidos por una fuerza elite autónoma y compartimentados no dependen de ordenes del mando nacional.

Se entrenan en supervivencia selva adentro, con ración de campaña limitada, pero “pueden pescar de noche, cazar y matar sin ruidos, cavar cuevas, sin acampar” y mimetizarse hasta por tres meses. Su dieta son vegetales, raíces, yerbas, incluso psicotrópicas, “si encuentran a su paso”, jugos sumos y toda clase de carnes. “Deben meterse en el rol de campesinos o indígenas”.El comando que pudo atacar provocando la muerte de los diputados, había sido seleccionado en Tolemaida hace 4 meses y se unió a otro de la Tercera Brigada cerca de Cali, pasando desapercibido de civil por un farallón cerca de Pradera.

El ataque -según el País de Cali- se pudo dar en el corregimiento de la Victoria, adónde además murió Milton Sierra Gómez “JJ”, cuatro militares y dos guerrilleros.

CITA DE LA IZQUIERDA LATINOAMERICANA




Se ultiman los detalles para la realización del XI Seminario Internacional. Las últimas comunicaciones llegadas a la Comisión Preparatoria informan que una numerosa delegación de varias organizaciones de izquierda de Venezuela preparan sus maletas para llegar a Quito. Del mismo modo se indica que, una nutrida delegación de Colombia, Perú y República Dominicana, a más de Argentina, estarán presentes en la cita latinoamericana, que se suman a las delegaciones que ya han sido confirmadas hasta el presente, como Brasil y México.

Se han cursado sendas invitaciones para que participen en el evento a varias organizaciones y partidos políticos del Ecuador: Partido Socialista - Frente Amplio; Movimiento Plurinacional Pachacutik; Movimiento de Izquierda Revolucionaria, MIR, Quitu - Raymi, Movimiento Bolivariano Alfarista y otros.

De varias provincias del país se han reportado también informaciones acerca de que en reuniones de organizaciones populares, directivas ampliadas, instituciones diversas, se han designado delegados para estar presentes en el Seminario.

Y es que la temática sobre “La izquierda de América Latina: problemas y perspectivas”, está despertando un cada vez más creciente interés para conocer, debatir y establecer las tareas que tenemos los revolucionarios del Continente en esta hora de cambios, cuando grandes movilizaciones populares dan el marco al crecimiento de las corrientes democráticas y progresistas, cuando la izquierda debe jugar un papel más decisivo en el direccionamiento de esas corrientes.

La izquierda revolucionaria tiene hacia adentro tareas ideológicas, políticas y organizativas de primer orden. Debe ir depurando y afirmando sus concepciones transformadoras; al mismo tiempo que para hacerlo debe conocer la realidad -tan dinámica y cambiante - en la que actúa; ponerse a la altura que demandan las condiciones objetivas; tener las respuestas a los requerimientos que los trabajadores, la juventud y los pueblos hacen para apropiarse y construir el futuro con sus manos y sus esfuerzos.

Cómo crecer y desarrollarse en medio de los combates antiimperialistas, políticos, y reivindicativos que libran colectividades enteras en este momento en América Latina y el mundo? Qué iniciativas desplegar, qué políticas, para sintonizarse y ganar la conciencia de las masas explotadas y conducirlas hacia un objetivo seguro, al cambio social verdadero, que no es otro que el socialismo, como la expresión de la sociedad de trabajo, libertad, equidad y progreso, donde habrán desaparecido las diferenciaciones de clase.

Hay un reto de por medio, cómo lograr convertirse en el principal referente y acaudalar los afluentes sociales y políticos de las masas trabajadoras, de la mujer, de la juventud para que las concepciones, los objetivos y las acciones de la izquierda, tengan la real condición de producir los cambios profundos que nuestros países y nuestras gentes requieren.

Sin duda, estas no son sino unas pocas inquietudes y reflexiones que llevamos al Seminario Internacional, donde necesitamos un intercambio de opiniones y un debate que va a ser muy rico, en el interés de absolver algunas de estas interrogantes.

Como parte de la agenda del Seminario existen dos actos que revisten una marcada importancia. El Martes 10 de julio a las 17h:00, tendrá lugar la mesa redonda con el tema: “ La Lucha de los Trabajadores y Pueblos contra el Imperialismo y las Oligarquías” en el Auditorio de la Facultad de Filosofía de la Universidad Central y que contará con la participación de los delegados del Ecuador y de algunos países de América Latina.

El Miércoles 11, a las 15h:00 se producirá una Mesa Redonda acerca de “Los Medios Alternativos de Comunicación y su Papel en el escenario actual”. El mismo día a las 18h:00 habrá un RECITAL POÉTICO Y MUSICAL, para difundir la obra de los poetas de izquierda revolucionaria, en homenaje a las delegaciones nacionales e internacionales participantes en el Seminario, acto con el cual la Unión Nacional de Artistas Populares, UNAPE , contribuye a este foro de la izquierda latinoamericana y del mundo.

Es también necesario lograr una amplia CONVOCATORIA a las bases y dirigentes de las organizaciones populares, al FRENTE POPULAR, al Movimiento Popular Democrático, a los simpatizantes, amigos, colaboradores y militantes del PCMLE, para la celebración del 43er. Aniversario del Partido en la tarde del Viernes 13 de julio, para lo cual también están circulando las invitaciones correspondientes.

Los luchadores (as) ecuatorianos (as) tenemos esta importante cita de los revolucionarios de América. Vamos a cumplir con decisión este compromiso de honor para los militantes de la izquierda!!.