Buscar este blog

28 septiembre 2007

AHORA SI, SPOT DEL MPD (Ecuador)


Memorable intervención del presidente de Ecuador, Rafael Correa, ante la Asamblea General de la ONU


tomado de insurgente.

El presidente de un pequeño país latinoamericano, Ecuador, ha dado una enorme lección de dignidad y de ejercicio de la soberanía popular y nacional a los incapaces y cobardes dirigentes de los países de primer Mundo, especialmente a los europeos. Mientras peleles con aire mayestático como Zapatero, son absolutamente incapaces de formular la más mínima crítica al sistema internacional, a la política imperial de las guerras preventivas y “a voluntad” de los EEUU, a la liquidación del orden internacional que está imponiendo en Imperio, y a la terrible y creciente desigualdad entre los distintos países del mundo; o traidores como Aznar subyugan a su país con absoluta desvergüenza e impunidad, Correa ha hablado claro. El líder ecuatoriano no mide sus palabras con el criterio supremo de no ofender ni disgustar a los EEUU o a los países europeos. La verdad, la dignidad de los pueblos y de las gentes humilladas, y la demanda de justicia son sus impulsos fundamentales. Consideramos muy recomendable la lectura completa del texto antológico de Rafael Correa.Altercom.- ’Es posible llevar a cabo una acción colectiva, consciente y democrática, para dirigir nuestras vidas y organizar la sociedad mundial de otra manera’ PRESIDENTE CORREA: LOS OBJETIVOS DEL MILENIO LIMITAN ASPIRACIONES DE CAMBIO SOCIAL Señor Presidente; Excelencias; señores Jefes de Estado y de Gobierno y Representantes de los Gobiernos del Mundo:Permítanme iniciar esta intervención reflexionando sobre el compromiso de lucha contra la pobreza, vigente desde septiembre de 2000, cuando 189 países suscribieron la declaración de los Objetivos del Milenio (ODM). En virtud de ese acuerdo nos comprometimos a cumplir, hasta 2015, con algunos propósitos básicos en el camino al Desarrollo Humano.LIMITACIONES DE LOS «OBJETIVOS DEL MILENIO»Hoy, desde un gobierno que ha proclamado en el Ecuador una revolución ciudadana, democrática, ética y nacionalista, quisiéramos proponer algunas reflexiones críticas sobre el propio concepto de los ODM, sus limitaciones, y los peligros que entrañan agendas mínimas de esta naturaleza, sobretodo frente a las profundas asimetrías sociales y económicas que vive el planeta.La primera limitación en los ODM es que constituyen un mínimo como estrategia para disminuir la pobreza. Nuestra meta es ir mucho más allá de tales mínimos, profundizando los objetivos e incorporando muchos otros. El hecho de suscribirnos de manera exclusiva a un enfoque de necesidades mínimas, como el que plantean los ODM, implica un alto riesgo, al buscar satisfacer conciencias, pero limitando las aspiraciones de cambio social.De esta forma, podemos asumir que existen dos umbrales que nos permiten caracterizar la vida de las personas. El primero tiene que ver con las capacidades indispensables en los seres humanos para subsistir dentro de la sociedad, capacidades sin las cuales una vida no podría llamarse siquiera humana. El segundo umbral se refiere a las capacidades que le permitan a cada uno realizarse como persona dentro de esa sociedad. Estamos hablando, por tanto, no solo de subsistencia, sino del derecho a gozar de una vida digna de ser vivida.
leer mas:

Respuesta a la Casa Real


La Casa Real dejó conocer ayer su malestar ante el recrudecimiento de las protestas de la ciudadanía ante el mantenimiento de la institución medieval, al frente de la más alta magistratura pública del Estado. El argumento monárquico: tildar las protestas de ataques a la unidad de España. Bien, he aquí una réplica en clave republicana.

Jaume d'Urgell (tomado de Kaos en la Red)


A juicio de una inocultable proporción de la ciudadanía, ha llegado el momento de terminar con una etapa de amenazas y arbitrariedades cuya máxima expresión toma cuerpo en la Corona.Lejos del pretendido prestigio que todavía se intenta proteger a través de la fuerza bruta y las leyes injustas, lo cierto es que, tras la eclosión de la razón crítica y el pensamiento libre, en nuestros días, el desprestigio de la monarquía, es un secreto a voces. La Corona, al contrario de los que nos querían hacer creer, ha demostrado ser el perfecto antónimo de la democracia; el comodín de los dictadores; el asidero de los inmovilistas y por supuesto, el chollo de una familia de déspotas hereditarios. Al señalar el carácter arbitrario de una institución contraria a la democracia, no pretendemos destruir el país, imponer el desorden, sovietizar la economía, atacar la libertad de culto, ni regresar a la guerra… todo eso son falsedades, embustes de quienes temen lo inexorable: la toma efectiva de los poderes públicos por parte de la clase trabajadora. Es cierto que en este país de países existen muchísimas cosas que deben mejorar: debemos ser capaces de encontrar una forma de convivencia pacífica, debemos acabar con la terrible injusticia social que se cierne sobre los trabajadores más humildes, debemos respetar el derecho de los pueblos a decidir sobre su futuro, y, por encima de todo: debemos respetar la voluntad de la ciudadanía, expresada en las urnas, sin más amenazas, ni fraudes, ni mentiras. Los republicanos no deseamos la muerte del ciudadano Capeto, sino todo lo contrario, queremos elevar su dignidad al status de ciudadano corriente, igual a los demás, con sus derechos y obligaciones. No queremos una guerra, bastante tuvimos con el asesinato masivo llevado a cabo por la derecha tras perder las elecciones en 1936. No atacamos la libertad de culto, puesto que, en nuestra esfera privada, todos somos libres de creer o no creer en lo que nos apetezca, y precisamente por eso, no es justo desequilibrar la libertad de los demás, malversando el Erario Público para satisfacer la ambición de ningún credo en particular. No perseguimos el caos, como máximo la anarquía, que no es lo mismo, y en cualquier caso, habría que ver, qué dicen las urnas. Dicen ustedes, que "al desprestigiar al rey atacamos a España", ¡valiente soplapollez! eso mismo podría haberlo afirmado Eva Braun, refiriéndose a los intereses particulares de su mil veces maldita familia, con la salvedad del cambio en el nombre del país. Estamos hartos de mentiras. Su embuste es retorcido y vulgar ¿acaso nos toman por necios? Ya nadie pone en duda, que España es una cosa y los Borbones otra muy distinta. El Patrimonio Nacional es una cosa y la cuantía de su botín, otra bien distinta, y si no, que se lo pregunten a sus empleados de banca privada, diversificadotes de cartera y gestión patrimonial en el extranjero. ¡No! Ni el rey es el país, ni el país es el rey. La península ya estaba en su lugar mucho antes de sufrir esa terrible desgracia llamada "Fernando VII". Y esa península (e islas) seguirá ahí, mucho después de que os hayamos echado de los cargos que usurpáis por designación del traidor del Ferrol. Ni los Borbones son España, ni España son los Borbones, porque un país no es una palabra –y mucho menos cuando ésta representa solo el producto de varios siglos de violencia contra los pueblos y las personas que habitan en su territorio–. No es posible desprestigiar la Corona, porque la Corona no tiene ningún prestigio. Todo lo que rodea su opaca, falsa e injusta 'institución' se caracteriza por el oscurantismo y el odio político, un errático equilibrio de intereses y ambiciones, vergüenza y miseria, dolor y violencia… embustes religiosos mezclados con la política… lo público con lo privado, el ridículo con la pompa, el insulto con la amenaza. Si un concepto es verdaderamente respetable ¿hacen falta leyes para penalizar los ataques a su prestigio? Vergüenza me daría, sentir que la ausencia de crítica proviene del miedo a la cárcel. ¿Acaso Pasteur necesita una ley para proteger su dignidad? ¿Hace falta una ley para proteger el buen nombre de Allende? ¿O el de Cervantes? ¿Necesita Gandhi de algún precepto que castigue su desprestigio? No se me ocurre nada más vulgar e ilógico que el respeto a la fuerza, porque entonces ya no es respeto, como mucho, miedo, pero entonces… ¿qué prestigio puede tener el miedo? En este país de países, el destello de la Corona ensombrece al menos cinco siglos de una terrible injusticia social, expansionismo genocida, exaltación de lo injusto, destrucción de culturas, fanatismo religioso y asedio a la razón. La Corona no solo simboliza la más antidemocrática fusión de poderes, sino que implica a existencia de una tutela divina sobre poder popular, algo incomprensible a la razón. El pueblo no necesita estar sometido al dictado de una estirpe de vagos inútiles, colaboracionistas dictatoriales, cleptómanos patológicos, y teócratas absolutistas. Un país no es una palabra, un país no es un estúpido sombrero de metal precioso colmado de joyas y una cruz, un país no es una bandera, ni un libro de mentiras escrito con el sudor de los trabajadores y la sangre de los justos. El alma de un país, es la voluntad de su ciudadanía. Por eso, los intereses particulares de una familia de déspotas armados, no tienen nada que ver con el interés de la comunidad. Causa asombro, consternación y vergüenza, contemplar como sobreactúan el luto nacional, llorando ante las desdichadas familias que sufren la pérdida de seres queridos, caídos creyendo defender mentiras que solo responden al interés económico de los cuatro cerdos que os regalan esos yates con los que nos insultáis cada verano. ¡Dejad de usar el nombre de España! ¡Vosotros no sois España! ¡Solo os representáis a vosotros mismos! ¡Iros a la mierda! ¡Exigimos elegir periódicamente a todos nuestros cargos públicos! Porque si no les elegimos, no son nuestros. La democracia tiene cuarenta y cuatro millones de dueños. Quemar una fotografía de un vago, rico, inútil, autócrata y militar, es un acto de patriotismo.Arriar una bandera izada por un traidor, es un acto de patriotismo. Respetar la voluntad de la mayoría, es un acto de patriotismo. Negar la patria, cuando ésta está presa de una mafia, es un acto de civismo.¡Salud y República!
Artículos de Jaume d'Urgell en Kaos en la Red

27 septiembre 2007

Jose Bergamin

El famoso escritor Jose Bergamin, orgulloso de ser español y republicano harto de tanta mediocridad y tración en la mal llamada transición española prefirio vivir sus ultimos años en tierras vascas y apoyando al movimiento nacional de liberacion vasco.Para todos los que atacan con saña y falsedad al independentismo vasco, nunca mejor , una imagen vale mas que mil palabras, Jose Bergamin enterrado en EH con la ikurriña vasca y el simbolo de KAS(koordinadora Abertzale Sozialista).

26 septiembre 2007

ETA defiende la vía de la lucha en vísperas del Gudari Eguna

por gara

ETA ha elegido la figura de Sabin Euba como "la base" del mensaje que quiere difundir con motivo del Gudari Eguna. Una idea fundamentada en la necesidad de la lucha, "el arma más importante que tenemos para llevar a buen puerto el proceso de liberación nacional. ¡Por el pueblo, con el pueblo!", afirma la organización armada.


Euskadi Ta Askatasuna apela en el número 112 de su "Zutabe", correspondiente a este mes de setiembre, a "la dignidad y la coherencia" a la hora de defender la lucha como vía para la consecución de la libertad de Euskal Herria. "Sólo los que han llegado a convertir en delito tener memoria y dignidad y aquellos que no saben lo que es la coherencia pueden intentar hacernos creer que un pueblo oprimido dejará de luchar sin conseguir lo que le corresponde", afirma.

Se trata de uno de los párrafos recogidos en el capítulo referido al Gudari Eguna, en el que destaca la trayectoria del exiliado político Sabin Euba, fallecido el pasado 5 de agosto en su Zornotza natal víctima de un cáncer. "Las amenazas, los insultos, los discursos y todas las estrategias opresoras del enemigo se vuelven estériles en un sólo instante ante la coherencia y el compromiso de gudaris como Sabin Euba, Pelopintxo, que han dado su vida en favor de la libertad de Euskal Herria", sostiene la organización armada, que agrega: "Sabin Euba ha dado lo mejor que tenía para lograr y crear una Euskal Herria libre formada por hombres y mujeres libres. Como los miles de gudaris muertos en la lucha, amaba a su pueblo y estaba convencido de que íbamos a conseguir la libertad, de que la conseguiremos. De que lograremos el Estado de Euskal Herria".

Insiste en que el zornotzarra demostró "en todos los apartados de su vida" que "el camino se hace luchando, día a día", y muestra su disposición a llevar "hasta el final" su testimonio: "Todavía habrá que luchar mucho para conseguir la libertad de Euskal Herria".

Es por ello que, a su juicio, "cuando aquellos que están oprimiendo y destruyendo a nuestro pueblo nos dicen que no hay razón para ejercer la lucha armada sólo pretenden que los vascos demos por buena la opresión de España y Francia y aceptemos que no somos más que una parte de sus grandes estados. Cuando nos repiten que no tiene sentido luchar, nos quieren trasladar que nuestros objetivos últimos no son más que utopías inalcanzables y que debemos perder toda esperanza y darnos cuenta de que somos los perdedores".

Pero sus críticas también alcanzan a quienes "aquí y hoy, colaboran con el enemigo y repiten el mismo mensaje, muchos de ellos tratando de calmar sus conciencias".

"Lo primero es una amenaza: rendíos o, por el contrario, sufriréis lo que nunca habéis padecido. Lo segundo, un insulto. Y lo tercero, traición y cobardía". En opinión de ETA, "sólo mentes que no han conocido la dignidad" pueden trasladar ideas de ese tipo.

.

Encuestas en Euskal Herria Sozialista



¿Habrá agresión Imperialista contra Irán?

SI - 43%
NO - 25%
En otros lugares - 31%

SPOT NACIONAL MPD listas 15

Quedan 4 dias para las elecciones a asamblea constituyente en ecuador la tendencia progresista va liderando las encuestas, los comunistas del MPD pueden constituirse como la segunda fuerza de la tendencia antiimperialista.

-SENTIMOS COMUNICAR QUE A DIA DE HOY TODOS LOS VIDEOS Y SPOTS DEL MPD HAN SIDO ELIMINADOS DE YOUTUBE, TAMBIEN LA PAGINA OFICIAL HA SIDO DISUELTA.
-Mientra averiguamos este problema os invitamos a ver el excelente video de uno de los partidos de esta alianza.PCMLE
http://es.youtube.com/watch?v=c49CZkzLOmk

AVANTE,la fiesta comunista portuguesa


César Jerez
Prensa Rural
Suena la Carvalhesa, el único himno que se baila, con su ritmo de gaitas celtas. Tras las notas la muchachada desciende desde la colina, va saltando, como se estila bailar, hasta que se unen a los miles y miles de camaradas que desde temprano esperan abajo, en el gramado, a que ¨la Festa do Avante" empiece.
Es la noche del 7 de septiembre en Seixal, en las afueras de Lisboa, como todos los años el Partido Comunista de Portugal desde hace tres meses ha venido construyendo y convocando al que llaman el más grande evento político y cultural de todo el país. Y así lo es. La fiesta del periódico Avante y de los comunistas.
Después de un leñazo de 16 horas en el camión frigorífico y en el SEAT Toledo arribábamos desde Barcelona, Jorge, Albert, Joseph, Alberto y yo. Nuestra avanzada de "porreiros y botellas vacías" llegaba cargada de sofritos de paella y de fideuá, de butifarras, de chorizos, de morcillas y de vinos del Priorat y del Penedés. El aporte culinario y dionisiaco del Partido Comunista de Cataluña a este evento.
En el sitio de la fiesta todo estaba tan planificado que lucía a veces agradablemente desconcertante que todo tuviera responsable y que cualquier inconveniente se arreglara prontamente. Durante el montaje de los puestos de las delegaciones internacionales percibimos que un partido bien organizado puede dar respuesta instantánea a cualquier problema. Brigadas de electricistas, instaladores de gas, logistas y decoradores, todos voluntarios y todos comunistas portugueses estaban prestos a solucionar cualquier complicación.
Desde temprano cada día hasta el 9 de septiembre una impresionante cantidad de actos políticos y culturales se sucedían unos a otros en 10 diferentes escenarios. Dominaban el fadó y el jazz entre una variopinta muestra que incluyó teatro, fotografía, cine, video y ritmos africanos y latinos. El pabellón central, destinado a la celebración del 90 aniversario del triunfo de la revolución de Octubre, aprovechando las tecnologías de multimedia ofrecía la posibilidad a los jóvenes comunistas de conocer la historia de la primera revolución socialista del mundo.
El PCP cuenta en la actualidad con una bancada parlamentaria compuesta por 18 compañeros que siguen fielmente las orientaciones del partido, la bancada más grande de comunistas en los parlamentos europeos. El partido además controla las administraciones de más de 30 municipios. Este partido, que se denomina marxista leninista y que en su programa concibe la construcción del socialismo en Portugal es sin duda un referente y un ejemplo para los revolucionarios en Europa y en el mundo.
En la vieja Lisboa de los navegantes, a orillas del Tajo y del Atlántico, transitada todavía por los viejos y pequeños tranvías, unos amarillos, otros bermejos, que se cuelan por entre las estrechas calles del barrio Fama, sentado frente a un Pessoa de bronce, en su bar de Oporto y de café, mientras atardece y más de cuatro décadas se me vienen encima, se siente una moral que no debería sernos extraña, es de color rojo y va creciendo.

24 septiembre 2007

Ruptura (en silencio) de todas las reglas



por Salvador López Arnal

Es sabido aunque cueste aceptarlo: la única instancia que, actualmente, parece regir en política internacional es la fuerza militar. Lo dijo recientemente una voz tan poco sospechosa como la del Ministro hindú de Exteriores: el gobierno de Estados Unidos sólo escucha, y desde luego, sólo negocia, cuando cree o sabe que detrás del interlocutor hay armamento atómico. Y quien dice Estados Unidos, dice Estados Unidos y sus aliados más próximos y fieles.

Tenemos una prueba más de que esa aseveración no es un dislate ni un desvarío izquierdista con el ataque a Siria por la aviación israelí a principios de septiembre,”intervención” que contaba desde luego con el beneplácito americano.

Efectivamente, el día 6 de septiembre, sin que mediara ataque alguno por parte de Siria, sin que hubiese amenaza inminente de ataque, sin que hubiese declaración alguna de ningún organismo internacional autorizando la intervención del Ejército, sin que pueda hacerse ninguna referencia a alguna norma del Derecho internacional violada, sin nada de todo ello, ese 6 de septiembre, decía, se produjo una incursión de la aviación israelí en territorio sirio. Ni una palabra se escuchó a los políticos israelíes sobre lo acontecido en aquel ataque; tampoco a los dirigentes usamericanos. Fueron las autoridades sirias quienes dieron cuenta de la agresión. Con escaso éxito: apenas se dijo nada en la prensa internacional. No existió lo que aconteció, no existe lo que no se difunde.

Benjamín Netanyahu, lider del Likud, la conocida organización de la extrema derecha israelí, irrumpió días después en el escenario, probablemente por cálculos electorales, rompiendo o aparentando romper un estudiado pacto de silencio que empezaba a perder su vigencia. Reconoció que apoyó el ataque después de ser informado por el primer ministro Ehud Olmert, quien en unas declaraciones había comentado, al ser preguntado por la incursión aérea, que no sabía de qué se le estaba hablando, que le dejaran tranquilo, que se dejaran de invenciones y de hacer el juego a los enemigos del Estado de Israell y de Estados Unidos.

Eso sí, objetivamente, con el ataque, el Estado israelí recuperaba parte de su capacidad de disuasión, mermada tras el ataque al Líbano de 2006 y su derrota posterior, y acaso agrupaba tras esa acción a sectores importantes de su población.

Pero, ¿por qué se planificó y ejecutó este ataque cuyas consecuencias aún no son bien conocidas, si bien el Times habla hoy, 23 de septiembre, de la destrucción de arsenal nuclear coreano trasladado a Siria y de la muerte de técnicos de este país? Varias son las hipótesis que se han barajado. Comprobar para incursiones posteriores, y acaso no muy lejanas, el estado de las baterías antiaéreas sirias. Sin duda, una de las conjeturas más inocentes. Otra posibilidad anunciada transita por el mismo sendero: aniquilar un cargamento de armas para la milicia chiíta libanesa de Hezbolá. Israel sólo deseaba demostrar de una vez por todas que su Ejército no es un ejército cualquiera, que no estamos hablando de las hermanitas menores y desvalidas del Niño Jesús, y que lo del Líbano de 2006 había sido un accidente en su trayectoria.

John Bolton, ex embajador de USA en las Naciones Unidas y un político, con largo historial delictivo que solo es posible situar, siendo muy generosos, en la derecha extrema de la extrema derecha, ha señalado también que el objetivo del ataque era destruir material nuclear transportado desde Corea del Norte o bien unas secretas instalaciones sirias, descubiertas recientemente, que guardaban armamento atómico y sobre las que apenas se tenía noticia hasta ahora. Varios medios estadounidenses se han apuntado a esa hipótesis.

El gobierno de Pyongyang ha señalado, en cambio, que respeta su compromiso internacional de no proporcionar equipamiento nuclear a ningún estado y que sigue dispuesto a seguir negociando con Estados Unidos la paralización de su programa nuclear.

Otras fuentes israelíes no oficiales, desde luego, aseguran, confirmando la información de Bolton, que el cargamento de un barco coreano que atracó en puerto sirio el 3 de septiembre, tres días antes de la incursión, no era cemento, como han afirmado las autoridades sirias, sino material nuclear coreano.

Siria ha negado las afirmaciones de Bolton y de estas últimas fuentes. Mohamed El Baradei ha recordado prudentemente el precedente de las falsas acusaciones sobre armas de destrucción masiva supuestamente en poder del Iraq en tiempos de Saham Husein.

The Washington Post daba el 21 de septiembre de 2007 una versión casi oficial del ataque. La secuencia era la siguiente:

El servicio secreto israelí había informado al gobierno usamericano sobre el desarrollo en Siria de algún tipo de actividad nuclear trasladada a ese país por técnicos coreanos, que contaba además con su asesoramiento. La administración usamericana estaba entonces centrada en las negociaciones con el gobierno de Corea para su desnuclearización.

El espionaje americano confirmó tiempo después la hipótesis israelí y añadió datos complementarios obtenidos a partir de satélites.

Israel procedió con todo sigilo para organizar un ataque que contó con el visto bueno de la administración Bush II: sólo después de haber despegado, los mismos pilotos que participaron en el bombardeo, conocieron el objetivo de su acción.

Nadie, ninguna instancia gubernamental, ha confirmado los hechos hasta el momento. El portavoz de la casa Blanca, tal como hiciera el presidente Bush II el 20 de septiembre que en tres ocasiones se negó a decir algo sobre lo acontecido, tampoco ha querido comentar nada. Su respuesta ha sido un “sin respuesta”. Sigue al pie de la letra las instrucciones del Comandante en Jefe.

Cabe preguntarse: ¿están Siria y Corea del Norte realmente interesadas en ponerse en el punto de mira de Estados Unidos en el mismo momento en que el ataque militar a Irán, sin exclusión de la arista nuclear, es una hipótesis a considerar, aunque sea como simple y terrorífica amenaza por el momento? ¿No está Corea interesada en seguir en la mesa de negociaciones? ¿O bien es que piensa, y Siria con ella, que la situación es desesperada y que, más allá de la retórica norteamericana, son el objetivo inmediato de las fuerzas militares USA y de su aliado nuclear en la zona, y que las negociaciones abiertas son simple teatro diplomático?

¿Cómo interpretar entonces el ataque y el silencio y la confusión posteriores? Sin duda, como una prueba más de que para Estados Unidos e Israel las Naciones Unidas y sus organismos son una institución del pasado absolutamente inservibles para sus objetivos en la mayoría de los casos y que Estados Unidos e Israel van a hacer todo lo posible, y parte de lo imposible, para seguir reorganizando el mapa del Próximo Oriente, amedrentar o destruir Estados que consideran “canallas” y hacerlo en la forma que menor contestación pública ocasione. Estados Unidos cree que no puede salir derrotado de la aventura geoestratégica que inició con la invasión de Iraq. Aspira a vencer y quiere intimidar y acaso a intervenir más directamente en Irán, Siria y Líbano. Israel, armado nuclearmente, con una estudiada política informativa en este ámbito, es una pieza clave de su estrategia.

Se podrá apuntar que el silencio, la confusión creadas, son también muestra de debilidad. Un Imperio que actúa ocultado, que actúa a través de aliados con planes ocultos, y que no habla ni manifiesta abiertamente su poder para no irritar, es un Imperio débil o debilitado. Tal vez. Pero todo ello es también indicio de que apenas hay límites a los planes expansivos de Estados Unidos y sus aliados, que ningún valor que tenga que ver con la paz, la justicia, el derecho internacional, la racionalidad, cuenta ni tiene efecto alguno en sus planes. Estamos, si se prefiere, en tiempos duros de la lucha de clases en el plano internacional.

Definitivamente, los tambores de guerra no están silenciados y suenan intensamente en países y pueblos ya castigados.

23 septiembre 2007

Entrevista al Camarada Arenas


Revista NABARRA Aldizkaria

número 78 de septiembre de 2007


Entrevista de ‘Nabarra’

al Secretario General del PCE(r), Manuel Pérez Martínez “Camarada Arenas” en la cárcel de Meco


Eres Secretario General del PCE(r)
desde su creación en 1975, ¿por qué y en qué condiciones políticas reconstruísteis el Partido?

El por qué: el Partido se reconstruye porque previamente había sido destruido. Esta es la primera condición. Se tenía una clara constancia de que la política que aplicaba Carrillo, la política de reconciliación nacional, conducía al Partido Comunista, al antiguo Partido Comunista, a la aniquilación. De ahí que hubiera numerosas escisiones, en distintos momentos, y que entre los que militábamos en el Partido, que es mi caso desde muy joven, se fuera abriendo una corriente crítica hacia las posiciones carrillistas. Esto fue fundamentalmente lo que condujo al agrupamiento primero y después a tomar posición clara de una serie de militantes escindidos del partido y procedentes de otros grupos y capas sociales a organizarnos para reconstruir el Partido.

El cuándo creo que es importante, porque nosotros llevábamos trabajando desde hacía muchos años para ese objetivo e incluso planteamos la posibilidad de que el congreso reconstitutivo, que era nuestro principal objetivo, se celebrara, no se podía precisar, pero dependía mucho de las condiciones que se fueran creando, tanto en el movimiento como en la situación política del país. Bueno, pues esas condiciones se puede decir que se crearon o se aceleraron a partir de 1974. Entonces se puede decir que se empieza a vislumbrar algo, porque el régimen se encuentra en la última etapa de su crisis política. Es cuando vemos la importancia de acelerar los planes y todo nuestro trabajo y actividades políticas, incluso de elaboración de la línea para hacer cuanto antes el Congreso, porque veíamos la necesidad de que reapareciera de nuevo el Partido Comunista.

Esas circunstancias especiales nos estimulan e impulsan a acelerar todas las actividades dirigidas a la reconstrucción del Partido. Esto se daba ya en 1975. Preveíamos que al régimen le quedaba ya poca vida, y es en junio de 1975 cuando se celebra el Congreso. Antes había habido una etapa de siete años, de la OMLE, la Organización Marxistas Leninistas Españoles, encaminada a ese fin. El partido no se reconstituyó en torno de una mesa, sino que hubo una labor previa, hubo una serie de actividades, de discusiones, de elaboraciones, que dieron lugar a crear las condiciones generales, de tipo político, ideológico y organizativo que permitían ya dar el paso siguiente, que era ese. Ésto es muy complejo, requiere más explicaciones, pero de una manera resumida es eso.


Es poco tiempo para crear el Partido...


Efectivamente, es poco tiempo, pero ya había una corriente anterior que arranca de los años sesenta, con la política de reconciliación, que es anterior, pero a partir de esa época se empieza a ver que esa política no conduce más que a lo que ha conducido finalmente y hay un gran descontento entre los militantes obreros revolucionarios del PCE, se producen distintas escisiones y después una corriente crítica, sobre todo extendida entre la gente joven que conduce finalmente a comprender la necesidad del Partido y a que se reagrupe toda esa gente para ese fin. Y todo eso desemboca en 1975.

Hay gente que os acusa de dogmáticos...

Habría que definir el dogmatismo en primer lugar para poder calificarnos o calificar a cualquier persona, escuela o grupo. A cualquier de ellos se les puede calificar de dogmáticos siempre y cuando se clarifique de qué dogma se trata. Se confunde muy frecuentemente los dogmas con los principios y al revés. Nosotros somos gente muy abierta. Si rompimos con el carrillismo fue, entre otros motivos, porque ellos precisamente apelaban al antidogmatismo. Veíamos que tras ese antidogmatismo lo que se escondía era una traición a los principios revolucionarios y que era eso lo que había que destacar para que no nos llevaran a donde han llevado al movimiento.

Es importante no confundir los dogmas con los principios. Los principios son consustanciales a cualquier movimiento, a todo partido realmente revolucionario, no se puede prescindir de eso sin dejar de ser lo que se es.

Yo rechazo tajantemente la acusación de dogmatismo y creo que la práctica es el mejor juez para determinar si un movimiento, un partido o una persona son dogmáticos. En la práctica creo que hemos demostrado lo contrario. ¿Somos dogmáticos porque defendemos las libertades democráticas, los derechos políticos y sociales de los trabajadores, incluido el derecho de autodeterminación de Euskal Herria, Galicia y Catalunya? ¿Se es dogmático por eso? ¿Se es dogmático porque denunciamos la reforma llevada directamente desde los poderes del Estado? ¿Se es dogmático porque defendemos los principios fundamentales del marxismo y el leninismo, es decir, el principio de la lucha de clases y la dictadura del proletariado? ¿Se es dogmático por eso? Pues bien, si defender esos principios y esas libertades se nos califica de dogmáticos, habría que decir que sí, que lo somos y que vamos a seguir siéndolo.

Entonces sois abiertos y flexibles respetando unos principios. ¿Si los principios no se respetan es eso oportunismo?

Efectivamente es un problema de principios. Quienes no defienden los principios son oportunistas. El problema no está en el supuesto dogmatismo de los comunistas, de los marxistas-leninistas. El problema está en el revisionismo, que ha enterrado todo eso, que lo ha deformado, que lo oculta. Ahí es donde hay que poner todo el acento. Por supuesto que hay problemas de dogmatismo, siempre los ha habido y los seguirá habiendo. Pero en cada momento hay que distinguir o destacar cuál es el problema principal y, desde mi punto de vista, el problema principal, por lo menos ahora y durante una larga etapa, no ha sido el dogmatismo, sino el oportunismo y el revisionismo que es donde hay que poner todo el acento.

Hay una opinión generalizada en la izquierda sociológica a nivel mundial de que el socialismo en diversos países en el siglo XX, lo que se denominó socialismo real, es un sistema caduco y derrotado, mientras toman fuerza conceptos como el socialismo del siglo XXI. ¿Renovarse o morir?

Esto es muy complejo y habría que puntualizar mucho. Yo diría, para abreviar, que ya Lenin apuntó la posibilidad de que el socialismo en la Unión Soviética fuera derrotado. No es nuevo, no se descubre nada con eso. Partía de la consideración de que era un sistema débil. El capitalismo, es decir, el imperialismo, todavía era fuerte y si se cometían graves errores se podía invertir la corriente histórica o por lo menos crear grandes dificultades. Lenin advertía de esa posibilidad y lo denunció muchas veces, por lo que no nos sorprende que haya ocurrido. Y esto, ¿por qué lo decía Lenin? No sólo por la realidad de la revolución rusa, salida de la Primera Guerra Mundial y de una crisis extendida prácticamente a todo el sistema mundial de la época, sino sobre todo porque consideraba que los nuevos sistemas, los nuevos modos de funcionamiento no surgen de una vez y de golpe, que tienen un proceso, a veces muy largo y muy contradictorio, que si bien la corriente histórica marcha hacia delante, la famosa rueda de la historia, otras veces marcha para atrás.

Es el ejemplo de las revoluciones burguesas. Muchas veces las revoluciones burguesas no fructificaron de un día para otro: transcurrieron varios siglos hasta que la burguesía pudiera imponerse definitivamente sobre el feudalismo. Eso es una ley que se cumple hoy también.

Más que el fracaso del comunismo, yo creo que ha habido un fracaso del revisionismo. Eso es lo que ha fracasado y lo que no tiene ninguna salida. El comunismo tiene un gran porvenir, aunque sólo sea porque el imperialismo sigue ahí y está más en crisis que nunca. Hablar de crisis o inviabilidad del comunismo, cuando el sistema capitalista sigue haciendo de las suyas y está abocado completamente a la ruina, al fracaso, y hoy está más claro que nunca, me parece que es una frase vacía.

Sobre el socialismo del siglo XXI, habría que estudiar los textos que hay por ahí y las ideas que abogan por ese llamado socialismo.

Una de las referencias podría ser Venezuela...

Efectivamente es un buen ejemplo. ¿Qué hay ahí? No hablo de teorías o de tesis, sino de la propia práctica. A mí me parece que es un movimiento nacionalista latinoamericano que puede estar justificado en la lucha contra los yankis, que tratan de destruirlo como país independiente y de someterlo a la férula de los monopolios industriales, financieros y policiales americanos. Eso me parece muy bien. En ese sentido se puede justificar. Por supuesto yo lo que no puedo justificar es el capitalismo, eso sí que está pasado de moda.

Pero hablar del socialismo del siglo XXI sin tener en cuenta al marxismo, al leninismo, incluso a las experiencias negativas y positivas que se han ido acumulando a lo largo de este último siglo, francamente me parece, de una manera suave, desafortunado. ¿Qué encierra ese socialismo del siglo XXI? ¿Dónde están sus principios? ¿En qué se basan? ¿En una idea más o menos bonita que habla de que otro mundo es posible? Sí, pero ¿sobre qué bases? ¿Sobre las bases del imperialismo o destruyéndolo? ¿Qué vamos a ofrecer en sustitución del capitalismo? ¿Qué clase está al frente de ese socialismo? ¿Quién lo organiza? ¿Cuáles son sus bases económicas o sus principios rectores? ¿Qué dirección va a encabezar ese movimiento?

A mí me da la impresión de que eso no es más que un movimiento de carácter espontaneísta donde cabe todo y donde algunos demagogos pueden hacer su agosto y que no va a ir más allá de eso.

No obstante, viene a ocupar un vacío; eso es cierto. La inexistencia de verdaderos partidos o movimientos revolucionarios, el fracaso de algunas experiencias están ahí también, la necesidad de movilizarse de poner un muro a la penetración imperialista, todo eso son necesidades que están ahí y pueden justificar, hasta cierto punto, que se ponga en marcha un movimiento de ese tipo.

Ahora, una cosa es el comienzo y otra es el final, y ese movimiento, tal como va, no llega al socialismo, ni siquiera a conservar su independencia frente a las potencias imperialistas. Es un movimiento de tipo espontáneo que puede estallar en un momento dado pero que no conducirá a ningún lado. Si quiere conducir realmente al socialismo, si no es este siglo, el siguiente, tendrá que guiarse por una teoría científica, que sólo puede ofrecerla el marxismo, un partido revolucionario, cohesionado, disciplinado, con un programa y unas ideas más claras que no las veo por ningún lado. Eso no quiere decir que los condenemos, que los tachemos de reaccionarios.

Es un movimiento antiimperialista y nacionalista, democrático...

Lo esencial en ellos no es el antimperialismo; se podría definir mejor como antiyankismo. Aunque también se opone a las democracias capitalistas, su enemigo principal son los yankis y eso es una realidad que está ahí. En ese sentido me parece muy bien, pero si no se destaca una vanguardia y no hay un programa claro, eso no va a ningún lado. Eso lo va a manipular la propia burguesía y al final va a ser derrotado o se va a dividir en mil pedazos.

En el año 2000 detuvieron a la mayoría de la dirección del PCE(r) en Francia. Tú llevabas veinte años en la clandestinidad y en el juicio os condenaron en Francia por asociación de malhechores. ¿No existen condiciones en el Estado español para trabajar en la legalidad?

No es que no existan condiciones, porque en Euskal Herria se ha demostrado que existen, o que al menos existían y ahora se está luchando por preservar esas conquistas, porque esas son conquistas, lo subrayo, no son concesiones gratuitas. Lo que sucede es que en nuestro caso partimos de una situación distinta. Lo que aquí se dio fue, si se puede decir, el engaño y la traición de la llamada izquierda tradicional, enmohecida, como decimos nosotros. Éramos un movimiento muy joven que no habíamos acumulado suficiente fuerza, dimos la batalla cuando había que darla, hicimos la denuncia de la reforma del régimen y de lo que eso suponía, y se nos echaron encima y nos aislaron. Ésto es una realidad. De hecho se puede ver en un ejemplo muy claro. Con la amnistía salieron de la cárcel todos los militantes vascos, incluidos también algunos carrillistas y a nosotros nos metieron en la prisión. Eso nos impidió utilizar alguna posibilidad de trabajo legal que se hubiera abierto. Nos arrinconaron, nos metieron en la cárcel y nos empezaron a machacar de la manera más bestial a partir de ese momento.

En esa amnistía, por ejemplo, sólo quedaron 17 presos en las cárceles, ¿y 12 eran de tu Partido?

Yo me quedé en la cárcel precisamente cuando el famoso Pacto de La Moncloa, ese mismo día, después de pasar un montón de días en la Dirección General de Seguridad, en las condiciones que te puedes imaginar. Nos llevaron a la prisión de Carabanchel y al entrar en Carabanchel se me acercó uno de los policías que nos había estado machacando y me dijo: Se acaba de firmar un pacto entre todos los partidos políticos, os vais a pudrir en la cárcel. El pacto ha sido así.

Hay militantes nuestros en la semilegalidad que han estado, y siguen estando, criminalizados, y seguimos estando perseguidos, reprimidos y en prisión. En esas condiciones se puede hacer muy poco trabajo en la legalidad. Lo cual no quiere decir, ojo, que me parezca mal que en Euskal Herria o allí donde se han dado esas condiciones favorables se hayan utilizado, y se sigan utilizando y se siga trabajando por ello. Eso me parece muy importante.

Lo que vaya a suceder en el futuro está por ver. La cuestión es que nosotros, al contrario que los compañeros anarquistas, no somos boicoteistas por principio; estamos por la labor política amplia e incluso por todas las posibilidades legales que puedan existir. Lo que pasa es que a nosotros no nos han dado ninguna posibilidad.

Los tribunales no han podido establecer la relación entre el PCE(r) y los GRAPO, pero en el 2004, aparte del juicio que se desarrolló en París, la Audiencia Nacional condenó a varios miembros del Partido y del Socorro Rojo Internacional por colaboración y pertenencia a banda armada. ¿Cuál es tu situación judicial?

Toda esta serie de procesos y de juicios hay que encuadrarlo en la ofensiva ultra-reaccionaria del PP y compañía, aunque el PSOE ha estado ahí desde el principio y continúa. Eso es un hecho real.

Hasta la promulgación de la Ley de Partidos, nosotros no éramos un partido legal, porque no lo hemos sido nunca, pero tampoco éramos ilegales. A partir de ese momento se nos declara ilegales, cosa que no había ocurrido hasta entonces. Y como tal partido ilegal nos acusan de terroristas porque no podían acusarnos de otra cosa. No nos ha hecho ilegal nuestra actividad política, sino la ley. La ley nos convierte en terroristas. Eso es una anormalidad.

Nosotros calificamos la política que había empezado a aplicar el PP de regreso a los orígenes del régimen. Ya preveíamos que se iba a venir abajo, que no podía sostenerse, a menos que realmente se emprendiera una verdadera cruzada contra el conjunto de organizaciones y partidos políticos, no sólo de la izquierda, sino incluso de la propia burguesía y que eso era una locura que les iba a llevar a la bancarrota total. De alguna manera eso se ha rectificado a partir del famoso 11-M y eso venía a ser la señal clara que aquello no podía seguir así.

Se puede decir que desde que nos detienen, nos procesan en París, a mí y a mis camaradas, no pueden probar la vinculación PCE(r) y GRAPO, que era todo su interés. No obstante, nos condenan a ocho años de prisión por un carné de identidad falso. Establecen la relación con grupo terrorista y no tienen otros elementos de condena que carnets falsificados y órganos de propaganda, que era todo lo que teníamos nosotros. Una vez cumplida la condena allí nos traen acá.

A mí en especial, ya voy a centrarme en mi procesamiento, me atribuyen todas las acciones que habían realizado los GRAPO a partir de una fecha determinada. Ellos establecieron el vínculo famoso según el cual PCE(r) y los GRAPO eran la misma organización. Como organización el PCE(r) desaparece e inventan un nuevo engendro que se llama PCE(r)-GRAPO, algo que nunca ha existido e incluso llegan a falsificar un programa que nos atribuyen. Ese programa nace de la fusión entre el programa Manual del guerrillero de los GRAPO y los Estatutos del PCE(r). La Guardia Civil hace una fusión de esos dos textos y dice que ese es el programa del nuevo Partido y me ponen a mí al frente.

La realidad es que posteriormente en mis comparecencias ante la Audiencia Nacional, Garzón, Marlaska y los otros jueces, todas las acusaciones se van viniendo abajo y se van anulando. Al principio seguía apareciendo como responsable de los GRAPO y actualmente, para resumir, ya no soy responsable de los GRAPO, soy Secretario General del PCE(r). Y se sobreseen todos los sumarios o se anulan los mismos, también los autos de encarcelamiento, me han puesto en libertad provisional por otros muchos sumarios, y ahora se basa todo en que ser Secretario General del PCE(r) no es suficiente para atribuirme todas las acciones armadas de los GRAPO. Ha cambiado radicalmente el planteamiento original.

Esa es la situación. Estamos ganando todas las batallas, pequeñas batallas judiciales, y estoy a la espera de librar la gran batalla final, que es el reconocimiento final por la Audiencia Nacional de que, efectivamente, PCE(r) y GRAPO son dos organizaciones diferentes.

Se nos puede procesar, sí, como ya se ha hecho, por asociación ilícita, porque aquí seguimos siendo ilegales. El Partido Comunista es y lo ha sido siempre; ser comunista no está permitido por la ley; tener opiniones socialistas y comunistas no está permitido. Que me acusen por eso y que me condenen por ser comunista. Ésa es la cuestión, y es lo que espero: que me condenen por ser comunista. Entonces, yo, no es que vaya a aplaudir la resolución o la sentencia, pero al menos dejarán las cosas mucho más claras. Este Estado sigue siendo un Estado fascista y asumo completamente todas las condenas que quieran imponerme por ese motivo.

Pero cuando os detienen en Francia el Partido todavía no está ilegalizado en España. Es alegal...

Efectivamente. Ellos obraron a partir de la ley que sabían que se iba a aprobar. Incluso nos aplican la ley con carácter retroactivo, pero como saben que esa ley se va a aplicar, siguen adelante. Hasta que se produce la sentencia de los camaradas que detienen en 2002 y en el proceso de Madrid se hace pública la ilegalización del PCE(r). Esas sentencias sirvieron para ilegalizar el Partido.

Era la prueba que necesitaban para establecer que los GRAPO y el PCE(r) eran lo mismo. Necesitaban ese montaje, de lo contrario no podían hacerlo. ¿Pero cómo pueden ilegalizar un Partido que no es legal? Ese es el problema que tienen. Que lo expliquen los señores magistrados y los expertos policiales.

Nunca habéis impulsado el trabajo parlamentario y no os habéis presentado a las elecciones. Sólo pedisteis el voto una vez y fue para EH en Euskal Herria. ¿Cuál fue el análisis que os llevó a tomar esa decisión?

El primer análisis fueron las condiciones de represión que está sufriendo el pueblo vasco y su vanguardia en particular, la izquierda abertzale. Nosotros siempre hemos sido solidarios, ha sido una cuestión de principios, con el pueblo vasco y con todos los pueblos que sufren la represión, en especial en este Estado. Ésa es una de las razones.

Pero eso no puede ser suficiente para que tomemos la decisión de votar. Lo que ocurrió fue que en ese momento vimos, cosa que no habíamos considerado posible hasta entonces, que había posibilidades de que el movimiento siguiera avanzando, e incluso que consiguiera la independencia, cosa que hasta ese momento no lo analizábamos como posible a causa de la situación mundial. A partir de ahí no es que nuestra concepción cambie. Simplemente nos adaptamos a la nueva realidad y decimos que hay que apoyar al Movimiento de Liberación Nacional Vasco porque hay posibilidades de que por esa vía se pueda, si no alcanzar, al menos crear una situación muy proclive a la autodeterminación o la independencia. Ese es un dato importante.

Otro dato es que nosotros no podíamos llevar una práctica independiente, porque no tenemos la fuerza suficiente en Euskal Herria, francamente. Entonces, allí donde vemos que es posible utilizar los medios legales, pues tenemos que elegir a quién prestar apoyo legal. Esta es una característica muy importante del movimiento.

Hoy se sigue dando esa misma situación; se puede avanzar por la vía de la autodeterminación. Si tuviéramos fuerza allí nosotros abogaríamos por eso de una manera semi-legal, utilizando los medios legales, pero eso es totalmente imposible por la guerra abierta emprendida contra nosotros. Entonces, hay que prestar –y lo hicimos en esa situación y en otras muchas ocasiones- apoyo al movimiento de la izquierda revolucionaria vasca.

Nuestro boicot se explica en una situación política muy determinada y hemos dicho muchas veces que si cambia esa situación nosotros propugnaremos la participación, bien directa o indirectamente o en coalición con otra gente.

Ese es el conjunto de circunstancias que nos llevaron a prestar aquel apoyo, pero sobre la base de que siempre hemos prestado nuestro apoyo, más o menos crítico, pero siempre hemos estado con la lucha del pueblo vasco contra el fascismo español y por sus derechos. Siempre.

¿Qué opinión te merece la política de la izquierda abertzale?

Francamente, y sobre todo en esta última época, creo que la izquierda abertzale está demostrando una gran capacidad. Lo primero, un gran arraigo en el pueblo vasco, incluso en sectores obreros. Eso es muy importante y algo a tener en cuenta. Luego ha demostrado capacidad de maniobra. Está maniobrando muy bien, está trabajando muy bien, aprovechando todas las posibilidades. Creo que los planteamientos que está haciendo son muy justos y asumibles. Para resumir, tendríamos mucho que aprender de esta experiencia.

Pero también tengo mis dudas y mis reservas. No estoy convencido de que esto pueda tener una proyección futura en el camino de lo que podríamos llamar movimiento socialista, propiamente dicho. Ahora se combinan los dos elementos, en el que predomina el elemento nacional, mientras que las cuestiones referidas a un carácter más social están en un segundo plano. Cuando ese problema se resuelva de una u otra forma, y estoy convencido de que se va a resolver, el aspecto social pasará a un primer plano. Las cuestiones de clase se van a tener que plantear en la mesa. Entonces habrá que ver qué sucede.
Yo hoy no tengo muy claro que eso se vaya a llevar como se tendría que llevar. No lo tengo claro, no digo que lo niegue, digo que no lo tengo claro. Tengo mis dudas.

Un diez sobre la práctica actual, pero creo que en el futuro habrá que ponerse al día sobre muchas concepciones y tácticas.

¿Qué fotografía haces de la situación?

Es una fotografía amplia. Yo establecería varios planos en esa foto. Hay un primer plano que destaca con bastante crudeza, que es el plano de la represión, que es lo que predomina y no ha cejado, a pesar de las promesas del poder y de Zapatero y toda esta gente. La represión sigue siendo el arma fundamental del que se sirve el régimen, el capitalismo español, para mantener el control de la situación, que evidentemente si no se hiciera así se les iría de las manos. Ése es el primer plano de la imagen: la represión del movimiento político y social, poniendo el acento en el carácter nacional de ese movimiento. De esa forma tratan de debilitar ese movimiento y, por supuesto, de quitarle todo fundamento y razón. No lo van a conseguir, pero no pueden renunciar a ese arma de la represión. Represión del movimiento popular y obrero en todas sus manifestaciones. La represión en las cárceles, los procesos abiertos, la tortura... No han renunciado a todo esto. Hay que seguir denunciándolo.

Un segundo plano que yo destacaría también es la alternativa a esa situación. Yo veo una alternativa muy clara y es la que ha planteado la izquierda abertzale. Esa alternativa se va a abrir camino, de una u otra manera. Eso es evidente porque no hay otra salida, pero no habría que descartar, porque parece que no hay mucha lucidez en las áreas oficiales, que se retrase esa alternativa por alguna otra causa.

Ése sería el tercer plano: lo que califico de vuelta a los orígenes, que es la vuelta de los aznaristas y la vuelta a la aplicación del programa que tenían en ristre para aplicar. Eso sería el hundimiento total, porque nosotros íbamos a plantear la vuelta, realmente clara y firme, de la República Popular y un verdadero ajuste de cuentas al fascismo. Es lo que habría que haber hecho y no se hizo. Eso demostraría que habría que procesarlos, habría que exigir toda la verdad, junto con los responsables de los crímenes masivos, la restitución de todos los derechos y libertades del pueblo, que le fueron arrebatados, la restitución de todos sus bienes, que fueron confiscados o robados... Con esto lo digo todo: una verdadera República que ponga fin a esa noche larga y negra del fascismo.

Entonces yo veo esos tres planos. Lo último puede ocurrir si el gobierno actual no cumple sus promesas, decepciona como está ocurriendo con mucha gente, hay una fuerte abstención y los del PP, los fascistas, se ponen de nuevo. Eso sería la hecatombe para el régimen, para la monarquía, para el Estado español y haría que se tuvieran que poner en primer plano las cuestiones fundamentales en cuanto a la resistencia: destrucción del Estado fascista y la restauración de la República Popular con todo que eso lleva consigo. Por supuesto, eso implica la autodeterminación y la independencia de los pueblos oprimidos por el Estado español. Eso está claro.

Una solución intermedia, que es una forma de compromiso, es lo que está ahí, lo que propone la izquierda abertzale y que me parece muy inteligente y muy justa: una segunda transición, porque la primera no fue tal. Nosotros también estamos planteando ese programa, que es un programa democrático. No estamos planteando un programa socialista. Nosotros estamos por el socialismo, claro que sí, y por el comunismo, claro que sí, pero no como una cuestión inmediata. Estamos planteando las exigencias mínimas del movimiento popular. Con eso se resolverían muchos problemas y se podría alcanzar una paz, relativa, pero una paz. No sabemos cuánto tiempo podría durar, pero eso no depende de nosotros.

Vosotros formáis un colectivo en las cárceles. ¿En qué situación os encontráis?

Estamos prácticamente en la misma situación que los prisioneros políticos vascos. De hecho estamos con ellos en todas las prisiones, aunque somos bastante menos. No nos permiten estar juntos. Hace poco trajeron a dos camaradas e inmediatamente los dispersaron. Al estar dispersos en la propia cárcel, podemos hacer menos presión. Tampoco tenemos tanto apoyo popular como tienen los presos vascos. Por supuesto, tenemos el apoyo de nuestros allegados y otros solidarios, pero no es igual contar con un ejército político en marcha que estar de francotiradores como andamos nosotros. Eso cuenta también y en ese sentido nuestra situación es un poco peor. Contamos en vosotros con todo el apoyo del mundo y nos sentimos totalmente arropados y compartimos de una u otra forma el apoyo que vuestro pueblo os ofrece. Eso es verdad.

De cara a los procesos pendientes, veremos a ver cómo transcurren las cosas. Si siguen apretando nosotros no vamos a entrar por ningún aro. No vamos a aceptar la ley de partidos de ninguna de las maneras, ya se pueden poner como quieran. No vamos a renunciar a ser lo que somos. En todo caso, si habría que modificar algo tendría que ser por nuestra propia iniciativa, no la que nos dicten los fascistas. Pero si esto no se resuelve seguiremos insistiendo como hasta ahora. Estamos preparados para todo, tanto para lo malo como para lo menos malo.

En los primeros pasos que disteis en la creación del Partido había una clara influencia de Mao, del Partido Comunista de China, pero parece que en los últimos años no es así...

Así es. Hay que tener en cuenta que nosotros nacimos como Partido reconstituido en una situación en la que está en marcha la Revolución Cultural, por ejemplo. El Partido Comunista de China, los albaneses y otros partidos mantenían una lucha frontal contra las tesis revisionistas. Eso tiene mucha influencia en el plano internacional y a nosotros también nos influyó muchísimo. Entonces, adoptamos muchas de las tesis chinas. Estudiamos a Mao, lo consideramos como un gran teórico, como el continuador, así se puede decir, de la línea del marxismo-leninismo e incorporamos a nuestras tesis muchas de sus ideas y sus principios. No obstante, nunca hemos sido, lo que se llamaba prochinos, entre otros motivos porque aquí había varios partidos que sí eran prochinos. Hicieron una copia.

No voy a entrar en detalles pero eso es una realidad. Se puede decir que no sólo estábamos contra el carrillismo, sino también contra esa copia china adaptada a España. Ellos consideraban que España era una colonia, nosotros decíamos que no, que esto era un Estado imperialista y esa fue la diferencia esencial. Entonces, no nos podíamos considerar prochinos, aunque compartíamos muchas de las ideas.

¿Qué ha ocurrido últimamente? Pues ha ocurrido, podríamos decirlo así, la gran decepción, de lo que supuso la Revolución Cultural y sus resultados. La experiencia ha demostrado que las tesis de Mao no conducían a donde aparentemente iban a conducir al principio de la Revolución Cultural y que la restauración capitalista fue inmediata, cosa que no pasó en la Unión Soviética. Allí la traición jruchoviana viene de los años cincuenta, pero el restablecimiento del capitalismo se ha producido casi en el año 2000. Ha tardado más de cuarenta años en imponerse. En China ha sido inmediato. ¿Por qué? En China existe el capitalismo, existe una ideología burguesa muy extendida, sectores burgueses en posiciones de poder y por ese motivo han tardado muy poco en darle la vuelta a la tortilla en cuanto murió Mao.

Nosotros hacemos un replanteamiento de todas estas cuestiones históricas, volvemos a analizar la experiencia de la Unión Soviética, volvemos a revisar todo eso y llegamos a otras conclusiones. Entonces, descubrimos cosas que parece mentira que hubieran pasado desapercibidas, pero así es la verdad; la experiencia enseña. Descubrimos que hay muchas tesis teóricas, filosóficas y políticas de Mao que son verdaderos atentados a los principios del comunismo. Entonces no lo veíamos, se justificaba todo bajo la bandera de la crítica al revionismo.

Después de llegar a revisar y analizar los pros y los contras, no rechazamos todo lo que dice Mao, porque hay cosas muy importantes de las que hay que aprender. Pero evidentemente Mao no es un clásico, es un dirigente comunista de un país semifeudal en su época, que hizo algunas aportaciones, pero no ha enseñado nada esencial y eso hay que dejarlo claro. Tenemos algunas cosas que aprender, como tenemos que aprender de otros muchos dirigentes. Todos tenemos que aprender de todos, pero no es un clásico y hay que situarlo en su sitio. Entonces, no podemos considerar el maoísmo como por ejemplo, cosa que estaba entonces muy de moda, el nuevo desarrollo del marxismo o el marxismo-leninismo de la época. Eso es erróneo.

Había que reconocer esa realidad, por supuesto, previo análisis objetivo, claro, serio y hecho desde las posiciones del marxismo, no desde unas posiciones izquierdosas o demagógicas, sino considerando la importancia de Mao y de lo que representa. Hemos rectificado y eso es de sabios. No sé si lo somos o no, pero veíamos necesario rectificar esos aspectos que estaban ahí y que creaban confusión. Hemos retornado a los principios. En el fondo hemos vuelto al marxismo-leninismo.

Se ha hablado del stalinismo...

Pues sí, hemos reconocido en Stalin cosas buenas, que hasta ahora eran rechazadas, hemos visto que la crítica de Mao a Stalin era errónea, falsa, una crítica no marxista que contenía muchos errores, errores de principio. Entonces hemos restituido la verdad histórica y los principios hasta donde hemos podido llegar. Hemos retornado. Ante el despiste, la confusión y el no saber bien qué estaba ocurriendo y a dónde íbamos, dijimos retornemos al punto de partida, vamos a reconsiderar las cosas y empecemos a caminar de nuevo porque nos hemos perdido, lo que es una forma correcta de actuar.

O sea que la persona que más ha aportado al marxismo-leninismo no sería Mao, sería Stalin?

Por supuesto. Considero que el más destacado y digno sucesor de Lenin es Stalin. En la Unión Soviética y en el plano internacional, porque tenemos mucho que aprender de ahí, de la Unión Soviética, del periodo de construcción del socialismo, y de la lucha contra el oportunismo y el revisionismo. Evidentemente es así. Hay que ser muy claro y muy firme también. Sé que se nos van a echar encima mucho antidogmático, pero estamos para asumir la pelea contra esa gente, como hemos hecho siempre, y a defender la verdad. Stalin es una figura histórica que ha hecho grandes aportes a la causa y a la teoría y hay que considerarlo así. Lo que pasa es que hay que estudiarle y no dejarse llevar por la propaganda imperialista, ni por los tabúes y la propaganda negra. Hay que estudiarlo, leerlo y confrontarlo con la experiencia pasada y reciente y más concretamente con la experiencia china, como hemos hecho nosotros. De esa confrontación, que es un método científico, han salido unas conclusiones y nuestra conclusión es que, en la polémica, Stalin sale ganando, yo diría por goleada, francamente. Y que conste que antes yo era más maoísta que estalinista.

Se nos puede acusar de dogmáticos por apoyar a Mao de manera acrítica, sobre todo frente a Stalin. Yo asumiría sin ningún tipo de reserva la crítica de dogmatismo respecto al maoísmo, y nunca hemos sido maoístas. Pero respecto a Stalin sí que hemos aceptado muchas ideas y tesis de Mao que apuntan contra la etapa de socialismo en la Unión Soviética y contra Stalin, sin criterio propio, sin estudio, y la experiencia nos ha llevado a hacer ese estudio y a concluir que Mao no tenía razón. Y en eso estamos... Ahora somos dogmáticos estalinistas jajaja.

Vosotros defendéis que el PCE(r) no realiza lucha armada, pero sí la legitimáis...

El plan del gobierno era incluir entre los grupos terroristas a nuestro Partido y para eso decía que formaba parte de un mismo conglomerado o complejo, el PCE(r)-GRAPO. Nosotros hemos demostrado en el curso de más de 30 años que eso no es así. Hay muchas resoluciones judiciales que también lo demuestran y que ponen de manifiesto la separación orgánica, ideológica y práctica del PCE(r) y de los GRAPO y sigue sin haber ninguna prueba que nos vincule. La cuestión, y es lo que he defendido y seguiré defendiendo, es que se trata de hacer valer nuestro derecho a la resistencia, pero no sólo de nuestro Partido, sino de todo pueblo oprimido, a defenderse contra la opresión. Esto es un derecho democrático general, que está reconocido en la declaración de los derechos del hombre. Toda constitución democrática burguesa incluye ese principio, el de la resistencia a la tiranía, sea de carácter feudal o fascista moderno monopolista. Ese es un derecho irrenunciable, y nosotros defendemos ese derecho. En un país como el Estado español, donde ha existido y sigue existiendo, de forma un poco reformada, un régimen de carácter fascista, la resistencia, en todas sus formas no sólo la armada, es legítima. No es que nosotros la legitimemos, sino que se legitima a sí misma. Por el hecho de existir un régimen terrorista, cualquier forma de resistencia frente al terrorismo de los poderosos es legítima. Es lo que nosotros decimos. Nosotros nos incluimos en esa resistencia y participamos, a nuestra manera, con nuestros medios, de esa resistencia.

Éso es muy importante, es un principio que tiene que quedar claro, para hoy y para siempre, porque si no tenemos que justificar el golpe fascista de 1936 y los más de cuarenta años de terrorismo abierto y lo que quieran hacer los fascistas mañana. Éso es muy importante. Ésa es la clave de todos los problemas que tenemos con el Estado: el reconocimiento de que ha habido un régimen fascista, que se sigue manteniendo, y que la resistencia popular ha sido legítima.

Ese reconocimiento es la única garantía que tenemos para que si mañana vuelven los fascistas podamos seguir la resistencia contra ellos y podamos derrotarlos. Eso es básico e irrenunciable. Es por ello por lo que estamos peleando. No estamos peleando por una consigna o por una mejora. Esa es una cuestión de principios, fundamental. Es el derecho de los pueblos a defenderse frente a la tiranía, porque, de lo contrario, legitimamos a los fascistas. Tendríamos que decir que los que están en las fosas, en las carreteras, en las cunetas, están bien ahí, y deben seguir ahí y todo el que intente una mejora o la defensa de un derecho, tiene que ir al mismo hoyo y eso es inadmisible, bajo todos los puntos de vista. No nos van a hacer, de ninguna de las maneras, renunciar a esos principios. Ésta es la cuestión.

Luego, hay otras cuestiones muy importantes. Yo, en mis declaraciones en la Audiencia Nacional, ante Garzón y Marlaska, cuando dicen: Entonces usted dice que no tiene nada que ver con los GRAPO, les respondo: Eso es mentira, ¿cómo que no tenemos nada que ver? ¡claro que tenemos que ver! ¡y mucho! Nuestros militantes están en los GRAPO. ¿Cómo no vamos a tener nada que ver? Lo que no existe es un vínculo orgánico, no existe un plan operativo. Eso ustedes no lo van a poder demostrar nunca. No existe una consigna, no he impartido nunca una consigna a nadie de los GRAPO. Yo he hablado con militantes que están en los GRAPO y les he dicho: A partir de ahora no te atienes a las órdenes del Partido. Es una decisión tuya, propia, te puedes ir a donde quieras. Y sigues siendo comunista, te reconocemos como comunista, pero en el momento que pasas a una organización de ese tipo, rompes el vínculo orgánico con el Partido, porque comprometes al Partido, y eso ha sido admitido y hay documentos que lo demuestran. Y nunca vamos a renunciar a esa relación.

En otro aspecto, llamemosle familiar, si tengo un hermano en una organización de resistencia armada ¿Voy a renunciar a mi hermano? ¿No le voy a dirigir la palabra? Eso ocurre en Euskal Herria, por ejemplo en cientos de familias. Y yo hago lo mismo. ¿Qué quieren, que me ponga a colaborar con los que persiguen a mi hermano? Es un absurdo y pretenden llevarnos hasta ahí: dividir y romper hasta las familias, para que se ponga todo el mundo de su parte y aplicar el famoso aislamiento de los violentos. Yo no voy a renunciar a mis vínculos de tipo afectivo, político e ideológico. Jamás.

Ahora, en lo que a mí concierne, no se me puede atribuir, ni a mí ni a nadie del Partido, ninguna intervención en ninguna acción armada. Ahí es donde ellos están pinchando un hueso, porque no pueden demostrar, de ninguna de las maneras, y mira que lo han intentado, ese vínculo, esa implicación con los GRAPO.

Cito a Lenin: Reclamamos la libertad de autodeterminación. Es decir, la independencia, es decir, la libertad de separación para las naciones oprimidas. No porque soñemos con el fraccionalismo económico o con el ideal de los pequeños estados, sino, por el contrario, porque queremos grandes estados, porque aspiramos al acercamiento e incluso a la fusión de las naciones, pero sobre una base verdaderamente democrática y verdaderamente internacionalista, que es inconcebible sin la libertad de separación. ¿A día de hoy apoyaríais un referéndum de independencia para Euskal Herria?

No sólo lo apoyaríamos sino que estamos trabajando porque este principio se cumpla. Es una exigencia, hoy día más que nunca, sin la cual no se va resolver ningún problema y la situación, del Estado principalmente, se va a agravar. Nosotros luchamos para que ese principio se cumpla, junto a los demás principios de la democracia política en el conjunto del territorio español. Esa es nuestra exigencia y nuestra aspiración. No tengo nada que añadir a esa parrafada.

¿Por tanto apoyaríais un referéndum?

Eso está recogido en el Programa del último Congreso de nuestro Partido. Si el pueblo vasco decide en un referéndum, y con todas las garantías democráticas, su independencia, nosotros lo vamos a apoyar con todas las consecuencias. Y no es una cuestión tacticista, siempre lo hemos dicho. Lo que pasa es que en otras épocas no lo veíamos viable. Con las condiciones de resistencia en el campo socialista y con la cohesión en el campo imperialista, veíamos poco viable esa posibilidad en el corto plazo. Pero una vez que eso ha cambiado, hoy lo vemos muy posible y estamos dispuestos a apoyarlo, estamos luchando por ello. No es que lo valoremos como una posibilidad, es que estamos por ello de una forma clara, franca y abierta, y está, repito, recogido en nuestro Programa. Sólo planteamos que se haga de manera democrática y que se incluyan todas las ideas.

Si el pueblo vasco decide lo que para mí sería lo peor, el mantenimiento de la opresión y de los vínculos con el Estado español en esas condiciones, nosotros lo tendríamos que aceptar. No estaríamos de acuerdo, pero tendríamos que respetarlo. Y si decide la independencia total, eso lo íbamos a celebrar tanto como vosotros, aunque sólo fuera por una cuestión fundamental: porque eso debilita a la reacción española, a nuestro mortal enemigo, y todo lo que sea un debilitamiento de nuestro enemigo, nos favorece en todos los sentidos. Nosotros no tenemos nada que ganar con la opresión del pueblo vasco, o del catalán o del gallego, al contrario. Eso es así.

Lo único que nos preocupa es el tema de la unidad de las fuerzas y qué puede suponer eso, pero una vez que hay un entendimiento entre los pueblos, una unidad de acción contra el enemigo común, oye, cada uno en su casa. ¿Cómo voy a entrar yo en la casa de alguien a disponer y decir lo que tienen que hacer?

Lo resumiría diciendo que la paz es el respeto al derecho ajeno. Mientras no exista ese respeto va a haber guerra. Eso ha sido así y va a continuar siendo así.

(original de la revista en euskera. Versión en castellano cedida por NABARRA)

21 septiembre 2007

Editorial colombiana Izquierda Vive


En 1959, apenas unos días después del triunfo de la Revolución Cubana, Fidel Castro llegó a Caracas, en su primera visita internacional tras la victoria del Ejército Rebelde. En esa ocasión, Fidel ofreció su gratitud al pueblo venezolano y habló de la necesidad de hacer realidad las ideas de unidad e integración y de la liberación de los pueblos oprimidos de América Latina. En diciembre de 2004, en La Habana, Fidel Castro y el presidente bolivariano de Venezuela, Hugo Chávez, firmaban el Acuerdo Boliviariano para las Américas (ALBA), que marcó el inicio de un verdadero proceso igualitario de integración económica al que cada día se suman más pueblos.Esta editorial colombiana esta distribuidad en EH por "templando el acero" y el precio es el mismo que en colombia, 19.95 más gastos de envio.

LOS FLUJOS FINANCIEROS MUNDIALES DE HOY: ¿DÉJÀ VU?

C.P. Chandrasekhar

La naturaleza de la integración financiera de los países en desarrollo con sus contrapartes, los países desarrollados, se ha transformado radicalmente en los últimos cuatro años. Las evidencias reunidas en el informe anual de 2007 del Banco Mundial sobre los flujos mundiales de financiamiento para el desarrollo (Global Development Finance - GDF), revelan una serie de rasgos característicos del nuevo escenario que tienen consecuencias de gran alcance.
El primero de ellos es una aceleración de los flujos financieros que ingresaron a los países en desarrollo (Cuadro 1) precisamente durante los años en los que, como grupo, se han caracterizado por saldos positivos crecientes de cuenta corriente. Los flujos totales alcanzaron una cifra record estimada en US$600.000 millones en 2006, habiendo aumentado en un 19% por encima del crecimiento promedio de 40% de los tres años anteriores. Como relación del PBI de estos países, los flujos totales, que ascienden al 5,1%, están en los niveles que alcanzaron cuando se produjo la crisis financiera del este asiático en 1997.

Un segundo rasgo característico es la aceleración de la tendencia general que marca al largo plazo un predominio de los flujos de capital privado por sobre los flujos de capitales públicos (bilaterales y multilaterales). Los flujos entrantes de crédito externo y capital accionario privados, que habían aumentado a un ritmo del 50% anual durante los tres años del período que culminó en 2005, aumentaron todavía un 17% más por encima de eso en 2006, hasta alcanzar la cifra record de US$647.000 millones (Cuadro 2 ). Por otra parte, en realidad, el monto neto de los préstamos públicos ha disminuido en los dos últimos años. Uno de los factores que da cuenta de esta situación es el incumplimiento del G7 a sus promesas de incremento sustancial de los desembolsos destinados a la asistencia, más allá de lo que implica la condonación de la deuda de unos pocos países pobres muy endeudados. El otro factor es que los países en desarrollo más desarrollados han optado por pagar por adelantado la amortización de sus deudas con los acreedores públicos, en particular el FMI y el Banco Mundial. En conjunto, las amortizaciones de capital pagadas a los acreedores públicos superaron el total de los desembolsos públicos en un monto de US$70.000 millones en 2005, y de US$75.000 millones en 2006. En consecuencia, se ha registrado una inversión del flujo de capitales en dirección al Banco Mundial y al FMI, que pone en cuestión la viabilidad e influencia de estas instituciones, muy particularmente en el caso del FMI. Sin embargo, el crecimiento de los flujos financieros privados ha compensado con creces esta inversión del flujo de capitales hacia los acreedores públicos.

El tercer rasgo característico es que el predominio de los flujos de capitales privados ha determinado que tanto los flujos de capital accionario como los flujos de crédito privado externo (o sea deuda) que ingresan a los países en desarrollo se han incrementado rápidamente, con un mayor énfasis en el capital accionario. Los flujos netos de crédito externo y capital accionario privados que ingresaron a los países en desarrollo pasaron de algo menos de US$170.000 millones en 2002 a cerca de US$647.000 millones en 2006, un aumento que prácticamente cuadruplica el monto en un período de cuatro años. Si bien hay un predominio de los flujos netos de capital accionario privado en este aumento, que pasaron de US$163.000 millones a US$419.000 millones en ese período, los flujos netos de crédito privado también aumentaron aceleradamente. La emisión de bonos de deuda tuvo un incremento importantísimo pasando de US$10.400 millones a US$49.300 millones, y los créditos (es decir deuda) con la banca privada internacional crecieron exponencialmente, pasando de US$2.300 millones a US$112.200 millones en el mismo período. De otra parte, las deudas privadas de corto plazo, cuyo flujo de pagos hacia el exterior tiende a ser un elemento disparador de crisis financieras, se han incrementado de unos US$500 millones en 2002 a US$72.000 millones en 2006.

El cuarto rasgo característico, corolario de los hechos descritos anteriormente, es que existe un importante grado de concentración de los flujos de capital que ingresan a los países en desarrollo, que implica que unos pocos países están excesivamente expuestos. Apenas diez países en desarrollo (de 135) dan cuenta del 60% de todos los préstamos del período 2002-2004, y esta proporción aumentó posteriormente hasta llegar al 75% en 2006. En el mercado de acciones en cartera, los flujos de capital hacia los países en desarrollo se orientaron a la adquisición de capital accionario, sea a través del mercado secundario o mediante la participación en ofertas públicas iniciales (initial public offers - IPO). Las IPO dominaron en 2006, dando cuenta de US$53.000 millones de los US$96.000 millones entrantes. Pero también en este rubro hubo señales de concentración. Cuatro de las diez mayores IPO que representan dos tercios del valor total por concepto de ofertas públicas iniciales, fueron de empresas chinas. Otras 3 de las 10 fueron de empresas rusas, que dieron cuenta de otro 22% del valor total de las IPO.

Un quinto rasgo característico es que a pesar de este rápido incremento de la presencia de los países en desarrollo como destino de los flujos financieros, que se concentran excesivamente en unos pocos países, el mercado todavía es abiertamente optimista. Las revisiones positivas de las calificaciones de riesgo en el mercado de bonos predominan sobre las negativas. Y los márgenes del mercado de bonos están en límites inusualmente bajos. Este optimismo indica que las calificaciones de riesgo son pro-cíclicas y subestiman el riesgo cuando las inversiones están en período de auge, y lo sobreestiman cuando los mercados entran en una tendencia a la baja. Pero esto implica dos cosas: un amontonamiento de inversionistas en los mercados de los países en desarrollo, y su voluntad de invertir volúmenes mayores de dinero en instrumentos financieros no calificados y de alto riesgo.

Por último, el rápido aumento de los flujos de capital hacia los países en desarrollo en un momento en que muchos de éstos están registrando grandes saldos positivos de cuenta corriente ha conducido a un aumento sustancial de las reservas de estos países en moneda extranjera, y ha oficiado como disparador de flujos de capital de los países en desarrollo hacia el exterior. Este flujo hacia el exterior adopta tres formas: (i) inversión de reservas en instrumentos seguros pero de baja rentabilidad como las Letras del Tesoro de Estados Unidos; (ii) financiamiento de la adquisición de activos para respaldar la presencia creciente de empresas líderes de los países en desarrollo en los mercados globalizados de productos básicos o mercancías (commodities); y (iii) inversiones financieras y préstamos a otros países en desarrollo, determinando así un flujo de capital Sur - Sur. Estas tendencias en su conjunto sugieren que los países en desarrollo todavía están restringidos fundamentalmente a los segmentos del flujo de capital mundial de baja rentabilidad o de alto riesgo. Éste es el precio que deben pagar para cumplir con los requisitos que aseguran el equilibrio de la balanza de pagos mundial.

Estos rasgos característicos del escenario financiero mundial se pueden interpretar de dos maneras distintas. Una de ellas es la orientación que ha adoptado el Banco Mundial. Por un lado, admite que ha surgido una "probabilidad de un giro en el ciclo del crédito", y que un "problema clave que enfrentan los países en desarrollo es administrar la transición, tomando medidas preventivas que apunten a disminuir los riesgos de un cambio drástico e inesperado en la dirección de los flujos de capital". Y por el otro, minimiza los peligros argumentando que el incremento de los flujos de capital "habla bien de la elasticidad y resistencia de las economías en desarrollo y de la capacidad de los mercados financieros internacionales para administrar los riesgos".

Un punto de vista alternativo es que muchas de las economías de mercado emergentes que atraen una parte desproporcionada de estos flujos de capital se están aproximando rápidamente a una situación en la cual son vulnerables a las crisis financieras, en un contexto actual que presenta rasgos que podrían significar que esas crisis sean más intensas. Es más, parece que las normas de prudencia, las técnicas de manejo de riesgos y los requisitos de transparencia se han aplicado como parte de la llamada "nueva arquitectura financiera internacional" son inadecuados e insuficientes para impedir una amenaza de ese tipo o blindarse contra ella. Esto no debería sorprender, ya que parecería ser que el requisito predominante de las instituciones financieras de los países desarrollados es la rápida acumulación de grandes beneficios y no la minimización de los riesgos.

La situación actual es el resultado inevitable de haberle ampliado el espacio al capital financiero mediante la disolución o eliminación de las reglamentaciones pertinentes. La liberalización financiera ha garantizado que, desde la década de 1970, los recién descubiertos "mercados emergentes" entre los países en desarrollo se hayan convertido en la nueva frontera y destino de las instituciones financieras mundiales para la obtención de lucro. Inundados por la liquidez derivada de las ganancias obtenidas por los exportadores de petróleo y los ahorros acumulados por la generación de los nacidos en la posguerra en Occidente, los bancos, los fondos de inversión y los fondos de pensión estaban buscando nuevas vías de inversión lucrativa. El papel de los intermediarios financieros fue el de disfrazar a los países en desarrollo, que habían sido hasta ese momento "intocables", como destinos lucrativos para el capital financiero. Y la innovación financiera consistió en identificar no solamente los instrumentos que podían vehiculizar esas inversiones, sino los derivados que podrían ayudar a compensar o cubrir los riesgos asociados al hecho de precipitarse en un territorio desconocido.

El proceso se inició cuando los países en desarrollo todavía estaban tambaleando bajo los efectos de la caída de los precios de los productos básicos no combustibles y el ascenso de los precios del petróleo, que habían dejado grandes agujeros en la cuenta corriente de su balanza de pagos. El interés en esos países recién descubierto por el sector financiero mundial, les brindó a los gobiernos de los países en desarrollo la oportunidad de financiar la reparación de esos agujeros, aunque eso implicara ofrecerles elevadas tasas de ganancia a los inversionistas financieros extranjeros. Fue precisamente esa confluencia de intereses de los gobiernos de los países en desarrollo y las instituciones financieras de los países desarrollados, la que llevó a la crisis de la deuda de la década de 1980 y a las crisis financieras de la década de 1990, inclusive aquellas que comenzaron con las crisis del este asiático en 1997.

Una consecuencia de la crisis de 1997 fue la drástica disminución de los préstamos para los países en desarrollo. Pero eso no significó una disminución de los flujos de capital. Por el contrario, alentada por la deflación de los precios de los activos en los mercados emergentes como secuela de la crisis y una devaluación pronunciada de las monedas nacionales, la inversión extranjera directa continuó llegando a los países en desarrollo para adquirir activos a precios mínimos, medidos en divisas fuertes. Si bien los flujos netos de crédito privado internacional (o sea deuda) hacia los países en desarrollo cayeron de US$53.100 millones en 1998 a solamente US$1.200 millones en 2000, los flujos netos de Inversión Extranjera Directa se mantuvieron más o menos estables en alrededor de US$170.000 millones por año.

A partir de 2002, cuando se aceleró o se mantuvo alto el crecimiento de China e India y los precios de los productos básicos subieron marcadamente en el caso del petróleo y los metales, y moderadamente en el caso de los productos agrícolas, esta tregua en los flujos de capital cedió paso a una avalancha. Aparte de los rasgos característicos señalados anteriormente, hay tres tipos de sucesos que acompañaron este nuevo empuje. En primer lugar, la importancia creciente de los fondos de cobertura no regulados que buscan obtener tasas de ganancia anormales en los mercados de acciones en cartera, lo que determina que la actividad en esos mercados se vuelva altamente especulativa y opaca. En segundo lugar, el crecimiento rápido de las inversiones de los llamados "fondos de inversión privada en acciones" -que invierten principalmente en valores extrabursátiles- en empresas de los países en desarrollo. Es tal el volumen de cada una de estas inversiones, que se las identifica como inversión extranjera "directa", aunque su objetivo es especulativo. La evidencia sobre el polémico papel que jugaron estos fondos de inversión en los países desarrollados muestra que su funcionamiento es asimismo sumamente opaco. En tercer lugar, el renacimiento una vez más de un mercado mundial para la deuda de los países en desarrollo, fogoneado en esta oportunidad por los préstamos privados adquiridos por las empresas en el mercado de crédito sindicado. Como esta nueva avalancha de actividad crediticia cabalga a lomos de una ola de securitización o bursatilización del riesgo asociado a los préstamos, que es transferido a los fondos mutuales y a los fondos de pensión entre otros, la acumulación de riesgos no actúa como elemento de disuasión que desaliente a los bancos a abrir ese tipo de créditos.

Estas tendencias determinan una serie de consecuencias potenciales o efectivas. Para empezar, el riesgo asociado a la actual avalancha de flujos de capital puede ser y es mucho mayor que el que se registró en otros episodios previos de avalanchas similares. Además, esta avalancha viene aparejada de la adquisición creciente de activos extrabursátiles en los países en desarrollo con objetivos que son fundamentalmente especulativos, de modo que una liquidación, si ocurriera, sería mucho más generalizada. Y la persistencia del instinto de manada ha determinado que esta avalancha en los flujos de inversiones fijas y en cartera haya desembocado en un renacimiento desenfrenado de los flujos de crédito, ya que viene acompañado de técnicas de mitigación del riesgo que transfieren el riesgo a quienes están menos equipados para evaluarlo. Lamentablemente, todo esto ocurre en un ambiente en el que los flujos tanto de inversiones como de crédito están dirigidos al sector privado, y en el cual se hace muy difícil que los gobiernos que han liberalizado la reglamentación financiera puedan controlar estos flujos. En síntesis, los riesgos asociados a la avalancha actual en los flujos de capital son mucho mayores que los que sugiere el análisis y evaluación más bien optimista que realiza el Banco Mundial del probable resultado de la transformación actual de los flujos de capital financiero a nivel mundial. Un cambio de dirección del ciclo de las inversiones, de consecuencias con muy largo alcance, es real e inminente.

C.P. Chandrasekhar es profesor en el Centro de Planificación y Estudios Económicos, de la Universidad Jawaharlal Nehru