30 agosto 2008

Portavoz de la izquierda abertzale cumplio pena carcelaria



GARA > Ultima hora > Euskal Herria


EXCARCELACIÓN DE ARNALDO OTEGI


Otegi abandona la prisión de Martutene dispuesto a seguir trabajando por "un escenario de paz y democracia"
El dirigente de la izquierda abertzale Arnaldo Otegi ha dejado hoy atrás los muros de la prisión donostiarra de Martutene tras 15 meses de cautiverio. Ante más de un centenar de familiares, amigos y ciudadanos, el político de Elgoibar ha dedicado sus primeras palabras a "todos los compañeros que han quedado en prisión". Asimismo, ha reiterado su apuesta por "el diálogo y la negociación" y su disposición a seguir trabajando por un "escenario de paz y democracia".
30/08/2008 8:35:00
DONOSTIA-. Para las 6.30 de esta mañana numerosos medios esperaban la inminente salida de Arnaldo Otegi de la prisión donostiarra de Martutene. Pasadas las 7.20 ha sido cuando el político abertzale ha salido del centro penitenciario, donde le esperaban su mujer, su hijo, sus padres, compañeros de la izquierda abertzale como Tasio Erkizia o Jone Goirizelaia y alrededor de un centenar de ciudadanos que se han acercado hasta allí para recibirlo.
Tras abrazar a sus allegados y amigos, Otegi ha puesto de relieve que "hace 15 meses" le trajeron a la prisión de Martutene y ya entonces, "como hace muchísimos años, por desgracia", había "un problema político de fondo sin resolver en este país".
"Ese problema sigue siendo real, un problema que no se ha resuelto y yo considero personalmente que sólo se resolverá a través del diálogo y la negociación", de forma que Euskal Herria conozca "un escenario de paz y democracia que le permita decidir su futuro y, al mismo tiempo, dentro de ese proceso, se libere a todos los presos políticos vascos", ha señalado.
Otegi, además, ha dedicado sus primeras palabras a "todos los compañeros que se han quedado en la prisión de Martutene y en otras cárceles", a quienes a mandado "un abrazo personalísimo", al igual que a "los centenares de familiares que hoy, ayer y mañana se desplazarán miles de kilómetros para ver a los suyos en las prisiones".
Tras entonar el Eusko Gudariak, Otegi ha abandonado el exterior de la prisión. La próxima semana recibirá el "ongi etorri" en su localidad natal, Elgoibar.
Detención
El dirigente de la izquierda abertzale fue detenido por la Policía española el 8 de junio de 2007 en el polígono Belartza de la capita guipuzcoana, cuando se disponía a acudir, en compañia de los también mahaikides Juan Joxe Petrikorena y Pernando Barrena, a la comparecencia de prensa en la que estaba pevisto que hablara sobre la actualidad política.Su arresto se produjo acto seguido de que el Supremo español revalidara la pena de 15 meses de prisión contra él por participar en un acto de recuerdo a Jose Miguel Beñaran Ordeñana, "Argala", militante de ETA muerto en un atentado revindicado por el BVE.El encarcelamiento del principal interlocutor de la izquierda abertzale trajo infinidad de reacciones. Las expresiones de denuncia no tardaron en llegar a las calles de Euskal Herria, y medios de comunicación de todos los continentes se hicieron eco de la noticia.El político de Elgoibar fue encarcelado también en los años 2005 y 2006. En primavera de 2005 ingresó en prisión por ser miembro de Batasuna, y un año más tarde, su ingreso se produjo apenas unos días después del inicio del alto el fuego de ETA de marzo de 2006, por haber convocado un paro por la muerte de los presos Roberto Sáinz e Igor Angulo.Cabe recordar, que a pesar de la excarcelación de Otegi, otros muchos representantes de la izquierda abertzale permanecen en prisión. Antes fue el turno de Olatz Dañobeitia o Juan Joxe Petrikorena; el 4 de octubre del pasado año una veintena de dirigentes de la izquierda abertzale fueron arrestados por la Policía española en Segura.Arnaldo Otegi ha podido dejar atrás hoy la prisión de Martutene, pero aún tiene cuatro causas más pendiente, entre ellas, el juicio oral que se prevé para 2009 y en el que están imputados 40 miembros de Batasuna

Torturas en el Euskal Herria(pais vasco)

GARA > Ultima hora > Euskal Herria

TORTURA
Un detenido relata que perdió el conocimiento y fue despertado a golpes
Tortazos, "la bolsa", simulación de electrodos, amenazas con allegados, gritos... e incluso una pérdida de conocimiento de la que fue sacado a golpes. Estos son algunos de los episodios del "infierno" narrado por los jóvenes Xabier Sagardoi y Luis Goñi. Un día después de ser encarcelados pudieron contar a su abogada lo padecido en manos de la Guardia Civil.
30/08/2008 10:14:00

BARAÑAIN-. Después de pasar la primera noche en la prisión madrileña de Soto del Real, los barañaindarras Luis Goñi y Xabier Sagardoi pudieron comunicarse, por primera vez, con su letrada de confianza y relatarle "el infierno" sufrido durante los cinco días en manos de la Guardia Civil. Ambos confesaron que éstos han sido los "más duros" de sus vidas.Los jóvenes indicaron que los interrogatorios policiales se dilataban "horas y horas entre golpes, amenazas y la aplicación de `la bolsa'". Reseñaron que en algunos momentos "no eran capaces ni de articular palabra", según transmitió Askatasuna.Ampliando lo que indicaron a sus familiares la víspera, detallaron "golpes y tortazos" por todo su cuerpo, pero de manera especial en la cabeza, en los testículos y en las costillas.Goñi y Sagardoi precisaron que los agentes hacían uso de "un listín telefónico" para golpearles. Y explicaron que los guardias civiles les obligaban a "jugar al juego del `churrito'", consistente en recibir golpes con un periódico enrollado.Asimismo, informaron de que durante todo el periodo transcurrido en manos del instituto armado han permanecido con los ojos tapados; sólo han podido abrirlos ante el médico forense y para poder ir al baño, señalaron a su letrada.Hasta perder el conocimientoDenunciaron que la aplicación de la bolsa ha sido "constante" durante los cinco días. Uno de los arrestados indicó que la primera vez que le aplicaron la bolsa perdió el conocimiento y fue despertado a golpes en el suelo por los agentes que lo custodiaban en ese momento. Cuando portaban la bolsa en la cabeza, además, los agentes les obligaban a arrodillarse y erguirse, mientras eran golpeados en el estomago.Narraron que la Guardia Civil también les amenazó con ponerles electrodos e incluso simularon hacerlo en algunas ocasiones. Sagardoi dijo que le llegaron a colocar los cables del aparato y Goñi, que le mojaron la cabeza y los codos e insinuaron aplicarle los electrodos.Los dos jóvenes también relataron haber sido objeto de maltratos sicológicos. Los agentes intentaron hacerles creer, por ejemplo, que habían arrestado a su compañera o que su madre había sido ingresada en el hospital. Asimismo, les hicieron creer que no eran los únicos arrestados, y los agentes hacían ruido alrededor para lograr su objetivo.El infierno volvióCuando habrían pasado un par de días desde la detención, según calculan los jóvenes, los agentes les dejaron "descansar" un rato. Comentaron a la abogada que intentaron dormir y tranquilizarse. Pero "cuando creíamos que todo había acabado -señalan ambos-, el infierno comenzó de nuevo".Askatasuna destacó en su nota de prensa que todas estas prácticas tenían como fin que los jóvenes memorizaran declaraciones policiales donde se autoinculpaban y acusaban a otros jóvenes. Uno de los arrestados dijo que tuvo que aprenderse incluso el croquis del asentamiento de un zulo, para luego repetirlo en la declaración.Tanto Goñi como Sagardoi han explicado denunciaron ante el médico forense lo que estaba ocurriendo. Y añaden que también lo hicieron ante el juez Fernando Grande-Marlaska, cuando pasaron incomunicados el jueves ante él.Los arrestados se dirigieron al juez y sostuvieron que "aún eran capaces de volver a repetir la declaración policial punto por punto", ya que les habían obligado a memorizarla. Añaden que el fiscal, sin embargo, intentó "intimidarles" diciendo que aprender ese tipo de declaraciones es "imposible", y que en este punto les preguntó qué tipo de estudios habían cursado para tener ese nivel de memoria. Los barañaindarras informaron a su letrada de que el propio juez le pidió incluso al fiscal que se tranquilizara.Nada más salir de la prisión en la que se encuentran los jóvenes, la letrada de Sagardoi y Goñi explicó a GARA que tras todo lo ocurrido los encontró "tranquilos" puesto que una vez en la prisión pudieron "dormir y descansar".La GC irrumpe en otra casa en busca de un joven másUn día después de que se dictara el ingreso en prisión de Goñi y Sagardoi, la Guardia Civil irrumpió de nuevo en Barañain. Lo hizo de noche y en un domicilio de la calle Avenida Comercial con el objeto arrestar a otro joven de la localidad navarra.Los agentes del instituto armado no lograron su fin al no hallarse allí al joven que buscaban. Vecinos de Barañain informaron a este medio de que los agentes le confundieron con otro joven, que se encontraba en la vivienda junto a dos personas, y que lo llegaron a esposar antes de constatar que no era quien buscaban. También denunciaron que mantuvieron a este joven tumbado en el suelo y pisándole la cabeza. En total, permanecieron en el piso unas tres horas.La operación policial comenzó el pasado domingo cuando los jóvenes Luis Goñi, de 24 años, y Xabier Sagardoi, de 22, fueron detenidos. Ese día, la Guardia Civil fue en busca de un tercer joven al barrio iruindarra de Iturrama, pero no pudieron arrestarlo.El operativo policial que dirige Grande-Marlaska se encuentra bajo secreto de sumario y, tal y como adelantó el ministro español de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, sigue abierta.

17 agosto 2008

44 años de PCMLE



44 años del Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador
LA RESPONSABILIDAD DE ORGANIZAR Y HACER LA REVOLUCIÓN ES LA TAREA Y EL OBJETIVO PRINCIPAL DEL PCMLE.
publicado el: 7 de agosto de 2008



La revolución social del proletariado será resultado de un gran movimiento voluntario de centenas de miles de personas que toman la decisión de echar abajo las estructuras y lo hacen en forma violenta y radical. Ese movimiento revolucionario de las masas trabajadoras, para cumplir sus objetivos finales debe contar con la dirección ideológica política y organizativa de la clase obrera, que es la clase de vanguardia, la única en capacidad de organizar y conducir a las otras clases trabajadoras, a los pueblos y a la juventud al cumplimiento cabal de sus objetivos, el fin de la explotación y opresión capitalistas.
La revolución social del proletariado en la época del imperialismo es un proceso ininterrumpido que se inicia cuando los primeros destacamentos de la clase obrera y el pueblo asumen la decisión de emprender la lucha y concluye en su primera etapa con la conquista del poder, para iniciar inmediatamente la construcción de la nueva sociedad, el socialismo. Se trata de un proceso que se desenvuelve en condiciones históricas concretas que no dependen de la voluntad de las personas, que se dan como resultado del desarrollo de las fuerzas productivas, del desenvolvimiento de las contradicciones antagónicas de clase en la sociedad capitalista, del comportamiento de los diferentes sectores de las clases dominantes, por la agudización y/o amortiguamiento de las contradicciones interburguesas, de la incidencia ideológica, política, cultural y militar del imperialismo y, por supuesto, del desarrollo de la conciencia, la organización y la lucha de los trabajadores, por los avances de las fuerzas revolucionarias. El proceso de la revolución social del proletariado demanda la existencia, la organización, la actividad y la lucha del partido revolucionario del proletariado, del partido comunista marxista leninista.
En el Ecuador, el proceso de la revolución social del proletariado se inició, en su atapa actual, con el surgimiento del PCMLE, el 1o. de agosto de 1964.
Van a cumplirse 44 años de ese histórico acontecimiento y corresponde evaluar el desarrollo de la actividad partidaria, sus aciertos y errores, sus éxitos y dificultades, avizorar las perspectivas de la lucha revolucionaria.
El PCMLE apareció en la vida política del país como una necesidad histórica: los trabajadores y los pueblos requerían de su vanguardia política, de su partido. Esto era así, toda vez que el viejo partido comunista se había transformado en una organización oportunista y revisionista, en un partido para las reformas; había renunciado a su condición de vanguardia de la clase obrera, a su naturaleza revolucionaria, leninista, a la lucha por el poder; blandía las tesis de la transición pacífica y reivindicaba el rol de la burguesía “nacional” como dirigente del proceso de desarrollo del país.
El PCMLE surgió como una respuesta a esa situación por parte de los sectores avanzados de la clase obrera, como la toma de posición de los verdaderos comunistas que militaban en el viejo partido, como la decisión del grueso de la juventud comunista de adherirse a los propósitos de construir la vanguardia revolucionaria de la revolución ecuatoriana.
El PCMLE nació cuando se producía en el Ecuador, en América Latina, Asia y África, un ascenso de la lucha de las masas, un impetuoso desarrollo de la lucha revolucionaria de los trabajadores, de los pueblos y de la juventud; apareció en medio de la tormenta de la lucha de clases.
El PCMLE apareció en medio del gran debate ideológico y político que se desarrollaba en escala internacional entre el revisionismo moderno -jhrushovista- que se había apoderado de la dirección del Partido Comunista de la URSS y de la mayoría de los partidos comunistas, por un lado; y, los revolucionarios proletarios, que desenmascaraban y combatían, en todos los terrenos, por la vigencia de los principios del marxismo leninismo, por construir verdaderos partidos comunistas y continuar el combate por la revolución y el socialismo.
El PCMLE nació y creció en sus primeros años combatiendo la feroz dictadura militar anticomunista de los coroneles; surgió en la clandestinidad más absoluta, perseguido por la dictadura, delatado por los revisionistas y los oportunistas; una buena parte de sus dirigentes estaban en la prisión, en el exilio, la gran mayoría perseguidos y en la clandestinidad. Nacimos para el combate revolucionario y combatiendo, los marxista leninistas estuvimos en las primeras filas de la lucha antidictatorial. Ese fue nuestro bautizo y desde entonces nos identificamos con el combate de clase, con la consecuencia y la lealtad a los intereses de los trabajadores y los pueblos.
Fuimos un puñado de revolucionarios cuando nació el PCMLE, ahora somos un partido que tiene raíces profundas en la clase obrera y los pueblos, existimos en las 24 provincias del país.
Nacimos con la guía del marxismo leninismo pero con grandes vacíos teóricos y políticos, ahora nos reafirmamos en el marxismo leninismo y hemos alcanzado un mejor conocimiento de sus principios y de la realidad del país; combatimos con la luz de la teoría del proletariado, crecemos en la lucha social, desbrozamos rutas no transitadas, desarrollamos políticas a tono con la situación concreta y siempre con la mira en la revolución, “hacemos camino al andar”, avanzamos en la teoría y en la práctica.
En este largo proceso hemos conquistado importantes victorias y sufrido serios reveses, en la realidad, protagonizamos un desarrollo sostenido, zigzagueante. Hemos tenido aciertos en la política y también nos hemos equivocado, el resultado es que sabemos corregir y continuar la lucha. Hemos sido asediados por el enemigo de clase, perseguidos, apresados, torturados, algunos de nuestros camaradas asesinados; nada detiene nuestra decisión de organizar y hacer la revolución. Hemos enfrentado al enemigo de clase al interior de las filas del Partido, a diversos grupos fraccionales que pretendieron asaltar la dirección, desviar y/o dividir al partido; a todos los hemos derrotado con la fuerza de los principios y la unidad de la dirección con las bases; continuamos vigilantes de la naturaleza de clase del partido, de su adhesión al marxismo leninismo, de su vinculación con las masas.
El PCMLE ha cuidado siempre, en todas las condiciones y lugares por unirse con las masas, por organizarlas, educarlas políticamente, dirigirlas en el combate reivindicativo y político. Estamos plenamente convencidos que la revolución es obra de las masas, que a los revolucionarios proletarios nos corresponde el rol de dotarlas de la conciencia revolucionaria, de las armas teóricas para hacer la revolución. El Partido crece si vive y combate entre las masas, se afirma y conquista victorias parciales si se coloca a la cabeza de la lucha de las masas, se fortalece ideológica y políticamente si su organización incluye a los mejores hijos de la clase obrera y el pueblo. El PCMLE se esfuerza de manera permanente por estrechar los vínculos de unión con las masas trabajadoras.
Fuimos siempre consecuentes y perseverantes con el principio de la lucha de clases, con los intereses del proletariado y los pueblos del Ecuador; nuestros errores y equivocaciones tienen que ver con deficiencias en la apreciación, jamás con el abandono de los principios y menos con la traición. Esta situación nos ha ganado el cariño y la confianza de apreciables sectores de las masas trabajadoras y de la juventud y desde luego, nos ha traído el odio y la diatriba de los imperialistas y sus lacayos, de los reaccionarios y los oportunistas, de los traidores y renegados.
El proceso de la revolución ecuatoriana se desarrolla a nuevos niveles. En la actualidad una gran Tendencia de Cambio pugna por dirigir los destinos del país, por enrumbarlo hacia el cambio verdadero, a la revolución social. La proclama de PATRIA NUEVA Y SOCIALISMO se abre espacios en el imaginario, la conciencia, la organización y la lucha de importantes sectores sociales.
La perspectiva de la revolución social es cierta, las reservas de ella, la clase obrera y el campesinado, los pobladores pobres de las ciudades, la juventud y la intelectualidad progresista están lozanas y siguen la tendencia de consolidarse y crecer, de desarrollarse y abrir el cauce de una situación revolucionaria. En esa eventualidad corresponde al PCMLE cumplir sus responsabilidades históricas; lo está haciendo y seguramente, venciendo las dificultades, sabrá discernir los acontecimientos, trazar las orientaciones, dar la voz de orden y conducir a las masas a la victoria revolucionaria, al poder popular y a la construcción del socialismo.

pablo miranda