31 agosto 2011

Saif al islam desde tripoli:"La resistencia continúa y la victoria está cerca"





Saif Al-Islam, hijo del líder libio, Muammar Al Gaddafi, hizo un llamado este miércoles al pueblo de Trípoli para que se movilice con el objetivo de defender a Libia y “atacar” a los rebeldes que  se mantienenen en la capital desde hace varios días tratando de tomar el control de la nación norteafricana.

“Hay otro mensaje para nuestra gente en Trípoli y le estamos pidiendo a todo el mundo que se muevan para atacar a todas las ratas (…) Si usted se encuentra con cualquiera de estas personas debe atacarlas”, enfatizó Saif a través de una llamada telefónica.

El hijo del líder libio llamó al pueblo a "atacar al enemigo (...) ya ellos han sufrido muchas heridas y han perdido mucho".

Del mismo modo, señaló que la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) mantiene una campaña en contra de los leales a Al Gaddafi "para que crean que estamos asustados, pero todo está de nuestro lado, está muy bien todo".

Señaló que en todas las regiones las tribus "han recibido amenzas y lo que han podido hacer es defender nuestro país". Le afirmó al pueblo que la victoria está cerca y ellos son los que tendrán que irse de nuestro país".

"Podemos decir que las divisiones de estos rebeldes están siendo destruidas y separadas, sabemos que hay mercenarios de todos los países y estos nunca van a demostrar lealtad", hacia las fuerzas de la OTAN.

Los combatientes de la Alianza Atlántica "son personas idiotas, estas personas que están en Tripoli pertenecen a Al Qaeda y son terroristas y ellos son los que están controlando las operaciones", destacó.

Reiteró que el pueblo libio está siendo engañado por occidente, pero "esas ratas están asustadas y están escapándose, son simplemente cobardes que están corriendo por sus vidas".

Exhortó a los libios a salir a las calles, a no tener miedo porque se trata de "una guerra contra la traición y todos los suburbios deben defender al país con sus armas, resistir y venir a la Plaza Verde para celebrar la victoria de nuestro país".
Saif al Islam relató que visitaron el complejo residencial Bab Al Aziziya y se encontraron con personas animadas que aseguraron "continuar con la resistencia hasta la victoria".

"Desafortunadamente la OTAN atacó y bombardeó ciertas casas de la ciudad hay varios muertos", señaló al tiempo que advirtió "mientras haya amenazas seguiremos peleando", indicó.

"Hay más de 20 mil personas armadas que quieren luchar", informó e insistió en llamar a la gente a desplazarse por las calles de la nación norteafricana, bombardeada desde hace más seis meses por la Alianza Atlántica.
Precisó que en Trípoli “ha habido batallas durante muchos meses” pero recalcó que contrario a lo que se dice en las grandes cadenas de televisión, la supuesta toma de Bab Al Aziziya (residencia del Ejecutivo en Libia) “no significa nada”, pues cuando los rebeldes llegaron a ese lugar  las fuerzas armadas leales a Gaddafi ya se habían retirado.

“Ya nadie queda allí (…) estos rebeldes siempre tratan de causar desorden y deben recordar que nuestra armada está bien, funcionando perfectamente”, sostuvo.

Insistió en que los libios defenderán a su país de las tropas inglesas y francesas que quieren destruirlo, y también dijo que los enemigos “tendrán que salir del país”.

Recalcó que líderes leales a Gaddafi que se están rindiendo o están declarando triunfos de rebeldes “están actuando bajo amenaza” y especificó que las mismas no son sólo de secuestro, sino de nuestro extorsión o de amedrentamiento a sus familiares.

Les dijeron que hicieran estos anuncios o violarían a sus mujeres”, aseveró.

Por último, afirmó que los miembros de la OTAN también “están siendo engañados” con informaciones de triunfos irreales y que van a lamentar haber sido unos traidores.

"Nuestro" diario GARA, donde salen siempre los comunicados de ETA, entrevista a pobres torturados por GADAFI, ahora dicen GORA OTAN...


«Me ataron a un tanque y me utilizaron como escudo humano»

Detenidos encadenados a carros de combate durante un bombardeo de la OTAN, quemaduras provocadas por cigarros y mecheros incandescentes o cuerpos abrasados por el uso de electrodos. Los presos de Abu Salim, en Trípoli, han padecido todo tipo de torturas. Tras la irrupción de los rebeldes unas 3.000 personas fueron liberadas de una prisión a la que su fama le precede. Durante décadas, los opositores a Gadafi fueron encerrados tras sus muros.
p014_f01.jpg

Alberto PRADILLA | TRÍPOLI
«Me detuvieron en Bir Ghanan (a 80 kilómetros al sur de Trípoli). Me ataron a un tanque con una cuerda. Me usaron como escudo humano. Permanecí amarrado durante todo un día. Ni siquiera me dieron agua». Tajouri al-Hash, argelino de 57 años, descansa en la bajera de una familia de Zintan a la espera de ser evacuado hasta Ras al-Oued, su localidad de origen.
«Nos encerraron a 60 presos en el interior de una celda de ocho por cuatro metros. Estábamos sentados, unos encima de otros. Algunos murieron y solo podíamos llamar a los guardias para que se llevasen el cadáver». Mahmud Naji Mbeida, de 23 años, se saca tres de sus dientes de la boca y los muestra, queriendo dejar claro que ese hueco artificial en las encías se lo perforaron a golpe de fusil Kalashnikov.

Cómo llegó Al-Qaida a gobernar en Trípoli por pepe escobar


Asia Times Online
Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens

Se llama Abdelhakim Belhaj. Puede que algunos hayan oído hablar de él en Medio Oriente, pero pocos en Occidente y en el resto del mundo habrán tenido la ocasión.
Es hora de ponerse al día. Porque la historia de cómo un hombre muy valioso para al-Qaida se ha convertido en el máximo comandante militar libio en Trípoli, todavía desgarrada por la guerra, seguramente hará añicos –una vez más– esa selva de espejos que es la “guerra contra el terror”, y al mismo tiempo comprometerá profundamente la propaganda, cuidadosamente construida, de la intervención “humanitaria” de la OTAN en Libia.
La fortaleza de Muamar Gadafi de Bab-al-Aziziyah fue esencialmente invadida y conquistada la semana pasada por los hombres de Belhaj –quienes estaban a la vanguardia de una milicia de bereberes de las montañas al sudoeste de Trípoli-. La milicia es la llamada Brigada Trípoli, entrenada en secreto durante dos meses por Fuerzas Especiales de EE.UU. Resultó ser la milicia más efectiva de los rebeldes en seis meses de guerra tribal/civil. El martes pasado Belhaj ya mostraba un regocijo maligno por la victoria en la batalla, diciendo que las fuerzas de Gadafi escaparon “como ratas” (nótese que es la misma metáfora utilizada por el propio Gadafi para describir a los rebeldes).
Abdelhakim Belhaj, alias Abu Abdallah al-Sadek, es un yihadista libio. Nacido en mayo de 1966, afinó sus habilidades en la yihad antisoviética en Afganistán.
Es el fundador del Grupo de Combate Islámico Libio (LIFG por sus siglas en inglés) y su emir de facto –con Khaled Chrif y Sami Saadi como sus reemplazos-. Después de que los talibanes llegaron al poder en Kabul en 1996, el LIFG mantuvo dos campos de entrenamiento en Afganistán; uno de ellos a 30 kilómetros de Kabul –dirigido por Abu Yahya– limitado estrictamente a yihadistas vinculados a al-Qaida.
Después del 11-S, Belhaj fue a Pakistán y también a Irak, donde se hizo amigo ni más ni menos que del ultra peligroso Abu Musab al-Zarqaui, todo esto antes de que al-Qaida en Irak declarara su fidelidad a Osama bin Laden y a Ayman al-Zawahiri y potenciara sus horripilantes tácticas.
En Iraq, sucedió que los libios eran el mayor contingente suní yihadista extranjero, solo después de los saudíes. Además, los yihadistas libios siempre han sido superestrellas en los máximos niveles de al-Qaida “histórico”, desde Abu Faraj al-Libi (comandante militar hasta su arresto en 2005, y que ahora sufre lentamente como uno de los 16 detenidos de alto valor en el centro de detención estadounidense en Guantánamo) a Abu al-Laith al-Libi (otro comandante militar, muerto en Pakistán a principios de 2008).
El momento de un ‘entrega extraordinaria’
El LIFG había estado en los monitores de la CIA desde el 11-S. En 2003, Belhaj fue finalmente arrestado en Malasia, y luego transferido, al estilo de una ‘entrega extraordinaria’ a una prisión secreta en Bangkok, y torturado a su debido tiempo.
En 2004, los estadounidenses decidieron enviarlo como obsequio a la inteligencia libia –hasta que fue liberado por el régimen de Gadafi en marzo de 2010, junto con otros 211 “terroristas”, en un acto de relaciones públicas publicitado con gran fanfarria.
El orquestador no fue otro que Saif Islam al-Gadafi , la ‘cara modernizadora/ London School of Economics’ del régimen. Los dirigentes del LIFG -Belhaj y sus asistentes Chrif y Saadi– hicieron antes de ser finalmente liberados una confesión de 417 páginas llamada “estudios correctivos” en la que declararon por terminada (e ilegal) la yihad contra Gadafi.
Un relato fascinante de todo el proceso se puede ver en un informe titulado “Combatiendo el terrorismo en Libia mediante el diálogo y la reintegración” [1] Nótese que los autores, “expertos” en terrorismo basados en Singapur que fueron agasajados por el régimen, expresan su “profundo aprecio a Saif al-Islam Gadafi y a la Fundación Gadafi de Caridad y Desarrollo Internacional por posibilitar esta visita”.
Crucialmente, todavía en 2007, el entonces número dos de al-Qaida, Zawahiri, anunció oficialmente la fusión entre el LIFG y al-Qaida del Magreb Islámico (AQIM). Por lo tanto, a todos los efectos, LIFG/AQIM han sido desde entonces, uno y lo mismo, y Belhaj fue/es su emir.
En 2007, LIFG llamó a una yihad contra Gadafi, pero también contra EE.UU. y una serie de “infieles” occidentales.
Lleguemos rápidamente a febrero pasado cuando, como hombre libre, Belhaj decidió volver al modo yihadista y alinear sus fuerzas con el levantamiento amañado en Cirenaica.
Toda agencia de inteligencia en EE.UU. y el mundo árabe conocen su origen. Ya ha asegurado en Libia que él y su milicia solo aceptarán la Sharía.
No hay nada “pro democracia” en el asunto, bajo ningún concepto. Y, sin embargo, no se podía excluir de la guerra de la OTAN  a un hombre tan valisoso solo porque no le gustan mucho los “infieles”.
El asesinato a finales de julio del comandante militar rebelde Abdel Fattah Younis –por los propios rebeldes– parece apuntar a Belhaj o por lo menos a gente muy próxima a su persona.
Es esencial saber que Younis –antes de desertar del régimen– había estado a cargo de las fuerzas especiales de Libia que combatieron ferozmente al LIFG en Cirenaica de 1990 a 1995.
El Consejo Nacional de Transición (CNT) según uno de sus miembros, Ali Tarhouni, ha estado propagando que Younis fue eliminado por una sospechosa brigada conocida como Obaida ibn Jarrah (uno de los compañeros del Profeta Muhammad). Sin embargo ahora la brigada parece haberse disuelto sin dejar rastro.
Cállate o te corto la cabeza
No es precisamente por accidente, pero todos los máximos comandantes militares rebeldes son del LIFG, de Belhaj en Trípoli a un cierto Ismael as-Salabi en Bengasi y un cierto Abdelhakim al-Assadi en Derna, para no mencionar a un activo clave, Ali Salabi, ubicado en el centro del CNT. Fue Salabi quien negoció con Saif al-Islam Gadafi el “fin” de la yihad del LIFG, asegurando así el brillante futuro de esos “combatientes por la libertad” vueltos a nacer.
No hace falta una bola de cristal para imaginar las consecuencias de que LIFG/AQIM –después de conquistar el poder militar y de estar entre los “vencedores” de la guerra– no estén ni remotamente interesados en renunciar al control solo para complacer los caprichos de la OTAN.
Mientras tanto, en medio de la niebla de la guerra, no está claro si Gadafi planifica atrapar a la brigada Trípoli en la guerra urbana u obligar a la masa de las milicias rebeldes a que penetren en las inmensas áreas tribales de la tribu Warfallah.
La esposa de Gadafi pertenece a la Warfallah, la mayor tribu de Libia, con hasta 1 millón de personas y 54 sub-tribus. En Bruselas se dice confidencialmente que la OTAN espera que Gadafi combatirá durante meses si no años; de ahí la recompensa por su cabeza al estilo de George W. Bush y el desesperado retorno al Plan A de la OTAN, que siempre fue su eliminación.
Libia puede estar enfrentando el espectro de una Hidra guerrillera de dos cabezas; las fuerzas de Gadafi contra un débil gobierno central del CNT y de soldados de la OTAN en el terreno; y la nebulosa LIFG/AQIM en una yihad contra la OTAN (si los excluyen del poder).
Gadafi podrá ser una reliquia dictatorial del pasado, pero no se monopoliza el poder durante cuatro décadas para nada, y sin que tus servicios de inteligencia sepan una cosa o dos.
Desde el principio, Gadafi dijo que se trataba de una operación con respaldo extranjero y de al-Qaida; tenía razón (aunque se le olvidó decir que se trataba sobre todo de la guerra del neo-napoleónico presidente francés Nicolas Sarkozy, pero ésa es otra historia).
También dijo que era el preludio de una una ocupación extranjera cuyo objetivo era privatizar y apoderarse de los recursos naturales de Libia. Puede ser que –otra vez– tenga razón.
Los “expertos” de Singapur que elogiaron la decisión del régimen de Gadafi de liberar a los yihadistas del LIFG la calificaron de “una estrategia necesaria para mitigar la amenaza planteada a Libia”.
Ahora, LIFG/AQIM están finalmente abocados a poner en práctica sus opciones como una “fuerza política indígena”.
Diez años después del 11-S, cuesta no imaginar una cierta calavera descompuesta al fondo del Mar Arábigo que ríe burlonamente hasta el fin de los tiempos.

30 agosto 2011

Zimbabue da 48 horas al embajador libio para que abandone el país por pasarse a las ratas

Harare.- El Gobierno de Zimbabue le ha dado al embajador de Libia, Taher Elmagrahi, 48 horas para que abandone el país, después de que este reconociera públicamente al Consejo Nacional de Transición (CNT) como la nueva autoridad libia, informaron hoy los medios locales. 

Según la radiotelevisión estatal zimbabuense, Zimbabwe Broadcasting Corporation, "Elmagrahi confirmó que se le han dado 48 horas para dejar el país, periodo tras el cual su inmunidad diplomática será cancelada", informó Efe.

El pasado miércoles, Elmagrahi retiró de su embajada la bandera verde, la oficial del régimen del líder libio, Muamar Al Gadafi, y colocó la tricolor negra, roja y verde de los rebeldes, a la vez que reconocía públicamente como nueva autoridad libia al CNT. 

Elmagrahi dijo en su momento que su acción "representaba los deseos de la mayoría del pueblo libio y el cambio que eligió y que representa el CNT"

Sin embargo, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Zimbabue, controlado por la facción del Gobierno del presidente zimbabuense, Robert Mugabe, afirmó que no aceptaba al CNT como autoridad libia y aseguró que "si la embajada ha desertado, entonces no tienen nada que hacer aquí". 

Mugabe ha sido durante años uno de los fieles aliados de Gadafi y ha criticado duramente la ofensiva de los rebeldes libios y de la OTAN en Libia. 

Al igual que Gadafi en Libia, Mugabe, de 87 años, se ha aferrado al poder en Zimbabue durante décadas y a pesar de haberse visto forzado hace dos años a formar un Gobierno de unidad junto con su rival político Morgan Tsvangirai, del Movimiento por el Cambio Democrático (MDC), sigue concentrando la mayor parte del poder. 

El Gobierno de Zimbabue ha negado los rumores que han circulado en los últimos días de que Gadafi huirá a su país, donde el líder libio ha invertido grandes sumas de dinero en agricultura, petróleo, turismo y banca.

Una estatua de Lenin en la iglesia de un pueblo onubense

enviado por un lector:

El pueblo en cuestión es Castaño del Robledo, situado en el corazón del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, en la provincia de Huelva.
 Una vez tomado el pueblo, el obispo de Pamplona, originario de Castaño del Robledo, encargó una talla para sustituir al retablo destruido.
El rápido avance de las tropas nacionales, durante la Guerra Civil española, hacia el pueblo de Castaño de Robledo obligó a retirarse a los republicanos, pero los mineros de la zona todavía tuvieron tiempo para quemar el retablo de la iglesia. La talla en cuestión debía representar a Santiago Matamoros (Santiago el Apóstol blandiendo una espada, sobre un caballo blanco y arrollando a un moro) en la que se sustituiría al moro por Vladímir Ilich Uliánov (Lenin) como representación del “enemigo rojo“. Lenin, con uniforme militar y la hoz y el martillo en el pecho, aparecía a los pies del caballo con la mano izquierda protegiéndose de la patas y la derecha con una tea ardiendo (símbolo de la quema de templos).

Esta talla permaneció en la iglesia hasta que, cuarenta años más tarde, con la llegada de la Transición Española se volvió a poner al moro para no ofender a los comunistas… con el permiso del cura del pueblo.

TENIA QUE LLEGAR (editorial de la IA en el año 1981 a cuentas de la liquidación de los PoliMilis)


Editorial de punto y hora de euskal herria, revista semanal del MLNV que critica en esta editorial el liquidacionismo de los polimilis, muy recomendable para comprender el momento actual y los hechos que se suceden...

TENIA QUE LLEGAR
Tenia que llegar y llegó. Era un problema de coherencia.

Lo verdaderamente extraño era la etapa que se estaba viviendo. Un partido con pretensiones y corte eurocomunista hipotecado o hipotecando a una brazo armado. Las armas han callado. Llegó la liquidación.

Hace sólo un año, unos meses, unas semanas... una parte importante de las bases de ese partido, hubieran rechazado como un insulto la pretendida liquidación de la rama armada. Hoy lo aceptan con la naturalidad de lo que en definitiva es la culminación lógica de una trayectoria cuidadosa y minuciosamente llevada.

Una de dos: o Euskadiko Ezkerra (EIA) renunciaba al eurocomunismo o de otra forma tenia que liquidar a ETA politico-militar. EIA se ha alineado definitivamente en el tren de Marchais, Berliguer, Carrillo...y los fuegos artificiales de los poli-milis se han liquidado con la traca final de los consules.
Desde aquí simplemente constatamos el hecho: un hecho “cantado” e inevitable. Algo que se podia preveer hace ya mucho tiempo.

Y es que EIA constituia un caso aparte y único en el panorama europeo. Un partido comunista nacional, nacido de la lucha armada y que seguia manteniendo su brazo militar.

El eurocomunismo de EIA no habia vivido los “pactos por la libertad” del PCE, o el”compromiso historico” del PCI, o el “programa común de la izquierda” del PCF. Había nacido extrañamente dentro de la lucha armada en la escisión de los p-m y en el desdoblamiento político. Era un fenómeno aislado. Hoy todo ha quedado homologado.
!que no tiemblen los eurocomunismos !
Ahí están. ETA politico-militar ha anunciado por fin la tregua indefinida ¡Albricias...! La democracia está de enhorabuena.

A la hora de situar el hecho quedan sin embargo muchas interrogantes en el camino ¿En que condiciones se ha tomado esta decisión? Porque nadie quiere creerse que hayan sido dejados en la estacada, las decenas de prisioneros que, por defender el Estatuto con las armas, hoy purgan largas condenas en Soria o Carabanchel o Herrera de la Mancha...

Confiémos en que al menos este paso traiga la libertad a algunos.Confiémos... y esperemos que Euskadiko Ezkerra por fin libre de su molesto hijo (o padre?) pueda por fin mostrarse sin tapujos como lo que no es:
un partido de orden, de la izquierda civilizada, el PSUC de Euskadi. Mientras tanto ETA (m) a la que ahora habrá que volver a llamar simplemente ETA, sigue la lucha.

Punto y Hora de Euskal Herria, numero 216
editorial

Desde Hator-ra rompiendo el bloqueo sobre libia: tarhuna y el sur bajo control de Gadafi

http://www.hator-ra.blogspot.com/

Las ratas cortaron el agua de Trípoli y cambian su versión pues ahora lo reconocen."They (Gadaffi forces) tried to poison it" and "many people got sick" NTC spokesman on why they have shut off the water supply in 

TNC admitted to shutting off water in #Tripoli two days ago. Now they tell a completely different story & MSM so happy to spread it. #Libya

http://twitter.com/intent/user?screen_name=StopWarCrimes

Si está visto como son....y los de los medios de comunicación dándoles crédito todavía. Eso es porque están compinchados,...ratas y prens

tarhuna y el sur bajo control leal.

Noticias entregadas por teléfono satelital desde Libia: Todas las ratas que han intentado entrar en Tarhuna están ahora muertas. En el sur de cada rata que aparece es exterminada,también los Tuaregs están atacando en el desierto, y han declarado la lealtad al comandante y líder de la revolución Mouamar Al Gaddafi.
Fuente:

Hemos visto como han repelido también en Bani Walid, el asalto de los golpistas. Esto coincide con lo que venía afirmándose en ciertos medios de que esperaban que desde esas localidades se produjese un contraataque para llegar a Trípoli por parte de los leales.
Si es así, esas incursiones en Bani Walid y Tarhuna serian ataques preventivos y de tanteo tal vez.

Jamis Gaddafi vuelve a resucitar por 5ª vez.


Khamis Qaddafi rises from the dead for the 5th time - still fighting now wanted by ICC after latest claim he was "killed" #Libya #Feb17



Luchas nocturnas entre ratas y vecinos de Trípoli.

Gun Fight in Tripoli Neighbourhood between Locals & NATO Terrorists, NATO Crimes In Libya 



La OTAN avisa en Argelia, sus ratas atacan


Al Qaeda ataca a Argelia, la misma que apoya e integra los rebeldes libios

Written By Pravda Liberation Paris 1871 on lunes 29 de agosto de 2011 | 02:39

|

Al Qaeda del norte del África Islámica (AQMI), quien apoya a los rebeldes mercenarios con la OTAN, se atribuyó el atentado suicida perpetrado este viernes contra una academia militar en Argelia, en el que murieron 18 personas y otras 26 resultaron heridas.

A través de un comunicado AQMI asegura que, su “objetivo era atentar contra uno de los más grandes símbolos del régimen argelino”. Por esta razón el atentado se perpetró “en el mayor cuartel militar del país, y concretamente en el comedor y el club de oficiales, donde acuden normalmente unos 100 militares”.



Además, la organización islámica agrega que “uno de los mártires”, en alusión a uno de los terroristas suicidas, “llegó hasta el restaurante, donde lanzó una granada y detonó su cinturón de explosivos, mientras que dos minutos después un segundo suicida se infiltró en el edificio con una moto cargada de explosivos”.

El atentado tuvo lugar en la academia militar de Cherchell, unos 100 kilómetros al oeste de la capital argelina, poco después de que concluyera el ayuno del Ramadán.

29 agosto 2011

Los Likis de Otegi siguen peleando por llevarse a los presos a sus tesis.


las fuentes del pais
El Pais y sus fuentes de la IA(es decir Rufi...)
Los presos de ETA están debatiendo su adhesión o no al llamado Acuerdo de Gernika, que incluye el total desarme de la banda y “un definitivo abandono de su actividad armada”, aunque también una negociación política con importantes concesiones del Estado.
El debate ha sido impulsado por la izquierda abertzale, que ha llevado ese documento a las prisiones para atraer a sus tesis al mayor número de reclusos —hay muchísimos más etarras presos que libres— aprovechando que ETA ha perdido en gran medida el control sobre sus presos.
El debate de los presos de la banda está abierto, según fuentes de la lucha antiterrorista. En sus manos está el documento que partidos, sindicatos y agentes sociales de la izquierda abertzale suscribieron va a hacer ya un año.
Ahí están las tesis que suscriben Bildu, Aralar, LAB… y cuyo primer punto, el del “alto el fuego permanente, unilateral y verificable por la comunidad internacional”, creen ya cumplido por ETA.
Pero el contenido del Acuerdo de Gernika, menos en donde habla del final de ETA, es rechazado por el Gobierno, ya que, insisten fuentes del Ministerio del Interior, mientras ETA exista no hay nada que negociar.
El objetivo son los que no han declarado aún su disidencia de la banda
“La izquierda abertzale está fomentando en las cárceles el debate sobre el documento de Gernika porque lo que pretende es controlar todo lo que era el entorno de la banda pero sin la tutela de ETA, que saben que se encuentra en una situación de debilidad extrema”, afirman las mismas fuentes.
La debilidad de la banda, especialmente en lo que ella misma denominaba “el frente de makos”, está siendo aprovechada “de manera organizada” por la izquierda abertzale para sumar adhesiones de presos al Acuerdo de Gernika.
Lo que pretende la izquierda abertzale que ha optado por la no violencia es sumar fuerzas a sus tesis para ganar el pulso que actualmente se mantiene en ese mundo entre los que optan por las vías exclusivamente políticas —aunque de momento sin abominar de su historia— y los que pretenden la combinación de bombas y votos.
El objetivo no son los presos que ya saben ganados (los que se han declarado abiertamente por el fin del ciclo de violencia), sino una masa no revelada de reclusos que, aunque no declaran abiertamente su disidencia de ETA y mantienen intacta su ideología independentista, sí han visto que el terrorismo debe acabar.
¿Son muchos? “Es imposible de cuantificar, pero es un grupo numeroso, posiblemente creciente, de gente que está buscando soluciones individuales y que ya no se someten al control del colectivo de presos”, dicen las fuentes.
No obstante, incluso el Colectivo de Presos Políticos Vascos (EPPK en sus siglas en euskera), la ortodoxia etarra en los presidios, hizo un amago de apoyar el documento. Sin embargo, dio marcha atrás.
Su jefa, Belén Egüés, ni se plantea una disolución de ETA sin una negociación previa que incluya las reivindicaciones históricas de ETA. Sus ojos están puestos en el partido que llene las urnas el 20-N.
Pero el EPPK es consciente de que está de capa caída, que apenas puede transmitir sus consignas (ni las recibe) y que el descontento entre su tropa se generaliza.
“Cuantos más presos apoyen ese documento, más peso ganan los partidarios de que el terrorismo se acabe y, al tener más gente que apoya la vía de acabar con la violencia, debilitan la posición de la banda”, insisten las fuentes. “Y son ellos los que han llevado el Acuerdo de Gernika a las cárceles, no ETA”, que ahora carece de correos estables entre la dirección y los talegos.
En esta maniobra se enmarcan los guiños de Bildu a los familiares de presos
La desarticulación de H-Alboka (una estructura orgánica de ETA para control del colectivo de presos y sus familiares, entre otras actividades, dirigida por abogados) y la ilegalidad de Askatasuna (aunque de facto seguía sus actividades) han facilitado ese movimiento. Y en esta maniobra se enmarcan los continuos guiños de Bildu hacia los familiares de los presos y, por tanto, hacia estos mismos.
El documento es inequívoco al optar por el definitivo abandono de la actividad armada, ya que el primer punto para llegar a “una situación de no violencia con garantías” pasa por el alto el fuego de ETA que ya está en vigor “como expresión de voluntad para un definitivo abandono de su actividad armada”. También exige el acatamiento de los llamados Principios Mitchell y el primero es claro: “El desarme de todas las organizaciones paramilitares”.
Claro que esos son principios pensados para “el diálogo y la negociación política” y en el documento también se insta al Gobierno a dar pasos (“decisiones e iniciativas”, dice) que no va a dar. Por ejemplo, se reclama la derogación de la Ley de Partidos, el fin de la ilegalización de organizaciones como Sortu o Batasuna o el final de la actual política penitenciaria.
El documento, además, contiene apartados especialmente destinados a los presos, aunque para ello tienen que decidir abandonar la “defensa política de su causa”, la que ha impuesto ETA tradicionalmente, para pasarse “a una defensa jurídica y, por lo tanto, acatar el Código Penal”.
Gernika habla, por ejemplo, de la concesión de libertades condicionales a todos los presos que cumplan los requisitos legales o de la abolición de la denominada doctrina Parot (en proceso de revisión en el Tribunal Constitucional) o la liberación de los presos enfermos (José Ramón Fioruria, condenado a 40 años y con un grave cáncer de vejiga, que ha abandonado la prisión).

Acercamiento de reclusos

El mundo de los presos de ETA observa cómo quienes acaban acatando el Código Penal tienen mejor vida penitenciaria —como ocurre con los reclusos de Nanclares de Oca, aquellos que han renunciado expresamente a ETA— porque han abandonado la banda, han cumplido la parte principal de su condena, admiten el daño causado y se han comprometido con su reparación. Son estos presos los que han liderado la adhesión al Acuerdo de Gernika, que rompe la exigencia de ETA de no aceptar el sometimiento a la ley. Otros reclusos etarras se plantean seriamente, si no la vía de la renuncia, sí la vía particular, sin hacer ruido ni renunciar a su ideologías, aunque sí al terrorismo, para ver pronto la calle, subrayan fuentes penitenciarias.
Interior ha acercado este verano al histórico etarra Jesús María Mendinueta Flores desde la cárcel de Albocasser (Castellón) a la de Zuera (Zaragoza) en la que se agrupan presos de ETA que comienzan a dar síntomas de rechazo a la violencia terrorista, según informaron a Europa Pess fuentes penitenciarias. Mendinueta, detenido en 1991, fue miembro del comando Vizcaya y condenado a 105 años de cárcel por tres asesinatos, uno de ellos el guardia civil Ricardo Couso, al que tiroteó en presencia de su hijo de nueve años.

En fiestas de Bilbo los criticos mueven ficha: Más de cuarenta pintadas de "Gora ETA"

La razón
El domingo pasado, cuarenta pintadas de «Gora ETA» (viva Eta) aparecieron en el Arenal de Bilbao, la zona repleta de gente, música y casetas («txoznas») donde hasta hoy se celebraban las fiestas de la ciudad, la Semana Grande. Una brigada especial del Departamento de Interior colaboró con el Ayuntamiento bilbaíno para que los mensajes de aliento dirigidos a la banda terrorista desaparecieran de inmediato.
En apenas 24 horas no quedaba ni rastro. Hasta próximo aviso. La misma celeridad se empleó en la retirada de fotos y carteles de presos que se exhibían con intermitencia en algunas «txoznas» del recinto ferial. «Claro que los ponen, pero los quitamos inmediatamente», declaró a LA RAZÓN el consejero de Interior del Gobierno vasco, Rodolfo Ares.

Y es que los hay que no acatan las leyes, que las incumplen con saña. A pesar del control aparente, varias comparsas bilbaínas jugaron al gato y al ratón con la Policía durante toda la semana y consiguieron exhibir fotos o incluir pegatinas con la serpiente y el hacha. Algunas podían verse con facilidad en las vigas que sostenían las «txoznas» más populares. 

http://www.larazon.es/noticia/4778-bildu-burlarse-de-las-instituciones-sale-gratis

GARA con los NI-NIs (editorial)

Oponerse a la intervención de la OTAN no supone, en absoluto, apoyar a Gadafi. Aun reconociendo que en términos de desarrollo social e inversión en África tuvo aspectos positivos, su poder era tiránico y mataba sistemáticamente a la disidencia política interna -islamista o bereber-, así como a miembros relevantes de Hezbollah y otras organizaciones militantes.
http://www.gara.net/paperezkoa/20110828/287445/es/La-guerra-Libia-demuestra-que-conocimiento-verdad-no-impide-trafico-mentiras

La Unión Africana se niega a reconocer a las ratas


La Unión Africana (UA) inició ayer una disputa diplomática por su renuencia a reconocer al consejo rebelde como el gobierno legítimo de Libia, tal como lo hicieron las potencias de Occidente.
Aunque muchos Estados africanos han reconocido al consejo rebelde, la UA no lo hará mientras continúen las luchas, dijo el presidente sudafricano, Jacob Zuma, un conocido aliado de Gadafi, tras una reunión en Adis Abeba, capital etíope, en la cual el organismo llamó a todos los bandos del conflicto a trabajar por la paz y la democracia.
Combinado con la negativa de grandes potencias como China, Rusia y Brasil de ver a los europeos y estadunidenses dominar la nación con las mayores reservas de petróleo de África, la resistencia de la UA podría hacer más lento el ritmo de liberación de fondos para Libia.

El colapso de los neo-marxistas con Libia (Atilio Boron, Samir amin,Immanuel Wallerstein..)


Nicaragua
toni solo y Jorge Capelán, 25 de agosto 2011

No es nada nuevo para las personas que apoyan el Frente Sandinista de Liberación Nacional descubrir que los intelectuales carecen de solidez moral e intelectual. Es bien conocida la historia de la migración de intelectuales sandinistas hacia posiciones alineadas con los cipayos nacionales y regionales de los poderes de la OTAN. No es sorprendente tampoco entonces descubrir que en relación a la criminal agresión contra Libia destacadas figuras han traicionado principios fundamentales, tanto morales como intelectuales.

El artículo de Atilio Borón, "¿Libia: Sangre, sudor y lágrimas?”, confirma la tendencia de otros intelectuales destacados como Ignacio Ramonet, Samir Amin o Immanuel Wallerstein de analizar los acontecimientos en Libia tendenciosa y ahistóricamente para justificar prejuicios a la vez vulgares y pretenciosos. En sus escritos sobre Libia todos estos escritores demuestran dos cosas fundamentales - comparten la versión imperialista de los sucesos en Libia y escriben como si fuera apropiado en este momento pretender a algún tipo de lucha anti-imperialista teórica y moralmente superior.

El conocimiento histórico depende de diferentes tipos de evidencia. Hay que decidir qué estatura y relevancia se debe de asignar a las diferentes evidencias en existencia. Están las evidencias que indican lo que los actores pensaban y creían en determinadas situaciones – evidencias que deberían ser sujetas a evaluación, valoración e interpretación.

Hay evidencias más concretas, como documentos oficiales, registros de datos, archivos de estadísticas, etcétera. También, por ejemplo, están las relaciones cronológicas, las correlaciones de fuerza y las relaciones de poder. Para elucidar de una manera acertada lo que pasó de toda esta confusa masa de hechos y testimonios y evidencias, habrá que hacer las preguntas apropiadas.

Existe bastante consenso sobre este tipo de procedimientos a seguir para entender un acontecimiento o proceso histórico. Sin embargo, con respecto a Libia, intelectuales como Atilio Borón escriben pasando por alto los más elementales cuidados a la hora de evaluar la evidencia histórica. Un ejemplo de esto es lo siguiente:

“El exilio (para Muammar Ghaddafi) es altamente improbable: no tiene quien lo reciba y, además, su inmensa fortuna, depositada en bancos de Estados Unidos, Inglaterra, Francia e Italia está bloqueada.” ¿Acaso Borón ha estudiado en detalle las cuentas bancarias de Muammar Ghaddafi? Es poco probable. En verdad, es sumamente improbable. Bien podría ser el caso. Pero Borón no lo sabe. Tampoco sabe Atilio Borón que Muammar Ghaddafi “no tiene quien lo reciba”.

Aparte de estos criterios vulgares, Atilio Borón emite juicios que se contradicen a sí mismos: “...Gadafi, atónito ante la ingratitud de aquellos de quienes se había convertido en obediente peón.” No sabemos – y Atilio Borón tampoco sabe - si Muammar Ghaddafi se quedó atónito en algún momento frente al actuar de sus enemigos. Por otro lado, si Muammar Ghaddafi fuera un obediente peón, no estarían los poderes de la OTAN atacando a Libia, no habría necesidad.

Más aún, Borón acusa a Ghaddaffi de haber tenido “relaciones carnales” con las potencias imperialistas, como si se tratase de uno más de los Ménem y los De La Rua de la Argentina de la Pizza con Champagne. Aparte de toda la evidencia que contradice esta tesis, y de lo caricaturesco de esta descripción, lo que los críticos de las medidas libias para romper con el brutal bloqueo al que fue sometido el país norafricano entre fines de los 80s e inicios del nuevo siglo omiten es alguna propuesta alternativa sobre el curso “verdaderamente revolucionario” a seguir por Libia en esas condiciones.

Borón intenta salir de esta contradicción manipulando la burda propaganda del mismo imperio que dice rechazar. Dejamos a un lado su muy cuestionable suposición de que ha habido una revolución en Egipto que verdaderamente haya logrado cambiar de manera significativa esa sociedad. Borón escribe: “En Libia (los poderes de la OTAN) tuvieron la ocasión de reparar ese mal paso, facilitado por la brutal represión que Gadafi descargó en las primeras semanas de la revuelta.”

Esta es pura propaganda imperial. Ni Atilio Borón ni nadie ha establecido con claridad qué pasó en el mes de febrero en Libia. Lo que sí se sabe es que hubo una insurrección armada mezclada con un golpe de estado provocado en gran medida por grupos aliados de y patrocinados por los gobiernos de la OTAN. De esa realidad hay bastante información, ya que los actores de esa insurrección-golpe ya están claramente identificados – entre ellos traidores del gobierno libio, combatientes del Islamic Fighting Group, militantes del Libyan Democratic Party y simpatizantes de la monarquía.
Esos mismos actores han dado pruebas de su accionar criminal y su desprecio por la vida de ese pueblo al que dicen querer liberar, las que a estas alturas han sido documentadas en informes de varias organizaciones internacionales desde ópticas ideológicas e intereses muy contradictorios.

Pero, sin detenerse en ese tipo de consideraciones, Borón sigue acto seguido con que “Esto ofreció el pretexto que estaban buscando para desencadenar la no menos brutal intervención militar de la OTAN.” Obviamos lo más probable -que la mano de la OTAN estuvo detrás (y metida dentro) de la insurrección-golpe, meses antes de que ésta fuera puesta en práctica en febrero de este año.
Aquí Atilio Borón implica claramente que no hay ninguna diferencia entre la fuerza desplegada por el gobierno libio en autodefensa contra un golpe-insurrección y la masiva intervención contra Libia de 42 países incluyendo las más poderosas fuerzas armadas del mundo.

Escribir así a estas alturas de la destrucción de Libia como país indica el abandono completo de un básico sentido moral.

Más adelante, hay una pista del porqué de esta absurda actitud. Atilio Borón escribe con aprobación de las opiniones de Samir Amin, como si el tema a estas alturas mereciese una discusión teórica. Borón parece compartir el análisis de Amin, de que el petróleo es secundario con respecto al interés de la OTAN por Libia. Nos invita a estar interesados en si el motivo principal de la criminal agresión contra Libia es el de mejorar un poco la ubicación del comando militar estadounidense Africom. Habrá que recordar que Samir Amin ha escrito que Muammar Ghaddafi es un “payaso”.

Parecería más bien que los payasos son Atilio Borón y Samir Amin, por haber perdido completamente la brújula moral. Allí están ellos, ofreciendo sus lectores los mismos dos arquetipos tradicionales de los imperialistas – el carnicero-dictador y el patético-payaso. Estos artefactos de la guerra psicológica de la OTAN se han usado para burlar-satanizar un dirigente que durante muchos meses de dura lucha ha demostrado que tiene el apoyo de la gran mayoría del pueblo de Libia.

Es probable que el aprecio de dirigentes como Nelson Mandela, Hugo Chávez y Daniel Ortega valga muchísimo más que las opiniones vulgares y abiertamente neocoloniales de Atilio Borón y Samir Amin. Estos escritores llaman a la mente el tropo del poeta W.H.Auden quien se autocriticó como cristiano por haberse identificado, no con el sufrimiento de los actores de la Pasión de Cristo, si no con algún culto señor romano que observaba los hechos desde fuera.

Hay otro elemento pudendo en perspectivas de los acontecimientos en Libia propuestas por autores como Borón que, como en el caso famoso del rey del cuento, a fuerza de su evidente e impúdica exposición pasan a menudo desapercibidas para el público. Si en Libia se cometieron errores, si Ghadaffi cometió errores: ¿no sería de suprema importancia conocer la visión y el análisis de los propios libios sobre esos errores?

¿No sería, al fin de cuentas, la valoración hecha por esos mismos sujetos, el criterio supremo para juzgar los aciertos y errores de su experiencia histórica? Son ellos, al fin y al cabo, los que ponen los muertos. Y nosotros, que no somos libios, y que nos decimos antiimperialistas, tenemos la responsabilidad de dificultar y si es posible impedir la masacre puesta en marcha por la OTAN. No sólo por el pueblo libio, sino también por nuestros propios pueblos y por nuestros propios muertos.

Hace poco opinamos que los intelectuales de la izquierda internacional tienen poco que ofrecer a los pueblos que luchan por su emancipación del imperialismo occidental. Lo que autores como Atilio Borón y Samir Amin han escrito sobre Libia confirma esa apreciación. Como mucha gente aquí en Nicaragua incluyendo el Frente Sandinista de Liberación Nacional, nosotros nos solidarizamos con Muammar Ghaddafi y su pueblo en su batalla contra la OTAN.