26 febrero 2013

“TIERRA DE NADIE”: HABLA UN EXMERCENARIO DEL GAL

“TERRA DE NINGUEM” (Tierra de nadie) es un documental que recoge el testimonio de Paulo Figueriredo, quien fue un mimebro de los Grupos Antiterroristas de Liberación  [GAL], que participaron en la “guerra sucia” contra ETA obra de una joven cineasta portuguesa, Salomé Lamas. Puede verse el trailer aquí: http://vimeo.com/59163051#at=0

Peste libro:La Europa clandestina Resistencia a las ocupaciones nazi y soviética

leer pero no comprar.

Las ocupaciones nacionalsocialistas y las de la Unión Soviética condujeron a miles de personas a lanzarse a una lucha oculta por defender sus patrias, sus vidas y su dignidad, tanto en el Este como en el Oeste de Europa. A causa de la división producida por la Guerra Fría nadie había intentado hasta ahora realizar una interpretación global de la resistencia contra la Alemania nazi y contra la Unión Soviética. Porque en realidad la Segunda Guerra Mundial no concluyó hasta que a finales de los años 1950, los últimos guerrilleros en España, en Grecia, en Rumania, en Lituania, en Ucrania o en los bosques polacos, se dieron por vencidos o fueron exterminados. Estos grupos partisanos habían sucedido a los movimientos clandestinos que en el violento huracán de la Segunda Guerra Mundial habían combatido contra sus respectivos invasores. Muchos de los últimos partisanos habían integrado aquella clandestinidad antinazi o antisoviética, incluso ambas. Esta es la primera historia de la Europa clandestina.

24 febrero 2013

Sortu se presentó en Iruñea, se termina una era y empieza otra

Para bien o para mal, Sortu culminó su travesia ideologica, de la critica y la lucha a la aceptación de la ley de partidos sacrificando para ello la lucha armada. Demasiados cambios para tan poco debate, o realmente la militancia es una masa borreguil tipicamente acritica o la dirección ha gobernado muchos años de espaldas a los deseos de una gran mayoria batasunkide.
De todas maneras al cesar lo que es del cesar, realizar una transformación político ideologica de tal magnitud  en tres años sin dejar apenas jirones (publicos) es para felicitar al otegismo que ha dejado a Gorbachov, Carrillo, Bandres o Achille Acheto como unos pardillos del camaleonismo político.
Tampoco toda la responsabilidad pertenece a los dirigentes, sin duda la inoperancía política y el precario  desarrollo organizativo del pequeñísimo sector de izquierdas tiene tambien su parte de culpa.
La historía juzgará!!

Propaganda Sortzaile:

Como ya publico ABC, Sortu partido con los de siempre: PetrikorenaJoxean Agirre,Aldasoro,Permach,Rufi,Barrena,
Ramón SOLA | IRUÑEA
Fue un día intenso y extenso para poner fin a toda una década de ilegalización. Sortu despegó en Iruñea con un Congreso que enseguida dejó claro que no iba a ser un mero trámite. Se aprobaron las ponencias, las resoluciones y la nueva dirección, pero hubo mucho más. Quienes llegaron a la capital navarra aún con las legañas puestas y entumecidos por la helada de la mañana no tardaron en desperezarse. Nada más arrancar la cita, Maider Etxebarria, una de las promotoras de Sortu, anunció un mensaje de Arnaldo Otegi desde prisión. Un texto de tres folios [íntegro en la página 8] que alerta contra autocomplacencias e inercias y, en consecuencia, crítico y profundo.
Otegi -propuesto por las bases para la Secretaría General que por ello se deja vacante- marcó varias ideas que luego se desarrollaron tanto en la resolución aprobada como en el discurso de Hasier Arraiz. El líder preso en Logroño vino a decir que Sortu no es final de nada, sino palanca de todo. «Un nuevo instrumento de lucha» que «surge como fruto de una nueva relación de fuerzas y la utilización revolucionaria de la legalidad burguesa», y que a partir de ahora debe convencer para vencer. «La izquierda abertzale surgió para resistir, pero también para crear las condiciones para ganar la libertad, y vamos a ganar», afirma el texto que leyó Karmele Aierbe.
Para ello, Otegi insiste en pedir a sus compañeros «una revolución en nuestra mentalidad», recordando que el giro estratégico dado por la izquierda abertzale no consiste solo en la desaparición de la lucha armada. «¿Somos conscientes de que aquí y ahora nuestra inmensa tarea histórica es construir la gran mayoría popular que declarará el Estado Vasco y construirá un modelo social alternativo?», se preguntó Otegi. Y añadió que para ello «necesitamos menos autocomplacencia y más autocrítica y autoorganización, menos consignas y más argumentos».
Un bloque y acuerdos tácticos
El mensaje de Arnaldo Otegi también alienta las alianzas y el diálogo. Afirmaciones que conectan con la resolución aprobada por este Congreso fundacional, sin un solo voto en contra por parte de los cerca de 400 representantes locales reunidos. La apuesta es grande: «Formar un Bloque Nacional Popular en favor de la independencia con sectores y agentes de diverso tipo. Es de máxima prioridad para Sortu ampliar y fortalecer las alianzas y acuerdos adoptados por las fuerzas políticas abertzales, soberanistas y de la izquierdas en los últimos años, sin dejar de lado otros acuerdos tácticos que se puedan intentar en torno al derecho a decidir».
La resolución establece que Sortu basará «la alianza política, ingrediente esencial en su actuación», en «la comunicación, la confianza y el respeto mutuo. La clave del éxito de toda la estrategia está en la acumulación de fuerzas y en la colaboración con otros agentes, ya que debemos crear una correlación de fuerzas adecuada para que el cambio político y social puedan materializarse y para que nuestro proyecto sea factible». Todo ello lo definen con un término que también refleja bien esta ambición de partida: «Revolución». Tanto en lo nacional como en lo social, matizan.
Tras las resoluciones llegaron los nombres. El más relevante, el de Hasier Arraiz, primer presidente de Sortu. Cerró el acto matinal con un discurso en el que abundó en los criterios anteriores y subrayó la diferencia que separa al nuevo partido de otras opciones nacionalistas: el objetivo de la independencia. Utilizó para ello la metáfora de que en las últimas tres décadas a la ciudadanía vasca se le han construido dos piscinas -la de Iruñea y la de Gasteiz- que se han ido adornando con toboganes, trampolines... «pero para que este pueblo sea dueño de su destino necesita poder navegar sin límite alguno. Necesitamos un mar de soberanía para Euskal Herria, y mientras tanto estar dando vueltas sin parar a la piscina del marco autonómico agotado no tiene ningún sentido, es perder el tiempo».
Acompañado en el estrado por el resto de la primera dirección de Sortu, Arraiz se extendió sobre la necesidad de «un cambio radical» frente a «este sistema criminal. La socialdemocracia ha fracasado, no hay forma de humanizar este capitalismo salvaje». Para el presidente del nuevo partido, «no es hora de enseñar los dientes al capitalismo, sino de morderle porque, si no, será el capitalismo quien nos devore».
Forman el Consejo Nacional 22 personas elegidas por las bases, tras un intenso contraste en el que han aparecido centenares y centenares de nombres que fueron votados finalmente el pasado sábado. Predominan rostros muy conocidos de la izquierda abertzale de las últimas épocas, como se observa en el cuadro adjunto, con un reparto de áreas muy definido. Joseba Álvarez se encargó de hacer balance de todo el proceso de conformación de Sortu desde que pasara el filtro legal español en junio del pasado año.
Este primer Congreso fue guiado por Maider Etxebarria e Iñaki Zabaleta, dos de las personas que hace ya dos años acudieron al registro del Ministerio de Interior español para inscribir la nueva formación y, entre otras cosas, se vieron sometidas a un inquisitorial bombardeo mediático en Madrid. Todo eso ya es historia, y Sortu mira hacia el futuro. Pasaron el testigo con satisfacción.
Saludos internacionales y EPPK
Sortu no nace de la nada porque la izquierda abertzale tiene mucho pasado. Y tampoco nace solo. Sorprendió el número y la distribución geográfica de las formaciones políticas que quisieron respaldarle con su presencia o enviar apoyos, desde Catalunya hasta Australia, Filipinas o Argentina.
En representación de todos ellos, saludaron a los participantes en el Congreso, cuatro personas. La más conocida, David Fernández (CUP), que intervino casi exclusivamente en euskara -y sin perpetrar la «tropelía lingüística» por la que pidió disculpas de antemano-. Jugó con los términos Sortu y suerte («sort» en catalán), y comentó que, tras la era de la dictadura y la de la actual «democracia formal», la siguiente etapa será la de la libertad. Interesante fue también la exposición de Iscra Soto, representante del Foro San Paulo creado por Fidel Castro y Lula, ya que destacó la pujanza de las fuerzas de izquierda surgidas tras conflictos armados en América Latina y su capacidad transformadora.
El conflicto aún irresuelto, obviamente, planeó durante todo el Congreso. Y sobre todo en el saludo de Kandido Zubikarai en representación de Euskal Preso Politikoen Kolektiboa. EPPK recordó que siempre ha caminado junto al resto de la izquierda abertzale «y así lo seguirá haciendo». Su mensaje plasmó la actualización de su posición política y el fortalecimiento de su estructura durante el pasado año, y puso el acento en que el momento actual requiere «imaginación, valentía y determinación» porque «está en juego la viabilidad del proceso».


22 febrero 2013

Demófilo desmontando a los "Mentxes" Supervascos

De la física nuclear a la sociología barata:
'masa numérica' y 'masa crítica'


La naturaleza de clase de una organización y de un movimiento se pone de manifiesto en el manejo de los tópicos con los que analiza la situación económica y política. Hay algunos que son característicos de la izquierda abertzale, que incluso ha logrado extender su uso a otro tipo de organizaciones. Entre ellos destacan los de "pueblo trabajador""contencioso vasco""agentes sociales""Estado español""bloque hegemónico""cambio","sistema" o "frentes de masas". Forman parte de la descomposición ideológica de la pequeña burguesía, de su manifiesta ineptitud para analizar la situación que atraviesa Euskal Herria y de su impotencia para hacerla frente.

Entre esos conceptos algunos grupos integrantes de la izquierda abertzale han empezado ahora a promocionar los de "masa numérica" y "masa crítica", típicamente gilísticos y emblemáticos de su "marxismo vasco".

En la sociología vulgar de origen estadounidense llaman "masa crítica" a la cantidad mínima de personas necesaria para que un fenómeno crezca retroalimentándose a sí mismo. Forma parte del mecanicismo burgués, que extrapola a la sociedad los conceptos propios de la física nuclear.

Se trata de una expresión multiusos, es decir, que sirve para cualquier cosa, especialmente para la puesta en escena de una cierta solemnidad retórica, característica de las ruedas de prensa del sindicato LAB. Invocando la existencia de una "masa crítica", lo que quieren decir es que, aunque se trate de una minoría, es lo suficientemente importante como para tenerla en cuenta, o sea, que no es tan minoritaria como pudiera parecer con un simple recuento.

En el transcurso de una de esas ruedas de prensa, celebrada en Donostia el 7 de julio de 2009, la secretaria general de LAB, Ainhoa Echaide, manifestó que la huelga de mayo, convocada por ELA y LAB días después de la investidura de Patxi López, había demostrado que había "masa crítica" y "agentes políticos, sociales y sindicales que apuestan por el cambio".

Ante la ruptura de la unidad entre ambos sindicatos, ELA y LAB, para el primero de mayo de 2012, un documento interno de la izquierda abertzale hablaba también de la "masa crítica" del sindicato ELA.

El 26 de noviembre del mismo año Gorka Ortiz de Guinea, portavoz de Bildu en Álava dijo que "la sociedad alavesa cada vez se sitúa más a la izquierda y creemos que existe masa crítica suficiente para construir una alternativa progresista frente al pacto de derechas".

Eso de la "masa crítica" suena tan estupendo que está destinado a convertirse en una de las más singulares aportaciones del "marxismo vasco", aunque con una diferencia importante: mientras la sociología burguesa dice que la masa crítica se transforma en masa numérica, el "marxismo vasco"" propone lo contrario: que la masa numérica se transforme en masa crítica.

Ese "marxismo vasco" (que es no-dogmático, o sea, gilístico) tiene una afición desmedida por la sopa de siglas, que no es más que una manera de encubrir el caos, la confusión y la desorganzación que resultan imprescindibles para que prosperen los recetarios que redacta Gilito para uso y consumo del reformismo.

Uno de los fideos de esa sopa de siglas es el grupo folklórico EHK, adalid de la aplicación de la física nuclear a la sociología electoral de Euskal Herria. En marzo de 2012 EHK se presentó públicamente travestido de "Ezkerretik Bilduz" porque Amaiur les había dado con la puerta en las narices, acabando así con aquello por lo que tanto habían suspirado: convertirse en una "corriente interna" de la izquierda abertzale al más puro estilo entrista de la IV Internacional. Puestos a soltar lastre, ¿por qué no deshacerse también de "corrientes internas" indeseadas? Siempre es posible caer más bajo y el lastre llegó hasta el fondo del del mar, desde donde lanzaron una pataleta que se puede leer en este enlace:

Entrevista a Ezkerretik Bilduz:
http://borrokagaraia.wordpress.com/2012/03/14/entrevista-a-ezkerretik-bilduz-la-combatividad-solo-puede-traer-beneficios-a-la-izquierda-de-euskal-herria/

Fue como para echarse a temblar: Ezkerretik Bilduz entraba de lleno en el "nuevo cambio de ciclo político", que era un eufemismo para decirlo todo sin decir nada. Es eso que vulgarmente conocemos como "bajada de pantalones". Cuando todo estaba ya dicho y aprobado a EHK se le ocurrió proponer la apertura de un "debate horizontal", como si no hubiera habido ya suficiente con el que se había frustrado desde 2009, cuando se olvidaron de discutir la Ponencia Mugarri.
Para Ezkerretik Bilduz hablar de un "nuevo cambio de ciclo político" y su correspondiente "debate horizontal" era como correr un tupido velo y guardar el polvo debajo del felpudo, o sea, que era mejor no decir ni explicar nada, entre otras cosas porque no era necesario: el Estado le había abierto las puertas y la izquierda abertzale había triunfado rotundamente en las elecciones. Para los reformistas la masa numérica cicatriza las heridas más sangrantes y logra que las bajadas de pantalones no lo parezcan tanto. Según Ezkerretik Bilduz la izquierda abertzale se puede convertir "en la primera fuerza social y política de Hegoalde, ser un bloque hegemónico liderado por el Pueblo Trabajador Vasco", aunque hay algunos inconvenientes: "Este avance se ha dado sólo en lo electoral, no en la articulación de una masa crítica capaz de enfrentar con los Estados".

Entonces el programa debe consistir en convertir la masa numérica en masa crítica, en otras palabras, articular "toda la masa político-social que respaldan Bildu, Amaiur y Euskal Herria Bai, en una masa social activa, crítica, que vaya ganando nuevos espacios socio-políticos con la confrontación y con el respaldo de la solidaridad internacionalista". Pero al mismo tiempo hay que ser críticos también con la masa crítica:

"Hay formas de proceder por parte de algunos sectores de las coaliciones Bildu y Amaiur en las que se perciben actitudes que nos pueden llevar a que la enorme masa numérica acumulada en este proceso inicial quede transformada, en lugar de en una masa crítica suficiente que nos lleve a una Euskal Herria soberana y a la transformación socioeconómica y cultural por medio de la confrontación, en un partido clásico al uso, fácilmente homologado y digerido por los Estados español y francés y por el sistema capitalista".

Pueden comprobar Ustedes con sus propios ojos que, a diferencia de otros, el "marxismo vasco" nunca pierde su capacidad crítica, ni siquiera cuando, a pesar de su no-dogmatismo, recae una y otra vez en los manuales gilísticos al más puro estilo (anti)soviético:

EHK: Manual para la insumisión y la desobediencia civil (19 de junio de 2012)
http://www.ehk.name/index.php/garrantzitsuak/2648-manual-para-la-insumision-y-la-desobediencia-civil

En los tiempos actuales los lenguajes políticos sofisticados encubren el reformismo más vulgar y corriente. EHK se refiere a la masa numérica con sinónimos más o menos rumbosos, como "acumulación de fuerzas""unidad de acción" y "programa de mínimos", pero en román paladino suena más claro: se trata de firmar acuerdos electorales para conseguir votos que cambien la composición de las instituciones, es decir, que en lugar de gestionar cualquier otro partido, lo gestionen ellos.

La masa crítica es una parte de la anterior, de la masa numérica. Se encarga de las peores faenas, de eso que llaman "trabajo de calle" para sostener la tarea de los anteriores (concejales, diputados, alcaldes y demás). La componen las organizaciones populares que van a actuar como fuerza de choque para presionar a las instituciones "para obligar al sistema dominante y a las estructuras organizadas dentro de él a ser dinámicos" (EHK, Una mirada comunista ante las elecciones vascas). Se trata, pues, de lavar la cara al reformismo de toda la vida, al trabajo legalista, le da el imprescindible aire reivindicativo como para que parezca lo que no es.

Los reformistas no quieren fuerzas sino votos y para ello sus mensajes tienen que ser neutros y lo más anodinos posible. De ahí que en la verborrea de Gilito no aparezca jamás la lucha ideológica, ni términos marxistas habituales como reformismo, revisionismo, izquierdismo, derechismo u oportunismo porque impera el "casi todo vale". En el marxismo hay corrientes y todas ellas son aceptables. Todas las demás son igualmente válidas; ninguna es mejor que otra, excepto el stalinismo, que jamás se puede admitir bajo ninguna circunstancia porque no sólo no es una corriente del marxismo sino que es uno "de sus peores enemigos", como dice en este artículo:

¿Lecciones del stalinismo?
Gil de San Vicente, Rebelión, 9 de abril del 2003
http://www.rebelion.org/hemeroteca/izqu ... 411gil.htm

Para alcanzar masas (numéricas y críticas) hay que lograr la unidad que, para la pequeña burguesía, es siempre buena por sí misma. Por eso hay que conseguirla a toda costa, incluso yendo de la mano de los oportunistas. En eso consiste ser "flexible" y evitar el "dogmatismo". Para ellos la unidad corre a costa del programa y de la manera de lograrlo, es una unidad para no se sabe qué ni cómo.

La izquierda abertzale también se apoya en ese mismo esquemita (Zutik Euskal Herria, 2010). Según las Bases Ideológicas de Sortu "las diferentes concepciones sobre qué significa el socialismo, suelen ser el motivo principal de las innumerables divisiones de la iz­quierda por lo que siendo el objetivo de nuestro proyecto el agrupar a todas las personas abertza­les y de izquierdas de Euskal Herria, todas las maneras de concebir la iz­quierda y el socialismo deben tener cabida en él. Ha de ser pues, un proyecto político flexible, un proyecto que tenderá a aglutinar fuerzas y no a dispersarlas" (# 65).

Sin intermediarios, Gilito lo explica a su manera: "Bildu es la fuerza de izquierdas y progresista con más implantación electoral en la UE" (Bildu en la vorágine capitalista). A los reformistas los votos siempre se les suben a la cabeza, sobre todo cuando los logran. Los problemas empiezan cuando se quedan sin ellos y no saben por qué. También en Italia el PC (de izquierdas y progresista) llegó a tener el pocentaje de votos de Bildu, y muchos más. Se preocuparon tanto por agrupar fuerzas que luego no supieron qué hacer con ellas y hace años que desaparecieron del escenario político; los que llevan a cabo los recuentos electorales deberían preguntarse por los motivos de ello. No hay nada peor que no aprender de la historia.

Las bases ideológicas de los comunistas son las contrarias a las de la pequeña burguesía:

"De aquí que entre esos pequeño-burgueses haya tantos puntos de vista como cabezas; en lugar de llevar claridad a un solo caso, han producido una desesperada confusión, aunque afortunadamente casi exclusivamente entre ellos mismos. El Partido puede muy bien prescindir de elementos culturales cuyo principio primero es enseñar lo que no han aprendido"
(Engels, La política de sangre y hierro de Bismarck, 1888)

“Sabemos que estas palabras provocarán un montón de acusaciones, que se nos echarán encima: gritarán que queremos convertir el partido socialista en una orden de 'ortodoxos', que persiguen a los 'herejes' por su apostasía del 'dogma', por toda opinión independiente, etc. Conocemos todas estas frases cáusticas tan en boga. Pero ellas no contienen ni un grano de verdad, ni un ápice de sentido común. No puede haber un fuerte partido socialista sin una teoría revolucionaria que agrupe a todos los socialistas, de la que éstos extraigan todas sus convicciones y la apliquen en sus procedimientos de lucha y métodos de acción”
Lenin, Nuestro programa, 1899

"Antes de unificarse y para unificarse es necesario empezar por deslindar los campos de un modo resuelto y definido"
Lenin: ¿Qué hacer?, 1902

"Una lucha contra el imperialismo que no esté indisolublemente ligada a la lucha contra el oportunismo es una frase vacía o un engaño"
Lenin: El programa militar de la revolución proletaria, 1916

"El hecho es que en todos los países capitalistas avanzados se han constituido ya 'partidos obreros burgueses' como fenómeno político, y sin una lucha enérgica y despiadada, en toda la línea, contra esos partidos -o, grupos, corrientes, etc., todo es lo mismo- no puede ni hablarse de lucha contra el imperialismo, ni de marxismo, ni de movimiento obrero socialista"
Lenin: El imperialismo y la escisión del socialismo, 1916

Primeras reflexiones sobre una derrota aplastante de la izquierda en Ecuador


por Pablo Ospina Peralta 
Según proyecciones preliminares, la candidatura presidencial de la Unidad de las Izquierdas obtuvo alrededor del 3,5% de los votos cuando análisis preliminares podían suponer razonablemente que su voto “duro” podía situarse en alrededor del 5% y que la figura respetada, conocida y valorada de Alberto Acosta podía haber aportado hasta otro 5% de los votos. Una votación de alrededor del 10% habría dejado bien situada la figura y la propuesta de las izquierdas que están en la oposición al gobierno. El resultado adverso sin duda alguna las debilita y polariza el escenario político entre el gobierno y la derecha ideológica representada por el banquero – candidato ¿Cómo entender este resultado desalentador? En este artículo solo pretendo hacer un breve análisis electoral; desentrañar los sentidos políticos más profundos y sacar sus consecuencias requiere considerar muchos otros elementos.
En términos electorales la candidatura de Alberto Acosta no tenía muchas oportunidades de crecer en la Costa, salvo en Esmeraldas, o entre sectores populares para quienes era un candidato relativamente desconocido (35% de los votantes no lo conocía). Se esperaba, por lo tanto, capturar una parte del electorado seducido por las propuestas de Rafael Correa pero insatisfecho por sus límites. Aquel que demandaba recuperar los planteamientos radicales originales de la revolución ciudadana, en particular, la redistribución del agua y de la tierra, y el rechazo a la actividad minera de gran escala en el país, y la extensión de la actividad petrolera en el sur de la Amazonía. Un electorado tal vez pequeño pero significativo que podía verse convocado por una radicalización de la agenda de transformaciones. Pero estas agendas no resultaron creíbles y las de rechazo a la minería a gran escala no fueron determinantes para volcar decisivamente al electorado de las zonas afectadas, es decir, en el sur de la sierra y de la amazonía. Resultaron ser temas secundarios frente a la importancia del regreso del Estado. Las otras propuestas políticas que lo distinguían del libreto cantado por Rafael Correa, como el contenido de la educación pública, el sentido de la salud colectiva o el carácter de la universidad, eran demasiado sofisticadas para ser bien entendidas o para contar en la elección. La verdad es que tanto los sectores populares como la izquierda están demasiado marcados por las últimas décadas dedicadas a luchar contra la privatización de los servicios públicos como para preocuparse por el “detalle” del tipo de Estado y de instituciones que una revolución verdadera tiene que construir. 
Mucho más determinante fue, en términos electorales, otro fracaso. La candidatura de Alberto Acosta tenía oportunidad de seducir a un electorado moderadamente progresista, tradicionalmente de centro izquierda y de clase media. Este grupo podía rechazar la criminalización de la protesta social, el aumento del autoritarismo y la prepotencia gubernamental y personal del presidente. Este electorado estaba molesto por el irrespeto a reglas mínimas de independencia de las funciones del Estado y de libertad de expresión y organización. Los sectores populares y el electorado más pobre no derrama la menor lágrima por estos temas. El electorado sensible a esta prédica estaba situado predominantemente en la Sierra y en las ciudades. 
Muchos piensan que este electorado se alejó por el lastre de la mala imagen de la izquierda histórica, especialmente el MPD, pero también debido al desgaste de la credibilidad del movimiento indígena. Esto puede haber influido sin duda, pero era manejable por la buena imagen del candidato presidencial. Resultó ser algo extraordinariamente secundario. Tan secundario que la lista de Asambleístas Nacionales, liderada por Lourdes Tibán y Jorge Escala, y la de parlamentarios andinos, según los datos disponibles, tienen más votos que Alberto Acosta. De lo que sabemos hasta ahora, al menos a partir del conteo rápido de Participación Ciudadana, prácticamente en todas las provincias, las listas de asambleístas provinciales de la Coordinadora sacaron porcentajes mayores de votos que el candidato presidencial. Esto deberá confirmarse, pero yo no he encontrado provincia alguna donde el voto para Presidente supere el porcentaje del voto de asambleístas provinciales. En una palabra, los denostados partidos de la Coordinadora de Izquierdas tuvieron más votos que Alberto Acosta, lo que revela que si las “malas compañías” pesaron en quitarle votos, lo hicieron bastante menos que otros factores. ¿Cómo explicar la paradoja de que un candidato con mucho mejor imagen que los partidos de su coalición saque menos votos que ella? 
La pista principal para despejar la incógnita es que por primera vez desde que tengo memoria, la derecha política (Guillermo Lasso) obtuvo más votos en Pichincha que en Guayas. En términos generales, basados todavía en datos muy preliminares, Guillermo Lasso tuvo porcentajes de votación ligeramente más altos en las provincias serranas que en las costeñas, con excepción de Azuay (más bajo), Esmeraldas y el Oro (más altos). Esto es algo excepcional en la historia electoral ecuatoriana reciente. La hipótesis es ésta: no solo Rafael Correa ganó una parte importante del electorado que tradicionalmente votaba a la derecha en la Costa, sino que Guillermo Lasso logró recoger una parte del voto que tradicionalmente votaba por el centro izquierda en la Sierra. El posible electorado a favor de Alberto Acosta votó finalmente contra Rafael Correa. Prefirió el voto útil. A la manera de Andrés Páez, ese electorado consideró que la lucha contra el autoritarismo era más importante que el modelo económico o el esfuerzo de redistribución. 
Puesto que en términos electorales las izquierdas no pudieron convencer a la tendencia que representaba algo diferente y mejor que Rafael Correa, ahora deberemos pagar el precio político de ese fracaso. Perder no es sinónimo de haberse equivocado. Pero nos equivocamos si no aprendemos de las derrotas. Estoy convencido que había que dar esta batalla y que teníamos una oportunidad de crecer y fortalecernos para las luchas que vienen. Pero perdimos y el gobierno tendrá un argumento más para deslegitimar nuestras resistencias y nuestras propuestas. Sobre todo, las izquierdas deben reinventarse. No tenemos futuro si seguimos anclados y dependientes de las clases medias serranas, ausentes de la Costa y alejados de los sectores populares. Alianza País los ganó forjando un liderazgo personalista. Las izquierdas solo pueden hacer algo diferente y mejor si construyen organización y protagonismo desde abajo. 

EH bildu homenajea a Buesa y a un ertzaina


La portavoz de EH Bildu en el Parlamento Vasco, Laura Mintegi, asistirá hoy a un homenaje al dirigente socialista alavés Fernando Buesa y al ertzaina Jorge Díez Elorza, asesinados por ETA, en la Cámara de Vitoria, pero no acudirá a la ofrenda floral de las familias "para no incomodarlas".
Es la primera ocasión en la que Mintegi desde que es portavoz de EH Bildu en el Parlamento Vasco participa en un acto de este tipo. El pasado 10 de noviembre, Día de la Memoria, Mintegi recibió críticas por acudir a una manifestación en Bayona (Francia) a favor de los presos en lugar de asistir a los actos organizados en memoria de las víctimas. La decisión de celebrar mañana una ofrenda floral en recuerdo de Buesa y de su escolta en la Cámara vasca la ha tomado la Junta de Portavoces en su reunión de hoy.
Según han explicado a Efe fuentes del Parlamento Vasco, ha sido el PSE-EE el que ha propuesto organizar el acto al resto de portavoces después de que EH Bildu le haya transmitido su deseo de acudir al homenaje familiar pero su miedo a "incomodar" a las familias. Según las mismas fuentes, la coalición abertzale ha planteado al PSE-EE la posibilidad de organizar una ofrenda floral previa en la Cámara de Vitoria para evitar este tipo de situaciones y los socialistas lo han promovido en la Junta de Portavoces.
Finalmente, la iniciativa ha salido adelante y por parte de EH Bildu, será su portavoz, Laura Mintegi, la que asistirá a depositar flores en memoria de estas dos víctimas de ETA. En los pasillos de la Cámara vasca, la parlamentaria de EH Bildu Marian Beitiarralangoitia ha indicado que el acto institucional de mañana del Parlamento "va en consonancia" con lo que la coalición abertzale ha venido diciendo en los últimos tiempos. "Todos tenemos que reconocer al prójimo, se tiene que reconocer a todas las víctimas" para "superar todo el dolor y todas las violencias que se han producido en Euskal Herria", ha insistido.

Pablo Hasél en Donosti


20:00etan, en el DOKA-n (4€):
Pablo Hasél:
Por supuesto que ando a favor de la independencia de Catalunya siempre y cuando sea un Estado socialista y por eso apoyo al Partido que más ha representado eso, el PCE (r), que ha luchado por el derecho a la autodeterminación de los pueblos que sin socialismo no llegará o no servirá para nada.

Primero siempre la lucha por el socialismo, por eso mi partido es el PCE (r) y no las CUP, aunque desde luego por varias cosas tienen mi respeto ciertos sectores de dentro de este partido, pero como comunista está claro que no podría votarlo.

14 febrero 2013

El principio del derecho a la autodeterminación por PCE(r)

tomado de los camaradas de Fracción Proletaria

El principio del derecho a la autodeterminación

Los comunistas sostenemos que el reconocimiento de la existencia de tres nacionalidades oprimidas en España supone también el reconocimiento de su legitimo derecho a elegir su propio destino, el reconocimiento del derecho a su autodeterminación. Esta es la única base sobre la que se podrá resolver el problema nacional en nuestro país.
Ahora bien, ¿qué entendemos nosotros por derecho a la autodeterminación? Detengámonos en este punto, pues no faltan interpretaciones de este principio revolucionario adobadas para todos los gustos. La más extendida de todas -y también la más torcida- es la que lo entiende, sin más, como la separación, la independencia; ni que decir tiene que ésta es una interpretación unilateral de dicho principio que no podemos compartir.
Dejemos que sea Lenin -que como se sabe es quien más se ha ocupado de este problema- el que nos ayude a aclarar un poco las ideas a este respecto: El derecho de autodeterminación de las naciones significa exclusivamente el derecho a la independencia en el sentido político y a la libre separación política de la nación opresora. Concretamente, esta reivindicación de la democracia política significa la plena libertad de agitación en pro de la separación y de que ésta sea decidida por medio de un referéndum de la nación que desea separarse. Por tanto, esta reivindicación no equivale en absoluto a la separación, fraccionamiento y formación de Estados pequeños. No es más que una expresión consecuente de la lucha contra toda opresión nacional (4).
El derecho a la autodeterminación significa, pues, el derecho de los pueblos de Catalunya, Euskal Herria y Galicia a expresar libremente su voluntad como nación para elegir sus destinos, hasta llegar a la separación, si así lo deciden, para formar un Estado aparte; significa también plena libertad de agitación a favor de esa separación. Sin estas dos condiciones no puede hablarse seriamente de libertad de elección ni de democracia política. Pero reparemos en un pequeño detalle que suele pasar inadvertido con harta sospechosa frecuencia: es el que se refiere al referéndum mediante el cual los pueblos de las nacionalidades han de expresar su voluntad. Digamos de paso que un referéndum para decidir una cuestión de esta naturaleza es impensable que se pueda realizar en España mientras exista el actual sistema capitalista. Ahora bien, una vez garantizados los derechos políticos y la libertad plena de elección (únicamente el régimen socialista puede garantizarlo), la cuestión que se plantea es la siguiente:
¿En nombre de qué principio se puede impedir, aunque sólo sea a un sector minoritario de la población, manifestarse a favor de la unión? Por eso afirma Lenin que la reivindicación de la democracia política -que es al fin y al cabo de la que se trata- no equivale en absoluto a la separación..., no es más que una expresión consecuente de la lucha contra toda opresión. Por consiguiente, el derecho a la autodeterminación no es sólo y exclusivamente -como lo interpretan los nacionalistas pequeñoburgueses- la separación, sino que implica también la unión y la libertad de agitación en pro de esa unión.
Tal es nuestro concepto del derecho de los pueblos a la autodeterminación que, como se ha podido comprobar, no tiene nada que ver con la autonomía, la federación o alguna otra fórmula, como la misma independencia, que suponga una imposición. El derecho a la autodeterminación -dice Lenin- significa la existencia de tal régimen democrático en el que no sólo haya democracia en general, sino también en el que no pueda darse solución no democrática al problema de la separación (5). Y este régimen, apenas hace falta decirlo, no puede ser otro que el régimen socialista.
De ahí que el PCE(r), al mismo tiempo que apoya la lucha por el derecho a la autodeterminación de los pueblos oprimidos por el Estado imperialista español, muestra su desacuerdo con los que propugnan la separación, y llama a los obreros de todas las nacionalidades a unirse a fin de derribar el Estado monopolista e implantar el socialismo en España como única solución al problema nacional.
Llegado ese momento, serán los pueblos los que decidan libre y democráticamente su destino como nación: la separación o la unión. Ni que decir tiene que ésta última habría de realizarse en pie de absoluta igualdad económica, política y cultural, sin que ninguna nación sobresalga o trate de imponerse a las otras.
No es misión del Partido de la clase obrera decidir ahora, y por sí mismo, cuál de estas dos posibles soluciones es la mejor. Eso dependerá de muchos factores y, en todo caso, serán los pueblos -y sólo ellos- quienes lo decidan. Nuestro deber en estos momentos consiste en defender consecuentemente este principio e impedir que la clase obrera -la única clase de nuestra sociedad que puede asegurar el ejercicio de ese derecho, así como la consecución de los demás objetivos de la revolución- sea fraccionada o imposibilitada de actuar unida.
Por todas estas razones nos oponemos resueltamente a la consigna de la independencia, ya que sostenerla supondría en estos momentos hacerle el juego a la burguesía -a la propia y a la de todo el Estado-; nos llevaría a dividir al proletariado según su nacionalidad, a crear varios centros dirigentes, varios partidos comunistas y varios focos de lucha independientes y desvinculados unos de otros. Así facilitaríamos la labor del fascismo, que podría concentrar sus fuerzas donde más le conviniera en cada momento e iría aplastando la resistencia por partes, nación a nación.
Este sería, en suma, el camino más corto para llevar la revolución a la derrota y no conseguir ninguno de los objetivos marcados: no se podría derrocar al Estado, ni conseguir el derecho a la autodeterminación ni, por ende, acceder a la independencia ni a ese socialismo a que hacen mención los nacionalistas para adornar sus proclamas.
Estos nacionalistas subordinan la lucha por el socialismo al logro de la independencia nacional y, consecuentes con este planteamiento, desligan el movimiento nacional del proceso revolucionario que se viene dando en el conjunto de España. Esta política no puede responder más que a los intereses de la pequeña burguesía que trata así de defenderlos ante el riesgo inminente de su desaparición como clase. Esta no puede ser la política del proletariado, ya que sólo puede crear su aislamiento y hacer fracasar su propio movimiento. Y si ETA (por poner el ejemplo más conocido de materialización de aquella política) ha logrado durante un tiempo, aglutinar a su alrededor a un sector de la clase obrera vasca y jugar, en cierto modo, el papel de vanguardia del movimiento popular revolucionario en Euskal Herria, esto ha podido hacerlo por la coincidencia de dos factores: primero, por la eficacia probada del método de lucha que viene practicando (la lucha armada de resistencia); y en segundo lugar, por la ausencia durante muchos años de un auténtico partido marxista-leninista que lograra encabezar de una manera consecuente la lucha del proletariado y el pueblo vasco contra todo tipo de explotación y opresión, tanto social como nacional.
Ahora bien, la aparición de una nueva vanguardia de la clase obrera, la reconstrucción del Partido Comunista, fiel interprete de los intereses inmediatos y futuros del proletariado y de las más amplias masas del pueblo, y la actividad consecuente que viene realizando, ha contribuido a poner al nacionalismo radical, pequeño-burgués, en la encrucijada: o bien tomar el camino de la lucha por el socialismo, de la revolución proletaria, adquiriendo así un carácter internacionalista; o bien proseguir por el estrecho camino del nacionalismo, lo que no puede conducirle más que a acentuar cada vez más su carácter de clase burgués y llevarle finalmente al fracaso y a la disgregación.
En cuanto a la posibilidad de ganar para la causa socialista a algunos de esos sectores que hoy se movilizan sobre la base de las consignas independentistas, hemos de decir que ésta no depende solamente -ni siquiera principalmente- de la posición que adopte el Partido ante esa consigna. Es más, estamos convencidos de que si existe realmente alguna consigna justa que permita al Partido ganar influencia en las nacionalidades, ésa es la consigna del derecho a la autodeterminación. El proletariado no puede estar interesado en la separación más que en el caso hipotético (inadmisible desde todo punto de vista para nosotros) de que no se le permitiera acceder a todos sus derechos -y no sólo nacionales-. Ahora bien, la pequeña burguesía (como la media y la grande), siempre procurará influir en el proletariado, distraerlo de sus verdaderos objetivos; tratara de impedir que se una a sus hermanos de clase de las otras nacionalidades, y todo eso, como se comprenderá, no se puede evitar haciéndole concesiones en cuestiones de principios.
Por lo demás, tal como hemos demostrado, nosotros no nos oponemos a la separación, a la independencia de las naciones, y, como en el caso de Canarias, estamos decididos a apoyarla sin ningún tipo de reservas desde ahora mismo. No creemos, pues, que ninguna persona seria pueda acusarnos de chovinismo (o lo que es lo mismo, de españolismo, según la expresión acuñada por los nacionalistas burgueses). Nosotros lo que mantenemos es que hoy día la tarea más importante de todo revolucionario, lo que verdaderamente interesa al proletariado es acumular fuerzas suficientes, dotarse de una dirección única y esclarecida y adoptar los justos métodos de lucha que conduzcan al derrocamiento del Estado capitalista. Por eso nos oponemos a la consigna de la independencia, ya que esta consigna confunde y divide al proletariado, impide su actuación conjunta y lo aparta de sus verdaderos objetivos históricos.
Pretender enfrentarse a un Estado como el actual, armado hasta los dientes, fuertemente centralizado y con una larga experiencia en la represión del movimiento revolucionario; pretender derrocar a este Estado y lograr la independencia desde una estrategia localista, de aislamiento nacional, sin contar con la fuerza del proletariado del resto de las naciones -muchos de ellos emigrantes en Euskal Herria o Catalunya-, ése es un objetivo prácticamente imposible de lograr o, por lo menos, muy improbable. A lo máximo que podríamos llegar de seguir esa estrategia, como se está demostrando, es a una situación de ulsterización, a mantener un foco permanente de rebelión que llegado un momento, puede ser aislado fácilmente por la reacción.
Nuestra estrategia se orienta hacia el logro de la revolución socialista, hacia el derrocamiento del Estado, empeñándonos para ello en la tarea de lograr la unidad de todos los revolucionarios en un Partido único que haga posible la organización y la lucha común de todos los obreros y los pueblos de las distintas nacionalidades, sin lo cual no será posible dar solución a ningún problema en España.
Luchar por los derechos nacionales sin más -incluso por la independencia- tenía algún sentido en la época ascensional de la burguesía o en una situación colonial donde exista una burguesía nacional con amplias perspectivas de desarrollo. Hoy día, cuando el capitalismo ha alcanzado en España la última fase de su desarrollo, unificando a las burguesías de las distintas nacionalidades y llevando a la máxima agudización sus contradicciones con el proletariado, sólo éste está en condiciones de encabezar y dirigir la lucha nacional, y lo hará, qué duda cabe, sólo que supeditándola a la revolución social. Por tanto, excepto en la colonia de Canarias, no existe en la actualidad en ninguna nacionalidad de España una burguesía democrática o nacional que esté realmente interesada en un cambio profundo y radical de la sociedad, ya que este cambio únicamente puede venir con su propio derrocamiento [...]

Gil de San Vicente o el oportunismo vestido de esperpento por Demófilo

Como Manolo el del Bombo con la Selección Nazional, Iñaki Gil de San Vicente también se pasea por sus foros en cuanto hay partido de fútbol para pronunciar sus pedantes sermones que, cuando los pone por escrito son aún mucho peores. Si le pagan los gastos de viaje no se pierde un partido. Es un charlista infatigable y un figurín camaleónico: en todas esas ligas de fútbol, nacionales e internacionales, aparece disfrazado de cualquier cosa, como en un Halloween permanente. Es independentista vasco cuado se tercia, marxista si fuera necesario, trotskista por naturaleza, stalinista en el homenaje a Larrañaga, consejista por convicción, anarquista por dedicación, maoísta cuando propone "tomar el cielo por asalto"... todo en el mismo saco. Incluso Gilito no tiene empacho en escribir para la Iglesia artículos como éste:

Otro Camaleon que le da igual  Pannekoek que stalin, todo vale!!



¿Qué salida a la crisis?
Iñaki Gil de San Vicente, Herria 2000 Eliza, 31 de julio de 2012
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=153839

Aunque sus enemigos le tienen principalmente por trotskista, lo cierto es que si se hubieran leído su artículo "Marx y Cuba" se habrían apercibido de que, con tal de subirse a cualquier carro, a Gilito no le importa defender a Cuba, pero con muletillas características como ésta, que demuestran la cuadratura del círculo:

"Cuba ha demostrado [...] el fracaso de la escolástica stalinista [...] Estos y otros autores que es imposible citar aquí, nos descubren el 'otro marxismo' oculto cuando no reprimido por una plomiza mole de dogmatismos y tópicos que aun perviven pese a la implosión de la ideología stalinista. Llegamos así al segundo punto antes citado, el del fracaso de la URSS para comprender qué era la revolución cubana. Veremos cómo la burocracia stalinista descargó sobre Marx su exclusiva impotencia teórica para predecir y comprender la revolución cubana, y veremos cómo nunca hizo el mínimo esfuerzo para corregir su error estratégico, sino al contrario, lo ahondó y multiplicó" (http://www.lahaine.org/paisvasco/marx_cuba.pdf).

Ya ven Ustedes; aunque nunca lo hubieran sospechado, es cierto: la burocracia soviética no entendió la revolución cubana. Lo más probable es que no entendieran nunca nada de nada. Los bolcheviques siempre tuvieron un conocimiento "muy restringido" del marxismo, afirma Gilito (¿Lecciones del stalinismo?). Es increíble que en 1917 lograran dirigir una revolución, luego una guerra civil, después una guerra mundial y que se mantuvieran tantos años a pesar del cerco imperialista. ¿Cuáles fueron los motivos por los cuales los soviéticos nunca entendieron nada? Pues porque entonces Gilito no había pronunciado sus monsergas sobre el marxismo, que en aquella época aún estaba "oculto". Sólo conocían un marxismo visible, el de la apestosa burocracia stalinista. Pero ese no es el marxismo de verdad, el genuino, el auténtico. Ni siquiera es el único marxismo, porque esa es otra que Usted ignoraba: no hay un solo marxismo sino dos (por lo menos). Además del anterior, hay afortunadamente "otro" que hasta ahora ha estado "oculto" y que sólo Iker Jiménez y el Tío Gilito nos pueden descubrir: el que durante décadas "una plomiza mole de dogmatismos y tópicos" ha tratado de guardar escondido... nada menos que en Cuba. Es cuestión de arqueología, de excavar o mejor aún: de profundizar. En la URSS eran unos superficiales y por eso no comprendieron (entre otras muchas cosas) lo que era realmente la revolución cubana.

Lo que caracteriza a Gilito son parrafadas así de ridículas. Que nadie le pregunte a él por los fundamentos de sus tonteorías, porque en todos sus escritos no hay ni una sola nota a pie de página, ninguna argumentación, ningún razonamiento, ninguna explicación... nada de nada. Su rutina consiste en encadenar una frase tras otra. Cualquier divagación con tal de llenar páginas como un poseso, tantas más cuanto menos conoce. En todos sus escritos siempre incluye una línea en la que dice lo siguiente:"Podría extenderme más sobre este complejo asunto, pero por falta de espacio me ceñiré ahora a unas breves palabras". Entre la verborrea de Gilito, típica de un acomplejado, hay que destacar algunas expresiones realmente ridículas:

- praxis estratégica
- zoológicos sociales
- poder tecnocientífico
- praxis científico-crítica
- desarrollo autocentrado
- frente de brecha de combate
- interacción de contradicciones
- componente autocrítico de la crítica
- simbiosis de depredadores asesinos
- revolucionarización de las condiciones de existencia
- la contradicción expansivo-constrictiva inherente a la definición simple de capital
- velocidad caótica de las leyes de perecuación, centralización y concentración de capitales

Por favor, reflexionen Ustedes un momento sobre lo siguiente: cuando Gilito se refiere a los "múltiples y complejos macropoderes capilares", ¿creen que les está hablando de algo relacionado con el pelo?, ¿con las peluquerías quizá?, ¿con los nuevos peinados?, ¿con el estilismo actual?

Algunos malabarismos verbales suyos, como éste, son realmente gloriosos: "La política marxista es la síntesis entre la economía concentrada como realidad objetiva y la conciencia concentrada como realidad subjetiva" (¡?!).

Otro modelo de frase pretenciosa, donde las haya, es cuando en su artículo "La lucha política es para tomar el poder" propone lo siguiente: "Luchar por la creación de contrapoderes populares y obreros, que sean la expresión local de la autoorganización colectiva en la que incide internamente la política independentista estratégicamente orientada". ¿Alguien se atreve a traducir esto a términos comprensibles para los seres humanos?

Como buen burgués, Gilito hace gala de un desprecio insultante hacia sus oyentes y lectores, a quienes trata de impresionar con palabras altisonantes y frases ampulosas que no significan nada pero que ellos creen -ingenuamente- que necesariamente deben significar algo que no son capaces de comprender por culpa de su propia ignorancia. Habitualmente consideramos que los autores profundos son aquellos a los cuales no se les entiende lo que dicen, porque algo deben tratar de decir. Hoy nadie toma en consideración a un filósofo cuya lectura no requiere esfuerzo. Por el contrario, consideramos que son simples, e incluso algo peor, dogmáticos, a aquellos cuyo pensamiento nos resulta transparente y claro.

Cuando alguien padece incontinencia verbal es muy probable que agote todas las palabras del diccionario. Sin embargo, hay algunas que el Tío Gilito no utiliza nunca porque las ha dejado fuera de sus "Obras Compuestas", como las siguientes:

- proletariado
- dictadura del proletariado
- planificación socialista
- expropiación de los medios de producción
- partido comunista
- marxismo-leninismo
- negación de la negación
- lucha ideológica (reformismo, revisionismo, izquierdismo, derechismo, oportunismo)
- internacionalismo proletario
- fascismo

Sus tonteorías también tienen nombres sonoros. Cuando el ecologismo estaba de moda, a Gilito se le ocurrió inventar nada menos que un "socialismo ecológico antiimperialista" en el que a cada palabra procedente de las universidades USA (o sea, de las fábricas ideológicas del imperialismo) se encadenaba otra peor para anunciar la “venganza de la naturaleza”, un apocalipsis planetario tras otro: "extinciones""cataclismos" y, en fin, una "catástrofe ecológica planetaria". Lo puedes leer en este enlace:

Socialismo ecológico antiimperialista ¿Ecologismo progre, ecosocialismo, decrecimiento?
http://www.lahaine.org/b2-img10/gil_ecol.pdf

Cambiemos de tercio porque tenemos que hablar de todo un poco: ¿se han dado cuenta Ustedes de la profundidad de la crisis económica capitalista?, ¿su pareja les ha deshauciado de su corazón por culpa de la composición orgánica de capital?, ¿tienen el corazón partido desde la bancarrota de Lehman Brothers?, ¿odian más y follan menos? Pues sí, Marx también tenía razón en este punto tan importante de la lucha de clases. La intimidad de nuestras vidas, nuestro universo afectivo no es más que otra superestructura que se ve afectada por la economía como todas las demás: "La afectividad, el amor, la sexualidad, la amistad, y hasta el odio, no se viven de la misma forma en una fase expansiva que en una Gran Recesión que avanza una Gran Depresión, y menos aún se gozan de la misma forma".

Gracias a este descubrimiento, el Tío Gilito estalece la siguiente ley general que rige en la sociedad capitalista:

"La salud psicosomática se deteriora en proporción inversa al aumento de la explotación"

Tomen buena nota de esta ley porque a Marx se le olvidó incluirla en "El Capital", aunque es tan importante -por lo menos- como la caída de la cuota de ganancia: el aumento de la explotación no conduce a la revolución sino al psiquiátrico.

Ustedes tampoco sabían que hay una economía objetiva y otra subjetiva, pero afortunadamente tenemos a Gilito para que nos lo recuerde: no podemos negar "el contenido económico de lo subjetivo, reduciendo lo económico a una burda materialidad mecánica y automática", dice Gilito. "Las fuerzas productivas también están formadas por fuerzas productivas especiales, tanto objetivas como subjetivas, apareciendo las últimas como cualidades de los individuos" (Nuestro Marx ahora).

Pero donde nos demuestra todo su arte es en las definiciones, que no son otra cosa más que burdas confusiones. Por ejemplo, en su artículo "La lucha política es para tomar el poder" equipara el concepto de alienación con una manera vulgar de referirse a alfetichismo, es decir, confunde a una cosa con otra.

También tiene una gloriosa definición petarda de ideología, que reza así: "Es la forma inversa de ver y conocer la realidad, es invertir la causa por el efecto, lo material por lo ideal, lo cambiante por lo estático, lo contradictorio por lo no contradictorio".

En otro artículo titulado "El marxismo como teoría-matriz" define la praxis de la siguiente forma: "El concepto de 'praxis' proviene de lo mejor de la filosofía dialéctica de la Grecia clásica, y quiere decir la capacidad del ser humano libre para crear cosas nuevas". En una línea tan breve, las dos afirmaciones de Gilito son mentira:

a) el concepto de praxis no procede de la dialéctica griega sino de la filosofia materialista del Renacimiento
b) la praxis no son como las composiciones musicales (producción, crear cosas nuevas) sino más bien como una gira de conciertos (reproducción de lo ya existente)

Las "Obras Compuestas" del Tío Gilito

Todos esos disparates -y otros- los escribe alguien que se ha permitido el farol de escribir un manual de más de 50 insufribles páginas para aprender a pensar bien y no pensar como tontos, ni como tantos. Su lectura no es recomendable, pero aquellos que quieran acabar con la cabeza hecha un lío pueden consultar el "recetario" en el siguiente enlace:

Aprender y atreverse a pensar bien. Recetario útil y oportuno para no pensar como tont@s
Gil de San Vicente, Rebelión, 30 de setiembre de 1997
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=9590

¿Quieren leer más bobadas? ¿El Club de la Comedia? Un lector aburrido no es necesario que lea las revistas eclesiásticas. Se puede divertir con las "Obras Compuestas" de esta vedette del esperpento en varios de los sitios favoritos de los intelectuales pequeño-burgueses desesperados:

La Haine:
http://lahaine.org/gilo.htm

Rebelión:
http://www.rebelion.org/autores.php?id=49

EHK:
http://www.ehk.name/index.php/iritziak/145-gil-de-san-vicente

Kaos en la Red:
http://old.kaosenlared.net/colaboradores/inakigildesanvicente

La Rosa Blindada:
http://www.rosa-blindada.info/index.php?autman=I%F1aki%20Gil%20de%20San%20Vicente%20&submit=Buscar

Además, los amantes del culto a la personalidad disponen de una hagiografía suya en el inconfundible foro de RebeldeMule:
http://www.rebeldemule.org/foro/biblioteca/tema7876.html

Como cualquier otro personaje histórico de relieve, tiene nada menos que dos entradas en la Wikipedia (en euskara):
http://eu.wikipedia.org/wiki/I%C3%B1aki_Gil
http://eu.wikipedia.org/wiki/I%C3%B1aki_Gil_de_San_Vicente

Ya sólo nos queda esperar que incluyan su busto en el Museo de Cera; se lo tiene bien merecido.

Imagen

Con motivo de la muerte de Proudhon, el 24 de enero de 1865 Marx escribió un artículo sobre el utopista francés a petición Schweitzer, director del periódico 'Social-Demokrat', portavoz de la Asociación General de Obreros, la organización lasalleana del movimiento obrero alemán. Marx resumió así su pensamiento:

"Proudhon, de una parte, critica la sociedad a través del prisma y con los ojos del campesino parcelario francés (más tarde del 'petit bourgeois' [pequeño burgués]), y de otra, le aplica la escala que ha tomado prestada a los socialistas".

"Proudhon hizo todo lo que pudo para derrotar con la frase la fraseología francesa [...] 
El estilo es a cada paso 'ampoulè' [ampuloso], como dicen los franceses. Siempre que le falla la agudeza gala aparece una pomposa jerga especulativa que pretende ser el estilo filosófico alemán. Dan verdadera grima sus alabanzas a sí mismo, su tono chillón de pregonero y, sobre todo, los alardes que hace de una supuesta 'ciencia' y toda su cháchara en torno a ella. El sincero calor que anima su primera obra, aquí, en determinados pasajes, se sustituye de un modo sistemático por el ardor febril de la declamación. A todo esto viene a sumarse ese afán impotente y repulsivo por hacer gala de erudición, afán propio de un autodidacta, cuyo orgullo nato por su pensamiento original e independiente ya está quebrantado, y que en su calidad de 'parvenu' [recién llegado] de la ciencia se considera obligado a presumir de lo que no es y de lo que no tiene. Y, por añadidura, esa mentalidad de pequeño burgués, que le impulsa a atacar de un modo indigno, grosero, torpe, superficial y hasta injusto"

"No recuerdo ya cuáles fueron los primeros ensayos de Proudhon. Su trabajo de escolar sobre 'La lengua universal' demuestra la falta de escrúpulo con que trataba problemas para cuya solución le faltaban los conocimientos más elementales"