28 marzo 2013

Síndrome "Argel", presos y distancia con Esnaola y "Antxon"(II)



 Estas posturas no son compartidas por todos los miembros de la organización  encarcelados. En Nanclares se elabora en 1990 un documento inspirado por los presos de la línea traidora de Zumai en el que se propugna acogerse a los beneficios penitenciarios, en contra de la actitud oficial de ETA. Quienes defienden esta actitud penitenciaria sostienen además una crítica política a la orientación de la dirección etarra que se manifiesta en el apoyo expreso a Esnaola y otros dirigentes tradicionales de HB como Jon Idígoras o Itziar Aizpurua y en defensa de tender puentes al PNV. Las posturas críticas son en esos momentos mayoritarias en Martutene, Basauri y El dueso y tienen notable peso en Nanclares y Burgos.

La elaboración de este documento dio lugar a un debate dentro de las cárceles, que se mantuvo abierto  todo el tiempo que duró la crisis provocada por las posturas de Isidro Etxabe y Jon Urrutia.

Las diferencias existentes alcanzaron naturaleza pública en 1991 a raíz de la difusión de unas conversaciones grabadas en el locutorio de la prisión de Nanclares en las que Zumai y Urrutia realizaban duros reproches a la organización. Las críticas de Etxabe, un militante  «histórico» ingresado en ETA a principios de los años setenta y con un denso historial de ekintzas a sus espaldas, causaron una importante conmoción interna en la organización  y en especial entre el colectivo de presos. La dirección de ETA envió a los dos reclusos una carta escueta en la que les exigía romper sus relaciones con Iñaki Esnaola y «hacerlo público y sin miramientos». Además, se les conminaba a aceptar cinco puntos:
 «a) Denunciar el juego sucio y la intoxicación de Instituciones Penitenciarias y de Antonio Asunción. b) Situar vuestras grabaciones en un contexto emocional y coloquial. c) Valorar las críticas vertidas en vuestras grabaciones de una forma matizada y autocrítica, tanto en el tono como en el fondo. d) Manifestar inequívocamente la adhesión a la Organización y a la estrategia de la Organización en sus líneas generales (pese a críticas puntuales). e) Otro tanto sobre el colectivo de presos.» 

Ante este emplazamiento, los dos "Criticos" se niegan a romper con Esnaola alegando que «nadie puede pedir a alguien que rompa una relación personal pues coloca esta decisión en una posición de difícil acatamiento».
Pakito, el cortacabezas, hoy moñas.
 Etxabe y Urrutia acusan a ETA de estar volviéndose «absolutista» porque existe «una línea que marca la pauta, arrastrando tras de sí a las demás de una manera voraz e irracional». Además, le acusan de mantener una estrategia que provoca un distanciamiento de la sensibilidad popular. Concluyen asegurando que «no tenemos intenciones de pedir el grado, pero sí de aceptarlo si se nos concede». Ocho presos de Nanclares salieron en defensa de sus dos compañeros, enfrentándose a la dirección de ETA y a los abogados de las Gestoras pro Amnistía.

En navidades de 1991 a Etxabe y Urrutia les fue concedido el régimen abierto y tres años más tarde la libertad condicional.  Ambos fueron expulsados del colectivo de presos de ETA, en medio de un aluvión de críticas de sus ex compañeros, que no ahorraron epítetos para descalificarlos. Desde las cárceles, se critica la condescendencia de la dirección etarra con el sector minoritario y se llega a solicitar a ETA la aplicación de medidas de fuerza. Se reclama «el uso del aizkora» contra los criticos y, si esto no es posible, se pide que por lo menos se pegue «un fuerte puñetazo encima de la mesa y empezar a dirigirse "personalmente"» a los discrepantes. El conflicto interno dentro de las prisiones tiene tal intensidad que algunos reclusos llegan a sostener que «es mejor tener un colectivo de trescientos consecuentes y activos, a tener seiscientos presos de lastre». 

Las divisiones internas se viven entre los presos con el sentimiento dramático de las guerras civiles y también con la dureza y visceralidad que suele acompañar este tipo de conflictos: «Se empezó con la desmovilización, luego vino la pérdida de derechos conseguidos tras largas y duras borrokas  con la dispersión asistimos a una individualidad alarmante, estamos inmersos en una dinámica carcelaria abandonando la del colectivo. Ya no se discute la aceptación de grados, ya estamos hablando de aceptar permisos. Se ha dejado pudrir el colectivo y estamos a punto de encontrárnoslo totalmente podrido. No podemos permitir que esto siga así, hay que cortado iya!»

Pese a este clima intenso, un grupo de unos veinticinco internos del «foco de Nanclares» secundaron las posturas de Zumai y Urrutia, a los que se había sumado Guillermo Arbeloa, preso que había sido candidato de HB a la presidencia del Gobierno de Navarra, y se acogieron a los beneficios penitenciarios.

Los conflictos internos no se limitaban al ámbito penitenciario y al político, pues a lo largo de 1991 la dirección  tenía que hacer frente a las duras descalificaciones que formulaba contra sus integrantes, y en especial contra Francisco Múgica (Pakito), uno de sus activistas más destacados y hoy critico: José Luis Urrusolo. Encuadrado en el comando Ekaitz en aquel momento, Urrusolo se enfrentaba abierta y violentamente a su jefe direccto, al que acusaba de incompetente, y amenazaba con resolver la disputa con las armas en la mano. En este conflicto, Múgica contó con el respaldo incondicional de sus compañeros en la ejecutiva de ETA, José Luis Álvarez "Txelis"(luego convertido al catolicismo y Aralar) y José Arregui. La discusión, por escrito y mediante cintas grabadas, se prolongó a lo largo de varios meses y no concluyó hasta la detención de la dirección de ETA en marzo de 1992. Sus sucesores (Mikel Antza) se encargaron de expulsar de la organización al indisciplinado militante.

Fuera de los muros de las cárceles, los miembros de ETA continúan cometiendo ekintzas con la vista puesta en los acontecimientos que se esperan para 1992: Expo en Sevilla, V Centenario del Descubrimiento de América, Olimpiadas en Barcelona y Capitalidad Cultural en Madrid. Durante los cinco años anteriores a 1992, ETA  había ido creando en torno a esta fecha un referente mítico de primera magnitud. Según su interpretación, que es posible seguir en distintos documentos a partir de 1987, el Gobierno español iba a verse en una situación de debilidad por la confluencia de una serie de acontecimientos, como los ya mencionados, Olimpiadas, Expo, V Centenario, y otros como la entrada en vigor del Acta Única Europea o las diferentes convocatorias electorales. De todas estas cuestiones ETA, al igual que KAS y HB, que compartían el análisis de la situación, extraían la conclusión de que España no podría soportar la presión internacional para que conjurara la resistencia vasca. Al no poder soluciona por las bravas este problema, la presión exterior obligaría al Gobierno a negociar con ETA.

«El ingreso en la CEE y en la OTAN exige del Estado español un mínimo de garantías de pacificación en pleno corazón de la retaguardia europea», explicaba HB(ya sin los marxistas de HASI) en un documento interno. La conclusión era obvia: «Si somos capaces de llegar enteros a 1992 habremos dado un salto histórico, tendremos semi derrotado al enemigo.»

Txelis, otro responsable de la purga de HASI.
Se incurría en el mismo error que a finales de los setenta, cuando ETA suponía que la presión internacional haría imposible un golpe de Estado y obligaría al Gobierno a sentarse a negociar. En momentos de debilidad política, ETA parece transferir las esperanzas de lograr sus objetivos a la acción de la comunidad internacional, ignorando que ésta es más solidaria con el Gobierno español que con la organización armada vasca, como es evidente.

Para motivar, tal vez, esa intervención internacional a favor de la negociación a la que se ha aludido, a lo largo de 1991 y 1992 ETA perpetró veinticuatro atentados con explosivos contra sedes de bancos españoles, centros culturales o representantes diplomáticos en Italia y Alemania. Como antecedente de este tipo de actuación se encontraban unos atentados perpetrados en 1989 y 1990 contra representaciones diplomáticas españolas en Holanda y Turquía.


27 marzo 2013

Otegi: El debate estrategico (II)

Se acuerdan del 2009,¿ cuando lo que afirmaba EHS era  información falsa???jajajaja
lean, lean, lo dice con bonitas palabras Mandela Otegi.

¿Factores como la huelga general en mayo de aquel año, el Aberri Eguna, los más de cien mil apoyos en las autonómicas de la CAVo el amplio respaldo cosechado por Iniciativa Internacionalista en las europeas (140.000 votos en Hego Euskal Herria) ... fortalecían o debilitaban posiciones en el debate?

A nosotros nos fortalecían en la certeza de que existía masa crítica sufiiciente en Euskal Herria para articular una nueva estrategia. Pero tambien es cierto que aquellos que no compartían nuestra posición planteaban que todas estas iniciativas se desarrollaban en un escenario sin tregua por parte de ETA, con lo que se demostraba que la lucha armada no era un obstáculo para la suma y la acumulación de fuerzas. Evidentemente, no era esa nuestra apreciación.

¿Apuestas como Iniciativa Internacionalista en las elecciones europeas o los acercamientos a EA frustrados para las autonómicas en la CAV fueron compartidos por el conjunto de la militancia?

La apuesta por Iniciativa Internacionalista y sus resultados certificaron dos cosas: el alivio de nuestras bases y la alegría por poder votar otra vez de forma legal, por un lado, y la certificación de que las nuevas variantes introducidas en el discurso y en la práctica política por la izquierda abertzale (que ya apuntaban claramente a una nueva estrategia) obtenían respaldo popular. Eso nos dio mucha confianza y despejó para mí la duda fundamental de si llegábamos tarde porque «el arroz se había pasado».

Eran tiempos en que se ponían nuevas bases estratégicas pero persistían análisis del pasado, lo que llevaba a ciertas incongruencias. ¿Qué tipo de contradicciones tuvieron que superar?

Teniendo en cuenta la existencia de dos visiones contrapuestas, ambas chocaban diariamente en torno a todos y cada uno de los detalles y factores que forman parte de la actividad política (discurso, valoración de acciones de ETA, propuesta electora!. .. ), pero en cualquier caso y, aunque hubo alguna excepción, tratamos de mantenerlas y discutirlas en términos de respeto y honestidad revolucionaria.

A finales de verano de 2009 deciden abrir el debate en toda su profundidad a la base de la izquierda abertzale ...

Para nosotros siempre estuvo claro que serían nuestras bases en última instancia las que dilucidarían nuestras diferencias en términos de debate y decisión colectiva. En verano de 2009 ya hemos decidido abrir el debate y nosotros aprovechamos el mismo para concluir la ponencia " Argitzen".
Sobre este particular le voy a dar lo que para nosotros no deja de ser un detalle altamente significativo: la Policía acelera (por orden de Rubalcaba, e incluso mintiendo al juez Garzón, que había denegado las órdenes de detención a primeras horas de la mañana, y al que mienten para que las dé, como quedó acreditado en el juicio) la operación porque justo apenas unas horas antes había comenzado entre las bases la distribución de la ponencia" Argitzen" a todos los pueblos para su debate (en el juicio fue curiosa la insistencia del fiscal y de la Policía por desligar este hecho de la operación, así que excusatio non petita ... ). Para nosotros era fundamental que fueran las bases (y no las estructuras) las que dirimieran definitivamente cuál era la visión y la apuesta política que avalaban.

Desde la dirección se traslada a las bases la ponencia "Argitzen". Unos días más tarde, unos militantes presentan para su debate en las estructuras de dirección el informe "Mugarri". ¿Qué tipo de aportación suponía?

Era una ponencia que recogía una visión absolutamente contrapuesta a la nuestra y que seguía defendiendo la necesidad de utilizar la lucha armada para alcanzar un acuerdo de mínimos democráticos con el Estado. Además consideraba que en esa fase era compatible el empleo de la lucha armada con la acumulación de fuerzas o la extensión de las alianzas más allá de la izquierda abertzale.

¿En qué aspectos se centraban las reflexiones de los sectores más críticos hacia la tesis de la ponencia "Argitzen" que usted defendía? ¿Respaldo popular como única garantía, inexistencia de acuerdo previo con el Estado, unilateralidad ... ?

Expresaban grandes dudas sobre la eficacia de la unilateralidad porque entendían que para el desarrollo de un proceso democrático se necesitaba el concurso del Estado, para que, mediante un acuerdo previo con ETA, se comprometiera a garantizar su no injerencia en el mismo.

Por otro lado, creían imposible arrancar al Estado un marco democrático o de respeto a Euskal Herria sin el concurso, como garante o condicionante, de la lucha armada. El ejemplo de lo ocurrido en Catalunya con el Estatut era un claro ejemplo de que por vías democráticas no era posible avanzar en el terreno de las libertades y derechos nacionales. La garantía para que eso no sucediera la depositaban no solo en la lucha política, sino fundamentalmente en el papel «garante» de la lucha armada. Además, expresaban grandes reservas en torno al compromiso real y sincero de aquellos sectores que demandaban el fin de la lucha armada como condición indispensable para la suma y activación de fuerzas.
Desde mi punto de vista, más que una alternativa a nuestra propuesta, exponían sus dudas sobre la misma. Nuestra posición, por el contrario, era similar a la que Brian Currin expresó en 2008: «Yo no sé si con una estrategia democrática y pacífica alcanzarán ustedes sus objetivos, de lo que estoy seguro es que con la estrategia actual no los alcanzarán nunca».

¿El debate se trasladó también a las prisiones? ¿Con qué resultados?

 Nosotros siempre mantuvimos la necesidad de que el debate se llevara a cabo en las prisiones, pero fuimos muy escrupulosos a la hora de respetar los mecanismos existentes para ello. Así que insistimos en la necesidad de que el colectivo participara, pero respetando siempre los cauces establecidos. No planteamos un canal propio alternativo para que lo hicieran al margen de las estructuras que el propio colectivo tiene. Sí escribimos una carta explicando nuestra posición a la interlocución del colectivo y se la trasladamos utilizando los cauces oficiales.

¿Hubo desavenencias en las bases durante el debate? ¿Cuáles eran los principales puntos de acuerdo y desacuerdo?

Yo viví el debate de las bases en prisión y me consta que las desavenencias se expresaron en torno a la defensa o no de una de las visiones existentes en nuestro seno. En cualquier caso, al final se desarrolló un debate democrático que tuvo como consecuencia el apoyo masivo a la ponencia que nosotros defendíamos. Es en ese momento cuando la nueva estrategia se hace totalmente irreversible.

http://euskalherriasozialista.blogspot.com.es/2013/03/otegi-el-debate-estrategico-i.html


26 marzo 2013

Asociación Stalin de Italia

Immagine
Immagine

Respondiendo a los ataques de "maoístas" contra ODC por el asunto de Chavez

Tomado de Odio de Clase

[A cuenta de este asunto ODC hemos sido atacados e insultados sin miramientos por supuestos camaradas, llegando algunos al atrevimiento de exigirnos modificar nuestra posición y metiéndose en nuestra independencia como organización. Que engañados nos tenían algunos a los que considerabamos camaradas y esta claro que dejaron de serlo. Nosotros seguiremos nuestro camino pese a quien pese y actuaremos con total independencia. Como dijimos en anterior comunicado nos desvinculamos de esta guerra y marchamos por nuestro camino. Aquí algunos de los ataques recibidos:http://maoismolinearoja.blogspot.com.es/2013/03/pce-cr-combatir-o-defender-al-chavismo.html , http://maoismolinearoja.blogspot.com.es/2013/03/pce-muerto-chavez-un-fascista-menos.html , http://maoismolinearoja.blogspot.com.es/2013/03/pcmlmf-question-of-hugo-chavez-in-icm.html , http://voie-lactee.fr/le-passage-d-odio-de-clase-au-relativisme-et-au-centrisme , http://maoismolinearoja.blogspot.com.es/2013/03/parti-communiste-marxiste-leniniste.html . ]
 
 
SADE DE ODC
 
 
Es delirante calificar de fascista a Chávez, lo diga quien lo diga: el fascismo es la "dictadura terrorista abierta" de la burguesía, como la calificó G. Dimitrov: ¿Dónde estaba la persecución masiva contra la clase obrera en la Venezuela de Chávez? ¿Dónde están los campos de concentración y las cárceles con miles de comunistas detenidos y fusilados en la Venezuela de Chávez? ¿Dónde hay una ideología demonizadora de cualquier forma de liberalismo burgués a la que se califique de "marxista", ampliando sin límites el abanico represivo-terrorista de la propia burguesía? ¿Dónde está la censura de la literatura marxista en Venezuela? Y así cientos de preguntas concretas que deben responder, con muchas dificultades nos tememos, los que nos han apeado el tratamiento de camaradas y nos califican desde hace unas horas de "centristas".
 
Que Chávez no era comunista, que su proyecto político era burgués, desde luego, somos los primeros en decirlo y en criticarlo; que su antiimperialismo no podía ser auténtico por serlo sólo contra el polo yanki, desde luego; pero si su régimen político se califica de fascismo, entonces se vanaliza el auténtico fascismo, el nazifascismo alemán, el mussoliniano, el franquista, es decir, la "dictadura terrorista abierta": y esa vanalización por medio de una generalización que no quiere saber de matices políticos produce el efecto contrario al que supuestamente debería perseguir:
 
"Si Chávez era un fascista, ¡pues el fascismo no está tan mal!" Esta sería la conclusión de cualquier obrero no lobotomizado, a quienes los maoístas de cliché no hayan estirpado la funesta manía de matizar.
 
En lugar de criticar lo concreto los maoístas de cliché usan la palabra mágica, "fascismo", y así se evitan una crítica concreta que sirva para educar a la clase obrera. Contra las enseñanzas de Mao, el maoísmo de cliché tira de palabreja y espera que los trabajadores prescindan de su capacidad de matizar políticamente, de su propia inteligencia e instinto de clase que sabe distinguir entre Pinochet y Allende.
 
Pero no, el maoísmo de cliché nos dice que no hay diferencias: Chávez era un fascista como lo fue Pinochet.
 
Y no deja de ser curioso que este maoísmo de cliché exija a los obreros prescindir de matizaciones políticas cuando se trata de criticar las distintas formas de organización política burguesas y, sin embargo, use él mismo infinitas varas de medir para satanizar a quienes, entre sus camaradas, nos negamos a prescindir de los matices, en línea con la colosal obra de pensamiento y acción que iniciaron Marx y Engels.
 
ODC ha estado en primera fila de la lucha contra el revisionismo y el centrismo en Nepal. No vamos a movernos un ápice de donde hemos estado siempre. Pero que sepan los maoístas de cliché que tampoco vamos a embestir, como los toros, cuando nos agiten, contra las enseñanzas de Presidente Mao, la muleta del "fascismo" o cualquier otro espantajo demonizador.
 


P.Zabaleta más valiente que SORTU


Preguntado por la polémica surgida en el Parlamento vasco a raíz del uso, por parte de EH Bildu, del término presos políticos, el dirigente de Aralar ha advertido que se está ante un debate ideológico que es necesario que ganar.
"Son presos políticos todos los presos de conciencia que han luchado, no como mercenarios, sino como idealistas, aunque hayan originado daños y perjuicios", ha indicado, para añadir que, además, existen "centenares de presos que solo han sido políticos presos".
A su juicio, existen presos políticos porque existen "políticos presos" y a estos les corresponde la "dignidad del reconocimiento" y la aplicación de los "nuevos tiempos con modificación de todas las leyes restrictivas de los derechos humanos".

25 marzo 2013

Otegi: El debate estrategico (I)


Se acuerdan del 2008,¿ cuando lo que afirmaba EHS era  información falsa???jajajaja
lean, lean, lo dice con bonitas palabras Mandela Otegi.



¿En qué momento la izquierda abertzale ve necesario abordar un debate de reorientación estratégica? ¿Por qué se llega a esa conclusión? ¿Con qué fin se aborda el debate?

Para diciembre de 2008 (a los tres meses de mi salida de la cárcel) ya existía el microclima suficiente en la izquierda abertzale sobre la necesidad de abrir un debate, aunque todavía no existiera un acuerdo sobre su intensidad y su alcance. Tardamos unos meses más en concluir que el debate tenía que ser de alcance estratégico, sin tabúes y sin límites sobre el contenido y el objeto del mismo. La oficialización de ese debate (y el inicio de los primeros pasos de la nueva estrategia) se hizo pública en la rueda de prensa de marzo de 2009.

¿La izquierda abertzale asume en su conjunto la necesidad de abordar la reflexión? ¿Cuáles son las posiciones iniciales del debate?

Más que asumir, digamos que no existe oposición a la propuesta de poner en marcha el debate, pero se dan las tensiones lógicas en torno a los contenidos y la propia agenda del debate porque, mientras algunos defendíamos la necesidad de abordar una reflexión sin limitaciones (hablando claro, también sobre nuestra posición respecto a la lucha armada), otros compañeros consideraban que ese no era un tema que debía ser tratado porque competía exclusivamente a ETA. Nosotros, por el contrario, aun siendo evidente que las decisiones en torno a la lucha armada le correspondían a la organización que la practicaba, considerábamos que el debate abierto afectaba a la estrategia y, por lo tanto, nos correspondía fijar también nuestra posición respecto a la estrategia político-militar.

El debate comienza en diciembre de 2008. ¿Se circunscribió a estructuras o ámbitos concretos de la izquierda abertzale?

En lo que respecta a nosotros o a lo que jurídicamente podríamos definir como la «extinta» Batasuna (organización que nosotros no teníamos que reconstruir porque, a pesar de la represión, nunca ha dejado de funcionar a ambos lados del Pirineo o a nivel internacional), el debate se configuró de manera nacional (en toda Euskal Herria) y contando en una primera fase con la participación de aproximadamente unos 150 militantes (por herrialdes).

Además, pusimos los instrumentos de contraste y aportación necesarios, que permitieron la participación de expresos (alrededor de cien), excargos institucionales y militantes referenciales (otros 150) ... Así que podemos decir que participó mucha gente. Por los datos que yo manejo, en otras organizaciones el debate se hizo de forma muy restringida y limitada.


¿Desde el Estado hubo intentos por interferir en el debate o desvirtuarlo en busca de un bloqueo o de una escisión?

El Estado soñaba con la escisión y estaba convencido de que la iba a conseguir porque sabía (de primera mano por las informaciones que obtenía fundamentalmente en operaciones contra ETA) que nuestra posición y la de ETA eran antagónicas en términos políticos. 

Nosotros, sin embargo, tuvimos la inteligencia y la paciencia de ir convenciendo a cada vez más sectores de la necesidad del cambio de estrategia y de la necesidad de hacerla con firmeza, con claridad, con rotundidad (en cuanto a las vías pacíficas) pero de forma ordenada.
En cuanto se dieron cuenta de que habíamos convencido a suficientes sectores de la izquierda abertzale de la necesidad del cambio de estrategia y de que este hecho descartaba una posible ruptura interna y auguraba una salida ordenada, nos detuvieron.

¿Mensajes de Pérez Rubalcaba como «votos o bombas» y «romper con ETA o convencerla para que lo deje» interferían de alguna manera en el debate?

Yo mismo le respondí públicamente que, entre votos y bombas, la izquierda abertzale elegía votos. Y además los hechos han corroborado que fuimos capaces de convencer a ETA de que diera por finalizada definitivamente su campaña armada. Él no quería que sucediera ni una cosa ni la otra, por eso nos detuvo y encarceló.



Tras las elecciones autonómicas de marzo de 2009 en la CAV, y con la izquierda abertzale prohibida y una parte del electorado excluido, la posibilidad de reforma estatutaria queda aparcada al arrebatarle el PSE  con el apoyo del PP la Lehendakaritza al PNV. Previamente se había dado una entente similar en Nafarroa. ¿Los acontecimientos confirmaban o modificaban sus análisis?

 Nos confirmaban absolutamente en nuestro análisis: nuestro apoyo popular volvía a descender con el voto nulo (100.000) mientras crecía Aralar (que pasaba de uno a cuatro parlamentarios en Gasteiz) y, además, el unionismo construía sobre ese escenario de excepción un gobierno al servicio del españolismo en términos político-ideológicos y que tenía como objetivo debilitar al máximo las condiciones objetivas y subjetivas construidas a partir de Lizarra-Garazi (conciencia nacional, territorial, agotamiento del marco ... ).

Esta operación (que por un lado demostraba la falta de recorrido estratégico del marco autonomista) solo podía sostenerse y perdurar con una sola condición: que ETA siguiera manteniendo su actividad armada. Sin eso, toda esa realidad virtual se caía como un castillo de naipes, y eso es lo que ha sucedido. 


¿la dinámica para la apertura de un proceso democrático debía recaer también en otras fuerzas políticas o era responsabilidad unilateral?
 Nosotros buscamos la complicidad de otras fuerzas políticas, sociales y sindicales que, en cualquier caso, mantenían entonces unas serias reservas en cuanto a la consistencia y sinceridad de nuestra apuesta, en el sentido de que su suma al proyecto pasaba ineludiblemente por el cese definitivo de la estrategia armada de ETA. Así que entendimos que nos correspondía a nosotros demostrar con hechos que la apuesta era irreversible. 

¿Por qué y hasta dónde podía llegar la unilateralidad?

La unilateralidad es el factor clave para entender nuestra apuesta estratégica. La necesidad de abordar cambios estructurales de carácter unilateral obedecía a varias razones: la principal y más de fondo era que algunos de nosotros habíamos llegado a la conclusión de que el Estado obtenía más ventajas que inconvenientes en la situación de confrontación y bloqueo en la que estábamos instalados. Y si esa percepción era correcta, la conclusión tenía que ser clara: si hacemos depender el inicio del proceso democrático de un acuerdo previo con el Gobierno, ya este no le interesa en absoluto que se produzca, ¿por qué va a llegar a acuerdo alguno si precisamente su negativa le entrega la llave para paralizar la apuesta en marcha de un proceso como el que mencionamos?


Con nuestra decisión en defensa de la puesta en marcha del proceso en términos unilaterales, nosotros recuperamos esa llave, así que la unilateralidad llega hasta donde nosotros decidamos que llegue o, dicho de otra manera, hasta donde consideremos que refuerza nuestra posición y debilita la de los estados. Esa es la clave a la hora de analizar todas y cada una de las iniciativas unilaterales: a quién fortalece y a quién debilita.

Dicho esto, es evidente que para que el proceso avance en determinadas cuestiones técnico-políticas (presos, desarme, desmilitarización, etc.) la bilateralidad es absolutamente necesaria. Pero no nos equivoquemos en esto; frente a un Estado/PP que ha hecho de la no-solución su solución, solo alcanzaremos el escenario de bilateralidad si somos capaces de generar dos condiciones: mayores iniciativas unilaterales por nuestra parte y un desgaste sobre las posiciones del Estado que sea capaz de generarle más costes que beneficios en términos políticos.

Por último, y en lo que se refiere al propio desarrollo del proceso democrático, nosotros seguimos apostando por un acuerdo táctico sobre un marco democrático para Euskal Herria, pero con una diferencia: cuanto más se obstinen en no negociarlo y más hegemónico sea el independentismo, sus contenidos se irán elevando al alza.

Por poner un ejemplo práctico, imaginemos que una vez solucionadas las consecuencias del conflicto no existe acuerdo suficiente sobre un marco de mínimos democráticos durante -pongamos- cuatro, seis u ocho años, y el independentismo-soberanismo se hace hegemónico en la Comunidad Autónoma Vasca y en la Comunidad Foral de Navarra con un proyecto independentista claro en su programa. Entonces, quizás, las propuestas de mínimos serán insuficientes.

Así que, a pesar de lo que dice el señor Mayor Oreja, nuestra apuesta no es Kosovo, sino Irlanda ... Ahora bien, si su posición es no aceptar Irlanda, Escocia está mucho más cerca para nosotros que Kosovo.

Síndrome "Argel", presos y distancia con Esnaola y "Antxon".

El barne buletina de marzo de 1993 recoge un largo documento elaborado por la troika de Bidart, en el que se expresan abiertamente los miedos de las negociaciones:
"Debiamos ser conscientes de que si se daba de nuevo una tregua de cualquier manera (esto es, sin garantías mínimas), no nos quedarían más que dos opciones al llegar al día 30 o a1 60 de la tregua: 1) O ceder para no sufrir una ruptura como la de Argel, y como consecuencia dirigirnos con las manos atadas a otro alto el fuego y entonces -no nos engañemos- volver a ceder y, como consecuencia inevitable, provocando ambientes largos de "paz", quedar con las manos atadas para siempre y sumergimos totalmente en la estrategia de "negociación" del Pacto [de Ajuria Enea] y el Gobierno y dirigimos seguramente a la extinción.
 2) O no ceder y tener que sufrir una nueva ruptura de Argel, con las consecuencias incontrolables que eso podría traer para la cohesión y las fuerzas de la izquierda abertzale y, en consecuencia, para todo el proceso.» 

El «síndrome de la ruptura de Argel» es para ETA algo dramático, que deja sin salidas claras, algo que lleva a decir que debían «matar ese tipo de proceso» para el futuro. Tanto ha pesado este síndrome que se puede asegurar que no ha sido superado hasta la tregua de septiembre de 1998.

Durante los tres años siguientes a la ruptura de 1989, en el seno de ETA se producen discrepancias permanentes entre Eugenio Etxebeste y la dirección residente en Francia. Antxon, con el apoyo de la mayoría de los dirigentes de HB que actuaron como asesores en Argel, reprochaba a la dirección que no tuvieran confianza en el «frente negociador». En consecuencia, exigía que se creara dentro de ETA una estructura de negociación, con un cierto margen de autonomía frente a la dirección de la organización, aunque estuviera bajo su mandato. Esta postura era rechazada por la dirección de ETA, que reclamaba en exclusiva «la capacidad para anunciar un alto el fuego», competencia que no estaba dispuesta a compartir con ningún «aparato de interlocución».
                                                      

Frente al temor cerval a las treguas que se había instalado en la dirección , Antxon pedía una «política de alto el fuego más valiente y serena», sin miedo a posibles rupturas.

Las discrepancias entre Antxon, a quien secundaban sus compañeros de Santo Domingo, y la dirección  discurrieron sin apenas trascendencia pública hasta el descubrimiento en París, en la primavera de 1992, de unos documentos escritos por Etxebeste, Belén González y Aracama en los que las diferencias se expresaban con toda su crudeza.

Este ambiente de confrontación interna tras Argel no estaba limitado al grupo dominicano, sino que se había extendido a algunos sectores de HB. Los abogados Iñaki Esnaola y Christianne Fando, estrechamente vinculados en su día al fallecido Txomin Iturbe, protagonizaron en 1990 un duro enfrentamiento con la dirección de ETA que ocasionó divisiones entre los más significativos presos de esta organización.

Las reservas de un sector de la dirección  hacia estos dos abogados se habían manifestado ya en 1984, después de que Fando y Esnaola advirtieran de la conveniencia de tener en cuenta la propuesta de negociación formulada por el Gobierno francés y llamaran la atención sobre las consecuencias que podía tener no atender el llamamiento. La muerte de Txomin, amigo personal de ambos, contribuyó a acentuar el distanciamiento entre una parte de la dirección de ETA y los dos abogados. En mayo de 1990, Esnaola hizo llegar al dirigente José Javier Zabaleta, Baldo, una carta que contenía descalificaciones de la línea de ETA y criticaba de manera especial a Francisco Múgica Garmendia y Josu Arcauz Arana. Tras un intercambio epistolar de críticas, en septiembre, se formuló a Esnaola una «clara advertencia» para que se abstuviera de continuar en la línea mantenida hasta entonces, ya que se temía que estuviera promoviendo un movimiento dentro de HB para hacerse con el control de la coalición.
                                                 

Entre los militantes de ETA se distribuyó un documento titulado «Saludos, camaradas» en el que se afirmaba que había sido necesario «enmudecer alguna voz tan célebre como criticable» en referencia expresa a Esnaola, Txema Montero y otro dirigente de HB, aunque unos meses más tarde, ETA «rehabilitaba» temporalmente a Montero, ajeno a ese conflicto. Sin embargo, en 1992 fue defenestrado por HB a causa de un artículo que iba a ser publicado en el diario Deia. La postura crítica que mantenía Christianne Fando contaba con el respaldo desde la cárcel de José Luis Arrieta, Santiago Arróspide e Iñaki Pujana. Para atajar la influencia de la abogada de iparralde, ETA ordenó a sus miembros que renunciaran a sus servicios profesionales cuando fueran detenidos. José Javier Zabaleta, detenido en septiembre de 1990, fue el primero en rechazar públicamente a Fandó.

A finales de 1990, ETA creía que el conflicto con los dos abogados, a los que calificaba de «cáncer liquidacionista», estaba bajo «aparente control y superación», aunque reconocía que existían «condiciones subjetivas para reanimación de estos movimientos con los mismos o con otros abanderamientos». El control que creía tener ETA de la crisis no parece que fuera tan sólido ya que un año más tarde, en diciembre de 1991, la organización  difunde entre su militancia una circular interna en la que se volvía a atacar a Esnaola, que en agosto había abogado por un entendimiento con el PNV en cuestiones básicas, acompañado en esta ocasión de Txema Montero. Ambos eran acusados de «propiciar dinámicas escisionistas». En esta circular, además de las críticas personales, se rechazaban las posturas de quienes exigían que HB se convirtiese en la cabeza de la izquierda abertzale y se rechazaba el planteamiento de una negociación política entre los partidos vascos y una negociación «técnica» entre ETA y el Gobierno.

La circular mostraba también el rechazo de la dirección de ETA a la postura de quienes defendían un acuerdo previo con PNV y EA y una «posterior negociación de contenidos políticos entre todos los partidos vascos y el Gobierno español». Para ETA esta «pseudo negociación» con el Gobierno español «en tales condiciones de sumisión supondría un nuevo rebaje de planteamientos y contenidos». A juicio de la organización , este modelo escondía una «negociación técnica» adornada.

El momento elegido por ETA para descalificar a Esnaola coincide con el inicio en el seno de HB de un proceso de debate que debe culminar cuatro meses más tarde con la renovación de la Mesa Nacional de la coalición. Su descalificación busca dejar claro ante los militantes de HB que el abogado donostiarra no tiene la confianza de ETA. El hecho de que las posturas de Esnaola fueran respaldadas por el 15 por ciento de la base de HB otorga a este apoyo, aunque sea minoritario, un significado especial puesto que supone cuestionar frontalmente a la dirección .

Los ataques contra Esnaola, cuya actividad política había disminuido notablemente a raíz del atentado sufrido en Madrid, tenían además como fundamento el hecho de que el dirigente de HB era el abogado de varios presos que se estaban distanciando abiertamente de la organización  y se estaban acogiendo a los beneficios que les ofrecía la nueva política penitenciaria. Un cliente de Esnaola, el preso Ramón Sagárzazu, había sido el primero en salir de la cárcel con un permiso el 16 de diciembre de 1989. El ejemplo de este interno fue rápidamente seguido por otros presos de ETA que se encontraban en la prisión  de Martutene. En algunos de los primeros casos, ETA reacciona expulsando a los interesados por «indisciplina y desvinculación», pero el problema se extiende de la cárcel donostiarra a la de Nanclares, donde hay un foco crítico de presos liderado por Isidro Etxabe, Zumai, ex miembro del comando España, que también tiene como abogado a Esnaola.

La existencia de dos sectores entre los presos de ETA no era nueva. Se remontaba al menos a tres años atrás, pero la política represiva carcelaria no daba pie a que las diferencias existentes se tradujeran en algo más que en discusiones sobre si había que realizar o no huelgas de hambre o qué grado de combatividad debían tener los prisioneros. Al abrir la posibilidad de que los presos pudieran acceder a las situaciones más favorables contempladas en la legislación penitenciaria se dejó expedito el camino para que las discrepancias internas devinieran en crisis. Las Gestoras pro Amnistía advirtieron en un documento que la política de grados «si bien en un primer momento no tendría consecuencias externas, podría ser interiorizada y asumida por el preso a medio plazo, con lo que se ahondarían las diferencias entre unos presos y otros».

Más contundente se muestra Antonio López Ruiz, Kubati, miembro del comando Goierri, contra las nuevas medidas penitenciarias: «Si nosotros aceptásemos los permisos, pidiéramos el cambio de grado o el traslado, ellos nos exigirían la imposiición de un tratamiento penitenciario ( ... ). Sabéis dónde terminaría nuestro afán por los grados y los permisos, en una carrera sin frenos hacia la reinserción que propugna el enemigo.»
.

La postura oficial de ETA se plasmó en una directriz dirigida a todos los presos en abril de 1991 en la que se prohibía acogerse a los beneficios penitenciarios. La dirección  y los presos que comparten sus puntos de vista consideran que «aceptar esta política [la de los grados penitenciarios] como inevitable es aceptar que el enemigo ha ganado la batalla de la dispersión ( ... ) pues no en vano su aceptación supone equiparamos en la práctica carcelaria a los presos sociales, abandonar a su suerte a los más represaliados, promover la búsqueda del tercer grado para conseguir la libertad condicional, alentar la salida personal», según expresan en una carta de febrero de 1991 los presos del módulo 2 de Alcalá Meco.


24 marzo 2013

ETA ya ha grabado el vídeo de su primera entrega parcial de armas

La dirección de ETA ha grabado un vídeo en el que miembros de la banda aparecen clausurando varios de sus depósitos de armas y explosivos, según aseguran fuentes de la lucha antiterrorista. La cinta está preparada para ser exhibida públicamente cuando la cúpula de la organización considere que ha llegado la hora de escenificar una entrega parcial de sus arsenales, un paso que según las fuentes consultadas puede producirse en cualquier momento. La información de que ETA habría escogido el sellado de sus escondites para desprenderse de parte de los arsenales que ha ido almacenando durante sus 50 años de historia saltó hace varias semanas. De hecho, la consejera de Seguridad del Gobierno vasco, Estefanía Beltrán de Heredia, anunció hace un mes su convencimiento de que ETA estaba a punto de iniciar su desarme. El secretario general del PP del País Vasco, Iñaki Oyarzábal, también expresó la misma opinión. Pero hasta ahora se desconocía la existencia de estas imágenes. Según los expertos consultados, el objetivo de la difusión de este vídeo sería aumentar la presión sobre el Gobierno de Mariano Rajoy para forzarle a dar pasos concretos en el proceso de negociación que se abrió tras el alto el fuego definitivo decretado por la organización terrorista el 20 de octubre de 2011.

 Tanto la banda como sus marcas políticas y sociales llevan meses denunciando públicamente la nula voluntad que, a su juicio, está demostrando Moncloa por sentarse a la mesa a negociar.
 Intervención de los verificadores
 En las imágenes captadas por ETA se vería a miembros de la organización precintando escondites con armamento y explosivos. ETA pretende que, tras la difusión de la cinta, sean los miembros de la Comisión Internacional de Verificación (CIV) que han estado acompañando la hoja de ruta diseñada por la organización terrorista y la izquierda abertzale los encargados de certificar que la entrega de armas se ha producido realmente. Los expertos de la lucha antiterrorista no descartan que las imágenes se acompañen también de la lectura de un comunicado sobre la situación del proceso, ni tampoco que ETA recurra en el futuro a otras fórmulas para eliminar sus arsenales, como la entrega de armas en puntos acordados o la voladura controlada de sus escondites.
 Aunque las capacidades militares de la organización  han decaído por la acción de las Fuerzas de Seguridad del Estado y la crucial colaboración policial con Francia, se cree que ETA aún guarda en suelo galo decenas de pistolas bien conservadas y material para la elaboración de bombas listo también para ser usado. Algunos de estos almacenes han sido movidos de sitio recientemente por orden de la cúpula del grupo, para frenar el riesgo de escisiones que está experimentando ETA por las fuertes tensiones que ha generado en su seno la decisión de poner fin a la violencia. Un procedimiento copiado del conflicto de Irlanda El sellado de zulos está directamente inspirado en el proceso de desarme que realizó el IRA (Ejército Republicano Irlandés) durante los primeros años de la pasada década, tras la firma del Acuerdo de Viernes Santo con Downing Street que abrió el camino para el fin del conflicto de Irlanda del Norte.
 En enero de 2000, como primer gesto material en las negociaciones, el IRA ofreció a los verificadores internacionales para el desarme la posibilidad de comprobar personalmente la voladura de algunos de sus arsenales y la entrega de otros. La primera entrega de armas se materializó finalmente en 2001 y el proceso se prolongó hasta el año 2005, fecha en la que el IRA dio oficialmente por concluida la eliminación de todos sus arsenales. En este caso, los encargados de verificar la entrega de ETA serían los miembros de la CIV, integrada en estos momentos por Ram Manikkalingam, profesor universitario y director del Grupo de Asesores para el Diálogo (DAG) de Amsterdam; Ronnie Kasrils, colaborador de Nelson Mandela durante el diálogo para el fin del Apartheid; Chris Maccabe, participante en las negociaciones que condujeron a la firma del Acuerdo de Viernes Santo en Irlanda; Aracelly Santana, exrepresentante adjunta del secretario general de Naciones Unidas; y Satish Nambiar, exmiembro del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de la India. No obstante, el Ministerio del Interior ya ha anunciado que, de producirse este paso, sólo confiará en la información proporcionada por las Fuerzas de Seguridad del Estado sobre la situación de los arsenales de ETA. Hasta que el desarme no sea oficial, Interior no ofrecerá ninguna valoración. Hasta ahora, ni Moncloa ni el Partido Popular han dado por buenos los dictámenes de la CIV ni han querido participar en los foros que ha promovido este grupo.

Keiser Report en español. "El vómito del FMI derriba a los chipriotas"

23 marzo 2013

EL TREN DE LENIN *en castellano*

El súbdito (Cine RDA)


El súbdito
Der Untertan
Wolfgang Staudte (República Democrática Alemana, 1951) 105'


IMDb 7.3/10 
(wikipedia)


Sinopsis: Diederich Heßling le teme a todo y a todos. Pero al crecer, se da cuenta que el servir a los poderes establecidos lo enviste de la autoridad de estos. De ahí en adelante el lema de su vida será: alabar a los de arriba y amenazar a los de abajo. Una gran adaptación de la novela de Heinrich Mann.

Producción: DEFA.
Guión: Fritz Staudte, Wolfgang Staudte.
Reparto: Werner Peters, Paul Esser, Carola Braunbock, Emmy Burg, Friedrich Maurer, Sabine Thalbach.

______


:arrow: Opción 1 de descarga

 Der Untertan (Wolfgang Staudte, 1951) [DEFA].avi  [700.24 Mb] 
:sub: No hay subtítulos disponibles


:arrow: Opción 2 de descarga

 Der Untertan (Wolfgang Staudte, 1951) [DEFA].DVD-Rip.Xvid.AC3-2ch.avi  [1.46 Gb] 
:sub: No hay subtítulos disponibles

22 marzo 2013

LIUBERTSY: JUVENTUD, PERESTROIKA Y DEPORTE EN LA UNIÓN SOVIÉTICA (ultima)


Las diversas etapas evolutivas del estilo ‘liubero’, que comprenden su eclosión inicial (1975- 1984) y su expansión y posterior declive (1985- 1990), nos permiten recorrer una historia paralela a la que supuso el fin de la Unión Soviética. La coyuntura social incidió en la transformación del estilo y lo abocó a desaparecer. En su desarrollo destacó un episodio poco conocido, como fue la participación de diversos ‘liubero’ en la guerra de Afganistán.
soldados soviéticos entrando en territorio afgano (1979)

MOVILIZACIÓN, GLORIA Y OLVIDO: AFGANISTÁN COMO EPÍLOGO
El golpe militar perpetrado por un grupo de oficiales en 1978 estableció un régimen comunista en Afganistán. Las reformas sociales introducidas por el gobierno presidido por el primer ministro Nur Mohammad Taraki, como la laicidad del estado, la reforma agraria, la expropiación de los bienes de la familia real, la igualdad de derechos de las mujeres o el establecimiento de un salario mínimo toparon con la resistencia de una población anclada en la tradición y la fe islámica. Estos sectores conservadores concretaron un frente antigubernamental opositor que contó con una guerrilla propia, los llamados “mujaidines” (término persa que designa a los “guerreros islámicos”). Las luchas fratricidas por el poder entre las diversas facciones del Partido Democrático Popular de Afganistán (PDPA), representadas por los radicales del ‘Jalq’ y los moderados ‘Parcham’, y su inoperancia para hacer frente a los “mujaidines” precipitaron la intervención de la URSS en 1979.

El conflicto movilizó a más de 100.000 soldados soviéticos. Como apunta el historiador Xavier Casals en su tesis doctoral, entre los militares enviados a Afganistán destacaron 250 jóvenes originarios de Liubertsy. El contingente ‘liuberi’ no tuvo ninguna baja en combate y 25 de sus integrantes fueron condecorados por su valor. Otras fuentes cifran las bajas de jóvenes ‘liuberi’ en Afganistán en un 2,4 % del total de combatientes.
‘mujaidines’ afganos exhibiendo sus fúsiles kalashnikov de fabricación soviética

La desmoralización del ejército soviético provocada por la imposibilidad de derrotar a la guerrilla ‘mujaidin’, armada por Estados Unidos, unida al proceso de reestructuración del régimen soviético iniciado por Mijaíl Gorbachov motivó que a inicios de 1989 las tropas soviéticas se retiraran definitivamente de Afganistán. En su retorno los ‘liuberi’ se toparon con una sociedad inmersa en un proceso de profunda transformación a raíz del desmoronamiento de la economía y de la desmembración territorial que comportó la disolución de la URSS en 1991 y la creación de la Comunidad de Estados Independientes (CEI). Las consecuencias del conflicto bélico no acabaron con la retirada de las tropas de Afganistán.

‘DETOCHINES’: LOS JUSTICIEROS INADAPTADOS
La mayoría de los veteranos de guerra encontraron grandes dificultades para readaptarse a la sociedad. Víctimas del desencanto tras la derrota, muchos de ellos acusaron el llamado “trauma afgano”, un trastorno similar al que padecieron los soldados norteamericanos tras la guerra de Vietnam. Agrupados en bandas, actuaron a modo de “justicieros” intentando imponer el orden “donde no llegaba la policía”. El fenómeno de los “justicieros privados” se extendió por todo el país, en localidades como Dniepropetrovsk, Paskov, Novosibirsk o Moscú. “Queremos ser útiles a nuestro país, pero ¿qué tenemos que hacer para que nos comprendan? Odiamos al imperialismo y estamos dispuestos a defender nuestra patria hasta la última gota de nuestra sangre” manifestaba un ex combatiente de la guerra afgano- soviética.
 Estos veteranos crearon grupos de acción que se reunían en clubes clandestinos donde perfeccionaban su experiencia deportivo- militar practicando artes marciales (como karate, sambo o judo) y defensa personal.  La prensa oficial les denominó “detochines”, en referencia al protagonista del film ‘Beregis avtomobilya’ (Atención: paso de automóviles) dirigido en 1966 por Eldar Ryasanov, Detochin, un empleado de seguros que se dedica a robar los coches de aquellas personas que se enriquecían mediante métodos fraudulentos.
blindados soviéticos retirándose de suelo afgano (1989)

DE ESTILO A MODO DE VIDA: ‘LIUBERO’ Y MAFIA RUSA
Estas bandas de justicieros actuaron bajo nombres como “Ley y orden” o “Iks”. Inicialmente se crearon para auxiliar a las familías de los militares caídos en Afganistán, pero posteriormente asumieron otro tipo de tareas. En su cruzada por “restablecer el orden” ejercieron como fuerzas parapoliciales en barrios marginales propinando palizas a estafadores, funcionarios corruptos, drogadictos, narcotraficantes o estraperlistas.
Los integrantes de estos grupos, entre los que se encontraban diversos ‘liubero’, pronto fueron reclutados por las primeras organizaciones criminales gestadas en el país tras el derrumbamiento del régimen soviético. Sus capacidades intimidatorias fueron muy apreciadas por pandilleros y mafiosos que les encuadraron en bandas como la ‘Orekhovskaya gang’ moscovita liderada por Sergei Timofeyev. Así, los ‘liubero’ pasaron de agredir a “no formales” y matar “mujaidines” a amedrentar y extorsionar a empresarios. Los riesgos del mundo del hampa si que hicieron mella en los ‘liubero’. Las bajas por participar en actividades criminales, como chantajes, tiroteos y secuestros, superaron con creces las sufridas en la guerra afgano- soviética.

Negamos cualquier solidaridad con el movimiento nacionalista kurdo


El líder kurdo Öcalan pide a la guerrilla del PKK que deponga las armas y negocie con Turquía


La multitud concentrada ayer en Diyarbakir. // Reuters
La multitud concentrada ayer en Diyarbakir. // Reuters
La celebración de la tradicional fiesta del Newroz, el equinoccio de primavera, marcó ayer un día histórico para los kurdos de Turquía, al escuchar el mensaje de paz del líder guerrillero Abdullah Öcalan, que pretende poner fin a 29 años de conflicto armado.
La carta, enviada el miércoles desde la cárcel de Imrali, una isla cerca de Estambul, donde el líder guerrillero cumple cadena perpetua desde 1999, proclama el fin de la lucha armada y asegura que a partir de ahora la lucha por los derechos de los kurdos será únicamente política, en el marco de una Turquía democrática."Dejad las armas y marchaos fuera de Turquía", pide Öcalan a sus seguidores, que desde 1984 se enfrentan a las fuerzas armadas turcas en un conflicto que ha dejado 45.000 muertos.
Al menos un millón de personas, quizás más, se congregaron en una explanada en las afueras de Diyarbakir, la mayor ciudad del sureste de Turquía, a la que los kurdos consideran su capital, para oír en directo el mensaje de paz.
Esta es la primera vez desde que Öcalan fuera capturado en 1999 que un mensaje suyo llega de forma directa a millones de kurdos, que siguen sus consignas de forma incondicional. En su mensaje, analiza la convivencia de kurdos y turcos en los primeros años de la república y su enfrentamiento después, que achaca a los intereses de "potencias extranjeras".
Pero esta fase se ha superado, la idea de los estados nación basados en una única etnia se ha descartado y el futuro será la convivencia en un Estado democrático que será de todos, señaló. "Hoy (por ayer) es el inicio de un nuevo tiempo. Un tiempo en el que comienzan los derechos democráticos, la libertad y la igualdad. Las armas deben callar", subrayó Öcalan. "El derramamiento de sangre turca y kurda se detendrá. No serán las armas las que hablen, sino la política", recalca el líder, que en diciembre pasado mantuvo los primeros contactos con los servicios secretos turcos sobre un posible desarme guerrillero.