Buscar este blog

15 marzo 2013

La purga de HASI (II)


Una vez recuperado el control de HASI por los más afines a la dirección de ETA (Ternera y Mikel Antza), durante los meses siguientes se llevará a cabo una purga iniciada con la expulsión de Txomin Ziluaga y otros miembros de la anterior dirección, a la que seguiría el abandono de un centenar de militantes alineados con el sector derrotado. Los mejores cuadros politicos que habían construido Herri Batasuna y elevado el MLNV a referente revolucionario con miles de votos y militantes, son apartados, perseguidos y estigmatizados de manera brutal.
 Un congreso extraordinario celebrado en diciembre de 1988 puso fin a la crisis, aunque el resultado fue un partido debilitado que será incapaz de recuperar el papel que había tenido en los años anteriores.

Apenas solucionados los conflictos de los años 1987 y 1988, KAS y los grupos que la componían, especialmente HASI y Jarrai, tienen que enfrentarse a una reconversión ideológica que los distanciase del marxismo tras el desmoronamiento del bloque soviético y el viraje nacional-culturalista. «Esa vocación marxista leninista nos la atribuyen. No es asumida.» Con estas palabras los dirigentes de KAS Gorka Martínez y Joselu Cereceda trataban de desmarcarse en febrero de 1992 de una ideología que aparecía devaluada por la historia más reciente y apartada a golpes de expulsiones.

Viendo lo declarado por Cereceda y Martínez parecería que ellos nunca hubieran sido líderes de HASI, en cuyos estatutos (artículo 4) se afirmaba solemnemente: «HASI asume el marxismo como la base teórico científica de la práctica revolucionaria», los mismos estatutos que en su artículo 14 establecían que «HASI se estructura internamente en base a los principios del Centralismo Democrático», entendido éste como «la concepción científica de la Organización».

Una definición muy parecida a la anterior daban las juventudes de KAS de sí mismas: «Jarrai se orienta y basa su acción en los principios del marxismo y del internacionalismo proletario.» Además, naturalmente, el modelo organizativo venía definido por el «centralismo democrático». Sin embargo, al igual que HASI, Jarrai inició también un confuso alejamiento de estos principios. «Jarrai -afirma un documento debatido en el congreso de 1991-, como el resto del MLNV, basa sus planteamientos y actuaciones políticas en la tradición marxista. Sin embargo, no podemos afirmar que Jarrai sea una organización marxista, tampoco que no lo sea. Jarrai no tiene que ser esclavo de ninguna fidelidad ciega.»

La crisis de identidad es bastante elocuente en este texto o en otro en el que se afirma que «las interpretaciones o lecturas estáticas del marxismo resultan incorrectas y es del todo imposible (y además contradictorio con la propia filosofía del marxismo) definir qué es marxismo y qué es una organización marxista». Las juventudes de KAS entendían que una correcta aplicación del marxismo impedía saber si se es marxista o no, lo que, llevada la lógica hasta el final, pondría en evidencia que cuando se calificaban como marxistas no lo eran puesto que a la luz de esta filosofía, escuela de interpretación ]arrai, resulta imposible hacer tal definición.

Apenas tres años y medio antes, cuando ya la perestroika marcaba la línea de la URSS y los regímenes del Este desaparecían, HASI aprobaba en Zestoa sus estatutos, que incluían el artículo 4 citado anteriormente, aferrándose al marxismo. En abril de 1989, la Koordinadora Abertzale Socialista manifestaba que la perestroika buscaba «la construcción del socialismo desde otras bases», aunque advertía que esta política hacía posible una «ofensiva ideológico imperialista» y favorecía a la socialdemocracia en Europa. «Intentan presentar perestroika y marxismo leninismo como conceptos contrapuestos, la primera liquidadora del segundo -indicaba un documento de KAS-, cuando el marxismo leninismo es un método científico de análisis de la realidad y no una forma de estructuración económica o política.»

Ocho meses más tarde, en diciembre de 1989, KAS difundía entre su militancia un análisis del significado de la perestroika soviética, con la que, a juicio de los analistas de KAS, se buscaba «la democratización en profundidad de las estructuras sociales, políticas y nacionales de cara a hacer realidad los principios del socialismo». El documento hacía una dura crítica al sistema capitalista para defender un socialismo que incluía la propiedad colectiva «de los grandes medios de producción».

Las repercusiones de la crisis del «socialismo real» en el entorno político de ETA se manifestaron en el IV congreso celebrado por HASI en enero de 1991. 

Txomin Habla de su expulsión
Txomin Ziluaga(HASI) habla de su expulsión (1988), 2ª parte
Txomin Ziluaga(HASI) habla de su expulsión (1988). 3ª parte
II Congreso de HASI

10 comentarios:

Anónimo dijo...

En primer lugar decir que estos textos son bastante interesantes y que como se ha visto en la anterior entrada animan el debate y aumentan la formación, así que zorionak.

En todo caso siendo justos, hay que resaltar dos elementos objetivos e indiscutibles. El primero, que el conjunto del MLNV nunca fue marxista por entero, sí que tuvo mucho peso el marxismo y es el sustrato por donde discurre la IA. Pero desde siempre ha habido libertarios y socialdemocratas. En segundo lugar, se debe reconocer que jarrai se hizo fuerte en la década de los 90, y fue en esa misma década cuando con abundancía se iluminaban la noches de EH a base de ponchazos. Jarrai lejos de socialdemocratizarse e institucionalizarse, creció y se radicalizó.

En mi opinión el abandono de la ortodoxia marxista despues de desmoronamiento del bloque del este no fue para mal, creo que fue una jugada acertada, por lo menos jarrai así lo acredita.

Anónimo dijo...

Pobrecillos ¿Queréis ser el referente marxista-leninista del proletariado vasco? Pues ánimo y adelante que como sabréis el papel de vanguardia ante las masas se gana en la lucha diaria y no con grandilocuentes proclamas revolucionarias en un blog.

Pero para eso no necesitáis revisar una y otra vez la crisis en torno a HASI y deformarla a vuestro gusto. Eso ya lo ha hecho, con bastante acierto, la dirección de Otegi; también reivindican a HASI y Txomin Zuloaga como su antecesor en el camino que han forzado dentro de la IA. Ellos lo hacen desde la socialdemocracia y vosotros desde vuestro m-l de manual. En el fondo no os diferenciáis tanto.

Txomin dijo...

Al metemierda de las 5.15
-EHS no quiere ser referente de nada, es un blog donde se opina,nada más nada menos,ya lo han dicho mil veces
-Comparar HASI con Batasuna o Sortu de otegi es ser ignorante o mentiroso, quizas en tu caso las dos cosas.
HASI es en terminos marxistas clasicos el partido de vanguardia clandestino que forma parte de una unidad popular amplia (HB).

Otegi y la ETA de los noventa son lo contrario, disuelven todos los organismos de la unidad popular, reduciendola esta ultima a partido electoral clasico, sin organismos ni partidos que la enriquezcan sino preguntales a ANV,EHK y otros que creían en la unidad popular hasta que los han botado por la puerta de atras.

Anónimo dijo...

EH Gorria

IEP:

como se suele decir ante una cuestion o problema, las respuestas se pueden agrupar en dos grupos. Un grupo tiene una respuesta cientifica y el otro una respuesta no-cientifica.

Esta claro que dentro del MLNV desde finales de los 70 hasta finales de los 80, hubo una pugna dentro del MLNV, a grandes lineas entre una faccion dirigida por m-l y otra por culturalistas y que la caida de la URSS ayudo a que el sector culturalista ganara posiciones.


extraido de "El marxismo y la cuestion nacional vasca":

La liquidación de este partido, a finales de 1987, nos parece un episodio funesto para la lucha nacional y social de Euskal Herria, cuyos autores y responsables (no los simples ejecutantes) aún le deben a nuestro Pueblo una explicación honesta y transparente. Nuestra hipótesis es que se produjo una alianza de las fuerzas pequeñoburguesas no dispuestas a aceptar la hegemonía comunista conseguida a pulso por el trabajo esforzado de los militantes de HASI y otros revolucionarios del MLNV. Si nos equivocamos rectificaremos muy a gusto ante la explicación razonada que demandamos.

La liquidación de HASI coincide con el desmoronamiento del campo socialista nucleado en torno a la URSS y esto permite aflorar a la corriente pequeñoburguesa socialdemócrata y anticomunista que se ha mantenido agazapada y a la espera de su momento en el MLNV. Un caso escandaloso, y que aún ejerce cierta influencia es el de Txillardegi.

Cuando en agosto de 1991 la Mesa Nacional de HB se niega a condenar el intento de restablecer el orden soviético por una parte de la burocracia que quiere evitar la contrarrevolución que ha llevado a la ex URSS al caos absoluto, a la guerra civil y al pillaje por una banda de criminales sin escrúpulos capitaneados por Eltsin, Txillardegi publica en Enbata “Fallait-il condamner le putsch?” (Txillardegi, Enbata, nº 1190, 29 août 1991, Baiona), un texto atacando al órgano al que pertenece y elogiando al criminal Boris Eltsin:

“Si existe alguien que ha mostrado sensibilidad efectiva frente a los problemas nacionales ese es Eltsin. En lo relativo al putch, es él quien ha hecho rapidamente frente a los conspiradores... Eltsin es un antiguo dirigente de alto nivel del PCUS: y conoce mejor que los izquierdistas occidentales de salón lo que el sistema comunista ha dado”.

Frente a la mesa de HB, que propone la vuelta a los ideales de 1917, “aplastados por Gorbachev y Eltsin” este demagogo dice que “es falso... Condenémos el putch sin reservas” y demanda una izquierda “humanista, no-burocrática, no-estalinista, pluralista”.

Bajo la bandera del antistalinismo apoya a Eltsin en agosto de 1991, que se dispone a lanzarse sobre el estado soviético para hundirlo y saquearlo, arruinar a la población, cañonear el parlamento ruso, destruir Chechenia y hacer renacer el viejo zarismo. El anticomunista Txillardegi es cómplice político del bandido Eltsin.

Este discurso envenena a un sector de la izquierda abertzale que abandona toda referencia al socialismo y al marxismo y se aferra a una concepción maximalista de la independencia, desprovista del contenido revolucionario que ETA le imprime desde finales de los 60.

En consonancia con estos tiempos de contrarrevolución, JARRAI abandona a comienzos de los 90 el marxismo en los programas de formación de los militantes y Egin adopta una línea cada vez mas anticomunista. El internacionalismo solidario en las relaciones exteriores es sustituido por el apoyo a procesos contrarrevolucionarios que desintegran estados socialistas federales y favorecen la neocolonización occidental. El pragmatismo neosocialdemócrata no conduce a la lucha nacional y social de Euskadi a ninguna parte y confunde a la militancia. Nos corta de nuestros aliados naturales que son los auténticos movimientos de liberación nacional, los sectores democráticos y revolucionarios y los regímenes progresistas.

Anónimo dijo...

"también reivindican a HASI y Txomin Zuloaga como su antecesor en el camino que han forzado dentro de la IA."

Txabi, Argala, Idigoras eta beste hainbat iraultzaileren izenak erabiltzen eta zikintzen dituzte ere, horrek esan nahi ote du likidazionistak zirela ?

Anónimo dijo...

La lectura de la perestroika como una rectificación del socialismo real en términos ML fue un engaño en el que muchos caímos en ese entonces (años 85-89). De hecho la prensa soviética de ese entonces mostraba a Yeltsin como abanderado del leninismo, más incluso que el mismo Gorbachov. Pocos tuvieron ojo avisor ante lo que se venía

Anónimo dijo...

Me resulta graciosa la desesperación de EHS por buscar idolos históricos en que buscar su legitimación. Antes Jokin Gorostidi, ahora Txomin... Todos ellos ya muertos, para que no puedan decirles que no, que ellos no tenían nada que ver con el papel que ahora pretende jugar EHS.
Dos pequeños comentarios ilustrativos. Primero. Este Txomin a quien ahora reivindican, fue apartado de la dirección de HASI, entre otras cosas (pero, como se recoje en vuestros post, elemento decisivo), las críticas de Txomin en un momento determinado a la lucha armada de ETA. Contradictorio para quienes critican la decisión actual de ETA.
Segundo. Curioso que parezcan olvidar la actitud de Txomin que, incluso recien expulsado de HASI, se seguía reconociendo y reivindicando en el MLNV. También contradictorio para quienes (EHS) se situan fuera.

Anonimo 5:15 dijo...

Al soplagaitas de Txomin

-¿Qué EHS no quiere ser referente de nada? Qué chiste más malo.

-La dirección de Otegi y EHS reivindican cada cual desde sus intereses la figura de HASI. Los de Otegi lo presentan como predecesor del camino liquidacionista que han iniciado y vosotros como partido m-l. A la actual dirección de la IA se le olvidan los planteamientos m-l y hegemonistas de HASI y a vosotros se os olvida que intentaba liquidar la lucha armada e iniciar el camino de la asimilación.

-Decir que HASI era un partido clandestino, o con vocación de serlo, es no tener ni puta idea o ser un mentiroso. En tu caso me quedo con la primera opción. Si hubieran conseguido sus objetivos habríamos visto una repetición de lo que está pasando hoy en día, eso sí, con una fraseología “proletaria” al estilo del PCE del inicio de la reforma franquista.

-Tal vez tengas razón en que compararos con la actual dirección de Otegi y con HASI esté algo alejado de la realidad. Vosotros, EHS, me recordáis más a las escisiones de ETA que dieron lugar a grupúsculos como EMK, LKI y similares. Compartís la verborrea hiper-revolucionaria, la necesidad de liquidar la lucha armada, el que la IA la defináis como pequeño burguesa y la insistencia en que la revolución se debe hacer junto al proletariado…. Español. Vamos, españolismo más o menos disfrazado de m-l. Y que acabará en el mismo lugar que criticáis a Otegi y su sanedrín.

españolazo ex militante de HB dijo...

- viendo la actual bajada de pantalones no me extraña que muchos sectores, independentistas y sobre todo COMUNISTAS, no tengan más opción que vincularse al comunismo vecino (si es comunista seran,receptivos a la autodeterminación) que militar a las ordenes del nacionalismo pequeño burgues, cada dia más chovinista y ustacha (España es nuestra ruina)con los debiles y sumiso y docíl con el PSOE y PP.
y que conste que no defiendo a ETA frente a OTEGI, me parecen los chicos de Mikel Antza coherentes nacionalistas y por ello mucho más reaccionarios y chovinistas que los otegis.

Anónimo dijo...

no publicais verdaderos analisis .