Buscar este blog

01 septiembre 2014

Los empresarios impulsan la independencia en Catalunya

La independencia no es un programa político en si mismo
¿Cataluña oprimida? Más rica y menos social
El gobierno de la Generalitat cifró en algo más de 16.000 millones de € el dinero que sale de las arcas catalanas para el estado español. ¿Reflejo de la opresión colonial?
La realidad probablemente esté mucho más cerca de la mitad: unos 8.200 millones.[iii] En el fondo el argumento que se esconde en la exigencia de la Generalitat, es que las zonas más ricas no deben sufragar el desarrollo de las menos desarrolladas. Porque si bien es cierto que una parte de estas transferencias tienen que ver con el mantenimiento de la policía, el ejército en sus misiones exteriores, el sistema judicial… o el dinero que el estado invierte en los bancos, no es menos cierto que la seguridad social, el mantenimiento de las conquistas de la protección social, también se basan en una parte de transferencias de los más ricos. Algo que intentan desmontar a ritmo acelerado, en Madrid y en Barcelona.
Con la misma intención, pero en sentido inverso, los gobiernos del PSOE y del PP facilitaron las transferencias sanitarias y educativas a cada comunidad. Hoy, las comunidades con más déficit, son las que más recortan en personal sanitario o quienes más interinos despiden. Deshacer por abajo el sistema de cobertura social. Una idea que, bien sea recortando los presupuestos centrales y transfiriendo la carga a las comunidades, bien sea evitando que las regiones más ricas contribuyan más, une a todas las grandes fortunas.
¿Estaremos en el caso catalán, ante una nación oprimida, pobre, frente a una España imperialista que extrae las rentas de su colonia? La renta media por persona en Cataluña es de 10.000 €, en el estado español de  9.446 €.[iv] Los ricos catalanes (directores, gerentes…) ganan 6 veces más: 59.138 € anuales, y ganan 9.000 € más que sus correligionarios en Madrid, Albacete o Canarias. Entre las mayores 35 empresas que cotizan en el IBEX, 5 tienen tienen su sede en Cataluña: Grifols, Abertis, Gas Natural, Sabadell y Caixabank.[v]  La burguesía catalana no tiene una situación de dependencia respecto a la “de la metrópoli”. Los trabajadores catalanes no tienen peor posición que los del resto de la península. Desde el punto de vista económico parece que la única opresión existente es la que los inversores y grandes empresarios calanes y madrileños realizan sobre sus empleados diariamente.   
Cataluña es una región rica: su PIB per cápita es el 110% de la media del de la UE-15. Y un 114%, si asignamos a España en global la cifra de 100. Andalucía estaría en el 77% del PIB nacional.[vi] ¿Y qué se hace el reparto de la riqueza en Cataluña? Vicente Navarro da cifras elocuentes: “el gasto público social por habitante, que cubre las transferencias y servicios públicos del Estado como sanidad, educación, servicios de ayuda a las personas con dependencia, guarderías, vivienda social y otros, es el más bajo de la Unión Europea del 15, junto con España, y es sólo el 74% del promedio de la Unión Europea de los 15.”
En una de las regiones más ricas de Europa el salario mínimo es uno de los más bajos de la UE-15. En realidad Cataluña gasta un 12% menos de su PIB menos que la media europea en políticas sociales. Es 3 veces más que la cacareada transferencia de Cataluña a Madrid.[vii]La verdadera transferencia, no es la que Madrid expolia a Barcelona, es la que los ricos, en ambas capitales, expolian a sus trabajadores y a las políticas sociales. [viii]
¿Pero esto no está cambiando con el gobierno de ERC, que hace “girar a la izquierda a CIU”? ¿No se quejaban los banqueros catalanes de los impuestos que están aprobando en los presupuestos para 2014? En realidad el aumento del tramo de IRPF a las rentas más altas no es capaz de igualar la amplitud de los recortes. Los ricos en Cataluña siguen teniendo una baja carga impositiva.[ix] Y en 2014 el nivel de gasto social por habitante se situará en niveles de 2004, si tenemos en cuenta el aumento de los precios de la vida.[x]En realidad, la izquierda nacionalista supedita la lucha por solucionar las necesitares sociales, inaplazables, de los parados, pensionistas, enfermos… a la independencia. Nuevamente una parte de la izquierda “aplaza” la lucha social “para más adelante”. Cuando nunca antes, como desde 2008, fue tan necesaria.
La gran patronal: mejorar el negocio al exterior
Aunque muchos trabajadores catalanes puedan encontrar en la independencia, o en la opresión nacional, una respuesta a las difíciles situaciones que viven, el nacionalismo tiene su origen en otros centros. No en vano el gobierno de Artur Más, intenta ganarse a la patronal a su campo.
De las 3 patronales catalanas, las de la pequeña y mediana empresa CECOT y PIME apoyan el proyecto de creación de estado propio. Aquella patronal que vende sobre todo al interior, aspira a hacerse con mayor cuota de mercado. La grande, organizada en parte en Fomento, con gran volumen de beneficios proveniente de inversiones fuera de Cataluña, duda: "En Fomento, no hay ninguna oposición a la consulta; los suizos hacen consultas tres veces al año y nadie dice que no sean demócratas; pero lo que tenemos que conocer es el contenido y la dirección de la consulta".[xi]
En diciembre de 2012, Artur Más exponía su proyecto político para ganarse el apoyo de la gran patronal. Una Cataluña independiente: “Cuando miro el Estado propio, veo un país con menos presión fiscal y más eficacia en la lucha contra el fraude”, el Estado propio Cataluña podría “crear una estructura jurídica mucho más ágil y moderna, sin tantas rémoras del pasado”.[xii] Es decir: menos impuestos a las grandes fortunas y empresas, menos estado. Más liberalismo. La misma receta que nos ha metido en la crisis.
Y es que la clase empresarial catalana, bascula en sus intenciones. Salvador Alemany, el presidente de Abertis, muestra la tendencia de la gran patronal: hacer negocios en un clima tranquilo: “Los empresarios prefieren operar en un contexto de certeza”, “el consenso siempre es mejor que el conflicto”. Y es que Abertis es una de las mayores compañías europeas de carreteras y aeropuertos: una potencial salida de la UE no está en su interés.
Es la misma incertidumbre que muestran los grandes inversores extranjeros, como los que quienes promover un macro complejo de juegos por una cifra de 4.8 billones de € (Barcelona World), que buscaron asegurarse que cualquier proyecto catalán quedase dentro del proyecto de la UE. [xiii]
Las pequeñas y medianas empresas: aumentar su mercado al interior
Otra parte de los ejecutivos catalanes optan abiertamente por la independencia. La agrupación FemCAT, que agrupa a 100 grandes empresarios, acordaba en 2004, en su manifiesto fundador que era hora de que Cataluña “tomase su sitio en el mundo y en la escala europea”.[xiv]
Antoni Abad i Pous, presidente de CECOT, una asociación que representa a 8.000 empresarios calanes, afirmaba que “el 97% de nuestros miembros piensan que nuestra actual relación con España necesita cambiar, aunque eso no significa necesariamente independencia.” En 2012, una encuesta entre sus afiliados mostró que un 53% optaba por la creación de un estado propio.
El presidente de Pimec, Josep González, formada fundamentalmente por pequeñas y medianas empresas, apoya el proyecto de creación de estado: “Nosotros llegamos a un punto en qué vimos que la única solución es que los recursos que generamos se queden aquí. El expolio fiscal es el motivo para llegar hasta aquí. La causa principal del cierre de empresas en Catalunya es la falta de financiación.”[xv]
Notas:

4 comentarios:

Anónimo dijo...

el movimiento nacional en EH no tiene nada que ver con el de Cataluyna, donde es puramente burgues

Anónimo dijo...

Pues resulta curioso que los amigos de Sortu, sean ERC que han desplazado a las CUT en la politica de alianzas del nacionalismo vasco.
Me parece un dilema para articulos que dan la independencia por buena sin cuestionarse la historia, los roles de las diferentes clases, etc, en estos dias lei uno muy en esa linea.

Anónimo dijo...

en EH tambien es un movimiento pequeño burgues, no existe un partido comunista. ya vale de pensar que por ir de indepes somos progresistas, pensar solo en la nación es reaccionario, hay que pensar en la clase trabajadora, en los vascos y en los que no se sienten vascos y en los que se siente solo navarros...menos nacional chovinismo

Anónimo dijo...

Ponte a estudiar subnormsl