Buscar este blog

30 septiembre 2014

Tamer Sarkis. Una Base imperialista en el casco viejo barcelonino

Hace poco me contaba una amiga cómo está el panorama en el barrio barcelonino del Raval: las bandas mafiosas de apoyo a la “revolución siria” se dedican a pegar sus cartelitos de convocatoria sobre las vidrieras de las tiendas regentadas por chiíes (indostánicos y paquistaníes en su mayoría). También suelen entrar sin permiso a esos comercios, pasando el plato “solidario”. Sus corpulentos matones les flanquean. Monos con barba, como cierto Ministro iraquí, en tiempos de Saddam, llamó al portavoz de Qatar en la Liga Árabe, en mitad de una escalada verbal.
Los días de mezquita, a la salida de la prédica y del rezo, son especialmente virulentos: la camada callejea marcando y señalando a los infames, justo antes de salir en pelotón hacia la Rambla, donde les aguardan y se les unen decenas de ciudadanos bienpensantes de la sensible clase media y aristocracia obrera catalanas. No faltan tampoco las sectas de supuestos “socialistas internacionales” con sus revistas, ni las supuestas “ONGs” como So de Pau, ni los supuestos “sindicatos” como CC.OO, ni las supuestas “juventudes sindicales” como AVALOT. Henchidos los corazones de solidaridad con “las víctimas del Tirano”, tiran juntos de la mano hacia la Plaza de Catalunya, agitando sus vomitivas banderas neo-coloniales del ELS y de su “brazo político” fundado en Doha (Qatar). Detrás quedan las tiendas, de persianas o escaparates empapelados de gris llamamiento, sin haberse atrevido los comerciantes, durante días, a arrancarlos. Alguna tarde de paseo, mi amiga les preguntaba si ella podía quitarlos, a lo que ellos respondían desde dentro con un “sí, por favor”.
Los episodios pueden parecer relativamente menores, aun sumados a la ya tradicional amenaza de quema a los restaurantes árabes que en Barcelona no convergen con su “revolución”, a los zigzagueos en moto, a las incursiones de “vigilancia” y a las teatralizadas notificaciones vía móvil a los superiores, ante los petrificados hosteleros y sus familias. Pero piénsese por un momento cuán humillante debe de ser, para un chií, que le obliguen a promocionar en su fachada manifestaciones de soporte a quienes en Siria implementan una cacería humana de sus correligionarios, arrasando aldeas enteras, detonando sus mezquitas, sujetándoles a asedio y a improvisadas pilas de decapitación, forzándoles la partida hacia Iraq, donde les persigue también ese Terror.
Mientras, las fuerzas del orden catalanas, famosas por sus asesinatos callejeros de viandantes indefensos, por sus palizas racistas a migrantes, por sus abusos en las comisarías o por descargar pelotas de goma directamente al cuerpo y a bocajarro, no parecen inmutarse a la luz del panorama ravalesco. Pero, claro, qué se van a inmutar... La policía se ciñe a órdenes políticas, y son sustanciales las rentas políticas que la lumpen-mafia imperante en el barrio depara al orden social: fomento de la desconfianza entre vecinos y así de la separación y de la atomización individual, difusión de ideologías reaccionarias de tapón frente al cuestionamiento del Régimen de propiedad privativa, vigilancia y amedrantamiento del disidente, extorsión, domesticación de las calles, chanchullos y mercadeos para común beneficio lumpen-policíaco, sin olvidar el reclutamiento organizado de la tierna carne de cañón imperialista cuya emisión, sin ir más lejos hacia Siria, ha venido siendo catalizada por Estados y Generalidades durante estos últimos años. ¿O acaso piensa el lector que estos barrios y redes son cajas negras y opacas, aun por un instante refractarias a la Alta Política de alcantarilla y desagüe residual?.
La ultra-sionista CiU, quien, provocando subidas en el nivel de alcantarillado, sabe un rato de ahogar dinámicas y grupos socio-económicos con potencialidad subversiva, no ha dudado jamás ni un instante cuando se trata de cooptar a personajes salafistas e incorporarlos a su partido en calidad de Cuadros locales o de distrito. A mayor financiación, inclusión militante y prestigio “comunitario”, mayor capacidad de persuasión y en tal medida de conservadurización. Hay que domeñar en mansos moldes a tantos convecinos norteafricanos..., pobres, agraviados, desconectados y así susceptibles de entrar en guerra social contra la privadísima y cosmopolita/identitaria boutique de diseño en que esos mismos Padrinos residentes en Sarrià-Sant Gervasi han transformado la ciudad. El salafismo es rentable; lo pisan y lo desmontan cuando quieran (o eso creen) y, mientras tanto, éste se compromete a implementar las campañas de inmersión lingüística.
Como el plano de propagación ideológica no debe ser descuidado en condición de pilar de otros progresos militantes, la alcaldía barcelonina de CiU, harta de flash-backs tauromantes, ha vendido al Emirato de Qatar la plaza de toros Monumental. El Emir financiará la conversión del espacio en la mayor mezquita de Europa. Yo, a diferencia de los racistas de CiU, respeto sobremanera las mezquitas; la contradicción no es con el espacio ni con su función aparente (o reconocida), sino con la voluntad que lo rige y que va a darle su función latente. Allí no va a predicarse islam a los fieles barceloninos, sino doctrina imperialista envuelta en islam. Contra Siria, contra la chía, contra el comunismo, contra el descrédito que afecta a la propiedad privada y contra la puesta en tela de juicio de la jerarquía de clase y política que padecemos. Qatar no ha pagado para otra cosa.
Hoy “se asombran”, Generalidades y Estados, de que decenas de miles de europeos militan con la particular “yihad” en Siria, y ponen el grito en el cielo. ¿Cómo han llegado tantos, a través de qué transportes, con qué mecanismos de burlar el control de pasos y de identidades, con qué visados expedidos para la entrada a Turquía y a Jordania, portales de acceso a su campo de batalla?. Qué pericia, la de las células suburbiales, burlando a la Inteligencia estadounidense, a su casi medio centenar de Bases militares contando únicamente suelo alemán, y a su ejército de espías sociales, de ciberespías, de agentes dobles oteando cada movimiento social, cada paso de la sociedad civil... Venga, que no acabamos de caernos de la parra.
¿Y entonces, a qué tanta sorpresa ahora?. Pues a que los “buenos”, los “moderados”, se han ido pasando en masa a los “extremistas”, dado que las diferencias entre grupos siempre han correspondido a diferencias de Proyecto en los Gabinetes “occidentales”, mas no a diferencias ideológicas subjetivas entre adeptos. Y así, a ritmo de los sucesivos fracasos militares imperialistas habidos en la cuenta del Proyecto de Primavera siria, el ELS ha ido vaciándose de mercaderes del asesinato sin problemas para ir poniendo pie en otros tiestos, hecho que ha nutrido a la parrilla del Ejército del Islam (pro-Saudí) tanto como de Al-Qaida, de Al-Nusra y del ISIL. Estos tres últimos son netamente pro barbarización medievalizante, proceso funcional a los planes de la fracción USA extraccionista, interesada en una regresión neta al colonialismo pre-imperialista. Pero disfuncional a la fracción Obama, quien, junto con Kerry, el Republicano McCain y los Clinton, tanto como a través del malaventurado Mursi y del demasiado autonomista en sus inversiones Erdogan, hubo apostado por reflotar en el Oriente Árabe y en el Mashreq africano un imperialismo estándar eminentemente exportador de capitales y concentrador de sectores económicos a “liberalizar” (Primaveras árabes) por mano de nuevos Gobiernos pertenecientes al islam “moderado” (Hermandad Musulmana). Cuando la carne de cañón escuche los cazas de Obama y mire arriba, en su suspiro postrero sabrá que aquello que en el fondo se dirime, a través de su venalidad, de su compra-venta y de su sangre, es un duelo entre dos visiones yankie-sionistas con arreglo a la ordenación económica, y en tal medida política y geográfica, del Mundo Árabe:
(1ª) La visión de hacer de la región una despensa combustible, algodonera y de transporte y canalización fósil, disciplinada con arreglo a micro-territorios bajo control de señores de la guerra a sueldo (véase el ISIL) tanto como de una Arabia Saudí elevada a rango de Gendarme local;
Versus (2ª) la visión de vehicular capitales, créditos y mercancías hacia países árabes vendidos al imperialismo gracias a la entronización de un “Islam político” que, mientras se ocupa de regir la Moral social y de extraviar la dignidad nacional, entregue a los monopolios anglo-sionistas desde el suministro y cobro de aguas hasta las telecomunicaciones, pasando por la agro-industria, la electricidad, la producción de bienes de equipo y la construcción inmueble, sin olvidarse de firmar, como firmó Mursi para Egipto, la inédita losa de su endeudamiento con el Fondo Monetario Internacional.
Tamer Sarkis Fernández,
DIARIO UNIDAD

No hay comentarios: