Buscar este blog

13 septiembre 2014

Ucrania, Una visión del conflicto por Valen(III y ultima)

El Kremlin en un cruce de caminos
http://www.diario-octubre.com/gky_uploads/2014/05/1399801102-663-x-497px-1508179_10204110132142158_8018846831734426170_n.jpgEs importante hablar acerca de la postura del gobierno de la Federación Rusa en este conflicto. La información de los diversos lados del conflicto sobre este punto es realmente diferente. Mientras que los medios de comunicación ucranianos afirman que el Sudeste de Rusia está siendo ocupado por el ejército ruso, enviado personalmente por Putin, los medios de comunicación rusos comentan que el gobierno de la Federación Rusa todavía no ha decidido que hacer al respecto, dando largas para esperar y no hacer nada. Al mismo tiempo, los defensores de Novorossia afirman que la Federación Rusa ha traicionado a su gente, a los rusos étnicos del Este de Ucrania y que no están haciendo nada para ayudar sino todo lo contrario. Por ejemplo, Putin ha dado orden para cerrar las fronteras de Rusia con el Este de Ucrania para que los voluntarios rusos no puedan entrar en Novorossia, y anteriormente Putin había pedido a la gente del Sudeste de Ucrania no hacer referéndums en las regiones de Donetsk y Lugansk. Ahora Putin solamente está mostrando interés en cerrar nuevos contratos de gas con el nuevo gobierno ucraniano y construir sistemas para el transporte de gas, como el gasoducto “South Stream”, que atraviesa Crimea (lo que explica por qué Putin estaba interesado en proteger los rusos étnicos en Crimea y por qué no los protege en Novorossia).
 Al mismo tiempo, el surgimiento de un nuevo país próximo a la frontera rusa, con 6 millones de personas étnicamente rusas dispuestas a luchar y morir por la libertad, podría ser un gran peligro para el régimen del Kremlin. El ejemplo de la rebelión nacional rusa contra el gobierno central antinacional de Ucrania podría repetirse en la Federación Rusa. Novorossia, como parte de Rusia, podría ser algo todavía más peligroso para la oligarquía de las elites del Kremlin por el mismo motivo explicado anteriormente y por las sanciones económicas de la UE y EEUU contra ellos.

El peligro para las oligarquías del Kremlin viene directa y abiertamente de Igor Strelkov (comandante del ejército de Novorossia). Es difícil de creer que Putin pueda aceptar un estado independiente de 6 millones de personas, bajo el liderazgo personal de una persona que textualmente dice lo siguiente: “Estoy totalmente seguro de que el gobierno bolchevique todavía existe en Rusia. Si, este gobierno ha sufrido una mutación que le hace imposible ser reconocido. Si, la ideología formal de su gobierno ha cambiado hasta un punto totalmente opuesto. Pero la base todavía se mantiene inmutable: anti-ruso, anti-patriota y anti-religioso. En este gobierno existe gente que son los descendientes directos de la gente que hizo la Revolución en Rusia en 1917. Ellos se han maquillado a sí mismos, pero esencialmente no han cambiado. Dejando a un lado la ideología, algo que no les ha permitido hacerse más ricos y disfrutar de beneficios materiales, ellos han mantenido el poder en Rusia. En 1991 hubo una rebelión armada. Pero la contrarrevolución todavía no ha tenido lugar.” Y esto no lo dice como un rebelde común, sino como oficial ruso, como veterano de 4 guerras (Transnistria, Yugoslavia y la 1ª y 2ª guerra de Chechenia) y como comandante de un ejército con más de 10.000 soldados.
En realidad la situación de Novorossia es muy complicada y es imposible saber algo sobre la decisión final de las elites del Kremlin sobre ello, además de que probablemente la decisión final todavía no se haya tomado, y que cada decisión del Kremlin en esta situación podría costar su futura existencia. Por otra parte, en las élites del Kremlin es posible que haya diferentes personas con diferentes puntos de vista sobre la situación y diferentes intereses al respecto. Y nadie sabe cuál es la decisión que será tomada finalmente. También existe una teoría de la conspiración, promovida por los medios de comunicación ucranianos, acerca de que todo lo que está ocurriendo en el Sudeste de Ucrania había sido planificado anteriormente por el Kremlin y sigue las directrices marcadas por el Kremlin. E incluso Strelkov es agente del Kremlin. Sin embargo, esta teoría no parece muy real.
Actualmente, la realidad es que los defensores de Novorossia están recibiendo la ayuda habitual procedente de Rusia. Además, toda esta ayuda está siendo reunida por la propia ciudadanía rusa, diversas organizaciones de voluntarios están trayendo medicinas, comida, dinero y otros productos necesarios para ayudar a Novorossia. Al mismo tiempo, miles de voluntarios están llegando desde Rusia para unirse a los diferentes grupos de autodefensa. También están llegando contingentes de voluntarios desde Bielorrusia, Transnistria, Osetia e incluso de otros lugares como Serbia, Hungría, República Checa, Polonia e Italia. Algunos voluntarios europeos llegan como representantes de organizaciones nacionalistas, por ejemplo, la polaca “Falanga” y la húngara “HVIM”. Sin embargo hay problemas armamentísticos y de otra índole, porque como dicen los líderes de las autodefensas de Novorossia, no hay armas suficientes para todos aquellos que están preparados para unirse a las autodefensas. La mayor parte de las armas ha sido traída por grupos de soldados ucranianos y policías que decidieron luchar del lado de una nueva republica. Algunas armas han sido obtenidas por la gente mediante el ataque a las bases militares del ejército ucraniano (según los rumores las autodefensas de Novorossia han robado más de 200 panzers de una base militar ucraniana). Y algunos simplemente las han comprado directamente al ejercito ucraniano (la corrupción en Ucrania sigue existiendo todavía). También parece que algunas armas, las cuales están siendo utilizadas por los rebeldes, proceden de Rusia, puesto que el ejército ucraniano nunca las ha utilizado. Pero nadie sabe si este armamento ha llegado como ayuda militar procedente del bando ruso o debido a la corrupción del ejército ruso que ha vendido sus armas. Según los rumores de los medios de comunicación ucranianos, también existen numerosos agentes militares de la Federación Rusa, aunque estos rumores todavía no han sido realmente demostrados.

La Batalla de “El Álamo Ruso”
En lo que respecta al ejército ucraniano, la moral de sus tropas está muy baja, así como su disposición para la lucha. El gobierno ha ordenado a los soldados luchar contra los denominados “terroristas-separatistas”, considerando así a más de 6 millones de compatriotas. Y debido a las acciones militares del ejército ucraniano cada día mueren un número elevado de mujeres y niños que viven en las regiones que no son leales al nuevo gobierno. Y, por supuesto, la mayor parte de los soldados ucranianos no está contenta al llevar esta guerra contra el pueblo ucraniano (personas con pasaporte ucraniano).
Simultáneamente, a lo largo de los últimos dos meses el ejército ucraniano a duras penas puedo recuperar el control de la pequeña ciudad ucraniana de Slavyansk, la cual estaba siendo defendida por un pequeño grupo de autodefensas. El ejercito ucraniano asedió la ciudad con tanques, aviones, artillería y un número de soldados 15 veces mayor que los defensores. Mientras que algunos cientos de defensores de Slavyansk solamente tenian pistolas de mano y un arma antiaérea autopropulsada. Pero durante estos dos meses de asedio, el ejército ucraniano perdió más de 1.000 soldados y varios tanques y aviones, mientras que los defensores perdieron cientos de personas, la mayoría de los cuales eran civiles. La defensa de Slavyansk ha recibido el nombre de “La Batalla del Álamo Ruso”, por las similitudes que tuvo con los sucesos ocurridos en Texas en 1836. Es interesante el hecho de que las principales razones de la rebelión antimexicana en Texas también fueron: el problema para utilizar el lenguaje nativo por parte de la gente de Texas (el gobierno central mexicano un único idioma oficial en el país) y el problema de la federalización (la constitución de Nuevo México estaba dando mucho poder al gobierno central, reduciendo la libertad política de las regiones). Y en 1836 los rebeldes finalmente obtienen lo que quieren.

­Las únicas fuerzas motivadas del llamado bloque “pro-ucraniano” son diferentes batallones de pequeño tamaño de los nacionalistas ucranianos (como “Azov”, “Donbas”, etc.) y de la “Guardias Nacionales”, que es una organización militar creada por el nuevo gobierno de las anteriores defensas de “Maidan” (la mayoría de la gente que luchaba contra la policía en el centro de Kiev durante el verano), que en su mayor parte son gente con importantes razones para oponerse a la creación de Novorossia. Esta formación incluye a los chovinistas anti-rusos de la zona Occidental de Ucrania, a los defensores más radicales del nuevo gobierno de Ucrania, quienes están dispuestos a matar por él, y también a los voluntarios de otros países que tienen sus propias razones para participar en esta guerra. Por ejemplo, miembros de las  “Guardias Nacionales” son Wahabís chechenos que lucharon en los 90 en la guerra ruso-chechena contra los rusos, posteriormente lucharon en diferentes conflictos de Oriente Medio y ahora han vuelto a Ucrania a luchar contra los rusos. Según algunos rumores, en las “Guardias Nacionales” también hay algunos grupos de georgianos anti-rusos, gente de los países bálticos e incluso algunos mercenarios extranjeros de compañías privadas y agentes de la OTAN, tanto militares como consejeros.
Es interesante que mientras los Wahabís chechenos se unieran a las “Guardias Nacionales”, al mismo tiempo grupos de chechenos pro-rusos se unieran a las defensas de Novorossia. La misma historia ha ocurrido con los sionistas, algunos grupos de sionistas anti-rusos (cuyos ancestros podían haber sufrido algún tipo de represión en la URSS) primero se unieron a los “Cien Judíos de Maidan” y posteriormente a las “Guardias Nacionales”. Mientras otros grupos de israelíes (también antiguos ciudadanos de la URSS) decían que estaban preparados para ayudar a Novorossia. Y algunos miembros de las comunidades sionistas locales de la República de Lugansk llegaron a hacer un ritual para imponerlo a la oligarquía de Kolomoyskyi.

Conclusiones
­Finalmente, por los detalles mencionados podemos confirmar que el conflicto de Ucrania es complejo, y que en cada bando se pueden encontrar personas de cualquier nacionalidad, religión e ideología. Esto explica por qué ambos bandos se difaman mutuamente con los mismos calificativos: separatistas, fascistas, nazis, antifascistas, comunistas, neobolcheviques, sovieticos, imperialistas, mercenarios, rusos, ucranianos, judíos, chechenos, etc. Pero si dejamos al margen las individualidades y nos centramos en describir las características generales, podemos ver un conflicto nacional entre rusos y ucranianos (es decir, un conflicto de identidades y no de etnias, porque las etnias rusa y ucraniana son prácticamente idénticas, con raras excepciones). Este conflicto se basa en intereses de fuerzas exteriores y lo puso en marcha el nuevo gobierno ucraniano, que está totalmente dispuesto a servir a los intereses extranjeros. La situación parece idéntica a la situación en Yugoslavia y el conflicto nacional entre serbios y croatas de los años 90, los cuales llevaron a una catástrofe total para los serbios y para Yugoslavia.

Ahora parece obvio que el principal objetivo del conflicto de Ucrania sea Rusia, y que el último presidente de Yugoslavia, Slobodan Milosevic, tras el conflicto de Yugoslavia, predijese esta situación con total precisión y acierto, advirtiendo a Rusia sobre ello.

­En conclusión, es posible señalar el hecho de que el estado Ucraniano se dirige hacia su desaparición. La situación del estado ucraniano actualmente es de colapso total, dirigido por control remoto desde el otro lado del océano, viviendo una situación de crisis económica total y una guerra civil. Se trata de un estado donde la mitad del territorio escapa al control del gobierno central, el cual ha recibido el poder en un país a través de un golpe de estado anticonstitucional. Este es el estado donde los oligarcas tienen ejércitos privados, los cuales sirven a sus intereses privados y escapan al control del gobierno central, y donde la población de una parte del país odia a la población de la otra mitad del país. Ucrania es el estado donde la gente leal al nuevo gobierno puede quemar vivos a más de 100 compatriotas que tengan puntos de vista diferentes hacia el nuevo gobierno sin recibir ningún castigo por semejantes acciones (como ocurrió en Odessa el 2 de Mayo de 2014).
Y este es el estado donde el gobierno central considera que 6 millones de sus ciudadanos son terroristas (incluidos mujeres y niños) y envían al ejército a bombardear civiles, por el simple motivo de que esa gente quiere hablar el idioma de sus antepasados y disponer de mayores derechos políticos y libertades en sus regiones. Así, podemos ver que Ucrania es un buen ejemplo de “Estado Fallido”, el cual no tiene futuro, pero si todas las probabilidades de repetir el destino de Yugoslavia o transformarse en la Somalia de Europa.
Este colapso de Ucrania, producido por la presión de factores internos y externos fue predicho hace algunos años por diferentes politólogos, por ejemplo, por el famoso Samuel P. Huntington y por Alexander Dugin. Desde el momento en que apareció el estado artificial de Ucrania en 1991, Ucrania, tarde o temprano estaba condenada al colapso, e incluso si ese colapso no se produjese en la actualidad, se produciría más adelante. Nadie puede predecir cómo va a acabar este conflicto, pero es obvio que el resultado cambiará la historia del mundo. Y en un futuro próximo todos habremos participado o habremos sido testigos de un gran triunfo o de una gran catástrofe.
Valentin R.

1 comentario:

No a la Guerra Imperialista dijo...

Bueno, nadie llama a los ukras bolches, comunistas, sovietistas, etc., sino todo lo contrario. Luego la "confusión" de líneas en los dos bandos no es ni de lejos la misma; que hay similitudes, claro, como en todo conflicto político y/o militar. A fuerza de pegarnos, nos acabamos pareciendo los de un bando y otro (cuando no nos rompemos los dientes), se hacen amigos, hasta la gente se casa, nos conocemos mejor, no te digo nada si somos del mismo pueblo y hasta de la misma "clase" (social). Por último, vemos que no nos diferenciamos tanto (puede, incluso, que hasta nos demos cuenta que hemos sido engañados por un enemigo común), surge el momento de hacer la paz, y hasta se puede sondear el camino de la "reconciliación".

Salud, EH.