Buscar este blog

17 octubre 2014

Sortu copo ETA para garantizar su rendición.

Mikel Irastorza Artola, exportavoz del Foro de Debate Nacional –una plataforma impulsada por la «izquierda abertzale», en la que confluían también miembros de EA y PNV–, defendía públicamente hasta finales de 2010 la «acumulación de fuerzas soberanistas». Esto es, que las formaciones nacionalistas se integren en la «izquierda abertzale» con el objetivo de hacer una hipotética declaración unilateral de independencia del País Vasco, sin contar con el Estado.

La existencia del terrorismo de ETA siempre ha supuesto un escollo infranqueable para el éxito de ese pretendido frente. El caso es que a los responsables de la lucha antiterrorista les sorprendió por doble motivo que Irastorza Artola se incorporara a la dirección de la banda. Primero, por eso, porque defendía desde el Foro de Debate Nacional una vía exclusivamente política, sin interferencias de la actividad terrorista. Y, segundo, porque pasó a la clandestinidad, en Francia, pese a no tener causas pendientes con la Justicia. El 11 de octubre de 2012, ABC ya adelantó que Irastorza, hombre de Bildu y de Sortu, se había encuadrado en el «aparato político» de una cúpula integrado por cabecillas afines a «Josu Ternera».
Dos años después, las Fuerzas de Seguridad del Estado manejan como hipótesis más probable que la decisión de incorporarse a la organización terrorista formó parte de una estrategia perfectamente diseñada para que desde dentro administrara los pasos hacia el cese defintivo de la violencia y, después, se asegurara que la decisión tenía carácter irreversible, frente a los núcleos más duros que se han venido resistiendo al adiós a las armas.

No hay comentarios: