Buscar este blog

21 noviembre 2014

Brigadas internacionales en Donbass

Reportaje Original de Lur Gil para Berria /Fotografía: Lur Gil/Ibai Trebiño
Traducción del Euskera de Nahia Sanzo
No es ningún secreto que en Donbass no solo luchan soldados y milicianos ucranianos. Ambos bandos reciben ayuda externa, en ambos casos de forma extraoficial. Ucrania denuncia que hay tanto soldados como armamento ruso en las milicias populares de Donetsk y Lugansk, lo que califica de invasión. Los rebeldes, por su parte, denuncian presencia de paramilitares extranjeros y de la OTAN en las filas de Kiev.
El Gobierno de Donetsk nunca ha escondido la presencia de milicianos extranjeros en sus filas e incluso ha hecho una llamada a crear unas brigadas internacionales al estilo de las que lucharon en la España de 1936. Voluntarios españoles, franceses, alemanes, estadounidenses, brasileños, serbios, chinos, africanos, osetios, abjasios o rusos han respondido a esa llamada. Algunos de ellos están integrados en el batallón Vostok y otros en la brigada Prizrak en Alchevsk (República Popular de Lugansk). Entre otros muchos, dos vascos, luchan en la brigada Prizrak.
Por el lado de Kiev, los rebeldes afirman haber visto entre los muertos en la batalla a documentación de soldados polacos, lituanos, estadounidenses y británicos. Algunos países han propuesto enviar ayuda oficial, Polonia por ejemplo, se ofreció al Gobierno ucraniano a intervenir en esta guerra, y Lituania ha aportado a sus ciudadanos recursos para acudir a las protestas de Maidan. En lo que respecta al armamento, los rebeldes afirman que Kiev utiliza drones de la OTAN, por lo que el cuartel general de Alchevsk se apresura a cortar las luces y todo objeto electrónico cuando sospecha de la presencia de uno de esos aviones no tripulados.
Los brigadistas extranjeros se integraron, en un primer momento, en el batallón Vostok de la República Popular de Donetsk, pero su buena preparación militar y la dificultad para comprender el idioma ruso hicieron al comandante francés de origen serbio Nikola Perovic formar la Unidad Continental dentro de la brigada Prizrak.
El número de voluntarios ha ido aumentando hasta llegar a los 30 franceses, serbios, españoles y vascos que la forman hoy en día. La brigada Prizrak tiene también voluntarios rusos, que forman una unidad independiente. La Unidad Continental es diferente del resto de batallones que conforman las milicias populares: muchos de los voluntarios han recibido instrucción militar en sus países, algunos de ellos ya habían participado en otros conflictos bélicos, y forman un grupo en el que se mezclan ideologías muy variadas.
Diversidad ideológica
La variedad de ideologías de los miembros de la Unidad Continental de la brigada Prizrak ha dado de qué hablar. En ella luchan alrededor de 30 voluntarios bajo el mando de los franceses Nikola Perovic y Victor Lenta. Ambos comandantes de la Unidad Continental son miembros de grupos nacionalistas que los antifascistas de Francia consideran fascistas. Son hombres de amplia experiencia militar: Lenta ha participado ya en cuatro guerras (Iraq, Afganistán y Mali) y Perovic, en Afganistán. Perovic está buscado por los servicios secretos franceses y serbios.
A cargo de los comandantes franceses hay antifascistas serbios, nacionalistas y ultranacionalistas, nacionalistas franceses y antifascistas y comunistas españoles. Andrés, de ideología comunista, es el comandante de los voluntarios españoles. Proveniente del batallón Vostok, se unió a la Unidad Continental en busca de efectividad: comprendía el idioma y quería sentirse útil.
Le surgieron las dudas en esta situación extraña, pero finalmente decidió permanecer, por el momento al menos, en la unidad. “No creo que debamos plantearnos por qué estamos luchando aquí; luchamos por la gente de Donbass, igual que las brigadas internacionales de 1936. Esa es nuestra lucha, pero la construcción de la nación será cosa de la población local. Y ellos tienen claro que esta es una lucha contra el fascismo y contra el imperialismo de Estados Unidos y de Bruselas. Quienes tengan otra ideología, igual deberían plantearse por qué luchan en este bando”, explica el voluntario español.
La brigada Prizrak tiene en "el comunista" Mozgovoi a su líder y esa ha sido el principal aliciente para que los españoles permanezcan en ella. Sus unidades han conseguido romper las defensas cranianas y en numerosas ocasiones han logrado capturar equipamiento en territorio controlado por Kiev, operaciones que Andrés califica como “de alto riesgo”. Por eso es necesario tener total confianza en los compañeros de batalla: “No estamos de acuerdo con la ideología de muchos de los nacionalistas franceses o serbios que están aquí, pero nos cuidan las espaldas. Uno de ellos ya me ha salvado la vida. Les prefiero a los antes que a cualquiera que se llame comunista y se dedique a escribir tonterías desde su casa”.
Hay ocho voluntarios españoles en la Unidad Continental: cuatro comunistas, dos que se consideran apolíticos; y dos vascos, un navarro y un vizcaíno que no quieren darse a conocer. Ambos están a punto de regresar a Euskadi porque echan de menos lo que dejaron atrás.
Los milicianos serbios tienen gran presencia en Donbass. Hay seis de ellos bajo comando de Perovic y Lenta, algunos de ellos nacionalistas y antifascistas otros. Los voluntarios tienen muy presente los bombardeos de la OTAN sobre Yugoslavia en 1999. Esa es una de las razones que Stevan Milosevic menciona para seguir luchando en esta “batalla contra el fascismo y el imperialismo de la OTAN y de Estados Unidos”.
La interpretación de Milosevic es clara: “el estilo de la OTAN es causar guerras en territorios que escapan de su control para crear así estados que estén a su servicio. A eso responde la división de Yugoslavia, el apoyo a la independencia unilateral de Kosovo y la guerra tan dura que tuvimos que soportar en 1999. La causa de Novorrusia es diferente, la OTAN ha intentado hacerse con todo el territorio y esta resistencia está en contra de todo eso: es una reivindicación de independencia y contra la OTAN  y la Unión Europea”.
El francés Victor Lenta pone la capacidad militar por delante de las ideologías: “La Unidad Continental es muy plural. No importa el origen, la religión, la raza o la ideología. Cuando acabe esta guerra, cada uno seguirá su camino. Como nacionalista francés, deja claro por qué lucha del lado de las milicias populares de Donbass: “He estado en el ejército francés, pero estoy en contra de la OTAN. La Unión Europea no es más que un esclavo de Estados Unidos, estamos luchando contra ellos aquí”.
La presencia de ultranacionalistas en el lado de las milicias ha causado gran polémica, ya que su ideología causa una fuerte contradicción dentro de una resistencia de base antifascista. Pero lo cierto es que los brigadistas internacionales no decidirán el futuro, su función es ayudar a buscar la victoria militar. El futuro de la región solo lo pueden decidir los habitantes del lugar. En cualquier caso, el peso de la Unidad Continental dentro del grupo de milicianos en la guerra es mínimo.

No hay comentarios: