Buscar este blog

24 noviembre 2014

Los servicios de Inteligencia sostienen que la reactivación de ETA es imposible (ABC portavoz del Gobierno)

Tres años después de que ETA anunciara el «cese definitivo de su actividad armada», los Servicios de Inteligencia han constatado que nada indica que vaya a reanudar la «lucha armada», porque sus «aparatos militar y logístico» están «prácticamente desmantelados» y, además, existe la evidencia de que «no tiene intención de reabastecer sus reservas» de armas y explosivos. No obstante, la banda mantiene el arsenal del que ya disponía antes del «cese definitivo de la violencia», porque su entrega a cambio de nada visualizaría de forma aún más evidente su derrota policial y no le quedaría ninguna baza para sacar provecho en una hipotética negociación con el Gobierno.
Los informes policiales son contundentes al concluir que la «ETA que hemos conocido» ya no cometerá atentados porque, aunque quisiera, no podría hacerlo «por falta de capacidad operativa». Esta ETA agónica, en fase terminal, carece de militantes cualificados para retomar la «lucha armada» tal como se ha entendido hasta este momento. Quienes ahora llevan las riendas de estas siniestras siglas, los «políticos» que siguen operativos, no superan la quincena de individuos. Algunos de los excabecillas de la banda en los «años de plomo» que residen fundamentalmente en países de América han declinado en los últimos años la propuesta de reengancharse para aportar su experiencia a la dirección, conscientes de que han sido derrotados sin paliativos por el Estado y sin conseguir ni una sola de sus reivindicaciones históricas.

Amenaza seria

El mérito de que la banda esté en el peor momento de su siniestra historia, más debilitada que cuando comenzó la presente legislatura, la tienen las Fuerzas de Seguridad y la colaboración de Francia. Con Manuel Valls, primero como ministro del Interior y ahora como jefe del Gobierno, París ha hecho suya la agenda de España en la lucha contra ETA. Se mantiene esa cooperación, que no va a bajar la guardia, hasta que la banda desaparezca definitivamente.
Responsables en la lucha antiterrorista consultados por ABC admiten que la amenaza directa que ETA lanzó al Gobierno de Rajoy en marzo de 2013, después de que fueran expulsados de Noruega los cabecillas que pretendían abrir desde allí una negociación, «fue tomada muy en serio» por los Servicios de Información. Los analistas advirtieron entonces de un cierto riesgo de involución en la decisión de ETA de cese de la violencia. En documentos internos incautados por aquellas fechas, la banda acusaba al Ejecutivo de querer «construir un muro frente a Ayete» (la sede de la falsa conferencia de paz). El Estado de Derecho no cedió y poco a poco el tono de la amenaza se fue rebajando, aunque la banda asesina ha mantenido en toda su intensidad sus acusaciones al Gobierno de cerrar las vías de cualquier negociación.
Así lo reconocía en otro documento interno, a cuyo contenido ha tenido acceso este periódico: «El Estado, bloqueando el raíl de la solución de las consecuencias del conflicto, quiere imposibilitar la estrategia y el proceso total de la izquierda abertzale... El bloqueo busca pudrir las condiciones, convertir la esperanza en desesperación y debilitar la estructura del proceso, para dejar a la solución sin recorrido. La destrucción del foro de diálogo entre los Estados (Francia y España) y la Organización (ETA) es una consecuencia clara de dicha estrategia. Por tanto, se están dedicando a levantar un muro alrededor de las consecuencias del conflicto».

Cambio de estrategia

Las nulas expectativas de poder negociar con el Gobierno sobre presos y desarme forzaron a la «izquierda abertzale» y a la propia ETA a modificar su estrategia. En el comunicado difundido el pasado 8 de febrero, la banda reconocía que hay pocas posibilidades de que el Ejecutivo vaya a cambiar su política de firmeza y, ante el bloqueo, aspira a que sea la sociedad vasca la que haga un frente común contra el Estado y se visualice así el enfrentamiento Euskadi-España. Unos anhelos que, de momento, han encontrado un eco residual en la opinión pública vasca.
Si en algo ha fracasado también la pretensión de ETA de imponer al Gobierno una negociación, ha sido en el ámbito internacional. Tras el fiasco de la supuesta inutilización de armas en Burdeos, difundida en un vídeo con la complicidad de tres «verificadores», los llamados «agentes internacionales» han ido retirando su apoyo a los actos propagandísticos de ETA, según han constatado fuentes conocedoras del proceso. En ocasiones, este repliegue ha sido también consecuencia de las gestiones diplomáticas llevadas a cabo por España para desenmarcarar las farsas de la banda terrorista.
La izquierda abertzale no ha podido capitalizar el cese de ETAcon vistas a conseguir un apoyo social suficiente para presionar al Estado y obligarle a negociar. Además, atraviesa por una profunda crisis interna. Mientras intenta acumular apoyos en nuevos sectores para la consolidación de un movimiento independentista amplio, que fuerce al PNV a sumarse a un frente soberanista y en confrontación con el Estado, el fracaso de su estrategia unilateral, especialmente en lo que se refiere a los presos, ha hecho que pierda apoyos en aquellos sectores de sus bases que mantienen posiciones maximalistas.

No hay comentarios: