Buscar este blog

12 marzo 2015

La cuestión de Encartaciones II

En la asamblea de municipios de Vizcaya de diciembre de 1918 el monárquico Ramón Berg, pidió la autonomía para el territorio encartado. Tres años más tarde el también monárquico Alejandro Pisón exigía la anexión de las Encartaciones a la provincia de Burgos, Incluso podemos constatar la existencia de un Anteproyecto de Estatuto del País Encartado, elaborado por socialistas y republicanos, para contrarrestar el Estatuto de Estella, apoyado por nacionalistas y carlistas vascos.

En la asamblea de Sopuerta de 9 de agosto de 1931 estuvieron representados once ayuntamientos encartados (Trucíos, Arcentales, Galdames, Sopuerta, Sestao, Portugalete, San Salvador del Valle, Abanto y Ciérvana, Santurtzi, Ortuella y Muskiz), además de dos de la antigua merindad de Uribe (Barakaldo y Basauri). El anteproyecto establecía en su base primera que "podrán ser agregadas a las Encartaciones aquellas otras entidades municipales y locales de la provincia de Vizcaya o fuera de ella" y que "El idioma oficial de las Encartaciones será el español, aunque sin limitaciones para el uso popular de otro cualquiera".
Si sólo la "diversidad etno-cultural" explicara la separación de Navarra de un proyecto autonómico común con los otros territorios vascos, con mucha más razón las Encartaciones se deberían haber separado de la provincia de Vizcaya e incluso de la comunidad autónoma denominada "País Vasco". Sin embargo, no ocurrió así. Por lo que me parece legítimo sospechar que son otros los factores que juegan a favor o en contra de un sentimiento regionalista o nacionalista. Desde luego, la actitud de las elites, los intereses económicos, las expectativas políticas y la propia demografía explica la participación de las Encartaciones en los proyectos estatutarios mejor que la "diversidad etno-cultural" explica las negativas de Navarra. Y es que la vida comercial de las Encartaciones gira en torno a Bilbao, mientras la Ribera está en gran manera autocentrada o incluso mirando más a Zaragoza que a Pamplona. La historiografia sigue teniendo un roto para analizar la respuesta de las diversas comarcas de Vusconia ante el hecho autonómico. Y el punto de partida para ese análisis comparativo debería ser la propia Vasconia en su conjunto.
Si podemos hablar de una "cuestión navarra" y de una cuestión alavesa" o incluso de una "cuestión encartada", casi no existe material para hablar de una "cuestión guipuzcoana". Ya se ha señalado que en 1873 las Juntas de Guipúzcoa (Como las de Álava) solicitaron la creación de un "cantón" uniprovincial. En 1913, Mariano Salaverría, republicano federal, defendía la autonomía para Guipúzcoa, separada de las otras provincias vascas. Todavía en 1931 el minúsculo Partido Republicano Federal de Guipúzcoa seguía hablando de "La concepción artificiosa y novísima de la República Vasca, de la personalidad del País Vasco como ente político". Los federales guipuzcoanos proponían "la cooficialidad del Idioma vascongado con el castellano en cuantos actos o negocios oficiales tengan lugar dentro de Guipúzcoa". Se mostraban además partidarios de una "Liga o Inteligencia con las provincias de Vizcaya, Navarra, Álava y, si así lo desean [sic], también la Rioja". En cuanto a la enseñanza, propugnaban "el bilingüismo en la primera enseñanza, siendo el castellano el idioma exclusivamente empleado en la segunda".


11 comentarios:

Anónimo dijo...

aunque algunos se hagan los tontos, la españa eterna, la de los cristianos viejos, la de la inquisicion,ha acabado por reciclarse en los nacionalismos vasco,gallego y catalan. que ironia,vastagos tardios de la Contrailustración, han ocupado los campamentos abandonados por los centinelas del sepulcro del Cid, y los han poblado de tradiciones reconditas, herencias ancestrales y señas de identidad genuinas, esta suerte de imitación vasca del falangismo hispano no hacen más que hablar de los mismo mitos identitarios que refuerzas las burguesias con ansias de mercados propios donde la clase obrera pone como siempre la sangre.

Anónimo dijo...

Olé. Ya era hora de que os enterarais de lo que pretendemos los que defendemos el modelo de la izquierda abertzale. No queremos un estado vasco para defenderlo al estilo nazi-chovinista como una y otra vez se denuncia y acusa en este blog, ni para gobernarlo desde el balcón de ajuria enea. Queremos un estado vasco para seguir avanzando hacia la municipalidad. Y eso pasa por defender a todos sus herrialdes, cantones o como los queráis llamarlos como entes independientes. Olé.

jotakeee dijo...

Se puede decir mas alto,pero no mas claro.
COJONUDAS apotaciones las dos.
salud. encartaus, abajo el ayuntamiento arriba el consejo abierto. EHk republicas

Anónimo dijo...

pues a mi no me defendais, que soy de la ribera nabarra y no soy vasco ni español, soy Nabarro!!!

Anónimo dijo...

Tu sé lo que te salga del rabo, yo soy de gasteiz, alavés y euskaldun y si tengo que defender la creación de un estado vasco como única alternativa a vivir en euskera, lo haré. Y creo que por donde vives hay gente que también lo hará.

sutagar dijo...

Pues tenemos un problema, porque tu pides la anexión de un territorio como navarra que nunca formo parte de una entidad politica vasca. ni siquiera las tres provincias vascas han estado unidas hasta la republica.

Anónimo dijo...

La anexion? K txorradas mas grandes se dicen x ver tanta tele. Navarra es EH o todas las ikurriñas k se ven en los balcones dsd altsasu hasta isaba son de broma. Dejad de partir a Navarra n vascofonos y vascofobos. Gora piperrak!

Eufrasio Meanurikoa dijo...

Navarra constituye la máxima expresión política lograda por los vascos a lo largo de su historia. No dicen verdad quienes afirman que “los vascos nunca han tenido un Estado”. Claro que lo hemos tenido y ha sido, precisamente, el reino de Navarra, estado europeo independiente y de igual rango que la Corona de Aragón, Francia, Inglaterra, Castilla o Escocia.

El actual sistema foral de los distintos territorios que actualmente forman Vasconia es el resto del sistema estatal navarro minorado y asimilado tras largos y duros procesos de conquista, ocupación y asimilación, pero sigue siendo, en potencia, el germen del futuro Estado vasco en Europa. Los navarros nunca hemos renunciado voluntariamente al mismo. La Navarra que seguía manteniendo tal nombre dentro de la Monarquía española fue reino diferenciado y con Cortes propias hasta 1841, cuando, tras la derrota en la Primera Guerra Carlista, se forzó la (mal) llamada “Ley Paccionada de 1841”. Fue una Ley para los vencidos. En ella Navarra dejó de ser “reino” y pasó a ser “provincia” y perdió la mayor parte de sus instituciones propias, comenzando por las Cortes que ejercían realmente el poder legislativo en la Navarra que controlaban.

Anónimo dijo...

La vinculación de Navarra con lo vasco es evidente, pero luego la historia de Navarra, desde muy pronto, desde el año 1.000, fue por un camino diferente y una deriva muy particular.E incluso partiendo de esa Navarra como madre de lo vasco hubo una facción dentro del nacionalismo que pretendía integrar Euskadi en Navarra (Napartarra), de la que ya habló Manuel Irujo. Porque en el imaginario nacionalista, Navarra es algo esencial, algo añorado, lo que va a dar plenitud, sobre todo porque en Navarra hay un reino, una concreción y una entidad política que en las provincias vascongadas no ha existido. Con ello se legitimaría el proyecto de constitución del reino de los antiguos vascos. Pero este plan sobre reminiscencias del pasado no tiene en cuenta la voluntad del 80% de los navarros que no lo ven así. Tal es la situación, que si no se impone, no se logra. Entonces el debate no es si históricamente se es o no se es, porque se es lo que se quiere ser: no estamos obligados ni determinados por ninguna historia, porque somos sujetos maduros que tomamos decisiones teniendo en cuenta nuestros intereses, nuestra voluntad y nuestra vinculación con el estado español que es muy antigua, muy especial y construida sobre un sustrato jurídico muy elaborado como la foralidad.

Anónimo dijo...

De todas formas ¿quién no fue alguna vez independiente? Si por independencia de facto hablamos, hasta el Reino de Mallorca y el Rosellón fue un "país" independiente vasallo de la Corona de Aragón hasta su retorno a ésta con Pedro IV el Ceremonioso; como lo fue el Reino de Sobrarbe y Ribagorza, e incluso el Condado de Barcelona (en los tiempos en que de facto lo era, y no dependía mas que de él mismo sin los monarcas carlolingios). ¿O no lo fue tampoco Galicia con la división de Alfonso III el Magno, o si caben matizaciones al respecto, con García hijo de Fernando el Magno, aunque por un breve periodo de tiempo? ¿Y? La época conocida como "de los 5 reinos", etc...Tecnicamente hasta ha habido "ciudades-estado" (pese al anacronismo) con las reinas/señoras Elvira y Urraca de Toro y Zamora.

Si, en el caso de Vizcaya, ha sido independiente ¿alguien se va a rasgar las vestiduras por ello? ¿es carta blanca para todo? Su unión a Castilla, a diferencia de Guipúzcoa y Álava, fue PERSONAL, en la figura de Juan I rey de Castilla y señor de Vizcaya. Está perfectamente contrastado pese a los errores de hoy (y por historiadores nada sospechosos) esa característica secular del Señorío de "territorio no dependiente" ni del reino Asturiano, ni del Navarro (Alfonso III en su crónica: "Álava, Vizcaya y Orduña siempre habían sido poseídas por sus habitantes"). Fluctuó entre la "dependencia" e influencia de Asturias y Navarra (con el Mayor). Los López de Haro fueron los verdaderos creadores tras la anexión del Duranguesado y las Encartaciones. "Vizcaya fue siempre territorio libre, sin embargo, los reyes navarros y castellanos, buscaron su amistad y colaboaración para las empresas de la Reconquista, y en agradecimiento se les otorgaban tierras y cargos en sus reinos a sus Señores. Por estos motivos, los Señores de Vizcaya les rendían homenaje como vasallos suyos por aquellos territorios que recibían. El señor de Vizcaya reunía en su persona las condiciones de soberano independiente como señor de Vizcaya, y la de vasallo del rey como rico-hombre de su reino".

En la Hª General de la Casa de Haro, L. Salazar se manifiesta en ese mismo sentido sobre la independencia secular del Señorío "fue siempre país libre, sin dependencia alguna de otros, como equivocadamente otras veces había dicho".

Las Vascongadas en sí, eran un ente abstracto, un territorio étnico-cultural y punto. Como nunca han constituído una unidad política, no se puede hablar de una independencia conjunta que jamás ha existido.

Wasconiae Eterna dijo...

Euskal Herria representa en el ente colectivo un posible futuro, mientras que Vasconia representa el origen de todo.

Entre esas dos "marcas" hubo distintos nombres que representan estados y países distintos de la misma nación, del mismo pueblo: Reino de Pamplona, Reino de Nabarra,Señorío de Vizcaya,condado de Guipuzcoa,Ducado de gasconia,Royaume de Navarre,bascongadas,.......

Cada término simboliza una época diferente y por lo tanto un estado administrativo distinto.