Buscar este blog

15 marzo 2015

La nada no es meta ni camino, es nada por Petri Rekabarren

Iniciamos una serie de cuatro breves comentarios sobre la situación de una parte del amplio movimiento de liberación nacional de clase vasco, o izquierda abertzale en su sentido esencial e histórico. Nos centraremos fundamentalmente en Sortu y más en concreto en su dirección para analizar, primero, desde qué momento crítico debemos sostener que es una dirección burocrática, y las consecuencias que ello acarrea; segundo, y unido a lo anterior, su retroceso político e ideológico hacia un reformismo clásico caracterizado por lo hueco de su proyecto; tercero, y desde aquí, la incapacidad de su actual dirección para entender y aplicar la dialéctica entre reforma y revolución; y cuarto, las perspectivas y necesidades a las que se enfrentan tanto las bases de Sortu como de la izquierda abertzale en su conjunto.
1.
Hace dos años Sortu hizo su presentación oficial en Iruñea. Hoy debemos decir que se han cumplido los peores augurios que, incluso con anterioridad, ya hicieron sectores de la izquierda abertzale histórica en el sentido de que de seguir a ese ritmo el «giro al realismo político» bien pronto Sortu se convertiría en la estructura burocratizada y verticalista que dirigiría en la práctica el reformismo de EH Bildu y Amaiur.
La dirección actual de Sortu es un grupo burocrático que ha negado a sus bases el ejercicio del derecho de conocer el resultado oficial del debate estratégico previo a su fundación. Existen muy contados casos en la historia política en general, y no sólo de «izquierdas», en los que se ha conculcado tan burda y descaradamente el derecho inalienable que tiene la militancia de base a conocer los resultados oficiales del debate fundacional, debate en la que participó con ilusión al inicio pero que se fue enfriando mucho luego, a modo de premonición pesimista.
Ninguna dirección tiene potestad ética y política para negar este derecho, para imponer el silencio y la oscuridad sobre la decisión colectiva democráticamente tomada. Una dirección que así actúa rompe toda relación democrático-socialista bidireccional y crítica con sus bases, e inicia una caída progresiva en la deslegitimación que sólo puede ser resuelta por su cese y recambio, o en el peor de los casos por la docilidad mental de las bases que aceptan semejante negación de sus derechos y libertades, de sus necesidades.
La militancia no sólo tiene el derecho de conocer lo que ella ha decidido, sino que sobre todo tiene la necesidad de hacerlo porque el futuro de su colectivo, organización o partido, sin mayores precisiones ahora, depende en todos los sentidos de ese conocimiento colectivo y exhaustivo. Si el suficiente dominio de la teoría marxista es una necesidad en sí misma confirmada y reafirmada por la historia, tanto más lo es aún el conocimiento crítico y autocrítico de la teoría que esa militancia ha materializado lo más concretamente posible en su estrategia de liberación nacional de clase, estrategia discutida y aprobada en común y que fija para un período de tiempo los objetivos irrenunciables por los que se lucha, la estrategia adecuada para lograrlos, y las tácticas que deben aplicarse en la realización de esa estrategia.
Las denominadas Bases Ideológicas expresan sintética y ordenadamente la decisiva interacción entre los objetivos, la estrategia y las tácticas. Más que simple interacción, dialéctica. Los objetivos deben estar manifiestamente presentes en la estrategia, cohesionándola con la vista puesta en ellos aunque aparenten ser utópicos y ucrónicos; y también deben estructurar el interior de las tácticas con la flexibilidad necesaria en cada reivindicación, lucha y forma táctica aplicada en las siempre complejas y cambiantes formas de opresión, explotación y dominación. Una dialéctica entre los tres componentes que determina que si uno de ellos falla o yerra, más temprano que tarde herrará la entera política revolucionaria. Dependiendo del contexto y de las coyunturas, un partido u organización puede subsistir en medio de un desacoplamiento creciente entre esos tres niveles dialécticamente unidos, pero a nada que la coyuntura cambie surgirán los problemas que se harán insoportables cuando sea el contexto el que varíe. Lo peor es que si bien semejante descoyuntamiento entre objetivos, estrategia y tácticas destroza a toda organización o partido, sus nefastos efectos son cualitativamente más graves cuando se trata de un movimiento de liberación nacional, como es nuestro caso.
Las Bases Ideológicas de Sortu están guardadas bajo siete llaves. La militancia no ha recibido ninguna explicación sobre tamaña burocratada que amputa además del derecho a conocerlas también, como decimos, la vital necesidad de que la militancia las someta a crítica y autocrítica colectiva dado que ella misma las ha redactado. Sin entrar ahora al método con el que se organizó, realizó el debate y se decidió su resultado oficial, método típico del marketing comercial burgués, lo fundamental es que al margen del grado de condicionamiento y manipulación previa y amaño posterior de sus resultados, ahora mismo y desde hace dos años las Basas Ideológicas siguen censuradas. Peor aún, todavía se desconoce cuándo va a realizarse la II Parte de la Conferencia Inaugural realizada en febrero de 2013. Se dijo que debía realizarse a los dos años, o sea, aproximadamente por estas fechas pero parece ser que se retrasa indefinidamente.
Mientras tanto, la dirección de Sortu impone arbitrariamente decisiones de muy largo alcance, que van directamente en contra de la identidad histórica del independentismo socialista y de sus valores consustanciales. Un ejemplo: ANV, primera organización de izquierda nacionalista creada en 1930 y que siempre ha formado parte del conjunto del movimiento de liberación, ha sido excluida de la defensa colectiva en el macro juicio 04/08 contra 35 militantes, a los que puede caerles una condena de diez años. Sin explicación alguna, pocos meses antes de iniciarse el juicio ANV fue lacónicamente avisada de que buscara otro equipo de abogados porque no iba a defenderles el de Sortu. La dirección de Sortu rompe así, sin explicación alguna, con la esencial solidaridad activa ante la represión que orgullosamente ha identificado a la izquierda independentista desde sus orígenes. La dirección de Sortu cae así en el sectarismo político más aberrante mientras que impulsa directrices reformistas a las que se opuso y opone ANV por coherencia política demostrada en sus 85 años de heroica historia.
Comprendemos ahora mejor una de las posibles razones que intentarían explicar lo inexplicable: negar a la militancia el derecho y la necesidad el acceso a las Bases Ideológicas. Algunas opiniones sostienen que a pesar del método empleado los resultados últimos tal vez no coincidieran con la postura política y teórica preexistente de la actual dirección. Otras dicen que no se publican las Bases Ideológicas para no facilitar una posible ilegalización de Sortu, deseada por el fanatismo español. Por no extendernos, también se dijo alrededor de hace un año que se estaba a la espera de que concluyera el debate en Iparralde. Lo cierto es que desconociéndose las Bases Ideológicas la dirección de Sortu ha impuesto otras dinámicas de largo alcance como todas las relacionadas con EH Bildu y Amaiur tomadas abiertamente al margen de la militancia de Sortu que es informada después con lo fundamental ya decidido: política de hechos consumados.
Al ignorar el contenido de las Bases Ideológicas la militancia de Sortu carece de punto de contraste entre lo que impone la actual dirección y lo que realmente debiera hacerse según los objetivos, la estrategia y las tácticas diseñadas y oficializadas en las Bases Ideológicas. La dirección tiene así las manos prácticamente libres para hacer y deshacer lo que quiera, mientras que a las bases sólo les resta la fe y el derecho de pataleo en las escasas cuestiones superficiales que de vez en cuando les son planteadas. La militancia, además de las reuniones y asambleas en las que exponer su opinión, solamente dispone para su formación política, teórica e ideológica de muy limitados medios: el portal virtual de Sortu, el diario Gara y la Fundación Iratzar, apenas más.
Dejando para otros capítulos de esta serie la aguda limitación teórica y la orientación ideológica y política de estos medios, el problema en el que ahora debemos fijarnos no es otro que el de la imposibilidad de debate radicalmente democrático en el interior de Sortu por cuatro razones: no hay punto de contrastación al desconocerse las Bases Ideológicas; no hay posibilidad de seguimiento de lo poco debatido al funcionar EH Bildu y Amaiur por su cuenta, sin comités de barrio y pueblo que se reúnan regularmente para hacer seguimiento; no hay plan alguno de formación simultánea y sistemática que enriquezca conceptualmente los debates; y, como remate, la militancia de Sortu no puede debatir sobre la nada partiendo de la nada, como es el caso de la llamada «Vía Vasca».
Probablemente la «Vía Vasca» sea uno de los documentos que más fácilmente se han escrito porque casi no hace falta esfuerzo intelectual para redactarlo. Pero esta facilidad se muta en su opuesto cuando sus autores intenten demostrar su factibilidad. Un principio elemental de la epistemología materialista indica que la carga argumentativa descansa sobre quien afirma algo, no sobre quien lo niega. Por ejemplo, si decimos que ornithocheirus fosforescentes han cruzado a la velocidad de la luz las supercuerdas que conectan los multiversos traspasado el umbral de nuestro universo, encontrándose ahora en la sede de la ONU leyendo un ultimátum a la humanidad, si decimos esto debemos ser nosotros quienes aportemos pruebas a menos con argumentos de alta probabilidad. Si no lo hacemos, entonces quienes niegan esa eventualidad destrozarán nuestro idealismo.
Salvando las distancias entre la «Vía Vasca» y los ornithocheirus fosforescentes, estamos a la espera de siquiera alguna pista racional que sugiera una remota factibilidad de la «Vía Vasca». Mientras que la militancia de Sortu no reciba esa pista flotará en vacío de la creencia.
Texto completo en: http://www.lahaine.org/cast-eusk-la-nada-no

11 comentarios:

Kin-jong-un dijo...

De acuerdo con este texto,por lo que creo que hay que tomar medidas Ahí va una muy sencilla:No votarles en las Elecciones Municipales.Que o bien sirva de advertencia o si no se corrige esta orientación o que sea el inicio del desastre si no vale para lo que se esperaba.

Anónimo dijo...

Si pero luego hablarán del "voto responsable" y terminarán votando.

Anónimo dijo...

Menuda jota de texto. La IA no pretende ser perfecta y es consciente de los mecanismos que deben ser mejorados. Mas debate e introspección que en la IA no ha habido en ningún jodido partido de aquí a la China. El del primer comentario que le vaya a hacer la cama a su hermano líder de la República de Corea.

Anónimo dijo...

a militantes de anv no a anv se les propuso que se les defendería los abogados que tenían de sortu siempre que siguieran la táctica de todos los demás imputado ,si algunos quieren ir por su cuenta se comprenderá que los abogados no pueden preparar una estrategia y la contraria.y se les aviso con mu pero que mucho tiempo.

felder dijo...

que lastima que la sopa de letras hispano-comunista no se presente. lo que los vascos nos perdemos...

Anónimo dijo...

A los de ANV ya se les advirtió desde hace MUCHO tiempo, que el nacimiento de Eusko Ekintza y una posición crítica respecto a SORTU tendría consecuencias. Ya hemos visto las rastreras y traidoras consecuencias.No se hizo público el tema antes, porque no se llegaba a creer el grado de traición que se estaba cometiendo, se espero a una reflexión dentro de la burocracia de BILDU, pero finalmente se confirmó. Pero como en EHS bien se afirmó en otro artículo, la IA vampiriza, muerde el cuello, te chupa la sangre, te abandona y practica la tierra quemada.

Wasconiae Eterna dijo...

Podemos no tiene tantas manchas en su curriculum como las formaciones Euskaldunas por que no se han presentado aún en el Estado.

Que fácil se vé todo desde el palco, ya veremos cuando salgan al ruedo a torear.

Anónimo dijo...

Ya no les defiende ni los chupaculos de boltxe

Anónimo dijo...

Ya se ha filtrado la noticia. Gorroño ha fichado por el PNV. A ver si en este blog también se saluda la noticia tanto cómo cuando os relamisteis de que Sortu no le quería. Gora IA

Anónimo dijo...

Desconocimiento absoluto de la lucha del pueblo vasco incluso cierto desprecio y ninguneo. No teneis ni puta idea de lo que hablais. LOTSAGARRIA

Anónimo dijo...

Y me pones un dibujo del jueves??? Metete el bififus activo por el ojete