Buscar este blog

29 mayo 2015

Carta abierta a Joseba Urrusolo y Rafael Caride

Me animo a escribiros esta carta ante vuestra insistencia en dar clases de coherencia a todo el mundo, especialmente a quienes no se han puesto al servicio de quienes someten a nuestro pueblo.

Me animo a escribiros esta carta abierta a ante vuestra insistencia en dar clases de coherencia a todo el mundo, especialmente a las personas que al contrario que vosotros, no se han puesto al servicio de los intereses de quienes someten a nuestro pueblo.
Os habéis empeñado en ser un referente en lo que a la salida de los presos se refiere. Os creéis con derecho de dirigiros personalmente a militantes que apuestan por la reivindicación de la amnistía como vía para sacar a los presos y presas de la cárcel con frases como “¡Qué fácil les resulta a algunos hacerlo desde la calle!”. Y no se os cae la cara de vergüenza cuando algunas de las personas que firman la carta que citáis en vuestro escrito se han pasado tres décadas en la cárcel sin tragar con el chantaje del enemigo al que vosotros ahora os abrazáis, ese con el que hacéis risas en los estudios de la cadena Ser, ese enemigo al que provocasteis un orgasmo cuando le comunicasteis que os poníais a su servicio.
Una de las cosas que más me molesta es el tono en el que habláis a todos los que una vez fueron vuestros compañeros de lucha y lo hacéis con el veneno que escupe quien ha sellado una traición. Y también me molesta la chulería con la que os colgáis galones por la actividad armada que habéis llevado a cabo y otros no (recuerdo la carta que uno de vosotros dirigió a un conocido bertsolari al que llegó a calificar de borrokilla de taberna basándose en comentarios que supuestamente había escuchado en los patios de las cárceles), sin daros cuenta de que precisamente la cantidad de galones que lleváis en la solapa por esa actividad de la que ahora renegáis hace aún mucho más grave la actitud que habéis tomado.
Dicho todo esto y como os empeñáis en escribir cartas en las que supuestamente os preocupáis por la salida del resto de presos y presas, voy a pasar a explicar cuáles son las consecuencias de vuestra Vía Nanclares: Todos los beneficios penitenciarios a los que os habéis acogido son proporcionales al perjuicio que habéis ocasionado a quienes fueron vuestros compañeros. Si alguien inventó las medidas de excepción contra los represaliados y represaliadas políticas es porque pretendían que gente como vosotros claudicara, que dijeran que lo que habían hecho no tenía sentido y que acabaran haciendo precisamente eso que estáis haciendo ahora, que es convertiros en la voz del enemigo con la supuesta legitimidad que os da el haber estado en la misma trinchera que esos a los que ahora estáis escupiendo.
Por ello, los presos que os acogéis a la Vía Nanclares representáis y legitimáis la dispersión, los primeros grados y la negación de los derechos más básicos de quienes se mantienen firmes en la lucha. Sois el guante que cubre la mano del carcelero que apaleó a tantos kides, el juez de Vigilancia Penitenciaria que niega la libertad de los presos enfermos y la orden de cacheo que deja sin visitas a amigas y familiares. Sois las galerías de aislamiento y el pikolo de la kunda que nos humilla y golpea en los traslados. Sois la soga que ahorco a quien apareció sin vida en extrañas circunstancias en su celda y la sombra que hizo desaparecer de la faz de la tierra a quienes seguían dándolo todo en la clandestinidad. Sois quienes tuvisteis mucho valor para causar sufrimiento a otros pero muy poco para asumir con entereza las consecuencias que se derivaban de vuestras acciones.

Y ya que habláis de lo que se comenta en los patios y como por ser un borrokilla de taberna yo también he podido disfrutar de ese tipo de conversaciones en varios aislamientos andaluces, algunos con los que compartisteis militancia dicen que les da pena ver a gente a la que han admirado tanto como a vosotros arrastrarse ante el enemigo. No lo digo yo, lo dice gente con “galones” de esos que os gustan. Y también se dice que Rafael Caride no veía hacer ningún tipo de lucha porque no lo veía conveniente, y al mismo tiempo negociaba con Instituciones Penitenciarias a espaldas del Colectivo, y se comenta que cuando el resto de kides se quedaban en chapeo por la muerte de dos presos políticos en menos de una semana, Joseba Urrusolo paseaba por el patio como si no pasara nada.
No sois un ejemplo para nadie. Ni os quieren vuestros antiguos kides ni os quieren los que os hacen propaganda. Y que sepáis que criticando la Carta por la amnistía sólo la reforzáis, porque sabemos que si a vosotros no os gusta es que vamos por el buen camino.

Sendoa Jurado García
Texto completo en: http://www.lahaine.org/carta-abierta-a-joseba-urrusolo

No hay comentarios: