Buscar este blog

14 mayo 2015

Comunicado de Herri Gorri

hg1 copiaEstos cinco meses de consolidación de Herri Gorri, los hemos basado esencialmente, en la presentación de nuestro marco teórico-ideológico de referencia y en la configuración de unos principios generales y estructurales de nuestra línea política.
Herri Gorri ha supuesto un proceso de convergencia complejo, en el que los puntos de referencia en los debates iniciales fueron:
a) Necesidad de crear en Euskal Herria un referente comunista con independencia política y organizativa, como punto de convergencia entre los diferentes grupos, colectivos e individuos presentes, incluyendo a la propia Herri Gorri.
b) Crítica a la línea política de Sortu, fundamentalmente al oportunismo, reformismo y al nacionalismo como ejes de su política.
c) Partiendo del reconocimiento del Marco Nacional y Autónomo de Lucha de Clases, el referente comunista en Euskal Herria debía definir las alianzas con organizaciones revolucionarias exteriores, desde la premisa del internacionalismo proletario y el derecho de las naciones a la autodeterminación y, sobre todo, desde la independencia política y organizativa.
En el proceso de formación de Herri Gorri han existido dos tendencias implícitas y contradictorias pero que desde la generosidad mutua y la no explicitación de ciertos debates y aproximaciones han coexistido prácticamente hasta el momento en el que Herri Gorri ha hecho su aparición pública. Estas dos tendencias, partiendo de los mismos puntos de referencia de los debates iniciales, los fundamentaron desde premisas diferentes y, por ello, llegaron a conclusiones diferenciadas que no podían ser gestionadas ni coexistir en un mismo proyecto organizado.
Un sector buscaba en Herri Gorri un punto político-organizativo desde el cual impulsar una reconstrucción de la Izquierda Abertzale (ser una “cuarta pata” junto a ERNAI, SORTU y LAB de carácter socialista-revolucionaria) readaptándola al nuevo contexto y la nueva coyuntura. Esta tendencia buscaba construir Herri Gorri en función de la existencia de sectores críticos de la Izquierda Abertzale y con un análisis en el que la crítica a Sortu se realizaba por una supuesta ruptura con los objetivos de Independencia y Socialismo, la institucionalización política y la alianza con sectores burgueses.
La otra tendencia contemplaba Herri Gorri como organización de orientación marxista leninista que consideraba prioritario construir un referente comunista en Euskal Herria en el que la unidad de clase (el carácter principal y determinante de la contradicción capital-trabajo) es determinante frente al eje de afirmación nacionalista-revolucionaria donde el independentismo se subordina al nacionalismo.
El primer sector o tendencia abandonó Herri Gorri y, lo cierto, es que casi estuvo a punto de frustrarse su nacimiento, ya que surgía desde una gran debilidad organizativa, pero un núcleo de militantes decidió proseguir. Desde el primer momento en Herri Gorri entendimos legítima la posición de los compañeros y compañeras que abandonaron el proyecto puesto que, ciertamente, no respondía a sus expectativas. Más aún, considerábamos que, aún desde líneas diferentes, tanto Herri Gorri como los que la habían abandonado, podíamos mantener posiciones y planteamientos que, aún desde la diferencia, no fueran antagónicos e incluso en un futuro, sin duda, estaríamos “condenados” a reencontrarnos en el camino.
Y comenzaron los primeros ataques. Desde la creación del blog y la publicación del “Zer gara gu?” comenzaron críticas que no eran precisamente de tipo político, ideológico o teórico. Creemos probado que cuando Herri Gorri ha sido emplazada al debate, a la confrontación política y teórica, hemos respondido de manera honesta, respetuosa y desde un ánimo constructivo y conciliador. Pero los ataques eran de otra índole, se trataba de presentar a Herri Gorri, como una “sucursal” de Red Roja en Euskal Herria para poder acusar a Herri Gorri de “estatalista” y tratar de hacer daño, incluso a costa de dañar a la propia Red Roja.
Personas concretas que, al contrario de lo que hicieron ellas mismas, no desvelaremos ni sus nombres ni sus procedencias organizacionales, comenzaron a actuar como “trolls” en determinados blogs y de cara a otras organizaciones del Estado y/o de las naciones dentro del mismo y nos encontramos con sorpresas como que en la publicación del Zer gara gu? en una organización andaluza se escribía con todo desparpajo, que Herri Gorri era la pantalla de Red Roja en Euskal Herria. La relación de esos “trolls” con ciertas personas muy concretas de Andalucia explicaban esa anotación malintencionada que buscaba también réditos políticos frente a Red Roja.
Enseguida comprendimos que se trataba de un intento de hundir a la organización cuando estaba en su fase de mayor debilidad porque Herri Gorri era molesta. Muchos sectores hubieran deseado que Herri Gorri permaneciera en el ámbito del nacionalismo, del derrotismo y del oportunismo en el que ciertos colectivos de Euskal Herria, que se dicen comunistas, persistían. Comprobaron que no iba a ser así y, de manera rastrera, comenzaron a injuriar a Herri Gorri buscando su deslegitimación, no mediante el debate político sino desde la mentira.
En Herri Gorri valoramos la situación. A pesar de que en el blog Euskal Herria Sozialista (al que agradecemos la publicación de una buena parte de nuestros artículos) dichos “trolls” sacaran a relucir ciertos emails, nombres, situaciones, localidades que en otros contextos y circunstancias hubieran sido constitutivos de acusaciones de colaboración con las fuerzas represivas del Estado, en Herri Gorri nos limitamos a publicar un comunicado (el nº1) en el que expresábamos que ni éramos la sucursal de nadie, ni éramos una corriente “crítica” de la Izquierda Abertzale. Pero no era suficiente. Siguieron en su labor contrarrevolucionaria aún a costa de implicar a una organización como Red Roja, cuyo compromiso con Euskal Herria y sus sectores revolucionarios están fuera de toda duda, pues incluso cualquier nacionalista culturalista de la Izquierda Abertzale reconocerá, aún con disgusto, el esencial papel que los y las camaradas de Red Roja cumplieron en la configuración de una candidatura internacionalista, en unas pasadas elecciones europeas, además de otras actuaciones, que no es este el lugar ni el momento para expresarlas.
Por no entrar en una dinámica que sólo beneficiaría a estos elementos mercenarios y probablemente anticomunistas, que estaban desarrollando labores típicas de chivatos y colaboradores, en Herri Gorri decidimos mantener una posición casi estoica, aún a sabiendas del daño que estaban realizando a la organización, a terceras personas y a la causa comunista en Euskal Herria.
De manera reiterada, comentarios y entradas en blogs, tanto el propio de Herri Gorri, como en otros, estos mercenarios demostraban que seguían en su labor, atentos a cualquier movimiento que hiciéramos, para salir con la letanía de ser la sucursal de Red Roja, de ser estatalistas, de estar mintiendo, etc.
Sin duda alguna, esta dinámica saboteadora tuvo consecuencias al alejar a cierta gente de Herri Gorri y de deslegitimar a la propia Red Roja. Se llegó a tal punto que decidimos no profesar ningún tipo de posicionamiento político de cara al Estado español, para no caer en ese juego, pero ciertamente cometimos un error.
Fueron los debates con KIMETZ y Reconstrucción Comunista los que nos llevaron a la conclusión de que no podíamos seguir aislados en el Marco Nacional y Autónomo de Lucha de Clases. No podíamos seguir condicionados por las críticas que siempre nos iban a realizar de manera maliciosa y anticomunista estos personajes concretos, conocidos por su labor entrista, nacionalista y oportunista.
Pero lo que realmente nos llevó a tomar la difícil decisión de publicar este comunicado, es un comentario que nos llegó al blog de la organización, en el que nuestro posicionamiento respecto al conflicto en Telefónica-Movistar, fue acusado de ser una copia del emitido por la organización Red Roja y pidiendo explicaciones por ello. No podía ser, ya era demasiado, si nuestra labor iba a ser fiscalizada en estos parámetros, si no podíamos ni siquiera sacar un comunicado de apoyo a los trabajadores y trabajadoras de dicha empresa, basándonos en informaciones y datos de acceso público en la red, ¿qué iba a ser lo siguiente?.
Por lo tanto, Herri Gorri ha considerado necesario en este momento, y bajo la premisa de no volver a hablar y tratar el tema, ofrecer las siguientes puntualizaciones:
1º Red Roja efectivamente tomó contacto con Herri Gorri tras su nacimiento, en tanto que dicha organización tiene una tradicional vinculación con diferentes organizaciones del movimiento revolucionario de Euskal Herria y sigue muy de cerca, desde el internacionalismo proletario y desde el respeto entre organizaciones y líneas políticas, la dinámica política en Euskal Herria. Lógicamente, el surgimiento de una organización comunista, crítica con la línea de Sortu, no podía pasar desapercibido para otra organización comunista.
2º Nuestro criterio para relacionarnos con otras organizaciones del Estado y desarrollar relaciones constructivas, sean desde el debate, la colaboración en temas específicos, o la contrastación de posiciones ante el contexto y la coyuntura, es el de seguir una línea marxista-leninista y, algo fundamental, mantener una posición consecuente con el ejercicio de la autodeterminación y el derecho de secesión. En este sentido, Red Roja, igual que la organización Reconstrucción Comunista, cumplen con dichos requisitos. Por ello, y aún siendo en lo que se refiere al marco de actuación “estatalistas”, Herri Gorri está en disposición de mantener relaciones entre camaradas, al igual que con otras organizaciones nacionales o estatales con igual disposición. De igual forma, y desde la misma lógica, no mantendremos relaciones de este nivel con organizaciones de Euskal Herria que se dicen comunistas pero que se mantienen en el campo del nacionalismo y el oportunismo.
3º Debemos, en este punto, ser autocríticos con la forma en la que hemos gestionado las mentiras, difamaciones y acusaciones de las que hemos sido objeto puesto que de facto caímos en el error de “quien calla otorga”, ya que preferimos mantener silencio y no desarrollar una relación con Red Roja, desde el internacionalismo proletario, por prudencia de que cualquier tipo de mención, comentario o valoración que realizáramos, iba a ser instrumentalizada en nuestra contra. Efectivamente fue un error, puesto que lo que logramos con nuestro silencio fue hacer que estos personajes se envalentonaran y siguieran con su línea anti-Herri Gorri, alcanzando cierto nivel de credibilidad, al no hallar respuesta por nuestra parte.
4º Tenemos los correos electrónicos en los que una persona concreta, desde la más absoluta irresponsabilidad, menciona nombres, lugares, etc, en los que deja bien a las claras los posicionamientos de cada cual. Lógicamente, no los publicaremos en la web por motivos obvios que, cualquiera con cierta trayectoria militante, entenderá. En los correos electrónicos, se entremezclan posiciones antagónicas, verdades y mentiras que, en circunstancias normales, no tendrían ninguna particularidad pero, desde luego, bajo ningún concepto son demostrativos de ninguna relación oscura entre Red Roja y Herri Gorri.
En lo sucesivo, y sobre este tema en particular, nos remitiremos a este comunicado. Reiteramos además nuestro respeto a cualquier legítimo intento que desde el nacionalismo revolucionario, quiera afrontar cualquier proyecto de reconstituir la Izquierda Abertzale, y con los que mantendremos discrepancias, pero también puntos en común y, sobretodo, respeto político. Con los que no mantendremos respeto, será con oportunistas y calumniadores, a los que sólo enviamos nuestro más absoluto desprecio.
Herri Gorri 2015/5/12

7 comentarios:

Anónimo dijo...

toda la vida los "comunistas abertzales" han repetido esta jugada, son agentes a sueldo del nacionalismo pequeño burgues y su unica aspiración es servir fielmente a la causa "patriotica", botaron a LAIA, purgaron HASI, EHK, y siguen con cualquiera que asome la hoz y el martillo.

Anónimo dijo...

Que hijoputas los abertzales siempre barriendo para la IA y en contra del partido.

Anónimo dijo...

cuando hay que elegir, dicen "son la misma cara de la moneda" pero es mentira, siempre anteponen la patria a la construcción del partido.

Anónimo dijo...

3:14 p. m.
Los "Comunistas abertzales" purgaron a HASI? Ver para creer. Aparte de demostrar tu falta de interes metiendo en el mismo saco a "los que botaron a LAIA y purgaron a HASI", como si fueran los mismos. LAIA se desinflo ella sola con sus decisiones dentro de HB y a HASI no le purgaron precismanete los comunistas (HASI era m-l, asiq, como no se purgen a si mismos...) A HASI se lo cargaron los "abertzales" q stan ahora celebrando que han borrado la palabra m-l de la IA.
Un minimo de coherencia

Anónimo dijo...

Unos les acusan de "españolistas" y otros de "pequeño burgeses nacionalistas", en que quedamos?

Anónimo dijo...

Quizás es que tienen una línea propia precisamente diferenciada de los "españolistas" y de los "pequebildurris".

Anónimo dijo...

Quizás es que se nos presenta una fuerza comunista q no cae en los topicos de los "españolistas" y "bildurris" de turno.