Buscar este blog

30 mayo 2015

¿tenemos alcalde borroka en Iruña?? jaja

Resultado de imagen de joseba asironPAMPLONA - Frente a los que insisten en dudar del compromiso de Joseba Asiron, candidato de EH Bildu a la Alcaldía de Pamplona, con los procedimientos exclusivamente democráticos y le insisten un día sí y otro también para que se posicione contra la violencia ejercida por ETA, no viene mal recordar la postura que adoptó tras el asesinato de Tomás Caballero, cuando en mayo de 1998 decidió firmar un manifiesto en el que expresamente se condenaba la violencia y se solicitaba a la organización que dejara de matar.
Asiron, historiador y profesor de ikastola privada, fue una de las 134 personalidades de la cultura vasca que se adhirió al comunicado de denuncia del atentado contra el edil de UPN, que este periódico publicó el 21 de mayo. El manifiesto comenzaba con el siguiente párrafo: “Nosotros, euskaldunes navarros en el umbral del siglo XXI, ante el criminal atentado cometido en Pamplona, queremos manifestar nuestra más firme y total condena del injustificable asesinato de Tomás Caballero”.Los firmantes trabajaban en su mayoría en la Comarca de Pamplona y representaban un diverso abanico de tendencias políticas e ideológicas. Había profesores, escritores, músicos, gente del teatro, bertsolaris o periodistas, que se vieron ante la necesidad de mostrar bien a las claras su postura contra la violencia y a favor de los derechos humanos tras una nueva víctima mortal de la campaña de ETA contra los cargos públicos de UPN, PP y PSOE. “En este ocasión han elegido a otro cargo electo, a un representante de la voluntad ciudadana, concejal de UPN. Por lo tanto, queremos expresar nuestra condolencia a la familia de Tomás Caballero y a sus amistades, así como a sus compañeros de UPN y al Ayuntamiento de Pamplona”, se decía en el comunicado.
CONDENA EXPRESA Las personalidades que apoyaron el manifiesto destacaron en la presentación pública del mismo que “lo único que nos une es la condena del asesinato ocurrido en nuestra ciudad. Él constituye el objeto del texto, su contenido, su origen y su final”.
Además de la condena del asesinato de Caballero, los firmantes consideraban que la violencia de ETA “provoca un perjuicio incalculable al desarrollo del euskera”. Uno los párrafos textuales del manifiesto decía lo siguiente al respecto: “De la misma forma que no queremos ningún tipo de imposición o violencia contra nosotros, tampoco la deseamos para nadie. Esas vías no dan fruto alguno, son estériles y frustrantes. Ese crimen cometido en nombre de Euskal Herria es también un atentado en contra de todo lo euskaldun de Navarra”.
Por último, en el manifiesto contra ETA se aseguraba que tras el atentado de Pamplona contra el edil regionalista, “es evidente el daño que esos procedimientos infligen a la convivencia, el dolor que producen en la sociedad y las secuelas de dolor e indignación que llevan aparejados”. - D.N.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Era un alto cargo en la ikastola privada San Fermín. Y por cierto una persona de primera. Cuando hubo varios días de greba por la educación pública salió a intentar echar a la gente que se había metido a la ikastola a llamar a huelga. Por supuesto todo en euskera. Muchas personas que han estudiado donde él no le tienen mucha estima que digamos.

Anónimo dijo...

Bla bla bla ixorrai