Buscar este blog

27 julio 2015

1992 Urrats Berri en HB o el reinado de Antza y los ASK

A principios de Abril de 1992, a punto de concluír el debate "Urrats berri" de HB, se conoce la existencia de enmiendas presentadas a las ponencias de base criticas sobre ETA. Se afirma en ellas que "se ha pasado de una lucha armada, pretendidamente selectiva, a una lucha armada que, no se sabe si inconscientemente o no, es cada vez más indiscriminada. Si el objetivo la lucha armada es crear contradicciones en el sistema, la actual lucha nada de ETA está creando contradicciones en nosotros, en HB, y es de suponer que en la propia organización armada"; se comenta, en referencia a autovía de Leizarán, que ETA carece de "legitimidad para irrumpir en un conflicto civil", por lo que "hay que recuperar, el aspecto ecológico y quitar la carga política que nosotros mismos le dimos". Se propone ser lo "suficientemente responsable de criticar o denunciar las prácticas armadas que suponen un retroceso o parón en el proceso de liberación nacional o social", y se atribuye el estancamiento de los votos de HB a "la negativa repercusión de muchas acciones armadas de ETA".
Y sin embargo, el resultado de las votaciones sobre las enmiendas revela el caracter minoritario de estas posturas críticas, —aunque, sea la primera vez la historia de HB en que éstas son expresadas—, así como la naturaleza "no problemática" con que se presenta la lucha armada de ETA ante una gran mayoría de los militantes de HB. El 9 de Abril se dan a conocer públicamente los resultados del debate. Han participado en él cerca de 6.000 personas en unas 300 asambleas; de los 732 textos presentados, más de la mitad, 471, han sido incorporados a las ponencias. De estos textos, sólo 55 escritos que presentaban aspectos alternativos han sido sometidos a debate. Los coordinadores puntualizan que temas tales como la solución dialogada a la autovía, la definición de izquierda de la organización y la atención a los movimientos sociales han polarizado la atención de los participantes muy por encima de "temas estrella" que interesaban a los medios y a los partidos, tales como la actitud ante ETA o ante la participación institucional.
Resultado de imagen de herri batasuna lituania
Las bases de HB se han pronunciado, por 56% de los votos a favor y 40% en contra, a favor del texto oficial, que apoyaba los movimientos de liberación nacional en Europa del Este, independientemente de que presentaran o no una orientación de izquierdas. (un claro ejemplo de nacionalismo puro y duro)

Respecto a la autovía de Leizarán, —el debate ha tenido lugar antes del acuerdo definitivo del 22 de Abril— el 64% de los votantes defienden como vía de solución el diálogo y, en última instancia el referéndum, sin definirse por una alternativa concreta; mientras que el 39% insiste en defender la alternativa A-4. Asímismo, un 93% se pronuncia por mantener la fórmula de Unidad Popular para HB, frente a un 13% que desea convertirla en un partido.(lo contrario sera realizado en el periodo otegista).

Respecto de la lucha armada, las enmiendas críticas son ampliamente derrotadas, sin bien vertebran —hecho nuevo en la historia del MLNV— de un 15 a un 20% de la militancia de HB. Un 86% de ésta rechaza la enmienda que plantea que los atentados de ETA están siendo negativos para la "izquierda abertzale"; contra que un 14% que da su apoyo a esta tesis. Otra enmienda, que afirma que el carácter indiscriminado de algunos atentados genera contradicciones internas en HB, recibe el apoyo del 17% de los votantes. Por fin, un 81% de los militantes "prefiere no definirse respecto a una denuncia de determinadas prácticas armadas" (lo que quiere decir, a sensu contrario, que existe otro 19% que propugnaría definirse respecto de las mismas). La ponencia oficial había tenido ya previamente en cuenta este descenso del fervor de la militancia de HB respecto de ETA, al definirla como "referencia obligada", en vez de "como "vanguardia político-militar del MLNV"; el 68% de los militantes votan a favor de la expresión de "referencia obligada", rechazando por tanto el término "vanguardia político-militar". Los resultados del debate están, pues, lejos de las expectativas que éste había despertado; el Correo los titula así: "El 86% de los militantes de Herri Batasuna considera positiva la violencia de ETA"
Rufi el hombre fuerte en la sombra, de Antza entonces.
El 15 de Abril culmina la segunda fase del debate "Urrats Berri" mediante la elección de la nueva Mesa Nacional; ésta, tras ser aprobada la ponencia sobre "Adecuación organizativa", ha reducido el número de sus miembros de 33 a 25. La incorporación de nuevos miembros ha supuesto el 30% del total (lo que permite hablar de una "renovación en la continuidad"). La Mesa queda formada por los cuatro coordinadores de Herrialde —Antón Morcillo por Alava, Julen Aguinaco por Vizcaya, Santi Val por Guipuzcoa y Mikel Arbeloa por Navarra—; por los responsables de área —Joseba Alvarez en euskera, Roberto Sampedro en comunicación, Carlos Rodríguez en comunicación socio-económica, José María Olarra en relaciones con los movimientos populares, Miren Egaña(luego en ARALAR) en relaciones con Iparralde, Jasone Manterola en relaciones exteriores, Rufino Echebarría en organización interna, Adolfo Araiz en política institucional, Tasio Erquicia en política sectorial—. Por fin, son nombradas 11 personas como personalidades de representación nacional —Jon Idígoras, Floren Aoiz, Iñigo Iruín, Jose Luis Elkoro, Itzíar Aizpurua, Patxi Zabaleta(luego ARALAR), Iñaki Ruiz de Pinedo, Jone Goiricelaya, Txoli Mateos, Mauricio Olite, y Txekun Lopez de Aberásturi—. Un representante de Acción Nacionalista Vasca forma parte de la Mesa. Militantes como Iñaki Aldecoa, Jokin Gorostidi, José Antonio Eguido 'Takolo", Gorka Martinez e Iñaki O' Sea han salido de la Mesa; si bien los medios comentan que los dos últimos seguirán influyendo en las decisiones de HB a través del KAS.
En la Mesa no aparecen los nombres de Iñaki Esnaola o Txema Montero: éste último había decidido no presentarse; Iñaki Esnaola ha obtenido el 15% de los votos (porcentaje coincidente con el de los votantes que habían apoyado las enmiendas críticas). El 83% de los votantes respalda la lista de los 25 dirigentes electos (porcentaje igualmente coincidente con el de los que habían apoyado las ponencias oficiales). Entre los candidatos no elegidos figuran Iñaki Esnaola, con 979 sufragios, Julen Madariaga, con 1.160(luego ARALAR), Loren Arkocha, con 673, Fernando Biurrun(luego ARALAR) con 578; y tres militantes de ANV, Sebe Ormaza, con 570 votos, Amaya Bao, con 529, y Kepa Bereciartua, con 289.
Jon Idígoras afirma que el debate se ha realizado "a calzón quitado", y que desde ahora "nos podemos mirar a la cara". Los medios destacan el carácter monolítico de la nueva Mesa Nacional; y afirman que se ha producido un desembarco en la Mesa Nacional de HB de las nuevas hornadas de dirigentes del KAS. (Sin embargo, portavoces del KAS afirmarán a los pocos días que sólo cinco miembros de entre los 25 de la Mesa Nacional pertenecen al KAS, Jose María Olarra, Floren Aoiz, Antón Morcillo,Joseba Alvarez y Carlos Rodríguez).
Resultado de imagen de jon idigoras
Pocos saben que Idigoras ya era critico con ETA

El reordenamiento del MLNV se refleja en las declaraciones del KAS de principios de Mayo. Sus portavoces afirman hallarse "esperanzados" ante los resultados de las conversaciones PNV-HB, expresando su deseo "de que este proceso sirva para abrir un proceso negociador de verdad". Insisten en la necesaria presencia en él de los partidos políticos vascos: "En la negociación, ETA no impone su modelo ni decide por la sociedad. No se propone un acuerdo entre dos cúpulas realizadas a espaldas del pueblo. Los partidos políticos han de jugar un papel importante". Declaran que tras el debate "Urrats Berri" HB ha ganado en autonomía de decisión; y manifiestan que ETA no está representada directamente en la Coodinadora, formando parte de la misma exclusivamente el sindicato LAB, la organización juvenil JARRAI, la organización popular ASK y la feminista "Egizan". (Esta composición es novedosa respecto a la mantenida en los años 80; podría deberse, entre otros factores, a las dificultades de la comunicación fisica con los dirigentes de ETA en Iparralde, y también, tal vez, al deseo de las organizaciones civiles de la Coordinadora de que las disidencias y las reflexiones heterodoxas que han aparecido en los últimos tiempos en el seno de la organización armada no les afecten a ellas, menos sujetas a la presión represiva que sufren los militantes de ETA).



1 comentario:

Anónimo dijo...

joder, apoyar a los movimientos de liberacion nacional del este, manda huevos, que pandilla de nazis emboscados.