Buscar este blog

28 julio 2015

El mito sudista como paradigma del mal

Resultado de imagen de negros sudistasMientras que en los Estados Unidos comienzan cuatro años de conmemoraciones de batallas y acontecimientos relacionados con la Guerra de Secesión, un debate sorprendente toma gran amplitud: el papel jugado por los negros en las tropas confederadas. 

Todo empezó en el otoño de 2010. El Museo de la Confederación en Richmond, que vendía en su tienda soldados de plomo sudistas de raza negra, los tuvo que retirar de la venta. Su director, John Coski explicó claramente el motivo: la presencia de estas figuras en el museo había sido la causa de muchas presiones y amenazas efectuadas tanto en su contra así como a su personal. Unas semanas más tarde, se propuso un nuevo libro de texto en algunas escuelas de Virginia, que provocó la ira de los defensores de la corrección política y una fuerte campaña de intimidación dirigida a su editor para poner fin a la propagación de la obra. ¿Cuál fue el crimen de Joy Masoff, su autora? Ella se había atrevido a escribir que varios miles de soldados negros se pusieron el uniforme gris. 

¡Y eso no es todo! En las últimas semanas, el alcalde de la pequeña ciudad de Monroe, Carolina del Norte, ha prohibido a una asociación para la defensa del patrimonio histórico sudista erigir un monumento conmemorativo. ¿Fue sobre la base de que podría perturbar la paz racial de la ciudad? No, en absoluto… De hecho, lo único que el monumento quería testimoniar era la muerte, en las filas de los soldados confederados, ¡de diez negros nativos de Monroe! 

Numerosos ejemplos tan sorprendentes como esos podrían seguir siendo mencionados. Ellos muestran que la Guerra de Secesión americana no se analiza en términos históricos, sino en términos ideológicos, incluso cuasi-religiosos. La “verdad revelada”, que no es posible discutir, es simple: los ejércitos de la Unión compuestos por demócratas filántropos emprendieron contra los sudistas una guerra justa, con el único propósito de liberar a los esclavos torturados por amos racistas e intolerantes. 

Sin embargo, una de las consecuencias del movimiento Black Power de los años 70 fue la creación en las universidades estadounidenses de muchas cátedras de estudios afroamericanos, algunos de cuyos titulares han participado recientemente en amplios estudios sobre el comportamiento de los negros en el Sur, esclavos o libres. 

Lo que nos dicen es apasionante y socava muchos esquemas. 

Así, John David Smith, profesor de la Universidad de Carolina del Norte y Charlotte señala: “Las causas de la guerra civil no fueron, como ahora se cree, la esclavitud y la supremacía blanca, sino el no-respeto por parte del Estado federal de los derechos de los Estados federados.” Earl James, conservador del museo de Raleigh, donde está a cargo de las colecciones de historia local y afro-americanas, por su parte, aunque es negro, afirma que es absurdo decir que ningún afro-americano se opuso a los ejércitos de la Unión y afirma que “debido a una relación especial entre la tierra y su gente, el patriotismo sudista se había desarrollado entre los esclavos de las plantaciones.” Otro historiador negro, Roland Young, dice no estar sorprendido por todo esto. Él explica que la mayoría de los negros “en el sur, si no todos, apoyaron a su nación. De esta manera, demostraron que era posible separar el rechazo a la esclavitud y el amor a su patria.” 

Ed Smith, un académico que ha trabajado mucho sobre el tema, por su parte considera que es imposible juzgar con ojos contemporáneos la realidad de la sociedad sudista de la primera mitad del siglo XIX y la complejidad de los vínculos que unían a blancos y negros y que les hizo solidarios frente a los invasores del norte. 

Sin embargo, la negación de la participación de tropas negras en los ejércitos del Sur no es nueva. El historiador Ed Bearrs la data a partir de 1910. En cuanto a Erwin Jordan, otro experto en la materia, sostiene que la reescritura de la historia comenzó desde la derrota de los confederados, y explica que “Durante mis investigaciones, he encontrado muchas listas de prisioneros negros redactadas por oficiales nordistas. Nos damos cuenta de que estos afro-americanos dijeron que eran soldados de la Confederación y que en una segunda fase, esos términos fueron tachados y reemplazados por siervos, criados, etc. “ 

De hecho, hubo cerca de 65.000 negros que sirvieron en las filas de la Confederación y 13.000 de ellos participaron en uno o más combates. Las unidades birraciales eran frecuentes y sólo al final de la guerra se organizaron regimientos monocromáticos. El historiador Ervin Jordan también señaló que si el Sur hubiera ganado la guerra, se habría dispuesto del ejército de color más grande del mundo y que esto, sin duda, habría cambiado totalmente el futuro de los EE.UU. no permitiendo con ello la aparición de la segregación y del racismo contemporáneo. 

Este racismo estuvo también totalmente ausente de las filas de los veteranos confederados, como lo demuestran dos ejemplos. En 1913, durante el 50 º aniversario de la Batalla de Gettysburg, una reunión de veteranos de la Unión y la Confederación se organizó. Los iniciadores – del norte – de la ceremonia habían planeado tiendas de campaña para los soldados negros de la Unión, pero no había podido preparar para los del Sur. Sin embargo, muchos confederados negros aparecieron en el lugar y compartieron las tiendas de sus hermanos de combate blancos, mientras que los nordistas, a su vez, practicaron en su campamento la segregación racial… También, en 1914, cuando un monumento en honor de los soldados confederados muertos en acción fue erigido en el cementerio militar de Arlington, el escultor se encargó de representar a varios soldados de la Confederación negros mezclados con sus compañeros blancos. 

Esto fue hace casi un centenar de años atrás, en una época en que la policía del pensamiento no existía, o apenas. Ahora nos imponen lo que debemos pensar, incluso si ello es contrario a la mera verdad histórica. 

¡Los soldados negros del Sur tratados mejor que los del Norte! 

Los soldados negros de la Confederación recibían exactamente la misma paga que los soldados blancos, o sea 11 dólares mensuales. 

En las tropas de la Unión, un soldado afroamericano ganaba 10 dólares al mes, de los que se realizaba una deducción de 3 dólares para pagar por su uniforme y equipo, lo que hacía que al final solo ganase 7 dólares. Los soldados del norte de ascendencia europea recibían por su parte 13 dólares cada mes y ninguna deducción se hizo en su salario. 

Además, los especialistas negros estaban pagados generosamente por el ejército del Sur y, a veces, ganaban salarios más altos que el sueldo de un oficial sudista.

3 comentarios:

sozialismorantz dijo...

Entiendo que colocáis estos artículos para generar debate pero creo que deberíais colgar artículos que tengan un enfoque de la historia materialista junto a artículos como este que no lo tienen.
Voy a intentar exponer de forma breve y hacer comprensible mi análisis sobre la guerra civil en los EEUU, es un análisis puramente materialista.
El norte y el sur de EEUU tenían economías muy distintas, el norte tenía un tejido productivo industrial y el sur agrario, el norte defendía una política de aranceles sobre las importaciones a los EEUU, la razón de esto era que la industria del norte no podría competir con productos procedentes de otros países si estos entraban sin pagar aranceles, lo que perjudicaría a la industria del norte, estos estados del norte con la desaparición de los aranceles frenarían su desarrollo industrial. El caso de los estados del sur es distinto, al sur le interesaba que esos aranceles desaparecieran para poder exportar algodón principalmente a la industria británica, si EEUU retiraba sus aranceles el reino unido compraría algodón a los estados del sur de EEUU para luego vendería productos textiles manufacturados a los estados de EEUU pero los productores de los estados del sur podrían lograr vender el algodón y otros productos a mejor precio al reino unido u a otros países a los que exportarían.
Como se debe entender la esclavitud en todo esto desde una visión materialista, los estados de EEUU esclavistas eran los estados del sur con una economía agraria donde la mayoría de las tierras de cultivo y los esclavos pertenecían a unas pocas familias terratenientes, mientras que la economía del norte al ser una economía industrial no requería de esclavos, requería de trabajadores que pudieran vender sus capacidades productivas libremente, por ejemplo, cuando una persona era dueña de un esclavo tenía la obligación de mantenerlo y a su familia pero esto a un capitalista industrial no le interesa ya que este lo que quiere es poder despedir al trabajador cuando no requiere de su trabajo o poder contratar a un trabajador sin tener que comprarlo. La base material crea una superestructura y dentro de esta superestructura esta la ideológica, a los trabajadores de los estados del norte les parecía cada vez más inaceptable que una persona pudiera ser propiedad de otra, no lo concebían y se oponían a la esclavitud, sin embargo los trabajadores blancos de los estados esclavistas del sur y muchos trabajadores libres negros eran defensores de la esclavitud, la razón de esto era que tenían miedo que si desaparecía la esclavitud sus sueldos cayeran por tener que competir por vender sus capacidades productivas con los antiguos esclavos liberados. Los trabajadores libres de los estados esclavistas del sur eran cada vez más pobres en comparación con los trabajadores del norte ya que el norte industrial era más productivo y en los estados esclavistas del sur, había unas pocas familias terratenientes muy ricas pero la mayoría eran trabajadores blancos peor pagados que los trabajadores de los estados libres del norte.
La esclavitud es una razón de la guerra civil de EEUU pero es una razón secundaria, la razón material, dos tejidos productivos en los estados del norte y el sur de EEUU es la razón principal, la esclavitud deriva de la base material de los estados del sur y sin embargo los estados del norte para el funcionamiento de su economía requerían que no existiera la esclavitud. Igual que la razón de defender los derechos de los estados que esgrimían los estados esclavistas del sur de EEUU es una razón ideológica secundaria.
salud

Anónimo dijo...

vaya rollitos que se monta el sistema con el racismo supuesto de unos y esas mierdas, siempre el rollo racial para encubrir sus intereses capitalistas.

Pato dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.