Buscar este blog

12 julio 2015

"Los sanfermines son una industria, con un interés económico legítimo y evidente".IZU

Ni Ava Gardner estuvo alguna vez en los sanfermines, ni en Pamplona se le hizo mucho caso (al menos en vida) a Ernest Hemingway, muchos jóvenes navarros nunca corren el encierro, y los pamploneses y pamplonesas no son especialmente abiertos más allá de las fiestas. Estas son algunas de las reflexiones que Miguel Izu (Pamplona, 1960) realizó recientemente en  un artículo de opinión para El País en el que repasaba las verdades y mentiras de esta fiesta. En realidad, se trata de cuestiones que ha analizado durante años en el periódico local Diario de Noticias, y sobre las que ha investigado. Pese a todo, reconoce que es difícil que le den la razón, tanto fuera como dentro de las fronteras de Navarra. De tan arraigados, esos mitos al menos generan debate, pese a que nunca fueran ciertos.
A Izu, exconcejal en Pamplona y exparlamentario de Izquierda Unida, esta especialización le ha valido para llenar de detalles su primera novela, publicada en 2014, una intriga policial que incluye El asesinato de Caravinagre, el cabezudo de referencia de la comparsa y recogido, por cierto, en el cartel de las fiestas de este año. ¿Y cómo empezó esta obsesión con los sanfermines? "Fue por una mesa redonda para la recuperación del riau riau hace 16 años, donde yo estaba en desacuerdo con todo el mundo. Todos querían recuperarlo y yo estaba en contra", apunta. Del riau riau (la marcha a vísperas de la Corporación municipal, que se complicaba por el baile que acompañaba a su paso; ahora se habla a menudo de su recuperación y hay una celebración no oficial) pasó a hablar de otras leyendas, entre los que menciona, por ejemplo, que durante las fiestas "solo hay toros, desmadre y alcohol" o que nunca los sanfermines habían estado tan politizadoscomo en la actualidad.
La pregunta es si San Fermín da para tanto, e Izu defiende que sí: "Son unas fiestas sobre las que se escribe mucho, que atraen la atención de los medios de comunicación, y quien lo hace escribe sin saber muy bien la historia, copia de otros sitios y, al final, se dicen cuestiones que no tienen fundamento. O, quizá, es que simplemente son bonitas de contar".
En plena celebración festiva, Izu parece una voz discordante. Pero, ataviado de blanco y rojo, se confiesa un fiel defensor de las fiestas; otra cuestión es que al escribir tire de "ironía" y de documentación para desmontar cuestiones que, de tan repetidas, se dan por hechas. Por ejemplo, Izu cuestiona también aquello de que Pamplona durante los sanfermines es una ciudad sin ley, un tema, por cierto, que fue el eje antes de las fiestas de  un curso de verano de la Universidad Pública de Navarra, en el que se trataron todas las cuestiones de la fiesta en las que interviene el Derecho, desde las contrataciones laborales a las agresiones sexistas o el reglamento del encierro. "Los sanfermines son unas fiestas muy bien organizadas, y hay mucha gente trabajando para que esté todo en su lugar", defiende, a pesar, y eso tampoco se puede negar, de los desperdicios acumulados, de la sucesión de incidentes y de los negocios que  antes de San Fermín están cerrados y reabren solo para las fiestas.
Uno de los motivos para realizar ese curso fue la preocupación de la imagen que se está asociado a las fiestas, aquello de que en Pamplona todo vale. Izu cree, sin embargo, que ese también es "otro mito": "Vengo oyendo esto toda la vida. Los sanfermines evolucionan, lógicamente, pero mantienen bastante la misma esencia. Que son los actos religiosos, los taurinos y el ambiente en la calle". De hecho, ese ambiente del 6 de julio, la transformación de una ciudad tranquila como es Pamplona en una ciudad en blanco y rojo de un día para otro, es para Izu la clave que no hay perderse en las fiestas.

Sobre el debate de los toros

En cuanto a si  la prohibición de los toros puede ser uno de esos temas de evolución (EH Bildu ya lo hizo en San Sebastián, pero aquí el alcalde de la coalición, Joseba Asiron, presidió el día 7 la corrida), Izu cree que no: "Los toros estarán durante muchos años en Pamplona, porque son una parte esencial de la fiesta y podría haber unos sanfermines sin toros, claro, pero serían otras fiestas diferentes. Habría que rediseñarlas". Lo dice alguien que, a pesar de que I-E por ejemplo este año ha renunciado a presidir una corrida de toros, se confiesa aficionado a la fiesta taurina. Nota, sin embargo, un debate creciente en torno al maltrato animal durante el encierro y las corridas posteriores: "Es un debate que está ahí, no se puede esconder, pero aquí sería uno de los últimos sitios en los que podrían desaparecer los toros".
Y, en general, este doctor en Derecho, expolítico y escritor considera que los sanfermines generan tanto debate porque, al final, se trata de una "industria" y, por ello, también mueven intereses. Por ejemplo, de quienes trabajan en la fiesta, de los comercios que venden productos sanfermineros, de quienes las disfrutan (de Navarra, España o de todo el mundo) y de quienes no, y de las instituciones que los organizan: "Hay un interés económico, eso es legítimo y evidente. Hay otros que tienen la playa, nosotros tenemos los sanfermines".

6 comentarios:

sozialismorantz dijo...

Los san fermines deben estar politizados, unos san fermines sin politizar es algo imposible, la fiesta es parte de la polis, es la polis en este caso la gente de iruñea la que debe decidir qué fiestas quiere y por lo tanto que fiestas no quiere, cuando se dice las fiestas no deben estar polizadas lo que se está diciendo es que unos pocos que siempre son los mismos deben decidir qué tipo de fiesta deben ser los san fermines. Esto es aplicable a todo lo que nos dicen no debe de ser politizado, hay que responder, esto debe ser politizado ya que politizar es que la gente construya las fiestas que quiere y lo que nos venden como no politizar es que otros construyan.
Dicho esto, durante años la gente de iruñea ha visto como sus fiestas pasaban a ser tomadas por turistas que se tiraban de la fuente de navarrería o como turistas enseñaban sus tetas mientras son manoseadas, o como se realizan gran cantidad de violaciones en los san fermines, la navarra católica ha visto estas cosas y ha mirado a otro lado ya que dejaban dinero y no les importaba que la imagen de iruñea se relacionara con esas cosas, es la misma postura que mantiene el exconcejal este de izquierda unida en el ayuntamiento de iruñea. Este año esto ha cambiado ya que un grupo de mujeres en iruñea se ha organizado y ha dicho que no aceptarán esas cosas y no sé si se deberá a ellas pero este año hemos visto mucho menos de esas imágenes de las que hablaba o eso me ha parecido a mí, estas mujeres están haciendo política ya que están decidiendo lo que no quieren en las fiestas de iruñea, no soy parte de iruñea por lo que no me atañe pero me gusta lo que estas mujeres hacen, el exconcejal entrevistado dice que este año las fiestas están más politizadas que nunca, eso me parece a mí también, espero que el año que viene lo estén todavía más.
Tengo que reconocer que no entiendo los festejos taurinos, mucho menos la tauromaquia, en el caso de los san fermines no entiendo la razón por la que todas las mañanas un montón de gente corre por las calles de iruñea con el supuesto objetivo de llevar a los toros a la plaza, cuando la noche anterior los toros han ido ellos solos por el mismo recorrido hasta la plaza y no ha hecho falta corredores, tampoco entiendo que a iruñea no quieran ir a torear toreros famosos ya que esos toros han visto gente y en algunos casos corneado y para un torero es muy peligroso torear un toro de estos, necesita un toro que ha vivido toda la vida en el campo y no ha visto un ser humano ya que en caso de haberlo visto en lugar de ir al capote puede ir a la persona, nunca entenderé esta y muchas otras cosas de la tauromaquia. Igual con esto que digo estoy racionalizando mucho estas cosas y no se trata de eso, pero con lo tranquilo que está el toro en su hábitat no entiendo que necesidad hay de sacarle de ese hábitat para someterlo a un escarnio y sufrimiento público, si la gente lo quiere corridas de toros adelante, ahora bien, con mi dinero no quiero que se hagan estas cosas, se deberían retirar las subvenciones a las corridas de toros, con los encierros no tengo problema, son un reclamo turístico y me parece bien aunque no los entienda pero las corridas de toros el que quiera que las pague 0 subvenciones, nada de dinero público a esta barbaridad pero prohibir creo que no se debería hacer, desaparecerán solas por falta de público, aquí en bilbao le quitas las entradas que compra el ayuntamiento y las instituciones públicas y puedes realizar una corrida en todas las fiestas que se sostenga economicamente, el resto serían todo pérdidas, en unos años ni una será sostenible sin dinero público.
salud

Anónimo dijo...

sozialismorantz,
Dosifica un poco tu metraje, q escribes cada ladrillo, sin espacios ni nada...

De buen rollo xD

Euskal Herria Sozialista dijo...

aqui solo moderamos nosotros, que escriba lo que quiera.

Anónimo dijo...

Lasai peña, q no tengo ningun problema con lo q escriba. Solo le preguntaba si podria separar las ideas en parrafos, para hacer mas amena la discusion, idea por idea. El contenido de su opinion es suyo y solo suyo. Es un consejo como lector suyo, q separe sus ideas en parrafos para facilitar una futura respuesta.
En ningun momento he querido tomar el papel de moderador, ni decirle lo q puede hacer o no, para eso stais vosotros. Era un consejo de lector a lector, na mas.

sozialismorantz dijo...

Tienes razón, no sé escribir y por eso escribo así lo que hace que muchas veces meta la pata, por ejemplo cuando digo esto "en el caso de los san fermines no entiendo la razón por la que todas las mañanas un montón de gente corre por las calles de iruñea con el supuesto objetivo de llevar a los toros a la plaza, cuando la noche anterior los toros han ido ellos solos por el mismo recorrido hasta la plaza y no ha hecho falta corredores" El encierrillo que hacen por la noche hace un trayecto distinto al encierro, no sé la razón por la que he dicho que hacen el mismo recorrido... sobre lo que digo de que los toros van solos hasta la plaza habría que decir que van siguiendo a los cabestros que son quienes conducen a los toros en el recorrido y no los corredores del encierro, sin corredores los toros irían también a la plaza de toros, harían ese recorrido, igual que hacen el recorrido del encierrillo por la noche.
Pero ya digo que quien quiera correr el encierro que corra, si a alguien le hace ilusión o disfruta corriendo delante de un toro que vaya y corra, y si con esto logramos atraer a gran cantidad de turistas y que se dejen los cuartos adelante.
salud

Anónimo dijo...

Tu trankil y sigue escribiendo, socio, q con tus comentarios se le da vidilla a los posts.