Buscar este blog

11 agosto 2015

Ahibaii - Queridos míos. (Subtitulado en español)


Este video está grabado durante un concierto que Julia Boutros dio en Beirut en abril de 2013, en el cual interpretó dos de las canciones de su discografía dedicadas al movimiento libanés Hizbullah y a la Resistencia, entre las cuales está la que se presenta aquí, titulada "Ahibaii" (Queridos míos).
Esta canción tienEsta canción tiene una historia que es interesante conocer para poderla apreciar mejor.
Su letra está basada en las frases finales de un mensaje remitido por el Secretario General de Hizbullah, el seyyed Hassan Nasrallah, durante la guerra del verano de 2006 contra el intento de invasión sionista del Líbano, las cuales estaban dedicadas a los combatientes en el sur del Líbano.
La adaptación del original fue hecha por el poeta Ghassan Matar, la música está compuesta por Ziad Boutros, hermano de Julia, y los arreglos fueron realizados por Michel Fadel.
Los beneficios de la venta de la canción fueron destinados a ayudar a las familias de los civiles libaneses, soldados, fuerzas de seguridad y militantes de Hizbullah que murieron asesinados durante la guerra de 2006 por los atacantes sionistas. Estos beneficios llegaron a alcanzar alrededor de tres millones de dólares, lo que era el triple de lo previsto originalmente.
También fueron beneficiarias de estos ingresos las familias de los soldados libaneses que murieron durante la operación de Naher el-Bared, campo de refugiados palestinos en el norte del Líbano donde se habían hecho fuerte un grupo de terroristas takfiries, que tuvieron que ser reducidos por el ejército libanés en el año 2007.
Es de destacar que ninguno de los intervinientes en la autoría o interpretación de esta canción es shi'a, ni siquiera musulmán, sino cristianos, cristianos libaneses, y eso no les ha impedido hacer suya una epopeya de la magnitud de la derrota del ente sionista en el 2006 a manos de la Resistencia, victoria que ni la Reistencia ni Hizbullah quiso nunca hacer suya en exclusiva, sino que desde un primer momento puso en mano de todos los libaneses. Unos, como Julia y Ziad Boutros, Ghassan Matar y Michel Fadel, la aceptaron con gusto, mientras que otros, incluso muchos que se autodefinen como musulmanes, siguen lamentándola.
El gesto de estos artistas, tanto la composición como la interpretación de la canción, así como la donación de esos 3 millones de dólares recaudados por la misma a las víctimas de la guerra, contrasta mucho con la actitud de esos "musulmanes" de los que antes hablaba, y con la de esos políticos libaneses agrupados en torno al denominado grupo del 14 de Marzo (encabezados por Hariri "junior", Geagea y Gemayel), que nunca han dejado de conspirar con la peores ratas (la familia Saud de Arabia y los sionistas) para intentar destruir a esa heroica Resistencia y poner al Líbano a los pies de sus jefes extranjeros, llegando incluso en aquellos días de la guerra del 2006, ministros de este grupo, a pasar información y marcando objetivos al ejército sionista. Contrasta mucho también con la actitud del actual Presidente de la República, Michel Suleiman, quien en un gesto sin precedentes se ha quitado definitivamente la careta y se ha sumado descaradamente al bando de los vendepatrias, convirtiéndose de facto en uno más de esos del 14 de Marzo.
Para finalizar, y entroncando con lo dicho anteriormente, al final del video podemos ver una escena clarificadora. Esta es una canción muy emotiva para cualquier libanés de bien sea cual sea su creencia religiosa. Es una canción que se refiere a uno de los momentos más importantes de la historia del Líbano aunque haya sucedido solo hace unos pocos años. Es una canción que, como puede verse a lo largo del video emociona a los asistentes que la corean al unísono junto a Julia Boutros. Pues bien, al final de la interpretación, cuando el público aplaude cariñosamente, la cámara hace un barrido enfocando a los asistentes en primera fila entre los que podemos ver a conocidas figuras de la política libanesa como Michel Aoun, líder del Movimiento Patriótico Libre (grupo cristiano aliado de Hizbullah), todos ellos aplauden con la misma pasión que los demás asistentes. Bueno, no todos, hay uno que se mantiene con las manos en los bolsillos y una indisimulada cara de circunstancias. Hay uno que se niega a aplaudir por una epopeya de su país, realizada por combatientes de su país, pero que no tiene retraimiento alguno en gritar en una intervención pública "Viva Arabia Saudí". Hay uno que es Presidente de la República Libanesa. Hay uno que se llama Michel Suleiman.

No hay comentarios: