Buscar este blog

03 septiembre 2015

Herri Gorri- MARCO GENERAL DE PRINCIPIOS

1.-MARCO GENERAL DE PRINCIPIOS
HERRI GORRI se constituye como organización marxista-leninista, con el objetivo de participar junto con el resto de núcleos comunistas presentes en EuskalHerria en un proceso de unidad de acción que desemboque en la constitución del Partido Comunista de EuskalHerria. En este sentido, HERRI GORRI considera que es una tarea compartida por el conjunto de los comunistas de EuskalHerria, organizados o no, y bajo el principio general de superar los sectarismos y mantener una predisposición abierta a la superación de las diferencias, bajo la premisa de que es mucho más lo que nos une que lo que nos separa.
a) HERRI GORRI define EuskalHerria como MARCO NACIONAL DE LUCHA DE CLASES, en el que la contradicción principal y dominante se fundamenta en la relación antagónica entre capital y trabajo. La especificidad del desarrollo del capitalismo en EuskalHerria, su proceso histórico, no puede ser desligado de la opresión política e ideológica del nacionalismo español y francés, ejercida sobre la identidad euskaldun de amplios sectores del Pueblo Trabajador Vasco y el surgimiento de un campo ideológico-político nacionalista en EuskalHerria, como respuesta a la misma. La presencia del nacionalismo vasco en sus diferentes variantes reaccionario-burguesas o progresistas, responde a una realidad histórica en el proceso de desarrollo del capitalismo en EuskalHerria; dicho de otro modo, tiene raíces materiales que deben ser entendidas por el marxismo-leninismo y la ciencia del materialismo histórico, con el objetivo de fijar una correcta línea revolucionaria en EuskalHerria.
A lo largo de nuestros textos, hemos afirmado la coexistencia en EuskalHerria de diferentes identidades culturales y lingüísticas en el seno del Pueblo Trabajador Vasco y cómo el nacionalismo, en cualquiera de sus variantes, trata de instrumentalizar dicha situación para negar la unidad del Pueblo Trabajador Vasco como sujeto revolucionario en la construcción socialista.
La lucha contra el nacionalismo, es uno de los pilares fundamentales del marxismo-leninismo en EuskalHerria. De manera prioritaria frente al nacionalismo opresor de carácter españolista y el nacionalismo reaccionario vasco de carácter burgués. Pero es el momento de resituar incluso al nacionalismo vasco “de izquierdas”, que hunde sus raíces en concepciones culturalistas, identitarias e incluso chovinistas, defendiendo posiciones que no hacen otra cosa que imposibilitar la necesaria unidad de clase en EuskalHerria y negar el socialismo como marco de construcción nacional.
b) La construcción nacional de EuskalHerria, la concebimos como construcción del socialismo y el sujeto de la construcción nacional es el PUEBLO TRABAJADOR VASCO con poder soberano para ejercer su autodeterminación y fijar su relación con otros procesos revolucionarios socialistas. Se trata de lo que hemos denominado AUTODETERMINACION SOCIALISTA, en la que la base fundamental reside en la unidad del Pueblo Trabajador Vasco, su independencia política de clase, la libertad para conducir la construcción socialista propia y para establecer relaciones con otros procesos socialistas que refuercen la consolidación del proceso revolucionario en Euskal Herria.
En otras palabras, el reconocimiento del Marco nacional de Lucha de Clases, implica esencialmente confirmar la necesidad de una estrategia revolucionaria hacia el socialismo, adecuada al desarrollo de la lucha de clases en EuskalHerria y en la que el principio de autodeterminación sólo adquiere sentido si la construcción nacional es planteada desde la irrenunciable unidad del Pueblo Trabajador Vasco bajo un programa revolucionario socialista. El independentismo de carácter nacionalista, abierto incluso a hipotéticas alianzas con determinadas fracciones de la clase dominante, no constituyen una ideología y una praxis propia de HERRI GORRI. De hecho, descartamos que en el contexto y coyuntura actuales, el independentismo pueda actuar de catalizador del proceso revolucionario socialista en EuskalHerria, ya que le ha sido despojado de su carácter de clase.
Por ello, a la pregunta de si somos independentistas, nuestra respuesta es muy clara: no somos nacionalistas. Nuestro patriotismo es de clase; si el independentismo mantiene la capacidad de agudizar la lucha de clases, congruentes con nuestra línea leninista, defenderemos la secesión como marco de realización socialista. La única independencia que apoyamos incondicionalmente es la del Pueblo Trabajador Vasco, con un proyecto de construcción nacional necesariamente socialista, como verdadera autodeterminación.
c) Nuestro internacionalismo es proletario, es de carácter socialista, en el que el reconocimiento de las realidades nacionales, está subordinado a la lucha de clases y la superación de cualquier tipo de opresión. Afirmar que una organización marxista-leninista de EuskalHerria, debe mantener relaciones “internacionalistas” indiferenciadas, de igual rango, con comunistas de Polonia, Portugal, Italia o el Estado español, es mera fraseología nacionalista, que trata de esconder el carácter preferencial y determinante que, una política de alianzas seria, debe ser conducida de cara a las diferentes organizaciones revolucionarias marxistas-leninistas del Estado español. El marco del Estado español, sobredetermina las condiciones en las que la lucha de clases toma forma en EuskalHerria, incluso de una forma mucho más decisiva que el del Estado francés.
Por ello para HERRI GORRI resulta esencial mantener una relación dialéctica entre la soberanía necesaria del proceso revolucionario socialista en EuskalHerria y la interdependencia en la estrategia socialista con otros ámbitos estatales/nacionales, de manera prioritaria en el Estado español. La fórmula de autodeterminacion socialista como vía del Pueblo Trabajador Vasco hacia su emancipación, contiene la superación de la opresión del capital, cualquier tipo de opresión nacional-identitaria y combate la opresión del patriarcado.
d) No se llega al socialismo a través de la legalidad burguesa y la lógica electoral, si bien pueden constituir instrumentos válidos en el proceso de acumulación y transformación de las correlaciones de fuerzas. El socialismo contrapone a la lógica de la dictadura del capital a la que combate, la afirmación de la democracia socialista, en la que un poder popular constituyente desarrolla un modelo político, económico e ideológico al servicio del Pueblo Trabajador que, como poder constituido, avanza en la consolidación del socialismo hasta que el comunismo pueda ser una realidad efectiva.
El rol de la vanguardia comunista para generar las condiciones organizativas, políticas e ideológicas para acometer la construcción socialista, resulta esencial. El marxismo-leninismo como teoría y praxis revolucionaria, dota a los comunistas y al Pueblo Trabajador de un poderoso instrumento para imponer la racionalidad socialista, como alternativa a la barbarie capitalista.
Las condiciones específicas de EuskalHerria como Marco nacional de lucha de clases, determinan la necesidad de una estrategia, una táctica y una organización comunista referencial ligada de manera soberana a su marco de intervención, con el objetivo de combatir al nacionalismo, reformismo y oportunismo, enemigos acérrimos del socialismo en EuskalHerria.
e) El marxismo-leninismo tiene como premisa fundamental “el análisis concreto de la realidad concreta” como metodología revolucionaria. La amplia flexibilidad táctica en las formas de intervención, organizando y armando política e ideológicamente al proletariado, se articula de forma dialéctica con la férrea y acerada línea estratégica que conduce al socialismo como antesala del comunismo. En EuskalHerria, el proceso revolucionario, precisa de una organización comunista de vanguardia, con capacidad soberana para conducir una línea política eficaz para unificar al Pueblo Trabajador Vasco y conducir la lucha contra cualquier tipo de opresión nacional e identitaria, así como la opresión del patriarcado, integrándolos en el proyecto socialista de emancipación del Pueblo Trabajador Vasco. La relación dialéctica entre el proceso revolucionario vasco y el que desarrollen los diferentes pueblos trabajadores del Estado español, como marco prioritario en el que concretar el internacionalismo proletario, generará las condiciones en las que el principio leninista de la autodeterminación será concretado y ejecutado, alejándonos de especulaciones idealistas y reminiscencias procedentes del campo ideológico nacionalista.
f) HERRI GORRI considera superadas las distintas orientaciones que escindieron al Movimiento Comunista Internacional. Las condiciones generadas por el capitalismo en la fase neoliberal abierta tras el colapso del keynesianismo, nos obligan a integrar en el acerbo científico del marxismo-leninismo, los elementos necesarios para abordar un contexto y una coyuntura de especial debilidad política y organizativa de la alternativa comunista, estableciendo una nueva línea de demarcación respecto al reformismo, el oportunismo y el revisionismo, de un parte, así como frente al sectarismo, el voluntarismo y el marxismo libresco, posiciones estas últimas que conducen a la adecuada relación entre teoría y praxis y el avance revolucionario.
Tampoco existen hoy modelos socialistas de referencia internacional. El extraordinario grado de desarrollo de las fuerzas productivas alcanzado por el capitalismo, ofrecen hoy más que nunca la posibilidad de acabar con la ley del valor trabajo, liberando al proletariado de la esclavitud asalariada. La construcción del socialismo, mantiene unos principios generales que deberán ser concretados en cada marco específico de lucha de clases, en función de la composición de los Pueblos Trabajadores, el propio desarrollo alcanzado por el capitalismo y las condiciones de sustentabilidad ecológica. De especial relevancia, pues ha sido a menudo considerado como un aspecto secundario, será la destrucción del patriarcado, como opresión adicional sobre las mujeres.
g)Tomando como referencia estos principios generales, HERRI GORRI considera necesario articularlos en un programa político y de intervención, con el objetivo de orientar una estrategia subordinada al desarrollo de nuestra alternativa comunista que comience a ser percibida como viable a través de la organización y la lucha contra el poder establecido.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Interesante, rompe muchos dogmas de la izquierda revisionista vasca.

Anónimo dijo...

Si, hay chicha,por eso la intentan boicotar los de siempre,lo mentxe.