Buscar este blog

01 septiembre 2015

Jesús Hernández, el vasco-murciano del CC del PCE

Jesús Hernández Tomás nació en Murcia en 1907, quinto hijo del matrimonio. Su padre era cabrero. La familia emigró a Bilbao, donde, al poco tiempo, murió el padre. Con seis años empezó a trabajar pregonando el precio del pescado. Con nueve años trabajaba en un almacén de materiales de música, y al año siguiente como pintor de un taller de carruajes de lujo. Con catorce años era ya secretario del Sindicato de Constructores de Carruajes de Lujo de Bilbao. Militó en las Juventudes Socialistas de Vizcaya, desde las que participó en el proceso de fundación del Partido Comunista de España, dentro del cual fue protagonista de enfrentamientos armados, tanto con la policía (así, en la convocatoria comunista en solitario de huelgas generales en Vizcaya, en protesta contra el embarque de tropas para Marruecos), como con los socialistas de Bilbao. En uno de esos enfrentamientos, colaboró en el intentó de volar la sede del periódico El Liberal cuando se encontraba en el interior del edificio Indalecio Prieto
En 1922 formó parte de la escolta del secretario general del Partido Comunista, por aquel entonces Oscar Pérez Solis (que luego fue militante falangista). En 1927 llega al comité central de las Juventudes Comunistas. Detenido en 1929, es puesto en libertad al año siguiente. En el verano de 1931, tras otro tiroteo con los socialistas, que costó la vida a dos de ellos, tuvo que salir de España y huir a la URSS, donde recibió formación en la Escuela Leninista. En 1932 vuelve a España y, tras la caída de José Bullejos de la Secretaria General, se integra en el Buró Político, junto a José Díaz y los vascos Dolores Ibárruri y Vicente Uribe. Con esta última, participó en diciembre de 1933 en las sesiones de del XVIII Plenario del Comité Ejecutivo de la Komitern, siendo autor de una de las dos ponencias españolas. En agosto de 1935 era el segundo responsable, tras José Díaz, de la delegación española al VII Congreso de la Internacional Comunista, base de la nueva estrategia de los «frentes populares», contra la anterior de enfrentamiento a los «socialfascistas» de la segunda internacional.
 Precisamente por el Frente Popular obtiene su puesto como Diputado por Córdoba en las elecciones de febrero de 1936. En ese año era también ya responsable de de la dirección de Mundo Obrero y del aparato de propaganda del partido. Ya durante la Guerra Civil española, participó en el Gobierno, del 4 septiembre a 4 noviembre 1936, siendo presidente Largo Caballero, como ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes, junto con el también comunista vasco Vicente Uribe
Jesús Hernández Tomás (1907-1971)Posteriormente nos referiremos a la «actividad contrarrevolucionaria» de Jesús Hernández. En el siguiente gabinete de Largo Caballero, de 4 noviembre a 17 de mayo de 1937, sigue con la misma cartera. Participa después en el primer gobierno de Negrín, del 17 de mayo de 1937 a 5 de abril de 1938, como ministro de Instrucción Pública y Sanidad. 

Como Ministro de Instrucción, impulsó las Milicias de la Cultura para la alfabetización de milicianos y soldados, así como el servicio radiofónico Altavoz del Frente, programa diario de propaganda y entretenimiento. Como aplicación del decreto del 21 de noviembre de 1936, que crea un Bachillerato Abreviado para trabajadores de edades comprendidas entre los 15 y los 35 años, Hernández participó en la fundación del Instituto Obrero de Valencia, al que seguirían posteriormente los de Sabadell, Barcelona y Madrid. Se trataba de la obtención directa del título de Bachiller en dos años, divididos en cuatro cursos semestrales.

Como propagandista del PCE durante la guerra, contribuyó al derribo de Largo Caballero, representante del ala izquierda del PSOE, ya que el PCE prefirió una alianza tactica con el prietismo.  A su salida del gobierno fue nombrado Comisario del Cuerpo de Ejércitos de la Zona Centro-Sur.
En las últimas fases de la guerra sirvió también a los planes comunistas de resistencia a ultranza. Después del golpe del coronel Casado (5 de marzo de 1939), Hernández permaneció en Valencia, promoviendo la oposición a la rendición, asunto que le llevó a enfrentamientos con Palmiro Togliatti. Organizó, junto a Pedro Checa y Jesús Larrañaga, la dirección del PCE, abandonando España, el 24 de marzo de 1939, desde la escuela de vuelo de Totana (Murcia).
Pasó un breve periodo de tiempo en Orán (Argelia) y París para llegar finalmente a Moscú, donde fue designado representante del PCE en la Internacional Comunista. En la URSS se preocupó por la emigración española, en penosas condiciones de existencia.
Socorro Rojo de España, Propaganda y prensa: Daoiz y Velarde, El sacrificio de la vida antes que la invasión de la PatriaTras el suicidio del Secretario General del PCE, José Díaz, en Tiflis (Georgia) en marzo de 1942, tenía algunas posibilidades de ocupar ese cargo que finalmente ocupó Dolores Ibarruri en 1942. En el verano de 1943, Hernández partió a México, junto con Francisco Antón, para poner orden en la delegación comunista, organizar las relaciones con el resto de la oposición en el exilio, y ayudar a los servicios secretos soviéticos a sacar de presidio a Ramón Mercader, el asesino de Trotski. Pero estando en México es cuando Hernández paga el precio de haber salido perdedor en el proceso de sucesión de Díaz.
Hernández cae en desgracia en el partido, del que es expulsado en julio de 1944, ya sabemos que por «actividades contrarrevolucionarias». La campaña contra su persona, en realidad, eran las típicas insidias, que llegaron incluso a la acusación de estar comprado por los servicios secretos británicos.
Termino asqueado del partido y rehizo su vida personal para luego degenerar politicamente, pero los  antiguos militantes se acuerdan de él como "el pistolero de siete calles" por su arte y valentia en las continuas peleas con policia y socialistas y sus galanteos continuos con el sexo opuesto, algo muy admirado entre los obreros de su epoca.
El PCE le encargó el documento : "el orgullo de sentirnos españoles", ahora entendemos la inquina oficial de la izquierda abertzale al PCE, asi era la cuestión nacional en la época, seguramente un articulo así hoy en día sería acusado de fascista, nazi, españolazo y el PCE era la primera linea de trinchera contra el fascismo...
otro día lo malo de Jesus Hernandez, que es muy conocido.

No hay comentarios: