Buscar este blog

11 septiembre 2015

¿Quién inventó lo del “Hecho diferencial” catalán?: un burgués de derechas

El término “hecho diferencial” fue introducido en 1927 por el político e ideólogo catalanista Francisco Cambó, primero en el prólogo al libro Per les terres de Crist, de José María de Nadal (junio 1927), y meses después en su libro El silenci de Catalunya (cuyo prólogo fecha en octubre de 1927, aunque no pudo publicarse entonces, difundiéndose de forma limitada en copias privadas mecanográficas), publicado en español en Argentina como España, Cataluña y la nueva Constitución(Editorial Independencia, Buenos Aires 1929, 122 págs.), y en 1930, en España, titulado Por la concordia (CIAP, Madrid 1930, 211 págs.; en catalán: Per la concòrdia, Llibreria Catalònia, Barcelona 1930, 207 págs.).
El periódico madrileño El Sol del lunes 23 de mayo de 1927, al ofrecer en un breve avance la principal novedad ideológica introducida por Cambó en su prólogo al libro de Nadal, repite hasta cuatro veces tal hallazgo.

cambo2«Un prólogo del Sr. Cambó. Barcelona 21 (2 t.). El Sr. Cambó ha puesto prólogo al libro catalán de José María Nadal titulado Por tierras de Cristo. En este prólogo, el Sr. Cambó hace referencia a la política colonial, contraponiendo la actitud comprensiva de los Gobiernos ingleses y el exclusivismo intransigente de los Gobiernos españoles. He aquí un párrafo: “Y la ignorancia querida y adusta del hecho diferencial lleva fatalmente a la hostilidad contra este hecho, y con este espíritu, cuando se ejerce soberanía sobre el territorio donde se produce el hecho diferencial, es fatal que se intente destruirlo y que se crea que la misión principal del Poder soberano es el de extirparlo. Y con la obsesión de extirpar el hecho diferencial de reducir todos los territorios caídos bajo la soberanía de la Corona de España, a imagen y semejanza del poder homogéneo, España ha perdido uno tras otro todos aquellos territorios, porque el hecho diferencial es más fuerte que todos los Poderes, y ante él, el Estado más poderoso es tan impotente como lo es el beduino del desierto para arrasar las montañas y las ciudades cuya visión le irrita como una ofensa a su habitual visión de los horizontes infinitos y a sus costumbres de vida errante entre llanuras sin fin.”» (El Sol. Diario independiente fundado por D. Nicolás M. Urgoiti en 1917, Madrid, lunes 23 de mayo de 1927, pág. 3.)

031a«Y entre las causas que más han influido en esta fortísima caracterización de la política española, tened por seguro que una de las más profundas ha sido el hecho de que los reyes, los gobernantes y aun las clases más influyentes han vivido siempre –salvadas excepciones rarísimas– en total alejamiento de todo el mundo exterior, sin conocer ni querer conocer cómo pensaban o cómo vivían los seres humanos que habitaban otras tierras.
Y la ignorancia, voluntaria y adusta, del hecho diferencial, lleva, fatalmente, a la hostilidad contra ese hecho, y con ese espíritu, cuando es ejercida soberanía sobre el territorio en donde surge ese hecho diferencial, es fatal el intento de destruirlo y la creencia de que la misión principal del poder soberano es extirparlo. Y, con la manía de extirpar el hecho diferencial, de reducir todos los territorios caídos bajo la soberanía de la Corona de España a la imagen y semejanza del Poder predominante, España ha perdido sucesivamente todos aquellos territorios, porque el hecho diferencial es más fuerte que todos los poderes y ante él el Estado más poderoso es tan importante como lo es el beduino del desierto para arrasar las montañas y las ciudades cuya visión le irrita como una ofensa a su visión habitual de horizontes infinitos y a sus costumbres de vida herrante en la llanura ilimitada.» («Prólogo» de Francisco Cambó a Joaquín Mª de Nadal, Por las tierras de Cristo. Impresiones de una peregrinación a Palestina, versión y nota preliminar de Juan Moneva y Puyol, Editorial Roma, Barcelona 1931, págs. X-XI.)

1 comentario:

Anónimo dijo...

Lo importante no es el origen sino el destino.

El soberanismo social es posible dentro de una república catalana independiente pero es viable dentro de una monarquía controlada por la oligarquía.

Cualquier marxista con dedos de frente elige república frente a monarquía. Adeu Espanya.