Buscar este blog

30 octubre 2015

La URSS y Siria


 
 Relaciones con Siria
El posicionamiento de Siria, como principal socio soviético en la región en la primera mitad de los setenta, tenia como antecedentes el inicio de cooperación en los años cincuenta y su ampliación en la siguiente década A partir de 1967 se establecen vínculos a nivel de partidos entre el BAAS y el PCUS. Si bien el golpe de estado en Damasco en 1970 que llevo al poder a Hafez Asad fue percibido inicialmente en Moscú con cautela y preocupación, pero estas fueron rápidamente disipadas. Durante la visita a la URSS del primer ministro sirio Yusef Zuein en febrero de 1971 se llego al acuerdo, entre otras cosas, para la formación de cuadros políticos, técnicos y militares sirios en la URSS. Así, hasta el año 1992 en distintos niveles del sistema educativo soviético fueron titulados 40 mil ciudadanos sirios. Muchos de ellos hasta el día de hoy ocupan puestos claves en el partido gobernante y en el estado. Así, de los ocho miembros de la dirección regional BAAS-Siria, cuatro hablan ruso. La presencia de las personas formadas en la URSS es especialmente relevante en las Fuerzas Armadas de Siria.

También, a la imagen y semejanza del modelo soviético, en Damasco fue creado a principios de los setenta un Instituto de Ciencias Sociales (de la misma manera se llamaba la escuela superior de cuadros partidistas en Moscú). Parte de sus programas fue formada con la experiencia soviética y el marxismo-leninismo era parte obligatoria del programa. En todo caso se entregaba con un enfoque critico Baasista: BAAS iría por un camino distinto, tomando en consideración los errores del PCUS.

El radicalismo de la posición siria en el conflicto palestino-israelí no necesariamente era compartido por los soviéticos, no obstante el liderazgo soviético no la criticaba en publico y por lo general dejaba pasar. Guardando las distancias se puede comparar este tipo de relaciones con aquellas que mantenían la URSS y Cuba respecto de la situación latinoamericana (y en menor grado africana), no se compartía, pero tampoco se impedía.
Siria apoyaba a la URSS en todos los temas de la contraposición internacional bipolar, estaba decididamente a favor de la cooperación económica bilateral (la primera etapa del nudo hidroenergetico de Evfrat fue concluida en 1973), y especialmente interesada en la cooperación militar (exigiendo equilibrio de armamento con Israel), pero en temas de políticas en el mundo árabe. las posturas podían ser divergentes.

Así, la URSS no compartía la introducción de la tropas sirias a Líbano en 1976, paso, sobre el cual los soviéticos no fueron consultados ni informados. En general, la visión siria sobre el Líbano (estado artificial, parte de Gran Siria), ni sus contactos con Hezbollah en los ochenta, no podían ser compartidos en Moscú Si bien la enemistad siria hacia Irak era interpretada en la URSS como expresión de contradicciones personales y nacionalistas que hacían daño a la causa árabe. común, el nivel de cercanía entre Siria y la URSS a la vez disminuía las posibilidades de la política soviética en Irak. En cambio, las reservas de la dirección Siria frente a Arafat, no impidieron fortalecimiento de los vínculos entre el PCUS y la OLP.

1 comentario:

Anónimo dijo...

respecto a la ultima linea, yo diria que no con la OLP, sino con organizaciones satelites o escindidas de la OLP, como el FLP que conjugaba nacionalismo con marxismo internacionalista (cooperacion con organizaciones armadas comunistas alemanes, italianos, japoneses, etc...). la OLP en si, siempre se mantuvo estanco y de obediencia estrictamente nacional palestina.