Buscar este blog

05 octubre 2015

Responsables sindicales de UGT y CCOO cobran sus nóminas directamente de los Presupuestos de la Navarra "Abertzale"

ELA ha comprobado que varios convenios del Servicio Navarro de Empleo para formación costean la estructura ordinaria de ambos sindicatos a costa del erario público.
ELA ha comprobado que varios de los convenios en teoría destinados a la formación para el empleo consisten en una transferencia directa de fondos públicos del Servicio Navarro de Empleo para que UGT y CCOO paguen la nómina de sus liberados sindicales. Tal y como ELA reveló hace unas semanas, el Gobierno de Navarra ha acordado 24 convenios directos de subvención con CEN, UGT y CCOO a través del SNE, por un montante total de 9,5 millones de euros, bajo la apariencia de acciones destinadas a la formación y la inserción laboral.
Sin embargo, ELA ha comprobado que en al menos cuatro de estos convenios, que datan de 2014 y cuyas resoluciones han sido renovadas este año, aparece una relación de liberados sindicales de UGT y CCOO con el detalle del porcentaje de su nómina que está sufragado directamente del Presupuesto de Navarra. Así, el convenio de 18/03/2014 del SNE con CCOO da cobertura a un convenio de estabilidad en el empleo consistente en asesorar a trabajadores sobre la calidad del empleo (es decir, la acción ordinaria de cualquier sindicato), y se destinan 353.926,94 euros del Presupuesto de Navarra a pagar el 100% de la nómina, entre otros, de varios miembros de las ejecutivas de las federaciones de Servicios, Industria y Químicas de CCOO, y en menores porcentajes, de Agroalimentaria o de la comarca de Sakana. Algo similar ocurre con el convenio para igualdad, conciliación y empleo femenino (con 165.015 euros de subvenición), que en 2014 sufragaba las nóminas de liberadas de CCOO en los sectores sociosanitario y servicios privados.
En el caso de UGT, se han podido comprobar el convenio para estabilidad en el empleo de 30/04/2014 y un coste de 255.087,06 euros, y el convenio para la igualdad, conciliación y empleo femenino (de 27/03/2014), que subvenciona 171.000 euros, de donde cobran su nómina liberados ugetistas de los sectores del comercio, la hostelería y las empresas agroalimentarias, destinados sobre todo a la Ribera y a la Zona Media, e incluso el secretario general de su Federación de Servicios. Y esto solo corresponde a cuatro convenios firmados. En otros casos, se entregan grandes subvenciones a UGT y CCOO para realizar estudios que luego ambos sindicatos publicitan en los medios como iniciativas propias, lo que constituye una ventaja ilegítima -pagada del presupuesto público- en la competencia electoral entre sindicatos.
Evidentemente, quienes gestionan el modelo actual no pueden esperar que ELA se sume a este sistema sin desmantelarlo previamente: ELA no aceptará invitaciones para legitimar un marco de relaciones laborales diseñado por UPN en los años 90 y que sigue vigente en todos sus aspectos. En cuanto a su aportación a un cambio político y social, ELA está aportando al nuevo Gobierno propuestas para reordenar el sector de la dependencia, fórmulas para revertir servicios privatizados o planteamientos para una fiscalidad más justa. Sin duda, el cambio es cosa de tiempo pero, sobre todo, de dirección y brújula.

No hay comentarios: