Buscar este blog

24 noviembre 2015

ELA haciendo de LAB y el Gob. Vancongadillo se enfrenta con ELA por el buen nombre de los empresarios

“Forrarse con la miseria de los trabajadores”, “malhechores de la sociedad”….El secretario general de ELA, Txiki Muñoz, ha destapado la caja de los truenos con sus graves acusaciones al presidente de la patronal vasca, Roberto Larrañaga, de haber creado en su empresa una red de subcontratas en las que se trabajan jornadas de 11 horas diarias con salarios de cinco euros la hora. Larrañaga lo ha negado y ha alegado que su empresa constructora Zikotz no llevaría 31 años en el mercado “si tuviese actividades o actuaciones de ese tipo”. Pero las acusaciones han seguido, lo que ha obligado al consejero de Empleo y Políticas Sociales, Ángel Toña, a tomar partido el presidente de Confebask.
“La beligerancia de Muñoz”, ha resaltado Larrañaga, “puede ser más delirio que realidad”. La campaña impulsada por ELA a través de pasquines para atajar la precariedad y "poner cara" a los "piratas" que se "forran con la miseria laboral" ha soliviantado los ánimos entre los empresarios, quienes consideran que este tipo de iniciativas devuelve a "épocas y actuaciones anteriores" y demuestra que "no conoce absolutamente nada de la realidad de este país".
Según Larrañaga, su empresa exige a sus subcontratas que cumplan con las normativas vigentes. “Nunca he vivido ninguna situación de conflicto laboral. Incluso, de los tres delegados de personal que tenemos hay uno que es de ELA y nunca se nos ha dirigido a mí ni a ningún otro miembro de la dirección con ningún tipo de queja o de inquietud en el ámbito laboral”.
La pregunta que habría que hacer a ELA, según Larrañaga, es si cree que el hecho de que el paro haya sido más bajo que en el resto de España se debe a la política que ha llevado la central nacionalista de “15 años de bloqueo absoluto, o por el aguante que los empresarios han tenido en este país”.
Por su parte, el consejero Ángel Toña, ha reprochado a ELA que "identifique" a empresarios para denunciar la precariedad laboral porque "con independencia de que haya trabajos precarios, no se puede identificar a personas concretas con nombre y apellidos como si fueran los malhechores de la sociedad porque estos mensajes no hacen más que dañar su imagen. Si las cosas se hacen mal hay que denunciarlas en los lugares correspondientes y no de esta manera".
A ELA no le ha gustado la postura del Gobierno al que reprocha que le moleste “saber en qué condiciones se contrata a los trabajadores" y "cómo se valen de su miedo para imponerles la miseria y la explotación". Para la central nacionalista, resulta "obscena la normalidad que muchas instituciones" dan a algunos empresarios que ofertan "miseria laboral".

No hay comentarios: