Buscar este blog

11 noviembre 2015

ETA totalmente tomada por bildurris

La Ertzaintza ha comenzado a distribuir en los últimos días entre sus operativos un nuevo listado de los terroristas más buscados de ETA. El nuevo elenco está encabezado por las fotografías de los dos activistas que se habrían hecho en las últimas semanas con las riendas de la banda. Se trata del donostiarra Mikel Irastorza Artola, de 40 años, y su supuesto 'número 2' al frente del aparato político, el navarro Peio Jon Sánchez Mendaza, de 45 años. Ambos, apuntan los servicios antiterroristas de la policía autonómica, habrían cubierto los huecos dejados por las capturas entre julio y octubre de los anteriores cabecillas terroristas, Iratxe Sorzábal, David Pla, Iñaki Reta Frutos, Xavier Goienetxea y Egoitz Urrutikoetxea Laskibar.

La inclusión de Mikel Irastorza, en los organigramas oficiales de la Ertzaintza y en su listado de prófugos más buscados no ha sorprendido. Desde que en julio fueran detenidos Reta y Goienetxea los expertos antiterroristas ya le situaban al frente del 'aparato logístico- militar' de la organización, el responsable directo de desmantelar los zulos y prepararse para un futuro desarme, que nunca termina de llegar. Irastorza -explican responsables de los servicios de Información- ahora se habría hecho también con el control del 'aparato político' de la banda, máxima dirección de ETA. Irastorza es el único activista en la historia de la organización terrorista que ha llegado a su cúspide sin ningún tipo de experiencia operativa.

Los informes policiales apuntan a que este exdirigente de Ekin (considerado el "comisariado político" de ETA) se incorporó a la banda hace poco más de dos años, sin tener causa judicial pendiente alguna y sin haber militando antes en ningún comando. Irastorza, que antes había sido portavoz del Foro de Debate Nacional, una plataforma impulsada por Eusko Alkartasuna y Batasuna, está considerado por los servicios antiterroristas como un "posibilista" de corte "político".

Según los analistas antiterroristas, Mikel Irastorza tendría como objetivo gestionar, desde Francia, los rescoldos de ETA, intentando sacar el máximo rédito a una hipotética disolución, sobre todo en el frente carcelario, donde tendría como propósito acelerar excarcelaciones y, sobre todo, unos acercamientos que el Gobierno actual se ha negado a llevar a cabo hasta que la banda no declare su desaparición oficial.

La mano derecha de Irastorza en este proceso sería el hasta ahora desconocido Peio Jon Sánchez Mendaza, 'Iratxo', también ex dirigente de Ekin. La inclusión de Sánchez Mendaza en la lista de los más buscados de la policía autonómica sí que ha sido una sorpresa en medios antiterroristas, donde, no obstante, sí que se seguían sus movimientos muy de cerca. Este activista, a diferencia de su inmediato superior, tiene un abultado historial policial a sus espaldas y bastante experiencia en actividades ilegales. Detenido en septiembre de 2000 en una operación de la Policía y Baltasar Garzón contra Ekin, ya había sido capturado en la década de los noventa por varios altercados relacionados con la kale borroka en Navarra.

En diciembre de 2013 el Tribunal de lo Criminal de París le condenó a cinco años de cárcel como miembro de la estructura de extorsión de ETA. Sánchez Mendaza, a diferencia de sus compañeros en el cobro del 'impuesto revolucionario' (Ekaitz Sirvent y Ainhoa Ozaeta, con condenas más duras de 18 y 14 años) no entró en la cárcel, pues había pasado un tiempo en prisión preventiva. Aunque la justicia gala le impuso la expulsión definitiva de Francia, los servicios antiterroristas le sitúan en el sur del país vecino.

SIN MÁS NOVEDADES

Al margen de Irastorza y Sánchez Mendaza el nuevo listado de 'terroristas más buscados' de la Consejería de Interior del Gobierno vasco no presenta más novedades. La Ertzaintza solo mantiene en ese elenco a otros tres terroristas ya conocidos. Se trata de Eneko Agirresarobe Olagoy, Anartz Arambarri Etxaniz y José Luis Eciolaza Galán, 'Dienteputo'.

No obstante, las fuerzas de seguridad del Estado sostienen que la banda aun mantiene en sus filas a una docena de miembros en activo más. Son, en su mayoría, activistas curtidos en la "kale borroka" y que huyeron al poco de integrarse en ETA. Las fotografías de etarras como Miren Txapartegi, Oier Egidazu o Mikel Barrios siguen en los organigramas de la banda que elabora el Ministerio del Interior, aunque se desconoce su papel exacto en la banda tras los últimos golpes policiales que han aupado a Irastorza y Sánchez Mendaza.

1 comentario:

Anónimo dijo...

pero como podeis ser tan incongruentes ,poneis una noticia contrastada por e l acusado,y abajo poneis otra noticia que es la que había sacado la policía ,solo para poder insultar a los bildurris .Creo que os lo teneis que mirar.