Buscar este blog

20 noviembre 2015

Historia de E.I.A. II

2. El proyecto de Ortzi
Puede ser sintomático que entre las ponencias presentadas ala VII Asamblea Nacional figurara la de un antiguo militante de ETA VI "minos", Ortzi; y es mucho más sintomático que su ponencia no fuera tomada en consideración y no se debatiera en la Asamblea. A pesar de ello, su ponencia puede tener interés para conocerla encrucijada en que se hallaba en aquel momento. Tanto política como ideológicamente.
La ponencia de Ortzi, "Necesidad de un partido de los trabajadores vascos ", parte de la diferenciación, tal como plantea Gramsci, entre partido y la clase social; y señala el carácter de intelectual colectivo del partido, de modo que aunque el partido defiende los intereses de toda la clase representa sólo una parte de la voluntad de la clase; las organizaciones de masas serían la expresión del "instinto popular".
El tema del partido es muy breve y se reduce a una serie de frases recogidas de Gramsci; pero, sin embargo, el resto de la ponencia no tiene mucho que ver con este autor.
Lo más destacable y original de la ponencia es quizá la caracterización que hace de las fases de la revolución vasca. Cuestiona la tesis de que la burguesía nacional estuviera interesada en la revolución popular, pero sin embargo habla de dos fases: la revolución democrática nacional burguesa y la revolución popular. Fases de la revolución que se distinguirían por los protagonistas o componentes del proceso revolucionario. Tampoco se hace ninguna referencia, por tanto, al carácter social y de clase de la revolución.
Esta parte es una perfecta incongruencia. La burguesía vasca no es revolucionaria, y sin embargo en Euskadi hay un proceso de revolución popular que atravesará dos fases: una "burguesa" y otra "popular".
Además del partido, la llamada "UPA"(Unidad Popular Abertzale) sería un instrumento válido para llevar a cabo el proceso revolucionario. Su programa sería el programa mínimo del partido, es decir, el que estuviera de acuerdo con el instinto de las masas.

Ortzi es filotrosquista solvente, de Sexta a EIA y luego a HB, luego depurado y ahora con Ehbildu
La Unidad Popular o Herri Batasuna pretendería agrupar a "todos los sectores de la población Vasca que aspiran a la liberación nacional y tienen sentimientos (?)antioligárquicos". Su objetivo sería realizar la "revolución burguesa nacional vasca".
Habla también de una alianza "estratégica" de los independentistas "marxistas-leninistas"y "socialistas no antimarxistas", que resulta bastante ambigua y contradictoria. Pues no se puede llevar a cabo una "alianza estratégica" durante todo el proceso revolucionario ya que hay diferencias entre sus objetivos, es decir, que su modelo de socialismo no es el mismo. Si su socialismo no es el mismo - socialdemocracia de unos y comunismo de otros—, no pueden llevar a cabo una "alianza estratégica". Lo cierto es que tanto el "marxismo leninismo de unos" como el "socialismo de otros" están muy poco elaborados y son sólo puntos de referencia, modelos bastante abstractos de partido que se quiere alcanzar. Todo ello en el laboratorio de la I.A., aislados de grupos no-abertzales que tienen también sus proyectos políticos, en algunos casos más elaborados que la I.A. Esta idea de que la I.A. representaba a todo el pueblo o a toda la izquierda de Euskadi, creaba la falsa ilusión de que en su sano pudiera formarse todas las variedades del socialismo y del comunismo, y todas con un cierto peso social.
Considera que "los sectores que están por el patriotismo y por el socialismo son muy numerosos, sin duda, mayoritarios".
Propone que los revolucionarios socialistas lleven a cabo la "revolución nacional burguesa". Entonces se da la siguiente contradicción. O bien esos objetivos no los persigue la clase obrera por no asumirlos como propios de su clase, o bien los asume como propios, pero por la influencia de la ideología nacionalista burguesa en su seno, y por tanto también de los aparatos ideológicos de esta ideología, que están animados por la burguesía nacionalista, PNV, el proceso lo dirige la burguesía vasca.
HB solucionaría el problema de la organización política antifranquista,representaría a todo el pueblo. Partidos estatalistas no tendrían cabida en la unidad popular porque "subordinan su estrategia en Euskadi su politica a las necesidades a nivel de Estado español".
UPA tendría el milagroso efecto de conseguir que (p. 9) se adhieran sin duda una parte muy grande de la base de la actual derecha vasca que veían en el programa de aquél una definición mucho más firme de sus aspiraciones nacionales; y sectores considerables que hoy controla la izquierda españolista, por no ver aún en la izquierda vasca definiciones y estrategia claras revolucionarias.
Posteriormente sólo restaría nombrar un Gobierno vasco en la clandestinidad. Se puede nombrar ya sin más, aunque prefiere montar una hábil maniobra: pedir la entrada a Leizaola y que se le deniegue, con lo que aparecerían ellos como sectarios.
Otro postulado sumamente optimista de Ortzi es que "ETA ha hecho posible, primero en la práctica y después en la teoría, fusionar el movimiento patriótico con el movimiento obrero".
La ponencia de Ortzi parte pues de la siguiente hipótesis o, más bien, composición de lugar.
La inmensa mayoría del pueblo vasco está con ETA ideológicamente, pero no se organiza porque ésta mantiene la lucha armada. En todo caso, debería mantenerse la lucha armada pero sólo hasta que se consiga lo que él llama "revolución burguesa nacional democrática" (algo que ha vuelto a poner de moda Rufi Etxeberria con Sortu). Revolución sumamente curiosa, pues en Euskadi, y eso lo acepta Ortzi, no existe una burguesía nacional al modelo clásico. Esta "revolución" podría ser muy breve pero podría durar también decenios. Posteriormente se daría una revolución popular protagonizada por las mismas clases que la "revolución democrática nacional". Tras darse la revolución democrática, ETA desaparecería. Dicho con sus palabras: "esta actuación y su misma subsistencia (de ETA) pasarán a perder sentido cuando se hayan conseguido plenamente los objetivos de la revolución nacional burguesa vasca, cuando hayan salido todos los presos políticos vascos sin excepción y hayan vuelto con seguridad todos los exiliados, cuando exista un alto grado de autogobierno vasco, y cuando las fuerzas represivas que hoy torturan a Euskadi hayan sido sustituídas por fuerzas de orden democráticas bajo el control de organismos vascos de autogobierno".
Mientras tanto había que organizar a esa inmensa mayoría de masas(Unidad Popular Abertzale) y en una coordinadora (KAS) la cual agruparía a un partido ml y a un partido socialista (no antimarxista).
Aparece aquí nítidamente una de las características típicas de ETA y del conjunto de los partidos vascos durante el franquismo, cual es considerarse a sí mismos como auténticos y únicos representantes de todo el pueblo vasco.
Este hecho impedía, por un lado la coordinación y colaboración entre distintas fuerzas; y por otro, una definición más clara del carácter de clase de las distintas formaciones políticas, en la medida en que pretenden representar a todo el pueblo.
Una de las virtudes de la evolución de ETA durante estos últimos años es precisamente que haya encontrado un espacio político concreto y una conciencia de lo que representa en realidad, superando pautas políticas típicas del nacionalismo burgués.
Es lógico que al reanudar ETA (m) la acción armada dando protagonismo a esta forma de lucha sobre las demás, Ortzi considere que el proyecto EIA ya no tenía sentido.

3. Otsagabia
Mucho más interés ofrecía la ponencia de Otsagabia que fue en definitiva la que se debatió y aprobó en la VII  A.N.
Se pone mucho más el acento en la cuestión del carácter dirigente del partido.
Se parte de unas posiciones mucho más críticas y realistas y autocríticas respecto a lo que ha representado la historia y la realidad de ETA para el pueblo vasco.

1 comentario:

Anónimo dijo...

"Propone que los revolucionarios socialistas lleven a cabo la "revolución nacional burguesa". Entonces se da la siguiente contradicción. O bien esos objetivos no los persigue la clase obrera por no asumirlos como propios de su clase, o bien los asume como propios, pero por la influencia de la ideología nacionalista burguesa en su seno, y por tanto también de los aparatos ideológicos de esta ideología, que están animados por la burguesía nacionalista, PNV, el proceso lo dirige la burguesía vasca."

bo teneis ni idea de que son las fases de una revolucion