Buscar este blog

24 noviembre 2015

Varias ETA o siempre la misma?? Aitzol Pagoeta

Azurmendi, cuando era jefe de EITB en Chile
El periodista José Felix Azurmendi dice que ETA estuvo bien. O al menos que los que dicen que ETA estuvo mal dicen cosas estúpidas. ¿Por qué eso es así? Porque, según Azurmendi, existen muchas ETAs. ¿Cuántas ETAs? ¿Cómo nos lo ilustra el ex director de EGIN y ex subdirector de DEIA? Sacando a colación dos personalidades de ETA, Juan José Etxabe y Sabin Uribe.

Del primero de ellos dice que no sabe si lo expulsaron o se fue de ETA. Resulta embarazoso ver que el periodista, tan preciso en otras apreciaciones, tenga dudas en esta, habiendo sido el mismo, además, militante de ETA. Según Federico Krutwig, y Anjel Rekalde no hay duda alguna. Esta es la historia que no nos quiere contar Azurmendi. Etxabe fue destituido por el nuevo jefe de la rama militar Eustakio Mendizabal alias Txikia (Anjel Rekalde, Mugalaris: memoria del Bidasoa, Txalaparta, 1997, Tafalla, p. 173), aunque, como señalaba Krutwig, su figura sería utilizada por otras fracciones de la izquierda comunista para resaltar el carácter puramente nacionalista de ETA. Frente a ellos resumía Krutwig: “Se ha visto cuán falsa ha sido esa presentación de Etxabe como el principal dirigente de ETA-V, cuando el grupo militar de ETA destituyó a Etxabe, sin que tal medida haya tenido nunca ningún efecto negativo, ni haya repercutido nunca en lo más mínimo en la consistencia de ETA” (Heiko Sagredo de Ihartza –seudónimo de Federico Krutwig- , Vasconia y la nueva Europa, Oldar, 1976, Anglet, p.  97).
Corría el año 1971. Mientras los presos de Burgos apoyaban a ETA VI (que luego crearía un partido revolucionario de ámbito español) Juan José Etxabe, junto con otros, refundó ETA V e hizo unas cuantas acciones espectaculares, como por ejemplo el secuestro y liberación del cónsul Beihl. Como ETA VI se dedicaba a teorizar acerca de la revolución, y como ETA V se dedicó a seguir haciendo acciones espectaculares, algunos  de ETA VI (por ejemplo Argala, Pertur y Letamendia "Ortzi") abandonaron esa organización y se fueron a ETA V. Cuando ETA V fue colonizada por este tipo de militantes a Juan José Etxabe le dieron la patada.
¿Y quién es Sabin Uribe? Dice Azurmendi que es el casi único obrero de ETA que frente a los marxistas de ETA quería acarrear a las reuniones las obras completas de Sabino Arana. Aparte de este detalle, netamente intrascendente, nada nos cuenta de su influencia en ETA y en su historia.
Pues bien, estos dos personajes sirven para la tesis de Azurmendi de las muchas ETAs. ¿Qué es lo que sabemos realmente? Qué a partir de la jefatura de Argala, en 1973, y por encima de la escisión entre milis y polimilis, la cúpula de ETA es algo muy estable. Hasta el punto que el actual jefe de ETA, Josu Ternera, entró en la organización armada antes del año 1971.
La teoría de las diversas ETAs es la típica teoría-sonajero con la que se pretende justificar la existencia de la organización armada. Pero seamos realistas: estando Argala en la cúpula de ETA, esta organización ya cometió barbaridades de calibre. Por ejemplo, el asesinato de 21 personas en la Cafetería Rolando en 1974. A partir de este momento (por la continuidad de las personas que conformaron el proyecto de ETA desde esta época) es falso hablar de “diversas” ETAs. Que José Felix Azurmendi pretenda apoyarse en dos personalidades cuya influencia posterior fue nula demuestra como algunos analistas pretenden blanquear la historia de ETA, aun a costa de lo que realmente ocurrió.
Azurmendi tras su fracaso en Egin y su necesidad de salir de vivir en Hondarribia eligiendo la muy capitalista Getxo (no se fue a la margen izquierda) y de la mano del PNV fue subdirector de Deia y director de Radio Euzkadi para pasar a ser el responsable de EITB en el exterior, una de esas canonjías a las que no quería renunciar tras haber superado la edad de jubilación en cuatro años. Hoy es uno de los detractores más acerbos y agrios (…) contra el PNV.
Cría cuervos…

2 comentarios:

Anónimo dijo...

y vostros que opinais?

Anónimo dijo...

Que un bon vivant,aparte de furibundo antichavista,como Anasagasti -cosa que no es Azurmendi- despotrique de él,habla bien de este último.No necesariamente,baita ia,ia...