Buscar este blog

17 diciembre 2015

Podemos en Iruñea, abandona la mancomunidad dirigida por EH BILDU

Los tres concejales de Aranzadi en el Ayuntamiento de Pamplona dejarán el equipo de gobierno de la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona.

La Mancomunidad cuenta con 54 asambleístas. Bildu, formación mayoritaria esta legislatura, cuenta con 17 representantes. Y, en su investidura, Aritz Ayesa contó con los votos favorables de los tres miembros de Aranzadi; también le apoyaron los tres de Elkarrekin, formado por agrupaciones afines a Podemos, aunque funcionan como grupos distintos. Contó asimismo con el respaldo de la única representante de I-E y con el independiente de Oltzako Herria y el de Ollo. De esta forma, logró la mayoría suficiente, sin alcanzar la absoluta, para llegar al cargo. Sumó 26 votos. Geroa Bai se abstuvo, igual que los Independientes y el PSN, mientras que UPN votó en contra.

Los tres ediles de Aranzadi, Armando Cuenca, Ana Lizoain y Laura Berro, son asambleístas en la Mancomunidad. Pero, además, forman parte de los órganos de gobierno. Cuentan con un representante en la Comisión Permanente, que es Armando Cuenca, y otro en el Consejo de Administración de SCPSA, la sociedad pública que gestiona buena parte de los grandes proyectos de la Mancomunidad. Para este puesto eligieron a una persona que no ocupa ningún cargo político, y sin relación directa con el ente mancomunado. Se trata del arquitecto Manuel Millera. A mediados de octubre se conoció que Aranzadi renunciaba a las dietas de la Mancomunidad. Lo confirmó el propio Armando Cuenca y confió, además, en que sus socios de gobierno llevaran el mismo camino. “Renunciamos a todas las dietas, sea cual sea el órgano colegiado”, indicó entonces. Los asambleístas cobran 194,74 euros por cada sesión de los distintos órganos, los más habituales son la Permanente, el Consejo y la Asamblea General. Según una reciente auditoría de la Cámara de Comptos sobre la Mancomunidad, la entidad abonó en 2013 un total de 62.135 euros en concepto de dietas. El órgano fiscalizador recomendaba descontar la cantidad correspondiente al IRPF a todos os receptores, y no sólo a quienes lo solicitaban.

Tampoco apoyó Aranzadi los presupuestos de la Mancomunidad. Ejecutados por Bildu. Los respaldaron Geroa Bai y tres de los afines a Podemos. Sin embargo, Aranzadi e I-E, dos de los grupos que suscribieron el acuerdo de gobierno, se abstuvieron.

PAMPLONA. Los representantes de Aranzadi en la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona han abandonado la junta de gobierno de esta entidad por desacuerdos en torno a la gerencia.
Al respecto la agrupación, que contó con el apoyo de Podemos para las elecciones municipales en Pamplona, señala en un comunicado que no les parece justo que el gerente de la Mancomunidad cobre 85.435 euros anuales y están "en contra" de que cobre más que el presidente, que percibe 49.089, o incluso más que la presidenta del Gobierno, que tiene una retribución de 69.354.
"La administración pública no puede regirse con los mismos criterios que la empresa privada", afirma Aranzadi, que además añade su desacuerdo con la elección porque "la persona escogida ha sido anteriormente cargo de libre designación en la Mancomunidad con PSN entre 2007 y 2015, y anteriormente, entre 2001 y 2004, fue alto cargo de Aguas de Barcelona (AGBAR), multinacional dedicada al almacenamiento, suministro o reutilización de agua entre otros negocios".
Y "precisamente durante ese periodo -subraya- AGBAR consiguió suculentos contratos en las privatizaciones que se desarrollaron en Latinoamérica y que supusieron un encarecimiento del acceso al agua y un empeoramiento de su calidad (por ejemplo en Saltillo, México)" porque, "como decían los esclavos norteamericanos, no se puede desmontar la casa del amo con las herramientas del amo".
Aranzadi critica igualmente la "vieja política" en la manera de hacer las cosas y en este sentido apunta que su propuesta, tal y como se recoge en el acuerdo programático sobre transparencia, mérito y capacidad en puestos de responsabilidad, fue abrir un concurso al que se pudiera presentar cualquier ciudadano pero se ha decidido por " el dedo del presidente", como "en las pasadas décadas".
Tampoco está de acuerdo Aranzadi con "los cambios superficiales" que no implican un cambio en la orientación estratégica de la Mancomunidad, y sin un perfil ecologista en la gerencia "esto es sencillamente imposible".

.

No hay comentarios: