31 enero 2016

RC golpeada por la represión.

Mensaje de RC



Ahora mismo sin la ayuda de todos,sin la denuncia constante,es imposible.Han ilegalizado nuestro Partido,han embargado nuestras cuentas,clausurado nuestras sedes y encarcelado a nuestros camaradas.Su represión sólo hace que aumentar nuestra fortaleza. Partido Marxista Leninista (Reconstrucción Comunista)

El juez de la Audiencia Nacional ha enviado a prisión al secretario general del grupo Reconstrucción Comunista, Roberto Vaquero, por colaborar con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y también por tenencia de explosivos.
Velasco ha tomado hoy declaración a los nueve detenidos el pasado miércoles en Madrid, Valencia y Bilbao por su relación con el PKK, de los cuales han ingresado en prisión otros dos: el único de nacionalidad turca y el jefe de seguridad del grupo, aunque en este caso tienen la posibilidad de eludir su ingreso si pagan sendas fianzas de 10.000 y 6.000 euros.
Los otros seis han quedado en libertad con medidas cautelares como prohibición de abandonar el territorio nacional, retirada del pasaporte y comparecencias mensuales, han informado fuentes jurídicas.
Al líder de Reconstrucción Comunista, cuya sede fue registrada en la operación del pasado miércoles, se le imputa un delito de pertenencia a una organización criminal que colabora el PKK y otro de tenencia de explosivos.
Este último delito responde a que en los registros realizados por la Policía se encontraron componentes de artefactos explosivos preparados para montar, así como un kilo de nitrato potásico y armas prohibidas.
Al ciudadano turco que también ha ingresado en prisión, aunque bajo fianza, se le imputan los mismos delitos y le atribuye ser el contacto del PKK en España.
En su resolución, el magistrado acuerda prohibir durante un año las actividades de Reconstrucción Comunista y la clausura durante el mismo tiempo de sus locales en el barrio madrileño de Vallecas y en Valencia.
Destaca el juez que la Policía encontró en los registros una agenda donde uno de los detenidos reconocía que un miembro del grupo había tenido un contacto en España con un componente del PKK.
Según informó el miércoles el Ministerio del Interior, los arrestados estaban integrados en una estructura en España con ramificaciones en países europeos y en Turquía que colaboraba y facilitaba la integración de individuos en el grupo terrorista kurdo.
Esta operación podría estar relacionada con la causa por la que el pasado 7 de julio el juez Velasco dejó en libertad, aunque imputados por un delito en organización terrorista, a dos jóvenes españoles que fueron detenidos tras combatir contra el Estado Islámico durante seis meses integrados en milicias kurdas del PKK en Siria.
A los dos, que fueron detenidos por la Policía tras retornar de Siria, se les acusó de participar en un conflicto armado fuera de España sin autorización del Estado, poniendo en grave riesgo los intereses nacionales, y de integrarse en grupos de lucha contra el Estado Islámico que están también considerados grupos terroristas por los organismos internacionales.
A ambos se les relacionó con el PKK, que dispondría de aparato militar en Siria y en Irak con otras denominaciones como YPG, el cual, según explicaron los dos jóvenes, es el Ejército del Estado de Rojava, en la parte kurda de Siria.
El PKK está considerado una organización terrorista por la Unión Europea desde julio de 2011 e incluido en la lista de grupos terroristas extranjeros del Departamento de Estado de EEUU.
Cuenta con redes de colaboradores en distintos países europeos, especialmente en Alemania, Holanda o Bélgica y en España fueron detenidos seis miembros de su red de extorsión y financiación en febrero de 2013.

Los 'rapefugees' afganos de Suecia

En Nochevieja, el mismo tipo de agresiones sexuales masivas – denominadas en árabe taharrush – que sufrieron las mujeres en Colonia también se produjeron en Suecia, pero la Policía y los medios optaron por ocultar la información. Resultó que los hombres eran principalmente afganos, y que habían declarado ser "niños refugiados sin acompañante".
En realidad, muchos de ellos son mucho mayores de 18 años, y ahora se ha acuñado una palabra para referirse a ellos: rapefugees, en vez de "niños refugiados".
Hace poco se supo que el Servicio de Inmigración instó a su personal administrativo a aceptar como niño a cualquiera que pareciera menor de 40 años, sin pensar, por lo visto, en lo inapropiado que sería meter a hombres adultos en cualquier escuela de secundaria con chicas adolescentes. Como Suecia ha mantenido –hasta diciembre– sus puertas abiertas a los migrantes del mundo, el país ha aceptado un número inmensamente mayor de solicitantes de asilo que sus vecinos nórdicos. Las estadísticas de 2012-2015, disponibles en Eurostat, muestran las siguientes cifras de llegadas de migrantes:
  • Suecia: 342.635
  • Noruega: 63.370
  • Dinamarca: 41.290
  • Finlandia: 40.470
  • Islandia: 675
Muchos de los que piden asilo en Suecia vienen de una Siria devastada por la guerra: 51.338 en 2015. Afganistán va en segundo lugar, con 41.564 el año pasado, lo que supone un impactante aumento del 1.239% respecto a 2014. La mayoría de los afganos que piden asilo declaran ser niños, y por lo tanto se les da prioridad para ser admitidos en un plazo de seis meses desde la solicitud.
Pocos días después de conocerse la noticia del "círculo infernal" de agresiones en Colonia, el digital independiente Nyheter Idag reveló que el prestigiado Dagens Nyheter había tenido conocimiento de unas agresiones similares en un festival de música en Estocolmo en agosto de 2015, pero que había rehusado informar sobre ello.
Posiblemente para defenderse de las acusaciones de encubrimiento, el Dagens Nyheter atacó furiosamente a la Policía de Estocolmo. El periódico afirmó que la Policía se había negado a corroborar las informaciones de los ataques, dejando así a los editores con las manos atadas e impidiendo que el periódico publicara la noticia. El Dagens Nyheter afirmó incluso que un alto cargo de la Policía había dicho: "Es el dedo en la llaga. A veces tememos decir la verdad, porque eso podría beneficiar a los Demócratas Suecos. La Policía no tiene por qué ser responsable de eso".
La Policía ha aceptado las culpas, parcialmente. El jefe de la Policía Nacional, Dan Eliasson, ha recibido ahora el encargo de investigar por qué se ocultó la información.
Se supone que las decisiones políticas no las tiene que tomar la Policía. El líder de los Demócratas Suecos, Jimmie Åkesson, reaccionó con dureza ante la mera mención de su partido en este contexto, y exigió que el jefe de la Policía Nacional, Eliasson, fuese destituido inmediatamente. Eliasson ha sido desde hace tiempo una figura controvertida. Empezó su carrera como bajista en la banda de punk-rock Bad Boo Band, más conocida por su éxito radiofónico "Knulla i Bangkok" (Follando en Bangkok), lanzado en 1979. Tras el ocaso de su carrera musical, Eliasson hizo carrera en la política y la Administración pública, y trabajó estrechamente con varios ministros en Gobiernos del Partido Socialdemócrata. Cuando los socialdemócratas perdieron las elecciones de 2006, fue nombrado director general del Servicio de Inmigración (2007-2011), y después fue director general del Servicio de Seguridad Social. En enero de 2015 fue nombrado jefe de la Policía Nacional.
Pese a tal exitosa carrera, Eliasson ha dado varias veces el espectáculo. En junio de 2007, el excanciller de Justicia Göran Lambertz reveló que Eliasson, por entonces secretario de Estado en el Departamento de Justicia, intentó que Lambert dejara de criticar los errores del sistema judicial sueco. La petición de Eliasson se produjo después de que el canciller de Justicia hubiese empezado un informe sobre el gran número de suecos que habían sido condenados injustamente, principalmente por delitos sexuales.
"En concreto, recuerdo haberme reunido con el secretario de Estado de Bodström [por entonces ministro de Justicia] en mayo de 2006", dijo Lambertz en una entrevista radiofónica. "Eliasson dejó claro que el ministro renegaría públicamente de mí si no rebajaba mis críticas. Me pareció que se trataba de influencia indebida".
Siendo director de los Servicios Sociales, Eliasson tuiteó en febrero de 2014 que se ponía físicamente malo con solo ver al líder de los Demócratas Suecos, Jimmie Åkesson, aparecer en televisión. ¿Y se supone que ahora Eliasson va a dirigir una investigación sobre por qué la Policía ocultó información sobre los rapefugees que agredieron a chicas suecas en el festival de música We Are Sthlm [abreviatura de Estocolmo en inglés] en agosto de 2015?
Cuando por fin saltó la noticia de las agresiones sexuales masivas a principios de enero, estaba claro que los implicados habían sido "niños refugiados sin acompañante". Unos 90 jóvenes fueron detenidos por la Policía en relación con las agresiones sexuales. "Según un informe interno de la Policía", escribió el Dagens Nyheter, "había un numeroso grupo de jóvenes, en su mayoría niños refugiados afganos, que destacaba en el concierto".
Con similar escándalo, también se supo hace poco que unas chicas suecas habían sido agredidas sexualmente por grupos de hombres de "origen extranjero" en verano de 2015, durante un festival de música en el Pildammsparken de Malmoe. El fotógrafo Freddy Mardell le dijo a la radio web Granskning Sverige que había sido testigo del caos, con chicas que lloraban histéricas. Mardell tomó fotos y se las ofreció al diario local, Kvällsposten. El periódico rechazó publicarlas.
También está claro ahora que algunas chicas fueron agredidas en Nochevieja por numerosos grupos de musulmanes también en las ciudades suecas de Kalmar y Malmoe. El diario Kvällsposten informó de que "bandas de hombres jóvenes rodearon a chicas ebrias en Nochevieja en Malmoe". Los incidentes se han producido en varios lugares de la ciudad de Malmoe, en los alrededores del Kungsparken y de la Estación Central.
Un informe de la Policía decía: "Algo que resaltar, en comparación con años anteriores, es que unos doscientos hombres, que identifico como sin acompañante y de Afganistán, recorrieron en coche la ciudad provocando tumultos. Hubo varios casos de bandas numerosas rodeando a chicas y mujeres, sobre todo las alcoholizadas, y acosándolas". En Kalmar, donde había gente de celebración en la plaza Larmtorget, varias chicas sufrieron acoso sexual. Hasta ahora se han presentado 16 o 17 denuncias a la policía.
Lisa le dijo al periódico local, Barometern:
Al principio estábamos en un extremo de la plaza, pero enseguida nos dimos cuenta de que había muchos hombres allí, y cuando salíamos las cosas se pusieron muy desagradables. Eran hombres que no hablaban sueco, hombres de todas las edades. Nos rodearon y empezaron a tocarnos; también le cogían la cabeza a la gente y les besaban a la fuerza las mejillas y la frente. Cuando les decíamos que se fueran o que pararan, se reían de nosotras y preguntaban: "¿Pero qué he hecho?". Hemos ido todas a la Policía. Es indignante que tengamos que pasar miedo al salir por la noche o al coger solas un autobús. Y no somos las únicas que hemos pasado por esto; tengo amigas en Kalmar que dicen que prefieren no salir solas de noche. De una cosa estoy segura: no volveré a celebrar nunca la Nochevieja en Kalmar, prefiero quedarme con mis padres en casa.
Las feministas suecas parecen ser el colectivo menos consternado por las agresiones de los rapefugees. Les dan la espalda a las víctimas al negarse a reconocer que los abusos sexuales masivos, como la taharrush, son parte de la nueva realidad de Suecia.
Durante la semana pasada, los periódicos han estado rebosantes de artículos de opinión donde varias feministas afirmaban que estos ataques no tienen nada que ver con la religión o el origen étnico, sino con el simple hecho de que los perpetradores fueron hombres. Solo se puede sacar una conclusión: las feministas prefieren proteger a los musulmanes de las críticas que proteger a las suecas de las agresiones sexuales. Un tema recurrente en los artículos es la afirmación de que los suecos étnicos actuarían igual que las bandas de violadores migrantes.
Los comentarios de las feministas son de este tipo:
El último artículo lo escribió Gudrun Schyman,  actual líder del partido Iniciativa Feminista. En una entrevista con el canal de podcasts The Feminist Inspection, Schyman dijo que las agresiones sexuales masivas no son "nuevas", sino que "llevan produciéndose desde hace tiempo en todos los países de nuestro entorno". "Y así es como es", decía Schyman, "los hombres se toman libertades cuando el anonimato y la proximidad se lo permiten. No creo que se haya acelerado, es solo que hay más tendencia a denunciarlo".
Viktor Banke, feminista y abogado, se lamentaba en el diario gratuito Metro de que las agresiones "hacen el juego a los Demócratas Suecos". "Si es preciso, deberemos hablar sobre el contexto del perpetrador. No podemos permitirnos dejar que el debate sobre la vulnerabilidad de las mujeres sea secuestrado por personas que se interesan por los derechos de la mujer solo cuando sospechan que el perpetrador tiene distinto color de piel", escribió.
Gatestone Institute ha llamado a un gran número de centros de acogida para mujeres y les ha preguntado su opinión sobre los abusos sexuales masivos de las suecas. Ninguno admitió que los abusos pudieran haber tenido que ver con el origen étnico o la religión. No querían "generalizar", dijeron; entonces, en cuanto surgía la pregunta del origen étnico o la religión, colgaban.
En Noruega, en cambio, la Policía es muy consciente de las diferencias entre las visiones occidental e islámica sobre la mujer. Elvind Borge, jefe del Departamento de Inteligencia Táctica del Servicio Nacional de Investigación Criminal (Kripos), le dijo al diario Aftenposten que, hasta la fecha y que él supiera, los ataques ocurridos en Suecia y Alemania no se habían producido en Noruega, pero que la Policía está preparada: "Muchos solicitantes de asilo que han llegado a Noruega durante los últimos meses provienen de países cuya cultura es muy diferente de la nuestra. Muchos han crecido en culturas donde hay una mayor aceptación de varios tipos de acoso sexual contra las mujeres en espacios públicos".
Benedicte Bjørnland, jefa del Servicio de Seguridad de la Policía de Noruega (PST), participó recientemente en la conferencia Población y Defensa (Folk och Försvar) en Suecia. "No puedes dar por supuesto", dijo, "que los que llegan van a adaptarse automáticamente a los valores y normas de la sociedad noruega. La inmigración, que va rápidamente en aumento, sobre todo de los países musulmanes, puede también plantear otros problemas a largo plazo. Que llegue un número muy alto de solicitantes de asilo a una comunidad local puede tener lamentables consecuencias".
En Dinamarca, el Estado puede recopilar estadísticas sobre el origen étnico de los criminales, algo que Suecia dejó de hacer años atrás. Durante los últimos diez años, en Dinamarca, 615 personas han sido condenadas por violación, de las cuales 212 eran inmigrantes de primera o segunda generación. Esa cifra supone más de un tercio (34,5%) de todos los condenados, tres veces superior al segmento de inmigrantes de la población.
Gatestone Institute se puso en contacto con uno de los criminólogos más conocidos de Suecia, el profesor Jerzy Sarnecki, de la Universidad de Estocolmo. Cuando se le preguntó si era posible obtener estadísticas que mostraran si los musulmanes estaban sobrerrepresentados en las condenas por violación en Suecia, el profesor Sarnecki respondió: "No llevamos estadísticas como esa en Suecia".
Se le preguntó a Sarnecki si el hecho de no tener estadísticas fiables no alimentaba los rumores y prejuicios. "Sí", respondió, "o los confirma. A mí no me importa que salga esa información a la luz. No puedes hacer nada respecto a un problema si no tienes los datos. Por supuesto, es posible hacer estudios haciendo una revisión de los criminales, preguntándoles sobre su religión, pero eso no se ha hecho en Suecia que yo sepa".
El profesor Sarnecki confirmó que los inmigrantes condenados en Suecia por prácticamente todos los tipos de delitos graves –sexuales en su mayoría– están representados en una proporción mayor que su porcentaje respecto a la población, como demuestran los 25 estudios realizados entre 1974 y 2005. El último informe se denominó Delitos graves entre la población nacida en Suecia y en el extranjero (Brottslighet bland personer födda i Sverige och i utlandet). Sarnecki dice que las estadísticas son inequívocas, y cree que no tendría sentido hacer más estudios.
Los suecos están indignados por el actual debate. En las redes sociales, muchos dicen que han sido injustamente señalados y, desde luego, no quieren que se les asocie con hombres que perpetran violaciones colectivas.
Lo que sigue es una muestra de publicaciones y comentarios en las redes sociales:
Conrad: "Me pone furioso que las feministas digan que creen que yo me comportaría como estos bárbaros, solo porque pertenecemos al mismo sexo".
Fredrik: "No me ofendo fácilmente, pero me siento cabreado, triste e insultado cuando me agrupan con otros hombres como un violador en potencia. Casi me peleo con algunas de mis amigas después de que les hayan dicho a los hombres en Facebook que 'hablen unos con otros' para evitar violaciones en el futuro. ¿Pero qué cojones es eso? ¿Es que las mujeres creen que los hombres normales hablan con sus amigos de eso? Si conociese a alguien que hubiese cometido una violación, el hijo de puta sería inmediatamente denunciado a la Policía y se quedaría sin red social".
Jan: "No quiero que me comparen con estos ogros incivilizados. Es muy ofensivo que las escritoras feministas señalen a todo un grupo por algo que han hecho unos pocos. Eso se llama castigo colectivo...".
Willy: "Si hay que creer los argumentos de las feministas en los debates sobre las violaciones, solo hay una solución: exterminar a todos los hombres".
Lorentz: "La comparación con los suecos es ruin y grotesca".
Johan: "Las feministas suecas viven en uno de los países con mayor igualdad de género del mundo. Ese equilibrio se está torciendo, y las suecas ya no están seguras en las calles. Así que, ¿por qué luchan las feministas? ¿Por la visión que se tiene de la mujer? No, están intentando darle una patada a los tímidos e iguales hombres suecos. Hablemos de negación y de cobardía".
Tommy: "Esto es obviamente un problema que ya hemos tenido antes, del que la buena educación y la igualdad de género nos han liberado. Pero la creciente inmigración, sobre todo de hombres musulmanes, nos lleva, no al punto de partida, sino al -500.
Mathias: "Me han educado en el respeto a las mujeres. Jamás le pondría una mano encima a una mujer, ni la violaría. Lo tengo muy arraigado. Nuestra labor como hombres es proteger a nuestras mujeres contra la amenaza a la que se enfrentan".
Lo que los políticos suecos pretenden hacer respecto a los rapefugees que están ahora en el país nadie lo sabe. El único comentario hasta la fecha del primer ministro, Stefan Löfven, ha sido:
Primero, quiero decir que estoy muy enfadado porque las jóvenes no puedan ir a un festival de música sin que las violen, las acosen sexualmente y las agredan. Este es un enorme problema para las afectadas, pero también es un problema democrático para todo nuestro país y no deberíamos, por lo tanto, ceder ni lo más mínimo. No debemos cerrar los ojos y mirar hacia otro lado. Debemos tratar esto como el grave problema que es.
Los suecos están esperando ver a dónde mirará el primer ministro sueco.

Suecia, conmocionada por el asesinato de funcionaria por un migrante

El asesinato de una funcionaria por un inmigrante menor ha conmocionado a Suecia, donde el viernes una horda de hooligans reaccionó saliendo a las calles del centro de Estocolmo para agredir a extranjeros.

Entre 50 y 100 personas, enmascaradas o encapuchadas, se dieron cita el viernes al caer la noche en una gran plaza del centro de la capital done según testigos atacaron a "personas de apariencia extranjera" y distribuyeron un folleto en el que se pedía dar "a los niños norteafricanos el castigo que se merecen".
La policía expulsó rápidamente a los agresores pero las imágenes causaron conmoción en el país. "¿Qué pasa en Suecia?", se preguntaba el domingo el diario Expressen enumerando incidentes como los albergues incendiados o la crispación entre las diferentes comunidades.
Todos los diarios, desde la izquierda a la derecha, señalan como responsable al primer ministro socialdemócrata, Stefan Löfven, que ha tocado mínimos en los sondeos de popularidad, y le reprochan haber minimizado los efectos de la ola migratoria.
"Los que se atrevieron a poner en duda la relación entre el número de personas que llegaron y la capacidad de acogerlos bien y de integrarlos fueron acusados de pesimismo y de hacerle el juego a la extrema derecha", escribe el diario Svenska Dagbladet, quien ha defendido esta línea en los últimos meses.

En un editorial del 26 de enero, el diario de centroderecha defendió la expulsión de los delincuentes extranjeros, una propuesta consecuencia de la conmoción que provocó el asesinato de Alexandra Mezher, ocurrido el día anterior.
La joven de 22 años fue apuñalada el pasado lunes por un adolescente de 15 años en un refugio para menores no acompañados en Mölndal, en las afueras de Gotemburgo.
"Nunca hubiéramos pensado que esto sería posible en Suecia. Consideramos como responsable al gobierno sueco y al primer ministro", dijo el tío de la víctima en una entrevista a la AFP.
El primer ministro Stefan Löfven se desplazó al lugar pero su reacción sorprendió a los medios. "No hay una solución simple", dijo. Para el principal diario sueco, Dagens Nyheter, "Löfven no tiene nada que decir".
Esta semana el gobierno anunció que quiere expulsar a las personas cuya petición de asilo haya sido rechazada, una cifra estimada en 60.000 para 2015.
Entre 2014 y 2015, Suecia, un país en el que el 20% de sus habitantes son de origen extranjero, acogió a 250.000 migrantes, proporcionalmente más que ningún otro país de la UE.
"El país cambió mucho. Era un lugar tranquilo y ahora lo único que oímos son historias de violencia", se lamenta Eva, una jubilada residente en Boras, la localidad donde vivió Alexandra Mezher.
Según el historiador Lars Tragardh, los Demócratas de Suecia, una formación de extrema derecha que tiene representación en el parlamento, está tomando cada vez más espacio político.
El partido se ha distanciado oficialmente de los grupúsculos racistas y violentos, muy activos en los años 1990 cuando Suecia acogió a muchos refugiados de los Balcanes, pero ahora las autoridades temen su resurgimiento.
Los servicios de seguridad suecos (Säpo) sospechan que muchos grupos reclutan a los participantes entre los hooligans de los clubes de fútbol.
La web Nordfront, escaparate del movimiento neonazi SMR, afirmó el viernes que "un centenar de hooligans" de los clubes AIK y Djurgården se disponían a "hacer limpieza entre los criminales inmigrantes de África del norte".
El sábado, en una concentración contra la migración en Estocolmo, varios manifestantes llevaban banderas de clubes de fútbol.

La cifra de denuncias de violación en Suecia se ha triplicado desde 1992 y, de hecho, este país se encuentra a la cabeza de las naciones del mundo por la comisión de delitos sexuales. Los casos de violación que implican a niños de edad inferior a los 15 años son hasta seis veces más frecuentes hoy de lo que lo eran hace una generación. El Consejo de Prevención del Crimen señala en un reciente informe que por cada cuatro delitos sexuales, tres son cometidos por personas nacidas en otro país, en su mayoría argelinos, marroquíes, tunecinos y libios. Según las estadísticas de 2011, más de la mitad de los violadores proceden de alguno de esos cuatro países. Los datos pueden extrapolarse a otros países escandinavos.

[Img #7867]Se da la circunstancia de que el número de violaciones en los países escandinavos se ha recrudecido a partir de la segunda generación de inmigrantes. La abogada Ann Christine Hjelm, que ha investigado los crímenes violentos en el Tribunal Superior de Svea (Suecia), concluye que el 85% de los violadores procesados en 2010 habían nacido en suelo exterior o eran de padres extranjeros.

La intimidación es sentida de cerca por los ciudadanos suecosTanto es así que, para enfrentarse a esta creciente amenaza, un grupo de adolescentes suecas ha diseñado un cinturón similar a los de castidad, con el que esperan disuadir a los violadores. “Es como un cinturón de castidad, pero al revés”, declaraba hace unos días a la agencia AFP y al periódico “Aftonbladet” Nadja Björk, una de las creadoras de este utensilio, de 19 años de edad, refiriéndose a que la mujer que lo porta es la que tiene el control de su cuerpo, en lugar de ser controlada

28 enero 2016

V Jornadas por la amnistía en.... MADRID

Un año más acudimos a la cita solidaria con los presos políticos, convocando las V Jornadas por la Amnistía, que se celebrarán en Madrid en el mes de febrero. Estas Jornadas antirrepresivas se han consolidado y constituyen ya un lugar de encuentro y debate para todos los antifascistas y solidarios con los presos políticos. La lucha por la amnistía es cosa de todos, porque la represión nos alcanza a todos. No hace diferencia entre comunistas, anarquistas, sindicalistas o nacionalistas. No hace diferencia entre trabajadores, estudiantes, desahuciados, parados, emigrantes... Toda aquella persona o colectivo popular que defienda sus derechos o reivindique justicia social de forma coordinada es duramente reprimido. Los presos políticos son la punta de lanza de esas luchas sociales.

Están presos por luchar contra la explotación, por tratar de construir un mundo más justo y solidarios. Son un ejemplo de dignidad y resistencia. Son la demostración de que, aún en las peores condiciones, es posible mantenerse firme; y eso, es muy peligroso para el Estado, porque demuestra que es vulnerable. Por eso son aislados, dispersados lo más lejos posible. Tratan de ocultarlos, de silenciar su voz. Toda organización popular realmente democrática, realmente antifascista, debe reivindicar la libertad de los presos políticos sin distinción. No por una cuestión humanista, sino por coherencia política. La crisis política y económica es cada vez más profunda y descansa sobre nuestras espaldas. La pobreza y la miseria crecen. No solo entre los parados. Tener un trabajo asalariado no garantiza hoy poder comer. Continúan los desahucios, desaparecen las becas, se privatiza la sanidad y los servicios públicos, se reducen las pensiones...

Y mientras, los grandes bancos reciben miles de euros del Estado o se facilitan los despidos y la explotación laboral. Para tratar de controlar el descontento social, se han endurecido las penas, no solo las condenas de cárcel, también la aplicación de grandes multas que suponen el estrangulamiento económico de los condenados y de los colectivos solidarios. El número de trabajadores y de miembros de colectivos populares que han sido juzgados y condenados crece día a día. Las leyes antiterroristas son aplicadas indiscriminadamente con dureza en cualquier movilización social para tratar de aislar las luchas, y se criminaliza y persigue la solidaridad. Este año, además, se cumple el 80 aniversario del triunfo del Frente Popular en las elecciones generales de 1936. Dicho Frente representaba la unidad de todos los partidos de izquierda y de los sindicatos. Republicanos, socialistas, comunistas, anarquistas y sindicalistas, por primera vez, unidos en torno al programa democrático-revolucionario que las masas obreras y populares venían demandando. Uno de los puntos esenciales de ese programa unitario exigía la libertad de los presos políticos. Tras la victoria, una de las primeras medidas del gobierno del Frente Popular fue la libertad de los 30.000 presos políticos que entonces poblaban las cárceles del Estado. Esta experiencia histórica de lucha y unidad popular está hoy plenamente vigente y nos enseña que para conquistar una sociedad más justa y democrática es imprescindible nuestro esfuerzo conjunto y la exigencia de la libertad de todos nuestros presos.

No puede haber libertad ni justicia donde el pueblo tiene presos políticos. La lucha por la amnistía es una cuestión fundamental para cualquier demócrata y antifascista. Por todo ello, queremos invitar a todos los colectivos solidarios y antifascistas para que acudáis y participéis activamente en las V Jornadas por la Amnistía que se celebrarán el próximo mes de febrero en Madrid.
¡Amnistía total para los presos políticos!
¡Libertad para los presos políticos enfermos, ya!
¡La solidaridad y la unidad nos hace invencibles!
¡Viva la República Popular!

27 enero 2016

LIBERACION SOCIAL Y NACIONAL por C.Arenas

* Extraido de RESISTENCIA Y REVOLUCION, rec. de articulos de M.P. (Arenas) 1977-1983


Peña no puede ver con muy buenos ojos que la clase obrera luche al mismo tiempo contra el capitalismo y por los derechos nacionales; no puede entender, desde las posiciones nacionalistas que ocupa, que el proletariado revolucionario, al librar una guerra de clases esté, al mismo tiempo, librando una guerra por la liberación de su patria de toda opresión y explotación. Por eso ha querido descubrir un "principio" especial, peculiar, en esa "simultaneidad" social y nacional que adopta la lucha de clases en España. Esta "peculiaridad" sirve a su propósito de establecer una separación tajante dentro del movimiento obrero revolucionario entre los que, segun él, vienen li brando una "guerra de clases" y los que libran una "guerra de liberación nacional".
Esta contraposición no puede ser más absurda, y equivale a negar el hecho claro, evidente para todo aquel que no cierre los ojos, de que tanto el Partido como los GRAPO vienen sosteniendo la reivindicación del derecho a la autodeterminación de las nacionalidades oprimidas por el Estado español como uno de los puntos esenciales de su programa. Lo que sí es absolutamente cierto es que nosotros no defendemos la consigna de la independencia de esas nacionalidades, y eso por la sencilla razón de que tal consigna no es aplicable a nuestras condiciones, sino que responde más bien a los países coloniales y a una etapa de la revolución democrático-burguesa. Esto no quiere decir que nos vayamos a oponer a la separación en el caso hipotético de que los pueblos de esas nacionalidades así lo decidiesen. Precisamente -y esto lo hemos explicado ya muchas veces- el derecho a la autodeterminación implica tanto una cosa como la otra; o sea, la separación para formar un Estado aparte, o la unidad en pie de absoluta igualdad con las otras nacionalidades en un Estado federado.
No es misión de la clase obrera decidir, por sí misma y ahora, cuál de estas dos posibles soluciones será la mejor. Eso va a depender de muchas cosas, y, en todo caso, serán los pueblos, y sólo ellos, quienes lo decidan. Nuestro deber en estos momentos consiste en hacer una defensa consecuente de ese derecho que tienen todos los pueblos a decidir su propio destino, a no permitir que sigan siendo explotados y oprimidos por "nuestra" burguesía; pero también a hacer todo lo que esté de nuestra parte para impedir que el lugar del Estado de nuestra burguesía sea ocupado por otro igualmente explotador y opresor para la clase obrera. Porque, si bien es verdad que en España no existe una auténtica burguesía nacional, no se puede descartar la posibilidad de que, ante una fuerte resistencia de las masas populares, la burguesía llegue a un acuerdo para establecer una independencia formal, pero que de hecho mantenga intactos los antiguos lazos de dependencia política y económica y de manera que queden garantizadas las relaciones de explotación (el caso de Irlanda respecto a Inglaterra, y de las posiciones del IRA -en el que sin lugar a dudas se inspira ETA- es muy ilustrativo de lo que decimos).
Nuestro deber internacionalista más cercano, o que más directamente nos afecta, consiste en ayudar al proletariado de esas naciones a liberarse también -y liberarse al mismo tiempo que nosotros- de la explotación a que su "propia" burguesía trata de someterle. Esto es tanto más necesario por cuanto existen unos lazos comunes y unos intereses que se han ido anudando a través de la historia y, sobre todo, un enemigo común inmediato al que combatir; un enemigo común que se halla en todas partes y que viene actuando también de manera unificada en contra de la clase obrera.
No tener en cuenta todo esto sólo puede debilitar nuestra lucha y contribuir al mantenimiento de la actual situación que es, en definitiva, lo que queremos y necesitamos cambiar desde su misma raíz. El mismo hecho de que las mal llamadas burguesías "nacionales" estén colaborando activamente con el Estado en la represión del movimiento obrero y popular y no escatimen esfuerzos para descalificarlo, debería hacer pensar a Peña acerca del futuro que espera a la lucha de ETA, lucha que, por lo demás, está jalonada, como es bien sabido, de continuas escisiones obreristas en sus filas debidas, todas ellas, a idénticos motivos.
Ejemplos de guerras de liberación nacional podríamos citar muchos; también son numerosos los de guerras civiles. Pero no se podrá encontrar ni uno solo en toda la historia donde se haya producido esa "simultaneidad" de que nos habla Peña. La razón de ello estriba en lo que acabamos de decir: para que se dé un movimiento de liberación nacional es imprescindible que exista una burguesía nacional o una situación de clara agresión extranjera. Pero en ausencia de uno u otro de esos factores, el movimiento nacional tiene que supeditarse, inevitable y necesariamente, al movimiento social de la clase más avanzada (la clase obrera), única que, por su posición y por su peso específico en la sociedad, puede y está realmente interesada en resolver este problema; y lo hará en España, qué duda cabe, sólo que no como pretende Peña, sino con arreglo a sus propios intereses inmediatos y a más largo plazo. En este sentido podríamos poner también algún ejemplo donde la guerra revolucionaria ha adoptado este doble carácter, pero sin que la cuestión nacional primara o hiciese retroceder a un segundo plano la cuestión social (como a fuerza de querer ser "original" desea Peña que suceda en España).

A. Gomez de ANV desmiente la interpretación de Sortu

¿Cómo valoras la sentencia de la Audiencia Nacional?
Siendo como es un tribunal de excepción, también es una sentencia de excepción, en el sentido de que, de 10 años que nos pedían, de una manera al menos para nosotros sorpresiva apareció una propuesta de fiscalía en los términos que han salido en la sentencia, con condenas no superiores a 2 años y el compromiso de que nadie vaya a prisión.
Hay que decir que lo único bueno que tiene la sentencia es eso, que 35 personas no vamos a ir a la cárcel, pero no estamos muy de acuerdo con determinadas interpretaciones que se están haciendo de esta sentencia, como si fuese algo que puede marcar un principio de otro tipo de actuaciones judiciales. Creemos que todavía es muy pronto para poder afirmar algo en ese sentido.
¿En que términos os llegó este acuerdo?
El acuerdo era global, es decir, si alguna de las 35 personas decíamos que no firmábamos el acuerdo no habría acuerdo, era una de las condiciones.
Tras conocer la sentencia, hubo una rueda de prensa donde se valoró el contenido de la misma.
En la misma, dirigentes de Sortu agradecieron “el esfuerzo de la AVT y Dignidad y Justicia” para alcanzar este acuerdo ¿Qué lectura hacéis de esas declaraciones?

Lo primero que hay que decir que esa rueda de prensa se dio en nombre de 34 personas, la persona que estaba juzgada por ser cargo de ANV era yo, que no estuve en dicha rueda de prensa, entre otras cosas por algo que ya saben los lectores de La Haine, que es el tema de que se nos excluyó de la defensa habitual de la Izquierda Abertzale, pero también porque no se comparten por mí y por el equipo de gente que me ha estado apoyando muchas de las cosas que se dijeron en esa rueda de prensa.
Por ejemplo está el tema del agradecimiento a estas asociaciones: la misma Dignidad y Justicia lo que ha dicho es que ellos han entrado en este acuerdo ante el “peligro” de que muchas de las personas que estábamos siendo juzgadas saliésemos absueltas. Sabiendo que a muchos de nosotros no había pruebas suficientes para que fuéramos condenados, han preferido que se nos condenase a todos, aunque fuera una condena más pequeña, a que nadie saliese sin condena.
Entonces, se hace bastante incomprensible el agradecimiento a estas asociaciones , que sí que han entrado en el acuerdo, pero la explicación que ellas mismas han dado es en unos términos de venganza a sabiendas de la falta de pruebas, no en unos términos de mantener esa actitud positivamente en futuros juicios contra militantes vascos.
En cuanto a la ilegalización de ANV, ¿que establece la sentencia?
ANV no queda ilegalizada por la vía penal, pero ya fue ilegalizada por vía administrativa mediante la ley de partidos. Esto se traduce en que cualquier tipo de actividad política o exhibición de símbolos del partido está prohibida, como si de una organización armada se tratase.
Quedan muchos juicios políticos aún en la Audiencia Nacional ¿Crees que esta sentencia tendrá repercusión en los mismos?
Es muy pronto aún para afirmar nada. Hay que insistir en que este acuerdo no rompe la legislación de excepción, es un acuerdo puntual que no está claro si se va a volver a dar en siguientes juicios.
Además, lo que se nos ha aplicado a nosotros es sólo aplicable en este tipo de juicios meramente políticos. Por ejemplo en juicios a militantes de organizaciones armadas o incluso de kale borroka sería bastante más complicado aplicarles el artículo que nos han aplicado a nosotros, que es lo que ha permitido, a fin de cuentas, reducir la petición fiscal hasta condenas de entre año y medio y dos años.
Como suele decir Filip Bidart, “estamos en la calle pero no estamos libres”. Es decir, aunque se aplique la suspensión de la pena y no entremos en prisión, vivimos una libertad vigilada y condicionada. Se nos ha condenado a entre año y medio y 2 años y tenemos una inhabilitación para cargos políticos durante lo que dura dicha condena y además nos vamos a quedar con antecedentes por pertenencia a organización armada. Ante esto, queremos recalcar que solo la amnistía garantizará que todos los represaliados por el conflicto, tanto los que están dentro de la cárcel como los que están en situaciones como la nuestra, puedan vivir libres en un futuro en Euskal Herria.
Texto completo en: http://www.lahaine.org/entrevista-a-antxon-gomez-anv

Detenidos en Bilbo,Madrid y Valencia solidarios con Kurdistan.

Un miembro de la Policía Nacional durante el registro realizado en un domicilio del barrio de Vallecas, en Madrid, en el marco de una operación dirigida contra la estructura de captación, adiestramiento e integración en el aparato militar de la organización terrorista PKK-KCK, que opera en Turquía y Siria, por la que han sido detenidas nueve personas presuntamente relacionadas con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). EFELa Policía Nacional ha detenido a nueve personas presuntamente relacionadas con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) según han informado a EFE fuentes de la investigación.
Se trata de una operación llevada a cabo por la Comisaria General de Información en tres ciudades: Bilbao, Valencia y Madrid.
Se confirma detenidos del PML(RC).

26 enero 2016

En Colombia fue hallada una gigantesca refinería ilegal del Ejercito Popular Liberación

Agencias
Tropas de la Trigésima Brigada adscrita a la Fuerza Tarea Vulcano de la Segunda División en Operaciones de control territorial efectuadas en  contra de las organizaciones ilícitas, y en coordinación con el CTI Cúcuta dieron  golpe  al neutralizar dos refinerías clandestinas en el municipio de Tibú, corregimiento de Campo 2, utilizadas por el EPL, para extraer de manera ilegal hidrocarburo.
Estas refinerías ilegales se utilizaban para procesar hidrocarburos, y contaban con instalaciones en tierra que comprendían tres piscinas para almacenar más de 250 mil litros, lo que representaba un decremento diario de 150 millones de pesos en los activos del país. En la zona los soldados reportaron el hallazgo de 130 mil litros de hidrocarburo hurtado.
El costo de estas instalaciones tiene un valor superior a los 100 millones de pesos y que posteriormente fueron destruidas, afectando significativamente la financiación de esta organización al margen y neutralizando sus acciones  que son utilizados para atentan en contra de los activos estratégicos de la Nación y contra el medio ambiente ya que este hurto de hidrocarburos es realizado de manera artesanal sin ningún tipo de control profesional, contaminando la vegetación y las fuentes hídricas que surten de agua potable las comunidades cercanas y generando daños a los habitantes del sector.

24 enero 2016

3 ª parte y última

De otro lado, tenemos la Comisión Internacional de Verificación (37), que no se queda corta en su particular currículum. La tarea de este grupo es la de verificar “el alto el fuego permanente, general y verificable” declarado por Euskadi ta Askatasuna (ETA) el 10 de enero de 2011 y la consiguiente declaración de “final definitivo de la violencia” del 20 de octubre de 2011. Desde que se constituyó, la Comisión ha verificado que ETA ha cumplido con su compromiso de, como ellos expresan, “cesar todo tipo de asesinatos, atentados, amenazas y extorsión”. La primera actuación de calado de esta comisión fue un video grabado en febrero de 2014 en el que dos miembros de ETA junto a dos miembros de la CIV aparecían juntos frente a una mesa con “arsenal” de la
organización armada dispuesto a ser entregado y sellado (38). Un “arsenal” irrisorio y ridículo que no superaba las 4 armas, dos granadas, 300 balas, 16 kilos de explosivos y 200 metros de cable detonador (39). Ni desarme, ni verificación alguna exigen al Estado español, evidentemente. Los miembros de esta comisión son Ronnie Kasrils (ex Ministro de Inteligencia y Viceministro de Defensa de Sudáfrica), Chris Maccabe (ex Director político de la Oficina de Irlanda del Norte del Reino Unido y ex Jefe de Regímenes Penitenciarios de Irlanda del Norte), Ram Manikkalingam (director del Dialogue Advisory Group y Profesor en la Universidad de Ámsterdam y ex Asesor del Presidente de Sri Lanka para las negociaciones con los Tigres tamiles), Satish Nambiar (ex Vicejefe del Estado Mayor de las fuerzas armadas de la India y ex Comandante y Jefe de Misión de la Fuerza de protección de las Naciones Unidas en la ex Yugoslavia en 1992 y 1993), Fleur Ravensbergen (coordinadora de la CIV, Subdirectora del Dialogue Advisory Group) y Aracelly Santana (ex Representante Adjunta del Secretario General de las Naciones Unidas y Jefa Adjunta de Misión, Misión de las Naciones Unidas en Nepal (UNMIN) y ex Directora de la Oficina de las Américas, Departamento de Asuntos
Alberto spektorovsky, fascista israelí, con demás imperialistas en conferencia de paz en Euskal Herria.
Es decir, se repite la misma alineación que en el GIC. No hace falta recordar la represión desatada por el Estado de Sri Lanka contra la guerrilla Tamil, cuando miles de sus miembros fueron ejecutados hace apenas diez años, o la injerencia del imperialismo estadounidense y europeo comandado por la OTAN en la ex Yugoslavia, donde miles de ciudadanos fueron víctimas de los bombardeos de esta coalición terrorista, ejecutados, violados o lanzados a fosas comunes por militares de la OTAN, y de nuevo altos cargos del régimen penitenciario norirlandés que mantiene en prisión a miembros de organizaciones nacionalistas revolucionarias como el RIRA (Real IRA), el INLA (Irish National Liberation Army) o el Óglaigh na hÉireann (ONH). Su solución es la misma que se ha llevado a cabo en Irlanda, que se llevó a cabo en Sudáfrica, que se está llevando a cabo en Colombia, que se consolidó en El Salvador, en Nicaragua, en Sri Lanka o que, si no se revierte la situación, acabará por cuajar de igual modo en Euskal Herria.
La impresión de toda esta serie de ideas y principios que emanan de estos elementos imperialistas y despreciables, la concreta EH Bildu (Sortu, Eusko Alkartasuna, Aralar y Alternatiba) en el documento Vía vasca para la paz (40), en el que abundan las apreciaciones de “respeto a la diversidad”, “que no vuelva a repetirse en el futuro”, “todas las víctimas tienen los mismos derechos”, etc. Toda una amalgama que mezcla flagelación, complacencia y ausencia total y absoluta de cualquier atisbo de lucha de clases en sus interpretaciones. 
Esta es la situación actual. La claudicación ideológica de la Izquierda Abertzale copada por la dirección nacionalista que ha dirigido a parte del MLNV a la más estrepitosa derrota. (41) Los principios ideológicos adquiridos del socialismo que impregnaron la teorización del nacionalismo revolucionario y que los dirigentes de ETA adaptaron al movimiento de liberación nacional en Euskal Herria no acabaron por materializarse en la estrategia política del movimiento, conque no supieron asimilar una conciencia socialista plena que lograra entender la naturaleza de clase del conflicto social en Euskal Herria. El componente nacional fue hegemónico, a la vez que el componente militar primó por encima del ideológico. La base de apoyo del MLNV fue de amplias proporciones, pero esta acabó por ser incapaz de hacer nada más que dejarse dirigir a la derrota. Ahora el MLNV se debate entre la ruptura con la IA oficial y el apoyo a los elementos más conscientes que desean revertir la situación de estancamiento de la lucha revolucionaria.
Cabe decir que el coste humano de la lucha del MLNV ha sido amplio y este desgaste se ha visto materializado en forma de hartazgo y cansancio por parte de muchos. Desde 1959, año en que fue fundada ETA, han sido más de 55 años de conflicto. En este periodo han sido asesinadas casi 480 personas, entre ellas militantes de ETA, militantes de la IA, civiles, representantes políticos (alcaldes, diputados), militantes del Movimiento Comunista de España, sindicalistas, etc. Casi el 50% no fueron militantes políticos, sino civiles. El 10% de estas muertes han sido debido a la política penitenciaria del Estado, tanto por familiares muertos en accidentes de tráfico, como por presos políticos asesinados en el interior de las prisiones o por causas derivadas de la política penitenciaria. Los cuerpos armados a los que se les atribuyen asesinatos directos son, entre otros, la Guardia Civil (119 personas asesinadas) y la Policía Nacional española, que ha asesinado a 82. Muchas de estas muertes no han sido solo por muertos en enfrentamientos con las FSE, sino asesinatos a sangre fría, ejecuciones directas o simulacros de suicidios constatados. También aparecen en la lista los Grupos Antiterroristas de Liberación, GAL, (27 asesinatos), la Policía Foral Vasca, Ertzaintza (conocida popularmente como zipayos; denominación utilizada para definir a quien está a sueldo de una fuerza colonial u ocupante; 16 personas asesinadas) o el Ejército Español con 9 personas asesinadas, además de grupos fascistas a los que se les atribuyen 4 asesinatos.
Ha habido más de 21.250 detenciones de carácter político en estos 55 años. De estas detenciones, han sido contabilizados entre 9.000 y 11.000 casos de torturas en cuarteles y Txabi Etxebarrieta. Miembro de la V Asamblea. Primer muerto de la organización armada. Se calcula que por 100 mil habitantes existen 2,6 casos de tortura. A día de hoy, las detenciones se siguen sucediendo. Independientemente del llamado “proceso de paz” llevado a cabo de forma unilateral por la IA, muchos de sus militantes siguen siendo detenidos por cuestiones pendientes con la justicia. El Estado no está en tregua y mantiene intacta su capacidad y actividad represiva.
  
La fractura en el MLNV es evidente. Este ha quedado dividido entre quienes, desde la IA oficial, reclaman su legitimidad entendiendo que la composición de este queda a día de hoy únicamente en manos de Sortu, la juventud nacionalista de Ernai y el sindicato abertzale LAB y, por otra parte, quienes en un principio no aceptaran la derrota política de ETA y la liquidación por parte de la IA de esta organización y que a posteriori han ido organizándose con mayor o menor acierto en su capacidad política e ideológica. Han existido tenues intentos de reformular una actividad política por parte del MLNV más consciente en forma de organización política, que tuvieron su mayor expresión en IBIL (Iraultzaile Bilguneak / Asambleas Revolucionarias), organización que tuvo un efímero recorrido, fruto de la rápida respuesta mediática-represiva por parte del Estado, que le atribuyó la reconstitución del MLNV sobre parámetros ideológicos que buscaban legitimar de nuevo la vía de la lucha armada y fruto también de una falta de cohesión interna que se tradujo en diversos errores y que la llevó a una autodisolución omitida de su propia actividad.
En este momento, la reactivación política del MLNV de carácter más revolucionario, aunque aun así muy heterogéneo, está puesta en un organismo antirepresivo que trabaja por la amnistía en clave política de los presos y refugiados políticos vascos, que a día de hoy se conoce como “Amnistiaren aldeko eta errepresioaren kontrako Mugimendua” (Movimiento contra la represión y en favor de la Amnistía). La base ideologica de esta parte más consciente del MLNV no está concretamente ligada a la tradición del nacionalismo revolucionario, a la consigna de independencia y socialismo. Parte de su militancia sí que se adscribe a dicha herencia, pero otra parte se centra principalmente en cuestiones de carácter antirepresivo y de solidaridad con los presos y refugiados políticos vascos.
  
Podemos afirmar que el análisis que prima dentro del MLNV es el de Euskal Herria como un marco autónomo de lucha de clases. Esta afirmación ignora por completo el terreno material (económico, legislativo, constitucional, institucional, etc) que es el que determina el Estado español y que a su vez determina las relaciones de producción que se dan a nivel de todo el territorio español. Las condiciones materiales están determinadas por el carácter de clase del Estado español. Por lo tanto, la lucha de clases es a nivel estatal, no nacional. Evidentemente no se puede negar que Euskal Herria tiene unas características propias, que se acentúan en su identidad cultural - en la que resalta la cuestión de su lengua -, que posee una idiosincrasia propia manifestada en una comunidad con una asentada base cultural, una comunidad de personas asentadas en el tiempo que se ha mantenido estable o un territorio determinado que se ha ido readaptando con el tiempo de manera dialéctica, es decir, cambiante al paso del tiempo y a los acontecimientos sociales (de ahí que nuestro Partido entienda que la nación vasca a día de hoy sea la parte sur, Hego Alde, por los cambios dialécticos suscitados en la identidad de Iparralde. Entenderíamos como pueblo vasco la unión de Hegolade e Iparralde) e, importantísimo de igual modo, una ligazón económica, es decir, una vida
económica común, que no es otra que el capitalismo. Un capitalismo que dirige e impone el Estado central español. Euskal Herria no posee un modelo económico propio, su vida social está determinada por el régimen económico del Estado español, que dictamina las relaciones de producción. Tiene una vida económica propia, la del Estado español. La estructura judicial, política, económica, represiva, cultural, educativa, es la que ha impuesto el Estado español. Las fuerzas productivas y relaciones de producción en la nación vasca se deben a las reglas que dictamina el Estado español. No pueden existir dos vidas económicas en una misma nación. No puede existir la vida económica del Estado español y la del francés. La lucha de clases es lucha política. La lucha de clases es contra la burguesía, el principal enemigo de la clase trabajadora. No existe definición científica alguna de Euskal Herria como formación económica. Aquí vivimos en base a las reglas impuestas por el modo de producción capitalista, exactamente el mismo que en el resto del Estado. Desde el PML (RC) defendemos la autodeterminación (la cual puede producirse aún dentro de los límites de la democracia burguesa, dando pie a un nuevo Estado, que sería evidentemente de carácter burgués - como el que se diera con la llegada al poder a través de las urnas del Frente Popular en la España de 1936- siempre que dicho ejercicio práctico de autodeterminación suponga un avance para las aspiraciones de la clase obrera) como herramienta que asegura los derechos de los pueblos y la victoria sobre cualquier imperialismo, así como la unidad real de todos los proletarios del mundo. Sin embargo, no somos nacionalistas románticos. Nosotros no nos dejamos llevar por sentimentalismos ni por el odio que la burguesía española y las diferentes burguesías nacionales del Estado nos han infundido a toda la clase obrera. Nos regimos por los principios revolucionarios del proletariado. Es por ello que analizamos la opresión de los pueblos y naciones bajo yugo del Estado español desde el materialismo dialéctico y entendemos que solo una verdadera revolución socialista dará pie a la concesión de libertades plenas para los territorios históricos, las naciones, y para los pueblos que subyacen bajo el imperialismo español. Más allá de estas libertades nacionales, que en el socialismo son plenas y tiran por tierra cualquier concesión formal de las democracias burguesas, la plena libertad será la que llegue para nuestra clase, la clase obrera, que tendrá por primera vez la capacidad de decidir por sí misma y ser dueña de su propio destino, eliminando en un largo y arduo proceso las clases y la explotación del hombre por el hombre.
Los choques ideológicos que se dan en Euskal Herria entre el Movimiento de Liberación Nacional y el Movimiento Comunista son algo inherente al carácter principal nacionalista del primero y al de clase, proletario, del segundo. Algo obvio al desarrollo histórico de la lucha de clases y a las luchas de liberación nacional de los pueblos oprimidos. Para la mayor parte del MLNV en Euskal Herria, el Movimiento Comunista es un elemento zipayo y secuaz del nacionalismo español. Mientras, ese Movimiento Comunista, de España, no ha sabido tener una clara influencia entre la clase obrera de la nación vasca. Desde que el PCE de Carrillo y Dolores Ibárruri, “La Pasionaria”, iniciara la escalada revisionista a mediados de los años 40 que le llevara a un desmantelamiento de los principios más elementales del marxismo-leninismo, no ha habido una firme reestructuración del MCE en Euskal Herria. En 1956 el PCE aceptó la política de reconciliación nacional, para lo que anteriormente se alineó con la línea revisionista de Jrushov y por el restablecimiento del capitalismo en URSS, hasta que a mediados de los años 60 asumiera la desviación eurocomunista al igual que sus acólitos franceses e italianos. La hegemonía en la lucha de los movimientos de liberación nacional a comienzos de los años 60 tanto en Catalunya, Galiza, como en Euskal Herria, era consecuencia de la debilidad del MC en aquellos momento, fruto de la ruptura generada por un lado, entre el revisionismo chino y soviético, hegemónico en ese momento, y por otro, entre quienes optaban por un restablecimiento de la lucha por el partido leninista, la revolución y el socialismo. Los MLN en España asumían las teorizaciones de los movimientos de liberación triunfantes en aquella época como Cuba, Argelia o Vietnam, así como muchos de ellos los postulados del revisionismo chino, relegando a un lado las interpretaciones de la ciencia marxista y el carácter organizativo de las ideas de Lenin. El fruto de esto fue un amplio surgimiento y desarrollo del MLN, como por ejemplo en Euskal Herria. El MCE no se adaptaba a las condiciones materiales que determinaba el momento en Euskal Herria. En vez de unir fuerzas junto con el MLNV y conseguir virar a este a posiciones hegemónicas de clase, no supuso más que otro obstáculo en el camino por la liberación nacional. Colmado por las ideas revisionistas, el MCE era incapaz de entender la necesidad de buscar alianzas de carácter táctico con el MLNV y conseguir que los elementos más conscientes y proletarizados de este asumieran la necesidad de que la lucha de liberación nacional fuera elevada a un primer plano, puesta al servicio de la revolución social. A día de hoy la necesidad del contexto en Euskal Herria recae en la reconstrucción del Movimiento Comunista, para  éste el derecho a la autodeterminación de la nación vasca sea un hecho ineludible. La revolución en Euskal Herria, así como en el resto de España, debe ser dirigida por la clase obrera. El papel de los comunistas es el de liderar la lucha de liberación nacional en las naciones oprimidas por el imperialismo español y vaciar de contenido nacionalista las reivindicaciones de la clase obrera en dichas naciones. Entendemos que el MLNV es un aliado estratégico, ya que tanto el MCE como el MLNV poseemos un enemigo en común, que no es otro que el Estado Español. Nuestras fuerzas estarán junto con el MLNV revolucionario y que suponga un avance para las aspiraciones de la clase obrera en el camino de la construcción del socialismo. Frente al MLNV reaccionario que fortalece al imperialismo y que promueve la política de reconciliación nacional, es decir, la IA oficial que se autodenomina como única heredera legítima del MLNV, estaremos en contra, pues esta no supone un avance para el campo revolucionario, sino una traba.
La lucha revolucionaria de los pueblos oprimidos es el único camino. Se necesita de la unidad en un frente común del Movimiento Comunista y el Movimiento de Liberación Nacional bajo un criterio de unión voluntaria, confianza mutua y relación fraternal entre los pueblos. La unión no será con los socialistas de palabra y revisionistas de acción, que no vean más allá de la lucha nacional de su pueblo y no entiendan la relación existente entre los movimientos de liberación nacional y el PC (Partido Comunista) elegido de manera consciente por la propia clase obrera como vanguardia de su lucha. Debe primar el criterio internacionalista. Mientras tanto, debe llevarse a cabo una denuncia preclara de las intenciones por parte del MLNV de pactar y coaligarse con el imperialismo, para vender y tirar por tierra toda la lucha de carácter revolucionario desarrollada en más de medio siglo en la nación vasca.

2ª parte

Charla de PML (RC) en Bilbo
Fue un contexto represivo muy difícil de superar.
Hay que analizar de igual modo los diferentes sucesos a nivel internacional que acontecieron en ese periodo. Los atentados del 11 de septiembre en EEUU supusieron un empuje para toda la política represiva y la ofensiva del imperialismo. Debe tenerse en cuenta que quien ostentaba el poder político en el Estado español era el Partido Popular, máximo representante de la burguesía española más reaccionaria y con mayores vínculos en la superestructura del Estado y en los círculos de poder de los monopolios. En este contexto, el Consejo de Seguridad de la ONU y el Consejo Europeo declararon políticas más agresivas si cabe contra el “terrorismo” de aquellos que hacían uso de la lucha armada como herramienta política. Esta situación fue aprovechada por el Estado español para recrudecer la represión contra el MLNV en general. Se aprobó la Ley de Partidos mediante la que no solo fueron ilegalizados Batasuna, Euskal Herritarok y Herri Batasuna, sino también las organizaciones juveniles independentistas Jarrai, Haika y Segi (23), además de Gestoras Pro Amnistía (24). Se cerraron varios periódicos, una emisora de radio, se reformó el Código Penal para que las personas acusadas de “terrorismo” cumplieran las condenas de forma íntegra, se abrieron procesos judiciales a varias organizaciones del entorno del MLNV con el pretexto de que todas ellas participaban de uno u otro modo en la actividad armada de ETA, se inició la investigación de los locales sociales de la Izquierda Abertzale conocidos como Herriko Tabernas (tabernas del pueblo), se encarceló a miembros de la asamblea de municipios de Udalbiltza. El Gobierno Vasco recrudeció asimismo la represión a través de la Policía Autonómica Vasca, la Ertzaintza, reprimía manifestaciones y detenía y torturaba a jóvenes acusados de practicar kale borroka, lucha callejera, e incluso el PNV y su filial Eusko Alkartasuna colaboraron abiertamente con las fuerzas de seguridad del Estado proporcionando información sobre las actividades de Batasuna, cuestión que no supuso inconveniente alguno para que en el presente se haya fraguado un camino político común entre la propia Batasuna (hoy en día Sortu) y Eusko Alkartasuna.
Para hacer frente a la Ley de Partidos, la Izquierda Abertzale se sumergió en una dinámica de intentar por todos los medios posibles concurrir a las elecciones locales, autonómicas, estatales o europeas. Todas las listas fueron ilegalizadas: Autodeterminaziorako Bilgunea en 2003, Herritaren Zerrenda en las elecciones europeas de 2004 o Aukera Guztiak en las elecciones al parlamento vasco de 2005. Esta última ilegalización fue superada mediante la presentación de una lista con el nombre de EHAK (Partido Comunista de las Tierras Vascas, organización existente en el registro de organizaciones políticas realizada en su día por un miembro de EHK, pero sin actividad política ninguna) que obtuvo 9 representantes en el parlamento autonómico de Gasteiz.
En este contexto se suceden los atentados del integrismo islámico del 11 de marzo de 2004 en Madrid en los que casi 200 personas fueron asesinadas. El Estado español, dirigido en ese momento por el Partido Popular, se encargó de desviar la atención de los verdaderos ejecutores de dichas acciones y culparon a la organización armada ETA. De esta manera, buscaba eludir la realidad de la respuesta de acción-reacción por parte del integrismo islámico por la injerencia imperialista del Estado español en la invasión de Irak en 2003. La posterior reacción y gestión tras los atentados del 11-M y las mentiras vertidas desde los medios de comunicación afines al Estado, dieron pie a la victoria del PSOE en
las elecciones generales al Estado celebradas tan solo 3 días después de los atentados. Así el PSOE se turnó en la dirección del Estado con el Partido Popular, partido que representa los intereses de gran parte de la burguesía capitalista española más reaccionaria, tradicionalista y católica, en el que acabaron en su día gran parte de quienes provenían del Movimiento Nacional, estructura político social de la dictadura fascista del General Franco.
En mayo de 2005, el Congreso de los Diputados aprobó una medida por la cual se autorizaba la negociación con ETA, bajo ciertas condiciones. Este hecho vino derivado tras la Declaración de Anoeta de Batasuna en noviembre de 2004 (25). Así, ETA declararía en marzo de 2006 un alto al fuego permanente, abriendo la posibilidad de negociación con el Estado. Los líderes de la Izquierda Abertzale comenzaron una serie de reuniones con representantes políticos autonómicos vascos del Estado pero, por otro lado, las conversaciones entre los representantes del gobierno español y ETA fracasaron sin llegar a un acuerdo de mínimos. En diciembre de 2006 ETA hace explosionar un coche cargado con explosivos en el Aeropuerto de Madrid para presionar a los interlocutores del gobierno. El Estado afirma que, debido a esta acción, las conversaciones se rompen, pero aun así estas tuvieron varios meses más de continuidad. Además, a principios de 2007, se dieron conversaciones entre representantes de ETA y el Estado bajo la tutela de observadores internacionales, pero el resultado siguió siendo el mismo. En junio de 2007 ETA da por finalizada la tregua de manera oficial y vuelve a la actividad armada. Mientras tanto, el Estado continúa el proceso de ilegalizaciones. EHAK y ANV, dos de los partidos políticos con los que la IA logró superar la Ley de Partidos y obtener representación política en el parlamento de Gasteiz y en los ayuntamientos vascos, acaban siendo ilegalizados. También fueron ilegalizados Ekin (26) y Askatasuna, heredera de Gestoras Pro Amnistía. Los dirigentes de Batasuna en el sur de Francia, el norte del pueblo vasco, son igualmente detenidos por el Estado francés.
En 2009 la situación del MLNV era compleja. La actividad armada de ETA había sido muy activa durante los años de las ilegalizaciones, no principalmente en forma de acciones mortales contra representantes políticos, jueces o miembros de las FSE, sino contra edificios oficiales, comisarías, sedes de partidos políticos o medios de comunicación. El número de presos políticos vascos en cárceles de España, Francia y otros países era en 2008 de casi 800, el número más alto de prisioneros en 50 años de conflicto. Esto no solo se traducía en una dura situación para el colectivo de presos en las cárceles, sino también en el sufrimiento de su familia y allegados, quienes tenían, y tienen, que sufrir cada semana las consecuencias de la dispersión política en cárceles de toda España (en Francia, u otros países incluso); tienen, pues, que recorrer miles de kilómetros cada fin de semana con el castigo añadido a la economía de las familias y a sus propias vidas, ya que muchos de ellos han fallecido en accidentes de tráfico, víctimas de la política penitenciaria del Estado. El número de presos se vio incrementado tanto por la política de ilegalizaciones del Estado y su definición de “todo es ETA” que perseguiría toda actividad política del entorno independentista, así como por la continua detención de militantes de la organización ETA. Entre los años 2000 y 2011, según los méritos otorgados por el propio Ministerio del Interior y las atribuciones de la prensa burguesa, fueron detenidas más de diez direcciones militares y varias direcciones políticas y logísticas del aparato de Euskadi Ta Askatasuna Dejando a un lado la cuestión sobre el grado de responsabilidad en el seno de la organización de los detenidos atribuido por esferas de la superestructura del Estado. Todas estas detenciones significaron un duro golpe tras otro de los que a la organización armada le era cada vez más difícil reponerse. 

  
De estos hechos se aprovechó no solo el Estado sino también la dirección política de Batasuna, que entendió que le resultaría difícil hacer frente a una dirección militar de ETA firme y fuerte para poder aplicar su hoja de ruta de cambio de estrategia, ya que tendría a esta en frente reclamando la continuidad y vigencia de la actividad armada. Por ello, una dirección militar debilitada iba a suponer un obstáculo menor. Además, toda esta situación hacía igualmente mella en la moral del MLNV y toda su militancia. Frente a un enemigo como el Estado español, que no cedía ni un ápice, la moral de la militancia se veía igualmente mermada. Era imposible mantener una disciplina firme y no caer en el derrotismo cuando frente al empuje represivo del Estado no existía una estrategia política coherente e inamovible sustentada sobre unos pilares revolucionarios de acero que hiciera imposible medrar la capacidad de combate del MLNV. No existía. Las posiciones revolucionarias de clase y combativas habían sido apartadas y supeditadas a la necesidad de defenderse del enemigo, mientras la conciencia nacional, la identidad e intereses de la burguesía vasca, ganaban cada vez más peso y se convertían en la línea hegemónica del discurso de la IA. No se había entendido que debía primar el hecho de labrar una militancia formada y firme en unos valores revolucionarios. Se antepuso la nación a los obreros, la identidad a la lucha de clases y se determinó a Euskal Herria como sujeto de decisión, relegando el papel de la revolución y la clase obrera, vasca, a un segundo plano. Del socialismo solo quedaban las cenizas, palabras muertas en boca de pequeños burgueses nacionalistas dirigentes de la IA, más preocupados por no acabar en prisión que por continuar la lucha. El desgaste era notorio y la democracia interna en las filas de la IA una quimera. La dirección política de la IA se había hecho fuerte e inmune, algo ya tolerado por todos, y de los viejos revolucionarios abertzales ya no quedaba nada. Todo cargo, dirigente, y la mayoría de militantes, cerraban filas ante las decisiones de la dirección de la IA.
En este contexto se llega a 2009. En octubre eran detenidos 9 dirigentes de la Izquierda Abertzale, entre ellos Arnaldo Otegi y Rafa Díez, Secretario General del sindicato abertzale LAB, quienes a día de hoy continúan en prisión junto con otras tres personas detenidas también en esa operación policial. El Estado los acusó de estar reconstruyendo la mesa nacional de Batasuna. Pero la cuestión iba más allá; el Estado español era conocedor de cuál era la importancia de la actividad política que estaban desarrollando y actuó. La cuestión era la siguiente: debido a la situación en la que se veía la Izquierda Abertzale, ilegalizada, sin representación política alguna y con un grupo de militantes, ETA, que no pretendía abandonar la lucha armada, debían tomar una determinación firme que pudiera servir de balón de oxígeno a la dirección nacionalista. Necesitaban dos cosas: una era que la nueva estrategia que se hallaban diseñando recibiera el beneplácito por parte de la militancia, y otra, apartar del terreno a ETA para que esta no supusiera un estorbo para sus futuros negocios. 

   
El primer paso era iniciar un proceso interno, que es lo que la dirección de Batasuna detenida en octubre de 2009 estaba llevando a cabo. En aquella reunión se encargaban de redactar un documento que debía ser repartido entre la militancia para realizar un debate entre las bases. Este documento fue conocido como “Clarificando la fase política y la estrategia” (27). De unas 60 páginas, aparte de ser un resumen escueto y sesgado de la historia del MLNV, en él la IA se quitaba la careta y apostaba abiertamente por el socialismo del s.XXI, requería la eliminación de la lucha armada de ETA, apostaba por un Estado Vasco como supuesto paso intermedio a una etapa socialista y lo que era más importante, se posicionaba abiertamente por una unidad con el resto de fuerzas nacionalistas. Esto fue un punto de inflexión muy importante. La IA por fin tendía la mano a partidos nacionalistas como Eusko Alkartasuna, Aralar e incluso al PNV, algo que no cayó tampoco por sorpresa ya que en innumerables ocasiones se interpelaba al PNV a tener una respuesta nacional coherente respecto a la situación política en Euskal Herria. Este documento se debatió en los barrios de las ciudades y pueblos. Se supone que se dio un debate abierto y democrático en el que todas las posturas estaban en igualdad de condiciones, pero la realidad fue bien diferente. Si bien el documento que presentó la dirección de la IA al debate sí fue repartido, otros no lo fueron. Por lo menos hubo un documento, este redactado por ETA (conocido como Mugarri Txostena – documento “límite”, “fronterizo”), que fue censurado y no entregado a la militancia en la mayoría de los debates. De este documento surgía una clara confrontación entre quien lo redactaba, ETA, partidaria de continuar con una fase de confrontación armada pues entendía que aún se daban las condiciones para su continuidad, y los detractores, la dirección de la IA, que deseaba liquidar la lucha armada. Los debates fueron sesgados y marcados por la afluencia de militantes y simpatizantes abertzales que los coparon con el discurso interclasista de colaboración con el nacionalismo burgués. Incluso muchos de los militantes de la organización Ekin, el altavoz de la línea política de ETA, traicionaron a su propia organización y no llevaron el documento de ETA a los debates. La Izquierda Abertzale vendió el debate como un gran ejercicio de democracia entre sus bases, bases que, a esas alturas, estaban en su mayoría postradas sumisamente a los postulados reformistas y nacionalistas burgueses debido a años de ausencia de formación ideológica revolucionaria que les permitiera plantar cara a la dirección burguesa abertzale y presentarse a los debates con herramientas ideológicas suficientes como para poder desmontar la nueva línea política claudicante de la dirección abertzale. La resistencia y los debates crudos fueron pocos y contados, pero fueron muchos los militantes y simpatizantes que, al ver la miserable traición cometida por la dirección abertzale y el giro de timón hacia la reconciliación nacional y la colaboración servicial con el Estado, optaron por romper y salirse de la misma. (28)
Cabe destacar que, antes del debate entre las bases de finales de 2009 y principios de 2010, la IA hizo una declaración abierta en la localidad de Altsasua, conocida como “Declaración de Altsasua” (29), que no fue más que una preparación del terreno para los debates entre las bases. Con aquella declaración, la IA dejaba bien claro que el papel de la lucha armada debía de pasar a la historia y apostaba por la legalidad internacional y por los Principios Mitchell, principios elaborados por el senador de EEUU George Mitchell que no son otra cosa que una serie de puntos para guiar los acuerdos de paz del imperialismo con fuerzas revolucionarias que hayan practicado la lucha armada, como fue el caso del IRA, y aceptar del desarme incondicional del movimiento armado. En esa declaración comparecieron más de 110 representantes políticos de la IA y su entorno político. La idea no era otra que la de, mediante ese acto público, influir y condicionar, todavía más si cabe, la opinión de las bases en el debate. Fue una forma indirectamente amedrentadora que pretendía, antes de un debate de calado histórico y de supuestas características democráticas, sacar a escena a más de un centenar de personalidades bien conocidas del mundo político y social del MLNV para condicionar y legitimar mediante sus figuras y caras la línea del debate y llevarla a posiciones favorables para la IA, que era básicamente lo que venía a decir dicha Declaración.
Tras el debate farsa de principios de 2010, la Izquierda Abertzale presentó el resultado que sintetizó en el documento “Zutik Euskal Herria” (30). Claramente, los debates de principios de 2010 suponían un antes y un después en la línea política de la misma. La consolidación de una dirección de marcado carácter nacionalista de derechas y la llamada a ETA a claudicar militarmente aprobada por la mayoría de su base social, supuso el mayor cambio histórico de los últimos 50 años de lucha sintetizados en aquel documento Zutik Euskal Heria, Euskal Herria en pie. La IA llegaba 50 años tarde y, además, con una línea política reformista, pactista y de derechas. 50 años de lucha y de confrontación habían sido tirados al estercolero de la historia por las aspiraciones institucionales que, como ya hiciera Euskadiko Ezkerra o ETA p-m en el pasado, venían  ahora a realizar los dirigentes de la IA apoyados por una base social que había sido guiada de cabeza a la derrota. La IA hablaba de cambio de ciclo, de abandonar para siempre los métodos violentos, de ciudadanos o de independencia y soberanía, enterrando términos del pasado como “socialismo” o “clase obrera vasca”. Todo el sufrimiento, los centenares de mártires que el MLNV dejaba en el camino y los centenares de presos políticos en las cárceles parecía que habían sido en vano. La desilusión con este proceso se mostró en boca de algunos presos y de refugiados políticos, que no entendían el porqué de este cambio tan drástico. Muchos llegaron a expresar que 50 años de lucha habían sido tirados por la borda, que la lucha y la vida de tantos militantes no merecían ese final de la historia. 




 
La máquina ya estaba engrasada. La IA convenció y obtuvo la legitimidad de sus bases y así pudo continuar con su estrategia. Tras el Zutik EH los pasos fueron más sencillos y se avanzó a un ritmo vertiginoso. El proceso de desmantelamiento de la estrategia revolucionaria vivido en Irlanda se daba en Euskal Herria a pasos de gigante. A ello le siguió el Acuerdo del 20 de junio entre Batasuna y el partido político escindido del PNV en 1986, Eusko Alkartasuna. El acuerdo de nombre “Bases para un acuerdo entre fuerzas políticas independentistas” (31), era la materialización de un interés político mutuo dentro del terreno nacionalista. Por un lado, EA asumía la política de la Izquierda Abertzale de construcción nacional por su necesidad de buscar apoyos debido a su baja repercusión en el panorama político vasco y, por otro, la Izquierda Abertzale necesitaba la legitimización de su línea política en el ámbito político y social y recaudar apoyos para salir del atolladero de ilegalidad electoral en el que se encontraba, además de mostrar una nueva imagen pública de connotaciones conciliadoras. Además, suponía la convergencia entre dos líneas políticas aparentemente distanciadas, pero que se habían encontrado en el camino gracias a la liquidación del componente de la lucha armada, que era el único obstáculo para que la IA confluyera y se uniera con el resto de fuerzas nacionalistas burguesas. La IA tendía la mano a quienes durante años de gobierno junto a la burguesía del PNV habían ejercido la represión, la tortura y el asesinato de militantes del MLNV. Se había caído la careta.
Así comienza una etapa en la que priman los discursos que hablan de “acumulación de fuerzas”, “confrontación democrática”, “soberanía”, “derecho a decidir”, etc. Esta serie de acuerdos entre partidos nacionalistas suponían una vuelta de tuerca más a la ya de por sí debilitada situación de la organización armada ETA. El golpe de Estado interno dado a principios de 2010 dejó en una posición de absoluta inferioridad a ETA; el desconcierto sería evidente entre sus filas. La línea militar había sido anulada. Quienes optaban por la continuidad de la actividad armada habían sido relegados al ostracismo político y a la indiferencia por parte de las bases que, sin ser prácticamente conscientes y de manera casi omitida, les habían dado la espalda y abandonado a su suerte. Quienes durante años había sido considerada por el MLNV como la vanguardia y a quienes se tenía un respeto unánime por su entrega personal, eran condenados ahora a la indiferencia por una mayoría de las base social y militancia abertzale sumisas a la dirección burguesa abertzale. Con un componente militante totalmente mermado, se dio una clara separación entre el aparato militar y el político. El aparato político de ETA estaba diezmado por la línea oficial de Batasuna, mientras que muchos de los militantes del aparato militar se negaban a aceptar la realidad de haber pasado a la clandestinidad para que los dejaran tirados en la cuneta por la intención de un grupo de políticos de resolver su futuro profesional.


    A la presión política por parte de Batasuna y a sus artimañas en el seno del entramado nacionalista, se unieron las presiones de relevantes individuos que habían participado anteriormente en procesos de paz avalados por el imperialismo, como Desmond Tutu, el ex presidente sudafricano Frederick de Klerk y Brian Curri, entre muchos otros; individuos forjados en este tipo de procesos que actúan de comisarios políticos del imperialismo imponiendo las bases de los acuerdos, determinando vías e imponiendo la claudicación ideológica allá por donde extienden la alfombra roja al imperialismo. Así, en septiembre de 2010 ETA anunciaba que se comprometía con una solución “democrática” al conflicto y reafirmaba su intención de no llevar a cabo más acciones armadas.
El 17 de octubre de 2010 se celebraría en el Palacio de Aiete, Donosti, Gipuzkoa, la Conferencia Internacional de Paz de Aiete. Auspiciada por la IA y los contactos que había ido sembrando en la última etapa, fue organizada por Lokarri, una organización de carácter pacifista-burgués cuyo objetivo principal se dirigía hacia la reconciliación nacional y la paz en Euskal Herria. Esta conferencia fue un auténtico escaparate del mismo modo en que había sucedido anteriormente en otros lugares como Sudáfrica, Irlanda, Nicaragua, El Salvador, etc. Los invitados fueron múltiples. Todos los partidos políticos con representación parlamentaria en la Comunidad Autónoma Vasca y Navarra excepto el Partido Popular y UPN (Unión del Pueblo Navarro, partido que representa los intereses de la burguesía española en Navarra) acudieron al evento. Koffi Annan, ex secretario general de la ONU, George Mitchell, senador de EEUU, y Gerry Adams, presidente del Sinn Féin, también estuvieron presentes, así como el genocida Jimmy Carter, ex presidente de EEUU y premio Nobel de la Paz en 2002, y como varios representantes políticos noruegos, franceses, británicos y los líderes de los principales sindicatos en España y de los sindicatos nacionalistas vascos. La Conferencia cumplió con su principal objetivo: realizar una gran parodia que diera legitimidad y presionara aparentemente a una decisión que ya había sido tomada de antemano: el cese definitivo de la actividad armada de ETA. La Conferencia fue solo una pasarela que movió a decenas de personalidades políticas que se dedicaron a posar ante las cámaras, cobrar su dieta estipulada y redactar una escueta declaración de escasas diez líneas en las que como primer punto se ofrecía sutilmente a ETA su claudicación (32). Tres días más tarde, el 20 de octubre de 2010, ETA anunciaba lo predecible, el cese definitivo de su actividad armada (33).
La IA había superado otro obstáculo en el camino y seguramente el hueso más duro de roer, cosa que les resultó más fácil de lo esperado. A partir de este punto el camino fue coser y cantar. A estos hechos le siguió la legalización en junio de 2012 de la nueva organización de la Izquierda Abertzale que presentara en público en febrero de 2011, Sortu, y que es hasta día de hoy el nombre con el que se conoce al partido político de la IA oficial. En un principio el Tribunal Supremo del Estado español denegó la actividad política legal de dicha organización, pero más tarde el Tribunal Constitucional la avaló. Igual que ocurriera con EIA (34) en abril de 1977
cuando su mitin de presentación oficial en Bizkaia fue sorprendentemente legalizado por el Estado, consciente este de la necesidad que existía de garantizar las andanzas hacia la reforma de una parte de la Izquierda Abertzale de entonces; lo mismo ocurría con Sortu. A Sortu le seguirían las marcas electorales de Bildu (reunirse) en abril de 2011, Amaiur en noviembre de 2011 y Euskal Herria Bildu en 2012, todas ellas coaliciones electorales en las que la Izquierda Abertzale se fusionó con Eusko Alkartasuna, Alternativa (partido político escindido de organizaciones provenientes del Partido Comunista Español) y Aralar, la corriente interna de la IA que se escindiera en el proceso de Batasuna de 2001 y que se volvían a encontrar diez años después, una vez que el lastre de la actividad armada de ETA ya había sido liquidado y no suponía un impedimento para fusionar proyectos con otras organizaciones nacionalistas vascas.
La Izquierda Abertzale había formalizado su situación política. El golpe de Estado interno en sus filas se encontró con una resistencia interior débil y desorganizada. La recogida de apoyos del nacionalismo fue fructuosa: aceptaron la legalidad de la Ley de Partidos y todas las argucias legales que les exigió el Estado. Además, estaban avalados por una parte del imperialismo a nivel internacional para llevar a cabo su proceso de paz particular. Sin embargo, una parte imprescindible para que se diera un proceso de diálogo entre dos partes no era posible, y no era otra que la de que el Estado español aceptara el órdago lanzado por activa y pasiva por la Izquierda Abertzale y se sentara a negociar, cuestión que hasta día de hoy no ha sucedido. Por tanto, la Izquierda Abertzale respondió con la práctica y el discurso de llevar a cabo un proceso de paz de forma unilateral, independientemente del no por respuesta del Estado. Este, sabedor de su posición de poder, no necesitaba, ni necesita, sentarse a negociar nada con la Izquierda Abertzale, puesto que es consciente que esta ya no tiene nada que ofrecerle ni nada con que presionarle. Está donde siempre quiso el Estado que estuviera, sumisa y domesticada bajo las formas de hacer burdas políticas de mero carácter reformista. La IA acabó por liquidar la lucha armada, vender a muchos militantes y condenarlos a prisión, renegó de su tradición y aspiraciones revolucionarias e hizo piña con el nacionalismo vasco más rancio y reaccionario que, independientemente de su pugna de poder con el nacionalismo español representado por el Estado, comparte un mismo interés, que no es otro que poder gestionar una parte del mercado.
La ausencia durante años de una formación política firme, constante y que inculcara unos mínimos principios del socialismo científico, fue una carencia de la que la dirección abertzale se sirvió para llevar a cabo sus planes. Pero no solo esto; a ello se sumaron la ausencia de autocrítica, la nula interpretación acertada de las condiciones materiales, de los cambios objetivos en las condiciones de la vida social y económica que representan un termómetro dónde poder medir los avances o retrocesos a dar en el camino de la construcción de un proceso revolucionario que necesitaba la nación vasca. Deshacerse, por una parte, del movimiento de liberación nacional vasco, de un contenido de clase, de las herramientas fundamentales para interpretar la sociedad, es decir, el socialismo, aplicando las leyes que de este emanan, junto a las masas trabajadoras, el desentendimiento con dichas leyes, no hacer uso de las herramientas de lucha y la capitulación frente a la presión del enemigo y las dificultades impuestas por el momento, derivan en el aventurerismo, la confusión, el miedo y la pérdida de rumbo en la lucha. El resultado no es otro que la victoria de los imperialistas; la victoria de los imperialistas sobre una parte del MLNV. 


  
La dirección de la Izquierda Abertzale se guardó celosamente la capacidad de controlar la opinión de los representantes más conocidos y valorados entre la militancia abertzale. Sin una base política firme y sin una conciencia de qué hacer ante condiciones materiales cambiantes, la militancia del MLNV no tenía herramientas con las que atacar la ausencia total de autocrítica que demostraban continuamente sus caras más públicas en asambleas, en medios de comunicación o en la calle. Los elementos más conscientes que podían plantar cara al derechismo que impregnaba las filas del MLNV se veían impotentes al quedarse aislados del resto, que solo sabían realizar un seguidismo ciego ante los representantes públicos. Esto lo supo explotar al máximo la IA. La legitimidad a su línea se reforzaba poniendo detrás de los micrófonos o las comparecencias a un nutrido grupo de caras conocidas para que así nadie pudiera rebatir las palabras de la dirección. En los últimos años, esto se hizo visible con el uso de los presos políticos por parte de la Izquierda Abertzale. Conscientes de que la línea liquidacionista era mayoritaria dentro de las prisiones, se hizo público en diciembre de 2013 un comunicado del EPPK (Euskal Preso Politikoen Kolektiboa – Colectivo de Presos Políticos Vascos) que daba su apoyo incondicional a la línea política de la IA (que ya se había materializado en otros comunicados anteriores pidiendo el voto para las coalición nacionalista Bildu), asumían el “daño” ocasionado por su actividad política y dejaban una puerta abierta a las salidas individuales de prisión aceptando la legalidad penitenciara vigente. El comunicado (35) de 2013 pretendía presentarse como una resolución general de un debate dentro de las cárceles, pero este ni fue mayoritario ni la discusión se realizó entre todos sus miembros lo fue tampoco. Era una vuelta de tuerca más para hacer parecer que en el interior de las prisiones la línea mayoritaria era la de la IA. Mientras algunos presos políticos vascos han salido o se han distanciado del Colectivo y se niegan a ser partícipes de dicha traición a los valores del MLNV.
Podríamos añadir a estas cuestiones objetivas aquellas de carácter personal, subjetivas, que se desprendieron de una parte nada desdeñable de la militancia del MLNV a raíz de esta deriva reformista. Las cuestiones objetivas anteriormente expuestas desarrollaron un alto sentimiento de derrota, traición, hastío, dolor e impotencia. Al no darse una respuesta organizada al golpe de Estado político en la IA, muchos de sus militantes se replegaron, dejaron la militancia u optaron por distanciarse, visto que no existía posibilidad alguna de, desde dentro, retomar la dirección del MLNV. Por lo tanto, ante la vuelta a casa de muchos, otros entendieron que era el momento de tener paciencia e ir recabando fuerzas de nuevo, poco a poco.
Respecto al proceso de paz unilateral de la IA y del resto de fuerzas nacionalistas y soberanistas de Euskal Herria, son múltiples los actos que se realizan y que hasta día de hoy han intentado inyectar mayor relevancia tanto social como mediática. Uno de ellos sería el Foro Social para la Paz, que sirve de lobby de encuentro de personajes de corte liberal y progresista referenciales del mundo académico, de la jurisprudencia o el periodismo, que se presentan como expertos en derechos humanos y paz. Es decir, una amalgama de individuos que pretenden hacer carrera a costa de la capitulación, del reformismo y de la política de reconciliación nacional, y en particular del conflicto vivido en Euskal Herria para así poder catapultarse a esferas de poder como han hecho otros en anteriores procesos fructuosos como el irlandés, o el sudafricano. Cabe decir, que la defensa que se hace de los derechos humanos y la paz en estos espacios se realiza desde la idea de la defensa de la democracia como la mejor envoltura de la que puede revestirse el capitalismo. La misma hipocresía avalada por el imperialismo que adopta la idea de los derechos humanos, supeditados a las reglas y leyes del sistema capitalista.
Además del Foro Social, existe el Grupo Internacional de Contacto y la Comisión Internacional de Verificación. El Grupo Internacional de Contacto (36) es un organismo formado por agentes del imperialismo europeo, estadounidense e israelí. Comenzaron a funcionar cuando ETA declaró el fin de su actividad armada. Su función es la de ponerse al servicio del llamado proceso de paz, ayudando con su imagen y sus tareas negociadoras. Lo más interesante es quiénes forman este grupo: Silvia Casale, consultora independiente de Inspección de Prisiones de Inglaterra y Gales desde 1991 y miembro de la Comisión de Revisión de Sentencias de Irlanda de Norte desde 1998, Brian Curri, asesor en 1994 de Nelson Mandela, que participó en la creación de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación. Currin co-preside ahora la Comisión de Revisión de Sentencia en Irlanda del Norte, que decide sobre la puesta en libertad anticipada de los presos que han cometido delitos relacionados con “terrorismo”. Otro de ellos es Pierre Hazan, que fue Senior Fellow en el Instituto de Paz de Estados Unidos (Washington DC, 2006) y miembro de la Facultad de Derecho de Harvard (2005-2006) y en la actualidad es profesor de justicia transicional en la Universidad de Génova, Raimond Kendal, Secretario General honorario de Interpol, que hizo el servicio militar en la Royal Air Force, policía colonial en Uganda, África Oriental, desde 1956 hasta 1962, policía Metropolitana de New Scotland Yard desde 1962 hasta 1986, secretario General de la Interpol desde 1985 hasta 2000 cuando se retiró, medalla de la Policía de la Reina y Chevallier de la Legión de Honor (Francia), involucrado en actividades de organizaciones no gubernamentales en el ámbito de las drogas y los campos de la seguridad, Nuala O’Loan, miembro de la Cámara de los Lores británica. Es embajadora de Irlanda para la resolución de conflictos y Enviada Especial a Timor-este, desde el año 2000 hasta noviembre de 2007; fue Defensora del Pueblo de “Irlanda del Norte”, durante siete años. Posee el título de Baronesa, también era visitante de custodia en las comisarías, asesora en las agencias gubernamentales res
ponsables de la vigilancia y rendición de cuentas de la policía, en la India, Brasil, Indonesia, Sudáfrica, Malasia, EE.UU., Canadá, Finlandia, Holanda, Macedonia, Rumania, La República de Irlanda, Portugal y en todo el Reino Unido, Alberto Spektorowski, profesor Titular Asociado de Ciencia Política en la Universidad de Tel Aviv. También fue Profesor de Ciencia Política en Columbia University (New York), en University of Wisconsin (Madison, USA), en Interdisciplinary College de Herztlia (Israel) y en la Universidad Hebrea de Jerusalén, entre otras. Fue Consultor del Prof. Shlomo Ben-Ami, ex Ministro de Relaciones Exteriores y Ministro de Defensa Publica de Israel y miembro del equipo de la Cancillería israelí y del Ministro Ben Ami durante las negociaciones de paz de Camp David en julio de 2000. Es miembro del “Israel-Palestine Civil Society Comittee for CeaseFire”.
Es decir, los elementos elegidos para “promover, facilitar y posibilitar la legalización de la Izquierda Abertzale”, “superar las medidas especiales que restringen su actividad política y adaptar la política penitenciaria a la nueva situación política transformada”, “alentar, facilitar y posibilitar la negociación multipartita para alcanzar un acuerdo inclusivo y superar el conflicto político”, como rezan sus principios de actuación, son una amalgama de imperialistas, torturadores, represores, aristócratas y asesino, elementos que han estado en primera línea en el control de prisiones, comisarias o fuerzas de seguridad en el norte de Irlanda donde, a día de hoy, continua habiendo un número considerablemente alto de prisioneros políticos que no dejaron atrás la lucha revolucionaria a diferencia de los traidores del Sinn Féin. Cárceles y comisarías donde, hasta hace poco, los prisioneros irlandeses llevaban a cabo huelgas de suciedad como las de sus compañeros en los años 80. Una situación en Irlanda que se ceba con la disidencia política y en la que el sectarismo del PSNI (Police Service of Northern Ireland) es el pan de cada día en los barrios obreros, donde la persecución y espionaje a los miembros republicanos continúa, donde se desnuda íntegramente a los presos y se los cachea, se presiona a sus familias y amigos o son hostigados en los funerales de militantes, etc. Además, tenemos a elementos policiales que han servido como represores en colonias de países imperialistas, consintiendo la represión, la tortura, la violación y el asesinato. O a Alberto Spektorowski, que además de impartir clases en la Universidad al servicio de la inteligencia del régimen fascista
israelí, ha ostentado varios cargos de amplia relevancia en el Estado sionista, tales como Consultor del Prof. Shlomo BenAmi ex Ministro de Relaciones Exteriores y Ministro de Defensa Publica de Israel o miembro del equipo de la Cancillería israelí y del Ministro BenAmi durante las negociaciones de paz de Camp David en julio de 2000. Es decir, este individuo es un agente del imperialismo y del fascismo israelí, el sionismo, culpable directo de la masacre del pueblo palestino en su papel como asesor de defensa y de las fuerzas armadas. «Israel se preocupa muy mucho en hacer un asedio aéreo muy puntual y muy quirúrgico, es decir, duele, pero duele poco», dijo Alberto Spektorovsky en declaraciones a Radio Jai, 21 de noviembre de 2012. Sionistas, imperialistas y asesinos que consuman el sistema de persecución, detención, tortura y confinamiento en las prisiones y el régimen de represión policial. Notables miembros de la superestructura de los estados imperialistas, dispuestos a continuar y expandir la maquinaria represiva contra la clase obrera en Euskal Herria. Contra toda disidencia política.