Buscar este blog

16 enero 2016

Vergonzosa campaña bildurri humillante para los presos

Donostia - El presidente de Sortu, Hasier Arraiz, subrayó ayer que corresponde a los presos de ETA y de la izquierda abertzale ilegalizada decidir acogerse de manera individual a los beneficios penitenciarios y la progresión de grados, pero enmarcó esa posibilidad dentro de una decisión colectiva.
El dirigente de la izquierda aber-tzale valoró las declaraciones de Rufi Etxeberria el pasado martes en Iruñea en las que apostó por un cambio de estrategia del colectivo de presos EPPK (en sus siglas en euskera) y acepten la legalidad penitenciaria y la progresión de grados, hasta ahora vetados por el conjunto de la izquierda abertzale y la propia ETA. Este giro de posición se entendió mejor al día siguiente tras conocerse el acuerdo judicial entre los 35 encausados de la cúpula de Batasuna por la reconstrucción de la Mesa Nacional de la formación ilegalizada y la Fiscalía de la Audiencia Nacional y las asociaciones de víctimas AVT y Dignidad y Justicia. La sentencia de conformidad evitó que los condenados ingresen en prisión con penas de hasta diez años.
En declaraciones a Radio Euskadi, Arraiz aclaró que “los pasos los decidirán los propios presos, en un proceso que debe ser escalonado e individual” pero avisó que “debe de obedecer a decisiones colectivas, como ha sido siempre”. A su juicio, “se ha conseguido un acuerdo de cierta bilateralidad entre las partes: el Estado y las víctimas y la izquierda abertzale” y confió en que sirva para solucionar cuestiones pendientes, como la modificación de la política penitenciaria.
Sobre este tema, el portavoz del Gobierno Vasco y consejero de Justicia, Josu Erkoreka, se congratuló ayer por el acuerdo entre la cúpula de Batasuna y la Fiscalía y las asociaciones de víctimas, pero consideró que los representantes de Batasuna “han hecho lo que tenía que hacer. Que no esperen de nosotros vítores y ovaciones”. Expresó su deseo de que no sea “una medida aislada”, sino que se haga “extensiva al conjunto del colectivo de los presos de ETA”.
En este sentido, añadió que el Gobierno Vasco está dispuesto “a poner a disposición de quienes estén por la labor”, los instrumentos del Plan de Paz y Convivencia, como los programas Zuzen Bidean e Hitzeman, elaborados por su Ejecutivo para promover vías legales de reinserción.
Por su parte, el portavoz del la red Sare de apoyo a los derechos de los presos, Joseba Azkarraga, confió en que la sentencia de conformidad pueda abrir la vía a nuevos entendimientos para empezar a “vaciar las cárceles”. En declaraciones a los medios de comunicación en Gasteiz, calificó de “muy importante” la sentencia de conformidad en la Audiencia Nacional dado que permite que estas personas “no entren en prisión” y contempla la “reparación” del daño causado. Asimismo reclamó que se acabe con los juicios contra personas que se han limitado a “participar en la vida política”.

No hay comentarios: