Buscar este blog

11 febrero 2016

2 Argelinos refugiados violan a menores en Vitoria

El diputado general de Álava, Ramiro González, ha advertido este martes de que hay que ser «absolutamente intransigente» con cualquier acto de violencia contra las mujeres y ha recordado que la Diputación ha puesto en manos de la Fiscalía «toda la información» sobre los presuntos abusos sufridos por dos menores en Vitoria, que ha adelantado en exclusiva EL CORREO esta mañana. González se ha referido durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Diputados a lo ocurrido el pasado sábado de Carnaval en un bar del Casco Viejo de Vitoria, donde dos chicas fueron sometidas a tocamientos sexuales por parte de dos menores extranjeros no acompañados, que fueron detenidos y han sido acusados de los delitos de abuso sexual y de agresión con arma blanca.
Una de las víctimas, como ha avanzado este periódico, ha presentado una denuncia por abuso sexual. Los detenidos son dos jóvenes argelinos, de unos 15 años, que están tutelados por la Diputación de Álava, han indicado fuentes forales. El diputado general ha asegurado conocer los hechos y ha recordado que la Diputación, como tutora de dichos menores, debe dar traslado a la Fiscalía «cuando conozca la posible comisión de un hecho de estas características, algo que ya ha hecho». En este sentido ha explicado que la entidad foral «se encuentra a la espera de las medidas que el fiscal pueda adoptar hacia los menores». Asimismo González ha descartado que los hechos ocurridos puedan estar relacionados con los protocolos de funcionamiento del centro de acogida Bidebarria, y sobre una hipotética expulsión de los menores de dicho centro ha cuestionado que eso sólo serviría «para dejarlos en la calle»
Los hechos denunciados ocurrieron antes de las doce de la noche del sábado en un bar del casco medieval de Vitoria, donde las dos menores disfrutaban del Carnaval y fueron acosadas por dos menores argelinos, quienes se encontraban con otros tres menores extranjeros no acompañados (menas), dos de ellos marroquíes y un paquistaní, todos ellos residentes en el centro de acogida de la Diputación. Las chicas sufrieron al parecer tocamientos y fueron insultadas por estos jóvenes, sin que pudieran hacer nada para escapar al verse acorraladas, ya que el local estaba lleno de gente y con la música a todo volumen.
No obstante un camarero del bar se dio cuenta de lo que estaba ocurriendo y salió en defensa de las menores, por lo que éstos rompieron dos botellas de vidrio y le amenazaron con ellas para lograr huir, aunque los dos presuntos autores fueron posteriormente detenidos por la Policía Local.

3 comentarios:

Tártalo dijo...

Algun hippi progre se me echará encima por lo que voy a comentar pero ya basta de negar lo evidente y es que el Internacionalismo y la solidaridad proletaria es fundamental, pero de ahí a atentar contra la nación que te acoge hay mucho trecho y todo siempre procede de aquellos con culturas y conceptos tan medievales sobre la mujer, abusando de dos txabalas y enfrentandose con botellas a quien les reprende.

Anónimo dijo...

Empieza a abrirse una brecha evidente entre la clase obrera y la inmigracion islamista.

Anónimo dijo...

estoy con tártalo, solidaridad y antirracismo pero ni violadores, ni machitos ni delincuentes, a esos no los quiero en mi barrio.