Buscar este blog

17 febrero 2016

Balance de Herri Gorri (siempre interesantes)

HERRI GORRI fue el intento de dar una respuesta político-organizativa, a los debates que a lo largo del año 2014, se habían estado planteando entre diversos sectores comunistas en Euskal Herria. Un debate que fue afrontado en condiciones de emergencia en una coyuntura en la que el capital desarrollaba una ofensiva en todos sus frentes, con una correlación de fuerzas muy favorable para su causa. La situación de debilidad política y organizativa de los comunistas, la fragmentación y atomización de los diferentes colectivos, la crítica situación del movimiento obrero y el movimiento popular, fueron la premisa sobre la que asentar las bases para reconstruir en Euskal Herria un renovado referente comunista, ligado a la coyuntura y con capacidad de presentar y gestionar una alternativa de socialismo como única vía de rearmar políticamente al proletariado de Euskal Herria como sujeto de su autodeterminación hacia el socialismo.
Mientras en los últimos cuatro o cinco años se estaba produciendo un despertar de las movilizaciones de masas en la mayoría del Estado, como movimiento defensivo contra los recortes en materia social que alcanzaba de manera grave la sanidad, educación, salarios, pensiones, impuestos crecientes a la clase trabajadora, etc. en Euskal herria era imposible no ver el colapso de un movimiento popular que se agotaba en sí mismo como consecuencia de sus propias contradicciones internas, aceleradas por una represión planificada y ampliamente apoyada por todos los sectores de la burguesía estatal y de la de “casa”. La transformación de la “Izquierda Abertzale” en un partido político con innegables características socialdemócratas (Sortu) que incluía el necesario acercamiento hacia un nacionalismo profundamente reaccionario (PNV), hacían ver que el papel jugado por el histórico MLNV como resistencia, casi en solitario, durante los últimos 35 años, había llegado a su fin. La posible y deseable reconstrucción no podrá realizarse sin una reflexión en profundidad sobre los errores y aciertos y, sobre todo, sobre las limitaciones estratégicas y la clarificación de los objetivos finales que no se presten a confundir la liberación nacional con el nacionalismo en cualquiera de sus variantes, sino como consecuencia del empoderamiento de la clase trabajadora. El debate no cumplió las expectativas. Contradicciones insalvables truncaron el proceso. Incluso en diciembre de 2014 cuando se toma la decisión de presentar HERRI GORRI públicamente, ya en una situación en la que muchos participantes del debate se habían descolgado, el colectivo vuelve a debilitarse por la decisión de una serie de compañeros y compañeras de desvincularse del proyecto.
La situación en enero de 2015, obliga a los y las camaradas que seguimos en el proyecto a replantear nuestros objetivos a corto y medio plazo. Diversos documentos que reflejaban compromisos entre diferentes sensibilidades, comienzan a no cuadrar con la línea política y la reflexión teórica que comienza a gestarse, y de manera lenta, con errores pero también con aciertos, HERRI GORRI comienza a elaborar una línea de reflexión política y teórica que ha tenido como premisa fundamental la transparencia y la interpelación hacia otros sectores y colectivos comunistas, para entablar un debate de tipo constructivo que implique un proceso de convergenciacomo requisito fundamental para crear un referente marxista-leninista en Euskal Herria que termine desembocando en la construcción del Partido Comunista de Euskal Herria como objetivo central y determinante.
El año 2015, ofrece un balance en el que, con toda honestidad, debemos afirmar que no hemos cumplido con los objetivos marcados.
-De una parte esos objetivos han terminado superando con creces, la propia capacidad organizacional y militante de HERRI GORRI.
-El propio desarrollo de HERRI GORRI ha tenido que gestionar el siempre presente riesgo de desviación nacionalista que históricamente ha asolado cualquier intento de construcción de un referente marxista-leninista en Euskal Herria. Para empezar, nuestro balance crítico de la evolución de la Izquierda Abertzale, siempre ha estado alejado de cualquier intento de reconstruir una hipotética “Izquierda Abertzale crítica” y, precisamente, ha sido uno de los motivos de intenso desgaste político, el consolidarnos como un proyecto desligado del marco de la Izquierda Abertzale.
Desligarnos del marco de la Izquierda Abertzalenunca implicó renunciar a una defensa cerrada del principio leninista de la autodeterminación, a la necesidad de la independencia política y organizativa del referente comunista en Euskal Herria y marcar las condiciones objetivas históricas, nacionales de Euskal Herria como Marco Nacional de lucha de clases, lo que alentó a sectores estatalistas a verter acusaciones de “nacionalismo” sobre HERRI GORRI.
-La línea de promover un proceso de convergencia entre diferentes colectivos presentes en Euskal Herria tampoco ha ofrecido los resultados esperados. Los puntos que hemos señalado anteriormente son parte de la explicación, pero se añaden además errores propios de planteamiento, en el que realizamos un análisis demasiado optimista sobre las condiciones reales en las que puede desarrollarse un referente y una alternativa comunista en Euskal Herria. La derrota estratégica del marxismo-leninismo como marco general teórico y práctico de avance hacia el socialismo-comunismo, generó un vacío histórico casi generacional cuyas consecuencias se reflejan en el acompañamiento del proceso de reconstrucción de una praxis comunista con sectarismo, dogmatismo y diletantismo/radicalismo pequeñoburgués. Entre ciertos sectores sin experiencia política previa, revolución y romanticismo se funden en planteamientos aliñados con citas descontextualizadas de los clásicos y un “izquierdismo” autodestructivo, que se retroalimenta entre acusaciones de “revisionismo” y “desviacionismo” a destajo… pero quien esté libre de culpa, que tire la primera piedra…
Ya en Julio, en una valoración colectiva realizada a nivel interno, fuimos conscientes que el año 2015 no iba a ser el de la necesaria consolidación de un referente comunista producto de un proceso de convergencia. Echando la vista atrás en aquel momento, y en el propio transcurso de los debates desarrollados con otras organizaciones, observamos deficiencias en nuestra línea política, así como en los planteamientos teóricos que estábamos manejando. Algo que sí habíamos conseguido para mediados de 2015, era lograr un cierto grado de cohesión interna dentro de HERRI GORRI y un consenso respecto a unas líneas generales que resultaban contradictorias con algunos planteamientos iniciales. En ese momento, tomamos la decisión de consolidar nuestro proyecto, constituyéndonos como organización en torno a un documento de línea política y dotarnos de una estructura con responsabilidades asignadas e intentar superar el voluntarismo. Para ello, consideramos adecuado publicar el documento base y borrador de lo que debiera ser el documento de línea política y hacerlo público, de manera previa al debate interno que desarrollaríamos para su transformación en un documento oficial, tras el plenario.
También decidimos cortar el ritmo de publicaciones y de debate hasta que no estuviéramos constituidos como organización en la que el centralismo democrático, la unidad de acción y la cohesión organizativa garantizaran no incurrir en contradicciones y en planteamientos confusos, al tener como referente una línea política aprobada. En este sentido, nuestro objetivo prioritario actual es completar nuestro proceso constituyente y avanzar en nuestra consolidación en este año 2016, estableciendo una clara línea de demarcación frente al nacionalismo, el reformismo y el “izquierdismo” cainita.
Nos encontramos en una coyuntura compleja, en la que las correlaciones de fuerzas son extraordinariamente desfavorables para los Pueblos Trabajadores y los sectores populares en general. Sin organización, sin reconstrucción de una praxis, un discurso y una alternativa desarrollada en su doble vertiente táctica y estratégica por parte de los comunistas, el futuro que nos espera es el fascismo y un acelerado proceso de lumpenproletarización.
Es preciso que los sectores más conscientes de la clase trabajadora sepamos incardinar en las luchas parciales objetivos que puedan hacer viables conquistas concretas. De dar sentido y dirección a los movimientos espontáneos de carácter defensivo, que hagan comprender que la única solución es la que se orienta hacia la conquista del socialismo “sin apellidos” mistificadores.
Necesitamos concretar, difundir y explicar una y mil veces consignas concretas que se articulen en un programa político, que salve la distancia que separa la línea revolucionaria del nivel de comprensión popular y que en ese proceso se vaya construyendo un contrapoder que, en su desarrollo, se constituya en garantía de un cambio real en las relaciones de producción. Será en ese proceso de afirmación del proletariado como sujeto político, donde se desarrollará cualquier proceso de liberación nacional, de destrucción del patriarcado y la superación de la contradicción entre valor de uso y valor de cambio en la relación con el medio ambiente, bajo la premisa del internacionalismo proletario, la unidad de los pueblos trabajadores frente al imperialismo.
Y en eso estamos, con nuestros errores y aciertos, pero con la firme convicción de que el rumbo que seguimos es el correcto, practicando de manera firme y radical el principio de la crítica y de la autocrítica, con el objetivo de aportar nuestro esfuerzo militante en la consecución de un referente comunista en Euskal Herria.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

esta claro que en EH no hay espacio para el comunismo, toda la lucha anterior fue un espejismo, aqui se quiere solo hablar de naciones no de clases.

Anónimo dijo...

Estos chicos se han estrellado con el nacionalismo por un lado y con el grupysmo por otro

Anónimo dijo...

Estos chicos se han estrellado con el nacionalismo por un lado y con el grupysmo por otro

Anónimo dijo...

Las aportaciones de herri gorri son muy valientes y muy acertadas, a kimetz los dejaron en ridiculo y a los mentxes los clarificaron como lo que son, nacionalistas teñidos de rosa.

Anónimo dijo...

Quizas las escasas fuerzas pro PC de EH sean mejor empleadas en apuntalar destacamentos estatales porque ya son muchos años perdidos.

Anónimo dijo...

Tras 20 años de intentos, algunos tendran que hacer balance

Anónimo dijo...

Cuando vais a terminar vuestra sopa de letras....?

Anónimo dijo...

es verdad lo mejor es ser siempre de bildu, maten, no maten, da igual, lo importante es ser muchos y juntos como el PP.

Kim-Jon-Un dijo...

En EH, como en el resto del Mundo,el ideario Comunista,y el 97% de sus diferentes experiencias junto con las nuevas que vayan surgiendo, tienen todo el futuro que ha de tener el que será el asalto definitivo hacia la Liberación de la Humanidad como Género.