16 febrero 2016

Conferencia internacional sobre la historia cruzada del comunismo en el siglo XX

El 25 y 26 de Julio de 2015 tuvo lugar en París la conferencia internacional sobre la
historia cruzada del comunismo en el sigloXX. Organizada por varias fundaciones(Transform! Europe e Instituto Gramsci de Roma) bajo la coordinación de la fundación Gabriel Péri, ésta congregó en París algunos de los mayores especialistas sobre la historia del comunismo y de la izquierda en Europa. El objetivo central era pensar
colectivamente la actualidad de las variadas herencias de la historia de los comunismos en Europa usando una perspectiva transnacional cruzada superando la perspectiva puramente comparativa para centrarse en las prácticas e influencias recíprocas (circulaciones, transferencias, etc) como explicó el principal coordinador científico del proyecto, Serge Wolikow, profesor de la Universidad de Borgoña (Dijon). Este encuentro es una etapa intermedia de un proceso de colaboración entre varios investigadores de institutos universitarios (Universidad Nueva de Sofía (Bulgaria),Instituto de Historia Contemporánea de la Universidad Nova de Lisboa, Centro para historia de las izquierdas de la Universidad Libre de Bruselas, etc) y fundaciones políticas (Fundación Nicos Poulantzas de Atenas, Fundación Espace Marx de Francia) que se integran en la fundación europea Transform Europe.
Esta red de investigación ha organizado varios seminarios temáticos en algunas de las universidades mencionadas (en Sofía sobre la herencia del comunismo en los países del centro y este de Europa, en Lisboa sobre la violencia política y en Roma sobre el comunismo y la cuestión nacional) y la conferencia de París intentaba sacar conclusiones de estos encuentros así como abrir nuevas perspectivas más contemporáneas para el futuro programa de la red, que incluye también a archivos históricos y revistas relacionadas con la historia de las izquierdas en Europa. El encuentro tuvo lugar en la flamante Maison des Sciences de ’Homme Paris Nord, uno de los centros del nuevo Campus de excelencia Cordoncet que acogerá a las más prestigiosas instituciones francesas en ciencias humanas y sociales.
El primer taller giró en torno a la crítica del capitalismo desde las izquierdas donde cruzaron perspectivas históricas y reflexiones contemporáneas. Michele di Donato, joven investigador postdoctoral en el Centro de Historia de Science Po de París introdujo la cuestión de cómo la izquierda socialista afrontó el tema de la crisis de los largos años 70 a través de las relaciones entre los partidos socialdemócratas y eurocomunistas, en particular a partir de los dirigentes de la Internacional Socialista y de los partidos socialistas en el poder en Gran Bretaña, Alemania y Francia. A esta presentación enmarcada en el cuadro de su investigación actual siguió la presentación del Presidente de la Fundación Gabriel Péri, Alain Obadía. Este economista del Partido Comunista Francés y miembro del Comité Económico y Social hizo una presentación de gran calado sobre las cinco cuestiones centrales de la crítica marxista al capitalismo desde sus orígenes a nuestros días (el capitalismo como imperialismo, como sistema de explotación de las clases trabajadoras, como sujeto de crisis coyunturales y estructurales, como monopolizador del poder del estado y finalmente como forma de mercantilización de la vida cotidiana). La conclusión general fue la necesidad de analizar la historia de las elaboraciones críticas sobre la naturaleza del capitalismocomo forma de poder avanzar las alternativas para derrotarlo no sólo políticamente, sino también culturalmente, aprovechando los momentos actuales de crisis de la civilización capitalista. 
El segundo taller se centró sobre la relación de los partidos de izquierda con respecto al Estado. Este seminario comenzó con una perspectiva histórica de alto vuelo pues el encargado de abrir el fuego fue un especialista del socialismo del siglo XIX, el Profesor Jean-Numa Ducange de la Universidad de Rouen. Ducange intentó presentar los debates que agitaron esta cuestión antes de la Revolución de 1917. En particular en los debates animados por el socialismo de lengua alemana (Karl Kautsky) sobre la relación del Estado con la lucha de clases y la toma del poder del Estado inspirado por la experiencia de las distintas revoluciones europeas desde la Revolución Francesa hasta la Revolución Rusa. La dimensión de la naturaleza capitalista y burguesa del Estado y la estrategia para transformarlo antes y después de la toma del poder fue también el tema central de la presentación de Serge Buj, hispanista de la Universidad de Rouen. Buj presentó el debate que sobre la toma del poder y el futuro del Estado se produjo dentro del Partido Comunista de España en 1963 en el seminario de Arras cuando por la primera vez se discutió en detalle dentro del PCE, todavía clandestino, como debería de ser el régimen político que sustituiría al franquismo. Con la presencia tanto de militantes del interior como del exilio y comparando con las formas de Estado existentes en Europa queda muy claro que el tema del federalismo fue uno de los temas ya centrales, muy influenciado por los debates en los partidos hermanos italianos y chino.
Precisamente fue un representante del Partido Comunista Chino, Lin Deshan, investigador del Centro de estudios socialistas y marxistas, quien presentó como el debate dentro del comunismo europeo en los años del Eurocomunismo afectó a las reflexiones chinas sobre la naturaleza del estado y su relación con la cuestión nacional y el capitalismo hasta hoy en día. Terminó este taller la presentación del Profesor Antony Todorov de la Universidad Nueva de Sofía, quien analizó cómo se percibían desde los países del Este de Europa a partir de los años 90 la experiencia histórica del Estado soviético tanto en sus vertientes negativas, como más positivas de utopía modernizadora y estado social. 
   
Otros dos talleres completaron la primera jornada del jueves. Uno sobre el anclaje popu-
lar y social del comunismo en Europa (en particular en Francia e Italia) y otro sobre la organización y estrategia tras 1945 de dos partidos comunistas en dos pequeños países (Bélgica y Austria). Fueron bastante interrelacionadas al partir del principio de cómo la transformación de la estructura de clases (reducción peso agricultura e industria y creación de nueva clase trabajadora precaria y emigrante) había reducido considerablemente el anclaje tradicional de los partidos comunistas como partidos populares y de masas. Mientras que el profesor Jean Vigreux, de la Universidad de Borgoña presentó la sólida implantación del Partido Comunista Francés en las zonas rurales, Roger Martelli presentó en su calidad de historiador y antiguo dirigente del PCF cómo éste partido había conseguido una centralidad importante en las grandes empresas industriales que articulaban el mundo obrero desde los años 30 a los años 70. Tanto el PCF como el PCI habían basado su implantación en este bloque central obrero de todo un universo de organizaciones paralelas que lo hacían los equivalentes funcionales de las socialdemocracias nórdicas expandiéndose en otras clases sociales como los pequeños agricultores y también los intelectuales. Fue sobre este tema, la relación de los intelectuales con la clase obrera (aquello que el PCE llamó la alianza de las fuerzas del trabajo y de la cultura) en los años 70 en Francia. en el que se centró la presentación del investigador de la Universidad de Roma I, Marco di Maggio. Por su parte, el politólogo francés Michel Cullin, de la Academia Diplomática de Viena y el historiador de la Universidad Libre de Bruselas, Nicolas Naïf, presentaron de manera muy estructurada la forma en la cual el Partido Comunista Austriaco y el Partido Comunista de Bélgica intentaron sobrevivir frente a la hegemonía de dos partidos socialdemócratas de masas y la influencia que tuvieron desde un punto de vista político y cultural fuera de la política parlamentaria en los debates de las izquierdas de esos países, en particular en la cuestión nacional, el antifascismo y los nuevos movimientos sociales. 
El horizonte se amplió mucho más a nivel geográfico y cronológico el viernes con el
primer taller sobre esta temática de los movimientos sociales y el militantismo, con las presentaciones del Profesor Kevin Morgan de la Universidad de Manchester sobre el movimiento de parados en Gran Bretaña, de la investigadora Giulia Strippoli de la Universidad de Lisboa sobre los partidos de extrema izquierda italianos surgidos en los años 70, y de Jean Batou de la Universidad de Lausanne, quién analizó la importancia del movimiento Occupy en la izquierda social y sindical estadounidense. Destacar sobre esta temática que el profesor Batou presentó esta investigación tan contemporánea dentro del marco del proyecto de investigación «Pensar la Emancipación» que organizará una conferencia sobre esa temática en Bruselas a finales de Enero de 2016.
Pero sin duda uno de los platos fuertes del encuentro fueron los dos seminarios que siguieron. El primero versó sobre los partidos comunistas y la integración europea en Francia,Italia y España entre los años 50 y 1992. Silvio Pons puso el marco de la relación entre Eurocomunismo e integración europea centrándose en el debate de estos tres partidos del sur de Europa.
Por su parte el Profesor Francisco Erice (Universidad de Oviedo y de la Fundación de Investigaciones Marxistas) presentó la evolución particular del debate dentro del PCE entre 1962 y 1986 demostrando las raíces netamente políticas de la aceptación progresiva de la integración europea por parte del principal partido de la oposición al Franquismo, convergiendo con el consenso general de los otros partidos políticos españoles que identificaron europeización, modernidad y democracia con el proyecto comunitario. El tercer interviniente de este trío fue un historiador que también ha sido uno de los pilares de la política europea del PCF, Francis Wurtz, diputado honorario del Parlamento Europeo. Wurtz, relató en detalle la mutación del PCF desde un rechazo total al tratado de la CECA y de la Comunidad Europea de Defensa hasta el giro necesario para poder llevar a cabo el Programa común de la izquierda con un Partido Socialista Francés claramente posicionado a favor de la integración europea.
El tercer seminario del día entró de lleno, como no podía ser de otra manera en el contexto actual, en la cuestión de cómo crear y mantener la solidaridad y la cooperación entre las fuerzas de izquierda en el contexto europeo actual. Aquí la reflexión histórica se utilizaba claramente para alimentar una reflexión prospectiva para el futuro constatando de entradala diversidad de las herencias de las izquierdas radicales. El profesor Philippe Marlière del
prestigioso University College London propuso una clasificación en cuatro bloques: una
izquierda comunista identitaria del sur de la Europa que reivindica las raíces comunistas como los Partidos Comunistas Griego, Portugués o Francés. A eso se añadirían unas fuerzas roji-verdes de corte eco-socialistas, claramente anclados en la realidad de los países escandinavos pero también presentes cada vez más en otros países europeos. El tercer grupo lo constituirían los partidos postcomunistas como el Partido Democrático Italiano o Die Linke, mientras que habría una última variante de partidos de nuevo cuño como Syriza, Podemos o el Blocco de Esquerda en Portugal que internalizan varias tradiciones en su seno. Separando la izquierda radical del concepto de extrema izquierda concluye en conexión con las interpretaciones del politólogo griego Gerassimos Moschonas que esta izquierda sería la nueva socialdemocracia del siglo XXI tras la debacle de estos partidos clásicos en caída libre tras el periodo hegemónico de la tercera vía fomentada entre otros por Tony Blair. Tras Marlière intervinieron dos historiadoras, la diputada griega Athanasia (Sia) Anagnostopoulou, y la dirigente de Transform Europa, Elisabeth Gauthier para presentarnos como analizan ellas la situación de las alianzas de la izquierda en el marco de la integración europea actual. Mientras que para Elisabeth Gauthier el gran desafío para la izquierda es utilizar el nivel europeo para crear alternativas a la integración actual construyendo la llamada Izquierda Mosaico que vaya más allá de la acción de los partidos de izquierdas englobando a un tiempo las propuestas de los movimientos sociales y del mundo sindical europeo, la diputada de Syriza contó en detalle las tensiones políticas creadas por las clases dominantes conservadoras europeas para descabezar al gobierno de Syriza dirigido por Alexis Tsipras. El elemento central de esta estrategia es intentar demostrar que la izquierda radical no es capaz de gestionar y ejercer el poder. En este sentido el pulso actual sobre el rescate económico de Grecia en realidad está ligado a una batalla de clases transnacional donde la oposición es entre fuerzas de izquierdas transformadoras europeas y fuerzas oligárquicas dominantes que en realidad llevan a cabo una acción anti-democrática intentando incluso un putsch institucional para llegar a una ruptura de la solidaridad europea con el gobierno de Syriza. Cerró este taller la intervención del historiador y antiguo diputado y dirigente del Blocco de Esquerda de Portugal, Fernando Rosas, quién desde la perspectiva de un país que sí vivió una revolución de izquierdas en 1974, puso el dedo de la dificultad que existe en Europa para crear un frente popular europeo puesto que las divisiones dentro de la izquierda radical son aún importantes y en el marco político actual de salida neoliberal y conservadora de la crisis pueden ser mortales para la izquierda europea como se verifica en varios países europeos, incluido Portugal.
El encuentro concluyó con una sesión sobre los proyectos editoriales ligados a la izquierda radical con la presentación de tres ejemplos: el de la revista británica Communism in the Twentieth Century dirigida por Kevin Morgan; el de la casa editora Editions du Croquant coordinada por Louis Weber y finalmente el de las Ediciones Sociales francesas en presencia de uno de sus editores históricos, Richard Lagache. En las tres experiencias quedó clara la importancia, pero también la gran dificultad, de mantener revistas y editoriales en el doblecontexto del reflujo de la izquierda y de la crisis del mundo de la edición. Destacar que las distintas iniciativas culturales ligadas al mundo de la historia de la izquierda también de-
berían de ver en las humanidades digitales así como la revolución numérica del mundo edi-
torial una oportunidad para mantener y extender su influencia cultural.
En cierto sentido, este último taller resumió bien el espíritu general de la conferencia que consciente de la crisis de la izquierda, propone analizar las oportunidades que también se abren en el escenario europeo y global, a partir de correcta y crítica comprensión de la historia distante y reciente. Las gentes de las diversas izquierdas no pueden perder el norte en estos tiempos de gran mudanza y confusión, por lo cual la identificación del hilo rojo histórico de las izquierdas nos permitirá apreciar estratégicamente los momentos de real transcendencia histórica de las distintas luchas a favor de la emancipación humana.
 

No hay comentarios: