Buscar este blog

11 febrero 2016

CUANDO EL PARTIDO COMUNISTA SEDUCÍA A LOS NAZIS

Gobbels y W. Ulbrich en mitin conjunto del KPD con el NSDAP
Desaparecido en el mes de mayo de 1986, Richard Scheringer es seguramente uno de los personajes cuyo destino político en la Alemania de los años treinta fue más sorprendente. Había nacido el 13 de septiembre de 1904 en Aix-la-Chapelle (Aquisgrán). Hijo de un oficial del antiguo Ejército imperial, él elige también muy temprano la carrera de las armas. Demasiado joven para participar en la primera guerra mundial, se encontró sin embargo metido de lleno en el torbellino político que sacudió a su país desde el final de las hostilidades, como muchos alemanes que no aceptaban la humillación del tratado de Versalles, comienza a frecuentar los medios nacionalistas. En 1923 participa en el putsch de Kustrin. Algunos meses más tarde entra en el Reichsweht Tiene entonces veinte años.
En 1930 el nombre de Richard Scheringer, que es entonces teniente, se hace célebre de repente en toda Alemania. Miembro del partido nazi, Scheringer será, con Hans Ludin y Hans Friedrich Wendt, el principal acusado del famoso "proceso al Reichswehr", que se abre en septiembre de 1930 ante el tribunal del Reich de Leipzig. Los tres hombres serán juzgados por "subversión nacional-socialista". Scheringer es acusado de crear una célula del NSDAP en la guarnición de Ulm, en el seno del 5º regimiento de Artillería. El proceso hizo mucho ruido, hasta el extremo de que Hitler en persona figuró entre los testigos.
   Condenados a una pena de detención, Scheringer y sus amigos son encarcelados en la fortaleza de Gollnow, en Mecklemburgo, donde se encuentra también un cierto número de intelectuales y militantes del partido comunista (KPD). El contacto se establece rápidamente entre los detenidos y produce efectos inesperados. Convencido poco a poco de la certeza de los puntos de vista del KPD, Scheringer decide romper con el NSDAP. El 19 de marzo de 1931, el diputado comunista Kippenberger causa sensación en el Reichstag al leer el texto de una larga carta del teniente Scheringer, de veintiséis años, en la que declara su adhesión al "frente del proletariado" y acusa al movimiento hitleriano de haber traicionado el interés nacional.
  
Se viven momentos de plena crisis económica, causada sobre todo por las "reparaciones" impuestas a Alemania por el plan Young. Para explotar el resentimiento extendido en los más diversos medios, una verdadera guerra opone a los nacionalsocialistas y a los comunistas del KPD. Éstos, que pretenden ganarse a los elementos "revolucionarios" del partido nazi, no dudan en desviar un tanto el sentido de su propaganda. En efecto, en agosto de 1930 el comité central del KPD publica una Declaración-Programa para la liberación nacional y social del pueblo alemán que corresponde a una innegable apertura hacia la derecha y la extrema-derecha revolucionarias. Incluso se crea en el seno del KPD una fracción "nacional" dirigida por Heinz Neumann. Es en este contexto donde nace la tercera (y última) ola de "nacional-bolchevismo" en la Alemania de Weimar y que, de forma muy significativa, recibe el nombre de Scheringer-Kurs ("tendencia Scheringer").
La adhesión de Scheringer al KPD fue considerada en su momento como un acontecimiento. Poco después, el Socorro Rojo iba a editar un folleto a la gloria del convertido (Scheringer Der Weg emes Kámpfers, Berlín). Y el 22 de junio de 1931, el rotativo Rote Fahne, órgano del partido comunista, publicaba un llamamiento firmado por trece antiguos oficiales o cuadros nacionalistas en el que invitaban a sus camaradas a seguir el "ejemplo del teniente Scheringer".
  
Entre los que seguirán sus pasos y se adherirán al KPD se encuentran el escritor Ludwig Renn, oficial durante la Gran Guerra, convertido después al antimilitarismo (Guerra, 1928), que combatirá en 1936 en el lado republicano durante la guerra de España; el conde Alexander StenbockFermor (1902-1972), ex-combatiente del Báltico; el líder campesino Bruno von Salomon, hermano del escritor Ernst von Salomon; Bodo Uhse (1904-1963), antiguo miembro del NSDAP, miembro activo del movimiento campesino Landvolkbewegung, que emigrará en 1933 y se instalará en la RDA después de 1945; y el capitán Beppo Romer, fundador en Munich en 1919 de la organización revolucionaria Eiserne Faust, convertido después en uno de los jefes del Cuerpo Franco Oberland, luego miembro del partido nazi.
  
Paralelamente, se lanza la revista Aufbruch, que se define como "hoja de combate en la línea del teniente Scheringer". Algunos autores, como Margarete Buber-Neumarm, afirman que este periódico estaba ocultamente controlado por los comunistas. Junto a los marxistas, se podían leer también textos cuyos autores no pertenecían al KPD. En junio de 1932 la dirección de la revista será tomada por Beppo Romer. El último número saldrá en enero de 1933.
Scheringer publica también algunos artículos en la pequeña revista de Karl-Otto Paetel, Die soziaiistische Nation, que nació en enero de 1931, cuya propuesta fundamental consistió en la consolidación de una alianza entre los comunistas y los nacional-revolucionarios y que propondrá votar en 1932 por Thaelmann. El espíritu de este grupo "nacional-socialista-revolucionario" está perfectamente definido por A. Grosse quien, en el primer número, ofrece una definición de "nacionalbolchevismo": "Con esta expresión nos adherimos clara y netamente a la organización proletaria de la voluntad de vivir de nuestro pueblo, contra sus explotadores nacionales e internacionales... Nos adherimos a esa voluntad de aniquilación indomable y radical; es decir, bien arraigada, que eliminará con todas sus consecuencias el orden burgués de clases, y que es la única garantía... de la transformación del pueblo en nación a través de la organización socialista del pueblo. Nos adherimos alfrente anti-imperialista de los pueblos oprimidos... ".

  
Sin embargo, el paso de Scheringer al KPD será acogido con reservas en los medios ya vertebrados de la "derecha revolucionaria". Si algunos ven en ese gesto los indicios de una "des-marxistización" del partido comunista alemán, otros estiman, no sin razón, que la nueva línea adoptada por el KPD se basa, sobre todo, en razones tácticas.

   Los nacional-bolcheviques agrupados alrededor de Ernst Niekisch son más bien escépticos. Algunos de ellos insisten, no obstante, en creer que el partido comunista acabará tarde o temprano por liberarse del marxismo y dará una forma nacional a su aspiración revolucionaria. Mientras reprochan al hitlerismo su complacencia para con el capitalismo y los "monopolios", y a los "strasserianos" su negativa a reconocer la realidad de la lucha de clases, con sus posiciones esperan estimular al KPD desde el exterior, en un sentido "nacional", sin que por ello los comunistas dejen de atacar virulentamente el ascenso del nazismo.
Ernst Niekisch, que publica en el número de abril de 1931 de la revista Widerstand el texto íntegro de la carta de Scheringer leída en el Reichstag por Kippenberger, comenta esta adhesión en términos severos: "La oposición a la burguesía -escribe- es sobre todo resentimiento social. Scheringer verá que el partido comunista actúa de mala fe en la cuestión nacional, como ha constatado que los nazis actúan de mala fe en su oposición a la burguesía". El KPD le dará indirectamente la razón y no tardará en reafirmar sus posiciones marxistas e internacionalistas, con gran decepción por parte de aquellos que habían creído poder influir en su "evolución".
En cuanto a Scheringer, "en el momento de su adhesión y al menos en los meses que siguieron a ésta -escribe Louis Dupeux- su pensamiento permanecerá dominado por un ardiente patriotismo. Es incontestable que seguía en gran medida la argumentación comunista pero, mientras el partido comunista jugaba la carta del patriotismo para ganar nuevas fuerzas a la revolución social, el propósito de este hombre cuyo nombre ha simbolizado la 'política de liberación', era precisamente inverso: soñaba con utilizar la revolución social con fines patrióticos".
En el año de 1931, Richard Scheringer es liberado y, en la primavera de 1932, juzgado por segunda vez en Leipzig. Esta vez se le acusa de simpatía por la extrema izquierda. Ante los jueces reafirma su intención de "reunir las fuerzas revolucionarias del pueblo" contra la "minúscula minoría que le explota". Es condenado de nuevo por "alta traición literaria" (sic.), a dos años y medio de reclusión.
Bajo el III Reich será de nuevo encarcelado durante algún tiempo, antes de ser liberado gracias a una intervención personal de Hans Ludin, que se había convertido mientras tanto en SA-Obergruppenführer. A partir de 1934 se marcha a vivir al campo y administra una hacienda en la pequeña ciudad de Kosching. Durante la segunda guerra mundial servirá en la Wehrmacht, en el frente del Este como oficial de artillería.
Tras la guerra, Richard Scheringer sigue militando en las filas de la extrema izquierda y, por ello,conoció de nuevo la prisión: en 1956, su participación en las actividades "ilegales" del partido comunista alemán le vale una condena de dos años de prisión. Fue igualmente, diputado comunista por el Landstag de Baviera. Su autobiografía, Das grosse Los unter Bauern, Soldaten und Rebellen (Rowohlt, Hamburgo, 1959), fue prologada por Ernst von Salomon. Paralelamente, continuaba llevando una vida de campesino. Richard Scheringer murió de una crisis cardíaca en su casa de Koscbnig, el 9 de mayo de 1986. Al funeral asistieron más de mil personas.

No hay comentarios: