Buscar este blog

28 marzo 2016

Cockburn Patrick - Isis El Retorno De La Yihad

El 10 de junio de 2014, poco más de un millar de combatientes de Isis logró vencer al ejército iraquí y tomar la ciudad de Mosul, la segunda más próspera y poblada de Irak. Transcurridos pocos meses desde la retirada del ejército estadounidense, la atención mundial volvía a centrarse otra vez en el país, esta vez, y como suele ocurrir en la mayoría de ocasiones, para enfrentarse a un grupo aún más beligerante y radical que el anterior. Y es que a pesar de la espectacularidad de los atentados perpetrados por Al Qaeda, lo cierto es que nunca fue una organización con una fuerza significativa sobre el terreno. Hoy, no obstante, el panorama es totalmente diferente. Aprovechándose del caos que siguió a las incursiones militares en Afganistán e Irak, así como de los levantamientos en Siria y Libano, las organizaciones yihadistas, de las cuales Isis es la más importante, están tomando el control de Oriente Próximo. Ahora mismo controlan un territorio mayor que España o Reino Unido, desde la cuna del sunismo al norte y oeste de Irak hasta el noreste de Siria. ¿Qué ha llevado al resurgimiento del yihadismo? ¿Cuál es la amenaza que se cierne sobre los países occidentales, y en especial sobre España? Con el rigor de un periodista que lleva más de 40 años sobre el terreno, este libro analiza las causas y consecuencias de una situación en suma peligrosa para la estabilidad mundial.

Broyelle Claude - La Mitad Del Cielo

El movimiento de liberación de las mujeres en China. Prólogo de Han Suying. 
“Las mujeres sostienen la mitad del cielo, porque con la otra mano sostienen la mitad del mundo” Mao TseTung. 
Este libro nos muestra una de las pocas visiones que hablan de la situación del género femenino resignificado de manera positiva dentro del Maoísmo, época durante la cual las mujeres alcanzaron un nivel igualitario a nivel social, ayudando no sólo al crecimiento industrial, sino a la defensa de su país en contra de la invasión japonesa y por si fuera poco por primera vez pudieron acreditarse un pedazo de tierra, derrocando la construcción política, patriarcal- feudal y también dejaron en esa época de ser la “esposa de”, a manera de remarcar bien la independencia del género femenino en todos los sentidos. 
«La mitad del Cielo» es el testimonio de un grupo de mujeres en su viaje por la República Popular China durante la Gran Revolución Cultural Proletaria, en plena campaña contra Lin Piao. Entre estas 12 mujeres había estudiantes, empleadas de oficina, la mujer de un obrero, todas militantes por la liberación de la mujer. Este testimonio es sintetizado por Claudie Broyelle, que lamentablemente capituló poco después y se pasó a las filas de Teng, el imperialismo y la reacción. Ahora ya conocemos el resultado de la restauración del capitalismo en China. A ojos del feminismo burgués China es un país adelantado en cuanto a la situación de la mujer. Hay mujeres empresarias, políticas, escritoras, científicas, etc., pero el problema de la mujer no está resuelto. La situación de la mujer en el campo ha retrocedido en décadas. La vida de las niñas recién nacidas no tiene ningún valor. En la ciudad la mayor parte de las mujeres viven en condiciones de miseria y explotación. La inevitable crisis del capitalismo en China muestra un porvenir todavía mucho más negro para la mujer obrera y campesina.

25 marzo 2016

El PCF durante el pacto Stalin-Hitler.

Fruto del rechazo de las potencias occidentales, Stalin se vio obligado a ganar tiempo firmando el famoso pacto Molotov-Ribbentrop.
Ser flexible en la táctica fue una máxima para el gran Stalin,
Algunos deberían estar bien informados y no hacer juicios de valor sin conocer bien su historia pero para eso estamos. Hay que ser dialécticos y cuando jóvenes dedican muchos tiempo a hacer del anti fascismo una forma de vida, deberían repensarselo dos veces, más si tenemos en cuenta el poco nivel de movilización que las bandas fascistas españolas mantienen en la calle y en las urnas (nosotros tampoco eh??).

El 23 de agosto de 1939 se firmó en Moscú el llamado Pacto Ribbentrop-Molotov, un acuerdo de no agresión entre la Alemania nazi y la URSS de Stalin, que aspiraba también a estrechar las relaciones económicas y comerciales entre los dos, y afirmaba el compromiso de ambos de no participar en alianzas militares contra el otro país. El Pacto incluía un protocolo secreto por el que Hitler y Stalin se repartían Polonia, las Repúblicas Bálticas y Finlandia (este protocolo fue descubierto por los Aliados en 1945, pero la URSS lo negó una y otra vez hasta 1989). Ocho días después de la firma del Pacto, las tropas de la Wehrmacht invadían Polonia desde el oeste. El 17 de septiembre de 1939 los soviéticos invadían Polonia desde el este. Tres días más tarde nazis y soviéticos organizaban un desfile conjunto en Brest para celebrar juntos la derrota polaca. El 28 de septiembre, cuando las operaciones militares aún no habían acabado, nazis y soviéticos firmaban un nuevo Tratado de Amistad, Cooperación y Demarcación.

El diario comunista francés L’Humanité defendiendo el pacto nazi-soviético el 25 de agosto de 1939

El PCF adoptó, de repente, el pacifismo a toda costa
Esta amistad entre la Alemania nazi y la URSS pilló a muchos comunistas totalmente descolocados. Hay que tener en cuenta que en el marco del VII Congreso de la III Internacional Comunista, celebrado en Moscú, Stalin había ordenado formar “frentes antifascistas” en 1935, demasiado tarde para frenar el ascenso del nazismo en Alemania . La nueva amistad nazi-soviética llegaba tras la derrota republicana en España y se hacía simultánea con la declaración de guerra de Francia a Alemania. ¿Cómo explicar el cambio de rumbo a la militancia comunista? El 25 de agosto de 1939 el periódico L’Humanité, órgano central del PCF, publicaba en portada esta afirmación en un titular a toda planaLa acción de la Unión Soviética por el pacto de no agresión con Alemania contribuye a fortalecer la paz universal. En la parte inferior de la portada aparecía una declaración del PCF señalando lo siguiente: “La conclusión de dicho pacto de no agresión sólo puede alegrar a todos los amigos de la paz, comunistas, socialistas, demócratas, republicanos. Todo el mundo sabe que la única consecuencia de este pacto será la consolidación de la paz. Todo el mundo sabe que no se privará a ningún pueblo de la libertad, ni se entregue ningún acre de tierra de cualquier nación o colonia.A causa de esta portada, el diario L’Humanité es suspendido por el gobierno francés.

El 1 de septiembre de 1939 Georgi Dimitrov, secretario general de la III Internacional Comunista, dirigía un telegrama a Maurice Thorez, secretario general del PCF, mediante el cual se dictaba a los comunistas franceses un sabotaje político de la defensa francesa frente a un ataque alemán. Sin embargo, la mayoría de los diputados comunistas franceses no siguieron estas instrucciones. El 9 de septiembre de 1939 Georgi Dimitrov dirigía un nuevo telegrama a Maurice Thorez, Maurice Treand y Eugen Fried, todos ellos miembros del comité central del PCF:
La guerra actual es una guerra injusta imperialista provocada por la burguesía de todos los países beligerantes. La clase trabajadora, y en particular los partidos comunistas, no debería apoyar esta guerra. (…) El proletariado mundial no debe defender a la fascista Polonia. (…) La guerra ha cambiado completamente la ubicación: la vieja distinción entre Estados fascistas y los llamados demócraticos ha perdido sentido político. Es necesario cambiar de táctica. En todos los países beligerantes, en esta etapa de la guerra, los comunistas deben declararse en contra de la guerra, dejar al descubierto su carácter imperialista, votar en contra de los créditos militares, informar a las masas de que la guerra traerá miseria y agravará las cadenas de la explotación. (…) Los Partidos Comunistas, en particular los de Francia, Inglaterra, EE.UU., Bélgica, cuya línea política contradice esta línea tan pronto como sea posible deben enderezar su línea.”
Siguiendo las consignas de Moscú, el 20 de septiembre se reunía el comité central del PCF y aprobaba el manifiesto “Il faut faire la Paix” (Hace falta hacer la Paz), que afirmaba:
La guerra que se ha impuesto al pueblo francés y que es casi el único que la soporta ya no es en realidad una guerra antifascista y antihitleriana. (…) Nosotros pensamos que podemos lograr una paz duradera y la seguridad francesa sin empujar a millones de nuestros hermanos a la muerte y sin hacer de Francia un vasto cementerio. La Paz, la Paz duradera, es el grito que se eleva desde las profundidades del País y los antihitlerianos más feroces saben que la política reaccionaria de los gobiernos de Londres y París sirve a Hitler en lugar de debilitarlo. La Paz es indispensable pensando en todos los que quieren que Francia sea independiente y no sea jamás esclavizada por Hitler, pero que no quieren que esté subordinada por los capitalistas ingleses.”
Después de esa declaración, el gobierno francés de Edouard Daladier ilegalizaba el PCF el 26 de septiembre, así como todas las organizaciones dependientes de la III Internacional Comunista. Una quinta parte de los antiguos cargos electos del PCF fundó entonces el Partido de los Trabajadores y Campesinos, rechazando el pacto nazi-soviético, mientras que algunos dirigentes del PCF se exiliaban a Bélgica y a la URSS. Desde allí los dirigentes comunistas franceses dieron la consigna de sabotear el esfuerzo bélico de su propio país. El 14 de octubre de 1939 se publicaba en Bélgica una edición clandestina del diario L’Humanité con este gran titular:
 “¡Abajo la guerra imperialista!” “La guerra impuesta al pueblo de Francia es una guerra capitalista”, afirmaba el diario, que denunciaba que al pueblo de Francia se le ha reservado la misión de ejecutar las instrucciones de los banqueros de Londres. El 26 de octubre otra edición clandestina de L’Humanité clamaba lo siguiente: Contra la dictadura Daladier es importante sellar la unión de trabajadores de todo el Partido Comunista, el Partido está más viva que nunca, decidió luchar por el socialismo libertador de socialismo que reducirá el capitalismo instigador de la miseria y la guerra. Así mismo, el PCF lanzó la consigna “Une heure de moins pour la production, c’est une heure de plus pour la révolution” (Una hora menos para la producción, es una hora de más para la revolución). 

El diario  L’Humanité renegando de la guerra por “imperialista” el 14 de octubre de 1939

Un discurso de Molotov lanzado sobre París por un avión alemán
El 31 de octubre Molotov dirigía un discurso ante el Soviet Supremo afirmando:
La ideología del hitlerismo como cualquier otro sistema ideológico puede ser reconocida o rechazada, es una cuestión de puntos de vista políticos. Pero nadie va a entender que podamos destruir una ideología por la fuerza, no podemos acabar con ella por la guerra. Por eso es absurdo e incluso penal llevar a cabo una guerra similar para la “aniquilación” del hitlerismo cubriéndola con la falsa bandera de la lucha por la “democracia”.”
El discurso era tan beneficioso para los nazis que un avión alemán lanzó panfletos sobre París con este discurso de Molotov el 7 de noviembre de 1939, según informaron dos diarios parisinos -Le Matin y Le Temps- e incluso el diario socialista suizo La Sentinelle.

El secretario general del PCF desertó por orden de la Comintern
A finales de 1939 Maurice Thorez, secretario general del PCF, era condenado a 6 años de prisión por desertar del Ejército (se había incorporado a filas el 3 de septiembre en Arrás y desertó por indicación de la Comintern). La sentencia que se dicta en ausencia del acusado, que no acude al juicio porque había huido del país en dirección a Moscú. El 17 de febrero de 1940 el Gobierno francés firmó un decreto por el que se le retira la nacionalidad francesa al desertor. Hasta los años 60 el PCF hizo creer a sus seguidores que Thorez había permanecido valientemente en Francia hasta 1943.

Perfil bajo frente a los nazis y culpando de la guerra a los “capitalistas”
El 1 de diciembre de 1939 un nuevo número clandestino de L’Humanité insiste en culpar de la guerra a los capitalistas“Es la guerra de los ladrones capitalistas contra el pueblo de Francia.” En enero de 1940 se difundía la edición del segundo semestre de 1939 del panfleto clandestino Cahiers du Bochévisme del PCF, afirmando: “El Partido Comunista francés tiene la intención de informar a los trabajadores sobre las condiciones para una lucha eficaz contra la guerra imperialista, lucha con estas consignas: abajo la guerra imperialista, paz inmediata, explicando a los trabajadores que no puede haber una paz verdadera, justa y duradera, en el precio de una lucha victoriosa contra la reacción capitalista en Francia, contra el gobierno.” la única preocupación del PCF seguía siendo derribar al gobierno francés siguiendo las consignas de Moscú. Y así continuó la propaganda del PCF en los meses siguientes.

La invasión alemana no hizo cambiar de discurso al PCF
El 10 de mayo de 1940 Alemania lanzó su ofensiva sobre Bélgica, Holanda, Luxemburgo y Francia. El 28 de mayo Le Matin informa de que cuatro obreros comunistas de una factoría parisina son condenados a muerte por sabotear motores de aviones, lo que causó la muerte a pilotos franceses. El 12 de junio, con las tropas alemanas ya en suelo francés, los dirigentes del PCF se reunieron en París y tomaron la decisión de abandonar la ciudad, pero lo hicieron difundiendo cuatro panfletos más. El 14 de junio de 1940 las tropas alemanas tomaban París. Ese mismo día, el PCF lanzaba una nueva edición clandestina de L’Humanité en la que insiste en las consignas de la Comintern, reclamando “un gobierno que esté de acuerdo con la Unión Soviética para restaurar la paz general en el mundo”. El 17 de junio el mariscal Pétain se dirigía a los franceses: “Con el corazón compungido os digo que hoy debemos cesar el combate.” Ese mismo día otra edición clandestina de L’Humanité volvía a reclamar un gobierno comunista para hacer la paz, y llamaba “imperialista” a Inglaterra. El 18 de junio, a la 1:10 de la madrugada, el Embajador alemán en Moscú notificaba por telegrama urgente al Ministerio alemán de Asuntos Exteriores lo siguiente:Molotov me llamó esta tarde a su oficina y expresó las felicitaciones más cálidas del Gobierno soviético por el espléndido éxito de las Fuerzas Armadas alemanas.
El PCF hizo la pelota a los nazis para que le dejasen publicar un diario
Según informaba Le Figaro en septiembre de 2007, el 17 de junio “la dirección clandestina del PCF decidió contactar con los alemanes. Objetivo: hacer reaparecer los periódicos comunistas prohibidos por la Tercera República”. En la tarde del 20 de junio el militante comunista Denise Ginollin se reunió con el teniente Weber, del aparato de propaganda alemán, que comunicó la autorización para la publicación de L’Humanité, órgano central del PCF, bajo censura alemana. Después de esa reunión, a las 20:30 horas y en virtud del decreto que ilegalizaba al PCF, la Policía francesa detenía a Ginollin en la estación de metro de Saint-Martin, en París, hallando en su poder unas notas -sin fecha- que recoge el citado libro “Juin 40, la négociation secrète”, y en las que se señalaba, entre otras cosas, lo siguiente:
Habéis permitido periódicos comunistas en otros países, Dinamarca, Noruega, Bélgica. Hemos venido normalmente a pedir autorización.” (…)

Somos comunistas que hemos aplicado la línea del PC bajo Daladier, Reynaud y el judío Mandel.
El judío Mandel y después Daladier nos ha encarcelado. Fusiló a los trabajadores que estaban saboteando la defensa nacional.
El PC francés no tiene miedo.
No hemos cedido ante la dictadura del judío Mandel y el defensor de los intereses capitalistas ingleses Reynaud.”
(…) Representamos a una fuerza que supera las fronteras francesas, ya saben, detrás nuestra está la URSS. La URSS es una fuerza, lo habéis tenido en cuenta, el pacto nazi-soviético lo prueba. Uno no hace un pacto con los hombres débiles, sino con fuertes (…)
Nuestra defensa del pacto os ha beneficiado.
Por la URSS nosotros hemos trabajado bien, indirectamente, para vosotros
 (…)

No haremos nada por vosotros, pero tampoco contra vosotros.
 en el momento de su detención Ginollin trató de destruir un documento, cuyos trozos se recuperaron: se trataba de la portada de una edición “legal” de L’Humanité del 19 de junio, que incluía el comunicado alemán dando a conocer los últimos avances de su ejército, en un intento de recibir la aprobación de la censura nazi. Al día siguiente de su detención, Ginollin reconoció ante el Comisario Lafont la reunión con el teniente Weber y la finalidad de la misma: volver a publicar L’Humanité. Pero precisamente la detención de Ginollin -junto al que también fueron detenidos Maurice Treand, miembro del comité central del PCF, y el militante comunista Jeanne Schrodt- frustó la reaparición del diario comunista. Ginollin, enviado a la prisión de La Petite Roquette, y Tréand, enviado a la prisión de Santé, fueron liberados el día 25 a petición de Otto Abetz, Embajador alemán en París.

Los comunistas cargaban contra De Gaulle y el “imperialismo británico”
El 25 de junio el PCF dirige un manifiesto al pueblo de París haciendo una alusión velada a De Gaulle, tachándole de agente del imperialismo británico, y llamando a las colonias francesas a independendizarse: “Es en vano que los agentes del imperialismo británico ahora tratan de persuadir a la gente de Francia de que ahora debe continuar la guerra en nombre de los financieros de la Ciudad [Londres] y mientras estos señores están tratando de extender el fuego de la guerra contra las colonias, los comunistas dicen a los pueblos coloniales: “Tomen ventaja de las dificultades de sus opresores para romper sus cadenas, para liberar a conquistar su independencia.”

El Embajador alemán sobre el PCF: “parece probable que nos hagan servicios útiles”
Una nueva negociación se inició el 26 de junio a iniciativa del Embajador Abetz, que recibe en la sede diplomática alemana en París a una delegación del PCF formada por dos miembros del Comité Central, Maurice Treand y Jean Catelas, el ya citado militante comunista Denise Ginollin y el abogado comunista Robert Foissin. El Embajador alemán señala que no podrán publicar L’Humanité con la misma cabecera y como diario comunista, y que tampoco es factible la legalización del PCF. Ese mismo día, tras la reunión, Treand y Catelas, los miembros del comité central del PCF que se vieron con el Embajador alemán redactar una carta que el abogado Robert Foissin entrega al día siguiente a Abetz. En ella insisten en pedir que se autorice la publicación de L’Humanité, y tras culpar al “egoísmo capitalista” del desastre de Francia, indican lo siguiente:
L’Humanité publicada por nosotros, establecería la tarea de denunciar las acciones de los agentes del imperialismo británico que quiere llevar las colonias francesas a la guerra y llamar a los pueblos coloniales que luchan por su independencia contra sus opresores imperialistas.

L’Humanité publicada por nosotros, establecería la tarea de llevar a cabo una política europea de pacificación y defender la conclusión de un pacto franco-soviético de amistad que complementaría el pacto germano-soviético crearía las condiciones para una paz sostenible.”
El 28 de junio el Embajador Abetz remitió a su vez la carta del PCF a Harald Turner, jefe del personal administrativo de la comandancia militar alemana en París, adjuntando otra carta en la que el diplomático comentó a su compatriota: “La carta es de Mauricio y Jean Catelas Treand y fue personalmente entregada por Robert Foissin. (…) Las tres personas nombradas no me han dado la impresión de que podrían hacer que se desvíen de su doctrina. Por contra parece probable que nos hagan servicios útiles en el contexto de un acuerdo claro para reiniciar la economía francesa y restablecer una situación social más saludable.”
 El 30 de junio los alemanes pusieron una nueva condición para la reaparición de L’Humanité: que fuese un diario vespertino. El 4 de julio el abogado comunista Foissin informó a Abetz que el PCF aceptaba sus condiciones de aparecer con otra cabecera y publicarse por las tardes, pasando a continuación a negociar la reaparición de otro diario comunista: Ce Soir. Después de otras dos reuniones de los dirigentes del PCF en la Embajada alemana, la publicación de Ce Soir fue autorizada el 19 de julio de 1940. Sin embargo, la autorización formal no llegaron y las negociaciones secretas para la reaparición de los diarios comunistas cesaron el 27 de agosto. El día 31 Foissin fue expulsado del PCF por orden de Moscú, en una forma de cargarle con el fracaso de la negociación, y usando como excusa la colaboración del abogado comunista con un diario anticapitalista, La France au Travail, promovido por los ocupantes.
El diario del PCF pintando una idílica imagen de la Francia ocupada
Las conversaciones amigables entre trabajadores parisinos y los soldados alemanes se multiplican. Aprendemos a conocernos. Y cuando se dice a los soldados alemanes que los comunistas han sido encarcelados por haber defendido la paz, cuando se les dice que en 1923 los comunistas se levantaban contra la ocupación del Ruhr, se trabaja por la fraternidad franco-alemana.
La invasión alemana de Rusia cambió las consignas del PCF
La política del PCF, dictada por Moscú, rechazando toda resistencia y promoviendo la pasividad ante la ocupación alemana bajo el disfraz del pacifismo siguió hasta junio de 1941. El 20 de ese mes una edición clandestina de L’Humanité insistía en su cínico pacifismo y en cargar contra De Gaulle:“Los traidores de Vichy están matando a franceses de en Siria para Alemania, mientras que De Gaulle y Catroux hacer matar a otros para Inglaterra!”Pero las cosas cambiaron dos días después. El 22 de junio Alemania lanzaba su ofensiva contra la URSS. El 25 de junio el secretario general del PCF en París, Jacques Duclos, recibía un telegrama de la Internacional Comunista señalando: Ha llegado el momento de buscar y organizar el contacto directo con el movimiento gaullista, cuyos partidarios comprende que la lucha heroica del pueblo soviético contra la agresión hitleriana responde al interés del pueblo francés y que la liberación de Francia está vinculada a la victoria de la Unión Soviética. La colaboración debe establecerse sobre la base siguiente. Lucha común por la liberación nacional. Los esfuerzos conjuntos contra el enemigo común, el fascismo alemán.  a partir de ese momento el PCF se incorporó a la Resistencia francesa contra las tropas de ocupación alemanas en Francia.
La detención de Ginollin y la negociación secreta del PCF con los ocupantes nazis fueron objeto de un duro enfrentamiento en la Asamblea Nacional el 10 de diciembre de 1947, una vez terminada la guerra. Ginollin atribuyó todo a una invención de la Gestapo. La dirección del PCF acabó admitiendo los hechos en 1980.

24 marzo 2016

Turquía deportó a Bélgica a uno de los participantes en los atentados

El presidente de Turquía, el islamista Recep Tayyip Erdogan, aseguró este miércoles que su país devolvió a Bélgica a uno de los implicados en los atentados de Bruselas por sospechar que participaba en actividades del Estado Islámico (ISIS) y que les advirtió de su radicalización. 
“En junio de 2015, detuvimos a uno de los atacantes de Bruselas en Gaziantep (provincia del sudeste de Turquía fronteriza con Siria) y lo deportamos”, explicó en una rueda de prensa. Si bien Erdogan no ha dado detalles sobre a cuál de los, por ahora, cuatro implicados en la masacre se refiere, el Ministerio de Exteriores aseguró que se trata de Ibrahim El Bakraoui, uno de los dos terroristas suicidas que se hizo explotar en el aeropuerto de Bruselas-Zaventem.
Ibrahim El Bakraoui, uno de los terroristas suicidas del aeropuerto de Bruselas.  AFP
El jefe de Estado turco informó de que el pasado 14 de junio se remitió una nota a las embajadas belga y holandesa informándolas sobre la deportación de El Bakraoui, al que se identificaba como posible “combatiente extranjero” de grupos yihadistas, pero lamentó que, al llegar a su país de origen, el individuo fuese liberado pues “Bélgica no consideró que tuviese relación con el terrorismo”. No está del todo claro cuándo las autoridades turcas deportaron a Ibrahim El Bakraoui, ya que en un primer momento Erdogan informó de que la deportación se produjo el pasado junio y más tarde su oficina matizó que fue detenido en junio y deportado en el mes de julio. 
Koen Geens, ministro de Justicia belga, ha puntualizado las afirmaciones de Erdogan y ha dicho a la cadena flamenca VRT que Turquía deportó al implicado a Holanda, no a Bélgica, informa Lucía Abellán.
Las autoridades belgas han informado este martes que tanto Ibrahim como su hermano Jalid son dos de los, al menos, cuatro terroristas en los atentados de Bruselas reivindicados por el Estado Islámico y que han causado 31 muertes y 270 heridos. Los hermanos El Bakraoui estaban fichados, aunque por su vinculación con el crimen organizado y no por su relación con el terrorismo yihadista.
No es la primera vez que Turquía asegura haber avisado a sus socios europeos sobre posibles amenazas yihadistas sin que estos le hicieran caso. Ya el pasado noviembre, tras los atentados de París, el Gobierno turco aseguró que había alertado a Francia en dos ocasiones –diciembre de 2014 y junio de 2015- sobre la peligrosidad de Omar Ismail Mostefai, quien dirigió la masacre de la sala de conciertos Bataclan. “Sin embargo, no recibimos respuesta de Francia sobre este tema”, se quejó Ankara entonces. Se cree que Mostefai llegó a Turquía en 2013, desde donde se desplazó a Siria, aunque no hay posteriores registros de que utilizase suelo turco para regresar a Francia. El Ejecutivo francés solo preguntó a Ankara por Mostefai con posterioridad a los atentados.
Acusadas por sus socios occidentales de hacer la vista gorda ante el flujo de yihadistas extranjeros con destino a Siria, las autoridades turcas reforzaron su vigilancia a inicios de 2015, después de que Hayat Boumeddiene, la novia de uno de los miembros del ISIS que participó en los atentados perpetrados en París en enero del año pasado, atravesase Turquía para buscar refugio en el “Califato”. Según datos oficiales, desde entonces Turquía ha detenido a 3.619 personas tratando de cruzar a Siria para unirse a organizaciones armadas, de los que 1.105 son extranjeros (de 57 nacionalidades, encabezadas por Rusia, China, Alemania, Francia, Gran Bretaña y Bélgica). En total, en los últimos cinco años, se ha deportado a 2.896 personas de Turquía por sospechas de vínculos con grupos considerados terroristas y se ha prohibido la entrada a otras 35.970.
Una fuente de seguridad europea consultada por EL PAÍS concedió cierta veracidad a las nuevas acusaciones de Erdogan y aseveró que durante el pasado verano “varios belgas” fueron devueltos a su país por sospechas de terrorismo. Sin embargo, también recalcó que se han producido problemas en cuanto al intercambio de inteligencia pues Turquía “a veces informa y otras no” sobre las deportaciones o retorna a alguien sin dar su nombre, sino indicando simplemente que hay un “posible foreign fighter”.
Uno de los casos más clamorosos de esta falta de coordinación ocurrió el pasado septiembre, al deportar Turquía a tres yihadistas arrepentidos en un vuelo diferente al inicialmente previsto, tras lo cual los combatientes regresaron a su hogar en Marsella sin obstáculos y dejando en ridículo a la policía y los servicios secretos franceses.
Sin embargo, en los últimos meses la colaboración entre Turquía y los países europeos ha mejorado –subraya la fuente consultada-, lo que ha llevado a mayores progresos en la lucha antiterrorista. Por ejemplo, esta semana se detuvo a tres presuntos miembros del ISIS –un turco, un sirio y un iraquí- que pretendían atentar contra intereses germanos en Turquía gracias a una operación conjunta de las policías turca y alemana.

22 marzo 2016

KPD y nazis en la Alemania de entreguerras

la estrategia de acercamiento de los comunistas alemanes a los nazis en las vísperas del ascenso de Hitler al poder.
Para saber lo que ocurrió debemos situarnos en la Alemania de entreguerras. Desde 1919 preside la República de Weimar -como jefe del Estado- Friedrich Ebert, del Partido Socialdemócrata (SPD), que ocupará el cargo hasta 1925. Desde el final de la Primera Guerra Mundial y la instauración de la República, el régimen ha vivido constantes intentonas golpistas por parte del Partido Comunista de Alemania (KPD), formado en 1918, contra los sucesivos y efímeros gobiernos de coalición encabezados por socialdemócratas, centristas y populares.
La sociedad alemana sufre una fuerte violencia política que se materializa en la creación de milicias:las Sturmabteilung (SA) practican la violencia a las órdenes del Partido Nacional-Socialista (NSDAP) desde 1921; el Rotfrontkämpferbund (más conocido como “Rot Front”) ejerce la violencia a las órdenes de los comunistas desde 1924; finalmente, ese mismo año se forma el Reichbanner Schwarz-Rot-Gold (del que ya os hablé aquí en 2007), que agrupa a socialistas, católicos del Zentrum y demócratas de otras tendencias en defensa de la República de Weimar frente a las milicias de los partidos totalitarios.

El KPD pone en su punto de mira a los socialdemócratas
Siguiendo las consignas de la Internacional Comunista (Komintern) y las afirmaciones hechas por Stalin en 1924 (“la democracia social es un objetivo del ala moderada del fascismo”, “el fascismo y la socialdemocracia no son antípodas, sino gemelos”), el Partido Comunista tacha de “social-fascistas” a los socialdemócratas y los señala como sus principales enemigos.
El resultado de esas consignas es la ola de violencia revolucionaria organizada por miembros del KPD y por sus milicias del Rot Front en mayo de 1929 en Berlín, unos incidentes que llevaron a movilizar a 13.000 policías armados en los distritos obreros de Wedding y Neukölln tras declarar en ellos el estado de emergencia. Al cabo de tres días, el estallido rojo se saldan con 33 muertos, 200 civiles heridos y 50 policías en el hospital. A raíz de estos graves hechos, y de acuerdo con el gobierno prusiano de coalición liderado por el SPD, el comisionado de la policía de Berlín, el socialdemócrata Karl Zorgiebel, decide ilegalizar el Rot Front en la capital alemana. En mayo de 1927 Zorgiebel ya había disuelto la rama berlinesa del Partido Nazi, expulsando a sus milicias -las SA y a las SS- de las calles, una prohibición levantada en marzo de 1928, dos meses antes de que los nazis se lleven su peor derrota electoral antes de su ascenso al poder.


La política de confrontación del KPD con los socialdemócratas es tal que los comunistas no dudan en aliarse ocasionalmente con los nazis en contra del SPD, a pesar de que por entonces el Rot Front y las SA ya han protagonizado encontronazos sangrientos. De 241 cuestiones votadas en el Reichstag y en el parlamento estatal de Prusia en 1929 y 1930, nazis y comunistas votan juntos en el 70% de las ocasiones. Esta coincidencia no es fruto de la casualidad. En 1919 ya se había formado en las filas comunistas de Hamburgo un grupo conocido como “nacional-bolchevique” que apostaba por sumar esfuerzos con las fuerzas burguesas en la denuncia del Tratado de Versalles, que sometió a Alemania a fuertes indemnizaciones por la Primera Guerra Mundial.
En 1923, el dirigente comunista ucraniano Karl Radek intenta convencer a la Komintern de tomar el ejemplo del fascista alemán Albert Leo Schlageter, fusilado ese mismo año por cometer actos de sabotaje contra las fuerzas de ocupación francesas en la región alemana del Ruhr. Radek pone a Schlageter, convertido en un mártir por los nazis, como un ejemplo de compromiso con una idea: que la amplia mayoría del sentimiento nacional de las masas no se debe al capital, sino que pertenece al terreno del trabajo: “la insistencia en la nación en Alemania es un acto revolucionario”, señala Radek a la Komintern.
En agosto de 1930 la idea fructifica con fuerza: el Comité Central del KPD adopta su primer texto programático desde el publicado en su fundación, y lo hace bajo el título de “Programmerklärung zur nationalen und sozialen Befreiung des deutschen Volkes” (declaración programática para la liberación nacional y social del pueblo alemán). En él, el KPD afirma que “el éxito parcial de la propaganda nazi es el resultado de doce años de la política traidora de la socialdemocracia”, una traición que los comunistas explican en la “entrega total a los imperialistas”, citando a Francia y Polonia, los países más beneficiados por la derrota alemana de 1918. El programa acusa al líder socialista Hermann Müller de ser “el agente voluntario del imperialismo francés y polaco”, y señala -en una declaración que podría firmar cualquier militante nazi- a “la paz robo Versailles” como “el punto de partida de la esclavitud de todos los trabajadores de Alemania”.
El contenido nacionalista de ese programa significa la puesta en práctica de una nueva estrategia, conocida como “Scheringer-Kurs”, dirigida a atraerse a militantes nacional-socialistas descontentos. De hecho, el panfleto intentaba presentar a Hitler como un traidor por “guardar silencio sobre la situación de la población campesina alemana del sur del Tirol, que gime bajo el yugo del fascismo italiano”. Y añade: “Hitler y su partido han vendido los intereses nacionales de las masas trabajadoras de Alemania de la misma manera a los vencedores de Versalles, al igual que la socialdemocracia alemana incesantemente durante doce años”. El manifiesto termina con gritos como “¡Abajo el fascismo y la socialdemocracia!” y “¡Viva Soviética Alemania!”.
Esa estrategia nacionalista del KPD tuvo su máxima expresión en la creación del Scheringer Staffel en Linden, un distrito izquierdista de Hannover. La unidad estaba encabezada por Richard Scheringer, teniente del ejército alemán juzgado y encarcelado en 1930 por formar parte del Partido Nazi. En marzo de 1931, tras abandonar la prisión, Scheringer vuelve a ser noticia por su paso al Partido Comunista. La mencionada unidad llega a usar uniformes de las SA adornados con símbolos soviéticos, dentro del empeño de Scheringer por atraer al KPD a nazis desencatados. El KPD usa el ejemplo del teniente ex-nazi para animar a otros miembros del NSDAP a pasarse a las filas comunistas, apelando al discurso anticapitalista común a ambos partidos.
Una moción de censura conjunta de nazis y comunistas
el KPD llega al punto más extremo de colaboración entre las dos formaciones totalitarias el 18 de octubre de 1930, cuando el parlamento alemán vota y rechaza una moción de censura propuesta por el Partido Nazi y el Partido Comunista contra el gobierno centrista de Heinrich Brüning, que meses antes había prohibido toda muestra de simpatía en las fuerzas armadas hacia nazis y comunistas, por entender que ambos partidos buscan subvertir el estado democrático mediante la violencia para instaurar una dictadura de partido único. La víspera de la votación, el líder socialdemócrata Hermann Müller intenta tomar la palabra en el Reichstag, siendo constantemente interrumpido por el violento alboroto montado por los diputados nacional-socialistas y comunistas. El diario soviético Pravda no duda en elogiar a los nazis diciendo que su comportamiento es “mucho más proletario” que el de los socialdemócratas.
Cuando El comintern vira y da orden a los Partidos Comunistas de aliarse con anarquistas, socialistas e incluso con la izquierda burguesa para formar “frentes populares” contra el surgimiento del fascismo (estrategia que tiene un éxito electoral en Francia y España), ya es demasiado tarde para los alemanes. El SPD se niega a colaborar en la llamada “Acción Antifascista” con un KPD que había puesto su punto de mira en los socialdemócratas durante años, llegando al extremo de apoyar a los nazis en el Reichstag. Los comunistas habían hecho lo posible por desestabilizar la República de Weimar -de lo cual sacaron tajada los nazis-. Habían ayudado al NSDAP a debilitar a los socialdemócratas y, para más inri, la estrategia destinada a atraerse a nazis descontentos a sus filas acaba en fracaso. La apuesta nacionalista del KPD no deja de ser un discurso artificial que, antes bien, lleva a muchos militantes comunistas a pasarse a las filas nazis, donde se profesa el nacionalismo en estado puro conjugado con las consignas obreristas muy similares a las del comunismo.
En las elecciones de noviembre de 1932 el KPD alcanza los 100 escaños a costa del SPD y en plena consolidación del Partido Nazi como fuerza mayoritaria con 196 representantes. De poco le valdrá ya al KPD haber obtenido tan buenos resultados: tres meses después, Hitler se vale del incendio del Reichstag como pretexto para ilegalizar el Partido Comunista. En julio de 1933 tanto los socialdemócratas del SPD como el Zentrum y los demás partidos -a excepción del NSDAP- correrán la misma suerte.

21 marzo 2016

Cuando un acto comunista en solidaridad con Siria???

La AfD también quita votos a Die Linke (trosko sur)

La AfD ha sabido movilizar a 77 000 votantes que se habían abstenido en 2011, y ha robado 46 000 votos a la CDU, 34 000 al SPD, y también 11 000 a Die Linke, aunque solamente 5 000 a los Verdes. Estos últimos han perdido votos sobre todo a favor del SPD, mientras que en Bade-Wurtemberg ha ocurrido lo contrario, ya que ahí ha sido el SPD el que ha perdido votos sobre todo a favor de los Verdes.

Sajonia-Anhalt es un land del este de Alemania, situado en territorio de la antigua RDA, bastante más pequeño que Bade-Wurtemberg o Renania-Palatinado. Allí, de 1 878 095 habitantes con derecho a voto, acudieron a las urnas 1 147 485, es decir, el 61,1 % (en 2011 solo fueron el 51 %). Ha sido sobre todo la AfD la que ha movilizado este potencial electoral. La CDU ha resultado ser el partido más votado, con el 29,8 % de los votos, pero ha perdido 2,5 puntos porcentuales. La AfD ha quedado en segundo lugar, consiguiendo el 24,2 % de los votos. En números absolutos, 271 832 votantes se han decantado por este partido. Die Linke ha perdido 7,6 puntos porcentuales, con el 16,7 % de los votos. El SPD ha perdido 11 puntos porcentuales y solo ha obtenido el 10,6 % de los votos. Los Verdes no han superado, aunque por poco, la barrera del 5 %, habiendo perdido dos puntos porcentuales. El NPD, a la derecha de la AfD, ha obtenido un 1,9 % de los votos.
La AfD ha movilizado a 104 000 electores que no habían participado en las elecciones de 2011. Ha quitado 38 000 votos a la CDU, así como 29 000 a Die Linke, 21 000 al SPD (y 6 000 al FDP y 3 000 a los Verdes).
En los grandes medios de comunicación alemanes, todo el mundo coincide en que el motivo del éxito de la AfD es el millón de refugiados que han entrado en Alemania en 2015 y la sensación de que la política del gobierno federal (la gran coalición de la CDU/CSU y el SPD) y la política del sistema en general no es capaz de afrontar el problema. Hay que ser conscientes de que la AfD de hoy ya no es la AfD de Bernd Lucke y Olaf Henkel, que se oponía a las ayudas financieras “a Grecia”, al euro y a la integración europea, por mucho que esa AfD ya fuera muy derechista. La AfD de hoy es fruto de una radicalización a la derecha, y sus dirigentes actuales están mucho más cerca de la extrema derecha y de los neonazis. Su portavoz, Frauke Petry, ha declarado, por ejemplo, que habría que disparar sobre los refugiados en las fronteras. Los éxitos electorales de esta fuerza política van de la mano de las movilizaciones racistas de Pegida (“Patriotas europeos contra la islamización de Occidente”) y la proliferación de ataques físicos e incendiarios contra los refugiados y sus alojamientos.
La evolución de la AfD hacia la derecha, por cierto, todavía no ha concluido, ni mucho menos. Petry, en sus intervenciones en la televisión, se esfuerza a menudo por hacer creer que la AfD no es un partido extremista de derechas. Dentro de la AfD existe una oposición de derechas, una “plataforma patriótica”, que propugna una cooperación mucho más estrecha con Pegida y un perfil mucho más abiertamente extremista de derechas. Entre los dirigentes de la AfD hay quienes llaman a luchar contra el “genocidio rampante” de que, según ellos, es víctima el pueblo alemán y amenazan con “poner orden” en este país dando el debido trato a quienes lo “traicionan”.

Los resultados de las elecciones municipales en el land de Hesse, el 6 de marzo, ya dieron la señal de alarma, pues la AfD (Alternative für Deutschland) obtuvo un 11,9 % de los votos, lo que le ha permitido tener representantes en numerosos ayuntamientos, mientras que el partido de izquierda Die Linke se quedó bastante por debajo de la barrera del 5 % al no obtener más que el 3,5 % de los votos. La CDU cristiano-conservadora, con el 28,9 %, se situó más o menos en el mismo nivel que el SPD socialdemócrata. Los Verdes (Die Grünen) alcanzaron el 11,3 % y el FDP liberal logró recuperarse de su debilidad electoral –como ya ocurrió en las elecciones regionales de Renania del Norte-Westfalia en 2012– al obtener el 6,4 % de los votos.
Ahora, las elecciones regionales que han tenido lugar en Bade-Wurtemberg, Renania-Palatinado y Sajonia-Anhalt el 13 de marzo han confirmado de manera espectacular el desplazamiento a la derecha del electorado. En Bade-Wurtemberg, los Verdes, el partido del ministro-presidente saliente, Winfried Kretschmann, se han convertido en el partido más votado con más del 30 % de los votos, sumando 6,1 puntos porcentuales al resultado que había obtenido en la elección de 2011 en este mismo land. Sin embargo, no pueden seguir gobernando en coalición con el SPD, que ha perdido 10,4 puntos porcentuales y no ha conseguido más que el 12,2 % de los votos. La CDU ha perdido 12 puntos porcentuales para descender al 27 %. La AfD ha logrado el 15,1 % de los votos y por tanto va a entrar en el parlamento regional con más diputados que el SPD. Además, el FDP ha sumado 3 puntos porcentuales y alcanzado el 8,3 %. Die Linke se queda con el 2,9 % (2011: 2,8 %) y por tanto no ha conseguido superar la barrera del 5 %.
La AfD ha pescado votos en todos los caladeros: 207 000 entre quienes se abstuvieron en 2011, 188 000 entre los antiguos votantes de la CDU, 88 000 del SPD, pero también 22 000 de Die Linke (y 18 000 del FDP). También ha acaparado, por supuesto, los votos de las pequeñas candidaturas de extrema derecha, y ello en las tres elecciones regionales del pasado domingo.
En Renania-Palatinado, el SPD, con la ministra-presidenta saliente, Malu Dreyer, gana con el 36,3 % de los votos (0,6 puntos porcentuales más que en 2011). La CDU, con su candidata Julia Klöckner, de perfil más derechista que la canciller Angela Merkel, sobre todo en la cuestión de los refugiados, ha alcanzado el 31,7 % de los votos. La AfD ha obtenido el 12,3 %. El FDP gana casi dos puntos porcentuales, con el 6,1 % de los votos. Los Verdes han perdido 10,2 puntos porcentuales y alcanzan el 5,2 %. Die Linke solo ha logrado el 2,8 % de los votos (frente al 3 % en 2011) y por tanto no entra en el parlamento.

20 marzo 2016

Asiron, sobre los disturbios: “No puedo entender ni justificar comportamientos como éstos en contra del Ayuntamiento

El alcalde ha asegurado que “el legítimo derecho a manifestarse, más aún cuando se trata de un tema de tanta relevancia social como es el de la LOMCE, no puede quedar empañado por actitudes aisladas como estas”
Pamplona, 17 de marzo
Tras los ataques contra el Ayuntamiento acaecidos en Pamplona tras una manifestación estudiantil en protesta por la LOMCE, el alcalde de Pamplona-Iruña, Joseba Asiron  ha mostrado su rechazo “más profundo en relación a los ataques recibidos por este Ayuntamiento, casa de todos los pamploneses y pamplonesas”.
El alcalde ha recordado que “en la entrada de la Casa Consistorial hay una inscripción en la que se lee: “la puerta está abierta para todos, pero sobre todo el corazón”. Asiron insiste en que “desde el 13 de junio las puertas de este Ayuntamiento han permanecido abiertas a toda la ciudadanía, hasta el día de hoy, en que se han tenido que cerrar a causa del lanzamiento de objetos contra la fachada”.
“No puedo entender ni justificar comportamientos como este en contra del Ayuntamiento”, ha sentenciado.
Asiron ha concluido asegurando que “el legítimo derecho a manifestarse, más aún cuando se trata de un tema de tanta relevancia social como es el de la LOMCE, no puede quedar empañado por actitudes aisladas como estas”.

Sortu presiona a los presos para que no reclamen una amnistía

Continúa el conflicto entre el colectivo de presos de ETA, el EPPK, y la llamada izquierda abertzale ante la negativa de los primeros a someterse a las consignas de los de Arnaldo Otegi de aceptar la legislación vigente, olvidarse de la amnistía y buscar soluciones individuales para salir de la cárcel.
Tal y como viene publicando LA RAZÓN, los reclusos se han convertido en el principal problema para la estrategia diseñada por Sortu para que Otegi sea su candidato, sin ningún tipo de fisuras en el entramado proetarra, en las elecciones autonómicas vascas.
Con el fin de dar respuesta al último comunicado del EPPK, que acusaba a la izquierda abertzale de estar cometiendo una injusticia con los reclusos (anunciaban que, en ningún caso, iban a pasar por el aro de la legalidad penitenciaria), la izquierda abertzale organizó ayer un acto, en el polideportivo de Usúrbil (Guipúzcoa), al que, según el diario «Gara», asistieron un grupo de 750 ex presos y refugiados «con una larguísima trayectoria de lucha». Durante el mitin, fue aprobado un manifiesto.
En el texto señalan que «queremos decir alto y claro que (a los presos) les apoyamos y que estamos a su lado, tanto en todas sus luchas y esfuerzos para hacer frente a la violencia sistemática que padecen como en sus pasos y decisiones para utilizar los cauces legales». Para tratar de vender la propuesta, aseguran que «valerse de la legislación y del reglamento penitenciario no cuestiona en ningún modo el carácter militante de todas y todos ellos ni el valor y la dignidad de su trayectoria. Ni ahora ni antes». Añade: «Aunque sean pasos individuales y se materialicen de manera individualizada, serán decisiones colectivas, igual que lo han sido las anteriores». Es decir, justo lo contrario de lo manifestado por el EPPK en su último comunicado y en un tono que parece envuelto en palabras de solidaridad pero que delata exigencia, según expertos.
Entre los firmantes del manifiesto se echan en falta nombres de cabecillas de la banda etarra, aunque sí hay destacados miembros de la izquierda abertzale, como Iciar Aizpurua, Javier Alegría o José María Olano. Por lo que respecta a los pistoleros, están algunos tristemente famosos por los crímenes cometidos y otros que se beneficiaron de la derogación de la «doctrina Parot». Entre ellos, Antonio López Ruiz, «Kubati»; Mercedes Galdós, «Vittori», y Jorge García Sertucha, «Kokito», que intentó y no logró asesinar al Rey Don Juan Carlos.



18 marzo 2016

EH Bildu rechaza los altercados en Pamplona y considera “inadmisible” el ataque contra el Ayuntamiento

Pamplona/Iruña, 18 de marzo
EH Bildu ha subrayado este viernes que “la agresión contra el ayuntamiento de Iruñea es totalmente inadmisible y rechazable”. “Rechazamos estos altercados que solo han servido para ocultar las justas reivindicaciones y las exitosas movilizaciones del movimiento estudiantil”, dicen en relación a los disturbios registrados en la ciudad este jueves tras una huelga de estudiantes.
En todo caso,EH Bildu ha felicitado a los estudiantes por el éxito de las movilizaciones y de la huelga convocada e insisten en que asumen “como suya la necesidad de una enseñanza de calidad planteada por el movimiento estudiantil”.
- See more at: http://pamplonaactual.com/eh-bildu-subraya-la-agresion-ayuntamiento-totalmente-inadmisible-rechazable/#sthash.Fh6WcKyI.dpuf

16 marzo 2016

Sobre verdades y mentiras de Sendoa Jurado

Ya que Borroka GD se ha censurado el articulo lo metemos nosotros. Excelente directo.

Es verdad que aunque se me vincula al Movimiento Pro Amnistía y que lo que aquí vengo a exponer viene marcado por mi militancia política, también lo es que voy a hablar única y exclusivamente en mi nombre, sin pretender representar a nadie más. Es mentira que mi defensa de la amnistía venga dada por el rencor hacia nadie, sino por mis convicciones políticas más profundas, aun reconociendo que las actuaciones políticas de determinada gente me provocan rencor. Es verdad que las élites políticas de Sortu han olvidado el concepto de la amnistía y que solo lo han recuperado para tratar de tranquilizar a la bestia con la intención de volverlo a echar al cubo de la basura en el futuro. Es mentira que ni yo ni nadie de mi alrededor trabajemos para la policía, pero sí es verdad que dirigentes de Sortu se reunieron con Ares en su época de Consejero del Interior para hablar sobre una lista de personas a las que vinculaban con sabotajes, lista que estos dirigentes utilizaron para condicionar la militancia de las personas que aparecían en ella.
Es verdad que hay presos que odian a quienes trabajamos por la amnistía y que incluso nos han amenazado. Es verdad que hay presos que están absolutamente conformes con la línea política de Sortu. Es verdad que hay presos que aun no estando totalmente de acuerdo con nosotros, nos respetan.
Es verdad que otros presos están contentos con nuestra militancia y asqueados de Sortu. Es mentira que nadie de mi alrededor haya propuesto a ningún preso abandonar el colectivo al que pertenecen.
Es verdad que no todos los presos políticos vascos están en el EPPK. Es verdad que Sortu y sus dirigentes han hecho constantes intentos por condicionar las posiciones del EPPK, y que calculan que sacando adelante la “Vía Rufi” alrededor de la mitad de integrantes de este colectivo se quedarán fuera, pero les da igual.
Es verdad que mientras hacen saltar por los aires la poca cohesión que queda en el colectivo sacan muchas pegatinas con el lema “Gora EPPK”, y que cuanto más lo rompen más lo gritan. Cuanto más lo rompen más acusan al resto de romperlo.
Es mentira que quienes trabajamos a favor de la amnistía estemos libres de la represión, como es mentira que los estados se froten las manos por la satisfacción de nuestra existencia. Lo que no es mentira es que los estados siempre se han frotado las manos cada vez que un militante ha aceptado los términos legales de claudicación que imponen para acceder a los terceros grados penitenciarios. Es mentira que lo que no han conseguido los estados lo ha conseguido el movimiento al que pertenezco, en referencia a la división del EPPK. Lo que es verdad es que lo que no han conseguido los estados, que es que los represaliados políticos renuncien a lo que son, está a punto de conseguirlo Sortu.
Es verdad que algunos de quienes más hablan de disciplina han sido los más indisciplinados cuando les ha tocado cárcel, como es verdad que mucha gente que está en Sortu ha sido un auténtico referente de dignidad en su paso por las mazmorras. Son mentira muchas de las cosas que se dicen sobre nuestro recorrido militante, pero no me voy a justificar, me consta que algunos kides talegueros, aun estando disconformes con nuestra militancia actual, se han encargado de dejar claro que donde nos tocó estar siempre dimos la cara.
Es verdad que el hecho de que haya presos que opten por la aceptación de la legalidad va a ir en detrimento de las condiciones de vida de quienes no la acepten, como también lo es que algunas de las declaraciones que se hacen en nombre de todos ellos, han causado dolor, rabia e impotencia a muchas de las personas en nombre de las que supuestamente se habla. Es verdad que las siglas EPPK vienen siendo utilizadas desde tiempo atrás como arma contra quienes nos hemos sentido políticamente huérfanos, a pesar de generar con ello lagrimas a algunos de sus miembros.
Es verdad que la mayoría de las personas que participaron en las marchas a las cárceles el 20 de febrero lo hicieron a favor de los presos, como lo harán la mayoría de quienes participen en la manifestación del 17 de abril. Es mentira que quienes han convocado estas movilizaciones lo hagan por los presos. Es verdad que las convocan para alimentar una línea política por encima de lo que sea y de quien sea.
La mayor verdad de todas es que en Euskal Herria hay grandes dosis de entrega y solidaridad y que mientras haya represaliados políticos, habrá gente dispuesta a dejarse hasta el último aliento en la búsqueda de la libertad de todos ellos y de nuestro pueblo, y esto también será por encima de lo que sea y de quien sea. Que nadie dude de ello.
Sendoa Jurado Garcia –Barakaldo-
Texto completo en: http://www.lahaine.org/sobre-verdades-y-mentiras


09 marzo 2016

Crítica al Radical Feminismo (Anuradha Ghandy)

Según lo dicho anteriormente está claro que las ‘’feministas radicales’’ han ‘’mantenido el marxismo en su cabeza’’ por así decirlo. Aunque nos ocuparemos de los argumentos de Firestone en la sección de feminismo socialista algunos puntos deben ser tratados aquí. En su comprensión de las condiciones materiales ellas han tomado el hecho físico de la reproducción y el rol biológico de la mujer al punto central de su análisis y han deducido que esa es la razón principal de la opresión de la mujer.
   Marx ha escrito que la producción y la reproducción de la vida son las condiciones previas para la existencia de la humanidad. La Reproducción significa la reproducción de la persona en el día a día y la reproducción de la especie humana. Pero, de hecho, la reproducción de las especies es algo que los humanos comparten con el reino animal. Eso no podría ser la base de la opresión de la mujer. En los miles de años que la gente ha vivido en las primeras etapas de la humanidad, las mujeres no estaban subordinadas a los hombres. De hecho, su rol reproductivo era celebrado y se le daba importancia porque la supervivencia de las especies y del grupo dependía de la reproducción. La importancia dada a la fertilidad y a los rituales de fertilidad que han sobrevivido al paso del tiempo son testimonios de este hecho.

El Marxismo entiende que algunas de las condiciones materiales han tenido que surgir debido a que la posición de las mujeres cambió y fueron subordinadas. El cambio significativo en las condiciones materiales vino con la generación de una considerable superproducción. Cómo esta superproducción fue repartida es la base de las clases que surgieron, la superproducción siendo apropiada por un pequeño (sector de la población) en la comunidad. El rol de la mujer en la reproducción, la causa de su elevado estatus, se convirtió en el medio de su esclavización. En cada clan/familia extendida los niños que la mujer tenía se hicieron más importantes y es ahí cuando emerge la familia patriarcal en que cada mujer estaba subordinada y su principal rol en la sociedad se convirtió en el de engendrar niños para la familia. Las feministas radicales han tratado el desarrollo histórico y sus hechos históricos sin pensar lo suficiente y han impuesto su propia comprensión de la contradicción hombre-mujer como la original y principal contradicción que ha determinado el curso de la historia.

Desde este punto central, el análisis del feminismo radical abandona la historia completamente, ignorando la estructura político-económica y concentrándose solo en los aspectos sociales y culturales la sociedad capitalista y proyectando la situación como la condición humana universal. Este es otro de los mayores puntos débiles de su análisis y enfoque.

Desde que han tomado la relación hombre-mujer (relación sexo/género) como la contradicción central de la sociedad, todo su análisis proviene de él y el hombre se convierte en el mayor enemigo de las mujeres. Como no tienen ninguna estrategia para derribar esta sociedad cambian completamente su análisis y lo convierten en una crítica de varios aspectos superestructurales – la cultura, el idioma, los conceptos y la ética – sin preocuparse del capitalismo el rol que juega sustentando la relación sexo/género. Por lo tanto, ignoran que tienen que incluir el ‘’derribamiento’’ del capitalismo en su estrategia por la liberación de las mujeres. Mientras hacen extremas críticas a la estructura patriarcal, las soluciones que ofrecen son, de hecho, reformistas. Se centran en cambiar los roles, los rasgos, las actitudes y los valores morales, de este modo, intentando crear una cultura alternativa. Prácticamente, esto implica que las personas pueden, de cierto modo, dejar atrás ciertos valores, por ejemplo, los hombres pueden despojarse de sus ‘’rasgos agresivos’’ reconociendo que son patriarcales, mientras que las mujeres pueden intentar ser más fuertes y menos dependientes, pero cuando la entera estructura de la sociedad es patriarcal hasta donde pueden llegar estos cambios ser llevados sin derribar completamente el sistema capitalista es una pregunta que no han abordado aún. Por lo que termina convirtiéndose en pequeños grupos intentando cambiar su modo de vida, sus relaciones interpersonales; centrándose en lo interpersonal en vez de en el sistema entero. Aunque empezaron analizando el sistema al completo y quisieron cambiarlo, su análisis ha tomado una deriva reformista. La liberación de la mujer no es posible de esta forma. El error recae en el análisis básico.

Las ‘’feministas culturales’’ han ido un paso más allá acentuando las principal diferencias entre hombres y mujeres, y reclamando que los rasgos de las mujeres y los valores (no femeninos) son deseables. Este argumento da más importancia a la base biológica en las diferencias hombre-mujer que en la socialización. Esto es, de hecho, un argumento contraproducente porque las fuerzas conservadoras en la sociedad siempre han usado estos argumentos (lo han llamado ‘’determinismo biológico’’) para justificar la dominación sobre una parte de la población. Los esclavos eran esclavos porque tenían esos rasgos y necesitaban ser dominados porque no podían cuidarse por sí mismos. Las mujeres son mujeres, los hombres son hombres y son básicamente diferentes, así que los roles sociales para los hombres y las mujeres son diferentes también. Este es el argumento que dan las fuerzas conservadoras reaccionarias que se oponen a la liberación de la mujer.

Por consiguiente, el argumento base que han puesto tiene implicaciones dañinas y puede y recuperará la lucha de las mujeres por el cambio. Las masculinidad y la feminidad son construcciones de la sociedad patriarcal y tenemos que luchar por cambiar estas ‘’rígidas construcciones’’. Pero esta lucha está ligada al derrocamiento por completo de la sociedad explotadora. En una sociedad donde la dominación patriarcal dejará de existir, como las mujeres y los hombres serán, que tipos de rasgos adoptarán es imposible de decir para nosotros. Los rasgos de las personas adoptarán serán en consonancia con el tipo de sociedad que existirá, ya que no puede haber personalidad fuera del marco social. Buscando la feminidad es como perseguir un espejo que equivale a autoengaño/autosufrimiento.

Marcando la heterosexualidad como el punto central de su crítica del sistema en el que vivimos, han alentado al separatismo lésbico (o lesbianismo político) y eso ha llevado al movimiento de la mujer a un callejón sin salida. A parte de crear pequeñas comunidades de lesbianas y construir una cultura alternativa, no pudieron y no han podido ir un paso más allá en la liberación de las mujeres en cuanto a la explotación y la opresión que sufren. Es poco práctico y antinatural pensar que las mujeres pueden separarse completamente de los hombres. Las feministas culturales han renunciado a la meta de construir una sociedad mejor. Esta estrategia no es atrayente para la gran masa de mujeres. Objetivamente se convirtió en un desvió para la construcción de un amplío movimiento para la liberación de la mujer.

Este feminismo cultural ha dominado el feminismo occidental y ha influenciado al pensamiento feminista en los países del tercer mundo. Se ha unido bien con la tendencia posmoderna y ha desviado por completo la orientación del movimiento de mujeres desde una lucha para cambiar las condiciones materiales de la vida de las mujeres hasta analizar las ‘’representaciones y los símbolos. Se han opuesto a la idea de que las mujeres se conviertan en una fuerza militante porque han hecho hincapié en la naturaleza no-violenta de la mujer. Han ignorado el rol que las mujeres han jugado en las guerras en contra de la tiranía a lo largo de la historia. Las mujeres continuarán tomando parte en las guerras justas contra el fin de la opresión y la explotación. Serán participantes en la lucha por el cambio.

Resumiendo, podemos ver que el feminismo radical ha cogido el movimiento de la mujer en un callejón sin salido. Los mayores puntos débiles en su teoría son los siguientes:

1. Tener una posición idealista, filosóficamente hablando, dándole casi toda la importancia a los rasgos personales y los valores culturales en vez de a las condiciones materiales. Ignorando la situación material en el mundo por completo y centrándose tan solo en los aspectos culturales.
2. Haciendo la contradicción entre el hombre y la mujer como la principal, de esta manera, justificando el separatismo.
3. Haciendo el hecho natural de la reproducción como la razón por la subordinación de la mujer y rechazando las razones socio-económicas sobre la condición social de la opresión, de esta manera, fortaleciendo el argumento conservador que los hombres y las mujeres son naturalmente diferentes.
4. Haciendo que la naturaleza de los hombres y las mujeres es inmutable.
5. Ignorando las diferencias de clase entre las mujeres y los problemas y las necesidades de las mujeres pobres.
6. Propagando la naturaleza de la mujer como no-violenta están desalentando a las mujeres para ser luchadoras en la lucha por su propia liberación y la de la sociedad.
7. A pesar de denominarse radicales, tienen soluciones reformistas que no pueden llevar a las mujeres a su liberación.

* Anuradha Ghandy. Fue fundadora del PCI(M-L) y miembro del CC del PCI(Maoísta) hasta su muerte