Buscar este blog

25 marzo 2016

El PCF durante el pacto Stalin-Hitler.

Fruto del rechazo de las potencias occidentales, Stalin se vio obligado a ganar tiempo firmando el famoso pacto Molotov-Ribbentrop.
Ser flexible en la táctica fue una máxima para el gran Stalin,
Algunos deberían estar bien informados y no hacer juicios de valor sin conocer bien su historia pero para eso estamos. Hay que ser dialécticos y cuando jóvenes dedican muchos tiempo a hacer del anti fascismo una forma de vida, deberían repensarselo dos veces, más si tenemos en cuenta el poco nivel de movilización que las bandas fascistas españolas mantienen en la calle y en las urnas (nosotros tampoco eh??).

El 23 de agosto de 1939 se firmó en Moscú el llamado Pacto Ribbentrop-Molotov, un acuerdo de no agresión entre la Alemania nazi y la URSS de Stalin, que aspiraba también a estrechar las relaciones económicas y comerciales entre los dos, y afirmaba el compromiso de ambos de no participar en alianzas militares contra el otro país. El Pacto incluía un protocolo secreto por el que Hitler y Stalin se repartían Polonia, las Repúblicas Bálticas y Finlandia (este protocolo fue descubierto por los Aliados en 1945, pero la URSS lo negó una y otra vez hasta 1989). Ocho días después de la firma del Pacto, las tropas de la Wehrmacht invadían Polonia desde el oeste. El 17 de septiembre de 1939 los soviéticos invadían Polonia desde el este. Tres días más tarde nazis y soviéticos organizaban un desfile conjunto en Brest para celebrar juntos la derrota polaca. El 28 de septiembre, cuando las operaciones militares aún no habían acabado, nazis y soviéticos firmaban un nuevo Tratado de Amistad, Cooperación y Demarcación.

El diario comunista francés L’Humanité defendiendo el pacto nazi-soviético el 25 de agosto de 1939

El PCF adoptó, de repente, el pacifismo a toda costa
Esta amistad entre la Alemania nazi y la URSS pilló a muchos comunistas totalmente descolocados. Hay que tener en cuenta que en el marco del VII Congreso de la III Internacional Comunista, celebrado en Moscú, Stalin había ordenado formar “frentes antifascistas” en 1935, demasiado tarde para frenar el ascenso del nazismo en Alemania . La nueva amistad nazi-soviética llegaba tras la derrota republicana en España y se hacía simultánea con la declaración de guerra de Francia a Alemania. ¿Cómo explicar el cambio de rumbo a la militancia comunista? El 25 de agosto de 1939 el periódico L’Humanité, órgano central del PCF, publicaba en portada esta afirmación en un titular a toda planaLa acción de la Unión Soviética por el pacto de no agresión con Alemania contribuye a fortalecer la paz universal. En la parte inferior de la portada aparecía una declaración del PCF señalando lo siguiente: “La conclusión de dicho pacto de no agresión sólo puede alegrar a todos los amigos de la paz, comunistas, socialistas, demócratas, republicanos. Todo el mundo sabe que la única consecuencia de este pacto será la consolidación de la paz. Todo el mundo sabe que no se privará a ningún pueblo de la libertad, ni se entregue ningún acre de tierra de cualquier nación o colonia.A causa de esta portada, el diario L’Humanité es suspendido por el gobierno francés.

El 1 de septiembre de 1939 Georgi Dimitrov, secretario general de la III Internacional Comunista, dirigía un telegrama a Maurice Thorez, secretario general del PCF, mediante el cual se dictaba a los comunistas franceses un sabotaje político de la defensa francesa frente a un ataque alemán. Sin embargo, la mayoría de los diputados comunistas franceses no siguieron estas instrucciones. El 9 de septiembre de 1939 Georgi Dimitrov dirigía un nuevo telegrama a Maurice Thorez, Maurice Treand y Eugen Fried, todos ellos miembros del comité central del PCF:
La guerra actual es una guerra injusta imperialista provocada por la burguesía de todos los países beligerantes. La clase trabajadora, y en particular los partidos comunistas, no debería apoyar esta guerra. (…) El proletariado mundial no debe defender a la fascista Polonia. (…) La guerra ha cambiado completamente la ubicación: la vieja distinción entre Estados fascistas y los llamados demócraticos ha perdido sentido político. Es necesario cambiar de táctica. En todos los países beligerantes, en esta etapa de la guerra, los comunistas deben declararse en contra de la guerra, dejar al descubierto su carácter imperialista, votar en contra de los créditos militares, informar a las masas de que la guerra traerá miseria y agravará las cadenas de la explotación. (…) Los Partidos Comunistas, en particular los de Francia, Inglaterra, EE.UU., Bélgica, cuya línea política contradice esta línea tan pronto como sea posible deben enderezar su línea.”
Siguiendo las consignas de Moscú, el 20 de septiembre se reunía el comité central del PCF y aprobaba el manifiesto “Il faut faire la Paix” (Hace falta hacer la Paz), que afirmaba:
La guerra que se ha impuesto al pueblo francés y que es casi el único que la soporta ya no es en realidad una guerra antifascista y antihitleriana. (…) Nosotros pensamos que podemos lograr una paz duradera y la seguridad francesa sin empujar a millones de nuestros hermanos a la muerte y sin hacer de Francia un vasto cementerio. La Paz, la Paz duradera, es el grito que se eleva desde las profundidades del País y los antihitlerianos más feroces saben que la política reaccionaria de los gobiernos de Londres y París sirve a Hitler en lugar de debilitarlo. La Paz es indispensable pensando en todos los que quieren que Francia sea independiente y no sea jamás esclavizada por Hitler, pero que no quieren que esté subordinada por los capitalistas ingleses.”
Después de esa declaración, el gobierno francés de Edouard Daladier ilegalizaba el PCF el 26 de septiembre, así como todas las organizaciones dependientes de la III Internacional Comunista. Una quinta parte de los antiguos cargos electos del PCF fundó entonces el Partido de los Trabajadores y Campesinos, rechazando el pacto nazi-soviético, mientras que algunos dirigentes del PCF se exiliaban a Bélgica y a la URSS. Desde allí los dirigentes comunistas franceses dieron la consigna de sabotear el esfuerzo bélico de su propio país. El 14 de octubre de 1939 se publicaba en Bélgica una edición clandestina del diario L’Humanité con este gran titular:
 “¡Abajo la guerra imperialista!” “La guerra impuesta al pueblo de Francia es una guerra capitalista”, afirmaba el diario, que denunciaba que al pueblo de Francia se le ha reservado la misión de ejecutar las instrucciones de los banqueros de Londres. El 26 de octubre otra edición clandestina de L’Humanité clamaba lo siguiente: Contra la dictadura Daladier es importante sellar la unión de trabajadores de todo el Partido Comunista, el Partido está más viva que nunca, decidió luchar por el socialismo libertador de socialismo que reducirá el capitalismo instigador de la miseria y la guerra. Así mismo, el PCF lanzó la consigna “Une heure de moins pour la production, c’est une heure de plus pour la révolution” (Una hora menos para la producción, es una hora de más para la revolución). 

El diario  L’Humanité renegando de la guerra por “imperialista” el 14 de octubre de 1939

Un discurso de Molotov lanzado sobre París por un avión alemán
El 31 de octubre Molotov dirigía un discurso ante el Soviet Supremo afirmando:
La ideología del hitlerismo como cualquier otro sistema ideológico puede ser reconocida o rechazada, es una cuestión de puntos de vista políticos. Pero nadie va a entender que podamos destruir una ideología por la fuerza, no podemos acabar con ella por la guerra. Por eso es absurdo e incluso penal llevar a cabo una guerra similar para la “aniquilación” del hitlerismo cubriéndola con la falsa bandera de la lucha por la “democracia”.”
El discurso era tan beneficioso para los nazis que un avión alemán lanzó panfletos sobre París con este discurso de Molotov el 7 de noviembre de 1939, según informaron dos diarios parisinos -Le Matin y Le Temps- e incluso el diario socialista suizo La Sentinelle.

El secretario general del PCF desertó por orden de la Comintern
A finales de 1939 Maurice Thorez, secretario general del PCF, era condenado a 6 años de prisión por desertar del Ejército (se había incorporado a filas el 3 de septiembre en Arrás y desertó por indicación de la Comintern). La sentencia que se dicta en ausencia del acusado, que no acude al juicio porque había huido del país en dirección a Moscú. El 17 de febrero de 1940 el Gobierno francés firmó un decreto por el que se le retira la nacionalidad francesa al desertor. Hasta los años 60 el PCF hizo creer a sus seguidores que Thorez había permanecido valientemente en Francia hasta 1943.

Perfil bajo frente a los nazis y culpando de la guerra a los “capitalistas”
El 1 de diciembre de 1939 un nuevo número clandestino de L’Humanité insiste en culpar de la guerra a los capitalistas“Es la guerra de los ladrones capitalistas contra el pueblo de Francia.” En enero de 1940 se difundía la edición del segundo semestre de 1939 del panfleto clandestino Cahiers du Bochévisme del PCF, afirmando: “El Partido Comunista francés tiene la intención de informar a los trabajadores sobre las condiciones para una lucha eficaz contra la guerra imperialista, lucha con estas consignas: abajo la guerra imperialista, paz inmediata, explicando a los trabajadores que no puede haber una paz verdadera, justa y duradera, en el precio de una lucha victoriosa contra la reacción capitalista en Francia, contra el gobierno.” la única preocupación del PCF seguía siendo derribar al gobierno francés siguiendo las consignas de Moscú. Y así continuó la propaganda del PCF en los meses siguientes.

La invasión alemana no hizo cambiar de discurso al PCF
El 10 de mayo de 1940 Alemania lanzó su ofensiva sobre Bélgica, Holanda, Luxemburgo y Francia. El 28 de mayo Le Matin informa de que cuatro obreros comunistas de una factoría parisina son condenados a muerte por sabotear motores de aviones, lo que causó la muerte a pilotos franceses. El 12 de junio, con las tropas alemanas ya en suelo francés, los dirigentes del PCF se reunieron en París y tomaron la decisión de abandonar la ciudad, pero lo hicieron difundiendo cuatro panfletos más. El 14 de junio de 1940 las tropas alemanas tomaban París. Ese mismo día, el PCF lanzaba una nueva edición clandestina de L’Humanité en la que insiste en las consignas de la Comintern, reclamando “un gobierno que esté de acuerdo con la Unión Soviética para restaurar la paz general en el mundo”. El 17 de junio el mariscal Pétain se dirigía a los franceses: “Con el corazón compungido os digo que hoy debemos cesar el combate.” Ese mismo día otra edición clandestina de L’Humanité volvía a reclamar un gobierno comunista para hacer la paz, y llamaba “imperialista” a Inglaterra. El 18 de junio, a la 1:10 de la madrugada, el Embajador alemán en Moscú notificaba por telegrama urgente al Ministerio alemán de Asuntos Exteriores lo siguiente:Molotov me llamó esta tarde a su oficina y expresó las felicitaciones más cálidas del Gobierno soviético por el espléndido éxito de las Fuerzas Armadas alemanas.
El PCF hizo la pelota a los nazis para que le dejasen publicar un diario
Según informaba Le Figaro en septiembre de 2007, el 17 de junio “la dirección clandestina del PCF decidió contactar con los alemanes. Objetivo: hacer reaparecer los periódicos comunistas prohibidos por la Tercera República”. En la tarde del 20 de junio el militante comunista Denise Ginollin se reunió con el teniente Weber, del aparato de propaganda alemán, que comunicó la autorización para la publicación de L’Humanité, órgano central del PCF, bajo censura alemana. Después de esa reunión, a las 20:30 horas y en virtud del decreto que ilegalizaba al PCF, la Policía francesa detenía a Ginollin en la estación de metro de Saint-Martin, en París, hallando en su poder unas notas -sin fecha- que recoge el citado libro “Juin 40, la négociation secrète”, y en las que se señalaba, entre otras cosas, lo siguiente:
Habéis permitido periódicos comunistas en otros países, Dinamarca, Noruega, Bélgica. Hemos venido normalmente a pedir autorización.” (…)

Somos comunistas que hemos aplicado la línea del PC bajo Daladier, Reynaud y el judío Mandel.
El judío Mandel y después Daladier nos ha encarcelado. Fusiló a los trabajadores que estaban saboteando la defensa nacional.
El PC francés no tiene miedo.
No hemos cedido ante la dictadura del judío Mandel y el defensor de los intereses capitalistas ingleses Reynaud.”
(…) Representamos a una fuerza que supera las fronteras francesas, ya saben, detrás nuestra está la URSS. La URSS es una fuerza, lo habéis tenido en cuenta, el pacto nazi-soviético lo prueba. Uno no hace un pacto con los hombres débiles, sino con fuertes (…)
Nuestra defensa del pacto os ha beneficiado.
Por la URSS nosotros hemos trabajado bien, indirectamente, para vosotros
 (…)

No haremos nada por vosotros, pero tampoco contra vosotros.
 en el momento de su detención Ginollin trató de destruir un documento, cuyos trozos se recuperaron: se trataba de la portada de una edición “legal” de L’Humanité del 19 de junio, que incluía el comunicado alemán dando a conocer los últimos avances de su ejército, en un intento de recibir la aprobación de la censura nazi. Al día siguiente de su detención, Ginollin reconoció ante el Comisario Lafont la reunión con el teniente Weber y la finalidad de la misma: volver a publicar L’Humanité. Pero precisamente la detención de Ginollin -junto al que también fueron detenidos Maurice Treand, miembro del comité central del PCF, y el militante comunista Jeanne Schrodt- frustó la reaparición del diario comunista. Ginollin, enviado a la prisión de La Petite Roquette, y Tréand, enviado a la prisión de Santé, fueron liberados el día 25 a petición de Otto Abetz, Embajador alemán en París.

Los comunistas cargaban contra De Gaulle y el “imperialismo británico”
El 25 de junio el PCF dirige un manifiesto al pueblo de París haciendo una alusión velada a De Gaulle, tachándole de agente del imperialismo británico, y llamando a las colonias francesas a independendizarse: “Es en vano que los agentes del imperialismo británico ahora tratan de persuadir a la gente de Francia de que ahora debe continuar la guerra en nombre de los financieros de la Ciudad [Londres] y mientras estos señores están tratando de extender el fuego de la guerra contra las colonias, los comunistas dicen a los pueblos coloniales: “Tomen ventaja de las dificultades de sus opresores para romper sus cadenas, para liberar a conquistar su independencia.”

El Embajador alemán sobre el PCF: “parece probable que nos hagan servicios útiles”
Una nueva negociación se inició el 26 de junio a iniciativa del Embajador Abetz, que recibe en la sede diplomática alemana en París a una delegación del PCF formada por dos miembros del Comité Central, Maurice Treand y Jean Catelas, el ya citado militante comunista Denise Ginollin y el abogado comunista Robert Foissin. El Embajador alemán señala que no podrán publicar L’Humanité con la misma cabecera y como diario comunista, y que tampoco es factible la legalización del PCF. Ese mismo día, tras la reunión, Treand y Catelas, los miembros del comité central del PCF que se vieron con el Embajador alemán redactar una carta que el abogado Robert Foissin entrega al día siguiente a Abetz. En ella insisten en pedir que se autorice la publicación de L’Humanité, y tras culpar al “egoísmo capitalista” del desastre de Francia, indican lo siguiente:
L’Humanité publicada por nosotros, establecería la tarea de denunciar las acciones de los agentes del imperialismo británico que quiere llevar las colonias francesas a la guerra y llamar a los pueblos coloniales que luchan por su independencia contra sus opresores imperialistas.

L’Humanité publicada por nosotros, establecería la tarea de llevar a cabo una política europea de pacificación y defender la conclusión de un pacto franco-soviético de amistad que complementaría el pacto germano-soviético crearía las condiciones para una paz sostenible.”
El 28 de junio el Embajador Abetz remitió a su vez la carta del PCF a Harald Turner, jefe del personal administrativo de la comandancia militar alemana en París, adjuntando otra carta en la que el diplomático comentó a su compatriota: “La carta es de Mauricio y Jean Catelas Treand y fue personalmente entregada por Robert Foissin. (…) Las tres personas nombradas no me han dado la impresión de que podrían hacer que se desvíen de su doctrina. Por contra parece probable que nos hagan servicios útiles en el contexto de un acuerdo claro para reiniciar la economía francesa y restablecer una situación social más saludable.”
 El 30 de junio los alemanes pusieron una nueva condición para la reaparición de L’Humanité: que fuese un diario vespertino. El 4 de julio el abogado comunista Foissin informó a Abetz que el PCF aceptaba sus condiciones de aparecer con otra cabecera y publicarse por las tardes, pasando a continuación a negociar la reaparición de otro diario comunista: Ce Soir. Después de otras dos reuniones de los dirigentes del PCF en la Embajada alemana, la publicación de Ce Soir fue autorizada el 19 de julio de 1940. Sin embargo, la autorización formal no llegaron y las negociaciones secretas para la reaparición de los diarios comunistas cesaron el 27 de agosto. El día 31 Foissin fue expulsado del PCF por orden de Moscú, en una forma de cargarle con el fracaso de la negociación, y usando como excusa la colaboración del abogado comunista con un diario anticapitalista, La France au Travail, promovido por los ocupantes.
El diario del PCF pintando una idílica imagen de la Francia ocupada
Las conversaciones amigables entre trabajadores parisinos y los soldados alemanes se multiplican. Aprendemos a conocernos. Y cuando se dice a los soldados alemanes que los comunistas han sido encarcelados por haber defendido la paz, cuando se les dice que en 1923 los comunistas se levantaban contra la ocupación del Ruhr, se trabaja por la fraternidad franco-alemana.
La invasión alemana de Rusia cambió las consignas del PCF
La política del PCF, dictada por Moscú, rechazando toda resistencia y promoviendo la pasividad ante la ocupación alemana bajo el disfraz del pacifismo siguió hasta junio de 1941. El 20 de ese mes una edición clandestina de L’Humanité insistía en su cínico pacifismo y en cargar contra De Gaulle:“Los traidores de Vichy están matando a franceses de en Siria para Alemania, mientras que De Gaulle y Catroux hacer matar a otros para Inglaterra!”Pero las cosas cambiaron dos días después. El 22 de junio Alemania lanzaba su ofensiva contra la URSS. El 25 de junio el secretario general del PCF en París, Jacques Duclos, recibía un telegrama de la Internacional Comunista señalando: Ha llegado el momento de buscar y organizar el contacto directo con el movimiento gaullista, cuyos partidarios comprende que la lucha heroica del pueblo soviético contra la agresión hitleriana responde al interés del pueblo francés y que la liberación de Francia está vinculada a la victoria de la Unión Soviética. La colaboración debe establecerse sobre la base siguiente. Lucha común por la liberación nacional. Los esfuerzos conjuntos contra el enemigo común, el fascismo alemán.  a partir de ese momento el PCF se incorporó a la Resistencia francesa contra las tropas de ocupación alemanas en Francia.
La detención de Ginollin y la negociación secreta del PCF con los ocupantes nazis fueron objeto de un duro enfrentamiento en la Asamblea Nacional el 10 de diciembre de 1947, una vez terminada la guerra. Ginollin atribuyó todo a una invención de la Gestapo. La dirección del PCF acabó admitiendo los hechos en 1980.

No hay comentarios: