Buscar este blog

20 abril 2016

Las raíces gay del Partido Nazi

El movimiento por los derechos gay suele presentarse como un fenómeno norteamericano que se desprende del movimiento por los derechos civiles de los años cincuenta. Por ello, no es raro escuchar a los activistas gay caracterizar a los «derechos gay» como la tercer ala natural de la lucha por los derechos civiles (luego de los negros y las mujeres). En realidad, Alemania fue el lugar de nacimiento de los «derechos gay» y su legado en aquella nación es alarmante.
El «abuelo» de los derechos gay fue un abogado alemán homosexual llamado Karl Heinrich Ulrichs. Ulrichs había sufrido el acoso de su instructor de equitación a los catorce años. Luego de atribuir su homosexualidad adulta a este episodio, Ulrich creó en la década de 1860 lo que sería conocida como la teoría del tercer sexo de la homosexualidad. El modelo teórico de Ulrichs sostiene que los hombres gay son en realidad mujeres atrapadas en un cuerpo masculino. El fenómeno inverso explicaría supuestamente el lesbianismo. Dado que la homosexualidad era una condición innata, decía Ulrichs, la conducta homosexual no debía ser penalizada. Un temprano seguidor de Ulrichs acuñó el término «homosexual» en una carta abierta al Ministro de Justicia de Prusia en 1869. Para el año en que murió Ulrichs (1895), el movimiento alemán por los derechos gay se había fortalecido. Frederich Engels hizo mención a esto en una carta dirigida a Marx: «Los pederastas han descubierto que son un grupo poderoso en nuestro país. Lo único que les falta es organización, la cual parece existir aunque se halle escondida». Luego de la muerte de Ulrichs, el movimiento se dividió en dos grupos opuestos. Una facción siguió al sucesor de Ulrichs, Magnus Hirschfeld, quien creó el Comité Científico Humanitario en 1897 y más tarde fundó el Instituto de Investigación Sexual en Berlín. La otra facción fue organizada por Adolf Brand, editor de la primera revista homosexual, Der Eigene (El Especial). Brand, Benedict Friedlander y Wilhelm Janzen formaron Gemeinschaft der Eigenen (La Comunidad de los Especiales) en 1902. Lo que dividía a estos grupos era su concepto sobre la masculinidad. La teoría de Ulrichs implicaba una identidad femenina. Sus seguidores, así como los de Hirschfeld, creyeron literalmente que eran mujeres atrapadas en cuerpos de hombres.
Los seguidores de Brand, no obstante, se sintieron profundamente ofendidos por la teoría de Ulrichs. Ellos se percibían a sí mismos no solo como hombres, sino como un tipo de hombre especial, superior incluso a los heterosexuales en cualidades masculinas. 
La Comunidad de los Especiales (CE) afirmaba que la homosexualidad masculina era el fundamento de todos los Estados-nación y que los homosexuales varones representaban una elite de la sociedad humana. Los miembros de la CE se presentaban como una encarnación moderna del culto al guerrero de la antigua Grecia. Al colocarse como seguidores de los héroes militares de Esparta, Tebas y Creta, los miembros de la CE asumían una posición ultra masculina, de supremacía blanca y pederasta (devota del sexo adulto/joven). Brand mencionó en Der Eigene que él quería hombres «sedientos por el retorno de la época griega y los estándares helénicos de belleza luego de siglos de barbarismo cristiano.
Al contrario de los actuales comunistas progres los originales consideraban la homosexualidad como una enfermedad, un vicio burgués y que una “sociedad sana” no tenía sitio para “tales personas”. La homosexualidad pasó a ser definitivamente contrarrevolucionaria, En 1934, el mismo año en que Stalin incluyó la sodomía como delito [en el código penal], Gorki escribió en Humanismo Proletario: “Exterminad a los homosexuales y el fascismo desaparecerá”.
Un detalle interesante es un artículo del escritor alemán y homosexual, Klaus Mann, publicado el 24 de diciembre de 1934 en la revista Europäische Hefte, en Praga. Mann critica a la izquierda marxista de asociar la homosexualidad con el nazismo. Les reclamaba que de esa manera convertían a los homosexuales en “los judíos del marxismo”.
El que los marxistas alemanes y soviéticos profesasen tal creencia no era una novedad. En las raíces mismas del marxismo estaba la consideración de que la homosexualidad era una aberración de la burguesía degenerada; Lenin diría algo semejante años después.. Para Engels (El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado), la homosexualidad resultaba “abominable” y “despreciable”. Además, era una “monstruosidad moral”. Para Marx, la alteración de las relaciones humanas fuera de la pareja monógama era una aberración, (…) “la relación de un hombre con una mujer es la relación más natural de un ser humano con un ser humano”.
Existía la conciencia de que, bajo las condiciones que procuraría el socialismo, la homosexualidad desaparecería. En Alemania, August Bebel, autor de la obra más leída por los militantes socialistas del SPD, La mujer bajo el socialismo, aseguraba que “el crimen contra natura” era patrimonio de las clases altas y burguesas, en su degeneración. (…) [Y] Marx describía a los autores que despuntaban por su promoción del amor libre como “estúpidos maricones”.
En la China comunista las cosas no eran distintas. Para el maoísmo los gays eran contrarrevolucionarios, habían abrazado una perversión capitalista, así que les obligaban a casarse con una mujer y tener hijos o les condenaban a trabajos forzados. Tras la muerte de Mao Zedong en 1976 se produjo en el régimen un proceso de reforma y apertura, que llevó a que se aflojaran a partir de 1979 las medidas de control y persecución de la homosexualidad.

NEONAZIS GAYS

Un movimiento gay, conformado por fascistas y nacionalsocialistas, se unen para formar el primer grupo nazi homosexual en el  Peru ,“no se trata sólo de proliferar las ideas del nazismo, sino también de usar esta ideología para defender nuestros derechos gay. En un tiempo, se utilizó el pretexto del nazismo para atacarnos. Ahora nosotros usamos su estandarte, con una ideología fresca para defender nuestros derechos”.La base ideológica del grupo, Los Arios Púrpuras, se basa en la concepción de que Hitler era también homosexual, frustración que a su vez lo llevó a desatar la Segunda Guerra Mundial y culminó en suicidio.”Aún estamos en desarrollo” dijo un camarada que no quiso revelar su nombre, “pero pronto verán que somos superiores a los nazis europeos porque sabemos compartir nuestra ideología nacionalsocialista con nuestras convicciones homosexuales.” 

Andrea Chan ( Secretaria Arios Púrpura)

Noticia aparecida en 2007

No os penseis que estos nazi-gays son algo anecdotico;existe también un grupúsculo gay néonazi fundado por un roadie de Skrewdriver: el Gay Aryan Skinheads o GASH

En un principio ser skinhead y gay era algo incompatible e incongruente, pero es que es de esperarse que en cualquier tribu o grupo social, siempre habrá gente con gustos homosexuales, uno de los casos más celebres entre los skinheads fue el Nicky Crane, Un británico skinhead Neo-Nazi, pionero en el movimiento skinhead, fue la imagen de la portada de uno de los primeros compilados Oi en Inglaterra

Arrestado en 1980 por atacar a una familia negra, entraba y salía constantemente de prisión en los ochentas. fue miembro importante del British Movement, (organización neo-nazi), tenia dotes para el diseño y muchos simbolos skinheads salieron de su autoría, así como algunas portadas de discos.

Fue hasta principios de los noventa, cuando en un programa llamado Out acepto su homosexualidad, (Ya trabajaba atendiendo la puerta de un clubs Sadomasoquista en Londres) , incluso apareció en algunas películas porno gay, Murio en 1993 a causa del Vicho. Michael Kühnen (21 de junio 1955 – 25 de abril 1991) era un líder del movimiento neonazi y uno de sus principales ideologos.En 1986 despues de una temporada en la carcel reconoció públicamente su homosexualidad llegando a escribir un panfleto pro-homo dirigido a su publico nazi En respuesta a críticos con el movimiento del neo-Nazi, él dijo que su carencia de una familia significaba que él tenía más tiempo que dedicar a la militancia, y  añadio que  Ernst Röhm era también  homosexual.

Kühnen fue otra vez  a la prisión en 1988, y casi inmediatamente, él instaló un nuevo grupo, Nationale Sammlung. Cuando este grupo fue prohibido el año siguiente,le cambió de nombre, en un esfuerzo de confundir autoridades.[7] De estos movimientos, Alternativa alemán era el más bien conocido. Durante este período, fue revelado que Kühnen había contraído VIH.
EL LIDER NAZI DE AUSTRIA,TAMBIEN ERA GAY
 
Jörg Haider tenía una relación extramatrimonial con Stefan Petzner, su vocero y delfín político en la conducción del BZO (Bündnis Zukunft Österreich). Esto es lo que este último afirmó a la radio ORF.
“Teníamos una relación de amor y sexo. Jörg y yo tuvimos algo realmente único como relación de pareja. El era el hombre de mi vida”, admitió Stefan Petzner.
En esta entrevista, Petzner indica que la viuda de Jörg Haider, Claudia, no objetaba en absoluto la relación entre ambos. “Ella lo amaba como una mujer. Él la amaba a ella como un hombre. Yo lo amaba como homosexual que éramos él y yo. Ella comprendía todo esto”.
Sin embargo, la hermana de Stefan Petzner estima que Claudia no fue tan comprensiva. “A veces sentía celos porque Stefan pasaba más tiempo que ella con su marido”, dijo. Estas revelaciones surgen luego de la publicación de fotos en los que se ve a Jörg Haider en un bar gay, minutos antes de su accidente que le costó la vida.

No podíamos hacer un repaso por los políticos nazi-gays sin detenernos en Pim Fortuyn. Este político holandés fue asesinado en 2002 en plena campaña electoral, a manos de un activista pro-derechos de los animales, pues, según el asesino, Pim Fortuyn era un peligro para la estabilidad de una sociedad tan multicultural como la holandesa. Fortuyn había formado su propio partido, el LFP (Lista Pim Fortuyn), y mantenía un discurso manifiestamente xenófobo. Este controvertido personaje había sido incluso espiado por los servicios secretos holandeses , que en unos turbios informes hablaban de las relaciones que Fortuyn solía mantener con jóvenes marroquíes de entre 16 y 21 años.

En España tambien encontramos nazi-gays:
Una historia de amor y fortísimas contradicciones que acabó con la vida de Luis Fernando,un venezolano de 52 años afiliado al partido neonazi Alianza Nacional, cuya permanencia en este había quedado obstaculizada por su condición homosexual. Una desaparición, la suya, que se atribuye a su entonces compañero sentimental, también venezolano, que lo habría visto por última vez el 21 de septiembre de 2006. Acusado de haberlo asesinado y arrojado al río Tajo tras envolver su cabeza en una bandera española, ha afirmado este lunes en el juicio que no le mató y que dejó de tener noticias suyas cuando éste le comunicó que se iba a un “retiro espiritual”.
La historia se hace más compleja cuantos más detalles se conocen sobre esta. El acusado, Jesús Gilberto A.N., de 40 años y nacionalidad venezolana, negó que hubiera matado a su pareja, Luis Fernando R.R., de 52 años, para asegurarse una herencia y ha explicado al tribunal del jurado que la última vez que le vió fue la mañana del 21 de septiembre de 2006 -las acusaciones sostienen que el crimen ocurrió la noche anterior- cuando el fallecido le comunicó que se iba a un monasterio de retiro espiritual.
Según el relato del acusado, para quien el fiscal pide veinte años de cárcel por un delito de asesinato, la víctima quería reflexionar para ver “qué salida le daba” a la situación que se le había presentado después de que en su partido –el ultraderechista Alianza Nacional, del que iba a ser candidato a la alcaldía de Madrid en las municipales de 2007– supieran de su condición de homosexual.
Según el procesado, su compañero sentimental -con el que convivía desde hacía siete años, aunque precisó que los últimos cuatro años no mantenían relaciones sexuales porque le contagió el Sida y la sífilis- estaba muy preocupado pro un problema con su nueva pareja.
Según relató el procesado, el joven con el que supuestamente iba a iniciar una nueva vida el fallecido, de origen armenio, había enviado un correo electrónico y unas fotografías a Alianza Nacional sobre sus relaciones, lo que constituyó “una bomba”.
Jesús Gilberto, que trabajaba como mozo de almacén para una empresa de decoración y que tenía un sueldo de unos 600 euros, dio cuenta de la doble vida del fallecido, hasta el punto, de que -según el procesado- tras aprobarse la ley que permitió el matrimonio entre homosexuales, en junio de 2005, Luis Fernando encabezó una manifestación con el PP en favor de la familia.
Negó también que hubiera asesinado a su pareja, tras conocer las nuevas relaciones del fallecido, para asegurarse la herencia que este le había dejado en su testamento -un chalet de cuatro plantas en Villanueva del Pardillo (Madrid), donde presuntamente se cometió el crimen, además de sus depósitos bancarios-. Luis Fernando R. R era comercial de naipes españoles (la baraja de cartas de Fournier).
Sobre el testamento, el acusado dijo que el fallecido lo firmó después de conocer al armenio (identificado como H.A.) por lo que no temía que la nueva pareja le desplazara económicamente o sentimentalmente. Además, agregó, Luis Fernando le había dicho que se trataba solo de “un calentón” y que no tendría que irse de casa porque él era como de la familia.
El procesado lleva tres años y medio en prisión preventiva, desde noviembre de 2006.
Según las acusaciones, los hechos ocurrieron durante la cena del 20 de septiembre de 2006, cuando el procesado suministró a la víctima un fármaco con efecto hipnótico (benzodiazepina), le propinó un fuerte golpe en la cabeza y envolvió esta en dos bolsas de plástico y en una bandera española con el toro de Osborne para luego arrojarle al Tajo.
En algunos medios en vez de Alianza Nacional dicen que era de Alternativa Española.

No hay comentarios: