Buscar este blog

31 mayo 2016

Urrusolo metiendo el dedo en la llaga.


El ex miembro de ETA José Luis Urrusolo Sistiaga ha criticado hoy que la izquierda abertzale no haya planteado a todos los presos de ETA la posibilidad de reconocer el daño causado y de la legalidad vigente "hasta que les ha tocado a ellos sentarse en un juzgado".
Urrusolo Sistiaga inició en 2009 la denominada vía Nanclares, alejándose de la banda y asumiendo el daño causado, y está en libertad desde hace unos meses.
En una entrevista en Radio Euskadi, Urrusolo ha reprochado que "la cobertura que se ha dado a los miembros de la Mesa de Segura - encausados por intentar reconstruir la mesa nacional de la ilegalizada Batasuna - no se ha dado al resto de presos anteriormente".
Así, ha criticado que los dirigentes de la izquierda abertzale hayan dado el paso de reconocer el daño causado y la pertenencia a ETA, asumiendo así la legalidad vigente, justo ahora, para alcanzar un acuerdo con la Fiscalía y librarse de ir a prisión.
En este sentido, ha reprochado hoy el asesinato de la histórica dirigente de ETA 'Yoyes' a manos de sus compañeros tras distanciarse de la banda, y ha opinado que "lo que hizo Yoyes en aquel momento es lo que ha hecho hoy la Mesa de Segura".
Ha recordado que cuando "un preso que se desligaba del colectivo sólo tenía problemas, y mucha gente ha preferido evitarlos y terminar su condena".
En cualquier caso, ha aclarado que los acuerdos de los dirigentes de Sortu con la Fiscalía "no valen para un preso con 30 ó 40 años de condena", porque la legislación penitenciaria analiza el arrepentimiento y la actitud personal de cada recluso encaminada a su reinserción.
"Claro que mucha gente que formaba parte de las estructuras políticas y del periódico formaban parte de ETA, aunque ahora desde la propia izquierda abertzale quieran hacer una diferenciación y decir que sólo han hecho política y que otros han participado en los atentados", ha asegurado.
A su juicio, "ETA era algo más global" y en las conversaciones de Argel había representantes de ETA y de la izquierda abertzale, "que apostaron por seguir adelante", en lugar de afrontar "que la organización no podía más y que había que buscar una salida".
Y fueron "prácticamente los mismos" los que en las conversaciones de Loiola y luego en Lizarra-Garazi "siguieron dando cobertura" a la actividad terrorista porque "se les hacía cómodo seguir adelante".
Según Urrusulo Sistiaga, "ahora toca plantear cómo se cierra esta etapa, que ETA anuncie su desaparición y escenifique claramente el desarme", y ha defendido "dejar en manos de Sortu la solución del tema de los presos".
Sobre el grupo escindido de Sortu, Askatasunaren Bidean, ha opinado que es solo "un pequeño grupo", que "no representa un gran problema".

No hay comentarios: