Buscar este blog

09 junio 2016

El deficiente marxismo de Mao tse tung

Toda la "filosofía" del maoísmo está expuesta, en lo fundamental, en las siguientes obras:
1) El materialismo dialéctico, folleto escrito en Yenan a finales de los años 30 sobre la base de unas conferencias dadas en la escuela del partido. Posteriormente, una pequeña parte del mismo, reelaborada, fue publicada en los años 50, en las Obras Escogidas, en forma de dos artículos titulados, respectivamente, Sobre la práctica y Sobre la contradicción. Los motivos que indujeron a Mao Tsetung a no incluir todo el folleto en la recopilación de sus obras serán explicados posteriormente;
2) Sobre la justa solución de las contradicciones en el seno del pueblo, artículo publicado en 1957;
3) ¿De dónde proceden las ideas justas del pueblo? (1963), artículo que ocupa unas cuatro cuartillas a máquina;
4) Los artículos Sobre la nueva democracia y Sobre la dictadura democrática del pueblo;
5) Los editores antisoviéticos del periódico Renmin Ribao y la revista Hungtsi (1963-1965)(Según la prensa de los "guardias rojos", todos esos artículos han sido escritos por indicación directa, bajo la dirección y con la participación de Mao Tse-tung.);
6) Manifestaciones hechas sobre problemas filosóficos en diferentes reuniones y en relación con las discusiones sobre filosofía(La prensa china, en particular la de los "guardias rojos", informa de esas manifestaciones, publicando su contenido, a veces textualmente.).

   El análisis de todos esos artículos y manifestaciones filosóficos de Mao Tse-tung lleva forzosamente a la conclusión de que los conocimientos de Mao son débiles en este terreno.
Y nada tiene de extraño. La instrucción tradicional que recibió Mao Tse-tung no contenía, naturalmente, teoría marxista. Y de manera autodidáctica no podía hacerse una idea acertada del marxismo, del que tenía noticia, en lo fundamental, a través de escritos de socialistas pequeñoburgueses.

   En los años 20, Mao Tse-tung lee la Historia del socialismo de G. Kircupp. En ella no se hacía distinción entre las concepciones políticas de Lassalle, Rodbértus y Marx. Con criterios del socialismo pequeñoburgués, Kircupp critica de manera superficial la doctrina económica de Marx y, en particular, partes tan importantes de la misma como la concepción del trabajo, la teoría del valor, la teoría de la plusvalía, etc. A juzgar por todo, la actitud negativa de Mao Tse-tung hacia El Capital de Marx se debe a las prevenciones que le dejó la "impresión imborrable" del libro de Kircupp.
Ese libro acentuó su afición por el anarquismo, ya que Kircupp alababa las opiniones de los anarquistas, llamando socialismo revolucionario al catecismo de Bakunin (duramente criticado por Marx) y las concepciones de Kropotkin. Criticando el socialismo científico de Marx, Kircupp le contraponía su propio "socialismo moral".


Afirmaba que "en el pasado, el socialismo manifestó a menudo tendencia a degenerar en una ortodoxia brutal y estéril que trata de resolver todos los problemas mediante teorías estrechas y mal asimilidas por la gente"1. Kircupp exhorta a depurar al socialismo del materialismo, de la  ortodoxia revolucionaria. Conviene resaltar que Mao Tse-tung tomó de Kircupp su concepción del "socialismo moral".
Mao Tse-tung sóló podía hacerse una idea del marxismo-leninismo a través de traducciones, puesto que no podía leer a los clásicos del marxismo-leninismo en los originales, por desconocer lenguas extranjeras. Es sabido, además, que inclusive hasta 1949 no había sido traducida al chino más que una parte insignificante de esas obras.

En los años 20, cuando muchos dirigentes del PCCh adolecían de un bajo nivel teórico, para Mao Tse-tung tenía poca importancia su propio desconocimiento del marxismo-leninismo. La situación cambió rádicalmente cuando, en 1935, usurpó el poder dentro del PCCh. Desde entonces, el conocimientó de la teoría marxista le era indispensable para afianzar su posición dirigente en el partido.
No obstante, hasta finales de los años 30 no leyó algunos capítulos y extractos del Anti-Dühring, Lúdwig Feuerbach y Dialéctica de la Naturaleza, de Federico Engels, y las obras de Lenin Materialismo y émpiriocriticisimo y Cuadernos filosóficos. En ese mismo período lee los trabajos de Stalin Fundamentos del leninismo y Sobre los fundamentos del leninismo en los cuales, como es sabido se pretendía exponer toda la riqueza de la teoría marxista-leninista. Como demuestra la investigación textual de 145 referencias a Marx; Engels y Lenin, todas ellas han sido tomadas por Mao Tsé-túng de ésos trabajos de Stalin.


Las tesis justas que aparecen en las obras de Mao Tse-tung son la repetición de ideas de Stalin y otros marxistas, tanto soviéticos como chinos (Li Ta-chao, Tsu Chiu-po, Pen Wai, Vang Ming y Ai Tzu-chi),mientras las que son "creación" de Mao, por lo general, resultan erróneas.
El estudio minucioso de los artÍculos de Maó Tse-tung revela que no ha leído obras marxistas tan fundamentales como El Capital, Miseria de la filosofía, La sagrada familia, La ideología alemana. A los que estudiaban El Capital, Mao los trataba en otros tiempos de "dogmáticos que se rompían la cabeza en balde".
La actitud de Mao Tse-tung hacia Marx y su obra se manifestó vivamente en su discurso ante el VIII Congreso del PCCh en 1958 (2a sesión), cuando exhortó a "quebrantar la fe ciega en Marx" y llenar la mente del pueblo chino con "las ideas de Mao Tse-tung".

Kuo Mo-jo, presidente de la Academia de Ciencias de la RPCh, desarrollaba las ideas anteriormente expuestas sobre el estudio de los clásicos del marxismo y, en general, sobre si los chinos deben estudiar las obras de Márx, Engels y Lenin, de la forma siguiente:
Interviniendo ante los científicos de la Sociedad de Historia de la región autónoma de Kuangsi-Chuang, en la fundación de dicha entidad, Kuo Mo-jo invitaba a los chinos a estudiar el marxismo-leninismo en las Obras Escógidas de Mao Tse-tung, a "leerlas hásta la última coma", a "aprenderlas de memoria", ya que las obras de Marx, Engels y Lenin son "más difíciles" y están "distantes" de la vida china. "Aunque disponemos de traducciones al chino, que podemos leer, por concienzuda que sea la traducción surgen los correspondientes escollos para comprenderlas cuando sé inicia la lécturá. Además, la práctica a que se refieren esas obras clásicas está muy lejos de nosotros, no la sentimos, yaun cuando desees compenetrarte profundamente con ellas, surgen por fuerza dificultades. Las obras del Presidente Mao están escritas en chino y, por añadidura, con sencillez, claridad y perfección"1.

Para justificar su despectiva actitud hacia el pensámiento socialista mundial y el socialismo científico, los partidarios de Mao tratan de demostrar que el socialismo se ha formado, en general, sobre una base puramente china. Durante el "movimiento por la ordenación del estilo" de los años 1924-44, es decir, cuando se trataba de desarraigar en el partido la influencia del marxismo-leninismo y de la Internacional Comunista, Chen Po-ta, que hasta 1971 era uno de los que rodeaban más de cerca a Mao Tse-tung y el principal teórico del maoísmo, escribía en perfecta conformidad con el espíritu de esa campaña: "El socialismo ha sido el sueño de los mejores representantes de nuestra nación durante muchos milenios. El pensador Mo-ti (s. V a.n.e.) llamaba a ese sueño "amor universal", y en el tratado Liyuang se le denominaba la "gran unión". . . Los ideales del socialismo y el comunismo —la "gran unión"—, en lo que se refiere a nuestra nación no son algo traído de fuera, sino una necesidad histórica de la misma".

El estudio del dispositivo científico de todos los trábajos publicados por Mao Tse-tung muestra hasta qué punto son infundadas y absurdas las afirmaciones de los servidores del culto al líder chino, al pretender que "ha heredado, defendido y desarrollado de manera genial el marxismo-leninismo, elevándolo a un nuevo peldaño".
En todos los trabajos de Mao Tse-tung predominan las referencias a Confucio, Mencio y otros sénecas de la antigüedad y el medioevo. El sinólogo burgués Vsévolod Holubnychy llevó a cabo un estudio de los textos de Mao Tse-tung, confeccionando una estadística de las fuentes a que se remite éste en los cuatro tomos de sus Obras Escogidas y qúe reproducimos.

% del total de referencias
Fuentes y citas
1. Obras confucionistas y neoconfucionistas 22
2. Obras del.taoísmo y el maoísmo   12
3 Folklore, leyendas y literatura china 13
4 Otras obras de autores chinos extranjeros 7
5. Obras de Marx y Engels 4
6. Obras de Lenin . 18
7. Obras dé Stalin : 22
Nosotros hemos comprobado esta estadística de Holubnychy resultando, en general, cierta. Las cifras aducidas no deben entenderse, pór supuesto, en el sentido de que Mao Tse-tung haya leído solamente los trabajos a que se remite en sus obras. Pero las fuentes de referencia dadas fijan, con bastante exactitud el círculo de autores estudiados. El conocido cineasta soviético Román Karmén, que en el período 1939-1940 pasó más de un año en China y se entrevistó varias veces con Mao Tse-tung en Yenan, da un testimonio muy convincente sobre el intríngulis ideológicó de todos los razonamientos de Mao. En sus crónicas Un año en China, aparecidas en el verano de 1941, escribe que Mao Tse-tung se refiere constantemente a Confucio en las conversaciones e intervenciones.
Lo corroboran también las memoria del destacado comunista internacionalista alemán Otto Braun, que fue en los años 30 consejero militar del CC del. PCCh y conoció de cerca durante muchos años a Mao Tse-tung.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

muy interesante

Anónimo dijo...

vaya sarta de mentiras y tergiversaciones, da sonrojo esto, eh?