Buscar este blog

14 junio 2016

Razzia contra Alejandro Cao de Benos, salir en la tele te pasa factura.

embajador no oficial de Corea del Norte en España, ha sido arrestado en Tarragona en una operación de tráfico de armas prohibidas. La operación de la Guardia Civil continúa abierta y se espera que se produzcan varias detenciones y más de una decena de registros por todo el país.
Según ha podido saber este periódico, Cao de Benós llegó a tener hasta tres pistolas detonadoras trucadas para utilizarlas con munición real, pero para su defensa personal y no para comerciar con ellas.
En realidad, el origen de la operación estaría en otra persona arrestada en Murcia, que tiene antecedentes y se dedicaba a vender las armas manipuladas. Este detenido compraba armas detonadores, las transformaba quitándoles el deflector, (el mecanismo que impide la salida de las balas) y alteraba la munición. En la operación se persigue a quienes hubieran comprado armas con la finalidad de revenderlas.
De los arrestados el más llamativo es Cao de Benós, que, al parecer, está al margen de la trama y había adquirido las armas para su propia seguridad.
Cao de Benós reside en España y realiza tareas de representación para Corea del Norte. Él se presenta como delegado del Gobierno de la República Popular Democrática de Corea y como el único extranjero que trabaja para el régimen del país.
El pasado mes de septiembre, el embajador estuvo en el Festival de Cine de San Sebastián presentando un documental de Álvaro Longoria sobre Corea del Norte,The propaganda game. El documental tenía a Cao como anfitrión para intentar mostrar la vida en el hermético reino.
Cao de Benós ha recorrido los platós de televisión y siempre ha defendido la figura de Kim Jong-Un. Es más, ha llegado a asegurar que Corea del Norte no es una dictadura. "Cada fábrica, universidad o departamento, como nuestro ministerio, tiene una asamblea cada sábado que decide las cosas de forma democrática. El líder es la máxima figura política y militar, pero él no va diciendo ahora hay que hacer tal o cual cosa", manifestaba.
Sin embargo, su figura siempre ha levantado sospechas y algunos le acusan de farsante. De hecho, periodistas que han viajado con él a Corea del Norte han terminado detenidos y han visto su material de trabajo confiscado. Su cargo honorario carece de funciones ejecutivas y su verdadera ocupación se aproxima más a la de un agente de viajes.

1 comentario:

Lauburu Mari dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.