Buscar este blog

05 agosto 2016

Filipinas libera a 3 jefes comunistas para que participen en diálogo de paz

Manila, 5 ago (EFE).- La justicia filipina dejó hoy en libertad condicional por seis meses a tres jefes de la insurgencia comunista para que puedan participar en las conversaciones de paz que el Gobierno y el Frente Democrático Nacional de Filipinas (NDFP, sigla en inglés) retomarán en Oslo a finales de agosto.
El Tribunal Supremo de Filipinas indicó en su fallo que "la libertad bajo fianza quedará automáticamente cancelada una vez haya concluido su cometido o las negociaciones de paz" antes de los seis meses otorgados, según el diario local "Inquirer".
Los líderes comunistas puestos en libertad tras el pago de una fianza de 100.000 pesos (2.130 dólares o 1.912 euros) son Saturnino Ocampo, Randall Echanis y Vicente Ladlad.
Los equipos negociadores del Gobierno filipino y el NDFP, una plataforma que agrupo al proscrito Partido Comunista de Filipinas y otras organizaciones de izquierdas, se reunirán del 20 al 27 de agosto en Oslo.
Está previsto que ambas partes aborden la declaración de un alto el fuego, una amnistía para los presos comunistas, formas para acelerar el proceso de pas y que se confirmen los acuerdos previos.
Desde que Rodrigo Duterte ganó las elecciones presidenciales del 9 de mayo, el Ejecutivo y la rebelión comunista han acercado posturas para reanudar el diálogo roto desde 2013.
Una de las razones para que se rompiesen las negociaciones hace tres años fue la negativa del entonces presidente Benigno Aquino (2010-16) a excarcelar a negociadores comunistas.
Representantes de ambos bandos mantuvieron en junio en Oslo contactos exploratorios y acordaron volver a reunirse en el mismo lugar en agosto.
El 25 de julio, Duterte anunció un alto el fuego unilateral que canceló cinco días más tarde, tras un ataque el Nuevo Ejército del Pueblo (NEP), el brazo armado del Partido Comunista de Filipinas.
El Partido Comunista de Filipinas fue creado en 1968 como una organización política clandestina con el objetivo principal de derrocar al Gobierno.
El Nuevo Ejército del Pueblo nació ese mismo año y cuenta en la actualidad con unos 6.000 combatientes, aunque llegó a tener 26.000 efectivos durante la década de 1980.
A pesar del progresivo debilitamiento de la rebelión comunista, la guerrilla aún mantiene una importante influencia en zonas rurales del archipiélago y se financia a través de la extorsión a empresarios locales. EFE

No hay comentarios: