Buscar este blog

18 diciembre 2016

La Izda Caviar solo habla de auge ultra

El V Congreso del Partido de la Izquierda Europea (PIE) se convirtió en pantalla de las voces de advertencia desde este espectro ante el, a su juicio, "ímpetu electoral del populismo de derechas dentro y fuera del continente", con la victoria de Donald Trump en EEUU como máximo exponente y las encuestas favorables a Marine Le Pen en las presidenciales de 2017 en Francia.
De los tres días de sesiones, que se abrieron el viernes y se cierran este domingo, debe salir una cúpula y plataforma programática renovada, con el carismático líder del postcomunismo alemán, Gregor Gysi, en la presidencia de la organización.
La presencia más esperada este sábado ha sido la del primer ministro griego, Alexis Tsipras, quien tras reunirse el viernes con la canciller Angela Merkel plasmó ante el PIE la línea de un realismo propio de una formación gubernamental, en armonía con la justicia social. Saludó a los representantes de la treintena de formaciones izquierdistas presentes diciéndose "feliz de estar de nuevo en mi hogar político", para advertir a continuación que Grecia "no aceptará la lógica de una austeridad eterna".
Tsipras defendió la paga recientemente aprobada para los pensionistas más pobres, pese a que ello le ha acarreado la suspensión temporal de las medidas de alivio de la eurozona a la deuda griega.
Los ciudadanos griegos han soportado ya "enormes sacrificios", dijo, y su país "no puede estar en estado de excepción permanente", añadió, en medio de fuertes ovaciones. Su Gobierno ha "respondido" a las obligaciones contraídas con los acreedores internacionales, la economía ha empezado a crecer y dar saldos positivos, insistió, por lo que corresponde ahora a los acreedores "cumplir con sus obligaciones". De defender los ajustes que se ha visto obligado a implementar pasó Tsipras a llamar a sus correligionarios continentales, más invitados de otras partes del mundo, a combatir unidos el populismo de derechas.
"La opción (contra la derecha identitaria) no puede ser el neoliberalismo", dijo Tsipras ya que ha sido la globalización lo que ha impulsado al populismo derechista hasta su auge electoral.
En sentido parecido se pronunció, por parte de España, el coordinador federal de Izquierda Unida (IU), Alberto Garzón, para quien corresponde al izquierdismo actuar de "cortafuegos" frente ese movimiento. Solo con un "discurso claro" se conseguirá plantar cara al ascendente populismo, apuntó Garzón, para recordar que "en España no hay una formación explícita", una situación casi excepcional a escala europea, que se debe, dijo, a que "nosotros hemos sabido canalizar la rabia de quienes sufren los efectos del capitalismo".
No se puede responder al "populismo derechista" "con discursos que no se entienden", enfatizó Garzón, para quien en España su formación ha sabido crear "espacios de unidad", a la izquierda del PSOE.
La intervención de Garzón siguió a otros oradores procedentes de España, entre ellos el coordinador de Esquerra Unida i Alternativa, Joan-Josep Nuet, quien presentó a Barcelona como "referente" de ciudades reformistas que han dado nuevo brío a la izquierda europea.
Las intervenciones de representantes de partidos izquierdistas europeos, con o sin funciones gubernamentales, estuvieron complementadas con las de invitados de América Latina u otras partes del mundo, en su mayoría con el denominador común del reconocimiento del populismo derechista como el gran enemigo a batir.

No hay comentarios: