Buscar este blog

25 abril 2017

Carmelo Suárez liquidador por Fracción española

Los abajo firmantes, militantes del Partido Comunista de los Pueblos de España que hemos asumido y asumimos diferentes responsabilidades en el Partido, ante la irresponsable decisión del grupo liquidador dirigido por Carmelo Suárez de hacer pública la crisis interna que vive el PCPE, nos sentimos en la obligación de dejar expresa constancia de nuestro respaldo al camarada Ástor García como Secretario General y al Secretariado Político nombrado por el V Pleno del Comité Central.
Es necesario luchar para que en nuestro país perviva el hilo rojo del marxismo-leninismo y para que la clase obrera pueda contar con un partido de vanguardia a la altura del momento histórico.
  1. Por un PCPE basado en los acuerdos del IX y X Congresos
El Partido vive un duro ataque fraccional que puede conducir a su completa liquidación, revirtiendo los avances conquistados en la última década y que fueron plasmados en las tesis del IX y del X Congreso.
El grupo erigido en Secretariado Político del Partido y cesado por el V Pleno del Comité Central, faltando a sus más esenciales responsabilidades revolucionarias, condujo al Partido a una situación de parálisis y retroceso. Ante su propia incapacidad para dirigir el proyecto y mantener su unidad política, ideológica y organizativa, trataron de alterar la correlación de fuerzas en el Comité Central de manera anti-estatutaria. Finalmente, han emprendido un proceso de escisión.
La persecución, la censura, el chantaje, la calumnia y las sanciones como método fueron los recursos empleados por esta corriente liquidacionista. Han tratado de quebrar la institucionalidad del Partido, vulnerado reiteradamente los Estatutos, de los que distribuyeron irregularmente una versión que ni siquiera se ajusta a los acuerdos congresuales, impidiendo al Comité Central su contraste con las actas congresuales.
Con su interpretación manipulada del X Congreso, trataron de hacer volver la política del Partido a tiempos anteriores al VIII Congreso, en un giro oportunista que pretendía tirar por la borda más de una década de trabajo revolucionario.
  1. Por un PCPE marxista-leninista
Las formulaciones difundidas por ese grupo fraccional se apartaron a pasos agigantados del marxismo-leninismo, llegando a difundir en los órganos de expresión posiciones plagiadas de textos trotskistas. Paralizaron el trabajo ideológico y ni siquiera fueron capaces de constituir la Secretaría Ideológica acordada por el X Congreso.
Trataron de sustituir el marxismo-leninismo por el más vulgar diversionismo ideológico, pretendiendo que el eclecticismo se convirtiese en norma. En las publicaciones del Partido aparecen posiciones político-ideológicas impregnadas del izquierdismo más barato y del posmodernismo en boga.
La militancia comunista de nuestro país, una vez más, está convocada a defender el marxismo-leninismo, a defender un Partido que sustente su programa, su táctica y su estrategia, en la ciencia en que se basa la cosmovisión de la clase obrera.
  1. Por un PCPE basado en el centralismo-democrático
Los métodos de dirección empleados por Carmelo Suárez y su grupo desde el X Congreso son un atentado contra el centralismo democrático. Una camarilla oportunista, educada en su día en las peores prácticas del carrillismo, pretendió dirigir el Partido desde el sectarismo, el amiguismo y el compadreo: publicación de Tesis y Estatutos sin revisión por el Comité Central, uso fraccional de la prensa, la web y las redes sociales, constitución irregular de órganos, filtración al exterior del Partido de los debates internos, recurso a la calumnia y el engaño, etc. Han elevado a norma los peores métodos artesanales y se han opuesto denodadamente a todo intento de profesionalización y mejora del trabajo del Partido.
Debemos reaccionar en defensa del centralismo-democrático como norma rectora de nuestro Partido. Hay que terminar con los métodos carrillistas, con el amiguismo y el compadreo y con el liberalismo en el funcionamiento organizativo, que son una camisa de fuerza que constriñe el desarrollo y avance del Partido.
  1. Por la defensa de la Juventud Comunista
En su deriva autoritaria y liquidacionista, el grupo antipartido lanzó sus ataques principales contra los Colectivos de Jóvenes Comunistas, vertiendo todo tipo de calumnias y falsas acusaciones contra la dirección de los CJC y contra sus organizaciones.
Han emprendido una campaña de acoso y derribo contra nuestra Juventud Comunista, conspirando fraccionalmente para dividir a la militancia juvenil y liquidar a los CJC, a quienes hacía mucho tiempo que señalaban como enemigos.
No podemos consentir que se hipoteque el futuro del Partido y de la Revolución Socialista en nuestro país. Las fuerzas sanas del Partido y de la Juventud vamos a combatir contra todo intento de liquidación de los CJC.
  1. Por un PCPE internacionalista proletario
Defendemos la política aprobada por el IX y el X Congreso del Partido, que insiste en la importancia de una intensa implicación de nuestro Partido en el movimiento comunista internacional, como vía para superar la profunda crisis en que nos encontramos desde el triunfo de la contrarrevolución en la Unión Soviética y en otros países del campo socialista.
Los liquidadores trabajan para destruir nuestras relaciones internacionales con la intención de rediseñarlas para hacerlas acordes a la política oportunista con la que están queriendo sustituir los acuerdos del IX y del X Congreso.
El aventurerismo suicida de los liquidadores llegó a poner en peligro nuestras relaciones bilaterales con partidos hermanos con los que nos une una profunda amistad, llegando a amenazar nuestra participación en espacios como la Iniciativa Europea, la Revista Comunista Internacional o los Encuentros Internacionales de Partidos Comunistas y Obreros. No lo vamos a consentir, defenderemos hasta las últimas consecuencias las relaciones internacionales del Partido y su carácter internacionalista proletario.
Por todo ello, llamamos a todas las células del Partido a luchar intensamente para restablecer cuanto antes la justa línea político-ideológica aprobada, cerrando filas en torno a la Secretaría General que ostenta el camarada Ástor García, el Secretariado Político y el Comité Central.
RELACIÓN DE PRIMEROS FIRMANTES
  1. E. Esplá. Miembro del Comité Central y Secretaria General de los CJC hasta el VII Congreso.
  2. E. Corrales. Miembro del Comité Central y Secretario Político del Partido en Madrid.
  3. M. Quintillán. Miembro del Comité Central y Secretaria Política del Partido en Galicia.
  4. S. Fernández. Miembro del Comité Central y Secretario Político del Partido en Castilla y León. Secretario General de los CJC hasta el IX Congreso.
  5. M. Gómez. Miembro del Comité Central y Secretaria General de los Colectivos de Jóvenes Comunistas.
  6. J. I. Fernández. Miembro del Comité Central y Secretario Político del Partido en Asturias.
  7. C. Arribas. Miembro del Comité Central y Secretario Político del Partido en Cantabria. Presidente del X Congreso del PCPE.
  8. J. C. Martínez-Portillo. Miembro del Comité Central y Secretario de Organización del Partido en La Rioja.
  9. E. Alonso. Miembro del Comité Central y Secretaria de Organización del Partido en Castilla y León Secretaria del X Congreso del PCPE.
  10. S. Fernández. Miembro del Comité Central, concejal del PCPE en el Ayuntamiento de Degaña y Secretario de Movimiento Obrero y Sindical del Partido en Asturias.
  11. P. Sebio. Miembro del Comité Central y del Comité Nacional del Partido en Galiza.
  12. R. Guijarro. Miembro del Comité Secretario de Movimiento Obrero y Sindical de los CJC hasta el IX Congreso.
  13. A. Camarasa. Miembro del Comité Central y Secretario Político del Partido en Tarragona.
  14. S. Menéndez. Miembro del Comité Central y Secretario de Organización del Partido en Asturias.
  15. R. Fernández. Miembro del Comité Central y Secretario Político de la Célula Pere Arcadia del Partido (Barcelona). Miembro del Área Ideológica del CC del Partido hasta el X Congreso.
  16. A. Bertol. Miembro del Comité Central y Secretario de Organización del Partido en Aragón.
  17. R. Martínez. Miembro del Comité Central y Secretario del Área Ideológica del PCPE hasta el X Congreso.
  18. J. A. Álvarez. Miembro del Comité Central y concejal del PCPE en el Ayuntamiento de Degaña.
  19. J. Martín. Miembro del Comité Central y Secretario de Movimiento Estudiantil de los CJC.
  20. E. Rodríguez. Miembro del Comité Central y Secretario de Organización de los CJC.
  21. J. Nogueira. Secretario General de los CJC hasta el VIII Congreso. Representante del PCPE en el XVII Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros (Hanói – Vietnam).
  22. S. Saenz. Miembro del Comité Central y dirigente del Partido en Euskadi.
  23. E. Blanco. Miembro del Comité Central y Responsable de Agitación y Propaganda del Partido en Castilla y León.
  24. J. Velázquez. Miembro del Comité Regional del Partido en Madrid.
  25. A. Colomo. Secretario de Organización del Partido en Madrid.
  26. C. González. Secretaria de Organización, Mujer y Antiimperialismo del Partido en Cantabria.
  27. F. Sáiz. Secretario de organización y finanzas del Partido en Torrelavega. Secretario del grupo municipal de ACPT en el Ayuntamiento de Torrelavega.
  28. J. L. Gómez. Secretario de Movimiento obrero y sindical  del Partido en Cantabria y Secretario de Agitación y Propaganda del Partido en Torrelavega.
  29. J. Saénz. Secretario Político del Partido en La Rioja.
  30. L. García. Secretaria Política del Partido en Torrelavega.
  31. G. Saenz. Invitado permanente al Comité Central y dirigente del Partido en Euskadi.
  32. M. Pérez. Secretario Político del Partido en Edimburgo.
  33. E. Boyero. Secretario Político del Partido en Gijón.
  34. A. Suárez. Secretario de Finanzas del Comité de Asturias y del Partido en Gijón y miembro del Comité Central hasta el IX Congreso.
  35. Á. Luque. Secretario de Relaciones Internacionales de los CJC hasta el VII Congreso. Ex Secretario Político del Partido en el País Valenciano.
  36. D. Joao. Secretario Político del Partido en Oviedo.
  37. A. Gutiérrez. Secretaria de Organización del Partido en Oviedo. Miembro de la Comisión Feminista del Comité Central hasta el X Congreso.
  38. J. R. Tejón. Secretario de Finanzas del Partido en Oviedo.
  39. A. M. Turrero. Secretaria Política del Partido en Carreño y ex-concejala del PCPE en el Ayuntamiento de Carreño (Asturias).
  40. L. Calderón. Secretaria de Organización de la Célula Máximo Santajuliana del Partido en Alicante. Ex Secretaria de Organización del Comité de Alicante.
  41. A. Moreno. Secretario Político de la Célula Máximo Santajuliana del Partido en Alicante. Miembro del Comité Central de los CJC hasta el VIII Congreso.
  42. A. Fernández. Secretaria Política del Partido en Villablino (León).
  43. F. Peris. Miembro del Comité Central del Partit Comunista del Poble de Catalunya.
  44. V. Llanos. Secretario de Movimiento Popular del Partido en Madrid.
  45. P. García. Secretario de Agitación y Propaganda del Partido en Asturias. Ex miembro del Comité Central y de la Comisión Central de Garantías y Control de los CJC.
  46. L. Arias. Secretario del Partido en Illes Baleares.
  47. M. Txakartegi. Dirigente del Partido en Euskadi.
  48. T. A. Ubillos. Dirigente del Partido en Guipúzcoa.
  49. F. Puertas. Miembro del Comité Regional del Partido en Madrid. Secretario de finanzas.
  50. B. del Pup. Miembro del Comité Regional del Partido en Madrid. Secretario de Movimiento Obrero y Sindical.
  51. C. Popa. Secretario de Agitación y Propaganda del Comité Regional del Partido en Madrid.
  52. H. Carrasco. Secretario de Formación del Comité Regional del Partido en Madrid.
  53. D. A. Delgado. Miembro del Comité Regional del Partido en Madrid. Secretario de Solidaridad Internacionalista del Partido en Madrid.
  54. R. Toral. Miembro del Comité Regional del Partido en Madrid. Secretaria de Mujer Trabajadora.
  55. I. Berdugo. Secretario Político del núcleo de Castro Urdiales (Cantabria).
  56. D. González. Miembro del Comité de Cantabria y militante del núcleo de Santoña (Cantabria).
  57. C. Pélaez. Miembro del Comité de Asturias y Secretario de Organización de la Comarca de Avilés.
  58. F. Melgar. Militante de la organización de Avilés y miembro fundador de los Colectivos de Jóvenes Comunistas.
  59. A. Neira. Secretario Político del Partido en la Cuenca del Caudal (Asturias).
  60. F. L. Aneiros. Miembro del Comité Nacional de Galiza.

24 abril 2017

El PCPE se rompe, carta de la fraccion asturiana

Hoy es el día en que, para tristeza de quienes amamos este proyecto y para alegría de quienes lo odian, el PCPE damos espectáculo gratuito en Facebook. Tenemos todos los ingredientes: dos direcciones, dos páginas web, acusaciones cruzadas de fraccionalismo, traición, trostkismo, socialdemocracia y carrillismo. Enhorabuena: hemos conseguido ser una caricatura de nosotros mismos
A todos los que tienen la idea de que pertenezco a una fracción que trata de destruir el Partido –y más ahora que lo escribo con mayúsculas- les aconsejo que dejen de leer aquí. Con esto les basta y les sobra.
Políticamente, mi día comenzó con una noticia inesperada: Ástor García, nuevo Secretario General del Partido. Una hora después, nota informativa en la otra página, desmintiendo y anunciando expulsiones.
Yo, según vi la primera noticia, la subí a mi muro. Un camarada me recriminó esta publicación: se hace desde una página distinta. Sí, pero sea como fuere, respondí, es un camarada en el que tengo plena confianza. No porque sea asturiano, sino porque le conozco desde hace más de 10 años y he visto su desempeño militante, dirigiendo el Área de Internacional y miembro de Comité Ejecutivo y Secretariado en épocas anteriores.
La confianza es algo relativo. La confianza de un comunista es en el Partido, dicen los manuales. Pero una vez que el Partido ha tomado una decisión, los cuadros lo deciden todo, añaden. Y cuando el Partido está inmerso en una guerra interna, también. Y es que, yo que he estado muchos años en máximas responsabilidades, cuento con algo más que confianza: tengo memoria, cierto criterio y conservo información. Por eso me hace gracia, por decirlo de algún modo, comentarios en facebook cargados de ira por parte de camaradas de tierna edad, en que se acusa de trostkismo, fraccionalismo, carrillismo o traición porque… lo ha dicho una nota informativa.
Al camarada le dije que yo no pretendía posicionar a nadie, pero que en base a confianza e información, tenía mi propio análisis sobre cómo se habían desarrollado los acontecimientos. En principio, me iba a mantener callado, con el temple frío bolchevique que corresponde. Pero como aquí todos se han convertido en los secretarios generales de su muro de facebook, esta vez no me voy a callar.
Aparentemente, según dicha nota, tenemos a 13 camaradas que deciden abandonar una reunión del Comité Central para fundar su propio órgano. Si así fuera, la resolución sería simple: 13 camaradas se oponen a un comité nombrado por el Congreso, que es la voluntad mayoritaria de la organización.
Pero me gustaría recordar algunos datos. En primer lugar, que antes del Congreso, se bloquearon decisiones del Comité Ejecutivo, con cinco camaradas votando contra dos (curiosamente, el Secretario General y el de Organización) e impidiéndose la aplicación de las decisiones por parte de esta minoría. En segundo lugar, que del Comité Central elegido en el X Congreso, varios camaradas fueron excluidos de asumir responsabilidades y que el informe político situó la acusación, ya entonces, de que había camaradas que bloqueaban la toma de decisiones y que estaban bajo dirección de otro partido (lease, el KKE). En tercer lugar, que la voluntad mayoritaria de la militancia en Madrid no se respetó, cuando en su conferencia, se trató de imponer una lista de candidatos. De hecho, la militancia de Madrid propuso otra lista con respaldo mayoritario y, en ese momento, la dirección central canceló la conferencia y decidió expulsar a varios militantes madrileños, excluyendo de hecho a 2/3 de la militancia y, además, a los CJC de Madrid. Una situación con ciertas similitudes a la de Catalunya.
Y finalmente, lo más importante: la Juventud. Los CJC han estado sometidos a una presión constante, con una campaña interna de desprestigio por parte de algunos dirigentes del Partido. No es nada nuevo. Yo, como antiguo Secretario General, conozco bien este tipo de maniobras a las que acostumbran algunos dirigentes. No es raro, por tanto, que los cuatro exsecretarios generales de los CJC hayamos decidido firmar una carta dirigida a la dirección del Partido, en la que trasmitimos al máximo órgano nuestra preocupación por la situación de la Juventud y apoyamos a su actual dirección. Sin respuesta, por cierto.
Y por todo ello, no es raro, que hace semanas los CJC decidieran por unanimidad en su Consejo Central suspender las relaciones con el la dirección del PCPE.
La situación es un poco distinta, por tanto. Tenemos dirigentes que incumplen los acuerdos, que no respetan las decisiones mayoritarias de los militantes de base y que están enfrentados al conjunto de la Juventud, numéricamente mayor que el Partido y a buena parte del Partido.
¿Quién se está enfrentando al proyecto? Y sobre todo, ¿qué es el proyecto del PCPE?
El PCPE nace como partido de unidad de comunistas que rompen con el eurocomunismo y tratan de recuperar el proyecto marxista-leninista en España. La contrarrevolución en la URSS y el “Congreso de los Almendros” debilitan al aún naciente partido. Una dirección anquilosada dirigida por Juan Ramos apenas es capaz de hacer que el Partido tenga en alto las banderas, pero sin salir de la trinchera. Comunistas sin masas, que es como decir un coche con motor pero sin ruedas.
Yo entro a militar en 2002, hace 15 años, teniendo yo 16. Hay quienes tratan de presentar lo que está sucediendo actualmente en el Partido como una situación de fraccionalismo o, incluso, entrismo. Sí, desde luego, llevo 15 años esperando este momento. Soy un infiltrado de la Cuarta Internacional, como todos imaginaréis…
En realidad, el PCPE de entonces y el de hoy se parecen poco. El PCPE y los militantes que formamos parte de él, fuimos madurando progresivamente, en función de la realidad, de intervenciones acertadas y erróneas, del estudio autocrítico y, sobre todo, de unos principios que la mayoría militante siempre hemos compartido. Así se llegaron a conclusiones como el abandono del “frenteizquierdismo”, volcar al Partido en la intervención en conflictos obreros, el intento de conformar la unidad obrera por encima de siglas sindicales, el abandono de tesis etapistas o una mayor claridad ideológica.
Últimamente se está sugiriendo desde Unidad y Lucha que el PCPE es hijo de los prosoviéticos y las prosoviéticas y poco más que ahí se acaba la historia. Pido disculpas por no haber nacido antes, aunque no estoy seguro de si es más valiente levantar la bandera de la hoz y el martillo, no cuando la URSS marcaba el camino para el proletariado de todos los países, sino cuando la bandera roja lleva diez años sin ondear en el Kremlin.
Algunos dirigentes han inventado una absurda guerra de generaciones, pero yo, que no pude conocer la URSS, me siento tan orgulloso de ella como de todo lo que hemos sabido caminar desde entonces. No me siento orgulloso, eso sí, de quienes quieren desandar lo avanzado: quienes reniegan de la unidad obrera y quieren volver a las guerras de sindicatos “alternativos” (como cierto responsable de movimiento obrero), a quienes reniegan de los partidos más avanzados del Movimiento Comunista Internacional, a quienes quieren volver a abrazar la “libertad” ideológica y la “heterodoxia” (como cierto responsable ideológico que publica en Unidad y Lucha sobre las ondas largas de Mandel). Esto es volver a 2002. Es volver a la antigua sede del PCPE de Valladolid, con su famoso cuadro de Trostky. Es renunciar al proyecto.
Unas breves palabras sobre el carrillismo. Algunos camaradas ahora acusan a otros de carrillismo. El carrillismo es, en breve, la desarticulación organizativa del Partido, convirtiendo las células en agrupaciones territoriales, renunciando a la política de intervención obrera para centrarse en la electoral, abrazando el pacto y la conciliación por encima de la lucha. En realidad, creo que la acusación podría darse a la inversa.
Es curioso que se lance esta acusación a Saúl, que mantuvo la lucha obrera más larga ha conocido este Partido, consiguiendo que un pozo minero con un solo camarada se convirtiera en uno de nuestros bastiones: con célula, CUO y dos concejalías.
Es curioso que se lance esta acusación después de haber leído los informes de la Juventud y del Partido sobre los conflictos orgánicos, con las actuaciones de unos y otros.
Es curioso, en general, que quienes más hacen por llevar este proyecto a la dispersión organizativa e ideológica y por hacerle perder a más de la mitad de sus militantes, hoy se quieren proteger con la grandilocuencia de ser protectores de las esencias.
No. Yo no viví lo que vino antes, pero sí sé lo que hemos estado construyendo en los últimos 15 años. No me mueve ni el seguidismo ni el fraccionalismo. Me mueve el marxismo-leninismo.
Hay quien de Lenin escoge lo que quiere leer y hay quien estudia el leninismo. Centralismo democrático no es procedimentalismo. Procedimentalismo es una teoría burguesa: todo lo que sale de un parlamento escogido democráticamente es legítimo y democrático. Según el procedimentalismo, Rajoy es un gobernante democrático, por ejemplo, aunque el resultado de sus decisiones sea contrario a la mayoría del pueblo, que es la clase obrera.
Por analogía, todo lo que sale de un Comité Central escogido en Congreso es política comunista. Incluso el carrillismo, supongo, del que tanto gusta hablar a algunos.
Los leninistas en Rusia fueron la parte mayoritaria de un congreso y por eso eran conocidos como bolcheviques (mayoritarios). Lo relata Lenin en “Un paso adelante, dos pasos atrás”, del que quizás muchos hayan prescindido.
Igualmente, una mayoría de nuestro Partido ha aprobado la política del 9º y 10º Congreso y, entre ella, difícilmente se puede encontrar nada de lo que la dirección ha llevado a cabo en los últimos meses. En ningún lugar de lo que votó la militancia aparece la prioridad política de hacer apología de nuestro pasado pro-soviético y, en cambio, sí sobre potenciar el movimiento obrero. Sin embargo, tenemos abundante literatura reivindicadora de nuestros años mozos y ningún CUO nuevo. Otro tanto podría decirse sobre los plagios a Mandel y el apoyo a la Juventud o sobre el enfoque del trabajo feminista y el trabajo formativo.
Una mayoría bolchevique –con los principales cuadros obreros y juveniles- necesita una dirección bolchevique. Por eso estoy con el PCPE y con la dirección que hoy encabeza el camarada Ástor.
Y, sin embargo, soy plenamente consciente de que éste es un proceso difícil, traumático y contradictorio, donde influyen muchos factores. Entre los camaradas que no compartan mi opinión, buena parte son lo que puedo calificar auténticamente como camarada. Algunos incluso amigos personales también.
A ellos simplemente les digo que si la dirección a la que siguen es lo que ellos creen que es, nos veremos en la lucha. Y si no, pronto se darán cuenta. También, que no pienso convertir esto es una guerra personal, entre otras cosas porque creo que la realidad de este conflicto está en unos niveles de dirección en los que ni yo ni ellos jugamos ningún rol o, en otras palabras, que esto no va con ellos, al menos así lo entiendo.
No acepto a los amantes del insulto y la provocación y, a todos en general, os pido que este conflicto interno dejemos de “hooliganearlo” en redes sociales. Si hay solución, el partido pondrá los medios orgánicos para debatirlo y, si no, que cada cual tome su camino y no rompa todos los puentes, por si acaso ;)

Marine Le Pen contra Macron: el Pueblo contra el Sistema

En la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Francia, Marin Le Pen y Emmanuel Macron van a la segunda ronda.
Esta es una situación muy interesante.
En primer lugar, como en el caso de la votación en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos, observamos una estricta división de todo el electorado, más ampliamente, de toda la sociedad francesa en dos partes:
1) el pueblo y 2) las élites político-globalistas que han influido en una parte de la sociedad francesa y han logrado engañarla.
La segunda ronda tendrá lugar inequívocamente como una batalla del pueblo de Francia contra las élites alienadas. Las máscaras han caído: el candidato del Pueblo (Marin Le Pen) contra el candidato del Sistema (Macron).
Marin Le Pen es una figura política. Macron es un microchip del sistema (su nombre francés es “Micron”).
Otros dos candidatos poderosos – Fillon y Melanchon – han perdido la carrera. El candidato derechista Fillon, que fue severamente atacado por el Sistema desde el principio de la carrera debido a sus amistosas declaraciones sobre Rusia, se inclinó ante las élites por lo que respecta a Rusia y empezó a expresarse más vagamente. Y así, ha perdido.
Marin Le Pen fue a Moscú, se reunió con Putin y no se asustó. Y ha ganado. Por lo tanto, ella es hoy el líder indiscutible de todas las fuerzas conservadoras francesas. Los esfuerzos para demonizarla han fracasado, y su pase a la segunda ronda es una victoria colosal. Nuestra victoria. Ahora todos los oponentes de los «Mundos del Pantano» tienen un símbolo: la nueva Jeanne d’Arc de la política europea.
El populista de izquierda Melanchon tampoco ha logrado entrar en la segunda ronda. Por cierto, estaba llevando a cabo la campaña electoral con bastante éxito. Este masón hereditario, por un lado, asustó a sus hermanos en el diván con sus críticas izquierdistas a la Unión Europea y sus llamamientos directos a las masas, que ya odian francamente a las élites globalistas. Pero, por otro lado, asustó a los franceses mentalmente sanos, hartos de la inmigración incontrolada y de la corrección política. Melanchon escupió en la cara de los indígenas franceses, permitiéndose declaraciones racistas (anti-blancas), y fue rechazado.
Por lo tanto, en la segunda ronda no habrá una pelea entre el representante del populismo de derecha y el representante del populismo de izquierda como podía suceder si Melanchon superaba a Macron (quien era estrictamente nulo). Tenemos otro escenario: habrá un choque entre Marin Le Pen como candidato del Pueblo (que representa a ambos lados del populismo, derecha e izquierda) y Macron, un puro candidato del Sistema. El Sistema se vuelve cada vez más manifiestamente en contra del Pueblo de manera cada vez más explícita. Esto significa que parte del electorado anti-Sistema de Melanchon, así como parte del electorado conservador de Fillon, vendrá a Marin Le Pen. Ni siquiera dependerá de a quién invitarán a votar Fillon y Melanchón a sus seguidores. Fillon ya ha llamado a votar cobardemente contra Marine.
Pero el pueblo se guía por otra forma de razonamiento. Y sus simpatías en todo el espectro – desde el populismo (tanto a la derecha como a la izquierda) hasta el conservadurismo – pertenecen hoy a Marin Le Pen, candidato del Frente Nacional.
Entre la primera y la segunda ronda pueden ocurrir serias sorpresas, ya que el sistema está mortalmente asustado. Podemos esperar provocaciones de extremistas “antifascistas” del ejército de George Soros, o nuevos ataques terroristas de los islamistas. Pero lo más importante ya está claramente indicado: Europa está profundamente dividida.
Hay una Europa de los Pueblos y una Europa del Sistema y entran en una batalla radical entre sí. El sistema es lo que llamamos «gran capital», «globalismo», «liberalismo de izquierda», «transnacionalismo», «política de género» y «estímulo a la migración incontrolada». El Pueblo le dice a éste su decisivo «NO». La gente elige el orden, la identidad y los valores tradicionales.
El nombre de Francia hoy es Marin Le Pen. Macron es un biorobot del sistema, un cyborg insensato de la Matrix. La vida está luchando con la muerte y el campo de batalla es Francia.

19 abril 2017

Ekintza reivindicativa Navarra en el Castillo de Tiebas

El castillo palacio de Tiebas, apenas unos kilómetros al sur de Pamplona, es un enclave estratégico desde tiempos remotos. Los asentamientos humanos en el lugar se retrotraen a la Edad del Hierro y por tanto al siglo VIII antes de Cristo. No es sin embargo hasta el siglo XIII, reinando Teobaldo II, cuando en el lugar se levanta sobre las construcciones preexistentes un castillo-palacio que será residencia del propio Teobaldo y sus sucesores durante un siglo como mínimo de manera ocasional. Conforme Pamplona empieza a convertirse en el eje del reino, Tiebas pierde sentido como residencia real aunque acoge diversas funciones, desde puesto defensivo y prisión a Archivo Real y archivo de la Cámara de Comptos.
x
En 1378 el castillo resulta destruido en el marco de la guerra con Castilla, aunque la fortaleza, tras caer en propiedad de Juan de Beaumont, vuelve a estar operativa y participar en las guerras civiles navarras en la segunda mitad del siglo XV, llegando a ser bombardeada en 1494.
x
Tan estratégicamente ubicado en el camino a Pamplona, el castillo fue utilizado y atacado en diversas ocasiones por todos los bandos en todos los conflictos, desde los que tuvieron lugar entre las tropas castellano-beaumontesas y las franco-agramontesas a partir de 1512 hasta la Guerra de la Independencia y posteriormente las guerras carlistas, pese a que su estado, precisamente por ello, fue deteriorándose gradualmente.
x
Desde finales del siglo XVIII al XIX, como sucedió con gran número de fortalezas navarras, los restos del castillo fueron utilizados sin miramientos como cantera de piedra, de forma que los bloques de la construcción eran sistemáticamente usados tanto por particulares de la zona como por instituciones para sus propias obras y construcciones. De este modo la antigua fortaleza-palacio quedó prácticamente desmantelada hasta el año 2005, en que el Ayuntamiento de Tiebas-Muruarte de Reta compra el castillo y empieza a acometer algunas labores de reconstrucción.
x
La bandera que nos representa a todos
Toda esta reseña histórica sirve de preámbulo a la iniciativa de algunos navarros que, en este momento de zozobra en el que la bandera de Navarra se pretende que no representa a todos los navarros y que debe ser complementada con la ikurriña, han decidido desplegar una gran bandera de Navarra en algunos lugares emblemáticos. Uno de ellos fue Maya, hace unos meses, y ahora ha sido Tiebas en una “ekintza” de la que han llegado estas fotos. Puede ser sólo un pequeño grupo de incursores pero, ante la ofensiva nacionalista, puede ser el síntoma de un malestar que crece entre los navarros.

12 abril 2017

UNA REVISIÓN SOBRE 500 ESTUDIOS CIENTÍFICOS REFUTA TODOS LOS POSTULADOS DE LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO

La publicación de Tecnología y Sociedad The New Atlantis publica en su número 50 (otoño de 2016) un "informe especial" titulado "Sexualidad y género. Hallazgos de las ciencias biológicas, psicológicas y sociales" donde se revisan más de quinientas investigaciones científicas recientes sobre la orientación sexual, la correlación entre orientación sexual y salud mental y la
naturaleza y problemática de la identificación transgénero.
Las conclusiones del estudio son demoledoras para la ideología de género (ofrecemos abajo traducidas partes sustanciales del mismo): no hay pruebas científicas de una base biológica de la homosexualidad ni de su invariabilidad, tampoco las hay de que el estrés social (por discriminación o
estigmatización) sea la causa principal de que la población homosexual y transgénero tenga un mayor riesgo de problemas de salud mental e índices de suicidio, y por último desaconsejan los tratamientos transgénero en menores por la evolución en el tiempo de la percepción del niño o adolescente sobre su género.

Los autores del estudio son dos científicos de primer nivel.
El doctor Lawrence S. Mayer es médico psiquiatra, epidemiólogo y matemático, y profesor del Departamento de Psiquiatría de la Universidad Johns Hopkins y profesor de Estadística en la Universidad del Estado de Arizona. Ha trabajado en centros tan prestigiosos como la Universidad de
Princeton y la Clínica Mayo.
El doctor Paul R. McHugh estudió en Harvard y está considerado el más importante psiquiatra norteamericano del último medio siglo. Fue durante veinticinco años jefe de Psiquiatría en el Hospital Johns Hopkins, donde también a lo largo de un lustro ejerció como director médico. Entre 2002 y
2009 fue miembro del consejo asesor sobre Bioética del presidente de Estados Unidos.

UNA VISIÓN CIENTÍFICA
"Este informe fue escrito para el público general y para los profesionales de la salud mental con objeto de llamar la atención sobre las cuestiones de salud mental a las que se enfrenta la población LGBT y para ofrecer una visión científica al respecto", explica el doctor Mayer en el Prefacio.

"El informe surgió a petición del doctor Paul R. McHugh, antiguo jefe de Psiquiatría del Hospital Johns Hopkins y uno de los psiquiatras de referencia a nivel mundial", continúa: "El doctor McHugh me pidió que revisara una monografía que sus colegas y él habían esbozado sobre asuntos relacionados con la orientación sexual y la identidad sexual. En principio mi tarea era garantizar la precisión de las conclusiones estadísticas y revisar algunas fuentes adicionales".

"En los meses posteriores leí a fondo más de quinientos artículos científicos sobre estos temas y escruté con detenimiento cientos de ellos más", afirma el doctor Mayer: " Me alarmó saber que la comunidad LGBT sufre una tasa desproporcionada de problemas de salud mental en comparación con la población en su conjunto".

"A medida que mi interés crecía", añade, "revisé investigaciones en una amplia variedad de campos científicos: epidemiología, genética, endocrinología, psiquiatría, neurociencia, embriología y pediatría. También revisé muchos de los estudios académicos empíricos realizados en el ámbito de las ciencias sociales: psicología, sociología, ciencia política, economía y estudios de género".

Finalmente, él figura como firmante principal del estudio, junto al doctor McHugh: "Acepté el encargo de ser el autor principal del texto y reescribirlo, reorganizarlo y ampliarlo. Apoyo todas las afirmaciones de este informe, sin reservas y sin prejuicios ante los debates políticos o filosóficos. Este informe es sobre ciencia y medicina, nada más y nada menos".

A LA COMUNIDAD LGBT Y A LOS NIÑOS CON PROBLEMAS DE GÉNERO
El doctor Mayer agradece diversas colaboraciones, entre ellas las de la doctora Laura E. Harrington, psiquiatra especialista en neuroinmunología y especializada en terapias con la comunidad LGBT, y al doctor Bentley J. Hanish, genetista especializado en epidemiología psiquiátrica.
Concluye dedicando el estudio a la comunidad LGBT, "que padece una tasa desproporcionada de problemas de salud mental en comparación con la  población global", porque "debemos encontrar formas de aliviar su sufrimiento".

Y, "sobre todo", dedica el estudio "a los niños en conflicto con su sexualidad y su género". Porque "la idea de que un niño de dos años que haya expresado pensamientos o comportamientos identificados con el sexo opuesto, puede ser etiquetado de por vida como transgénero no tiene absolutamente ningún apoyo científico. De hecho, es una iniquidad creer que todos los niños que tienen en algún momento de su desarrollo pensamientos o comportamientos atípicos sobre el género, particularmente antes de la pubertad, deben ser animados a ser transgénero".

Por eso el doctor Mayer pide que, "como ciudadanos, profesores y clínicos dedicados a los problemas que afronta la gente LGBT, no debemos comprometernos dogmáticamente con ninguna opinión particular sobre la naturaleza de la identidad sexual o de género; más bien nos deben guiar, en
primer lugar y prioritariamente, las necesidades de los pacientes con un conflicto, y debemos buscar con la mente abierta formas de ayudarles a llevar una vida digna y llena de sentido".

A continuación reproducimos íntegro el Resumen Sumario de los contenidos del informe y algunos párrafos de las Conclusiones.

PARTE 1: ORIENTACIÓN SEXUAL
-La visión de la orientación sexual como una propiedad innata y biológicamente inalterable de los seres humanos –la idea de que la gente “nace así”- no está apoyada sobre pruebas científicas.
-Aunque existen pruebas de que hay factores biológicos, como genes y hormonas, asociados con los el comportamiento y la atracción sexual, no hay explicaciones convincentes de causalidad biológica para la orientación sexual humana. Aunque los investigadores han identificado pequeñas diferencias en las estructuras y la actividad cerebrales entre individuos homosexuales y heterosexuales, esos hallazgos neurobiológicos no demuestran si esas diferencias son innatas o son el resultado del ambiente y de de factores psicológicos.

-Los estudios longitudinales en adolescentes sugieren que la orientación sexual puede ser muy variable a lo largo de la vida de algunas personas, existiendo un estudio que estima que hasta un 80% de los adolescentes varones que sienten atracción por el mismo sexo dejan de sentirlo como adultos (si bien el grado en que esa cifra refleja cambios reales en la atracción por el mismo sexo y no es
sólo resultado del método de encuesta ha sido discutido por algunos investigadores).

11 abril 2017

Herri Gorri a Herritar batasuna

Desde ciertos ámbitos que se reclaman herederos de la izquierda abertzale se llama a reconstruir la propia izquierda abertzale. Son incapaces de observar que son causas materiales las que dirimen el destino de las organizaciones. Por eso, porque analizábamos las cuestiones materiales, sabíamos que el papel de Syriza era el de la claudicación frente al capitalismo; por eso sabemos que ese, y no otro, es el papel de Podemos y de Izquierda Unida; por eso sabemos que ese, también, es el papel de Sortu. El desenlace de la izquierda abertzale no podía ser otro puesto que otro desenlace hubiese requerido otra realidad material: sostener lo contrario es caer en el idealismo. Quienes quieren volver a las viejas ideas, vencidas por la realidad, para decir que se pueden llevar a cabo de distinta forma es dar vueltas cual ratoncillo en una ruedecilla: así pueden pasar los siglos y los siglos, y es que no es una cuestión de ideas, sino de las fuerzas que están detrás de ellas.

Soy musulmán, y los progresistas me dejan estupefacto

Por Mayid Rafizadeh 

habría visto cómo la religión islámica se entrelaza con la política, y cómo el islam radical gobierna la sociedad mediante la sharia. Habría sido testigo de cómo el islam radical puede dominar y escudriñar las decisiones cotidianas de la gente: en la comida, la vestimenta, la vida social, el ocio; en todo.
Habría visto los tentáculos de su control cernirse sobre todos los aspectos de su vida. Habría visto cómo, empuñado por los fundamentalistas, el islam radical puede ser un poderoso instrumento para la violencia desenfrenada. Es el miedo a esta violencia, a la tortura y la muerte a manos de los musulmanes extremistas, lo que hace que todo el mundo desespere y obedezca.
Más doloroso aún fue, al llegar a Occidente, ver la actitud hacia el islam de mucha gente que se define como progresista e izquierdista.
Estos progresistas se consideran abiertos de mente, pero tienen una forma preconcebida de pensar sobre el islam. Para ellos, por lo visto, no hay islam radical. El islam es sólo una fuerza para el bien, el islam no puede causar ningún mal.
¿Cómo es posible que no vean que los musulmanes extremistas se sirven de algunos de los aspectos de la religión islámica para legitimar sus actos? ¿Cómo es que no pueden ni siquiera reconocer la existencia del islam radical, una fuerza que amenaza con destruir el planeta, y no digamos mi familia?
En vez de eso, muchos progresistas me criticaban o trataban de cerrar los ojos, como si yo estuviese cometiendo algún error embarazoso. Parecen encantados de rodearse de eruditos musulmanes occidentales comprensivos hacia el islam radical y que –curiosamente– nunca han vivido en un país musulmán bajo la asfixiante garra de la sharia.
¿Por qué tantos progresistas que critican el cristianismo y las convicciones religiosas en general parecen abrir los brazos al islam con tanto afecto? ¿Por qué tantos progresistas que se dicenfirmes defensores de la paz, la justicia social y las libertades son comprensivos con todo tipos de legislación islamista fundamentalista?
Si, como dicen ellos mismos, los progresistas defienden los derechos de la mujer y los LGBT, ¿por qué, con su silencio, sancionan que se ejecute y se someta a las mujeres en casi todo el inmenso mundo musulmán? Si están a favor de la libertad de expresión, ¿por qué miran para otro lado cuando regímenes islamistas como el de Irán, basándose en leyes radicales y teocráticas, ejecutan a gente por el mero hecho de expresar una opinión? ¿Y por qué no dejan que, en el propio Occidente, la gente exprese su opinión sin atacarla, mostrando al menos la deferencia de escuchar lo que tiene que decir?
Los progresistas sostienen que están a favor del pensamiento crítico, pero no les gusta que nadie desafíe su zona de confort. En realidad, parecen ser igual de autocráticos que la gente de la que hui, que tampoco quería que su mentalidad simplista y binaria se viese amenazada por la lógica o los hechos.
Cuando alguien proviene de un país musulmán y ha experimentado de manera directa el islam extremista, muchos progresistas se apresuran a eludir la información que pueda aportar. No quieren que su apologética concepción del islam radical sea cuestionada o contradicha. Aparentemente, no quieren abrir sus mentes, cerradas ante este asunto. Es evidente que reflexionar les hiere, como si el dar una respuesta supusiese que están dando la espalda a los crímenes contra la Humanidad que se estén cometiendo en estos momentos. ¿Cómo, entonces, es que tantos progresistas parecen resistirse a ver que los crímenes del islam radical son crímenes contra la Humanidad? ¿Que son, de hecho, los peores crímenes contra la Humanidad que se están perpetrando en este momento?
En segundo lugar: cayendo en una lógica defectuosa y sofista, estos progresistas parecen creer que, como critican el cristianismo, entonces caerán bien a los islamistas, que también lo odian. En esa misma línea, muchos progresistas odian al Gobierno republicano de EEUU, al igual que muchos grupos musulmanes radicales; ¿acaso muchos progresistas piensan que caerán bien a los musulmanes por compartir ese odio? Lamentablemente, como descubrirán pronto, el enemigo de mi enemigo no siempre es mi amigo.
Tercero, y de manera más fundamental: simpatizar con toda clase de prácticas islamistas y con el islam radical parece ajustarse a una narrativa general de diatribas contra Occidente y los blancos por “imperialismo, colonialismo y un cierto sentido de superioridad”. Desgraciadamente, ese punto de vista no tiene en cuenta que no ha habido mayores imperialistas que los ejércitos musulmanes: conquistaron Persia, el gran imperio bizantino cristiano (en la actual Turquía, el norte de África y Oriente Medio), prácticamente toda Europa Oriental, la mayor parte de España y Grecia.
Ya que en el islam no se permiten los ataques salvo para defender al profeta Mahoma o el islam, los musulmanes extremistas tienen que seguir encontrando o creando supuestos ataques para presentarse como víctimas.
Son numerosos los progresistas que, sin conocer el contexto, compran esa mercancía. Al ponerse del lado del otro, probablemente sienten una suerte de superioridad moral: están ayudando a una causa, defendiendo al otro y salvando a una víctima. Pero esta superioridad moral es superficial y está fuera de lugar. Se parece más bien a ese proverbial muchacho que asesina a sus padres y después pide clemencia al juez por ser huérfano.
Quizá sea esa la razón de que muchos progresistas se nieguen a escuchar críticas al islam radical. Si el islam radical deja de ser expuesto como si fuera una víctima, se quedan sin la cálida sensación de ser moralmente superiores por defender a unas víctimas. Irónicamente, es lo mismo que mueve a numerosos islamistas radicales: el sentirse moralmente superiores defendiendo el islam. Los progresistas entonces se muestran confusos, y no saben qué responder porque soy musulmán, he crecido allí, no soy un musulmán occidental que jamás ha vivido en una sociedad musulmana. Ni siquiera soy un conservador occidental, con quienes también chocan. Muchos progresistas son como quienes están felizmente casados con una fantasía y, a pesar de las evidencias abrumadoras en contra, siguen aferrados a ella y a su forma binaria de pensar. Es como intentar decirle a tu amigo que es posible que la bailarina erótica con la que se quiere casar no desee quedarse en casa a tener niños y cocinar. Está tan enganchado a su ilusión que hará lo que sea para preservarla.
Ni que decir tiene, al final los progresistas, como todo el mundo, intentan preservar sus intereses económicos y políticos. Esas inversiones materiales y sociales también se ven amenazadas cuando prestan atención a los musulmanes que han sufrido la opresión y la tortura bajo el islam radical. Esos progresistas parecen sospechar, con razón, que esa nueva información podría crearles algún tipo de conflicto de intereses, así que posiblemente decidan que lo mejor será no escuchar, directamente. En su lugar, y de nuevo para proteger su inversión, muchos progresistas e izquierdistas ignoran o critican a esos musulmanes.
Por último, habría que mandar un breve mensaje a los progresistas. Querido progresista: si de verdad defiendes valores como la paz, la justicia social, la libertad y tus derechos, has de saber que tu visión apologética del islam radical va totalmente contra ellos. Tu visión incluso perjudica los esfuerzos de numerosos musulmanes que quieren reformar pacíficamente el islam para, precisamente, promover esos valores. Además, lamentablemente, tu visión del islam radical contribuye a la violencia contra y la represión de millones de personas: mujeres, niños, esclavos y todas esas personas que dices que quieres proteger. Esas son las verdaderas víctimas. Son sometidos, deshumanizados, aterrorizados, torturados, violados y golpeados a diario por los practicantes del islam radical y por la sharia, el núcleo del fundamentalismo. Es hora de que abras la mente y los ojos y veas lo que te observa atentamente.

David Pla, el hombre que dirige la liquidación de ETA desde una cárcel francesa

David Pla, el último gran jefe de ETA guía desde una cárcel francesa los últimos pasos de una banda en ruinas. El encargado de leer el comunicado del cese definitivo de la violencia en octubre de 2011 está detrás también del acto de desarme escenificado este fin de semana en Bayona. El siguiente paso es un debate entre los internos de la organización sobre la disolución de la banda, echar el cierre a medio siglo de terror y más de 800 asesinatos. El mismo Pla apuntó a esta posibilidad en una entrevista concedida al diario Gara hace sólo dos meses.
Son varias las razones por las que los expertos en la lucha antiterrorista consultados por EL ESPAÑOL apuntan a la influencia de Pla en las decisiones más recientes de la organización. Hoy más que nunca, ETA es lo que queda en las prisiones y él ha sido el último dirigente máximo de ETA con peso específico. Tanto como para decretar el final de los atentados, una decisión trascendental. Los nombres que se han barajado como posibles sucesores de Pla (ya sea Mikel Irastorza o más recientemente Mikel Barrios) no alcanzan la entidad suficiente para condicionar el futuro de la banda.
El propio Pla se presenta en las dos entrevistas que ha concedido como portavoz de ETA, algo que va en contra de la tradición de la banda. Cuando alguno de sus miembros era detenido, caía en una especie de olvido y pasaba a formar parte del Colectivo de Presos a las órdenes de la dirección (el Zuba) en Francia. Pero ahora no hay nada que regenerar porque ETA apenas es una veintena de pistoleros desperdigados por Francia y otros países sin capacidad organizativa.
La labor de dar carpetazo a la banda parecía reservada a terroristas de vieja guardia, algún veterano huido en sudamérica o al propio José Antonio UrruticoecheaJosu Ternera, el último gran referente histórico que le queda a ETA en libertad. No obstante, todas las fuentes consultadas coinciden en desvincular a ‘Ternera’ del día a día de la organización. Su último servicio a la banda fue desplazarse junto a David Pla a Oslo (Noruega) donde el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero les había emplazado a una negociación. Tras el cambio de Gobierno, el Ejecutivo de Mariano Rajoy se negó a cualquier tipo de diálogo y el país nórdico les instó a abandonar su territorio.

A MIL KILÓMETROS DEL PAÍS VASCO

David Pla, natural de Pamplona, tiene 42 años. Experimentó un rápido ascenso, casi accidental, hasta la cúpula de ETA en gran parte por el goteo de detenciones de dirigentes, hasta seis en dos años y medio. Él fue arrestado en abril de 2010 en Francia, en el marco de la primera operación de la Guardia Civil contra el entramado de abogados de ETA (H-Alboka). Pero los jueces galos no encontraron en ese momento suficientes pruebas contra él y quedó en libertad. En esa fecha abandonó a su familia y su vida en Hendaya para pasar a la clandestinidad. Así llegó hasta la cabeza del aparato político de ETA, el más activo desde el cese de los atentados.
Fue arrestado definitivamente en Saint-Étienne de Baïgorry, el sur de Francia, el 22 de septiembre de 2015 en una operación de la Guardia Civil y las autoridades francesas bautizada con el nombre de Pardines, la primera víctima de la banda. Era su forma de dar carpetazo a ETA.
Actualmente, Pla se encuentra en la cárcel francesa de Osny, a casi mil kilómetros del País Vasco. Es en Francia y a través de ciudadanos galos donde se ha gestado la escenificación del desarme anunciado este sábado en Bayona. Este lunes, el diario Gara informaba que la entrega de armas ha sido posible después de dos años de contactos indirectos entre ETA y París. Fuentes oficiales francesas consultadas por este periódico han restado crédito a esta afirmación.

PORTAVOZ DE ETA

Pocos meses después de su arresto, concedió una entrevista al diario Gara en el que se presentaba como miembro del grupo de interlocucióndesignado por la banda terrorista para buscar "vías de solución". Admitía tener una "sensación agridulce" por lo ocurrido desde 2011: "construimos un escenario político lleno de oportunidades, pero no estamos de ningún modo en el lugar que queríamos". Ya entonces confirmó que el sellado de los zulos seguía adelante: "Se está desarrollando. Se va llevando a cabo con más dificultades y más despacio de lo que quisiéramos debido a la actitud de los Estados francés y español. Pero una cantidad significativa de armas y explosivos ya está sellada".
Los expertos en la lucha antiterrorista apuntan a que ETA ha tenido muchos problemas para reunir su arsenal. Tanto que los encargados del desarme han tenido que preguntar en las prisiones por la ubicación de escondites. En ocasiones las explicaciones servían para dar con el paradero de algún depósito y otras no. Pla fue de los últimos jefes etarras que dispuso de esa información, especialmente tras la reunificación de las distintas ramas de la banda y la eliminación del aparato militar.
El pasado febrero, concedió la que hasta ahora ha sido su última entrevista, también al diario Gara. En aquella ocasión se arrogaba el rimbombante cargo de “interlocutor para la resolución del conflicto”. Garantizaba que el desarme se iba a producir en un espacio breve de tiempo (ha tardado sólo dos meses) y fue más allá al avanzar un proceso de reflexión interna en ETA: “Sí. Se prevé un proceso de reflexión entre toda la militancia de ETA a partir de primavera”.
Lo afirmó después de evidenciar la “crisis” de la izquierda abertzale antes de su proceso de reflexión Abian. “Se podría decir que los procesos específicos de cada organización tienen como objeto adecuar los instrumentos para este nuevo esfuerzo al objeto de dar otro impulso a la estrategia de la izquierda abertzale”, añadió.

CANDIDATO A LAS MUNICIPALES

En su juventud, Pla se integró la organización juvenil Jarrai, donde llegó a ser uno de sus responsables y se presentó como candidato por la coalición Herri Batasuna en las Elecciones Municipales en el año 1995, aunque no resultó elegido. Al sentirse vigilado huyó a territorio galo y se integró en las estructuras de ETA, en concreto en sus grupos armados. De aquellos años es su participación en un programa de la ETB que el País Vasco y Navarra viven "una situación de no democracia" y ante esa situación "la violencia es un método válido".
El 28 de julio de 2000 fue detenido por el Cuerpo Nacional de Policía en Zaragoza como integrante de un comando de liberados de ETA denominado 'Aragón', que acababa de entrar en España para la comisión de atentados. En julio de 2001 fue condenado a seis años de prisión por un delito de pertenencia a banda armada.
Había recibido instrucciones del dirigente etarra Francisco Javier García GazteluTxapote para extender a toda España una infraestructura estable, consistente en pisos, vehículos y documentación falsa, a fin de que posteriormente fuera utilizada por los comandos operativos. Además tenía órdenes para conseguir información sobre posible objetivos.
En agosto de 2006 fue puesto en libertad definitiva por cumplimiento de condena. Posteriormente, se trasladó a Francia, donde comenzó sus actividades en el entorno de las organizaciones de apoyo a los presos.