24 abril 2017

Marine Le Pen contra Macron: el Pueblo contra el Sistema

En la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Francia, Marin Le Pen y Emmanuel Macron van a la segunda ronda.
Esta es una situación muy interesante.
En primer lugar, como en el caso de la votación en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos, observamos una estricta división de todo el electorado, más ampliamente, de toda la sociedad francesa en dos partes:
1) el pueblo y 2) las élites político-globalistas que han influido en una parte de la sociedad francesa y han logrado engañarla.
La segunda ronda tendrá lugar inequívocamente como una batalla del pueblo de Francia contra las élites alienadas. Las máscaras han caído: el candidato del Pueblo (Marin Le Pen) contra el candidato del Sistema (Macron).
Marin Le Pen es una figura política. Macron es un microchip del sistema (su nombre francés es “Micron”).
Otros dos candidatos poderosos – Fillon y Melanchon – han perdido la carrera. El candidato derechista Fillon, que fue severamente atacado por el Sistema desde el principio de la carrera debido a sus amistosas declaraciones sobre Rusia, se inclinó ante las élites por lo que respecta a Rusia y empezó a expresarse más vagamente. Y así, ha perdido.
Marin Le Pen fue a Moscú, se reunió con Putin y no se asustó. Y ha ganado. Por lo tanto, ella es hoy el líder indiscutible de todas las fuerzas conservadoras francesas. Los esfuerzos para demonizarla han fracasado, y su pase a la segunda ronda es una victoria colosal. Nuestra victoria. Ahora todos los oponentes de los «Mundos del Pantano» tienen un símbolo: la nueva Jeanne d’Arc de la política europea.
El populista de izquierda Melanchon tampoco ha logrado entrar en la segunda ronda. Por cierto, estaba llevando a cabo la campaña electoral con bastante éxito. Este masón hereditario, por un lado, asustó a sus hermanos en el diván con sus críticas izquierdistas a la Unión Europea y sus llamamientos directos a las masas, que ya odian francamente a las élites globalistas. Pero, por otro lado, asustó a los franceses mentalmente sanos, hartos de la inmigración incontrolada y de la corrección política. Melanchon escupió en la cara de los indígenas franceses, permitiéndose declaraciones racistas (anti-blancas), y fue rechazado.
Por lo tanto, en la segunda ronda no habrá una pelea entre el representante del populismo de derecha y el representante del populismo de izquierda como podía suceder si Melanchon superaba a Macron (quien era estrictamente nulo). Tenemos otro escenario: habrá un choque entre Marin Le Pen como candidato del Pueblo (que representa a ambos lados del populismo, derecha e izquierda) y Macron, un puro candidato del Sistema. El Sistema se vuelve cada vez más manifiestamente en contra del Pueblo de manera cada vez más explícita. Esto significa que parte del electorado anti-Sistema de Melanchon, así como parte del electorado conservador de Fillon, vendrá a Marin Le Pen. Ni siquiera dependerá de a quién invitarán a votar Fillon y Melanchón a sus seguidores. Fillon ya ha llamado a votar cobardemente contra Marine.
Pero el pueblo se guía por otra forma de razonamiento. Y sus simpatías en todo el espectro – desde el populismo (tanto a la derecha como a la izquierda) hasta el conservadurismo – pertenecen hoy a Marin Le Pen, candidato del Frente Nacional.
Entre la primera y la segunda ronda pueden ocurrir serias sorpresas, ya que el sistema está mortalmente asustado. Podemos esperar provocaciones de extremistas “antifascistas” del ejército de George Soros, o nuevos ataques terroristas de los islamistas. Pero lo más importante ya está claramente indicado: Europa está profundamente dividida.
Hay una Europa de los Pueblos y una Europa del Sistema y entran en una batalla radical entre sí. El sistema es lo que llamamos «gran capital», «globalismo», «liberalismo de izquierda», «transnacionalismo», «política de género» y «estímulo a la migración incontrolada». El Pueblo le dice a éste su decisivo «NO». La gente elige el orden, la identidad y los valores tradicionales.
El nombre de Francia hoy es Marin Le Pen. Macron es un biorobot del sistema, un cyborg insensato de la Matrix. La vida está luchando con la muerte y el campo de batalla es Francia.

3 comentarios:

Wasconiae Eterna dijo...

¿ el tatuaje del Che Guevara es auténtico, o es photoshop ?

Anónimo dijo...

A este le han dado un bocata de panceta y una lata de cerveza, así se le ve de contento. El tatu del Che dice tanto como las camisetas que venden en los centros comerciales con su cara, esto no es más que una "prueba" cogida con pinzas para "demostrar" que los "antisistema" y los "ML" deben votar a le Pen. Ahora la moda es ir de rebelde y contracorriente, olvidarse de los clásicos y convertirse en un niño que patalea para ver si le hacen caso por Internet aunque luego realmente la comprensión lectora y la argumentación deja mucho que desear... por cierto Vox es ahora lo que hay que votar si quieres molar y crearte un aura de "comunista peligroso" que odia a los extranjeros a los gays y que la mejor forma de llevar la revolución es votar a cualquier partido revisionista europeo o a le Pen. Lo de la vanguardia, la toma del poder mediante la revolucion, la sogializacion de los medios de producción y todo eso es una chorrada del pasado.

Capitán Trueno dijo...

Lleva una cruz en el otro brazo, así que lo mismo cree que es el retrato (versión jipi) del tal Jesús.